Donación de Órganos: la Ley Justina debe ser aprobada cuanto antes | RED/ACCIÓN

Donación de Órganos: la Ley Justina debe ser aprobada cuanto antes

ACTUALIZACIÓN: El 30 de mayo de 2018, la Ley Justina fue aprobada por unanimidad en el Senado. El proyecto pasó a Diputados para ser tratado en los próximos meses.

Ezequiel Locane está trabajando duro en estos días. El padre de Justina, la niña que el año pasado movilizó una campaña por la donación de órganos que resultó en un pico de nuevos registros, busca ahora que la donación sea obligatoria.

Para eso, planteó la “Ley Justina”: una modificación a la Ley Nacional 24.193 de Donación de Órganos (que el senador radical Juan Carlos Marino presentó como proyecto). Locane espera que este miércoles 30 de mayo, Día Nacional de la Donación de Órganos y Tejidos, la Ley Justina sea tratada y aprobada en el Senado, donde 60 legisladores, de un total de 72, ya dieron su apoyo al asunto.

“Necesitamos que debatan este proyecto porque simplificará y mejorará el proceso de donación y trasplante”, dice Locane. Su hija, Justina, falleció en noviembre de 2017 porque el corazón que necesitaba nunca llegó. En la semana posterior se registraron como donantes 48 mil personas: más que en todo 2016.

Justina Locane 3

-¿De qué se trata la Ley Justina?
-La Ley Justina busca sacarle la presión a los familiares de las personas que fallecen y también sacarle presión a la sociedad, porque hoy los individuos tienen que figurar en un registro si quieren donar. Sabiendo que la sociedad argentina es solidaria, nosotros queremos plantear que esto funcione al revés de como lo hace hoy, porque si hoy alguien quiere ser donante hay que verificar muchas cosas en su trámite.

-¿Qué plantea la Ley Justina en ese sentido?
-Nosotros planteamos que sea al revés: seamos todos donantes salvo que planteemos lo contrario. Y si no querés donar, te registrás como no donante. Hoy existe el “donante presunto”. Es decir, sólo en el caso de que la persona esté registrado como donante en el INCUCAI se evita preguntarle a sus familiares. Si cualquiera que no está registrado se muere, se le pregunta a un familiar si se donan los órganos o no. Y ocurre que ese familiar está pasando por un momento tremendo y doloroso; y que el profesional de la salud tiene que preguntar cosas para las que quizás no está preparado porque no tiene la forma, la calidez, el timing, la delicadeza o el mensaje. Si en todo eso no está entrenado o capacitado, peor aún. La ley del donante presunto actual, que es la ley vigente, se complica en todo eso.

-¿Cómo es el proceso de donación hoy y cómo podría ser si se modifica?
-El proceso está liderado por un médico, el “procurador”, que es quien se acerca hasta el lugar donde falleció una persona y verifica si efectivamente ha fallecido, qué órganos están en condiciones y para quién corresponden; y luego encargarse de que esos órganos lleguen al lugar indicado. Es un proceso complejo. Además, la cantidad de procuradores en Argentina no es suficiente: para toda la provincia de Buenos Aires, en 2017, había sólo 7. Nosotros pedimos que haya más recursos para que haya más procuradores y que los médicos y los enfermeros tengan más información sobre la donación y participen más en el proceso. En Argentina, hay un promedio de sólo 4 procuradores por provincia.

-¿Por qué, si en Argentina fallecen 840 personas por día, hay problemas en la donación?
-Entre 11.000 y 12.000 personas necesitan un trasplante en Argentina. Entre el 25 y el 35% fallece porque el órgano no llega a tiempo. Otros porcentajes de fallecimientos corresponden a otras causas. En total, cada año se salva menos del 10% de la gente que necesita trasplantes.

-¿Qué pasará con la Ley Justina si los senadores la aprueban el 30 de mayo?
-Hay 60 senadores nacionales, de un total de 72, que ya firmaron el expediente de modificación a la ley, lo que significa un compromiso. Buscamos que el 30 de mayo se trate el tema y se apruebe. Luego pasaría a los diputados y tendría que ser aprobado por mayoría simple. Este año, debería estar aprobado sí o sí. Luego empezaría un ciclo de capacitación de los profesionales de la salud y además habría que seguir acompañando a los familiares de los pacientes e ir a los colegios a hablar. La ley no es lo único que va a generar que el país sea un líder en donación, sino el compromiso de la gente. Eso es lo más importante.

-Si alguien tiene dudas o quiere saber más sobre la Ley Justina, ¿dónde puede informarse?
-Nos escribe en Facebook a Multiplicatex7 y nosotros le respondemos por mensaje directo.

Justina con su padre, Ezequiel Locane.

Nuestros miembros son una pieza fundamental para hacer un periodismo abierto, participativo y constructivo. Mirá cómo podés participar y qué beneficios recibís.

QUIERO SER MIEMBRO

Salud

Ilustración: Pablo Domrose

La muerte de una fiscal en Uruguay provoca un debate sobre el exceso de trabajo

Susana Rivadavia falleció en su despacho: el episodio impactó a sus colegas, que dicen que el nuevo Código de Proceso Penal, de 2017, trajo una sobrecarga de tareas. Días antes, la Organización Mundial de la Salud había definido al estrés laboral crónico como una enfermedad.

Sociedad

Foto: Rodrigo Mendoza

A Francisco le publicarán su novela y ahora sueña con que llegue a la tele y él pueda actuar

La semana pasada Francisco Acuña contó su historia en RED/ACCIÓN. Tiene parálisis cerebral, pero eso no le impidió terminar la escuela en una primaria común y escribir una novela de amor. Una editorial leyó su trabajo y ahora quiere publicarlo. "Mi felicidad es que la gente se enteró de todas las cosas que puedo hacer", dijo.

Sociedad

Sofía, Francisco, Rodolfo, Alejo y Candela / Foto: Rodrigo Mendoza

Ser youtuber, kinesióloga y jugador de fútbol, las metas que persiguen los amigos y las amigas de Francisco

Para Rodrigo Pérez, Camila Bandi, Alejo Pelliza, Candela Martínez y Sofía Sarina, tener parálisis cerebral no es un impedimento para desarrollarse en lo que sueñan. Francisco Acuña, su compañero, ya trabaja en la publicación de su primera novela.

Educación

Foto: Municipalidad de Santa Fe

Mejoró el acceso a la educación inicial, pero es muy bajo en niños y niñas de menos de 4 años

Entre 2010 y 2016, las tasas de matriculación de las salas de cuatro y tres años pasaron del 73% al 85% y del 36% al 41%, respectivamente. Pero no ha crecido la cobertura para los niños de dos años, la cual se mantuvo en apenas un 4%. Lo revela un informe de UNICEF y CIPPEC.