Festival Marvin Gateway + Oda a las revistas gastronómicas + YouTube queer | RED/ACCIÓN

Festival Marvin Gateway + Oda a las revistas gastronómicas + YouTube queer

En esta edición, algunas revistas gastronómicas (en papel) que vale la pena conocer, un festival online más que interesante y videos provocadores en YouTube.

Festival Marvin Gateway + Oda a las revistas gastronómicas + YouTube queer

 ¡Hola, amigx! ¿No extrañás un poco, un poquito aunque sea, detenerte frente a un kiosco de revistas? Personalmente, no sé cuándo fue la última vez que lo hice: quedarme mirando los títulos y las caras, hojear un número a escondidas mientras el dueño no está mirando. ¿Vos seguís comprando revistas?

No entiendo cómo se sostienen estos kioscos pero me alegra que sigan existiendo. Se me ocurre que quizás son las peluquerías y consultorios médicos los que están manteniendo el negocio editorial a flote. Son los únicos lugares donde vi revistas impresas en el último tiempo. Y agrego un triste dato: da la sensación de que las únicas que sobrevivieron al armageddon digital son las de chimentos.

En esta edición traigo el dato de un par de revistas impresas gastronómicas zarpadas, así como también unas perlitas de YouTube y una crónica del Festival Marvin Gateway, evento que vale la pena sintonizar.

Compartí esta newsletter o suscribite

1

EDITAR EN PAPEL ES ROMÁNTICO

  • Mi primer trabajo periodístico fue en Galera, una revista de distribución privada dirigida por el genial Esteban Feune de Colombi. A los integrantes de esta mini-redacción de cuatro o cinco personas se nos encargó rediseñar y relanzar Cuisine&Vins, una de las publicaciones gastronómicas más tradicionales del país (la primera que existió, de hecho).

    Estoy hablando de esto simplemente porque no se puede hablar de revistas de gastronomía sin hablar de Cuisine&Vins. La creó el genio de Miguel Brascó, que además de sibarita de profesión fue un fenomenal escritor y dibujante. La revista homenajea el espíritu humorístico e intelectual de Brascó y usa la gastronomía como una excusa para hablar de muchísimas otras cosas. Creo, y de esto no estoy del todo segura, que ya no se imprime más. Pero su Instagram la rompe.
  • Cardumen es el resultado de la colaboración entre distintas personalidades de la gastronomía porteña: Pedro Bargero, de Chila; Mercedes Solís, de Café San Juan; Manuela Donnet, de Donnet; Julián Galende, del Hyatt, y Francisco Seubert, de Atelier Fuerza. En cada edición, invitan a distintas personalidades (cercanas, lejanas, del rubro y no tanto) para reflexionar y abrir debates en torno a este universo.
  • Anchoa, por otro lado, tiene dos ediciones al año y se autodefine como “una revista consciente de gastronomía”. Está comandada por Bruna Fontevecchia (hija de Jorge, periodista y fundador de Perfil), a quien tuve la oportunidad de conocer hace unos años en un viaje a Nueva York. Me acuerdo que fuimos a comer a Momofuku, un restaurante bastante de moda (y caro) en Manhattan, y en nuestra conversación conocí su pasión por la gastronomía. Anchoa claramente fusiona el conocimiento foodie y editorial de Bruna con un incuestionable ojo estético.

Uno de los diferenciales de estos nuevos proyectos es que ninguno tiene al hedonismo como principal tema o motivación última (como sí lo tiene esta newsletter, por ejemplo). Así lo explicó Narda Lepes en La Nación:

“El placer y el buen vivir no están en su ADN. Es algo que los atraviesa, sí, pero la mirada de esta generación no encuentra el placer como centro de su visión de la gastronomía. El interés mayor que los moviliza es la viabilidad de un sistema gastronómico sustentable. Desde el agua, la diversidad cultural, el producto en su origen, la degradación de los suelos hasta revalorizar los trabajos invisibles. Su meta es cómo comunicar esto a sus coetáneos y a todo el que esté dispuesto a escuchar”.

Bonus track: Si este rubro te interesa, mirá lo que hace FUET Magazine, un valioso exponente de origen catalán. La estética es una locura. Y ya que estamos, te recomiendo conocer lo que hacen en Gather Journal.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

2

RELATOS SALVAJES

Si sos de leer esta newsletter con relativa frecuencia, tal vez ya sepas que además de periodista soy música (podés escuchar lo que hago acá). En 2018, quedé seleccionada para tocar en el Festival Marvin, una movida muy importante que se hace todos los años en Ciudad de México. ¿En qué consiste? Durante los días en que transcurre el festival, los barrios de Roma y Condesa (ambos equivalentes aztecas de nuestro Palermo) se convierten en un circuito de escenarios sobre los que se plantan artistas locales, nacionales y de otros países.

Quedé seleccionada para el festival, sí, pero un pequeño detalle: la propuesta no incluía ni un peso para viajar o vivir allá. Ni siquiera había un cachet por el show. Aún así dije que sí, y pagué de mi propio bolsillo todo el circo de ir allá, la banda, el hospedaje, todo. Una demente. Hoy probablemente lo haría de nuevo porque no aprendo y porque si fuese inteligente con las finanzas no me habría dedicado al periodismo y la música en primer lugar.

Adelanto que el cuento no tiene final feliz. Iba a tocar con la banda que acompañaba a Wos y Emmanuel Horvilleur, pero a último momento la programación del festival solapó nuestros shows y volvió imposible que usara la misma banda. Ensayé entonces con dos sesionistas mexicanas y un integrante de mi banda en Buenos Aires, que viajó especialmente para estas fechas. Sonábamos bien, estaba todo bajo control. Pero.

El show era en Parque España, una de las plazas más importantes de la ciudad. Me subí al escenario y en los primeros segundos todo fue bien hasta que, en la mitad de la primera canción, un instrumento dejó de sonar. Kaput. Nadie pudo resolverlo. Mi manager de entonces se quedó mirando la escena, cruzado de brazos. Los técnicos del escenario no pudieron resolverlo. Lo único rescatable fue el público, que aunque sonábamos pésimo me arengó a que terminara el set. Me bajé del escenario y lloré un poquito, no voy a mentir.

En fin, me extendí un poco mucho sobre la anécdota. Pero hoy saco esta pequeña espina de mi corazón para contarte sobre la edición de este año, que es online y cuya programación está buenísima. El festival reúne música en vivo, stand-up y gaming en una misma plataforma en la que se pueden ver contenidos y propuestas desde ciudades de todo el mundo.

Hablando puntualmente de música, hay sesenta bandas invitadas: hoy, por ejemplo, tocan Zoe Gotusso, Lucy Dacus, Isla de Caras y Mogwai, desde las 16:00 en adelante. Y mañana a las 12:00 arranca el la jornada más extensa, con un line-up que incluye a Santiago Motorizado, Javiera Mena, Fito Páez, LA Priest, Rubio, L‘Imperatrice, Rayos Láser y Black Pumas, entre tantxs otrxs.

Los franceses son muy buenos en todo lo que respecta al pop electrónico (ver Daft Punk, Justice y Sébastien Tellier, por ejemplo). Otra prueba de eso es L‘Imperatrice, que toca en esta edición del Marvin.

3

SACÁ LO QUEER QUE HAY EN VOS

  • Bagner es un artista que con su trabajo busca resignificar el folklore argentino. La canción “Mujer”, por ejemplo, se presenta como “el primer chamamé disidente, no patriarcal, no binario en el que participan artistas  LGBTIQ+ y se expone una narrativa no cis genero”. El video se filmó en ¡Rusia! con actores transexuales. Esta licuadora de universos en apariencia tan distantes (folklore argentino + Rusia + actores trans) arroja como resultado algo provocador e hipnótico.
Antes muerta que sencilla: RuPaul: Carrera de Dragsestá disponible en Netflix.
  • RuPaul es sin dudas la drag queen más famosa de Estados Unidos. Pero además de eso, es un orador particularmente lúcido e inteligente, como lo demuestra esta entrevista. Lo que le trajo el status de celebridad fue la conducción del exitoso reality RuPaul: Carrera de Drags, que ya tiene 13 temporadas. En YouTube hay videos en los que distintos participantes del show hacen tutoriales de maquillaje mostrando el paso por paso detrás de sus increíbles transformaciones.
  • Dos íconos indiscutidos del pop y de la cultura drag son, sin dudas Cher y Dolly Parton. El mismo RuPaul cuenta en esa entrevista que para lograr su look personal mezcló “dos quintos de Cher, tres quintos Diana Ross, un poco de Dolly Parton, otro poco de David Bowie y James Brown… y una pincelada de Bugs Bunny”. La revista VOGUE tiene una serie de videos en los que estas dos leyendas vivas (y muchas otras) hacen un recorrido a través de los looks más icónicos de su carrera. Si después de mirar estos videos te dan ganas de salir a la calle con un pantalón de látex y un tapado de leopardo, es absolutamente normal (qué bueno estaría, pienso, que lxs transeúntes argentinxs fuéramos mucho más creativos y despampanantes a la hora de vestirnos).

Reinventamos la home de redaccion.com.ar: ¿ya la conocés? Ofrece una experiencia más interactiva y simple a la hora de informarse y, al mismo tiempo, facilita el compromiso ciudadano. Al final, vas a encontrar un espacio para decirnos qué te pareció (y ayudarnos a seguir mejorándola).

Hasta acá llegamos por esta vez.

¡Te encuentro el próximo jueves!

Cuidate y divertite,

Delfi

Recibí CHILLAX.

Lo mejor de la comida, bebida y cultura de Buenos Aires, todos los jueves. Por Lucía Wei He.

Ver todos las newsletters