Por qué es importante ser auténtico | RED/ACCIÓN
- Cómo las organizaciones interactúan con sus públicos -  Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Por qué es fundamental que seamos auténticos y nos dejemos ver como somos

Brené Brown es una académica y escritora de la Universidad de Houston, especializada en temas como la vulnerabilidad, el coraje, la vergüenza, y la empatía. También es autora de los best sellers: "Los dones de la imperfección"," El poder de ser vulnerable", y "Más fuerte que nunca". En esta breve entrevista explica qué distingue a aquellos que creen ser dignos de amor y aquellos que no.

Brené Brown, mujer rubia de pelo corto, mira de frente a la cámara.

¿Cómo es que llegaste a la vulnerabilidad como tema de estudio?
—Una investigación que hice expandió mi percepción y cambió la manera en que vivo, amo, trabajo y crío a mis hijos. Empecé por el tema de la conexión, porque estamos acá por la conexión entre nosotros, es lo que da un propósito y un sentido a nuestras vidas. No importa tu tema de investigación, lo que te das cuenta es que la capacidad de sentirse conectado con otros es, desde el punto de vista neurobiológico, la razón por la que estamos acá. Pero cuando se le pregunta a la gente sobre su conexión con otros, te hablan de la desconexión que sienten. Empecé a indagar sobre eso y descubrí que lo que parece hacer que la gente se sienta aislada es la vergüenza, que es un miedo a la desconexión. Es universal, todos lo tenemos, y lo que está detrás es el sentimiento de “no soy lo suficientemente bueno”. Eso me llevó a estudiar la vulnerabilidad.

—¿Qué descubriste con tu investigación?
—Para que suceda la conexión, tenemos que permitirnos a nosotros mismos ser vistos como realmente somos. Yo odio la vulnerabilidad, así que pensé que era una oportunidad para deconstruir la vergüenza estudiándola por un año y pasar a otra cosa. La historia no terminó bien: mi año se convirtió en seis, miles de historias, cientos de entrevistas en profundidad y focus groups… Y tuve que organizar eso. Escribí un libro, lo publiqué, pero algo no estaba bien. Sucedía que yo había dividido a la gente en dos grupos. En uno de ellos, la gente tenía sentido de que valían la pena, se sentían amados, pertenecían. Y en el otro había gente que se la pasaba dudando si eran lo suficientemente buenos. Había una sola cosa que los distinguía: los primeros simplemente creían que eran dignos de amor. Por eso quise entender mejor qué llevaba a los otros a pensar que conectar con ellos no valía la pena.

¿Qué características tenían los que se sentían “que valían la pena”?
—Lo que hice fue tomar todas las entrevistas en las que veía esa idea de “valgo la pena” y buscar qué tenía esa gente en común. Lo que tenían en común era un sentido del coraje, la compasión y la conexión. Distingo el coraje de la valentía. Coraje viene del latín cor, que significa corazón, y la definición original es “contar la historia sobre quién sos con todo tu corazón”. Esta gente, dicho de manera simple, tenía el coraje de ser imperfecta. Tenían la compasión que les permitía ser amables consigo mismos antes, y después con los demás. Y tenían conexión: a causa de su autenticidad, tenían la voluntad de ignorar quiénes pensaban que debían ser para aceptar lo que eran, lo cual es imprescindible para conectar con los demás. Lo otro que tenían en común era que abrazaban su propia vulnerabilidad: creían que lo que los hacía vulnerables los hacía más hermosos. La vulnerabilidad no era cómoda, pero sí necesaria.

Las tres preguntas a Brené Brown están tomadas de la presentación “The power of vulnerability” dada en el contexto de TEDxHoustonTexas en 2010. Para acceder a la presentación completa, podés hacer click acá.


***

Esta entrevista fue publicada originalmente en Comms, la newsletter sobre comunicación institucional y corporativa que escribe Juan Iramain. Podés suscribirte en este link.


Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.