Harry Potter y el reclamo de la universidad pública

Para pedir por la actualización de los salarios y reclamar más presupuesto para la universidad, un grupo de docentes y estudiantes de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario organizó una singular maratón de 24 horas de películas de Harry Potter.

Por Juan Mascardi

30 de agosto de 2018

MEMES HUMANIDADES Y ARTES (1)

Las generaciones cambian. Y así, las formas de reclamo y visibilidad. Procuran que sus voces se escuchen pero que no sean solo sus palabras y expresiones sino también sus argumentos. Mientras recrudece un plan de lucha de docentes, personal administrativo y estudiantes, que reclaman una actualización salarial acorde con el índice inflacionario y mayor presupuesto para las universidades públicas del país, un grupo de docentes y estudiantes de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario organizó una maratón de 24 horas de proyección de las películas de Harry Potter.

El argumento o la excusa. Todos los años, el 1° de septiembre comienzan las clases en el universo literario de Harry Potter. Pero más allá del mundo mágico, los organizadores invitan a la comunidad educativa y al público rosarino en general a participar. Ellos desean que la universidad esté de puertas abiertas durante el reclamo, quieren mostrar lo que se produce en el interior de esta casa de altos estudios, y no por ello dejar de reclamar, como ocurre en las 57 universidades públicas de Argentina. La actividad comenzará el sábado a las 11 y finalizará el domingo 2 a la misma hora.

La Maestría en Literatura para niños -creada en el 2003- participará activamente en la jornada. Su directora, María Luisa Miretti, sostiene que la maratón es “una buena oportunidad para repensar que, luego de 15 años, seguimos transitando el campo de la literatura infantil y juvenil, con el propósito de seguir investigando y acercándola a los niños”. Además de la proyección de las películas, durante la jornada habrá música en vivo. Los integrantes de la Camerata EM, de la Facultad de Humanidades y Artes, interpretarán la canción “Hedwig’s Theme” de John Williams, pieza característica de la saga. La ambientación y escenografía de la Maratón estará a cargo de Estudiantes de las carreras de Bellas Artes, Letras, Filosofía y Música.

En una era de posverdad, noticias falsas y operaciones políticas, los organizadores buscan una vía que está lejos de la irritación social y muy próxima a la creatividad. Abrir las puertas para mostrar el impacto que genera la universidad pública en la sociedad, en este caso la literatura y la niñez. Mientras, las clases aún no comienzan.

Muchos de los estudiantes de la Facultad de Humanidades y Artes vivieron su infancia y juventud leyendo y esperando que lleguen los libros y películas de Harry Potter al país. En el 2001, cuando los estudiantes de hoy recién nacían o transitaban sus primeros años de infancia; Argentina vivía su peor crisis económica. Mientras, J. K. Rowling -la creadora de la saga- se convertía en la mujer que más dinero ganaba en el Reino Unido desplazando, con sus 36 millones de dólares anuales, a la reina Isabel II y a Madonna.

Los fanáticos que están organizando esta jornada siguen páginas de memes que comparan el universo mágico de Harry Potter con la realidad del país y a sus personajes y escenas con conflictos que hoy los interpelan. Como por ejemplo la Fan Page “El profeta argentino”  que cuenta con más de 51 mil seguidores.  Durante la jornada utilizarán en redes sociales dos etiquetas: #MaratónHarryPotter #UNRalways.

Según los organizadores, las similitudes con este universo son múltiples: “defendemos la educación pública y gratuita al igual que los personajes de ficción, Hermione, Ron y Harry, defendieron su colegio de los deseos destructivos de Lord Voldemort y sus seguidores. Además, el parecido arquitectónico de la Facultad de Humanidades y Artes con Howgarts es increíble”, afirmó una de las estudiantes organizadoras.

Para los docentes que participarán de la jornada, la literatura fantástica de J. K. Rowling  “es un caso paradigmático de promoción de la lectura”. Chicos y jóvenes empezaron a leer desde un lugar de disfrute gracias a la historia de Harry Potter y su escuela de magia y hechicería. Una historia con la que se identificaban, que querían para ellos mismos y que pudieron seguir año a año, creciendo junto a ella.

“La literatura es ciertamente un código narrativo, metafórico, aunque también es el lugar en el que se encuentra comprometido un inmenso saber político”, escribió Roland Barthes en 1975, uno de los pilares teóricos de la Maestría en Literatura para Niños. “Es por eso que afirmo que sólo hay que enseñar literatura, porque se le pueden aproximar todos los saberes”.

Esta maratón de Harry Potter en defensa de la Universidad Pública es una excusa que llevarán a cabo estudiantes y docentes, o el argumento que les permite reunirse a ver películas o encontrarse para debatir. “Estar todos juntos, a salvo. Al menos por un momento”, sostienen.

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial