El arte de no hacer nada | RED/ACCIÓN

El arte de no hacer nada

¿Te mantenés muy ocupado porque te gusta sentirte importante? Cada vez más estar ocupado se convierte en un símbolo de estatus. Quizá es hora de ponerle un alto a todo esto.

Headexplodie/The New York Times

Andar de un lado a otro y esforzarse por completar largas listas de pendientes cada vez se convierte más en una forma de demostrar estatus: la premisa es que estoy ocupado porque soy muy import...

Unite al movimiento para cambiar la realidad

Algunos contenidos están disponibles sólo para miembros de RED/ACCIÓN. Su aporte nos permite hacer el periodismo de calidad, humano y participativo que nos define.
¿Todavía no sos miembro?Participá de nuestro proceso editorial. Accedé a contenido del New York Times y de Harvard Business Review y muchos beneficios más.
QUIERO SER MIEMBRO
¿Ya sos miembro? Iniciá sesión

Te necesitamos para seguir cambiando la realidad y hacer un periodismo más participativo.

HACETE MIEMBRO

El dilema de la hamburguesa sin carne: ¿orgánica e insulsa o sabrosa pero transgénica?

Fabricar hamburguesas en un tubo de ensayo en el que se cultiven células madre precursoras de músculo no ofrece buenas perspectivas para evitar el sufrimiento animal. Entre otros inconvenientes, para que crezcan hay que añadir productos de origen animal.

La Inteligencia Artificial no es una amenaza a los trabajadores

El empleo no desaparecerá debido a la introducción de la tecnología. Pero sin nuevas formas de distribuir equitativamente el trabajo remunerado y no remunerado, las nuevas tecnologías podrían generar un mundo muy dividido.

Cómo hacer publicidades más empáticas y sin estereotipos

Es importante que las marcas y las agencias de publicidad estén en permanente diálogo con la sociedad. Aquí, cinco conclusiones para mejorar las publicidades. También cuatro ejemplos que generan una comunicación empática y que derriba estereotipos

Adolescentes trans: "Se cree que nuestra identidad está arraigada al dolor, pero somos muy felices siendo trans"

Félix tiene 18 años, es un varón trans y estudia para ser profesor de Artes Visuales. Junto a otros dos chicos, fundó el Movimiento de Juventudes Trans, un grupo que nació cuando detectaron que a su franja etaria le hacía falta una voz colectiva que los identifique.