Cómo ayudar a un colega a que dimensione que no todo es urgente | RED/ACCIÓN

Cómo ayudar a un colega a que dimensione que no todo es urgente

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Actuar apresuradamente puede llevar a malas decisiones. Según Liz Kislik, no siempre la inmediatez es una virtud. Ella brinda una serie de consejos para implementar en los equipos de trabajo.

Algunos empleados tienen tanta ansiedad por terminar con sus tareas pendientes que se mueven demasiado rápido, o con demasiada intensidad, y hacen un desorden. Podrían firmar un mal acuerdo sólo para decir que lo lograron, o lanzar una directiva sin pensar bien en sus consecuencias, sólo para decir que manejaron un problema en forma decidida.

Como la urgencia genera mucha actividad, puede ser difícil reconocerla como un problema organizacional. Los empleados incluso podrían ganar halagos por su dinamismo y sentido de urgencia. Sin embargo, cuando la urgencia es parte de la cultura organizacional, podría sentirse como un requisito el moverse rápido, lo que a su vez puede llevar a consecuencias negativas: Los ejecutivos reportan que miles de dólares se pierden cada día cuando las decisiones no se toman de manera estratégica.

A pesar del daño que puede ocasionar la urgencia no atendida, los empleados con dicha urgencia suelen ser comprometidos y muy productivos. He aquí los pasos para mitigar el impacto negativo de la urgencia, ayudar a su colega a enfocar su intensidad en los objetivos correctos y asegurar que tome mejores decisiones antes de actuar:

Ayúdelo a reconocer su impacto en el trabajo de los demás. Un vicepresidente de una compañía sabía lo que necesitaba para cumplir con su rol, pero estaba tan concentrado en terminar las tareas pendientes, que solía operar de modo automático. Alenté a su jefe a reafirmar la importancia de la colaboración y a pedirle que preparara declaraciones de impacto como una forma de forzar su colaboración con otras partes. Su jefe también aprendió a alabarlo por el proceso y no por el logro.

Aliéntelo a identificar todas las consecuencias de sus acciones. Es típico que los empleados que se caracterizan por la necesidad de resolver con urgencia su tarea, vean sólo las ventajas de actuar con rapidez. Una VP en una empresa sin fines de lucro que era nuestro cliente tenía un historial de tomar decisiones apresuradas y sin datos suficientes. Dichas decisiones llevaron a algunos desafortunados despidos de empleados.

Pidále que trabaje en equipo con aquellos que se detienen más tiempo a pensar. Las intervenciones efectivas dejan que los empleados experimenten el éxito que viene de un enfoque más deliberado y razonado. Un especialista en ventas logró muchos acuerdos porque era diligente e intenso. Su gerente lo agrupó con un colega más racional que se destacaba en las investigaciones. La combinación de alta energía con planificación cuidadosa incrementó el número y tamaño de los acuerdos.

Instrúyalo a deshacer el sentido de urgencia. Atender las preocupaciones subyacentes suele mitigar la aparente necesidad de urgencia.

Los empleados que están impulsados por una urgencia excesiva suelen trabajar más superficialmente. Una vez que entienden que la reflexión y deliberación adicional pueden crear resultados significativamente mejores, pueden aprender a controlar su urgencia al servicio de ser mejores líderes y alcanzar un mayor desempeño.

Liz Kislik ayuda a organizaciones, desde aquellas en la lista de Fortune 500 hasta grupos nacionales sin fines de lucro y negocios familiares, a resolver sus problemas.

©HBR, distribuido por The New York Times Licensing Group