Uncategorized |   30 de agosto

Harry Potter y el reclamo de la universidad pública

Las generaciones cambian. Y así, las formas de reclamo y visibilidad. Procuran que sus voces se escuchen pero que no sean solo sus palabras y expresiones sino también sus argumentos. Mientras recrudece un plan de lucha de docentes, personal administrativo y estudiantes, que reclaman una actualización salarial acorde con el índice inflacionario y mayor presupuesto para las universidades públicas del país, un grupo de docentes y estudiantes de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario organizó una maratón de 24 horas de proyección de las películas de Harry Potter.

El argumento o la excusa. Todos los años, el 1° de septiembre comienzan las clases en el universo literario de Harry Potter. Pero más allá del mundo mágico, los organizadores invitan a la comunidad educativa y al público rosarino en general a participar. Ellos desean que la universidad esté de puertas abiertas durante el reclamo, quieren mostrar lo que se produce en el interior de esta casa de altos estudios, y no por ello dejar de reclamar, como ocurre en las 57 universidades públicas de Argentina. La actividad comenzará el sábado a las 11 y finalizará el domingo 2 a la misma hora.

La Maestría en Literatura para niños -creada en el 2003- participará activamente en la jornada. Su directora, María Luisa Miretti, sostiene que la maratón es “una buena oportunidad para repensar que, luego de 15 años, seguimos transitando el campo de la literatura infantil y juvenil, con el propósito de seguir investigando y acercándola a los niños”. Además de la proyección de las películas, durante la jornada habrá música en vivo. Los integrantes de la Camerata EM, de la Facultad de Humanidades y Artes, interpretarán la canción “Hedwig’s Theme” de John Williams, pieza característica de la saga. La ambientación y escenografía de la Maratón estará a cargo de Estudiantes de las carreras de Bellas Artes, Letras, Filosofía y Música.

En una era de posverdad, noticias falsas y operaciones políticas, los organizadores buscan una vía que está lejos de la irritación social y muy próxima a la creatividad. Abrir las puertas para mostrar el impacto que genera la universidad pública en la sociedad, en este caso la literatura y la niñez. Mientras, las clases aún no comienzan.

Muchos de los estudiantes de la Facultad de Humanidades y Artes vivieron su infancia y juventud leyendo y esperando que lleguen los libros y películas de Harry Potter al país. En el 2001, cuando los estudiantes de hoy recién nacían o transitaban sus primeros años de infancia; Argentina vivía su peor crisis económica. Mientras, J. K. Rowling -la creadora de la saga- se convertía en la mujer que más dinero ganaba en el Reino Unido desplazando, con sus 36 millones de dólares anuales, a la reina Isabel II y a Madonna.

Los fanáticos que están organizando esta jornada siguen páginas de memes que comparan el universo mágico de Harry Potter con la realidad del país y a sus personajes y escenas con conflictos que hoy los interpelan. Como por ejemplo la Fan Page “El profeta argentino”  que cuenta con más de 51 mil seguidores.  Durante la jornada utilizarán en redes sociales dos etiquetas: #MaratónHarryPotter #UNRalways.

Según los organizadores, las similitudes con este universo son múltiples: “defendemos la educación pública y gratuita al igual que los personajes de ficción, Hermione, Ron y Harry, defendieron su colegio de los deseos destructivos de Lord Voldemort y sus seguidores. Además, el parecido arquitectónico de la Facultad de Humanidades y Artes con Howgarts es increíble”, afirmó una de las estudiantes organizadoras.

Para los docentes que participarán de la jornada, la literatura fantástica de J. K. Rowling  “es un caso paradigmático de promoción de la lectura”. Chicos y jóvenes empezaron a leer desde un lugar de disfrute gracias a la historia de Harry Potter y su escuela de magia y hechicería. Una historia con la que se identificaban, que querían para ellos mismos y que pudieron seguir año a año, creciendo junto a ella.

“La literatura es ciertamente un código narrativo, metafórico, aunque también es el lugar en el que se encuentra comprometido un inmenso saber político”, escribió Roland Barthes en 1975, uno de los pilares teóricos de la Maestría en Literatura para Niños. “Es por eso que afirmo que sólo hay que enseñar literatura, porque se le pueden aproximar todos los saberes”.

Esta maratón de Harry Potter en defensa de la Universidad Pública es una excusa que llevarán a cabo estudiantes y docentes, o el argumento que les permite reunirse a ver películas o encontrarse para debatir. “Estar todos juntos, a salvo. Al menos por un momento”, sostienen.

Tecnología | 16 de noviembre

Intervención por Pablo Domrose

Kate Crawford: “La inteligencia artificial amenaza con aumentar las desigualdades y limitar las libertades individuales”

Es la mirada de la investigadora líder de Microsoft, exmano derecha de Barak Obama en el tema, y una de las personas que más está luchando contra la grieta social y política que está generando la revolución tecnológica. “Quien controle la Inteligencia Artificial, controlará el mundo”, alerta la experta.

Crawford, que antes de zambullirse en el mundo de la tecnología lanzó tres álbumes y fue parte de un popular dúo de música electrónica en Australia, está enfocada en sacar a la luz los problemas sociales derivados de la revolución digital. Ella se dedica a estudiar cómo los algoritmos marginan a las minorías.

La irrupción de la inteligencia artificial y los algoritmos están teniendo un enorme impacto en la sociedad y Crawford advierte que si no se regula, amenaza con aumentar las desigualdades y socavar las libertades individuales.

La revolución tecnológica ya es una realidad y está cambiando rápidamente el trabajo, muchos de los cuales están desapareciendo y se están simplificando. Un estudio de McKinsey del año pasado advierte que esto generará aún mayor inequidad.

  • El Banco Mundial dice que el 57% de los trabajos en las economías desarrolladas están amenazados por la robotización y la inteligencia artificial y la automatización está creciendo a una tasa de 15% anual.
  • Dos de cada tres chicos que ahora entran a la escuela van a terminar trabajando en empleos que hoy no existen.

El Gobierno de Mauricio Macri ha hecho una fuerte apuesta a la economía del conocimiento y usar la revolución digital como una herramienta de inclusión y desarrollo. Y es por eso que invitaron a Crawford a Buenos Aires esta semana, en el marco del programa Argentina 2030 de la Jefatura de Gabinete.

“Creo que Argentina está muy bien ubicada para convocar a más expertos de diferentes disciplinas para empezar a pensar en las implicancias sociales de la inteligencia artificial. Posicionaría a la Argentina en un lugar de liderazgo, junto con otros países que están viendo esto como un tema interdisciplinario y social”, dijo Crawford en una reunión con periodistas en la Casa Rosada.

Crawford, que se reunió con Macri, dice que “ustedes tienen científicos sociales, antropólogos y sociólogos que están analizando el impacto social de esta tecnología. Hay que ver cómo se los incluye para que sean parte de estos desafíos de investigación. Creo que se podría hacer”.

El peligro de que no se regule

La razón por la cual la investigadora cree que es urgente desarrollar políticas públicas para regular la irrupción de la inteligencia artificial es porque está convencida de que si no lo hacemos, tendremos que enfrentar un enorme conflicto social.

El primer problema que ve es que la inteligencia artificial está concentrada en pocas manos: “Hay solo cinco grandes compañías en los Estados Unidos que están desarrollando inteligencia artificial y otras cuatro en China”, explicó la experta. “Estamos en una carrera para dominar esa tecnología”.

Y es por eso que Crawford dice que en el debate de cómo regularla y así desarrollar buenas políticas públicas, el factor geopolítico no puede quedar fuera  y es fundamental que las regiones trabajen de manera conjunta.

Actualmente hay una enorme brecha entre los que están haciendo los Estados Unidos y China, por un lado, y el resto del mundo. El temor de muchos expertos, incluyendo la investigadora de Microsoft,  es que los demás están quedando tan retrasados, que los países se convertirán en “clientes de los Estados Unidos y China”.

“A la hora de analizar estas tecnologías hay que preguntarse quién recibirá los mayores beneficios y quiénes correrán los mayores riesgos”, dice Crawford. Y es por eso que es imperativo “que se estudien las implicancias sociales y políticas de los algoritmos que se utilizan en el desarrollo de los sistemas de datos y machine learning”.

Dice que el mundo digital está reproduciendo las desigualdades del mundo real y es por eso que los políticos tienen que entender cómo funcionan los sistemas de inteligencia artificial.

“A los algoritmos se les enseña a identificar y retroalimentarse con la información. El problema es que esos mismos sistemas los está usando la policía en los Estados Unidos para predecir crímenes”. Explica que se alimenta al algoritmo de una forma que refleja patrones de barrios de alta criminalidad y con los prejucios de los propios programadores. Pero esos sesgos reproducen estereotipos y el sistema de inteligencia artificial lo toma como única verdad. “Les estamos inyectando nuestras limitaciones y nuestra forma de marginar”, dice Crawford.

Crawford dio como ejemplo el caso del sistema de reconocimiento de imágenes de Google que confundía fotos de gorilas con personas de tez negra y el sistema de análisis de CV que usaba Amazon y que automáticamente discriminaba a las mujeres a la hora de ofrecer recomendaciones de a quién contratar. El gigante del comercio online tuvo que desecharlo a las pocas semanas.

Las fallas fueron identificadas y los errores corregidos, pero estos casos, como también otros, dejaron en claro que los datos con los que se nutren los algoritmos son cruciales para evitar que haya discriminación. “Es muy difícil lidiar con los sesgos”, advirtió la especialista. Y es por eso que ella insiste en que es fundamental trabajar con equipos multidisciplinarios, que incluyan filósofos y sociólogos, a la hora de desarrollar esta tecnología.

El año del ajuste de cuentas

Esos dos ejemplos y el escándalo de Cambridge Analytics y Facebook han sido un balde de agua fría que ha despertado la conciencia acerca la necesidad de diseñar políticas públicas para asegurarse de que los algoritmos no pasen a controlarnos.

Y eso se ve en las recientes presiones de empleados en Google, Amazon y Facebook exigiendo tener un rol sobre el impacto social de la tecnología que construyen. Y en las protestas para que las empresas no trabajen con el Pentágono o la policía.

Crawford dice que ahora es absolutamente común usar la inteligencia artificial para analizar la situación crediticia, legal y laboral de los ciudadanos. Y es por eso que es tan importante entender la dimensión social y ética. Sino, se corre el riesgo de quitar libertades y de afectar la democracia. “Hay que crear sistemas de inteligencia artificial que tengan en cuenta el contexto social y cultural”. Y agrega que si la mayoría de la inteligencia artificial se desarrolla en China y los Estados Unidos, por definición tendrá sesgos y prejuicios que reflejan esas culturas.

En China, gracias a la inteligencia artificial, el Gobierno está construyendo un “sistema de crédito social” a través del cual el comportamiento de cada uno de sus 1.300 millones de ciudadanos es puntuado en una especie de ránking de confianza. El sistema otorga puntaje y monitorea el comportamiento de sus ciudadanos, desde la información fiscal, hasta el tiempo que pasan jugando a videojuegos. Para 2020, todos estarán obligatoriamente incluidos en una enorme base de datos nacional en la que cada uno recibirá un puntaje en función de sus conductas.

La necesidad de desarrollar pensamiento crítico

La investigadora dice que en Silicon Valley tienen claro estos problemas, pero encontrar una solución no es fácil. Y da como ejemplo el reciente pedido de Apple y Amazon para una mayor regulación de ciertos sectores de la industria, en particular los que se basan en datos personales.

“Se va a necesitar mucho pensamiento crítico y ésta es una de las cosas que tenemos que tener en cuenta como prioridad educativa. En los últimos diez años se ha dicho: ‘enseñen a los chicos a programar, a codificar, todos deben codificar’. Y eso no resolverá estos problemas. Además, la programación y la escritura de código se puede automatizar fácilmente”, explicó.

“Creo que más que aprender a programar hay que aprender a pensar de manera crítica. Y eso es algo que se debe aprender desde la primera infancia. Creo que a los 5 o 6 años, los niños ya deberían saber que estos sistemas no necesariamente les muestran el mundo tal como es, sino que les muestran un mundo muy específico, personalizado, manipulado”, concluyó.

Al respecto, Crawford tiene algunas sugerencias:

  • Expandir la investigación sobre las implicancias políticas y sociales de la inteligencia artificial.
  • Asegurarse de que investigación es interdisciplinaria y no dominada por ingenieros y científicos.
  • Desarrollar políticas públicas específicas para la industria de la inteligencia artificial y con ellas, un nuevo marco normativo.

“Es imperativo poner reglas para asegurarse que los que están más expuestos no sufran y para identificar quienes son los que más se verán beneficiados. Es un desafío enorme, pero necesario”, dice Crawford . “Se pueden hacer reglas y leyes para decidir de qué clase de mundo quieres ser parte y qué tipo sociedad pretendes”. Agrega que tenemos una pequeña ventana de oportunidad para hacer lo correcto y decidir el tipo de vida que queremos proteger. “Es una conversación que tenemos que tener como sociedad”.

Además de su trabajo como investigadora en Microsoft, en 2017 Crawford fundó con otros colegas de la Universidad de Nueva York el AI Now Research Institute, un instituto independiente que pretende ayudar a los gobiernos a corregir los sesgos de desigualdad de sus algoritmos.   

Opinión | 16 de noviembre

La música disminuye la ansiedad en los enfermos de cáncer

En la actualidad, el cáncer es una de las enfermedades más importantes debido al número de afectados y se prevé que su incidencia aumente en los próximos años. Es compleja y afecta todos los niveles de la persona: físico, psicológico y social; tanto en lo referente a la conducta del paciente como al entorno.

La ansiedad es un síntoma psicológico presente en todos los enfermos oncológicos. Se puede definir como una sensación desagradable, manifestada mediante una tensión emocional, que puede verse acompañada de síntomas somáticos en respuesta a factores de estrés internos o externos y que provoca comportamientos poco adaptativos.

El estrés, un enemigo del paciente

Los niveles elevados de ansiedad generan malestar en el paciente. Esto le impide afrontar la enfermedad, tomar decisiones sobre su propia salud e incluso rechazar procedimientos, al no tolerarlos bien.

Por eso es importante identificar y tratar la ansiedad. Para ello se aplican, por este orden, medidas no farmacológicas, apoyo profesional y, por último, tratamientos farmacológicos.

Entre los primeros, la musicoterapia se define como “el uso de la música en la consecución de objetivos terapéuticos tales como son la restauración, el mantenimiento y el acrecentamiento de la salud, tanto física como mental”. Se puede aplicar de forma individual o grupal en todas las edades.

Esta técnica ha demostrado ser muy útil en el tratamiento de la ansiedad en pacientes oncológicos. Por tanto, nos planteamos si sería factible utilizar la musicoterapia para disminuir la ansiedad en los pacientes oncológicos tratados en la Unidad de Hospital de Día del Hospital Clínico Universitario de Valencia.

Nuestro objetivo fue tratar de medir el grado de ansiedad en este grupo de pacientes. Con ese fin de analizar el nivel previo y posterior a la intervención con musicoterapia. Para una vez comparados los resultados, comprobar si la música había disminuido o no el nivel de ansiedad de los pacientes oncológicos.

Para pacientes con cualquier tipo de tumor

Como método de recolección de datos hemos utilizado el cuestionario State Trait Anxiety Inventory (STAI), uno de los más utilizados para medir la ansiedad. Esta herramienta analiza los dos componentes: la ansiedad rasgo (estable y basada en la personalidad) y la ansiedad de estado (transitoria y basada en factores de estrés externos).

La población del estudio estuvo compuesta de 74 pacientes mayores de edad diagnosticados de cáncer, sin importar el tipo de tumor, localización o estadio, que recibían tratamiento en el servicio de día del Hospital. En torno al 70% fueron mujeres y el 30% hombres, con una media de edad de 55 años.

Se hicieron dos mediciones separadas en el tiempo, mediante el cuestionario STAI. La técnica de musicoterapia empleada fue pasiva. Esta consistió en la escucha de piezas musicales seleccionadas mientras se administraban los tratamientos. Más tarde, se compararon los resultados obtenidos en el cuestionario y se analizaron.

La disminución en la ansiedad estado y rasgo del grupo fue significativa en ambos casos. En el grupo control, que no había escuchado música alguna, estas medidas apenas variaron. Conviene destacar que la disminución en el grado de ansiedad estado fue mayor que en el grado de ansiedad rasgo.

Resultados efectivos

Podemos afirmar que la musicoterapia resultó efectiva, al disminuir los niveles de ansiedad estado y rasgo en el grupo intervención. Estos resultados son muy similares a los obtenidos en otras investigaciones relacionadas con la musicoterapia y la ansiedad, con similar diseño y método de recolección de datos.

Aunque es necesario ser precavidos, los resultados obtenidos no se pueden generalizar a toda la población. Las características de la muestra no son representativas, pues los pacientes no fueron seleccionados de forma aleatoria.

También es importante valorar el sesgo de aplicar el mismo cuestionario en dos momentos diferentes. Además, no se valoró la posible influencia de factores como la edad, el sexo, el entorno familiar y el apoyo social, el tipo de tumor, su localización y pronóstico, que podrían afectar a los resultados.

No obstante, sí es posible ver que la musicoterapia disminuye la ansiedad del enfermo oncológico y aumenta su sensación de bienestar. Por todo ello, recomendaríamos la utilización de esta técnica durante la administración de tratamientos en los servicios oncológicos.

Ramón Camaño Puig es Doctor Europeo por Leeds Metropolitan University (1997-Leeds, UK), diplomado en Enfermería y licenciado en Comunicación Audiovisual, ambos títulos por la Universidad de Valencia.

The Conversation
Actualidad | 16 de noviembre

Advierten que hay más comisarías bonaerenses clausuradas que de todos modos alojan detenidos

Seis hombres que estaban presos en una comisaría de Esteban Echeverría murieron como consecuencia de un incendio ocurrido ayer. Familiares y organismos de derechos humanos afirman que el fuego se inició en reclamo de mejores condiciones de alojamiento y la policía insiste en que fue tras un intento de fuga.

Más allá de las causas que originaron el fuego, hay un dato revelador: los calabozos estaban clausurados desde marzo y había una orden para trasladar a los detenidos porque el lugar incumplía condiciones de seguridad y habitabilidad. Ese contexto se da en gran parte de la provincia: 1.269 personas están encerradas en 109 comisarías con sus celdas inhabilitados, según datos de la Comisión Provincial por la Memoria.

La prohibición de alojar presos en la comisaría 3° de Esteban Echeverría regía desde marzo. El fallo es del Juzgado de Garantías N°2 de Lomas de Zamora, que además ordenó trasladar a los detenidos, que eran 27 y estaban encerrados en calabozos preparados para 10 personas.

Pero el Ministerio de Seguridad bonaerense, de quien dependen las comisarías, y el de Justicia, a cargo del servicio penitenciario provincial, no hicieron cumplir la orden. Independientemente de la investigación que se inició y las responsabilidades que se determinarán, alrededor de cien comisarías están en condiciones similares.

El informe presentado este año por la Comisión Provincia por la Memoria señala que en territorio bonaerense hay 109 comisarías inhabilitadas por orden judicial o administrativa que violan la ley y se usan para alojar a 1.269 personas.

Mientras que oficialmente, la provincia de Buenos Aires reconoció ayer que hay 3.910 detenidos en 137 comisarías con capacidad para 1011 personas. Es decir, con una sobrepoblación del 290%.

Finalmente, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) advirtió que al 31 de octubre pasado las personas encerradas en calabozos de comisarías bonaerenses eran 4.052, lo que representa un récord en los últimos diez años.

Una de las principales causas por las cuales las comisarías aumentaron la cantidad de presos en sus calabozos es que en los últimos años las detenciones aumentaron más que las plazas que sumó el Gobierno provincial en las cárceles bonaerenses, donde la sobrepoblación alcanza también porcentajes récord.

La última cifra, difundida hoy, marca que en las cárceles bonaerenses hay 41.746 presos, unos 12.500 más que la capacidad habilitada. Es decir, tiene una sobrepoblación del 43%.

Las seis personas muertas son Jeremías Rodríguez, de 19 años; Elías Soto, de 20 años; Jorge Ramírez de 30 años; Miguel Ángel Sánchez, de 31 años; Juan Lavarda, de 59 años; y Eduardo Ocampo, de 60.

De aquí al fin de su mandato, en diciembre de 2019, el Gobierno provincial tiene como plan ampliar la capacidad del servicio penitenciario en 2331 plazas o el 8% de la capacidad actual.

De ese proyección, 1.718 plazas ya están en obra:

Mientras que las obras para sumar otras 613 plazas comenzarán en 2019:

Actualidad | 16 de noviembre

Foto: Javier Tovar / AFP

La esperanza resiste entre el fuego de California

“Voy a seguir buscando y esperar a que pase lo mejor”, dice Jhonathan Clark. Es la primera vez que Clark visita el lugar desde que hace una semana, cuando un incendio forestal devastó, como un tsunami, toda esta zona del norte de California. Ahora camina por el mar de escombros en el que se convirtió su casa en Paradise.

Su gran preocupación es encontrar a su hermano Maurice, su cuñada y su sobrino de seis años, de los cuales no ha tenido noticias desde que comenzó el infierno: “odio pensar que es una de las víctimas”. Las llamas se extendieron tan rápido que cientos de residentes no pudieron escapar. Hasta la fecha los incendios forestales en California han terminado con la vida de al menos 63 personas y 631 siguen desaparecidas.

 Lo primero que encontró Jhonathan al entrar a la propiedad fue el cadáver de su yegua Jadis, que no logró sacar cuando evacuó a su familia.
Foto: Javier Tovar / AFP

Jhonathan tenía la esperanza de ver una señal de su hermano entre las ruinas de la casa en la que ambos crecieron. Buscaba algo que dijera que Maurice y su familia estaban incomunicados, pero vivos: “Mi papá está empezando a perder la esperanza; sabe que Maurice no desaparecería de la faz de la tierra sin decirle nada a nadie. Haremos lo que sea para encontrarlo, vivo o muerto, porque eso es lo que hacemos los Clark, nos cuidamos los unos a los otros”, dijo a la AFP Jhonathan, que tiene una bebé de cuatro meses con su novia de toda la vida. Ambas están a salvo.

Foto: Javier Tovar / AFP

Su casa es una de los 12.000 inmuebles destruidos por las llamas. Clark entiende que todo es material y desde ya dijo que reconstruiría su casa y ayudaría a sus vecinos a hacer lo mismo. Hoy solo quiere encontrar a su hermano.

Actualidad | 15 de noviembre

Animación por Pablo Domrose

A un año de la desaparición del ARA San Juan: una conversación entre Marta Vallejos y Juan Carr

La hermana de Ceslo Vallejos, uno de los 44 tripulantes a bordo del submarino, habla con RED/ACCIÓN sobre cómo vivió este último año, y por qué es importante para los familiares que siga la búsqueda y que avance la investigación de las responsabilidades.


Actualización: con fecha 16 de noviembre de 2018, la Armada Argentina informó vía Twitter que identificaron al #AraSanJuan a 800 metros de profundidad.

Cultura | 16 de noviembre

Noviembre electronico Foto Sandra Cartasso

50 actividades y 12 sedes para el festival de arte, ciencia y tecnología

Hasta el 18 de noviembre se realiza la séptima edición de Noviembre Electrónico, un festival que une disciplinas como ciencia y tecnología con el arte. Se realiza en 12 espacios de la ciudad de Buenos Aires y ofrece más de 50 actividades gratuitas.

En las seis ediciones anteriores participaron más de 90 mil personas, que disfrutaron de actividades inmersivas en las cuales la sensibilidad está al servicio de la sorpresa. Como cada años, hay talleres, shows de música electrónica y charlas de robótica, videojuegos,  performances y muestras de realidad virtual y aumentada.

El festival comenzó el 9 de noviembre y termina el 18. La programación completa puede consultarse acá. Hay actividades en el Planetario, el Centro Cultural Recoleta, el CCK, y muchos más que pueden verse en el mapa aquí abajo.

Las sedes del festival, localizadas en el mapa de la Ciudad de Buenos Aires

Si bien desde hoy quedan solo tres días de programación, hay mucho para hacer. En la UNSAM se puede ver (o escuchar, más bien), Sonidos del antropoceno. El proyecto, realizado en colaboración con la Universidad de Cambridge, “captura la transición hacia esta época en forma sonora y visual, tomando datos de cinco indicadores principales que configuran la huella antropogénica: deposición de plutonio, plástico en los océanos, fabricación de aluminio, asentamientos urbanos, y deposición de partículas de carbono en los núcleos de hielo”.

El sábado en el CCK se puede conocer Klang: “Exhibición inmersiva y sensorial dedicada a los inicios de la música electrónica y concreta en la Argentina”.

Buenos Aires: Se presentó en el Centro Cultural San Martín la nueva edición de Noviembre Electrónico. Foto Prensa

Otra actividad interesante es Biodesign – Desde la nano a la macro escala. Se hizo una invitamos a alumnos a experimentar con materiales y observar sus estructuras a nanoescala. “Se cultivaron bacterias, hongos, algas y modificaron su crecimiento natural con herramientas externas que guían la biocreación en un patrón natural”, describe la página del proyecto. Es en la Sala E del Cultural San Martín.

Lo mejor para no perderse nada es entrar acá y ver la programación día por día. La cantidad de actividad y la especificidad de cada una resulta casi imposible describirlas en pocas líneas. Como todo evento experimental, nada mejor que meter las manos (y la cabeza, y la nariz y los oídos), y ver lo que la realidad tiene para ofrecernos. 

Futuro | 16 de noviembre

Animación por Pablo Domrose

FUTURO: Amazon comete errores por exceso de confianza y se ve obligada a recalcular

Bienvenidos a la primera edición de FUTURO, la newsletter de RED/ACCIÓN sobre tecnología. Acá no vamos a correr tras el último rumor del mundo de la tecnología, sino intentaremos entender cómo ésta afecta, tanto para bien como para mal, el mundo y nuestras vidas. Mi misión es entender (y ayudarte a entender) cómo las decisiones de los gigantes de la tecnología, la inteligencia artificial, las novedades tecnológicas o el mundo del gaming, por ejemplo, nos afectan de manera cotidiana. Espero que lo disfrutes.

1. Amazon comete errores por exceso de confianza y se ve obligada a recalcular

En los últimos días Amazon se vio envuelta en un par de polémicas. La primera, con AbeBooks, su marketplace de libros antiguos y usados para librerías de todo el mundo. La segunda, más grave y con consecuencias aún impredecibles, por la definición de la ubicación de sus nuevas oficinas en los EE.UU.

AbeBooks es una librería virtual que nació en 1996 y en el 2008 fue adquirida por la empresa: en su catálogo tiene libros raros, únicos y de segunda mano al que acuden todas las librerías independientes del mundo. Hace días Amazon anunció que AbeBooks cerraría sus operaciones para la República Checa, Polonia, Hungría, Corea del Sur y Rusia, entre otros. En pocas horas casi 600 pequeños revendedores de 27 países se unieron para protestar por esta decisión de Amazon retirando 3,5 millones de libros de la tienda digital. A las 48 horas Amazon se retractó, pidió disculpas, y desandó el camino.

La tormenta por la definición de la ubicación de sus dos nuevas sedes no será tan sencilla de apaciguar. Luego de meses de negociar con más de 10 ciudades de los EE.UU., Amazon anunció que sus nuevas oficinas se ubicarán en Long Island (en las afueras de Nueva York) y en Virginia (las afueras de Washington). El precio que ambas ciudades pagarán es alto: millones de dólares en exenciones de impuestos para una de las empresas más grandes del planeta. La demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, ganadora de las recientes elecciones en el Distrito 14 de Nueva York, salió con los botines de punta: “Amazon es una compañía de millones de dólares. La idea de que recibirá cientos de millones en exenciones de impuestos cuando nuestras comunidades necesitan más inversión es extremadamente preocupante”. ¿De cuánto habla exactamente Ocasio-Cortez? Nueva York pagará un promedio de US$48.000 por cada uno de los 25.000 trabajos que Amazon promete crear: un subsidio directo de US$1,5 mil millones. Se suman las voces críticas, por lo que no hay que descartar algunas modificaciones a la condiciones acordadas.

Recibí la newsletter Futuro

2. Pronostican la evolución de pacientes en estado vegetativo con inteligencia artificial

Hay quienes presentan a la inteligencia artificial (IA) como la próxima gran disrupción tecnológica. Y su impacto parece abarcar cada vez más ámbitos de la sociedad. En Beijing, un grupo de doctores estableció que no había esperanza de recuperación para una serie de pacientes en estado de coma. Los diagnósticos fueron re-evaluados utilizando inteligencia artificial, que predijo que algunos de ellos se despertarían en el lapso de un año. Efectivamente, así ocurrió.

Las actividades neuronales son inmensas y sofisticadas para ser analizadas en su totalidad por los médicos. Aquí es donde entró el rol de la IA que, a través de algoritmos de aprendizaje automático, pudo examinar en detalles los patrones neuronales y predecir su evolución. El paper completo es largo, pero muy interesante.

3. Si te caés, el Apple Watch puede llamar al 911 por vos

La última versión del Apple Watch (Series 4) además de las clásicas funciones de los relojes inteligentes, tiene una en particular que podría cambiar la suerte de personas mayores o con alguna discapacidad.

El reloj inteligente puede contactarse con un número de emergencia de manera automática después de “interpretar” que el usuario sufrió una caída. ¿Cómo lo hace? Su acelerómetro detecta la caída, luego intenta determinar si el usuario está bien pidiéndole que toque el reloj tras ejecutar una señal de alarma (como se puede ver en esta imagen). Si eso no ocurre, automáticamente llama al 911 (o al teléfono de emergencia asignado). Un detalle importante: la detección de caídas está apagada en el reloj inteligente por defecto, a no ser que el usuario lo active o se declare mayor de 65 años.

4. Google prueba taxis que se manejan solos

Los vehículos autónomos ya dejaron de ser contenido de película de ciencia ficción para convertirse en una realidad y Google, con la división llamada Waymo, es una de las compañías que más avanzada está en el desarrollo de esta tecnología.

El mes que viene la compañía planea lanzar un servicio de taxis que se manejan solos en Phoenix, Arizona, para competir con Uber y Lyft. En principio funcionará en un área de 250 kilómetros cuadrados. Si todo sale bien, veremos cómo poco a poco se expandirá a otros estados y, con el paso del tiempo, al mundo. Lo único que lo puede llegar a frenar son las regulaciones locales.
Parece que en el futuro la pelea no será entre los taxistas y los conductores de Uber, sino entre ellos y los vehículo autónomos.

5. El crecimiento de Facebook continúa desacelerándose

La era en la que Facebook aumentaba el número de usuarios de manera exponencial se terminó hace mucho. A nivel global la compañía continúa creciendo gracias a la expansión internacional, pero los analistas prestan atención a los números de Europa, Estados Unidos y Canadá, los mercados más maduros. En Europa se registró una caída en el último trimestre de un millón de usuarios, pasando de 279 millones a 278 millones. Mientras tanto en Estados Unidos y Canadá se estancó en 185 millones.

La compañía creada y dirigida por Mark Zuckerberg está re-enfocando sus esfuerzos en Instagram y en WhatsApp, un verdadero coloso dormido. Todo apunta a que muy pronto empezaremos a ver publicidades entre los Status de la app de mensajería como ya sucede en Instagram.

6. Las inversiones de Apple, Google, Amazon, Microsoft y Facebook contra las que nadie puede competir

El “mundo antiguo” era potestad de las automotrices, las petroleras y las entidades financieras. El nuevo mundo es de las tecnológicas, muchas veces mencionadas como GAMFA (Google, Apple, Microsoft, Facebook y Amazon). No sólo son las más grandes y fuertes, sino que además son las que cuentan con mayor capital para invertir.

Entre todas están gastando unos US$80 mil millones en bienes físicos. Desde maquinaria especializada para fabricar dispositivos, supercomputadoras, cables submarinos que transportan información de continente a continente, fábricas, terrenos y edificios. El gasto combinado es aproximadamente 10 veces más grande de lo que General Motors gasta anualmente en sus plantas, robots de ensamblaje de vehículos y otros materiales.

Mientas siguen creciendo y cuenta con el mayor capital global, algunos gobiernos europeos se preguntan: ¿No será hora de regular el avance de las gigantes digitales para moderar su posición dominante?

7. Quienes usan ad blockers navegan más

El uso de bloqueadores de publicidad no para de expandirse. Un estudio llevado a cabo por Mozilla [PDF], la compañía desarrolladora de Firefox, reveló que los usuarios que deciden instalar este tipo de extensiones en sus navegadores navegan mucho más. Midieron el uso entre distintos grupos y el resultado es espectacular: quienes usan ad blockers están un 28% online y visitan un 15% más de páginas.

El informe pone en negro sobre blanco la crisis de la publicidad digital, de la que hablan anunciantes, agencias y medios, pero sobre respecto de la cual nadie sabe bien qué hacer. Nadie está cómodo con el “peaje publicitario” que los usuarios digitales se ven obligados a pagar, pero nadie arriesga aún cuál será el modelo superador.

8. La aduana de Nueva Zelanda puede obligarte a desbloquear tus dispositivos

Una nueva ley de aduana en el país de Oceanía le permitirá a las autoridades pedirte las claves de tus dispositivos para acceder a ellos, tanto de tu smartphone como de tu computadora. Quienes se nieguen tendrán que pagar más de US$3.000. Lo hacen porque dicen que las diferentes organizaciones mafiosas cada vez utilizan más tecnología para llevar a cabo sus crímenes. Como si los verdaderos criminales no supieran que existe la nube para almacenar información.

9. Ualá, la app que revoluciona las finanzas

Pierpaolo Barbieri, con solo 31 años, es una de las personas más importantes en el mundo fintech de Argentina. Este millennial creó Ualá, la app que permite realizar operaciones financieras sin la necesidad de ser el titular de una cuenta bancaria. En su reciente ronda de inversión recaudó US$34 millones para expandir la operación. En una entrevista distendida a través de WhatsApp para RED/ACCIÓN, Iván Weissman habló con Pierpaolo, quien explicó cómo funciona la aplicación, por qué es tan importante para las finanzas en la región, y su visión sobre el futuro.

Lo de Amazon y la ciudad de Nueva York promete futuras batallas en frentes varios. Ya se desató el político y el ciudadano (esta semana hubo protestas en Queens) y no habría que descartar el judicial. Entre nosotros, volvieron las dificultades en la aduana para comprar productos a través de Amazon, pero ese tal vez sea tema de una próxima edición de FUTURO.

Por favor, si tenés algo para comentar, proponer o mejorar, escribime. Me interesa mucho tu opinión.

¡Gracias por acompañarnos!

Axel.

Recibí la newsletter Futuro

Cultura | 15 de noviembre

En el día de la filosofía, cinco charlas para seguir pensando el sentido de la vida

Un día del 2005, sin que fuera el aniversario del nacimiento de nadie ni que se descubra la piedra angular de la humanidad, la UNESCO declaró que el tercer jueves de noviembre de cada año se celebraría el día de la filosofía.

Ese tercer jueves este año es hoy, jueves 15. Es decir que mientras usted atraviesa los peligros mundanos de la existencia sin siquiera pensar en ellos, el mundo está celebrando la actitud opuesta: la de preguntarse el por qué de las cosas.

Vamos a las bases de una primera clase de filosofía de cualquier escuela (véase también el primer capítulo de Merlí, la serie catalana): filosofía significa amor a la sabiduría. ¿Tótems del género? Sócrates, Platón, Aristoteles, Descartes, Nietzche, Schopenhauer… y la lista sigue.

Según la UNESCO, “la filosofía es una disciplina que estimula el pensamiento crítico e independiente y es capaz de trabajar en aras de un mejor entendimiento del mundo, promoviendo la paz y la tolerancia”. Por eso, explican, hay que celebrarla al menos una vez por año.

Las cosas que se pregunta la filosofía son infinitas. Por qué nos debería importar es materia de otro artículo. Pero si por casualidad usted es de los que ya salió de la caverna (ya se desenchufó de la matrix, se emancipó, se bajó de la combi… las metáforas son infinitas), puede aprovechar el evento Socratica IV – Buenos Aires, un ciclo de charlas en el CCK.

Termina el viernes 16 y habrá conferencias de importantes pensadores locales e internacionales. Algunos de los invitados extranjeros están Nicholas Smith, Louis-André Dorion, Aldo Brancacci, Fiorenza Bevilacqua, Gabriel Danzig, Livio Rossetti, François Renaud, Noreen Humble, Donald Morrison y Joseph Bjelde.

Entre los locales están Claudia Mársico, Néstor Cordero, Lucas Soares, Ivana Costa, Pilar Spangeberg y Marisa Divenosa.

Qué ir a escuchar es cosa de cada quien. La programación completa puede verse acá. Si es de los que los viernes sale más temprano del trabajo, puede acercarse al CCK antes de las 16 horas y ver estas cinco charlas, tomar nota y después, ya con el subte vacío, irse pensando en el sentido de la vida.

La propuesta sería:

A las 16:00 horas en la Sala Federal con Mariana Gardella de moderadora, se darán tres conferencias:

  • Odile Van der Vaeren hablará de “La refutación del oráculo: ¿la irreligiosidad de refutar o la religiosidad de obligarse a pensar?”.
  • Cristina de Souza Agostini: “El Sócrates que hace reír”.
  • David Lévystone: “¿Sócrates el sofista? Reflexiones platónicas sobre el método dialógico de Sócrates en los primeros diálogos de Platón”.

A las 18:00 horas, también en la Sala Federal, Claudia Mársico presentará dos charlas más.

  • Nicholas Smith y Joel Martínez en la conferencia “Sócrates y la tesis de la suficiencia”.
  • Melina Tamiolaki presentará “Defendiendo a Sócrates. La persona autoral de Jenofonte en los Memorabilia”.
Opinión | 15 de noviembre

La comunidad como el eje de una sociedad próspera

Familias estables, buenos trabajos, escuelas sólidas, espacios públicos abundantes y seguros, y orgullo por las culturas e historia locales: estos son los elementos esenciales de las sociedades prósperas. Ni los mercados globales ni el estado-nación pueden abastecerlos adecuadamente, y algunas veces los mercados y los estados los socavan.

La economía enseña que la medida del bienestar de un individuo es la cantidad y variedad de bienes que puede consumir. Las posibilidades de consumo a su vez se maximizan al proporcionar a las empresas la libertad que necesitan para aprovechar las nuevas tecnologías, la división del trabajo, las economías de escala y la movilidad. El consumo es la meta; la producción es el medio para ello. Los mercados, en lugar de las comunidades, son la unidad y el objeto de análisis.

Nadie puede negar que esta visión de la economía centrada en el consumidor y en el mercado ha producido muchos frutos. La deslumbrante variedad de bienes de consumo disponibles en las megatiendas o puntos de venta de Apple de cualquier ciudad importante del mundo hubiera sido inimaginable tan solo hace una generación.

La irrupción de la desigualdad

Pero claramente no todo ha salido bien. Las divisiones económicas y sociales dentro de nuestras sociedades han provocado una amplia reacción en una amplia gama de entornos, desde Estados Unidos, Italia y Alemania en el mundo desarrollado hasta países en desarrollo como Filipinas y Brasil. Esta agitación política sugiere que las prioridades de los economistas pueden no haber sido del todo apropiadas.

Dos libros, uno de Raghuram Rajan y otro publicado este mes por Oren Cass, revisan nuestra cosmovisión económica y argumentan que deberíamos poner la salud de nuestras comunidades locales al frente y al centro de nuestras políticas públicas y nuestras vidas. Familias estables, buenos trabajos, escuelas sólidas, espacios públicos abundantes y seguros, y orgullo por las culturas e historia locales: estos son los elementos esenciales de las sociedades prósperas. Ni los mercados globales ni el estado-nación pueden abastecerlos adecuadamente, y algunas veces los mercados y los estados los socavan.

Los autores provienen de diferentes puntos de vista. Rajan es economista en la Universidad de Chicago y ex gobernador del Banco de la Reserva de la India. Cass se encuentra en el centro de derecha del Manhattan Institute for Policy Research y fue director de política nacional de la campaña presidencial del republicano Mitt Romney. No necesariamente se esperaría que un economista de Chicago o un republicano moderado tratara los mercados y la hiperglobalización con escepticismo. Pero ambos están perturbados por lo que ven como los efectos en las comunidades.

La importancia de crear comunidades

Rajan llama a la comunidad el “tercer pilar” de la prosperidad, tan importante como los otros dos pilares: el estado y el mercado. No menos que el poder estatal centralizado excesivo, escribe, la globalización no administrada puede desgarrar el tejido de las comunidades locales. Cass dice explícitamente que la política comercial y de inmigración de los Estados Unidos debería centrarse en primer lugar en los trabajadores estadounidenses.

Esto significa garantizar que los mercados laborales locales sean saludables y que haya muchos empleos en bienes con salarios decentes. Ambos autores enfatizan los beneficios del comercio y rechazan el proteccionismo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Pero están de acuerdo en que pudimos haber ido demasiado lejos en la hiperglobalización y no hemos prestado suficiente atención a los costos para las comunidades.

Cuando una fábrica local se cierra porque una empresa ha decidido subcontratar a un proveedor al otro lado de la frontera, se pierden más que los cientos (o miles) de empleos que se trasladan al extranjero. El impacto se multiplica a través de la reducción del gasto en bienes y servicios locales, lo que significa que los trabajadores y empleadores de toda la economía local se sienten afectados. Los ingresos fiscales del gobierno local también caen, por lo que hay menos dinero para gastar en educación y otros servicios públicos. La anomia, la desintegración familiar, la adicción a los opiáceos y otros males sociales suelen seguir.

La respuesta habitual de los economistas es pedir “una mayor flexibilidad en el mercado laboral”: los trabajadores simplemente deben abandonar las áreas deprimidas y buscar empleo en otros lugares. Pero como Cass nos recuerda, la movilidad geográfica debe ir acompañada de “la oportunidad de quedarse”. Incluso en tiempos de migración significativa, la mayoría de las poblaciones locales se quedaron y necesitaban buenos empleos y comunidades sólidas.

Alternativamente, los economistas podrían recomendar compensar a los perdedores del cambio económico, a través de transferencias sociales y otros beneficios. Dejando a un lado la viabilidad de tales transferencias, es dudoso que sean la solución. El desempleo socavará el bienestar individual y de la comunidad, incluso si los niveles de consumo se mantienen mediante subvenciones en efectivo.

En última instancia, es solo a través de la creación y expansión de empleos bien pagados que las comunidades locales pueden ser vitales. La propuesta de Cass es fomentar el empleo a través de subsidios salariales. Rajan enfatiza el papel de los líderes locales que pueden movilizar los activos de la comunidad, generar un compromiso social por parte de los residentes locales y crear una nueva imagen, todo en el contexto de políticas estatales más favorables y una globalización administrada.

Otros economistas han defendido programas de políticas industriales dirigidas regionalmente, fomentando asociaciones entre empleadores locales y universidades. Sin embargo, otros recomiendan el gasto público local, como programas de capacitación laboral para pequeñas y medianas empresas.

Las puertas que nos abren las nuevas tecnologías

No tenemos una buena solución sobre qué funciona mejor, y se necesitará una buena cantidad de experimentación de políticas para avanzar. Pero la urgencia de la acción se ve acentuada por el hecho de que las tendencias tecnológicas en curso amenazan con exacerbar los problemas existentes de las comunidades.

Las nuevas tecnologías digitales tienden a mostrar economías de escala y efectos de red, que producen concentración en lugar de localización de la producción. En lugar de difundir las ganancias, crean mercados que se llevan todos los ganadores.

La globalización de las redes de producción aumenta aún más estos efectos. La forma en que equilibramos estas fuerzas con las necesidades de las comunidades no solo determinará nuestras fortunas económicas, sino también nuestro entorno social y político. Como muestran Cass y Rajan, es un problema que los economistas ya no deberían ignorar.

Dani Rodrik, profesor de Economía Política Internacional en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard, es el autor de Straight Talk on Trade: Ideas para una economía mundial sana.

© Project Syndicate 1995–2018

Sustentables | 14 de noviembre

Sustentables: El año de la lucha contra la contaminación por plásticos

Quiero celebrar nuestra primera edición de SUSTENTABLES con esta pregunta: ¿Por qué esta newsletter es importante? Porque somos la primera generación que sufre los efectos del cambio climático en carne propia. Y somos la última que puede revertir la situación.

Cada semana espero sorprenderte con novedades sobre sustentabilidad en sus tres ejes: ambiental, económico y social, tanto de nuestro país como del mundo. ¡Bienvenidos entonces a este espacio de información para una acción que nos involucre a todos!

1. 2018: el año de la lucha contra la contaminación por plásticos

Más plásticos que peces en los océanos. Visualicen eso. De sólo pensarlo se me pone la piel de gallina. De no cambiar nuestros hábitos hoy, ese será el escenario con el que nos encontraremos en 2050. Esta alarmante proyección marcó el eje de los días internacionales de la Tierra, el ambiente y los océanos de este año con un mismo propósito: terminar con la contaminación por plásticos. La semana pasada el diccionario Collins destacó “single-use” como la palabra del 2018. El término se refiere a los plásticos “de un sólo uso”: aquellos que se utilizan una vez y se desechan, como sorbetes, botellas, bolsas, vasos. Aquellos que se impulsa a rechazar y reemplazar por alternativas reutilizables, como una botella de aluminio para recargar con agua. 

En vísperas del segundo aniversario de la prohibición de bolsas plásticas en supermercados, hipermercados y autoservicios de la ciudad de Buenos Aires, la Cámara de la Industria Plástica denuncia pérdidas económicas. Mientras tanto, 250 empresas se comprometen a nivel internacional a reconvertir sus procesos para reducir el uso del material. El cambio de paradigma comenzó. El desafío actual es adaptar a los comercios, las industrias y sobre todo, los hábitos ciudadanos.

Las cifras hablan por sí solas: cada año se vierten 8 millones de toneladas de plástico en los océanos, de modo que el 80% de la basura marina está hecha de plástico. En los últimos 10 años produjimos más plástico que en todo el siglo pasado. La popular portada de la revista National Geographic con una bolsa plástica simulando un iceberg se mantiene vigente con su interrogante: ¿Planeta o Plástico?

Recibí la newsletter Sustentables

2. Llega el G20: hablemos (y comprometámonos) con el cambio climático

Las políticas climáticas de los países del G20 aún no son compatibles con los objetivos del Acuerdo de París, principal documento consensuado globalmente para hacer frente al cambio climático. Ello se desprende de la edición 2018 del Brown to Green Report que hoy presenta la organización internacional Climate Transparency. El informe analiza el desempeño de este grupo de países en la acción ante el cambio climático.

¿Cómo está la Argentina -que preside el G20- según el informe? No muy bien: los subsidios a los combustibles fósiles y proyectos como Vaca Muerta amenazarían nuestro compromiso climático nacional. A dos semanas de la Cumbre de Líderes que se celebrará en Buenos Aires, los resultados del reporte despiertan la atención sobre el cambio climático. Y por una razón no menor: los países del G20 son responsables del 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

3. ¡Buena noticia! Se recupera la capa de ozono

Así lo confirmó un informe de Naciones Unidas publicado la semana pasada. El uso de aerosoles y líquidos de refrigeración (por ejemplo en heladeras) con clorofluorocarbonos (CFC) dañó históricamente la capa de ozono provocando su adelgazamiento. Con el Protocolo de Montreal firmado en 1987 se prohibió el uso de todo producto con CFC. Ahora comienzan a advertirse los resultados positivos de su cumplimiento: hay una mejoría en la capa de ozono, y su recuperación podría ser completa para 2030 en el hemisferio norte y para 2060 en la región antártica. Una noticia para celebrar porque protege a humanos y otros seres vivos de los rayos ultravioleta del Sol.

4. Vaca Muerta: la promesa económica que preocupa en lo ambiental

Un derrame de petróleo empañó los buenos augurios del gobierno nacional por uno de sus proyectos favoritos: el yacimiento no convencional de Vaca Muerta. El hecho ocurrió el 19 de octubre a 100 km. de Neuquén capital y afectó 45 hectáreas, según la versión oficial. Tres organizaciones presentaron una denuncia penal para que se investiguen las causas y las responsabilidades de la empresa y los funcionarios públicos.

En una necesidad mundial de reducir las emisiones contaminantes y con una transición global hacia las energías renovables ya en marcha, el proyecto de Vaca Muerta es criticado por su impacto en el ambiente y las comunidades locales. El interrogante ante estos casos es uno: ¿a qué costo ambiental nos desarrollamos económicamente?

5. Lo que mira el mundo: la Conferencia de Biodiversidad de la ONU

En Sharm el-Sheij, Egipto, comenzó ayer la 14° edición de la Conferencia de Biodiversidad de Naciones Unidas, bajo el lema “Invertir en biodiversidad para las personas y el planeta”. ¿Por qué es relevante? Porque tomadores de decisión de más de 190 países negociarán para aumentar la protección de los ecosistemas. Además, porque según el último Índice del Planeta Vivo de WWF, la Tierra ya perdió el 60% de los animales desde 1970 por actividades humanas. Se puede seguir lo que allí ocurra hasta el 29 de noviembre a través de Twitter.

6. Más parques nacionales: desde las aulas hasta el Congreso

Un carpintero rupícola, un zorro colorado y aves. De fondo, cactus de distintos tamaños. Una escena perfecta del Parque Nacional Los Cardones que se vislumbra en el dibujo de los niños de la Escuela Mariano Moreno N°25. La ilustración de distintos colores y texturas es la ganadora de un concurso que les permitirá viajar desde Paraje Corazzi, Buenos Aires, a ese mismo Parque para conocer con sus propios ojos la importancia de los parques nacionales para la conservación. Aún son múltiples los espacios ricos en biodiversidad en territorio argentino que esperan su protección como área protegida. Javier Drovetto realizó un minucioso análisis en RED/ACCIÓN para comprender cuáles son las regiones en situación de mayor urgencia. No se pierdan su nota.

7. Un festival para una vida saludable

Mariano Torre es actor, pero también construyó un EarthShip a partir de residuos en su Ushuaia natal. Dirigió el filme “NaveTierra, un nuevo mundo en el fin del mundo” para documentar esa construcción eficiente y brinda charlas para generar conciencia. Una de ellas se celebrará el próximo domingo 18 en el Festival Natural, un evento con actividades múltiples para incorporar hábitos en armonía con el ambiente. La entrada es libre y gratuita con inscripción previa. El lugar: Teatro Border (Godoy Cruz 1838), el 1° teatro sustentable de Argentina. Mi favorito en agenda: taller de huerta urbana en terrazas y macetas.

8. Ser sustentables: qué puede hacer cada uno de nosotros por un mundo libre de contaminación plástica

Comenzamos esta primera edición de SUSTENTABLES contándote el grave efecto de los plásticos en nuestros océanos. Pero tenemos una enorme oportunidad para modificar la situación. ¿Cómo? Acá van cinco propuestas concretas para comenzar a aplicar… ¿Quizás desde hoy?

  1. Rechazar los descartables (sorbetes, botellas, bolsas, vasos).
  2. Reemplazarlos por alternativas reutilizables para llevar en el bolso o cartera.
  3. Elegir productos con el menor packaging posible o en su versión reciclable. 
  4. Optar por artículos elaborados con plástico reciclado.
  5. Tirar los plásticos en su cesto correspondiente para reciclaje.
  6. Plus: transmitir el hábito a tus amigos, familiares, compañeros.

La lucha ante la contaminación por plásticos recién comienza. Es un pequeño reflejo del gran impacto que cada uno de nosotros puede tener con sus acciones cotidianas. ¿Vamos a desperdiciar la oportunidad de cuidar al planeta?

Por favor, si tenés algo para comentar, proponer o mejorar, escribime. Me interesa mucho tu opinión.

Escribime

¡Hasta el próximo miércoles con vaso reutilizable de café en mano!

Tais.

Recibí la newsletter Sustentables

Actualidad | 14 de noviembre

Foto: Romero José / Télam

Presupuesto 2019: ¿qué obras públicas mantendrá Nación y en qué provincias las hará?

El Presupuesto 2019 obtuvo esta madrugada la aprobación del Senado. La propuesta enviada por el Gobierno establece recortes en partidas sensibles como Educación y Cultura; Salud; y Ciencia y Técnica. Incluso, la inversión en obras y gastos de capital también cae: un 16% o un 62%, si se toma en cuenta que la inflación oficial prevista para el próximo año es de 34,8%.

A pesar del recorte, la inversión en obras públicas que Nación prevé ejecutar en el país, sin mediación de las provincias, se mantiene con relación al presupuesto de este año. En ese escenario, hay provincias, como Tucumán, que triplican la inversión que recibirían. Y otras, como La Pampa, que perderían un 30%, sin descontar la inflación.

Los datos surgen del proyecto de presupuesto enviado por el Ejecutivo al Congreso. En ese material, el Gobierno señala que prevé invertir $ 74.900 millones o el 1,79% del presupuesto en obras públicas que ejecutará directamente la administración Nacional. Para 2018, la previsión fue de $ 50.323 o el 1,73% del presupuesto.

Fuente: Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP)

En total, la apuesta de Nación es hacer 912 obras en todo el país. Son 163 menos que las proyectadas para este año. Las siguientes son las principales obras que incluyó el equipo económico de Hacienda en el presupuesto: 

Fuente: Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP)

Qué áreas podrían perder fondos. Si el presupuesto fuera aprobado tal cual fue enviado al Congreso, varias de las funciones más sensibles sumarían nuevos ajustes, ya que su participación en el presupuesto total viene en descenso desde 2016, cuando asumió la nueva gestión.

En esa línea se encuentra la inversión en Educación y Cultura; Salud; Ciencia y Técnica; Vivienda y Urbanismo; Agricultura; Industria; y Ecología y Medio Ambiente. Todas estas áreas perderían participación en el presupuesto total: bajarían entre un 20% y un 67% en relación a lo que le adjudicaron en 2015.

En cambio, si bien la participación de los fondos destinados a Promoción y Asistencia Social bajaría respecto a este año, se mantendría un 2,5% arriba respecto a lo destinado en 2015.

En contrapartida, la proporción de fondos destinada a pagar deuda pública crecería un 133% también en relación a 2015.

Opinión | 14 de noviembre

Foto: Cindy Ord / AFP

Trump post elecciones: poder en caída, furia en aumento

Los próximos meses pueden ser especialmente peligrosos. A medida que la posición política del presidente de los Estados Unidos se debilita y los obstáculos que enfrenta se incrementan, su inestabilidad representará un peligro cada vez mayor.

El drama de la presidencia de Donald Trump ha girado en torno de si un presidente extremista podría ejecutar un programa político extremista contra la voluntad de la mayoría de los estadounidenses. Hasta ahora la respuesta ha sido negativa; y el resultado de la elección intermedia lo hace mucho más improbable. Pero las crecientes frustraciones de Trump pueden llevarlo a un derrumbe psicológico, con consecuencias potencialmente angustiosas para la democracia estadounidense y para el mundo.

Trump ha buscado implementar su agenda radical de tres maneras distintas. La primera fue usar las mayorías republicanas en las dos cámaras del Congreso para tratar de aprobar leyes pese a la fuerte oposición popular. Este método funcionó una vez, con la rebaja del impuesto corporativo de 2017, porque los donantes del Partido Republicano insistieron en que se aplicara la medida; pero fracasó cuando Trump intentó derogar el Obamacare, ya que tres senadores republicanos se opusieron.

El segundo método es el uso de decretos ejecutivos para eludir al Congreso. Aquí los tribunales han intervenido reiteradas veces; la más reciente fue a días de la elección, cuando un tribunal federal de distrito suspendió los trabajos en el oleoducto Keystone XL, un proyecto al que los ambientalistas se oponen intensamente con el argumento de que el gobierno de Trump no presentó una “explicación razonada” de sus acciones. Trump ha abusado de su autoridad en forma reiterada y peligrosa, y los tribunales siguen forzándolo a retroceder.

La tercera táctica de Trump fue tratar de poner a la opinión pública de su lado. Pero a pesar de sus frecuentes mitines, o tal vez debido a ellos y a su vulgaridad incendiaria, el índice de rechazo de Trump ha superado al índice de aprobación desde los primeros días de su gobierno. En la actualidad, su índice general de rechazo es 54%, contra un 40% de aprobación (con aproximadamente un 25% de aprobación fuerte). No ha habido un cambio sostenido a favor de Trump.

En las elecciones legislativas, que Trump describió como un referendo sobre su presidencia, los candidatos demócratas para la Cámara de Representantes y el Senado superaron con creces a sus adversarios republicanos en términos absolutos. En la competencia por la Cámara, los demócratas recibieron 53.314.159 votos en el nivel nacional, contra 48.439 810 para los republicanos. En la competencia por el Senado, los demócratas superaron a los republicanos por 47.537.699 votos a 34.280.990.

Sumando los votos por partido en los últimos tres ciclos electorales (2014, 2016 y 2018), los candidatos demócratas al Senado superaron a los candidatos republicanos por unos 120 millones de votos contra 100 millones. Sin embargo, los republicanos mantienen una ligera mayoría en el Senado, donde a cada estado lo representan dos senadores sin importar el tamaño de su población, porque los republicanos tienden a ganar escaños en los estados menos poblados, mientras que los demócratas prevalecen en los grandes estados costeros y del medio oeste. 

El nuevo escenario para la Casa Blanca

Sin embargo, desprovisto del control de la Cámara de Representantes, Trump ya no podrá aprobar leyes impopulares. Sólo políticas con apoyo de ambos partidos tendrán una chance de ser aprobadas en las dos cámaras.

En el frente económico, las políticas comerciales de Trump se volverán todavía menos populares en los meses venideros, cuando agotado el estímulo efímero de la rebaja del impuesto corporativo, la economía estadounidense se enfríe como consecuencia de la creciente incertidumbre sobre la política comercial global, que paraliza la inversión empresarial, y del aumento simultáneo del déficit fiscal y de los tipos de interés. Los mendaces argumentos de seguridad nacional que adujo Trump para la suba de aranceles también serán objeto de cuestionamientos políticos y quizá judiciales.

Es verdad que Trump podrá seguir nombrando jueces federales conservadores con la casi certeza de que la mayoría republicana en el Senado confirmará sus nombramientos. Y en asuntos de guerra y paz, Trump actuará con un nivel de independencia terrorífico respecto del Congreso y de la opinión pública, un problema que aflige al sistema político estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial. Lo más probable es que Trump, como sus últimos predecesores, mantenga a Estados Unidos empantanado en guerras en Medio Oriente y África, pese a la poca comprensión o apoyo de la opinión pública.

Las nuevas vulnerabilidades de Trump

Sin embargo, hay tres motivos más para creer que el poder de Trump se debilitará significativamente en los próximos meses. En primer lugar, es muy probable que el fiscal especial Robert Mueller logre documentar ilícitos graves por parte de Trump, sus familiares o sus asesores cercanos. Antes de la elección Mueller mantuvo un perfil bajo, pero es casi seguro que pronto oiremos más de él.

En segundo lugar, los miembros demócratas de la Cámara de Representantes comenzarán a indagar en los manejos impositivos y comerciales de Trump, para lo cual tienen la potestad de dictarle intimaciones legales (subpoenas). Hay fuertes indicios de que Trump cometió actos de evasión fiscal importantes (como explicó hace poco el New York Times) y que enriqueció ilegalmente a su familia siendo presidente (una demanda que obtuvo vía libre judicial lo acusa de violar la cláusula de la Constitución referida a recibir dádivas de gobiernos extranjeros). Es probable que Trump ignore o resista las intimaciones, lo que puede ser el inicio de una seria crisis política.

En tercer lugar, y más importante, Trump no es un simple político extremista, sino que padece lo que el profesor Ian Hughes denominó hace poco “una mente en desorden”, llena de odio, paranoia y narcisismo. Según dos de sus observadores cercanos, el contacto del presidente con la realidad “seguirá disminuyendo” conforme enfrente cada vez más obstáculos políticos, investigaciones de sus manejos impositivos y comerciales, los hallazgos de Mueller y una oposición política fortalecida. Es posible que ya lo estemos viendo, en la conducta errática y agresiva de Trump desde la elección.

Los próximos meses pueden ser especialmente peligrosos para Estados Unidos y para el mundo. Conforme la posición política de Trump se debilite y aumenten los obstáculos que enfrenta, su inestabilidad mental será cada vez más peligrosa. Podría explotar de furia, despedir a Mueller y acaso tratar de iniciar una guerra o reclamar poderes de emergencia para restaurar su autoridad. Todavía no hemos visto a Trump totalmente enfurecido, pero es probable que lo veamos pronto, al estrecharse todavía más su margen de maniobra. En tal caso, mucho dependerá del funcionamiento del orden constitucional estadounidense.

Traducción por Esteban Flamini

Jeffrey D. Sachs es profesor de Desarrollo Sostenible, profesor de Gestión y Política Sanitaria y director del Centro de Desarrollo Sostenible en la Universidad de Columbia. También es director de la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

© Project Syndicate 1995–2018

Sociedad | 14 de noviembre

Intervención por Pablo Domrose

Qué es el género indefinido y por qué llegó para quedarse

El 2 de noviembre pasado, María Carolina González Devesa, de 32 años, se convirtió oficialmente en Carolina Gerónimo González Devesa: a un nombre de mujer y a uno de varón se sumó, en su documento y en su partida de nacimiento, la categoría indefinida de sexo.

Ocurrió en Mendoza, donde el Registro Civil procedió con una una resolución administrativa enmarcada en la Ley de Identidad de Género. Y fue el primer caso de sexo indefinido en el mundo. Pero ¿de qué hablamos cuando hablamos de “género indefinido”?

Hay mucha gente que no se siente ni hombre ni mujer, y ni siquiera trans. De hecho, en el Grupo de Atención a Personas Transgénero del Hospital General de Agudos Carlos G. Durand (uno de los pocos hospitales que en la Argentina atiende este tema), la consulta por el género indefinido o fluido es la que, en los últimos tiempos, más ha crecido entre los adolescentes, y hoy ocupa entre un 15% y un 20% de todas las consultas que se registran allí.

Frente a esta realidad, las taxonomías son escasas: el género ha pasado a ser flexible y su condición binaria ya parece algo de los tiempos del Arca de Noé.

“Soy una persona de género fluido, gender fluid nos dicen”, escribe SaSa Testa en el libro Soy Sabrina, soy Santiago: Género fluido y nuevas identidades, que es la primera autobiografía de una persona no binaria publicada en la Argentina. “Como sea, no me autopercibo ni totalmente mujer ni totalmente varón. Me chupa un huevo si, cuando me cruzan por ahí, me ven XX o XY o andrógino”.

SaSa Testa. Gentileza: Editorial Planeta

“Correrse del binario y saber que no se es ni hombre ni mujer”, dice ahora SaSa Testa, “te hace dar cuenta de que el mundo en sí mismo está pensado de una manera binaria, con una lógica dicotómica, que hace que estés adentro o afuera de algo”.

SaSa nació como Sabrina Betania pero más tarde se asumió como Santiago Nicolás Testa. Tiene 33 años, da clases de Castellano, Literatura y Latín, y ya había publicado antes otros dos libros. Aunque el mundo siempre espera definiciones, SaSa asegura que una persona puede elegir no darlas. En su libro escribió: “¿Qué lugar nos queda para lxs que no estamos a gusto ni allá ni acá? Me cuestan las certezas. La contradicción permanente también es una forma de habitar el mundo. No le debo a nadie la coherencia”.

El trámite que se siguió en el caso de Mendoza fue el mismo que en cualquier otro de cambio de identidad de género. “Cuando completó el formulario, le aconsejé que en el apartado de sexo pusiera: Ninguno, conforme me habilita la Ley de Identidad de Género”, dice Eleonora Lamm, la subdirectora de Derechos Humanos de la Suprema Corte de Justicia de la provincia, que acompañó a la persona que protagonizó este caso.

Luego del capítulo mendocino, dos diputadas nacionales (Silvia Horne y Lucila de Ponti, del Movimiento Evita) presentaron un proyecto para eliminar la categoría “sexo” de todos los documentos de identidad y papeles oficiales. “El Estado debe respetar el género autopercibido de acuerdo a cómo lo siente cada persona”, se lee en el texto.

La creciente liberalización de las identidades pone en jaque al sistema administrativo público: pensiones, salud y elecciones son sólo tres áreas, entre muchas, ordenadas de un modo binario. “Poco a poco se podrá ir demostrando que la categoría legal del sexo carece de sustento jurídico”, dice Eleonora Lamm.

“La categoría sexual no se corresponde con la Ley de Identidad de Género, que habla de ‘género’ y no de ‘sexo’. Por ende, no hay inconveniente en otorgar derechos sobre la base de otras pautas, o de ninguna pauta, o sin tener en cuenta el sexo”, dice Lamm. Cada área deberá adaptarse, y la jubilación se podría otorgar sobre la base de los años trabajados.

Alexis pasa música y tiene una línea de ropa.

Alexis tiene 22 años y no nació con este nombre, sino con un nombre femenino que hoy define como su “deadname”. De hecho, la única condición que puso para darme una entrevista fue que no le pregunte aquel primer nombre. “Ese otro nombre es como si fuera de otra persona”, dice. “Y no sé quién es esa otra persona”.

Ahora ocupa sus días trabajando en su propia línea de ropa, pero eso no le da mucho dinero y siente la precarización de una persona trans. Algunas noches organiza encuentros en los que pasa música. Desde que era una niña fue consciente de que había ciertas actividades de nena que le gustaban (jugar con muñecas y maquillarse) y también otras de nene (patear una pelota o mover autitos), pero recién a los 16 años, gracias a lo que encontró en Internet, comprendió que existían vivencias del género no clásicas.

Luego, en fiestas queer como Brandon, Eyeliner y Turbo, pero también en Facebook, tumblr y reuniones “marica-queer”, vislumbró lo que llama “un escape del mundo cis heternormado” y conoció a muchas de sus amigas trans, fluidas y no binarias que le dieron empoderación y contención en momentos confusos, difíciles.

“Yo no me siento una chica, pero tampoco quiero ser del todo un chico”, dice Alexis. “Me muestro acorde a mis ganas y defino mis tiempos de fluctuación de un género a otro. Hay puntos del espectro que me gusta habitar más tiempo que otros”.

Hace un tiempo inició un tratamiento de reemplazo hormonal que le produjo cambios en la voz, en el vello corporal y en la contextura física. No lo hizo para verse completamente como un varón, sino para explorar ese territorio incierto que existe en su propio cuerpo. “Se siente como muchas emociones juntas”, explica. “Es gratificante porque me veo como creo que soy, con mis estándares de belleza, en un cuerpo no binario. Así quise construirme. Pero también da miedo. Porque cuando cambiás tu imagen te exponés a violencias y discriminaciones para las que nadie te prepara”.

Alexis eligió su nombre por su cualidad unisex. Y también eligió un segundo nombre, Perseo, porque significa “destruir”. “Tuve que destruir muchas cosas para ser quien soy ahora”, dice.

Adrián Helien, médico psiquiatra y director del GAPET (Grupo de Atención a Personas Transgénero), en el Hospital Durand. Foto: JS.

Al mismo tiempo que en Mendoza se labraba ese primer documento de identidad de sexo indefinido, el género fluido se consolidó como uno de los grandes temas en el XXV Simposio de la Asociación Mundial de Profesionales de la Salud Transexual, que se celebró en Buenos Aires. Y también será un tema principal en el próximo Congreso Argentino de Psiquiatría, en Mar del Plata, en abril del año que viene.

“Es el gran tema”, dice Adrián Helien, médico psiquiatra, director del Grupo de Atención a Personas Transgénero (del Hospital Durand) y autor del libro Cuerpxs equivocadxs: Hacia la comprensión de la diversidad sexual (en coautoría con la periodista Alba Piotto). “Hay que deconstruir las categorías binarias aunque puedan ofrecer un carácter tranquilizador: el género no soporta las clasificaciones estancas”.

En su sala de consultas, Helien acompaña a los pacientes en su búsqueda. “Algunos hacen un tratamiento hormonal, otros no”, dice. “La solución tiene que ser a medida de cada uno. Se trata de la diversidad corporal y de las distintas conformaciones corporales. Sin extremos”.

Dentro de lo incierto, es claro que estamos viviendo un radical cambio de época y que no hay vuelta atrás. “En lugar de insistir en que los hombres y las mujeres pueden ser y pueden hacer cualquier cosa, yo y otras personas no binarias nos preguntamos por qué sólo categorizamos a las personas como mujeres y hombres”, escribe, en un artículo titulado Why be nonbinary? (publicado en aeon), el profesor de Yale Robin Dembroff.

Sigue: “Las preguntas por las categorías que deben guiar nuestra vida social no pueden responderse describiendo el mundo, porque lo que en realidad preguntan es cómo debemos describir el mundo. Son preguntas normativas. Los filósofos han discutido durante mucho tiempo las razones por las cuales algunas categorías son mejores que otras. Las identidades no binarias nos obligan a colocar las categorías binarias de género bajo un escrutinio similar a las consideraciones morales y políticas. Debemos preguntarnos no solo cuáles son estas categorías, sino también si debemos continuar usándolas, y por qué”.

SaSa Testa, a su modo, lo dice más crudo: “Al principio, cuando no podía verbalizar casi nada de esto, quizás era un poco más condescendiente con los demás. Ahora, en cambio, no puedo dar más definiciones que ésta: no soy ni hombre ni mujer”.

Sociedad | 13 de noviembre

El rap contra la adversidad

Alfonso Mendoza, también conocido como “Alca”, es cantante de rap y nació sin piernas. Su discapacidad es producto de una condición llamada agenesia femoral, donde el fémur no se desarrolla en la gestación. Es uno de los millones de venezolanos que han cruzado la frontera colombiana huyendo de la crisis económica y humanitaria de su país. Hoy gana la vida con sus interpretaciones en los buses de Barranquilla.

Hace muchos años, Mendoza decidió que prefería movilizarse en patineta y no volvió a usar su silla de ruedas. Practica deportes extremos, da conferencias a jóvenes en situaciones vulnerables y se ha convertido en un ejemplo de cómo superar la adversidad.

Foto: Raul Arboleda / AFP

El fotógrafo Raúl Arboleda de AFP ganó el segundo premio de la categoría Picture Story/Essay del prestigioso Atlanta Photojournalism Seminar por este reportaje gráfico sobre Alfonso Mendoza.

Foto: Raul Arboleda / AFP
Sociedad | 13 de noviembre

Ilustración por Pablo Domrose

7000 artesanos del país necesitan vender sus tejidos y ya hay una manera de contactarlos directamente

Berta Ponce tiene el telar a la sombra de un algarrobo porque en Santiago del Estero siempre hace calor. Aprendió a tejer viendo a su mamá y su mamá aprendió de su abuela. Lleva 50 de sus 64 años hilando lana de oveja y tejiendo.

Su especialidad son los ponchos e imagina “un milagro”: fantasea con que ahora que su celular está en un registro online de artesanos textiles, un grupo de folklore la llama y le encarga seis ponchos. Tendrá trabajo para un año y compensará lo “justo” que vive con la jubilación mínima. Se sentará a tejer “como lo hacía mamá, en el lugar más fresquito, debajo del algarrobo”.

Berta vive en el campo, en Villa Atamisqui, a 120 kilómetros de la capital santiagueña. Es una de los 6.900 artesanos y artesanas -95% son mujeres- que fueron identificados e incluidos en un registro de hilanderos y tejedores del país que sirvió para armar una plataforma desde la que cualquier persona puede contactarlos.

Los objetivos son varios: darle visibilidad a su trabajo, apuntalar sus economías familiares y fomentar el trabajo en red. En la medida que se logren esas pautas, se podrán sostener cadenas productivas regionales y será más sencillo preservar oficios tradicionales de gran patrimonio cultural.

Berta Ponce teje en Santiago del Estero. Usa un telar “plantado” o sujeto con palos fijos a la tierra. Foto: ReNATRA

“Intentamos darle voz a artesanos que trabajan de manera silenciosa y que por lo general están ocultos debajo de los intermediarios”, asegura Sofía Marré, del Centro Textil del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), que trabajó en el armado del registro junto al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Secretaría de Cultura de la Nación.

Marré explica que el Registro Nacional de Artesanos Textiles de la República Argentina (ReNATRA) no tiene antecedentes en el país y crea un canal directo con el consumidor. “El artesano va a tener que aprender a administrar y negociar con quien los llame, pero achica el camino y le abre puertas para darse a conocer en el mercado, que pueden ser empresas, diseñadores o particulares”.

Fuente: ReNATRA

Contactá a un artesano

El primer aporte del registro es saber dónde están los artesanos y quiénes son: cómo se llaman, en qué parajes viven, cómo se los puede contactar y qué tipo de tejido o hilado hacen.

“Yo hago el hilado del vellón de oveja en un rueca, que es una máquina de pie. Y después sé tejer en telar de cintura y a dos agujas”, cuenta Lucrecia Cruz, que nació en Salta y ahora, a os 57 años, vive en Huacalera, muy cerca de Tilcara, en Jujuy.

Lucrecia es aimará, aprendió el oficio de su mamá y teje en grupo junto a otras 10 personas. “Hacemos guantes, mantas, pie de camas y alfombras. Le vendemos a gente que después lo vende en Buenos Aires. También vamos a ferias. Pero el oficio se está perdiendo. Lo que necesitamos son más pedidos. Nosotras podemos hacer hasta 20 piezas más por mes”, asegura y cuenta que ya tienen un perfil en Facebook.

Lucrecia Cruz compra el vellón de oveja y hace el hilado con la rueca. Teje mantas, alfombras y pie de camas en Huacalera, Jujuy. Foto: Familia Cruz

El relevamiento se empezó a trabajar en 2013 y no es definitivo, ya que se amplía a medida que se logra ubicar o se suman espontáneamente más artesanos. Hay criollos, como Berta; comunidades de pueblos originarios, como Wichí o Qom; colonias de inmigrantes europeos, como en el Litoral; y también artesanos urbanos.

“Dentro del rubro artesanos, el textil es el más numeroso del país. Son mucho más que los orfebres o los que trabajan la madera o el cuero”, asegura Roxana Amarilla, directora del Mercado Nacional de Artesanías Tradicionales de la Argentina (MATRA), que depende de la Secretaría de Cultura.

Roxana reconoce que no saben exactamente cuántos artesanos textiles hay en el país ni cuánto aportan al PBI. “Esa información es una deuda pendiente”, dice y resalta que el registro es un primer paso. Afirma que ayudar a sostener el trabajo que hacen estos 6.900 artesanos es ayudar a sostener una “manifestación viva de la cultura”.

El registro logró reunir artesanos de todas las provincias. Formosa (1.371 artesanos) Neuquén (792), Salta (511), Buenos Aires (489), Río Negro (432) y Chubut (386) son las que más artesanos relevados tiene.

Sobre el tipo de fibras, la mayoría trabaja con lana de oveja y camélidos, como llamas, guanacos y vicuñas. Aunque también hay algunos, como las artesanas wichí, que usan vegetales, como el chaguar, que es una planta fibrosa con las que tejen las carteras conocidas como yica.

Arte y Esperanza es una ONG que desde 1986 compra y vende artesanías hechas por comunidades de pueblos originarios en dos locales, uno en San Isidro (provincia de Buenos Aires) y otro en el barrio porteño de San Telmo. Trabaja con 500 artesanos de pueblos Qom, Wichí, Pilagá, Kolla, Mapuche, Guaraní, Diaguita y Chané. Y tienen un catálogo online:

Mirá el catálogo de productos

“Lo que hacemos es comprarles sus productos a un precio justo y así acompañar el desarrollo y reconocimiento cultural. De hecho, pagamos los productos por adelantado. Por eso creemos que visibilizar su trabajo con este registro es importante”, considera Sebastián Homps, vocero de la ONG, que en lo que va del año invirtió $1.200.000 en la compra de artesanías, un 15% textiles.

La ONG Arte y Esperanza le compra a un precio justo las producciones de 500 artesanos de comunidades de pueblos originarios. Foto: Arte y Esperanza

La importancia productiva de la actividad artesanal textil se basa en que son muchos los actores que participan. En la obtención de la materia prima intervienen criadores de animales, esquiladores y transportistas. También hay personas que trabajan en el armado de las herramientas, como el telar y sus partes. Y dentro de ese proceso, algunos aportan maderas.

En el hilado y en el teñido se suman nuevos roles, incluso niños y niñas que hilan an­tes de saber tejer. En los distintos momentos de la ejecución del tejido, suele haber mujeres u hombres que tienden la urdimbre y combinan los colores en el momento del armado de la urdimbre. Luego hay quie­nes simplemente pasan la trama para armar el tejido.

“Esa trama social sustenta la actividad textil y, a su vez, es la actividad textil la que, en gran par­te, genera profundas relaciones sociales que suelen extenderse no solo a lo largo de una familia sino a lo largo del pueblo y de una región”, analiza la investigadora del Conicet, Cecilia Pérez de Micou en el libro “Reflexiones sobre las artesanías argentinas”.

Por eso el producto textil es reconocible como originario de un lugar aunque aparezca en otro muy alejado. Estos textiles son un sello de origen, una marca de identidad que está relacionada con la aceptación tácita de todos y cada uno de los que intervienen, sigue Pérez de Micou.

Tapiz del monte de la artesana Negucha Mendoza, en Catamarca. Foto: ReNATRA.

En general, la mayoría de los artesanos hacen, en paralelo, alguna actividad. Tienen cultivos o crían animales. O tienen un empleo público de medio tiempo. Pero también hay excepciones en las que la producción de artesanía textil es el principal sostén de la economía familiar: pasa en pueblos como Londres (Catamarca), Iruya (Salta), Victorica (La Pampa) o Valcheta (Río Negro), por citar algunos.

Para Mario Vucetich, un porteño de 67 años, las artesanías textiles fueron (y son) su sustento de vida desde los 19 años. Mario es autodidacta y tiene su taller en La Paternal. “Mal no me fue. Tengo mi casa, mi auto y crié a mi hijo. Yo lo que hago son artesanías urbanas, pero con la misma técnica del telar europeo que introdujeron los españoles en el 1700”, cuenta.

Cuando alguien le pregunta cuánto tarda en hacer una manta de unos 2 metros cuadrados, tiene una respuesta armada que ayuda a explicar por qué es necesario visibilizar su trabajo, que sea rentable y que encuentre herederos de ese saber: “Me preguntás eso y te digo que tardo 40 años. Ese es el tiempo que me llevó aprender a preparar la urdimbre, enhebrar 2 mil hilos y tejer en un telar del 1700”.

Sociedad | 13 de noviembre

Alicia Caballero: “Nada impide que una mujer se destaque en su vida profesional si se lo propone”

Para la decana de Económicas de la UCA, hay características propias de la mujer le dan un sesgo diferencial a las propuestas de política económica pero las empresas aún deberían tomar nota para adoptar sistemas laborales compatibles con la maternidad.

Sociedad | 13 de noviembre

Unicef advirtió que el encierro de adolescentes castiga a los pobres y es ineficaz como sanción

El organismo de la Naciones Unidos relevó las condiciones en las que viven los adolescentes encarcelados en centros de detención del país y llegó a la conclusión de que se trata de una “medida sancionatoria ineficaz para cumplir con los fines educativos y de reinserción social”.

El estudio expone que durante el encierro suelen ser maltratados y viven en condiciones ilegales. Además advierte que es un método de sanción “selectivo” porque la mayoría de los adolescentes recluidos vienen de hogares pobres, vivieron en la calle o no iban a la escuela.

Cómo llegaron a esas conclusiones. Unicef encuestó a 508 adolescentes, lo que representa el 40% de los 1305 detenidos del país que atraviesan algún conflicto con la ley penal.

Las encuestas se hicieron buscando que sean representativas del universo total, de forma tal que se pudiese establecer un diagnóstico. El trabajo ya está online y puede ser consultado.

Crédito: ©UNICEFArgentina / Pepe Mateos

Cuál es la trayectoria de los adolescentes. El informe es concluyente respecto a que las detenciones recaen sobre quienes durante su infancia y adolescencia fueron vulnerados en sus derechos elementales.

  • El 94,3% son varones, y 7 de cada 10 tiene 16 o 17 años.
  • La mitad no iba a la escuela cuando los encerraron. Y el 77% había repetido.
  • 1 de cada 3 chicos encerrados llegó a vivir en la calle.
  • Un 14% pasó por un hogar porque sufrió violencia y maltrato en su casa.
  • El 61% empezó a trabajar cuando tenía menos de 16 años, la mayoría en albañilería.
  • La mitad de los chicos consumió cocaína y psicotrópicos (pastillas). Y 23%, pasta base.
  • 1 de cada 4 adolescente tiene al menos un hijo a cargo.
  • Solo el 40% dijo haber recibido alguna ayuda del Estado en la casa donde se crió.

“El sistema de justicia juvenil es claramente selectivo”, advirtió Hernán Monath, especialista en Protección de Derechos y Acceso a la Justicia de Unicef. “El estudio muestra que los adolescentes que ingresan a los centros son los que tienen mayor vulnerabilidad y menores recursos para enfrentar tanto los riesgos sociales como el proceso penal, y eso determina que se los encierre”, agregó.

Monath fue categórico respecto del rol del Estado antes y durante el encierro: “Hay una ausencia marcada del Estado para garantizarles tempranamente derechos básicos, pero una intervención férrea a través del sistema penal y las medidas de encierro cuando se les imputa haber infringido la ley”, explicó.

Qué ocurre durante el encierro. Como la mayoría de los adolescentes no pudo acceder a derechos fundamentales (como casa, afecto y educación), Unicef resaltó que es necesario que los centros restituyan esos derechos. Sin embargo, en gran medida ocurre lo contrario:

  • El 30% fue maltratado durante el encierro, principalmente física y verbalmente. Mayormente señalan al personal de seguridad. Y el 89% afirma que no pudo hacer ninguna denuncia.
  • Entre quienes sufrieron maltrato, el 3,2% aseguró que le suspendieron las comidas.  
  • El 27% no va a la escuela durante el encierro.
  • El 54% nunca habló con el juez que lleva su causa y el 71% no sabe cuánto permanecerá recluido
  • Casi la mitad de los detenidos dijo que la comida era insuficiente.
  • El 48,3% de los detenidos es reiterante.

Por qué es importante el estudio. Para tener un diagnóstico respecto de cuál es el trayecto de los adolescentes detenidos y en qué condiciones están. Además, permite discutir políticas públicas con información.

“En el debate público sobre la reforma pendiente del sistema de justicia juvenil argentino, se suelen escuchar argumentos que señalan la necesidad de aumentar las sanciones penales, incluyendo las medidas privativas de libertad, como estrategia adecuada para mejorar su efectividad. Sin embargo, estos argumentos no presentan en ningún caso evidencias que permitan establecer la relación entre el aumento de las penas y el logro de los objetivos de inserción social y posterior desistimiento por parte de las y los adolescentes que cumplen sanciones privativas de la libertad”, argumentó Ana de Mendoza, representante de Unicef en la Argentina.

Qué propone Unicef.

  • Se deben aplicar políticas públicas para garantizar la igualdad de oportunidades y evitar que derechos fundamentales no estén asegurados en los niños y adolescentes.
  • Promover un sistema de justicia juvenil especializado, centrado en la prevención del delito y en las causas que podrían originarlo.
  • Impulsar medidas alternativas, como mediaciones, reparación de daño, probation, entre otras herramientas.
  • Crear y fortalecer mecanismos de supervisión y monitoreo de los centros de encierro.
  • Reforzar los programas que acompañen el egreso y permitan el trabajo articulado con las familias.
  • Destinar recursos públicos suficientes al trabajo con adolescentes.
Salud | 14 de noviembre

Cómo es la vida de los niños con diabetes de tipo 1 y por qué la información es vital

Theo tiene 12 años y vive con diabetes desde los 2. Es diabetes de tipo 1, una enfermedad crónica que se caracteriza por la falta de producción de insulina y, en consecuencia, por el aumento de la glucosa en la sangre. Theo se cuida y toma precauciones pero, por lo demás, hace una vida normal.

Los niños y los adolescentes tienen más chance de desarrollar diabetes de tipo 1 que cualquier otra enfermedad crónica. Hoy es el Día Mundial de la Diabetes y en una charla que tuvo lugar el viernes pasado, organizada por el Centro de Información de Naciones Unidas (CINU) y por la Asociación para el Cuidado de la Diabetes en Argentina (CUI.D.AR), siete niños, algunos de sus padres y dos médicas contaron cómo es el asunto.

“Desde los 2 años, me empecé a medir [la glucosa] seis veces por día, empecé a contar todos los carbohidratos que comía y a aplicarme insulina”, dice Theo. “Porque si no, la glucosa me subía por las nubes”. Theo sabe que una medialuna se come a conciencia, y algunas otras cosas por el estilo que sus amigos desconocen. “Esto no es tan fácil de manejar, pero tampoco es imposible”, dice. “Depende de si sos responsable o no”.

Crédito: Cui.d.ar

Una persona puede ser diagnosticada con diabetes de tipo 1 a muy temprana edad, pero si recibe atención constante (lo que los médicos hoy llamaron estar “bien adherido” a un tratamiento), su expectativa de vida es la misma que la de alguien sin diabetes de tipo 1. Una de las médicas mencionó el caso de una paciente que actualmente tiene 82 años y que fue diagnosticada a los 7. Y el de Elizabeth Hughes Gossett, que en 1918 se convirtió en una de las primeras niñas en ser tratadas con insulina y que, luego de unos 42.000 pinchazos, alcanzó los 75 años, una carrera como jueza y la maternidad de tres hijos.

¿Cuáles los signos más claros de la diabetes de tipo 1? El niño o la niña toma mucha agua, orina mucho y pierde peso.

Según un estudio de 2011 del Comité de Pediatría de la Sociedad Argentina de Diabetes, el 12% de los chicos con diabetes de tipo 1 en nuestro país tienen menos de 12 años. Pero muchos pediatras no están demasiado entrenados en la detección temprana de esta condición: a menor edad, el diagnóstico se hace menos claro y tarda más en llegar. Hay casos de bebés con diabetes de tipo 1 en los que se creyó que sufrían de asma, de infecciones gastrointestinales o de cuadros meníngeos.

Mientras tanto, el Senado argentino tiene en carpeta un proyecto de ley para ordenar protocolos respecto a niños con diabetes en las escuelas.

“Los chicos pueden comer de todo, pero antes de hacerlo tienen que medirse la glucosa y aplicarse insulina”, dice Gabriela, la madre de Theo. “Es muy abrumador al principio y uno cree que no va a poder. Pero después los chicos se adaptan, hacen un hábito y saben que el ejercicio también es muy bueno”.

Conocé la campaña #VivirConDiabetesNoImpideSoñar