Haití renacerá tras la muerte de Jovenel Moïse | RED/ACCIÓN

Haití: el pueblo admirable que volverá a renacer (y necesita nuestro abrazo)

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Es el momento de solidarizarnos con nuestros hermanos haitianos.

El presidente de Haití con la mirada perdida.

Intervención: Centa.

¡Hola! Esta semana fuimos testigos de un hecho de enorme impacto y tristeza, como el asesinato de un presidente. Su país sabe cómo superar catástrofes, pero la solidaridad del mundo debe acompañarlo.

Compartí esta newsletter o suscribite

1

Intervención: Centa.

Hay un país donde una vez, en 50 segundos, un terremoto se llevó 290.000 vidas. En menos de un minuto personas que llenarían cinco estadios de fútbol repletos, murieron. Ese país es Haití. Un lugar que admirablemente se levantó, luego de esa catástrofe, con miles y miles de viudos, viudas, huérfanos, huérfanas. El primer país en toda América que declaró su independencia, en 1804. Eso es Haití. Una capacidad admirable como pueblo, como nación, para revertir la tragedia y cambiar su historia.

Es el país en donde más organizaciones internacionales trabajan para dar una mano y combatir la pobreza extrema, el hambre, la desnutrición. También es un país lleno de color caribeño. Y con ciertas particularidades que sorprenden al caminarlo. Sus calles son complejas, sobre todo tras el terremoto.

En Haití, casi todos los lugares públicos tienen un cartel muy fuerte: “Por favor, para ingresar en este lugar [bar, almacén, aeropuerto], deje sus armas afuera”. Y afuera hay decenas de armas, revólveres, pistolas. Un pueblo sometido a la esclavitud durante siglos, antes de su independencia, sigue construyendo, edificando.

En Argentina viven 18 haitianos y haitianas, huérfanos y huérfanas de aquel terremoto, que ahora tienen entre 12 y 15 años. Son ciudadanos y ciudadanas de la Argentina.

Esta reflexión es para reivindicar a su gente en la catástrofe, en la tragedia. Ante el dolor de que un presidente (cualquier presidente) sea asesinado. Hacía mucho tiempo que en los 205 países del mundo no había un magnicidio, un crimen de este tenor. Creemos que como ciudadanos del mundo tenemos que condenarlo.

Habrá tantas explicaciones. Pero este tremendo impacto que genera que un presidente sea asesinado en su propia casa, a unos meses de la próxima elección no nos puede dejar indiferentes.

El país volverá a crecer, a desarrollarse, con esa capacidad tremenda del pueblo haitiano, con ese sentido comunitario que lo hizo admirable. Tengo la esperanza intacta. Pero mucha más si el resto del mundo no es indiferente. Si todos los jefes de Estado del mundo y los ciudadanos y ciudadanas condenamos el crimen y abrazamos al pueblo haitiano. Un pueblo tan difícil de describir, como admirable. Que se volverá a levantar. Y será mucho más rápido si la cultura solidaria global crece. Haití volverá a renacer.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

2

Hablando de catástrofes y de violencia incomprensible, estamos a días de un nuevo aniversario del atentado a la sede de la AMIA. Ocurrió el 18 de julio de 1994 y todavía se reclama justicia. Aquel fatídico día, 85 personas —85 seres humanos— perdieron la vida.

Como sociedad, tampoco podemos ser indiferentes ante un hecho que causó tanto dolor. El viernes 16 de julio, a las 8:53, se puede acompañar el acto de cada año, que esta vez será online: se lo puede seguir en AMIA online, en YouTube, o en el sitio de Facebook de la mutual israelita.

También es posible apoyar mediante el uso de un filtro fotográfico, a través de este enlace.

Por otro lado, se puede recordar ese día desde el arte y desde los rostros de las víctimas que sobrevivieron: recientemente se publicó una muestra de la fotógrafa Alejandra López, que puede verse acá.

3

UN hombre de brazos cruzados con el Barrio 31 de fondo.
Foto: SophiaOnline..

“Quizás algún pibe me ve y eso lo anima a tener algún sueño, una meta educativa. En la vida recibimos diferentes oportunidades y herramientas: algunos tienen más posibilidades y otros tenemos que remar en dulce de leche”, quien lo dice se llama César Sanabria y tiene razón. Con 37 años se convirtió en mayo en el primer egresado de Arquitectura que reside en la el Barrio 31, la zona de la ciudad de Buenos Aires conocida popularmente como la Villa 31.

Lo de César no solo es notable porque en Argentina es recurrente que jóvenes de barrios en situación de vulnerabilidad abandonen sus estudios. También lo es porque no quiere ser el único: quiere derribar prejuicios e inspirar a otros.

"Siento cariño hacia mi origen y tengo muchas cosas que me enorgullecen: las raíces, la diversidad cultural de mi comunidad, el enorme flujo de solidaridad que hay acá”, asegura. Prepara un libro sobre la historia de su barrio (“Se va a llamar La 31. Una historia de resistencia”, dice) y también la primera charla TED desde un barrio vulnerable.

Como siempre, algunas historias inspiran. Oxigenan. Y vale la pena conocerlas (acá podés leerla completa).

4

Foto: Instagram.

No es un caso aislado, pero cada vez que ocurre algo asi conmueve ver a la comunidad y su respuesta solidaria. En este caso ocurrió en Córdoba.

Omar es un mecánico de la capital provincial, quien fue víctima de un robo en el taller que estaba a punto de abrir. Tras el triste hecho, compartió lo ocurrido en redes sociales y pronto personas de todo el país comenzaron a enviarle donaciones para que pudiera recuperar lo perdido.

Fue un aluvión solidario gracias al cual no solo repuso lo que le habían robado, sino que le sobró dinero. ¿Qué hizo? Decidió actuar con la misma actitud y usar ese excedente para quienes lo necesitan.

"La gente se comportó increíble conmigo y quiero devolver un poco de esto haciendo lo mismo. Hay que contar mucho, ollas populares, barriales, hay muchos proyectos. La verdad es que lo más importante es ayudar a la gente con la que nos vamos a encontrar", dijo en una nota a Cadena 3.

5

"Caminando descubrimos nuevos mundos, nuevas realidades", dicen desde Por Los Chicos, una ONG que desarrolla distintos proyectos para ayudar a niños y niñas de contextos vulnerables, con foco en la educación y la nutrición. "Por eso, nos parece importante que en el Día de la Niñez [es el 15 de agosto], cada chico, chica y adolescente que forma parte de nuestros proyectos tenga un nuevo par de zapatillas", agregan.

"Creemos que es un gran regalo porque con ellas se juega, se va a la escuela, permiten aprender y desarrollarse", detalla Nicolás Faranda, director de proyectos de la organización.

Podés colaborar con el monto que desees hasta el 8 de agosto, contactando a la organización a través de su sitio web o del mail.

6

En varias ediciones de OXÍGENO contamos con pequeñas entrevistas a referentes de organizaciones sociales o a personajes cuyo trabajo por los demás tiene algo que decirnos y enseñarnos.

¿Conocés a alguien que creés que sería bueno que entrevistemos? Contanos por mail.

Cuidate mucho, cuidalas mucho, cuidalos mucho.
Te mandamos un abrazo.

Juan.