Cómo lidiar con la depresión durante una búsqueda de trabajo | RED/ACCIÓN

Cómo lidiar con la depresión durante una búsqueda de trabajo

Buscar un nuevo trabajo, pero no tener suerte para ser contratado, puede ser increíblemente desmoralizador. Cómo lidiar con la incertidumbre y la depresión.

Magdiel Lopez/The New York Times

Buscar un nuevo trabajo, pero no tener suerte para ser contratado puede ser, para decirlo de una manera ligera, increíblemente desmoralizador. Y como se puede esperar, "los datos respaldan la sabiduría convencional", dice Dan Witters, director de investigación del Índice Nacional de Salud y Bienestar de Gallup.

Si bien las investigaciones muestran que las personas experimentan una mayor sensación de bienestar justo después de perder sus trabajos, esa tendencia se revierte si aún siguen buscando un trabajo después de 10 a 12 semanas. Además del obvio estrés financiero que conlleva el estar desempleado o subempleado, estos grupos también sufren de peor salud física, y las tasas de depresión aumentan entre los desempleados cuanto más tiempo pasan sin encontrar trabajo.

La solución para la depresión durante la búsqueda de trabajo no es tan fácil como salir a la calle y enviar más CVs. Incluso los candidatos fuertes no tienen éxito garantizado, lo que crea "esta incertidumbre constante de no saber cuándo terminará la búsqueda de trabajo", dice Michelle Maidenberg, profesora adjunta de posgrado en terapia cognitiva conductual y conducta humana en la Escuela de Trabajo Social Silver en la Universidad de Nueva York.

Tratar emocionalmente este tipo de adversidad es una habilidad que a algunos de nosotros se nos ha enseñado, y requiere desarrollar nuevos hábitos en nuestras vidas personales.

Si sentís que tu bienestar está en lista de espera mientras te enfocas en cosas más grandes, como una búsqueda de trabajo, considerá esto: los resultados del desempleo sobre la salud mental y emocional pueden crear "un mecanismo de retroalimentación donde cuanto más tiempo va, más difícil es éste en su salud emocional ", dice Witters. "Cuanto peor es tu salud emocional, más difícil es encontrar un trabajo".

Maidenberg dice que ya sea que estés sufriendo de una depresión durante la búsqueda de empleo o seas un empleado feliz, aprender el mecanismo de afrontamiento necesario para lidiar con cosas como la incertidumbre y la pérdida de control siempre va a ser útil.

SOS MÁS QUE TU PROFESIÓN

"Gran parte de lo que somos tiene que ver con el trabajo, pero sos más que tu trabajo", dice Alison Doyle, experta en búsqueda de empleo en Balance Careers, que forma parte de la familia de sitios de Balance, que ofrece consejos sobre temas como finanzas personales, profesiones y pequeñas empresas.

Cuando la gente piensa en la depresión durante una búsqueda de empleo, a menudo la atribuyen a la inestabilidad financiera y al rechazo frecuente, pero resulta que "la identidad es una pieza mucho más grande del rompecabezas de lo que la gente había pensado anteriormente", dice Dawn R. Norris, profesor asociado de sociología en la Universidad de Wisconsin-La Crosse y el autor de "Pérdida de empleo, identidad y salud mental".

"De hecho, muchas de las personas en mi estudio dijeron que era lo más importante para ellos, incluso más allá de los problemas financieros", dice. Aquellos que mencionaron las preocupaciones financieras como su principal fuente de estrés a menudo citaron una pérdida de identidad percibida como segundo lugar.

La percepción de que somos nuestro trabajo es una de las principales razones por las que la búsqueda de empleo, y recibir mensajes constantes de que no somos quienes creemos que somos, es tan angustiante.

"Si tu identidad está amenazada, necesitas una solución basada en la identidad", dice Norris.

La solución: reconocé que tu personalidad se compone de una amplia gama de experiencias, intereses y valores, no solo de tu situación laboral, y "tené otras áreas en tu vida en las que puedas apoyarte como fuente de alegría y confianza". Es fundamental para hacer frente a la pérdida de empleo, dice Maidenberg.

TRATAR LA BÚSQUEDA DE TRABAJO COMO UN TRABAJO

Además de la pérdida de ingresos e identidad que puede conllevar estar sin trabajo, también existe la pérdida de la estructura cotidiana. El envío de correos electrónicos mientras usas pantalones deportivos en el sofá puede parecer un sueño para algunos, pero después de un tiempo, la pérdida del tiempo programado puede provocar sentimientos de ansiedad, depresión y desconexión, dice Norris.

La solución: crea una estructura, tanto dentro como fuera de la búsqueda de trabajo. Establecer horarios de oficina estrictos puede ayudar a evitar que la búsqueda se derrame en todas las áreas de tu vida, con fechas límite que te empujen a trabajar más eficientemente. Reglas simples, como una política de "No LinkedIn después de las 6 p.m." o una hora de almuerzo obligatoria, te darán el espacio para enfocarte en otros intereses y relaciones y recargarte mentalmente.

El estrés de una búsqueda de empleo también puede hacer que las personas se sientan como si no merecieran tiempo de inactividad, pero trabajar horas extra y esforzarse hasta el agotamiento solo exacerbará los sentimientos de aislamiento y negatividad. Esto puede tener un impacto tanto en tu salud mental como en tus perspectivas laborales, dice Witters.

"Es un mecanismo de retroalimentación en el que cuanto más tiempo pasa, más difícil es para tu salud emocional", dice. “Cuanto peor es tu salud emocional, más difícil puede ser perseguir con éxito a clientes potenciales y deslumbrar a los entrevistadores".

PREPARATE PARA GANAR

Witters dice que la investigación muestra que establecer y alcanzar metas tiene una fuerte relación inversa con la depresión.

"Si no tenés trabajo, uno de tus objetivos será encontrar uno", dice. "Ese es un objetivo que no se va a realizar rápido".

La solución: ya sea que planees enviar un cierto número de cartas de presentación, o lograr algo que no tenga relación alguna con tu búsqueda de trabajo, intentá "hacer algunas cosas fuera de tu zona de confort que todavía sean alcanzables", dice Doyle. Al hacerlo, agregó, puede hacer que te sientas "mucho mejor con vos mismo".

Evitar la tentación de establecer objetivos demasiado ambiciosos es especialmente importante, dice, ya que no lograrlos afectará negativamente su bienestar e incluso puede ralentizar tu progreso general.

Si bien puede parecer difícil apreciar éxitos más pequeños, especialmente si parecen mundanos o no están directamente relacionados con la búsqueda de trabajo, el poder de las pequeñas victorias significa que estos momentos pueden tener un gran impacto en nuestra salud mental y emocional.

APRENDE NUEVAS HABILIDADES

El estrés de la búsqueda de empleo puede hacer que sea más fácil perder un beneficio del desempleo: más tiempo libre.

La solución: "Mirá el momento como un regalo", dice Doyle, quien recomienda ser voluntario o tomar clases en línea gratuitas.

Aunque usar tu tiempo libre para dedicarte a nuevos pasatiempos y habilidades, "tiende a dejar de funcionar cuando estás enfocado en encontrar un trabajo", dice Witters, "hay un buen corolario inverso entre la depresión y el aprendizaje de cosas nuevas e interesantes".

Esta también puede ser una oportunidad para explorar pasatiempos que estabas demasiado ocupado para cultivar y que probablemente no tendrás tiempo para hacer una vez que consigas un trabajo, dice Maidenberg. Probar cosas nuevas y descubrir otros talentos e intereses puede ayudarnos a fortalecer nuestras identidades y disfrutar de nuevas fuentes de satisfacción.

MANTENÉTE SOCIAL

Una de las mejores maneras de tomar un descanso mental de la búsqueda de trabajo, y de reafirmar las partes de tu identidad que no tienen nada que ver con tu carrera, es pasar tiempo con tu familia y amigos, dice Maidenberg. También es una buena manera de combatir el aislamiento que enfrentan muchas personas que buscan trabajo.

Ir afuera no siempre es fácil, especialmente dado que hay "definitivamente un estigma" en torno al desempleo, dice Maidenberg. La investigación muestra que los desempleados de larga duración pasan menos tiempo con la familia y los amigos, y la vergüenza puede contribuir a que las personas eviten las interacciones sociales, dice Witters.

Si te resulta difícil socializar, comenzá con poco, dice Norris. Las comunidades en línea y los grupos de apoyo son buenos lugares para comenzar, al igual que los clubes y los eventos de redes en su área. Solo pedirle a un amigo que te acompañe a tomar un café puede ayudar.

Si estás teniendo dificultades para priorizar tu salud durante tu búsqueda de empleo, andá un paso más allá y pedile a un ser querido que actúe como tu socio de responsabilidad, sugiere Witters.

"Tener a alguien que te está animando a llevar un estilo de vida saludable y ser una mejor versión de vos mismo", dice, "ayuda a aliviar la sensación de soledad y aislamiento, pesimismo y desesperación que pueden surgir de un desempleo prolongado".

¿Y si la gente pregunta a qué te dedicas?

"Está bien decir: 'Estoy buscando mi próxima oportunidad'", dice Doyle. "La persona promedio cambia de trabajo casi 12 veces en su carrera, y no todos esos cambios son voluntarios". Añadió que "casi todos perdieron un trabajo y a la gente le encanta ayudar a la gente".

Lo más importante es: "No te sientas mal por estar desempleado, incluso si es tu culpa. Puede pasarle al mejor de nosotros. No estas solo."

© 2019 The New York Times

Nuestros miembros son una pieza fundamental para hacer un periodismo abierto, participativo y constructivo. Mirá cómo podés participar y qué beneficios recibís.

QUIERO SER MIEMBRO

Pedir consejos a muchas personas puede ser contraproducente

Las autoras realizaron una investigación sobre las consecuencias de consultar a distintas personas sobre una decisión. Cómo reaccionan los consejeros cuando no se los toma en cuenta.

Vida Cotidiana

Karsten Moran/The New York Times

¿Cuánta naturaleza necesitas? 120 minutos por semana, según doctores

Investigadores cuantificaron la cantidad ideal de tiempo necesario para percibir los beneficios de salud que brinda estar afuera en la naturaleza.

Opinión

AFP

El G20 en Osaka, Japón

A seis meses de la cumbre de Argentina, Japón se prepara para ser anfitrión del G20 2019. Sus prioridades son fortalecer el comercio, acordar un marco para el desarrollo de la economía digital y el rol de la innovación para solucionar los desafíos ambientales.