Sustentabilidad | RED/ACCIÓN
Sustentabilidad | 15 de marzo de 2019

Intervención: Pablo Domrose

Pirate fishing: the looting of 400 foreign ships that hide across the coasts of Chubut

Link to the Spanish version

The last chase took place one year ago: a coast guard of the Argentine Coast Guard chases a Chinese ship that was fishing illegally at the level of the San Jorge Gulf. The ship managed to escape but had to pay a fine. One month before that, a Spanish ship did the same but was arrested and had to pay a 7,5 million dollar fine.

What happened last year with those two vessels was an exception. Since most of the 400 foreign ships that fish without any type of control do it further than the 200 miles level, some 321 kilometers from Comodoro Rivadavia, where Argentina cannot do anything since on that region the sea is not Argentine. In this article, we tell you the way that fleet works, to which countries it belongs, which species it sweeps over, how all this affects national production, where does that fleet unload the catch, and how many seamen died during a cruel practice that worries U.N.

On January 16, the conservationist Milko Schvartzman counted at least 300 fishing vessels between parallel 42 and 46, across the coasts of Chubut, but beyond mile 200, where waters are international. He did not need to overfly the area. He simply entered a platform where most of the vessels are located in real time with the aid of satellites.

“They are pirate ships because nobody controls what or how they fish. They hide behind mile 200, where international Laws do not regulate the exploitation of fishing resources”, says Milko, who leads the project Oceanosanos, whose headquarters is in Montevideo and that is financed by Leonardo Di Caprio’s Foundation.

There is no need to simply believing in him. We rather look at this satellite shot and observe how ships pile in across Chubut, behind the red line that signals the end of Mar Argentino, up to where the Coast Guard has the authority of monitoring that everybody fishes with due permission.

Each yellow circle stands for a fishing vessel. Source: Oceanosanos

Squids are razed

Most of the ships are Chinese, around 40% of them. The rest are from South Korea, Taiwan, and Spain. Almost half of them look for squid.

“They fish between 200 thousand and 1 million tons every year. Mostly, they catch squid, but also hake, Patagonian Toothfish and pollack”, details Eduardo Pucci, manager of the Organization for the Protection of the Natural Resources of the SouthWest Atlantic (OPRAS in Spanish), a local NGO (non-governmental organization) that has the support of the national fishing industry.

In the opinion of Oceanosanos, that “pirate” fishing turns over at least U$S800 million a year. In the opinion of OPRAS, that amount is never less than U$S3,000 million, U$S1,000 more million than all fishing exports of Argentina.

Devastating a naturally rich area

Satellite images are too expressive. All ships in the same area. And this has an explanation. That area, that is in part known as the Blue Hole, is very special and rich in resources.

“The special thing is that the continental shelf goes a little bit beyond mile 200. The drop starts some miles further out at sea. Close to this area, between the shelf and the drop, there is a huge migration of squid. And ships take advantage of the benefit that all this takes place out of the exclusive Argentine economic area”, explains the marine biologist Claudio Campagna, manager of the Forum for the Conservation of the Patagonic Sea, made up of 16 NGOs, among them Fundación Vida Silvestre, Aves Argentinas, and FARN.

The damage to the environment and to marine biodiversity are hard to measure since there are no records of what is fished. “What we do can say is that damage exists, absolutely. This is damage to the abundance of species and on diversity”, states Campagna.

Milko, from Oceanosanos, adds that the squid is at the center of the marine food chain. “If one attacks the species from which most of the other fish depend, one attacks the whole ecosystem”.

In the opinion of Javier García Espil, national manager of Environmental Management of Water and Aquatic Ecosystems, any nonregulated business has an impact. “We work in responsible fishing practices within Mar Argentino, so as to avoid, for instance, accidental fishing. We also study the biomass and how the population of fishes changes so as to avoid exhausting the fish stock. That is why catch quotas are given”, specifies Espil.

All that is what does not happen beyond mile 201. Many ships fish with trawling nets and they either kill albatrosses accidentally or catch fish that they toss away afterward because they have no commercial value.

“Everything that takes place in these international waters has an impact on Mar Argentino since species are migrants, they go from one place to the other, such as the whales, the killer whales, the elephant seals, the sharks, the rays and the squids”, underlines García Espil.

That is why Pucci, from OPRAS, talks about an economic loss of around U$S 500 million for the fleet of 600 Argentine fishing vessels.

State subsidies for ships that add up to 53 deaths

For the business to be profitable, the fleet of foreign fishing vessels resorts to many practices that at an international level the FAO (Food and Agriculture Organization of the United Nations) and the World Trade Organization (WTO) condemn.

Many of the ships that fish in the open sea, far away from their ports of origin, manage to be profitable for the subsidies that they receive from their governments. That is the conclusion drawn by researchers of the National Geographic Society, the University of California in Santa Bárbara, Global Fishing Watch, the Sea Around Us project, the University of British Columbia and the University of Western Australia, that have studied fishing in the open sea as a group.

“To all this, we have to add slave work. Each boat has between 35 and 40 members of the crew. The five of the highest rank are natives of the country of origin, but the rest is mostly from the Philippines, or from Indonesian or African nations. And onboard they work in conditions that are awful most of the times. At the port of Montevideo we have seen crewmen from a Chinese vessel that had marks of shackles in the ankles”, reports Milko.

Indonesian crewmen in a Korean boat. Credit: Oceanosanos

Furthermore, the Uruguay Navy, after a formal request made by the Organization for the Conservation of Cetaceans, had to describe in detail the facts that had taken place in the port of Montevideo related with the crewmen of the foreign vessels that normally dock there.

The answer of the National Maritime Coast Guard of that country includes chilling information: from 2013 and up to March 2018, the foreign fishing vessels disembarked 53 dead people. Almost one per month:

Montevideo, April 20, 2018

Mister
President of the
Organization for the Conservation of Cetaceans
Rodrigo GARCÍA PÍNGARO                                
NOTE NUMBER 062/20/IV/18.-
Your Office.-

Dear Sirs,

I am hereby writing to you, with reference to your Note from last March 19, as regards the information connected with incidents that took place with foreign fishing boats at the port of Montevideo since 2013. After having consulted the Coast Guard of the port of Montevideo we can register as follows:
-Number of fires: 4
-Number of thefts and/or important fights: 5
-Number of ill people: 11
-Number of dead people: 53

Sincerely
(Signature)
Rear Admiral

FERNANDO PÉREZ ARANA
National Maritime Coast Guard

Triangular transaction through Montevideo

One of the main measures that Argentina took to discourage illegal fishing in the open sea was forbidding the entry to local ports.

“Our country does not allow the entry to national ports of foreign vessels that operate in the open sea”, they underlined in writing, and after being questioned by RED/ACCION, from the Undersecretariat of Fishing of the Nation, under the care of Juan Bosch.

In the same note, the Undersecretariat highlights that “illegal fishing, not declared and not regulated….can even cause the complete crash of a fishing ground or damage seriously the efforts to restore exhausted populations”.

Brazil and Chile took the same decision as Argentina and closed their ports. But that was not enough since Uruguay, through Montevideo, is receiving part of the catch that the vessels do across Chubut.

In an official statement announced in the Web site of the Uruguay presidency, the National Office of Maritime Resources announces a series of efforts to control the fishing vessels that enter Montevideo but acknowledges that in 2015 there were more than 1,500 unloadings and underlines that “more than half of them were done from ships that were transferred in the open sea”, which is understood as “a risky situation that can include illegal fishing”.

Foreign ships close to the port of Montevideo. Credit: Oceanosanos

“What happens is that reefer ships or freezers board the fishing vessels in the open sea and load up the catch of up to 15 boats”, explains Milko and adds: “Before entering Montevideo with the load, Uruguay demands the Captain to report what he is taking, where he caught that, and from which ships comes from all that. Finally, that reefer gets to the port, does the unloading, puts the catch in a container and this one is carried by freighter to Asia, Europa or wherever. But nobody watches if what the Captain said that was carrying is true or not. Besides, the reefer mixes the cargo of 15 ships”.

Milko claims that the ships choose Montevideo because there are few controls over there and because of the cost, since “in that port, one does not have to pay VAT (value-added tax) and because the catch does not pay import and export fees since that is a duty-free zone”.

During an interview printed in November by the magazine Puerto, the president of the National Office of Ports of Uruguay, Alberto Díaz Acosta, assured that in the port of Montevideo a “physical control” on the ships is performed, even though he admitted certain weaknesses.

“I do not know if the control method is random or after a complaint”.

Possible solutions and the Malvinas problem

The United Nations Convention on the Law of the Sea, 1982, is a multilateral treaty that Argentina supports, and this is the standard that tries to organize all activities in the sea.

Among other matters, this treaty sets up limits for maritime areas; the exclusive economic areas of each country; the continental shelf and the open sea. It also legislates on the sailing rights. But this treaty is not very clear as regards the exploitation of resources in international waters.

“Nevertheless, that convention says that the states must cooperate in order to adopt measures for the conservation of living resources of the open sea. And this is an ítem that Argentina could take advantage of so as to work in a solution”, mentioned Rucci, from OPRAS.

In Claudio Campagna’s opinion, the fact that in the area where foreign ships fish without any control there are further zone species is an element in itself “to exert sovereignty”.

For Milko, of Oceanosanos, Argentina has many legal tools. “In the Sustainable Development Goals of United Nations, there is one devoted to sea life”. That ítem calls “from now till 2020 to regulate effectively the fishing exploitation and to end excessive fishing, the illegal fishing, not reported and not regulated, as well as destructive fishing practices”.

Milko points out that it is also possible to resort to the World Trade Organization so as to lodge a complaint on the subsidies for this type of fishing and to the International Labor Organization for the conditions under which crewmen work.

“What other states do is working with the countries of the region in order to limit the access of this predatory fleet with some type of agreement or treaty that could get the recognition of United Nations, such as the Commission for the Conservation of Antartic Marine Living Resources, that managed to put in order the fishing in that area”, illustrates Milko.

Many of the parties interested in the matter agree with the need of coming to a regional agreement, but there is a lurking risk that up to now no government was ready to take. “If we wanted to come to an agreement with the coastal countries of the Southern Atlantic, we could be recognizing the Malvinas Islands, as a coastal state, indirectly”, warns Pucci.

At the Argentine Foreign Office they rather not make any comments on this subject. Whereas the Undersecretariat of Fisheries just said: “Argentina will keep on working as a group at an international level, while at a regional level the country is a member of the network of information and experiences among countries of Latin America and the Caribbean for the prevention, discouragement, and removal of illegal, not declared and not regulated fishing”.

The efforts of the Coast Guard and the invisible line

Carlos Villareal has been working for the Coast Guard for 32 years. He has been Chief of the Service of Maritime Traffic for some years now and he is one of the main responsible for watching over mile 200 of Mar Argentino.

“Now, looking at the monitoring equipment we have, I can say that there are some 200 ships at the 46 parallel, at the level of Comodoro Rivadavia, but between mile 201 and 210”, he underlines on the phone.

Villareal assures that they have one cost guard -and even two sometimes- monitoring that area 24 hours a day the whole year. “But they do not enter Mar Argentino, that is why we cannot do anything”, he explains.

Credit: Argentine Coast Guard

They do enter sometimes, seldom. “We do detect them because we have the coast guard in the area because since 2014 we have a Beechcraft 350 plane set aside for this job and because we have a satellite control system”, mentions Villareal.

Since 1983 up to now, 75 ships were caught by the Coast Guard fishing illegally in Mar Argentino. A lot. Or little, if one takes into account that some miles further away, out of the Argentine exclusive economic area, up to 400 ships fish whatever they want and in the way they like without any controls.

(Translation from Spanish into English: Silvia S. Simonetti)

Sustentabilidad | 14 de marzo de 2019

Foto: Odd Andersen / AFP

#15M: qué piden los adolescentes argentinos y de 70 países que marchan por el cambio climático

Este viernes, miles de jóvenes en más de 71 países y 1.200 ciudades alrededor del mundo faltarán a sus clases y saldrán a las calles con un pedido: que sus gobiernos tomen acciones inmediatas contra el cambio climático. La movilización, conocida como Viernes para el Futuro (Fridays for Future), comenzó por iniciativa de Greta Thunberg, una activista ambiental sueca de 16 años. En la Argentina, habrá marchas en más de 10 ciudades.

Las marchas en Argentina. La principal movilización será este viernes a las 17 horas en la Ciudad de Buenos Aires, frente al Congreso de la Nación. También se planean expresiones en Salta, Tucumán, Córdoba, Posadas, Mar del Plata, Mendoza y Trelew, entre otros puntos.

Mirá el mapa con todas las marchas del #15M en el mundo.

De qué trata la iniciativa global. La consigna de la movilización es clara: expresarse públicamente para reclamarle a las autoridades de cada país que tomen acciones inmediatas contra el cambio climático. La iniciativa llama a que los jóvenes de todo el mundo se movilicen hasta el Congreso nacional, la legislatura local o la casa de gobierno más cercana para expresar públicamente sus pedidos.

“Cada vez más personas son conscientes de la situación de emergencia que vivimos, del hecho de que estamos atravesando una crisis existencial que no ha sido tratada nunca como tal”, manifestó Greta Thunberg recientemente en una entrevista al diario español El País.

“Nosotros solo somos niños que protestan, no deberíamos estar haciendo esto, no deberíamos tener que hacerlo, sentir que nuestro futuro está amenazado hasta el punto de tener que faltar a clase por luchar por esto. Es un fracaso de las generaciones anteriores que no han hecho nada”, continúa Greta en la entrevista.

Por qué los jóvenes. “A los chicos se les requiere ir a la escuela. Pero con la destrucción climática que va empeorando, este objetivo empieza a perder su punto. ¿Por qué estudiar para el futuro, si el futuro podría no estar ahí? ¿Por qué dedicarle mucho esfuerzo para educarse, si nuestros gobiernos no escuchan a los educados?”. Estas son algunas de las preguntas que se hace el colectivo Fridays for Future en su página web.

Mientras tanto, en conversación con Tais Gadea Lara, Eyal Weintraub y Bruno Rodríguez, dos recientes egresados de la ORT que crearon la iniciativa Jóvenes por el Clima Argentina, enfatizaron la importancia del rol de los jóvenes en la lucha contra el cambio climático.

“[Buscamos] despertar conciencia porque es ésta la generación que sufrirá las consecuencias del cambio climático”, le dijeron los jóvenes a la autora de la newsletter Sustentables que todos los miércoles distribuye RED/ACCIÓN.

Qué es el cambio climático. Es un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana. Altera la composición de la atmósfera mundial y se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables, según lo define la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Entre las principales consecuencias se destacan el aumento promedio de la temperatura; el incremento de olas de calor y frío; cambio de circulación de los océanos; el aumento o disminución de las precipitaciones; la suba del nivel del mar; el retroceso de los glaciares; y el aumento de los eventos climáticos extremos.

Quién es Greta Thunberg. La estudiante sueca de 16 años cobró fama mundial en los últimos meses. Desde agosto del año pasado, empezó con la iniciativa de faltar cada viernes al colegio para exigir frente a la legislatura local que se tome acción urgente ante el cambio climático, y que el gobierno respete los compromisos asumidos en el Acuerdo de París. La lucha de Greta rápidamente se viralizó, e inspiró a jóvenes en Europa y alrededor del mundo a imitar la protesta.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentabilidad | 28 de febrero de 2019

Intervención: Pablo Domrose

Por qué somos responsables de que se quemen el doble de bosques y pastizales que en 2015

El fuego arrasó el año pasado con 1.400.000 hectáreas de bosques y pastizales del país. Consumió pasturas, montes achaparrados y montañas cubiertas de cipreses. Exterminó nidos de aves y calcinó miles de animales. Redujo a carbón la vida de un área equivalente a 69 veces la Ciudad de Buenos Aires o dos tercios de la provincia de Tucumán. Pero el fuego no es el protagonista de esta historia: la sociedad, consciente o no, es la principal responsable de que esta tragedia ambiental ocurra y se haya agravado en los últimos tres años.

Solo en un verano ardió el 10% de La Pampa. Fue entre diciembre de 2016 y enero de 2017. En esa temporada se quemaron 1.100.000 hectáreas de arbustales y bosques de caldén, el árbol símbolo de La Pampa. ¿Qué pasó? Una seguidilla de tormentas eléctricas secas, sin lluvias, encendieron pastos y ramas extremadamente secas. Fue el incendio más grande de los últimos años.

Foto: Gobierno de La Pampa

Hasta ahí todo parece muy natural, pero en verdad no lo es. “El clima cambia y aumentan los incendios”, advierte Lisandro Ranocchia, subsecretario de Protección Ciudadana de La Pampa. El clima cambia esencialmente por el calentamiento global provocado por los gases de efecto invernadero. En la Argentina, la temperatura subió entre 0,5 °C y 1 °C en los últimos 50 años.

En La Pampa lo tienen estudiado. Los inviernos son cada vez más lluviosos y hacen que la vegetación sea más abundante. Pero le siguen veranos secos, con altas temperaturas y tormentas eléctricas que encienden focos que el viento se encarga de hacer crecer. “Llegamos a tener ocho incendio por día”, remarca Ranocchi.

Los efectos del cambio climático y la imprudencia de las personas (lo veremos más adelante) explican una estadística preocupante: en 2016, 2017 y 2018 se quemaron más del doble de hectáreas que el promedio anual desde 2005.

Fuente: Secretaría de Ambiente de la Nación

Sólo 3 de cada 100 incendios son por causas naturales

“Los eventos climáticos extremos tienden a ser cada vez más extremos y más marcados”, advierte la meteoróloga María del Carmen Dentoni, a cargo de la Coordinación de Análisis de Riesgo Ambiental de la Secretaría de Cambio Climático de la Nación. Como especialista en evaluación de peligro de incendios, Dentoni tiene su oficina en Esquel, en Chubut, otra de las provincias más castigadas por los incendios.

“En la Patagonia, la causa humana de los incendios es muy alta. Y aún más en la zona cordillerana, que es una región húmeda y un rayo difícilmente pueda provocar un foco de incendio”, analiza Dentoni, que desde Esquel recopila la información que le envían las provincias sobre incendios, superficie afectada y causa, un dato que también ayuda a entender por qué somos nosotros grandes responsables: sólo en el 3,3% de los incendios ocurridos entre 2009 y 2016 pudo establecerse que la causa fue “natural”.

El origen específico de cada incendio es difícil de determinar. Principalmente porque ocurren en sitios generalmente aislados y sobre una gran superficie. Eso explica Emilio Renda, secretario de Protección Civil de la Nación. Es el máximo responsable del combate de los incendios en el país, que se da desde el Plan Nacional de Manejo del Fuego, que en a mediados 2017 pasó del entonces Ministerio de Ambiente al Ministerio de Seguridad.

De un fuego mal apagado a la chispa de un tren

Renda reconoce que no siempre se logra determinar la causa pero arriesga un porcentaje desde su experiencia y rol: “En el 90% de los casos el foco de incendio lo causa el hombre, de manera intencional o accidental”.

Entre los intencionales, está la quema de sus campos que hacen los productores para renovar la pastura y que muchas veces no pueden controlar. Esa quema puede ser ilegal o legal, como ocurre en La Pampa, que tiene una reglamentación específica que establece que las quemas se deben realizar sólo entre abril y septiembre.

Las causas accidentales son de todo tipo: un fuego mal apagado, la colilla de un cigarrillo, una chispa de un caño de escape o la fricción de las ruedas de un tren con el andén.

Foto: Gobierno de Tierra del Fuego

“Pero lo que está más que claro es que más allá del origen, el cambio climático no está ayudando a evitar incendios sino todo lo contrario”, considera Hernán Giardini, coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace y lo grafica al señalar que el verano en la Patagonia es cada vez más seco y registra temperaturas muy altas. En otras palabras, esa temperatura y la vegetación seca son un ámbito propicio para que cualquier foco se convierta en un un incendio de dimensiones difícil de controlar.

Gardini expone que en las últimas cuatro temporadas hubo inundaciones en el norte e incendios en el sur del país. Este año, por ejemplo, se inundó el Litoral, y hubo incendios en la Patagonia, uno de los más complejos en Epuyén, Chubut, donde se quemaron casi 2000 hectáreas de pinos y matorrales. El inicio del incendio, como primera hipótesis, es un cortocircuito en un tendido de la red eléctrica.

Querés saber más sobre las inundaciones en el país

Después del fuego, el riesgo de inundaciones

Los incendios forestales arrasan con todo. Convierten en cenizas la vegetación y la infraestructura de los campos, como postes y alambrados. Y tiene consecuencias que potencian el mismo problema y agregan nuevos: “Cuando se quema un bosque se contribuye al cambio climáticos con más gases de efecto invernadero. Además, favorece las inundaciones porque esa superficie pierde capacidad de absorción de agua. Y ni hablar de la pérdida de biodiversidad”, advierte Giardini.

Cuando en 2017 se quemó el 10% de La Pampa, los productores bonaerenses de Carmen de Patagones recibieron cientos o miles de jabalíes que escaparon del fuego. Muchas especies no tienen esa posibilidad. “Los incendios en los pastizales de Corrientes tienen una particularidad: arrasan con nidos de aves migratorias, como la corbatita, que está en riesgo de extinción”, ejemplifica Hernán Casañas, director de Aves Argentinas.

Hasta hace seis años, en Tierra del Fuego no había una unidad provincial de manejo del fuego. Pero algo cambió: el clima y la llegada de turistas y nuevos pobladores. Así llegaron los incendios. En 2012, un fogón mal apagado por unos acampantes desencadenó un incendio que consumió 2500 hectáreas en bahía El Torito, a 30 kilómetros de Ushuaia.

“Los incendios pasaron a ser nuestro principal riesgo ambiental entre octubre y mayo de cada año. Lo que ocurre es que tenemos veranos cada vez más calurosos, con medias de 12 a 15 grados en enero, y sequías. El suelo está seco hasta los 10 centímetros de profundidad”, expone Mauro Pérez Toscani, secretario provincial de Ambiente, Desarrollo Sostenible y Cambio Climático.

Un ejemplo muy actual que ayuda a exponer la sequía: hace dos semanas la ciudad fueguina de Río Grande fue invadida por una nube de polvo que los fuertes vientos arrastraron desde las lagunas de la zona, que están secas.

Cuál es la estructura que hay para combatir el fuego

El Plan Nacional de Manejo del Fuego cuenta con 24 aviones hidrantes, todos contratados a empresas privadas. Además, suma siete helicópteros, cuatro privados y tres del Ejército. Mientras que tiene 270 vehículos, entre autobombas, de transporte y 4×4, desplegados en cuarteles y comisarías de todo el país que cuentan con brigadas contra incendios.

En Greenpeace y Aves Argentinas coinciden en que el sistema debería tener mayor infraestructura. En abril, el Gobierno debe llamar a licitación para contratar los aviones para los próximos dos años. Sin embargo, a priori, no habría un incremento de recursos: “Nos manejaremos con este estándar. Y si llegaran a ocurrir incendios excepcionales, lógicamente se podrán hacer contrataciones extraordinarias”, asegura Emilio Renda, secretario nacional de Protección Civil.

De todos modos, los planes para este año del Plan Nacional de Manejo del Fuego no son auspiciosas. Las metas transparentadas en la ley de presupuesto exponen que de 8300 horas de vuelo contratadas en 2018 se pasó a 7200.

Foto: Ministerio de Seguridad de la Nación

La restauración es por ahora un camino incipiente  

Cuando el fuego se apaga y se dimensionan los destrozos, lo ideal es iniciar una restauración. Sin embargo, en la mayoría de los casos, eso no pasa.

De todos modos, el año pasado se incluyó dentro del Plan Nacional de Restauración de Bosques Nativos la posibilidad de que instituciones, ONG o asociación de productores puedan aplicar a fondos destinados a recuperar bosques quemados. “Ocho proyectos ingresaron al plan. Están en Chubut, Río Negro, Tierra del Fuego, Jujuy y San Luis”, enumera Juan Pedro Cano, director nacional de Bosques.  

Pero por ahora, el problema es la finitud: entre todos conseguirán restaurar 471 hectáreas.

Foto: Silvestre Seré / Amigos de la Patagonia

Las provincias, en tanto, también tienen sus propias iniciativas. Tierra del Fuego, por ejemplo, lleva plantados 60.000 plantines en bahía Los Toritos, y 70.000 en Lote 93, un área cercana a Tolhuin que se quemó en 2008.

También existen alternativas privadas, como las que impulsan ONG’s. Una de las más emblemáticas es la que lleva adelante la Asociación Amigos de la Patagonia. En abril de 2018, y con el apoyo de varias empresas, iniciaron una restauración del bosque en Cholila, Chubut, donde en 2015 se quemaron 41.000 hectáreas.

“Lo interesante es que interactuamos con la comunidad: escuelas, asociaciones e instituciones técnicas, como el Conicet. Y cada vez que hacemos una jornada para llevar plantines, convocamos a voluntarios. Ya hicimos dos y sumamos 9.000 plantines de cipreses y coihues. La próxima jornada será en Semana Santa”, explica Sebastián Homps, director de la asociación, y reconoce que para recuperar todo lo quemado harían falta 1 millón de plantines: “Todo es muy utópico”.   

Doná un plantín para restaurar un bosque de Chubut

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentabilidad | 18 de febrero de 2019

Foto: Tais Gadea Lara I Intervención: Pablo Domrose

Tiendas libres de packaging: ejemplos exitosos de la economía circular

En sintonía con el consumo consciente, Precycle, en Nueva York, y La Quemisterie, en Palermo, son dos negocios que venden sus productos sin packaging o con envases reutilizables. Como emergente de la economía circular, proponen al mismo tiempo reducir residuos y un estilo de consumo responsable.

Las tiendas “sin packaging” surgen ante una realidad alarmante: cada año arrojamos ocho millones de toneladas de plástico a los océanos. Si no modificamos la situación, para 2050 esos océanos tendrán más plásticos que peces. Las cifras de Naciones Unidas evidencian una falla en la gestión de residuos, pero también la necesidad de un cambio de paradigma en la producción y el consumo.

¿Por qué vender un nuevo envase con cereales o shampoo cuando se puede recargar uno usado? ¿Por qué comprar una botella con agua cada día, cuando podemos recargar una de acero inoxidable que dure para siempre?

El concepto “sin packaging” parece responder a una lógica racional, esa que guía un nuevo concepto de economía: la circular. Las tiendas cumplen un doble objetivo: brindar una oferta de productos más amigable con el ambiente, pero sobre todo promover un estilo de vida libre de envases y descartables en cada persona que abre sus puertas.   

De Nueva York…

Katerina Bogatireva nos saluda con una sonrisa al ingresar a Precycle. Inmediatamente, realiza una pregunta: “¿Conocen el concepto de la tienda?”. El olor a nuevo se siente, los cereales componen una obra de arte en dispensers que invitan a recargar frascos enteros, las frutas están libremente “desnudas” de todo papel film o bandeja plástica. Bogatireva recibe a cada cliente de la misma manera. Allí lo que se ofrece no es sólo un producto, sino además experimentar un nuevo paradigma.

Katerina Bogatireva, en Precycle, Brooklyn. Foto: Tais Gadea Lara

Precycle abrió sus puertas en el frío diciembre pasado en el barrio de Bushwick en Brooklyn, Nueva York. ¿Por qué surgió? “Quise consumir con conciencia, sin packaging ni plásticos; y fue muy difícil lograrlo. Me di cuenta que quería abrir una tienda a la cual a mí me gustaría ir a comprar y promover este comportamiento de consumo en otras personas”, nos cuenta.

Originaria de Letonia en la era de la Unión Soviética, Bogatireva vivió en carne propia la necesidad de valorar y no desperdiciar los alimentos. Al llegar a Nueva York, se encontró con un mundo de abundancia y desperdicio constante. Un interrogante de su hijo fue el inicio del proyecto: “Mamá, ¿sabes cuánto tiempo permanecerá el plástico en el relleno sanitario?”.

Precycle, alimentos sin envases. Foto: Tais Gadea Lara

Con formación en marketing y negocios, decidió dar vida a esta tienda centrada en la alimentación. Su lema la define: “Sólo comida, sin packaging”. Cada uno puede llevar su frasco o envase de vidrio y rellenarlo con harina, arroz, cereales, fideos, legumbres. Cada uno puede tomar las peras, los limones, las paltas y colocarlos en su bolsa reutilizable. De la tienda a la bolsa, sin packaging como intermediario, sin la necesidad de generar un residuo innecesario.

Siguiendo una lógica sustentable, los productos tienen dos características distintivas: son orgánicos, es decir, libre de pesticidas, fertilizantes o sustancias sintéticas; y son elaborados localmente en suelo norteamericano, es decir que se reduce su huella de impacto ambiental al, por ejemplo, generar menos emisiones contaminantes en transporte.

Precycle ayuda en otro problema ambiental en agenda: la comida que tiramos. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se desperdicia 1/3 de todos los alimentos que se producen alrededor del mundo cada año. La compra a granel facilita que cada consumidor se lleve sólo lo necesario: sin packaging, sin intermediarios, sin excesos que terminan en la basura.

…a Buenos Aires

Al llegar de Nueva York, parecía inevitable preguntarse por un concepto de negocio similar en Buenos Aires. Caminando por la calle Jorge Newbery, en Palermo, se encuentra la respuesta: La Quemisterie. Una propuesta original de productos de ambientación y limpieza a través del sistema de refill (o recarga).

Graciela Oblitas, Daniela Nobili e Inés Abbiati, fundadoras de La Quemisterie. Foto: Tais Gadea Lara

Graciela Oblitas, Daniela Nobili e Inés Abbiati son las protagonistas detrás de esta tienda. Química, editora y profesora, respectivamente. Tres amigas que encontraron el momento oportuno para dar apertura a la tienda en el barrio porteño de Las Cañitas hace dos años. “No existía algo así en Buenos Aires y éramos conscientes de la cantidad de residuos que generan los envases. Decidimos emprender y crear nuestra propia estación de recarga y que sea de productos de consumo masivo para generar más impacto positivo”, nos cuentan.

Al igual que Bogatireva, ellas reciben a diario a todo cliente y le explican los motivos detrás del proyecto y de cada aromatizador, detergente, limpiador, jabón para la ropa, suavizante, jabón y crema de mano. ¿Cómo funciona la propuesta? La primera vez uno compra el envase de, por ejemplo, jabón para la ropa de la fragancia a gusto. Cuando se termina, se regresa a la tienda para volver a llenarlo en la estación de recarga -iluminada con tecnología LED- y sólo se pagará por el contenido, no por el envase. Un plus: si ya se cuenta con uno de otra marca, La Quemisterie lo recepciona para enviarlo a reciclaje y no se cobra por el nuevo envase. Las emprendedoras explican que es necesario que el proceso se mantenga con el material diseñado para garantizar el estándar de calidad y control.

La Quemisterie, en Palermo

Conscientes de la importancia de la sustentabilidad en el ADN del negocio, no sólo se busca reducir la cantidad de residuos generados, sino que también los distintos productos son de elaboración propia, biodegradables, sin ingredientes contaminantes y con fragancias no testeadas en animales. Como química, Oblitas se ocupa de la ingeniería para que luego la producción se realice localmente en el país.

Una tendencia en alza, un nuevo modelo económico

En Holanda, Ekoplaza inauguró el primer pasillo de supermercado libre de plásticos. En Alemania, Unverpackt se presenta como el primer supermercado libre de packaging. La tendencia se expande alrededor del mundo como ejemplo exitoso de la economía circular. Aquella que la Fundación Ellen MacArthur define como un modelo reparador y regenerativo que busca que los productos mantengan su utilidad y valor en todo momento, optimizando el uso de recursos y minimizando los riesgos.

“Es una tendencia que no se detiene y que responde a dos necesidades existentes: la del consumidor y la del productor -explica Petar Ostojic, referente en economía circular y CEO del Centro de Innovación y Economía Circular (CIEC) en América Latina- El 92% de los consumidores prefiere productos que sean sostenibles. Por un lado, hay una exigencia y transformación del consumidor. Por otro, la economía circular pasó de ser un tema desconocido a estar en el interés de los directivos de empresas”.

Las emprendedoras norteamericanas y argentinas coinciden en que la mayoría de los consumidores se acercan a sus tiendas conscientes de la problemática ambiental y comprometidos con aportar un cambio. Como profesora, Abbiati considera que siempre se está “educando” al consumidor para que aproveche el sistema circular de la forma más eficiente posible. Pero también, se forma a proveedores para que comprendan el nuevo paradigma de ganancia a largo plazo. “No somos comerciantes, buscamos educar y generar un impacto positivo”, asegura.

“El 53% de las personas está dispuesto a pagar más por un producto que es sostenible”, argumenta Ostojic. El costo por packaging o material reutilizable se realiza una vez. La inversión inicial luego se capitaliza con una reducción al largo plazo. Las tres amigas aseguran que, incluso en el complejo contexto de la economía argentina, el negocio mantiene una línea de crecimiento.

Mientras que Chile hizo historia recientemente como el primer país latinoamericano en prohibir la entrega de bolsas plásticas en todo su territorio, Bogatireva ansía que eso ocurra en el país del Norte. Mientras, no se queda de brazos cruzados e invita a que otros tampoco lo hagan: “Como consumidores podemos hacer una diferencia porque en cada acto de compra estamos emitiendo un voto. Tenemos que multiplicarnos y expandir esta cultura de consumo consciente”. Para Ostojic, “el gran desafío de la economía circular es cultural y los cambios ya son inevitables”. Frente al actual modelo de una economía lineal del comprar-tirar-comprar, estas tiendas ya muestran la fórmula del éxito: comprar-no tirar-recargar.

Sustentabilidad | 13 de febrero de 2019

Intervención: Pablo Domrose

Insectos: el pequeño gran llamado de volver a “enamorarnos” con la naturaleza

Nos impresionan las imágenes de los osos polares que llegaron a un pueblo ruso en busca de comida. Sabemos que el cambio climático amenaza su existencia. Pero, ¿conocemos lo que ocurre en esos otros mundos más pequeños detrás de las hojas, la tierra húmeda y las flores? ¿Somos conscientes del daño que le estamos haciendo a hormigas, abejas, moscas o grillos? ¿Tenemos idea del impacto que su extinción puede significar para nuestra propia supervivencia?

Más del 40% de las especies de insectos está viendo reducido su número drásticamente, lo que podría llevar a su extinción en las próximas décadas. Así lo revela un informe publicado en la revista Biological Conservation. La consecuencia: colapso de los ecosistemas interconectados y la cadena alimentaria, pues los insectos representan el 70% de todas las especies animales.

Las causas: pérdida de hábitat por la expansión de la agricultura intensiva, contaminación por el uso de pesticidas y fertilizantes, crecimiento urbano, cambio climático. Las soluciones: equilibrar las poblaciones de insectos, reducir el uso de químicos, adoptar prácticas agrícolas sostenibles, conservar la biodiversidad.

Hace décadas, Jane Goodall observó cómo un chimpancé tomaba una rama y la utilizaba para alcanzar termitas en un tronco y alimentarse. Fue la primera vez que el ser humano comprendía que los primates confeccionaban herramientas para determinados usos. Y fue gracias a esa mujer que revolucionó la ciencia estudiando a esa especie en su hábitat natural. La naturaleza es así: perfecto equilibrio, composición armónica, diversidad y complemento.

En una charla que tuvimos hace tres años, me invitó a una reflexión que, ante este estudio y en vísperas de San Valentín, considero es fundamental: “Siendo el ser humano el primer ser en caminar sobre la Luna es, al mismo tiempo, el responsable de destruir el planeta. ¿Por qué? Porque perdimos algo que se llama sabiduría. Es la que nos debe llevar a que, cada vez que tomemos una decisión, pensemos cómo va a afectar a las próximas generaciones.

Hoy muchas de las decisiones se basan en cómo van a incidir en mí, en las acciones de determinada empresa o en la próxima campaña política. ¿No les parece que hay una especie de desconexión entre esa mente tan inteligente y nuestros corazones, que nos dictan el amor y la compasión? El ser humano nunca va a alcanzar su pleno potencial hasta que no exista una conexión profunda entre su mente y su corazón”.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentabilidad | 7 de febrero de 2019

Foto: BYD

Los buses eléctricos toman las calles de América Latina

2019 puede ser el año en que los buses eléctricos chinos por fin logren abrirse paso en América Latina, un mercado que sus fabricantes identificaron hace años como prioritario pero que hasta ahora se había mostrado escéptico frente a la nueva tecnología.

Aunque la mayoría de países de la región han priorizado transitar hacia energías más limpias en el transporte público y de esta manera reducir la huella de carbono de sus metrópolis más pobladas, en la práctica los buses eléctricos -cuyo primer fabricante a nivel mundial es China- se habían topado con muchas barreras de entrada.

Como contó Diálogo Chino, el caso de Bogotá -que renovó su flota de 1160 buses en 2018 y le dio la espalda a los eléctricos chinos- evidenció algunos de esos obstáculos: la ausencia de modelos de financiación nacional para la compra de buses (que son más costosos que los de diésel o gas natural) y para construir los puntos de carga, la falta de personal capacitado en esta tecnología e incluso la mala percepción que muchos países tienen de China.

Eso les ha impedido alcanzar su potencial en la región del mundo donde más rápido están creciendo las emisiones de gases de efecto invernadero del sector energético.

“Si la flota actual de autobuses y taxis en 22 ciudades latinoamericanas se reemplazara inmediatamente con vehículos eléctricos, la región podría ahorrar casi US $64 mil millones en combustible para 2030 y evitar la emisión de 300 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente”, dicen los investigadores Carlos Mojica, Lisa Viscidi y Guy Edwards, que también escribieron un exhaustivo informe sobre el estado actual del mercado de autos eléctricos en América Latina.

Esta realidad podría estar cambiando: cuatro grandes ciudades -que suman 14 millones de habitantes- estrenarán flotas de buses eléctricos chinos durante el primer semestre del 2019 y otras cuatro iniciarán pilotos.

Santiago (Chile)

Desde mediados de diciembre están rodando en Santiago 100 buses eléctricos del fabricante chino BYD, con lo que la capital chilena se convirtió en la propietaria de la flota eléctrica más grande de América Latina (y también del mundo si se exceptúa a China).

Estos buses -a los que pronto se sumarán otros 100 de la marca Yutong que llegaron a Chile a mediados de enero- son la principal apuesta de Transantiago, el sistema de autobuses de tránsito rápido (conocido en inglés como bus rapid transit o BRT), por hacer más verde el transporte público en una ciudad donde la contaminación y la calidad del aire se convirtieron en temas centrales de la agenda pública.

A ellos se sumarán este año otros 490 buses con motores diésel, pero con un estándar Euro VI de tecnología menos contaminante.

Para hacerlo realidad, Transantiago -que transporta a un 60% de los santiaguinos- logró resolver algunas de las barreras que se han observado los eléctricos en otros países. Contó con financiación del gobierno de Sebastián Piñera, que presentó personalmente los primeros buses que llegaron en diciembre y que convirtió la ‘electromovilidad’ en uno de los ejes de su Ruta Energética 2018-2022 (comprometiéndose a multiplicar por diez el número de vehículos eléctricos rodando dentro de tres años).

A su vez, el gigante eléctrico italiano Enel trabaja de cerca con los operadores de buses, instalando 100 puntos de carga en la ciudad.

“En la compra de los buses eléctricos influyó mucho la voluntad del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones de contar con este material rodante. A diferencia de casos anteriores, fue el propio Ministerio quien compró los buses a través de tratos directos, sin licitación. Esto sumado al apoyo de Enel, especialmente en términos de proveer infraestructura de carga, permitió hacer el proceso mucho más rápido”, explica Franco Basso, director del Centro de Innovación en Transporte y Logística de la Universidad Diego Portales.

“Lo de Santiago es muy interesante porque hay una alianza entre los operadores privados, los fabricantes y los distribuidores de energía”, dice Darío Hidalgo, investigador del Centro Ross para Ciudades Sostenibles en el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) que ha seguido el tema de cerca.

Medellín y Cali (Colombia)

Justo antes del Año Nuevo, Medellín anunció que la empresa china BYD ganó el contrato para traer 64 buses eléctricos al país.

Con la entrada de estos vehículos en agosto al sistema Metroplús, la segunda ciudad de Colombia se convertirá también en la propietaria de la segunda mayor flota eléctrica de la región después de la de Santiago. La compra -cuyos recursos aportó en un 100% el gobierno local- se decidió tras una licitación en la que las otras dos empresas proponentes también ofrecían buses de fabricación china (de las marcas Yutong y Zhongtong Bus).

Le sigue los pasos de cerca Cali, que había anunciado unas semanas antes su meta de introducir 125 buses eléctricos en el sistema de transporte MIO. El primer grupo de 26 vehículos, fabricados por la empresa china Sunwin Bus Corporation, llegarán en mayo a la tercera ciudad colombiana.

Medellín y Cali serán así las primeras ciudades en avanzar en la meta que Colombia se fijó -en sus compromisos del Acuerdo de París- de remplazar el 75% de los buses públicos en siete ciudades por vehículos de cero emisiones para 2040.

La tecnología eléctrica tiene un atractivo adicional para Colombia: como contamos, dado que un 70% de la electricidad proviene de hidroeléctricas, el país tiene una matriz energética mucho más limpia que la de la mayoría de países y, por lo tanto, los buses contribuirían a un esquema de energía aún más verde.

Una razón explica que ambas ciudades se le pudieran adelantar a Bogotá: en China ya existe un mercado sólido de buses eléctricos ordinarios, como los que comprarán Medellín y Cali, pero no aún de articulados y biarticulados como los que exige el sistema de TransMilenio en la capital.

20 buses de BYD entrarán a operar en Guayaquil. Foto: BYD.

Guayaquil (Ecuador)

El puerto de Guayaquil, la ciudad más poblada del Ecuador, también estrenará este año 20 buses fabricados por BYD.

Solo que, a diferencia de Santiago y de Medellín, en el puerto ecuatoriano la iniciativa fue liderada por uno de los operadores privados de transporte: se trata de una pequeña empresa, llamada Saucinc, que conduce una ruta y buscó al Gobierno nacional para que le ayudara a sustituir su flota de buses de motor diésel por eléctricos.

Al igual que en Chile, lograron apoyo estatal, mediante un crédito especial de la Corporación Financiera Nacional (CFN) -que financió la mitad de la compra- y una ley que exoneró a los buses eléctricos de pagar aranceles de importación y el impuesto de valor agregado (IVA).

De esas gestiones se podría terminar beneficiando también Quito, ya que uno de sus operadores de transporte también estuvo en China conversando sobre la posibilidad de comprar entre 20 y 60 buses eléctricos (que, al igual que en Bogotá, tendrían que ser biarticulados).

Cuatro nuevos pilotos

Aparte de estas tres ciudades, al menos cuatro otras urbes de América Latina anunciaron que iniciarán pilotos con buses eléctricos este año, la mayoría de ellos de fabricación china.

Sao Paulo (Brasil) -que cuenta con 14.000 buses de transporte público- anunció en octubre que iniciará un piloto con 15 buses eléctricos. Los vehículos de BYD -que tiene una fábrica en la cercana ciudad de Campinas- fueron entregados hace un mes y estarán en operación en marzo.

Buenos Aires (Argentina) acaba de anunciar la semana pasada que realizará un piloto con 8 buses a partir de mayo. A diferencia de las otras ciudades, serán cuatro los fabricantes chinos (Yutong, Zhongtong Bus, Higer Bus y King Long), trabajando en alianza con la energética italiana Enel.

San José (Costa Rica) estrenará tres buses, gracias a una donación de Alemania y otra de una fundación local de desarrollo sostenible. El país centroamericano fue uno de los pioneros en la región en pasar una ley con incentivos para el transporte eléctrico.

En Montevideo (Uruguay), el gobierno nacional solicitó un crédito al Fondo Verde del Clima (GCF) -uno de los mecanismos financieros creados con el Acuerdo de París para facilitar iniciativas que reduzcan las emisiones de gases- que le permitiría sustituir 120 buses en la capital (equivalentes al 10% de su flota pública).

Nota originalmente publicada en Diálogo Chino.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentabilidad | 6 de febrero de 2019

Intervención: Pablo Domrose

Wall-E necesitamos tu ayuda: S.O.S. basura electrónica

Un planeta Tierra repleto de basura e inhabitable para las personas, que escaparon a naves espaciales. Un robot con el desafío de limpiarlo. ¿Cuán lejos estamos de ese mundo animado que nos plantea el filme “Wall-E”? ¿Estará la realidad ya superando a la ficción?

Todavía estamos en suelo terrestre, pero un informe de Naciones Unidas emitido durante el Foro Económico Mundial debería, al menos, preocuparnos (para ocuparnos).

En 2018, generamos 48,5 millones de toneladas de basura electrónica. Es decir, residuos procedentes de aparatos eléctricos y electrónicos (los famosos RAEEs, por sus siglas). Es decir, una cantidad de basura tan inmensa como 4.500 bellas Torres Eiffel parisinas por año. En Argentina, se generan 400.000 toneladas de basura electrónica por año, es decir, que cada uno de nosotros tiramos unos 10 kilos anuales en promedio.

¿Las causas del problema? Múltiples. Pero me centraré en dos. Por un lado, la obsolescencia programada. Esa tendencia a diseñar un producto destinado a dejar de funcionar en poco tiempo para vender uno nuevo y así, así, así y así sucesivamente. Para comprender este fenómeno, te recomiendo ver el documental español “Comprar, Tirar, Comprar”. Por otro lado, la falta de una organización en una gestión formal y responsable de estos residuos. La gente los acumula porque no sabe qué hacer con ellos o, lo que es peor, los tira como basura tradicional contribuyendo a una alta contaminación del ambiente. ¿Consejos para actuar? Al final de esta newsletter.

¿Las soluciones al problema? Una: economía circular. Dos palabras tan simples como complejas. Pensar un desarrollo económico en el que elaboremos productos pensando ya desde el diseño qué ocurrirá con ellos al finalizar su vida útil para reincorporarlos al sistema y no generar residuos. La ventaja que aún no se aprovecha al máximo con la basura electrónica es su enorme potencial de reciclaje.

Muchos de los dispositivos tecnológicos que utilizamos contienen metales de gran valor (como oro, cobre y hierro) que pueden reinsertarse a los procesos productivos. Para ello, claro está, no sólo se necesita de diseñadores más conscientes, empresas más responsables y ciudadanos más comprometidos, sino también de gestiones públicas que garanticen la conexión entre todos esos actores.

Estamos reciclando sólo un 20% de estos residuos a nivel mundial, es decir, estamos tirando a la basura US$62.500 millones. Si seguimos así, para 2050 la cifra de residuos electrónicos se triplicará. Llegó la hora de que la realidad supere a la ficción… en sentido positivo.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentabilidad | 5 de febrero de 2019

Ilustración: Pablo Domrose

El desastre minero en Brasil y el estado de riesgo ambiental en la Argentina

Hace casi dos semanas, un dique que contenía miles de millones de metros cúbicos de desechos de una mina de hierro se rompió y sepultó con barro y químicos tóxicos a parte de la ciudad de Brumadinho, en Mina Gerais, Brasil. El desastre causó más de 100 muertes y hay unos 250 desaparecidos bajo el lodo que sigue desplazándose hacia abajo y ya contaminó un río.

¿Podría ocurrir una tragedia semejante en la Argentina? Varios expertos y el Gobierno creen que no. Aunque algunas ONGs advierten de otros peligros. En esta nota te contamos cuántos proyectos mineros hay en el país, dónde están, qué extraen y cuáles tienen diques similares al que colapsó en Brasil. También hablamos de los potenciales riesgos ambientales de un sector en el que 4 de cada 10 empresas no tienen un plan de monitoreo ambiental.

Qué proyectos necesitan ser muy controlados

La actividad minera se concentra a lo largo de los 3.500 kilómetros de cordillera. Según el Censo Nacional de la Actividad Minera de 2017, hay 1.006 empresas. Se dividen en tres categorías de acuerdo a lo que extraen: minerales metalíferos, no metalíferos o rocas de aplicación.

Las minas que potencialmente pueden producir más daño ambiental son las metalíferas. “Porque usan mucha agua, porque necesitan cianuro u otras sustancias tóxicas para separar el metal de la roca y porque son a cielo abierto”, explica Enrique Viale, presidente de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas.

De las minas metalíferas, los cuatro minerales que más aportan a la producción son el oro (27%), el molibdeno (9%), el cobre (6%) y la plata (5%). El grueso se extrae en Santa Cruz, San Juan y Catamarca. El cobre y el molibdeno se extraen en su totalidad en Bajo de la Alumbrera, en Catamarca.

Los principales yacimientos son 20, según un informe de la Secretaría de Gobierno de Ambiente de la Nación. Esos son los establecimientos sobre los que más control debe haber. Siete están en Santa Cruz, cuatro en Jujuy, tres en San Juan, tres en Catamarca, dos en Salta y uno en Río Negro.  

Fuente: Secretaría de Gobierno de Ambiente de la Nación.

El dique de la Alumbrera, en la mira

De los grandes proyectos mineros, solo Bajo de la Alumbrera, en Catamarca, tiene un dique de colas, como se le llama a una gran pileta donde van a parar los líquidos y barros residuales que quedan después del proceso que se usa para separar, con agua y químicos, el metal de la roca.

El dique de la Alumbrera, donde se extrae cobre, oro y molibdeno, tiene unas 600 hectáreas, casi 25 veces el tamaño del que colapsó en Brasil.

El dique de colas de la Alumbrera tiene unas 600 hectáreas. Crédito:

“El dique de la Alumbrera no podría colapsar porque está en una llanura y entre montañas. No es comparable con el de Brasil porque la topografía es diferente. El de Mina Gerais estaba en altura, en una zona con mucha pendiente y taludes”, afirma Juan Trebino, subsecretario de Fiscalización y Recomposición de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

En la misma línea se expresa Julio Ríos Gómez, presidente del Servicio Geológico Minero Argentino, que depende de la Secretaría de Política Minera de la Nación, y que incluso hace referencia a todos los diques que pudiese haber en el país: “No habría ningún tipo de riesgo de que colapsen”.

Desde la Secretaría de Minería de Catamarca, en tanto, afirman que el dique de Bajo de la Alumbrera “fue construido bajo estándares internacionales” y que “posee una alta capacidad de almacenamiento y de resistencia que permite soportar el grado de sismicidad de la provincia”. Y remarcan que “es monitoreado en forma continua”.

Bajo de la Alumbrera, en Catamarca. Crédito: Centro de Información Minera de Argentina.

Andrés Nápoli, director de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), resalta además que la región donde está el dique brasileño tiene más presión de agua, porque es una zona lluviosa, mientras que el de la Alumbrera está en una zona árida.

Sin embargo, Nápoli advierte: “El riesgo principal en la Alumbrera es que ese barro con químicos drene y contamine la napa. Eso puede ocurrir si la membrana que impermeabiliza el dique cede”.

No es esa la única advertencia de las ONG. Viale remarca que la zona donde está ubicado el dique es “una zona sísmica, lo que agrega vulnerabilidad”.

Cómo trabajan las demás minas y cuáles son los potenciales riesgos

Salvo la Alumbrera, la mayoría de las minas metalíferas procesan lo que extraen en lo que llaman valle de lixiviación, que también es como una gran pileta donde se muelen las piedras y se apilan sobre grandes escalones. Desde arriba, bañan esos trozos con una solución de agua con cianuro u otro químico. Así separan el metal del mineral.

De esa manera trabaja, por ejemplo, Veladero, la mina de oro ubicada en San Juan que en 2015 derramó un millón de litros de esa solución en cauces de aguas de deshielos de la cordillera y que dan a diferentes ríos y arroyos. Lo que ocurrió, a grandes rasgos, fue que se rompió una de las mangueras que inyectaba la solución cianurada en el valle de lixiviación y ese líquido tóxico salió de la planta y contaminó ríos.

Luego, en 2016 y 2017, hubo otros dos incidentes: barros con cianuro desbordaron el valle de lixiviación.

“Si me preguntás qué es lo que más me preocuparía respecto a la operación de las minas en la Argentina es que no haya control y fiscalización. Sin un seguimiento firme y serio de los proyectos mineros, es posible que pasen cosas”, señala Trebino, pero asegura que tras los incidentes en Veladero, “por ejemplo, San Juan tiene hoy un buen equipo de policía minera y de control de los establecimientos”.

Veladero, en San Juan. Crédito: Centro de Información Minera de Argentina.

Lo que ocurre con la actividad minera es que la habilitación y el control depende de cada provincia. Cada jurisdicción tiene sus propias normas. Eso explica por qué sólo el 62,4% de todos los establecimientos mineros cuenta con un plan de monitoreo ambiental en su área de influencia, según datos de la Secretaría de Ambiente de la Nación en base al último censo minero.

Eso ocurre porque muchas provincias no lo exigen. Lo que quiere decir esto es que hay unas 380 empresas que no cuentan con un plan para monitorear si el agua, el aire, la fauna y flora, y los suelos del lugar donde opera tiene algún tipo de alteración.

Para Jaime Bergé, que presidió la Cámara Minera de San Juan durante 26 años y hasta el año pasado, ese porcentaje de empresas que no tiene un plan de monitoreo representa a las pymes del sector. “Los 60 grandes y medianos emprendimientos mineros metalíferos tiene plan de monitoreo”.

Los temores de las ONG y los planes del Gobierno

El foco de las ONG respecto a los potenciales riesgos ambientales asociados a la actividad minera está puesto en en tres aspectos: un uso peligroso de los químicos durante el proceso para extraer el metal; un uso irracional del agua y la posible contaminación de ríos y acuíferos; y un deficiente control de los diques de colas y los valles de lixiviación.

En general, todos estos aspectos están contemplados en la evaluación de impacto ambiental que tiene que hacer cada minera antes de empezar la explotación. “Las empresas la hacen y la presentan ante la provincia. Pero muchas veces son amañados y hechos a medida. A eso se suma que las provincias no tienen una estructura para controlar la actividad ni fuerza política para fiscalizar al sector minero”, opina Nápoli, de FARN.

Algunas cifras ayudan a explicar lo que quiere decir Nápoli. En Santa Cruz, por ejemplo, la minería ofrece el 22% del empleo del sector privado. Veladero, en San Juan, es la primera empleadora privada de la provincia, con cerca de 4.000 trabajadores directos y contratistas. Además, la actividad minera representa el 25% del producto bruto de San Juan.

En Catamarca, en tanto, la minería ofrece empleo a 1500 personas y esa actividad representa el 94% de las exportaciones de la provincia.

Para el Gobierno nacional, que cada provincia exija un tipo de evaluación de impacto ambiental distinto es uno de los problemas a resolver. Por eso, quiere unificar los criterios a través de una ley de presupuestos mínimos, es decir de cumplimiento efectivo en todo el país, sobre estudios de impacto ambiental. “Es una discusión que se está dando en el Consejo Federal de Medio Ambiente y que está avanzada”, adelanta Trebino.

Además, el Consejo Federal de Minería está trabajando en un proyecto de ley de presupuestos mínimos que regule cómo debe ser el plan de cierre de una mina, según confió Trebino.

Ese punto es clave en el caso de la Alumbrera y cómo deberá actuar la compañía para sanear un dique que ocupa 600 hectáreas y estará repleto miles de millones de metros cúbicos de barro, residuos de cobre y químicos tóxicos.

Querés saber más sobre cada proyecto minero del país

Sustentabilidad | 1 de febrero de 2019

Foto: Rubén Quintana / Fundación Humedales

Humedales: evitan inundaciones y purifican el agua pero no hay una ley que los proteja

Ayudan a evitar inundaciones, retienen gases de efecto invernadero y purifican el agua. Sin embargo, y a diferencia de los bosques nativos o los glaciares, no existe una ley nacional que los proteja a los humedales, le ponga un límite a la degradación que sufren y defina qué actividades se pueden hacer en esos ambientes y cuáles no.

A nivel mundial los beneficios ambientales están probados y hasta existe un día que los evoca, el 2 de febrero, Día Mundial de los Humedales. En ese contexto, varias ONG plantean la necesidad de que este año ingrese al Congreso una ley que los preserve. Mientras tanto, el Gobierno avanza en un inventario de humedales de todo el país.

Qué son los humedales. Son tierras, generalmente bajas y planas, donde se suele acumular agua o se inundan durante algunos períodos. La categoría comprende esteros, pantanos, ciénagas, marismas y turberas.​

Qué superficie ocupan en el país. Alcanzan los 600.000 kilómetros cuadrados, algo así como el 21,5 % de la Argentina, según estimaciones de la Fundación Humedales.

Cuál es la urgencia de una ley. “Es necesario que existe una ley ya, que evite que sigan siendo devastados y degradados a una tasa muy alta como la actual”, advierte Daniel Blanco, director de la Fundación Humedales.

Las amenazas que sufren los humedales son varias, pero principalmente son intervenidos con canales que sirven para sacar el agua y secar el área. De esa manera, introducen ganado o siembran soja u otro cultivo.

Un terraplén en Villa Constitución, Santa Fe, modifica el humedal para introducir ovejas.

Un ejemplo son los bajos submeridionales, que abarcan el norte de Santa Fe y que fueron modificados para introducir ganado. Por las características bajas de esas tierras y las intensas lluvias, esa zona hoy está inundada.

Otra amenaza son las urbanizaciones. Luego de rellenar y elevar terrenos naturalmente inundables, desarrollan countries o barrios náuticos. Hay muchísimos ejemplos a lo largo de la cuenca del río Luján y también en humedales de Escobar y Tigre.

Desarrollo inmobiliario en el humedal del Delta del Paraná. Crédito: Fundación Humedales.

Qué busca instaurarse por ley. El pedido de las ONG, entre las que también se encuentran Aves Argentinas, Fundación Vida Silvestre y Fundación Ambiente y Recursos Naturales, contemplan principalmente estos aspectos:

  • Asegurar la preservación y uso sostenible de los humedales.
  • Fomentar la restauración de humedales dañados.
  • Asegurar que los planes de ordenamiento territorial provinciales incorporen pautas para preservar los humedales.
  • Promover que las actividades económicas en humedales tengan criterios de sustentabilidad.
  • Incorporar a las comunidades locales en el diseño y la implementación de las políticas públicas relativas a los humedales.

Por qué es importante conservar los humedales

  • Reducen o evitan desastres. Los humedales protegen las costas y amortiguan las inundaciones, reduciendo los picos de crecida de los ríos. Retienen el agua después de las lluvias actuando como una esponja, para luego liberarlos lentamente. El riesgo de inundaciones aumenta a medida que los humedales pierden su capacidad de almacenamiento de agua de lluvia.
  • Producen agua potable. Son fuente de agua dulce y además funcionan como un enorme riñón porque depuran el aguas y la infiltración en los acuíferos subterráneos de los que luego se saca agua para consumo humano.
  • Colaboran con el riego. Muchos de los humedales son la base para la producción de alimentos asociada a la agricultura, ganadería, las pesquerías y la acuicultura.
  • Conservan biodiversidad. Tienen una flora y fauna específica, como aves acuáticas, peces, anfibios, reptiles y mamíferos.
  • Reducen la emisiones de dióxido de carbono. Almacenan carbono en elevadas cantidades. Con su conservación es posible mitigar la emisión de gases de efecto invernadero y adaptarnos mejor al cambio climático.
  • Sostienen a comunidades. Suelen ser los motores de economías local, donde el acceso al agua dulce brinda posibilidades de desarrollo, tanto productivo, como de recreación y turismo.
Humedal del Delta. Crédito: Fundación Humedales.

Qué postura tiene el Gobierno. Desde 2013 hasta la actualidad, hubo dos proyectos de ley que consiguieron media sanción, pero luego perdieron estado parlamentario. La principal traba fue la falta de respaldo por parte del sector agropecuario, que teme que la ley limite futuras explotaciones.

La estrategia del Gobierno es avanzar en un inventario de humedales que ayude a despejar dudas respecto al alcance que tendría una futura ley. “Hubo mucha incertidumbre en el sector productivo. Por eso queremos avanzar en el inventario. Estamos definiendo, junto a la Universidad Nacional de San Martín y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, la metodología con la que se hará”, explica Diego Moreno, secretario de Política Ambiental en Recursos Naturales de la Nación.

Moreno estima que a partir de imágenes satelitales podrán tener un inventario de humedales de todo el país en octubre, para luego hacer un trabajo de caracterización de cada humedal en el lugar.

“Queremos generar la información necesaria para definir el alcance territorial y que sirva de insumo para el debate parlamentario”, opina Moreno.   

Laguna de los Pozuelos es un humedal de altura, en Jujuy. Crédito: Fundación Humedales.

Algunos humedales emblemáticos. Delta del Paraná y las Lagunas de Chascomús, en la provincia de Buenos Aires; bañado La Estrella, en Formosa; los Esteros del Iberá, en Corrientes.

También las costa bonaerense de la Bahía Samborombón, la albúfera Mar Chiquita y el estuario de Bahía Blanca. Mientras que en la costa patagónica hay humedales de importancia, como las costas de la Península de Valdez, en Chubut; y las rías de Gallegos y San Julián, en Santa Cruz.

En el extremo sur del país, están los mallines y turbales, característicos de Tierra del Fuego.

En el oeste, asociado a los ambientes de Puna y Altos Andes, donde predominan las zonas desérticas, existen humedales que son verdaderos oasis para la vida, representando la única fuente de agua en la región. Por ejemplo, las lagunas de Guanacache y Llancanelo, en Mendoza; y los humedales de altura, como Laguna de los Pozuelos, en Jujuy.

Sustentabilidad | 1 de febrero de 2019

Foto: Eitan Abramovich

Cómo y qué comer para salvar al mundo

Howard Frumkin es director de “Nuestro Planeta, Nuestra Salud” que forma parte de Wellcome, la influyente fundación británica que se dedica a mejorar la salud mediante el apoyo a mentes brillantes en ciencias, humanidades y ciencias sociales.

Con la población mundial a punto de alcanzar los diez mil millones para 2050, el desafío de alimentar al mundo de una manera saludable y sostenible solo se profundizará. Hacer frente a ese desafío requerirá cambios sistémicos importantes a largo plazo.

No existe país en el mundo que no esté lidiando con las consecuencias graves para la salud y el medio ambiente de las dietas de su pueblo. Tiene que haber una mejor manera de alimentar a todos bien y de manera sustentable.

Tal como están las cosas, aproximadamente 820 millones de personas en todo el mundo carecen de alimentos suficientes y muchos más –por lo general en los mismos países- consumen alimentos poco saludables que provocan obesidad, enfermedades cardíacas, diabetes y otras afecciones que limitan la vida. Los riesgos para la salud que implica la mala alimentación hoy superan el impacto combinado del alcohol, del cigarrillo, del sexo no seguro y del consumo de drogas.

En el frente ambiental, la producción global de alimentos es la mayor presión que ejerce el ser humano sobre los recursos del planeta: utiliza el 40% de la tierra del mundo y el 70% de su agua dulce. También contribuye sustancialmente a aumentar las emisiones de gases de tipo invernadero, la pérdida de biodiversidad, el surgimiento de zonas muertas en los océanos y la deforestación.

El reto de alimentar al mundo de una manera saludable y sustentable no hará más que agudizarse en los próximos años. Un buen lugar para empezar a afrontar este desafío es el conjunto de lineamientos basados en la ciencia que acaba de difundir la Comisión EAT-Lancet sobre Dietas Saludables a partir de Sistemas Alimentarios Sostenibles, financiada por Wellcome.

En la dieta propuesta “ventajosa para todos”, aproximadamente un tercio de las calorías se obtendrían a partir de granos enteros y tubérculos; la proteína provendría principalmente de plantas, aunque también se incluiría alrededor de 15 gramos de carne roja por día; y se consumiría diariamente alrededor de medio kilo de frutas y verduras. En promedio, la dieta reduciría a la mitad el consumo global de carne roja y azúcar, y cuando menos duplicaría la cantidad de frutas, verduras, frutas secas y legumbres que se consume hoy a nivel mundial.

Por supuesto, dada la diversidad de los sistemas alimentarios en todo el mundo, para no mencionar el rol que juega la cultura y la tradición en la formulación de las dietas, sería necesario adaptar componentes específicos a las necesidades y gustos locales. Pero, si todo el mundo adoptara una versión de esta dieta, hasta 11,6 millones de muertes prematuras vinculadas con la alimentación podrían prevenirse cada año.

El informe de la Comisión establece estrategias claras para que esto suceda, según las cuales organizaciones internacionales y gobiernos nacionales tomarían la delantera a la hora de garantizar que existan dietas saludables y sostenibles y que resulten atractivas y asequibles para todos. Su implementación requerirá, primero y principal, una revisión de los sectores agrícolas de los países, para asegurar que estén ofreciendo los componentes necesarios de la dieta. En lugar de basar sus decisiones exclusivamente en los niveles de producción, los agricultores tienen que producir productos suficientemente diversos y adoptar prácticas sustentables. Con ese fin, será necesario crear incentivos efectivos.

Es más, en los países de bajos ingresos, fortalecer la infraestructura que vincula a las comunidades agrícolas rurales con los centros urbanos favorecerá un mayor acceso a productos frescos y saludables, reduciendo al mismo tiempo los desechos asociados con el transporte. En verdad, si tenemos en cuenta toda la cadena de suministro, casi una tercera parte de todos los alimentos producidos a nivel mundial se está desechando. En este escenario, los programas nacionales de reducción de desechos tendrán que complementarse con una mayor inversión en infraestructura.

De la misma manera, para garantizar una seguridad alimentaria global de largo plazo, deben destinarse más recursos al desarrollo de cultivos más nutritivos, de mayor rendimiento y más resilientes que puedan tolerar fluctuaciones de temperatura, tiempo extremo y pestes. No importa qué semillas nuevas se desarrollen, deben estar a disposición y resultar asequibles para los agricultores en todo el mundo. Mientras tanto, los agricultores en regiones áridas necesitan un mejor acceso a los cultivos existentes tolerantes a las sequías, como la legumbre caupí alta en proteínas, para poder proteger el suelo y preservar la humedad.

En términos más generales, una dieta sostenible exige que el mundo mejore su gestión del planeta. Esto implica tomar medidas no sólo para desacelerar la deforestación, sino también reforestar la tierra degradada, así como proteger la biodiversidad marina e impedir la expansión de tierra agrícola.

El informe de la Comisión EAT-Lancet no tiene todas las respuestas. Es necesario seguir trabajando, por ejemplo, para determinar la mejor manera de transformar la producción de alimentos en ambientes de bajos recursos. Pero la estrategia basada en evidencia que defiende el informe ofrece un marco útil para todos los involucrados –incluidos gobiernos, productores y ciudadanos- para cooperar en la transformación de los sistemas alimentarios no sostenibles y garantizar una dieta saludable para todos.

© Project Syndicate 1995–2019

Sustentabilidad | 30 de enero de 2019

Intervención: Pablo Domrose

Movilidad sustentable: se vienen los primeros colectivos eléctricos en la ciudad de Buenos Aires

¡Me gusta arrancar con buenas noticias! Finalmente se vienen los primeros colectivos eléctricos en la ciudad de Buenos Aires o, al menos, la primera prueba piloto. Serán ocho buses de origen chino de cuatro líneas (12, 34, 39 y 59) que circularán a partir de mayo, según se anunció la semana pasada. Los detalles más técnicos se desarrollan en esta nota de Infobae. Ahora bien, ¿por qué es importante esta medida?

Durante años, la configuración de las ciudades se hizo alrededor del auto. Carreteras, autopistas, ensanchamiento de avenidas. Todos símbolos que buscaban darle protagonismo a ese invento de cuatro ruedas y que parecían haberse olvidado de lo importante: las personas.

El nuevo paradigma de la movilidad sustentable cambia al protagonista y busca facilitar la movilización de los individuos a través de la peatonalización de calles, el diseño de sendas especiales para andar en bicicleta y la implementación de acciones para hacer más eficiente el transporte público.

El propósito final: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero -contribuyentes al cambio climático- y mejorar la calidad del aire en las urbes. Los nuevos colectivos eléctricos en calles porteñas formarán parte del Plan de Movilidad Limpia 2035 que busca reducir esas emisiones generadas por el transporte. ¿Fin del problema? Aún no…

Hay dos desafíos que se plantean con la movilidad eléctrica. Por un lado, el tipo de fuente de la que procede la electricidad. Es decir, ¿la energía es generada por fuentes renovables como el sol o el viento, o a partir de la explotación de combustibles fósiles como el petróleo y el carbón?

El escenario ideal es que todo vehículo eléctrico se “cargue” gracias a energías renovables para que la reducción de emisiones contaminantes sea aún mayor.

Por otro lado, si de vehículos particulares se trata, surge el interrogante: ¿nos permiten los autos eléctricos resolver el problema del tráfico? Las alternativas eléctricas son una opción más eficiente para movilizarse, pero toda planificación urbana debe basarse en reducir la cantidad de autos particulares y facilitar la movilización de las personas a través del transporte público que, si es eléctrico, es un plus que celebramos 🙂

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentabilidad | 29 de enero de 2019

Ilustración: Pablo Domrose

¿La naturaleza o el hombre? Las verdaderas razones detrás de las inundaciones

Al menos 2 millones de hectáreas del Norte y del Litoral del país están inundadas. Son áreas sembradas, con ganado y hasta habitadas. La situación lleva más de dos semanas, registró cuatro muertos, sumó 6.000 evacuados y es tan grave que el viernes el Gobierno declaró la “emergencia y desastre agropecuario” en Santa Fe, Corrientes, Chaco y Santiago del Estero.

Las lluvias abundantes y consecutivas son el principal factor. Pero no el único: la característica inundable de la zona, el aumento de la temperatura que registra el norte del páis, la pérdida de bosques y el uso productivo de terrenos inundables hacen que un fenómeno natural sea más extremo y genere consecuencias graves. En esta nota te contamos por qué se inundó esta región del país.

1. Lluvias extremas cada vez más extremas

En muchas zonas de estas provincias llovieron 500 milímetros en 15 días. “Son zonas donde caen alrededor de 1.200 milímetros en un año”, explica Miguel Taboada, director del Instituto de Investigación del Suelo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

Fueron además lluvias extremas. “Que llueva 10 días seguidos es normal para la región y también que sean precipitaciones por arriba del promedio. Pero lo que ocurre, y es mi principal hipótesis, es que el calentamiento global hace el proceso más extremo y con más chances de que las lluvias sean más abundantes”, completa Carolina Vera, especialista del Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera y vicepresidenta del Panel Intergubernamental de Cambio Climático.

Así opera el calentamiento global a grandes rasgos: una atmósfera más caliente puede almacenar más vapor de agua (que es el agua en estado gaseoso) y en consecuencia, cuando se enfría, formar más gotas y más lluvia. Y en esa región, como en gran parte del país, la temperatura subió entre 0,5 °C y 1 °C en los últimos 50 años.

“Por eso decimos que el factor principal que explica lo que está ocurriendo es que llueve mucho en poco tiempo. Es decir, la región está sufriendo los efectos de eventos climáticos cada vez más extremos”, concluye Taboada.

Un tweet del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) muestra las lluvias acumuladas hasta el 18 de enero en tres ciudades y sirve como muestra de lo que explican dos de los principales investigadores que tiene el país para analizar el fenómeno de las inundaciones.

Para entender lo extremas que son las lluvias también ayuda comparar lo que llovió entre el 1° y el 18 de enero pasado con las precipitaciones promedio de todo el mes de enero en estas tres ciudades entre 1981-2010, según el SMN:

Para Resistencia (Chaco) es de de 158,5 mm; para Paso de los Libres (Corrientes) es de 130,9 mm; y para Monte Caseros (Corrientes) es de 154,1 mm. Es decir que las lluvias de este enero cuadruplican los promedios históricos.

Por último, en este mapa que hizo el INTA se pueden ver las lluvias acumuladas hasta el 24 de enero y cómo se produce una gran concentración de precipitaciones en el noreste del país:

“Para determinar con exactitud si lo que ocurre en esta región es consecuencia del cambio climático habrá que hacer estudios posteriores, pero lo que sí podemos afirmar con seguridad es que estas zonas tenderán a inundar más seguido y más fuerte”, sostiene Carlos Gentile, secretario de Cambio Climático de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

En la misma línea, el Sistema de Mapas de Riesgo del Cambio Climático que elaboró su área advierte que el Noroeste y el Litoral son las regiones que en un escenario de emisiones de gases de efecto invernadero tal como el actual tendrán de aquí al 2039 cada vez más días de lluvia con más de 20 mm de precipitaciones.

Conocé los registros máximos de lluvia en tu ciudad

2. Una región naturalmente baja convertida en una trampa

El mapa de lluvias muestra que las precipitaciones fueron más intensas en el norte de Santa Fe, sudeste de Chaco y el este de Santiago del Estero. “Son los bajos submeridionales, que por ser tierras bajas y con poca pendiente, tienen muy poca capacidad de evacuar los excedentes de agua”, describe Taboada.

En las últimas décadas, pero principalmente en los ‘90, se construyeron canales de desagüe para reducir anegamientos, obras que son insuficientes y que de hecho el Gobierno nacional intenta complementar. Pero también hubo desmontes para introducir principalmente ganado.

La Bolsa de Comercio de Rosario también destaca que la zona es inundable durante los períodos húmedos como el de este enero, convirtiéndose en una trampa para los productores y miles de vacas. De hecho, así lo expuso en este video la radio santafecina LT10:

La otra provincia muy afectada por las inundaciones es Corrientes, donde justamente el 26% de su superficie son humedales. Es decir, áreas que se inundan de manera permanente o intermitentemente, según las condiciones climáticas. “La característica de los humedales es justamente que retienen el agua”, advierte Taboada.

Sin embargo, y como muestra en la página 66 el último Informe del Estado del Ambiente de la Secretaría de Gobierno de la Nación, en gran parte de los humedales de Corrientes se realiza ganadería extensiva.   

3. Si talamos los bosques, la lluvia lastima

Gran parte del agua que se acumuló en el norte de Santa Fe, bajó de Chaco y Santiago del Estero. “¿Qué hubiese pasado si los bosques nativos de esas dos provincias hubiesen sido preservados?”, se pregunta Enrique Maurtua,
a cargo del área de cambio climático de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN).

Maurtua sabe la respuesta: muchísima menos agua hubiese llegado a Santa Fe: “Un árbol absorbe agua del suelo, pero durante una tormenta retiene mucha agua en sus ramas y hojas”

El INTA lo grafica con números contundentes: el monte nativo absorbe 300 milímetros de agua por hora; una pastura convencional (donde hay ganado), 100 milímetros; y una campo con soja, apenas 30 milímetros por hora.

Lo cierto es que Santiago del Estero y Chaco pierden superficie de bosques desde hace décadas. Sólo en los últimos 10 años, desmontaron 1.026.677 hectáreas en Santiago del Estero y 404.896 hectáreas en Chaco, según el último monitoreo de bosques nativos que hace la Secretaría de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

En Chaco se deforestaron, desde 2007 hasta 2017, 404.000 hectáreas, seis veces la superficie de la ciudad de Resistencia. Crédito: Greenpeace

Junto con Salta son las provincias más afectadas por la deforestación. Y la razón es común a las tres provincias: esos bosques son reemplazados principalmente por cultivos de soja o para hacer ganadería.

4. Cambio de uso del suelo y obras hídricas insuficientes

La mayoría de las hectáreas bajo el agua son áreas que históricamente se inundaban o lo siguen haciendo. Pero como lo fuimos contando en esta nota, esos suelos se fueron modificando para hacer cultivos, introducir ganado o construir viviendas

Esto es justamente lo que hace que las inundaciones de este enero sean graves. Porque donde sólo había vegetación y animales adaptados a ese ecosistema, ahora hay cultivos que se pierden si quedan bajo el agua, vacas que se ahogan y familias que deben ser evacuadas.

Incluso hay rutas que permiten llegar hasta alguno de estos lugares hoy inundados que agravan la situación: “La ruta 30 (tiene unos 120 kilómetros y recorre los bajos submeridionales) no tiene alcantarillas y cuando la zona se inunda funciona como una represa que no deja escurrir el agua y complica la situación”, advierte Taboada.

Esta combinación hace que todo sea más grave. “Somos vulnerables a estas inundaciones principalmente por dos aspectos. En primer lugar, por todo lo que tenemos en esas zonas históricamente inundables. Y en segundo lugar por lo preparados o no que estamos para minimizar esas inundaciones”, reflexiona Maurtua, de FARN.

Este tweet de la Red de Emergencias de Rosario muestra cómo algunas obras operan como diques que contienen el agua y no dejan que escurra naturalmente:

Qué hizo la Argentina para estar prevenida o minimizar el impacto

Para Pablo Bereciartua, secretario de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, en las últimas décadas faltó inversión y planificación en las obras para evitar inundaciones.

“Dentro del Plan del Agua, uno de los ejes son las obras de adaptación al cambio climático y tenemos una inversión comprometida de U$S 10.000 millones. Dentro de ese monto, estamos trabajando en 500 kilómetros de canalizaciones por U$S 2.000 millones”, detalla Bereciartua y remarca que en febrero del año pasado se creó un comité integrado por Santa Fe, Chaco y Santiago del Estero para definir las obras prioritarias en la región.

Gentile, secretario de Cambio Climático, remarca la importancia de trabajar sobre políticas de uso del suelo de una manera más coordinada entre las provincias. En ese sentido, desde su área trabajan en un Evaluación Ambiental Estratégica en la región del Parque Chaqueño, lo que ayudará a entender qué cambios en el uso del suelo deben evitarse y cuáles deben intentar revertirse.

El área de Cambio Climático de Nación también trabaja en la elaboración de proyectos específicos para adaptar ciudades al cambio climático. Uno de ellos es el que busca trabajar sobre poblaciones cercanas a costa del Río Uruguay. Se trata de un plan binacional ya que trabajará sobre Federación, Concordia, Colón, Concepción del Uruguay, Gualeguaychú, Islas del Ibicuy, San José, Villa Paranacito y El Palmar, en Entre Ríos, pero también en Salto, Paysandú, Río Negro y Artigas, del lado uruguayo.

Finalmente, el plan de contar con una ley de humedales que preserve esos ecosistema y determine a nivel nacional qué se puede hacer sobre esas áreas también es fundamental para evitar que el problema lejos de mitigarse se agrave con el establecimiento de más familias o producciones en zonas inundables. Pero esa norma aún no logró el consenso necesario para ser aprobada en el Congreso.

Sustentabilidad | 25 de enero de 2019

Foto: Fermin Koop | Intervención: Pablo Domrose

Cómo afectaría al ecosistema marino argentino la construcción de un nuevo puerto en Uruguay

Más de 500 barcos de bandera china podrían pronto arribar al oeste de Montevideo, Uruguay debido al proyecto ya confirmado de la empresa Shandong BaoMa de instalar una zona franca con puerto, astillero y planta para procesamiento y congelado de pescado.

El emprendimiento de US$200 millones se realizará en un predio de 28 hectáreas en la zona de Punta Yeguas, un área mayormente rural y con un parque público, y podría tener graves consecuencias para el ecosistema marino del Atlántico Sur, hoy amenazado por la sobrepesca y la pesca ilegal.

El predio, ya adquirido por la empresa china, contará con un muelle de 800 metros de largo, donde podrán aparcar barcos de hasta 50.000 toneladas, de acuerdo con mapas a los que accedió Diálogo Chino. Al ser una zona franca, permitiría que los barcos operen sin control del gobierno uruguayo.

Mapas a los que accedió Diálogo Chino muestran un muelle de 800 metros de largo, astillero y planta para procesamiento y congelado de pescado. Foto: Fermín Koop

“Los barcos chinos son de los más beneficiados de la pesca no declarada del Atlántico Sur. Por eso nos preguntamos qué garantías nos da este proyecto. Es uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta y podría verse afectado”, sostuvo Rodrigo García, fundador de la ONG Oceanosanos.

Flotas pesqueras internacionales, muchas ilegales y no registradas, regularmente visitan la costa de Uruguay y Argentina en busca de las grandes poblaciones de calamar. Ese mismo animal es un eslabón clave en las cadenas alimentarias de los ecosistemas marinos.

La pesca del calamar no sólo impacta a esa especie sino también a otras poblaciones de peces, delfines y albatros que son atrapadas por accidente por los barcos pesqueros. A eso se le suma la descarga de sustancias contaminantes de los barcos y sus consecuencias ambientales.

Un lugar de riesgo

El puerto de Montevideo es el segundo mayor del mundo en la recepción de pesca ilegal, de acuerdo con informes de Oceana y Oceanosanos. Además, según datos de la Administración Nacional de Puertos de Uruguay (ANP), desde el año 2013 se registra la descarga de un tripulante muerto por mes proveniente de estas embarcaciones.

“Respetamos la pesca, son lugares de trabajo para muchos. Cualquier barco puede entrar al puerto de Montevideo, excepto con el delito”, afirmó Juan José Domínguez, vicepresidente de la ANP. “Se necesita una policía mundial para controlar lo que puede estar pasando con la pesca, nosotros sólo somos espectadores”.

El presidente de Shandong BaoMa, Jian Hongjun, presentó el proyecto en diciembre en Montevideo junto a representantes de la empresa uruguaya CSI Ingenieros, su socio local. Para avanzar, deberán cambiar la zonificación de la zona, que deberá pasar de ser considerada rural a ser portuaria.

Con sede en China, Shandong BaoMa tiene alrededor de 4000 empleados y se especializa en distintos rubros, la mayoría de ellos ligados al mar, tales como la pesca, la elaboración de harina de pescado y la gestión de terminales portuarias. Además, ha incursionado en infraestructura para explotaciones mineras.

Diálogo Chino se comunicó con ambas empresas involucradas en el proyecto en Uruguay y no obtuvo respuesta.

“Es una zona costera que no es productiva, lo más cercano que tiene es un asentamiento irregular de personas y pequeñas chacras. El proyecto generará 300 puestos de trabajo durante la obra y desarrollará más la zona”, sostuvo Gabriel Otero, alcalde del Municipio A de Montevideo, zona en la que se ubicará el proyecto.

El emprendimiento marcado como “proyecto” en Chino. Foto: Fermín Koop

El emprendimiento se ubicará cerca de los barrios Santa Catalina y Pajas Blancas y del Parque Público Punta Yeguas, un área de 113 hectáreas recuperada por la Intendencia de Montevideo para uso público en 2006. Es frecuentemente utilizado por sus playas y zonas de esparcimiento.

Rechazo en aumento

Al enterarse del proyecto, los vecinos de la zona decidieron organizarse para hacer escuchar su voz y evitar que se avance con la obra. Han solicitado reuniones con diversos órganos de gobierno en Uruguay para obtener más información y resaltar los efectos sociales y ambientales que podría tener el puerto en la zona.

Foto: Florencia Lay

“Nos enteramos de todo esto a través de un artículo de prensa, todo a nuestras espaldas. Por eso nos empezamos a juntar y organizarnos. Se está decidiendo sobre bienes comunes que nos pertenecen a todos y los venden por poco dinero para pagar favores”, afirmó Nieves Cancela, vecina de la zona.

Al mismo tiempo, José Martínez, vecino y trabajador portuario, agregó: “Vivo hace 40 años en la zona y tengo un sentido de pertenencia y respeto por el lugar. El daño social y ambiental de proyectos de este tipo nunca se tiene en cuenta. Esperan que reaccionemos cuando está todo hecho.”

A las preocupaciones se suma el impacto que podría tener el puerto en los pescadores artesanales de la zona. Luis Soria, vecino y pescador artesanal, advierte que su actividad ya se ha visto afectada en los últimos años por la pesca ilegal y la sobrepesca y que al sumarle el puerto verán perjudicado su trabajo.

“No vamos a poder pescar más en la zona. Se va a restringir la navegación y no nos vamos a poder acercar. Es todo pérdida para nosotros, le estamos entregando parte de nuestra soberanía a un país que está del otro lado del mundo. No tiene sentido,” afirmó.

Relaciones cercanas

La decisión de Shandong BaoMa de instalarse en Montevideo no es casual. Desde su asunción en 2015, el presidente uruguayo Tabaré Vázquez ha buscado un mayor acercamiento a China, incluso deseando la firma de un tratado de libre comercio entre ambos países.

El presidente de China, Xi Jinping, y el de Uruguay sellaron un acuerdo de asociación estratégica entre los dos países en el año 2016. Desde entonces, muchos han sido los avances y los acercamientos. Al mismo tiempo, en 2018, Uruguay se convirtió en el primer país del Mercosur en formar parte de la iniciativa Una Franja, Una Ruta de China que prevé mayores inversiones.

“Le pregunté muchas veces a los embajadores chinos por qué aprecian a Uruguay. Tiene que ver con que hacen muchos negocios con Brasil y Argentina, pero necesitan un lugar seguro donde la parte legal sea muy clara y eso es Uruguay”, sostuvo Gabriel Rozman, presidente de la Cámara de Comercio Uruguaya-China.

Vecinos que oponen al proyecto. Foto: Florencia Lay

Dentro del ranking de destinos de exportación de Uruguay, China ocupó el primer lugar en año pasado, con ventas que superaron los US$2 mil millones (incluyendo desde Zonas Francas). Las exportaciones hacia el mercado chino aumentaron un 12% anual en promedio entre 2012 y 2017.

Las exportaciones uruguayas consisten principalemente en productos como soja, madera, carne premium, lana, pescado y leche. Del otro lado, China envía a Uruguay manufacturas industriales, vehículos automóviles y productos químicos y plásticos, entre otros.

Proyectos de inversión en Uruguay como en el caso de Shandong BaoMa reciben incentivos fiscales y de diverso tipo de parte de Uruguay XXI, la agencia de inversión y promoción de exportaciones del país. Allí fue donde se realizó la presentación del puerto de Punta Yeguas.

“Tenemos la posibilidad de tener un puerto de aguas profundas sobre el Atlántico, algo que Argentina y Brasil no pueden tener. Los puertos de Brasil tienen problemas de capacidad y los de Argentina no pueden tomar barcos grandes. El de Montevideo tiene mucho potencial,” agregó Rozman.

Fermin Koop en Diálogo Chino.

Sustentabilidad | 25 de enero de 2019

Foto: Fundación Mundo Marino

La historia detrás de los 300 animales marinos que aparecieron muertos o lastimados en la costa

En los primeros días de enero, un delfín franciscana, una especie en peligro de extinción, apareció muerto en las playas de Mar de las Pampas. No sobrevivió a las heridas que le causó una red de pesca y se convirtió en el primer caso de 2019 en la costa bonaerense.

Su muerte inauguró un registro anual que el año pasado alcanzó los 363 casos. Es decir, durante todo 2018, 363 animales, entre mamíferos y reptiles marinos, fueron encontrados muertos, lastimados o enfermos en la costa de la provincia de Buenos Aires. De todos ellos, 121 fueron recuperados y reintroducidos a su hábitat natural. Pero hay un dato que debería avergonzarnos: el 90 % de los animales sufrió una herida o enfermó como consecuencia de la acción humana.

Nueve pingüinos rescatados fueron devueltos al mar. Crédito: Fundacón Mundo Marino.

Qué les suele pasar. Aparecen enfermos por desnutrición, lastimados por redes de pesca, intoxicados con plástico y hasta empetrolados. Es decir, afectados por causas vinculadas con la interacción humana.

Mientras tanto, los varamientos de grandes cetáceos, como ballenas, estarían relacionados con causas naturales que son investigadas. Esto es según reveló la Fundación Mundo Marino, que realizó el informe anual y que se ocupa de la mayoría de los rescates de animales marinos en las costas bonaerenses en cooperación con el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS).

Cuáles fueron las especies afectadas. Hubo delfines franciscanas, tortugas, lobos marinos, elefantes marinos, garzas, gaviotas, albatros, pingüinos magallánicos, petreles, ballenas jorobadas y orcas.

Desnutrición. Fue uno de los factores con mayor incidencia, ya que registró 72 casos. El estudio señala que resultó llamativo en los lobos marinos, ya que en los últimos años aumentó la cantidad de estos animales con ese cuadro.

La mayoría de los lobos marinos fueron encontrados con cuadros de desnutrición. Crédito: Fundación Mundo Marino.

“La falta de alimento puede estar ocasionada por la sobrepesca, incluso por el calentamiento global, que muchas veces altera la distribución de presas, y también podría estar generando floraciones algales tóxicas en lugares donde no solía haber”, explicó Sergio Rodríguez Heredia, biólogo y jefe del Centro de Rescate y Rehabilitación de la Fundación Mundo Marino.

Redes de pesca. La otra gran amenaza para los animales asistidos es el enmalle en redes de pesca, que suelen causarles la muerte. Durante 2018 se registraron 58 casos. La especie más afectada fue el delfín franciscana, de los que se encontraron 41 ejemplares sin vida.

Delfines franciscanas atrapados y muertos por redes. Crédito: Fundación Mundo Marino.

El caso más emblemático ocurrió en enero de 2018 con la aparición de un delfín franciscana y su cría atrapados en una red fantasma (sin dueño a la vista).

Plástico. La tercera causa de muerte o lesiones es la presencia de plástico en el mar. Eso ocurrió en 39 casos.

“Históricamente, la tortuga marina fue la especie más afectada por esta situación. Ellas confunden su alimento natural (medusas y fauna gelatinosa) con las bolsas plásticas. De hecho, hoy el 97 % de las tortugas que asistimos tiene plástico en sus sistemas digestivos. Pero, llamativamente, en los últimos años también nos encontramos con mamíferos marinos y aves afectadas por plástico”, aclaró Karina Álvarez, bióloga y responsable de Conservación de Mundo Marino.

Enterate qué le paso exactamente a cada animal

Sustentabilidad | 22 de enero de 2019

Intervención: Pablo Domrose

Pesca pirata: el saqueo de 400 barcos extranjeros que se esconden frente a Chubut

Link a la versión en inglés

La última persecución fue hace un año: un guardacostas de la Prefectura Naval Argentina siguió a un barco chino que pescaba ilegalmente a la altura del Golfo San Jorge. El buque logró escapar, pero tuvo que pagar una multa. Un mes antes, un barco español hizo lo mismo pero fue capturado y debió pagar una multa de $ 7,5 millones.

Lo que pasó el año pasado con esas dos embarcaciones fue una excepción. Porque la mayoría de los 400 barcos extranjeros que pescan sin ningún tipo de control lo hacen un poco más allá de la milla 200, a unos 321 kilómetros de Comodoro Rivadavia, donde la Argentina nada puede hacer porque ya no es Mar Argentino. En esta nota te contamos cómo opera esa flota, de qué países son, con qué especies arrasan, cómo afecta a la producción nacional, dónde descargan la pesca y cuántos marinos murieron durante una práctica cruel que preocupa a la ONU.

El 16 de enero, el conservacionista Milko Schvartzman contó por lo menos 300 barcos pesqueros entre el paralelo 42 y el 46, frente a las costas de Chubut, pero más allá de la milla 200, donde las aguas son internacionales. No tuvo que sobrevolar la zona. Simplemente entró a una plataforma donde la mayoría de los barcos son ubicados en tiempo real de manera satelital.

“Son barcos piratas porque nadie controla qué pescan y cómo pescan. Se esconden detrás de la milla 200, donde la legislación internacional no regula la explotación de los recursos pesqueros”, dice Milko, que lidera el proyecto Oceanosanos, con sede en Montevideo y financiado por la fundación de Leonardo Di Caprio.

No hace falta simplemente creerle. Es mejor mirar esta captura satelital y ver cómo los barcos se amontonan frente a Chubut, pero detrás de la línea roja que marca el fin del Mar Argentino, hasta donde la Prefectura tiene la facultad de vigilar que nadie pesque sin permiso.

Cada círculo amarillo representa un pesquero. Fuente: Oceanosanos

Arrasan con el calamar

La mayoría de los barcos son Chinos, alrededor de un 40%. El resto son de Corea del Sur, Taiwán y España. Cerca de la mitad busca calamar.

“Por año, pescan entre 200 mil y 1 millón de toneladas. Preferentemente capturan calamar, pero también merluza, merluza negra y abadejo”, enumera Eduardo Pucci, director de la Organización para la Protección de los Recursos Naturales del Atlántico Sudoccidental (OPRAS), una ONG local que tiene el respaldo del sector pesquero nacional.

Para Oceanosanos, esa pesca “pirata” factura por lo menos U$S 800 millones al año. Para OPRAS, no baja de los U$S 3.000 millones, U$S 1.000 millones más que lo que representa toda la exportación pesquera Argentina.

Devastar un área naturalmente rica

Las imágenes satelitales son demasiado elocuentes. Todos los barcos en un mismo sector. Y eso tiene una explicación. Esa zona, que en parte se la conoce como Agujero Azul, es muy particular y rica en recursos.

“Lo particular es que la plataforma continental se extiende un poco más allá de la milla 200. Recién unas millas más adentro comienza el talud. Por ahí, entre la plataforma y el talud, se produce una enorme migración de calamar. Y los barcos explotan el beneficio de que eso ocurre justo fuera de la zona económica exclusiva argentina”, explica el biólogo marino Claudio Campagna, director del Foro para la Conservación del Mar Patagónico, integrado por 16 ONG, entre ellas Fundación Vida Silvestre, Aves Argentinas y FARN.

El daño ambiental y a la biodiversidad marina es difícil de medir porque no hay registros de lo que se pesca. “Lo que sí podemos decir es que el daño existe, absolutamente. Es un daño sobre la abundancia de especies y sobre la diversidad”, afirma Campagna.

Milko, de Oceanosanos, agrega que el calamar está en el centro de la cadena alimenticia marina: “Si se ataca a la especie de la cual depende gran parte de los demás peces, se ataca a todo el ecosistema”.

Para Javier García Espil, director Nacional de Gestión Ambiental del Agua y los Ecosistemas Acuáticos, cualquier actividad no regulada tiene impacto. “Dentro del Mar Argentino trabajamos en prácticas de pesca responsables, para evitar por ejemplo la pesca incidental (accidental). También estudiamos la biomasa y cómo fluctúa la población de peces para evitar agotar el stock de peces. Por eso se otorgan cuotas de capturas”, precisa Espil.

Todo eso es lo que no ocurre a partir de la milla 201. Muchos barcos pescan con redes de arrastre y matan accidentalmente albatros o capturan peces que después descartan porque no tienen valor comercial.

“Todo lo que ocurre en esas aguas internacionales impacta en el Mar Argentino porque las especies son migratorias, van de un lado a otro, como las ballenas, orcas, elefantes marinos, tiburones, rayas y calamares”, resalta García Espil.

Por eso es que Pucci, de OPRAS, habla de un pérdida económica del orden de los U$S 500 millones para la flota de 600 pesqueros argentinos.

Subsidios estatales para barcos que suman 53 muertes

Para que la actividad sea rentable, la flota de pesqueros extranjeros recurre a varias prácticas que internacionalmente la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial del Comercio condenan.

Muchos de los barcos que pescan en alta mar, lejos de sus puertos de origen, logran ser rentables gracias a subsidios que reciben por parte de sus estados. A esa conclusión llegaron investigadores de la National Geographic Society, la Universidad de California en Santa Bárbara, Global Fishing Watch, el proyecto Sea Around Us (El mar que nos rodea), la Universidad de la Columbia Británica y la Universidad de Australia Occidental, que estudiaron en conjunto la pesca en alta mar.

“A esto hay que sumarle el trabajo esclavo. Cada barco tiene entre 35 y 40 tripulantes. Los cinco de mayor rango son del país de bandera, pero el resto suelen ser filipinos, indonesios o de países africanos. Y trabajan en condiciones a bordo que suelen ser terribles. Hemos visto en el puerto de Montevideo a tripulantes de un barco chino que tenían marcas de grilletes en los tobillos”, denuncia Milko.

Tripulantes indonesios en un barco coreano. Crédito: Oceanosanos

Es más, la Armada de Uruguay, ante un pedido de informe que hizo la Organización para la Conservación de Cetáceos, debió detallar los incidentes registrados en el puerto de Montevideo vinculados a la tripulación de los barcos extranjeros que atracan ahí.

La contestación de la Prefectura Nacional Naval de ese país incluye un dato escalofriante: desde 2013 y hasta marzo de 2018, los pesqueros extranjeros bajaron 53 personas muertas. Casi una por mes:

La triangulación vía Montevideo

Una de las principales medidas que tomó la Argentina para desalentar la pesca furtiva en alta mar fue prohibirle el ingreso a los puertos locales. “Nuestro país no permite el ingreso de buques extranjeros que operan en alta mar a puertos nacionales”, remarcaron por escrito, y ante la consulta de RED/ACCIÓN, desde la Subsecretaría de Pesca de la Nación, que está a cargo de Juan Bosch.

En la misma nota, la Subsecretaría destaca que “la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada… puede inclusive llegar a provocar el colapso total de una pesquería o perjudicar gravemente los esfuerzos por restaurar poblaciones agotadas”.

Brasil y Chile tomaron la misma decisión que la Argentina y le cerraron sus puertos. Pero no fue suficiente porque Uruguay, vía Montevideo, recibe parte de la pesca que los barcos realizan frente a Chubut.  

En un comunicado oficial difundido en el sitio de Presidencia de Uruguay, la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos anuncia una serie de esfuerzos para controlar a los barcos pesqueros que ingresan a Montevideo pero reconoce que durante 2015 hubo más de 1.500 descargas y remarca que “más de la mitad fueron de barcos que fueron trasbordados en alta mar”, lo cual se entiende como una “situación de riesgo que puede cubrir pesca ilegal”.

Barcos extranjeros en las inmediaciones del puerto de Montevideo. Crédito: Oceanosanos

“Lo que ocurre es que barcos reefers o congeladores abordan a los pesqueros en alta mar y cargan la captura de hasta 15 pesqueros”, explica Milko y sigue: “Antes de ingresar a Montevideo con la carga, Uruguay le exige al capitán que informe qué lleva, dónde lo capturó, de qué barcos proviene. Finalmente, ese barco congelador llega al puerto, hace la descarga, la sube a un contenedor y ese contenedor viaja en un carguero hacia Asia, Europa o donde fuera. Pero nadie observa si es cierto o no lo que dijo el capitán que traía. Además el reefer tiene mezclada la carga de 15 barcos”.  

Milko asegura que los barcos eligen Montevideo porque hay pocos controles y por una cuestión de costos, ya que “en ese puerto no pagan IVA y además la captura no paga tasas de importación y exportación porque es zona franca”.

Durante una entrevista publicada en noviembre por la Revista Puerto, el presidente de la Administración Nacional de Puertos de Uruguay, Alberto Díaz Acosta, aseguró que en el puerto de Montevideo se realiza “un control físico” sobre los barcos, aunque reconoció ciertas debilidades: “Desconozco si el método de control es aleatorio o por denuncia”.

Las soluciones posibles y el problema de Malvinas

La Convención de la Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, de 1982, es un tratado multilateral al que adhirió la Argentina, y es la norma que intenta organizar la actividad en el mar.

Entre otras cuestiones, este acuerdo dispone límites a las zonas marítimas; las zonas económicas exclusivas de cada país; la plataforma continental y alta mar. También legisla sobre derechos de navegación. Pero es muy poco clara sobre la explotación de los recursos en aguas internacionales.

“Sin embargo, esa convención dice que los Estados deben cooperar en adoptar medidas para la conservación de los recursos vivos de alta mar. Y ese es un punto del que podría agarrarse la Argentina para trabajar en una solución”, consideró Rucci, de OPRAS.

Para Claudio Campagna, el hecho de que en la zona donde los buques extranjeros pescan sin control haya especies transzonales, es un elemento para “ejercer soberanía”.

Para Milko, de Oceanosanos, son varias las herramientas legales que tiene Argentina: “En los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas hay uno dedicado a la vida marina”. Ese punto llama a “de aquí a 2020, reglamentar eficazmente la explotación pesquera y poner fin a la pesca excesiva, la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y las prácticas pesqueras destructivas”.

Milko señala que también se podría recurrir a la Organización Mundial del Comercio para denunciar los subsidios a este tipo de pesca y a la Organización Internacional del Trabajo por las condiciones en las que trabaja la tripulación.

“Lo que hacen otros estados es trabajar con los países de la región para restringir el acceso de esta flota depredadora con algún tipo de acuerdo que logre reconocimiento de la ONU, como la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos, que logró ordenar la pesca en esa zona”, ejemplifica Milko.

En la necesidad de llegar a un acuerdo regional coinciden muchos de los actores interesados en el tema, pero hay un riesgo latente que hasta ahora ningún gobierno estuvo dispuesto a correr: “Si se quisiera llegar a un acuerdo con los países costeros del Atlántico Sur, se podría estar reconociendo indirectamente a las Islas Malvinas como estado ribereño”, advierte Pucci.

En Cancillería de la Argentina prefirieron no hacer ningún tipo de declaraciones sobre el tema. Mientras que la Subsecretaría de Pesca se limitó a decir: “Argentina continuará trabajando en forma conjunta a nivel internacional, en tanto que a nivel regional forma parte de la red de intercambio de información y experiencias entre países de América Latina y el Caribe para prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada”.  

Los esfuerzos de Prefectura y la línea invisible

Hace 32 años que Carlos Villarreal trabaja en Prefectura. Es desde hace unos años el Jefe del Servicio de Tráfico Marítimo y uno de los principales encargados de custodiar la milla 200 del Mar Argentino.

“Ahora, viendo los equipos de monitoreo que tenemos, te puedo decir que hay unos 200 barcos en el paralelo 46, a la altura de Comodoro Rivadavia, pero entre la milla 201 y la 210”, señala por teléfono.

Villarreal asegura que tienen prácticamente las 24 horas del día los 365 días del año a un guardacosta, y hasta dos, patrullando esa zona. “Pero no entran al Mar Argentino, por lo que nosotros no podemos hacer nada”, explica.

Crédito: Prefectura Naval Argentina.

A veces, muy de vez en cuando, entran. “Los detectamos, porque tenemos el guardacosta en la zona, porque desde 2014 tenemos un avión Beechcraft 350 destinado a este trabajo y porque tenemos un sistema de control satelital”, enumera Villarreal.

Desde 1983 hasta hoy, 75 buques fueron capturados por Prefectura pescando ilegalmente en el Mar Argentino. Mucho. O poco, si se tiene en cuenta que unas millas mar adentro, fuera de la zona económica exclusiva argentina, hasta 400 barcos pescan lo que quieren y como quieren sin ningún control.

Sustentabilidad | 17 de enero de 2019

Photo: Amali Tower / Climate Refugees

Climate refugees: a silent march that challenges the whole world

Link to the Spanish version

A mexican farmer whose business activity is damaged by changes in the rain patterns. A Nigerian father worried by the living style of his son when having to move due to the drought. Both have something in common: the eternal search for survival. They are not the characters of science fiction movies of a not very far future. They are stories of life of the present.

According to the World Bank, by 2050 there will be more than 143 million internal migrants in Sub-Saharan Africa, South of Asia and Latin American due to climate reasons. Today, there is neither a global definition that can include them nor a policy to protect them. They are the visible face of climate change. They represent one of the main challenges of our time. And they need a first action: that we talk about them.

The problem: brief description of an alarming reality

Human activities, based on fossil fuels exploitation, release greenhouse gases that cause an increase of the planet temperature. The effects of this climate change are numerous and imply a reality: there are people that cannot keep on living the same in their usual places.

The rise of the level of the sea jeopardizes the survival of coastal islands and cities. The hydrological stress -with drought periods and others of heavy rains that cause floods- generates a warning for the future of many South American communities. Citizens will have to start a hard march in order to be able to survive. People have already begun to talk about climate refugees.

The debate: when words and definitions matter

According to the United Nations High Commissioner for Refugees (UNHCR), a refugee is that one who runs away from armed conflicts or chase and that, since going back to his or her country is dangerous, needs shelter in another place. There, the states and organizations offer them aid and protection. Whereas a migrant is the one who chooses to move in order to improve his or her life in search of a job or an education, but still receives the protection of his or her native country to where he or she can return.

In the 1951 Refugee Convention -still in force- the environmental reasons are conspicuous by its absence in theory but not in practice. “This is a definition that sees into the race, the religion, the nationality, the belonging to a social group or the political opinion as causes of persecution but not the climate. The lack of a definition on the climate refugees impedes us to specify who are we talking about”, ponders Ignacio Odriozola, attorney-at-law of the University of Buenos Aires and researcher for the South American Network for Environmental Migrations (Resama in Spanish).

African refugees. Photo: Amali Tower / Climate Refugees

When the environmental issue is a reason for mobilization, the differences of concept are also worthwhile. “There may be an earthquake and that does not necessarily spawns migrants or refugees for environmental reasons. The impact has to be one that does not imply a temporary displacement and with survival means not guaranteed anymore after the natural disaster. The same earthquake can mean for some the obligation to move and arrive to another region, and to others a simple temporary evacuation”, distinguishes Odriozola. “We could be searching for a definition for years and years. The climate change will remodel migration without a doubt. To think that the climate changes will not affect the movements of people is ridiculous” says Alex Randall, director of the program Climate and Migration Coalition.

The key: the persons behind each climate event

Mortaza Behboudi is a young photojournalist. The reason that allows him to have the Afghan refugee Passport in France was a political one. But, apart from his personal situation, his view is wider: “In the Greek island of Lesbos I met many people who had to abandon Bangladesh due to natural disasters. They, same as many other people displaced by the climate, do not have any status. The definition of refugees is important so as to guarantee them an international protection. We, the refugees, are not just refugees. Due to the war, the persecution, the political situation or the climate, we had to leave our country. We need protection outside our home”. Today, Mortaza devotes his profession to draw attention to refugees’ stories.

“Even though the refugee’s definition does not include the climate change, if you ask any of the damaged people, they will tell you that they are refugees and that they feel like that”, says Amali Tower, founder and executive director of Climate Refugees.

African refugees. Photo: Amali Tower / Climate Refugees

The organization carries out field researches in order to draw attention to the stories of those that were compelled to leave their homes due to environmental reasons. “We are talking of human displacements. The stress has to be on the persons. This will allow us to pass from the discussion and debate on science to the fact of what they say is happening. And this is happening today, not tomorrow”, she underlines.

Among all those stories of life, Amali recalls that one of a Nigerian refugee in the neighbour country: Níger, that had to move many times in one same year due to the drought. “He was worried. The environmental reasons forced him to choose being close to lake water flow in order to survive and giving up his son’s education. He could not send him to school”.

Leo’s case: a story among a million ones

“The thypoon Haiyan had a significant impact on my life and family”, with these words Leo Christian V. Lauzon starts telling us his story through a Facebook chat. He was born and raised in Tacoblan, the Philippine city most affected by the natural phenomenon.

Philippine after the thypoon Haiyan. Photo: Leo Lauzon

After the thypoon, his house and needs were destroyed. “The peace and the safety were a problem. When the inmates were able to escape from prisons and people were desperate for food, many crimes like thefts and lootings started to become usual” he recalls. In the meantime, clean water and food were scarce. People reused rainwater to do the dishes and take a bath and there were troubles to get medicines.

Two weeks like this were enough to take the decision of leaving Tacoblan. “While we here heading towards the coastal city of Ormoc, I cried and cried. I used to leave the city to attend conferences, meetings and training courses. But this time I was leaving like an internal displaced”. Some decided to return. Others migrated to other cities.

Philippine after the thypoon Haiyan. Photo: Leo Lauzon

The thypoon Haiyan left more than 10,000 dead persons. Leo lost his aunt and a cousin. Five years later, he is still waiting for the government to perform all the DNA tests in the bodies found so that they can be buried properly. The stress after the thypoon affected his grandmother’s health and his own life was not the same since then.

His message today is clear: “It is time for the governments to start considering climate as a cause of migration and to face the reality that some persons will be climate refugees, whether they like it or not. It is important that underdeveloped countries, such as Philippines, recognize climate change as a cause of migrations and include it in their policies”.

The challenge: no one migrates for only one cause, but for many

Every time someone talks about the wall that Donald Trump wants to build in the border between United States and Mexico, Randall recalls the testimony of a Mexican farmer whose activity was damaged by the changes in the rain patterns. Year after year, he used to cross the border in order to do other works on American soil. He returned afterwards to Mexico to reunite with his family for the time of the crops. “For him, the ability to cross the border was a matter of survival caused by the climate change”, explains Randall.

During his most recent presentation in the COP24 in Poland, the former American vice president, Al Gore, showed a difference with his previous presentations: he referred to the incidence of drought in the migratory movements in Central America. Even more. He argued that the migratory crisis itself from Syria to Europe had also its own climatic cause. “The 2006-2010 drought turned the rich soil into a desert”.

Do they mobilize for the climate? For the political situation? For a social crisis? Randall is blunt: “The migratory movement does not appear for only one reason. We have been talking a lot about migrations, but not much about the climatic causes of the problem”. Odriozola agrees with him: “Not even one type of displacement has only one cause. Which gives you an idea that when we talk about climatic refugees the climatic factor affects all the rest”.

Current events: between the political decision and the cultural resistance

Apart from a definition that includes it, the problem requires actions. How does one answer from politics? During her conversation with the radio programme Sábado Verde, Teresa Ribera, minister for the Ecological Transition of Spain, argues: “This is an issue that deserves a much more serious attention and a clearer anticipation. When people leave the place where they live, they do it motivated by hopelessness and the will to look for an alternative there where no one offers them one”.

The residents of Haiti’s western city Jeremie, after the hurricane Matthew passed over Haiti, 2016. Photo: Logan Abassi UN/MINUSTAH

For the Spanish minister, there are two paths where one can work. First, prevent a person from leaving his place through prevention and the creation of resilience “so that one can stay where one is and wants to stay”. Secondly, when the context is such that the exit is unavoidable, the international community will have to answer in a sympathetic way.

In the face of the present crisis of multilateralism, Odriozola considers that the solutions will come at a regional level, not at a universal one. But he warns about the importance of considering the damaged people in this path. “There can be solidarity from certain countries to receive those persons, but there is also a resistance from them to leave. The citizens of the South Pacific Islands, for instance, do not want to leave. Instead of that, they demand climate justice: they demand the end of the environment deterioration so as to guarantee their survival”.

The residents of Haiti’s western city Jeremie, after the hurricane Matthew passed over Haiti, 2016. Photo: Logan Abassi UN/MINUSTAH

Why this resistance? The researcher is clear: “You are losing your territory and, in part, the same State definition, that includes territory, population, government and sovereignty. This is part of the identity”.

A first solution: the information as power for change

The experts agree: we have to start the conversation through their main actors so as to take the issue to the international political agenda and promote specific actions. What can we do? “Support our work and that of the organizations. In our case, money is allocated to field investigations that pay attention to stories”, answers Tower.

The residents of Haiti’s western city Jeremie, after the hurricane Matthew passed over Haiti, 2016. Photo: Logan Abassi UN/MINUSTAH

The conversation needs us to be conscious and aware of the difficulties. That is what forced the team of Climate and Migration Coalition to organize the online course “Climate change and migration: forecasts and politics”. Randall advances us: “The course includes basic knowledge about the subject, the environmental issues for which people migrate, the scientific investigations that explain climate change and, basically, testimonies of people, life stories”. The proposal is free, digital, global and in English language. It starts on next February 14.

Register

The course is not addressed to anybody in particular. This is for all people interested in the subject, rather. The present time challenges us to show these stories, to demand an international political answer, to pay attention to that invisible face of the main problem of our century: climatic change. Tower leaves us a message to reflect on: “Use your voices to promote the change in your communities; talk at a local, state and international level; sign a petition; march in a demonstration; use your voice to express your concern. Climate change is a problem that can affect all of us equally”.

(Translation from Spanish into English: Silvia Simonetti)

Sustentabilidad | 17 de enero de 2019

Photo: Amali Tower / Climate Refugees

Refugiados climáticos: una marcha silenciosa que desafía al mundo entero

Link to the English version

Un granjero mexicano que ve perjudicada su actividad por los cambios en los patrones de las lluvias. Un padre nigeriano preocupado por el estilo de vida que lleva su hijo al tener que movilizarse por la sequía. Los dos tienen algo en común: la eterna búsqueda por sobrevivir. No son protagonistas de películas de ciencia ficción de un futuro muy lejano. Son historias de vida del presente.

Según el Banco Mundial, para 2050 habrá más de 143 millones de migrantes internos por motivos climáticos en África al sur del Sahara, Asia Meridional y América Latina. Hoy, no hay definición global que los incluya, no hay política que los proteja. Son la cara invisible del cambio climático. Representan uno de los principales desafíos de nuestro tiempo. Y necesitan de una primera acción: que hablemos sobre ellos.

El problema: breve descripción de una realidad que alarma

Las actividades humanas, basadas en la explotación de combustibles fósiles, emiten gases de efecto invernadero que generan un aumento de la temperatura del planeta. Los efectos de este cambio climático son múltiples e implican una realidad: hay personas que no pueden continuar con su vida en el lugar habitual.

El aumento en el nivel del mar pone en riesgo la supervivencia de las islas y ciudades costeras. El estrés hídrico -con períodos de sequías y otros de intensas precipitaciones que conllevan inundaciones- pone en alerta el futuro de muchas comunidades en SudAmérica. Los ciudadanos deberán iniciar una dificultosa marcha para sobrevivir. Ya se empieza a hablar de refugiados climáticos.

El debate: cuando las palabras y las definiciones importan

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), un refugiado es quien huye de conflictos armados o persecusión y, como le es peligroso volver a su país, necesita asilo en otro lugar. Allí, los Estados y organizaciones le brindan asistencia y protección. Mientras que un migrante es quien elige trasladarse para mejorar su vida en busca de un trabajo o educación, pero aún recibe la protección de su país de origen al cual puede volver.

En la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 -aún vigente- los motivos ambientales brillan por ausencia en la teoría, pero no en la práctica. “Es una definición que prevé a la raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social u opinión política como motivos de persecución, pero no al clima. La falta de una definición sobre los refugiados climáticos impide poder precisar de quiénes estamos hablando”, reflexiona Ignacio Odriozola, abogado de la Universidad de Buenos Aires e investigador para la Red Sudamericana para las Migraciones Ambientales (Resama).

Refugiados en África. Foto: Amali Tower / Climate Refugees

Cuando la cuestión ambiental es causa de movilización, también valen las diferencias de conceptos. “Puede haber un terremoto y no necesariamente eso genera migrantes o refugiados por motivos ambientales. La incidencia tiene que ser tal que no implique un desplazamiento temporario y donde los medios de subsistencia ya no estén garantizados luego del desastre natural. Un mismo terremoto puede significar para algunos la obligación de desplazarse y llegar a otra región, y para otros una simple evacuación temporaria”, diferencia Odriozola.

“Podemos estar años buscando una definición. Definitivamente, el cambio climático va a reconfigurar la migración. Es ridículo pensar que los cambios del clima no van a afectar los movimientos de las personas”, opina Alex Randall, director de programa de la Climate and Migration Coalition.

La clave: las personas detrás de cada evento climático

Mortaza Behboudi es un joven fotoperiodista. La causa que le permite contar con el pasaporte de refugiado afgano en Francia fue política. Pero, por fuera de su situación personal,  su visión es más amplia: “En la isla griega de Lesbos conocí a muchas personas que tuvieron que abandonar Bangladesh por los desastres naturales. Ellos, como tantos otros desplazados por el clima, no tienen ningún estatus. La definición de refugiados es importante para garantizarles protección internacional. Los refugiados no somos sólo refugiados. Por la guerra, la persecución, la situación política o el clima, tuvimos que dejar nuestro país. Necesitamos protección fuera de nuestro hogar”. Hoy, Mortaza dedica su profesión a visibilizar historias de refugiados.

“A pesar de que la definición de refugiado no incluye al cambio climático, si le preguntas a algunos de los afectados te dirán que son refugiados, que se sienten como tales”, manifiesta Amali Tower, fundadora y directora ejecutiva de Climate Refugees.

Refugiados en África. Foto: Amali Tower / Climate Refugees

La organización realiza investigaciones de campo para visibilizar las historias de quienes se vieron obligados a abandonar sus hogares por motivos ambientales. “Estamos hablando de desplazamientos humanos. El énfasis debe estar en las personas. Ello nos permitirá pasar de la discusión y el debate sobre la ciencia al hecho de que lo que se dice está ocurriendo. Y está sucediendo hoy, no mañana”, subraya.

De entre esas historias de vida, Amali recuerda la de un refugiado nigeriano en el país vecino: Níger, que tuvo que movilizarse en varias ocasiones en un mismo año por la sequía. “Él estaba preocupado. Las razones ambientales lo obligaron a tener que elegir estar cerca del curso del agua del lago para sobrevivir y resignar la educación de su hijo a quien no pudo enviar al colegio”.

El caso de Leo: una historia entre millones

“El tifón Haiyan tuvo un impacto significativo en mi vida y en mi familia”, con estas palabras Leo Christian V. Lauzon empieza a contarnos su historia a través de un chat de Facebook. Nació y creció en Tacoblan, la ciudad de Filipinas más afectada por el fenómeno natural.

Filipinas tras el paso del tifón Haiyan. Foto: Leo Lauzon

Tras el tifón, su casa y sustento estaban destruidos. “La paz y la seguridad eran un problema. Cuando los reclusos pudieron escapar de las cárceles y las personas estaban desesperadas por encontrar comida, surgieron delitos como el robo y el saqueo”, recuerda. Mientras, escaseaba el agua limpia y la comida, reutilizaban el agua de lluvia para lavar los platos y bañarse, y había dificultades para conseguir medicamentos.

Dos semanas así fueron suficientes para tomar la decisión de abandonar Tacoblan. “Mientras nos dirigíamos a la ciudad portuaria de Ormoc, yo lloraba. Solía salir de la ciudad para participar en conferencias, reuniones y capacitaciones. Pero esa vez me iba como desplazado interno”. Algunos decidieron volver, otros migraron a otras ciudades.

Filipinas tras el paso del tifón Haiyan. Foto: Leo Lauzon

El tifón Haiyan dejó más de 10.000 muertos en Filipinas. Leo perdió a su tía y un primo. A cinco años, todavía espera que el gobierno realice las pruebas de ADN en los restos encontrados para darles un entierro adecuado. El estrés tras el tifón afectó la salud de su abuela y su propia vida no fue la misma desde entonces.

Su mensaje hoy es claro: “Es hora que los gobiernos comiencen a considerar el clima como una causa de migración y enfrenten la realidad de que algunas personas serán refugiados climáticos, les guste o no. Es importante para los países en desarrollo, como Filipinas, que el cambio climático sea reconocido como causa de migraciones y se integre en sus políticas”.

El desafío: no se migra por una sola causa, sino por muchas

Cada vez que se habla del muro que Donald Trump quiere construir entre Estados Unidos y México, Randall recuerda el testimonio de un granjero mexicano que vio afectada su actividad por los cambios en los patrones de la lluvia. Año tras año, cruzaba la frontera para hacer otros trabajos en suelo norteamericano y volvía a México con su familia para el período alto de cosecha. “Para él la habilidad de cruzar la frontera era una cuestión de supervivencia ante el cambio climático”, expresa Randall.

En su más reciente presentación en la COP24 en Polonia, el ex vicepresidente norteamericano, Al Gore, mostró un diferencial con sus exposiciones anteriores: se refirió a la incidencia de la sequía en los movimientos migratorios en Centroamérica. Es más, argumentó que la propia crisis migratoria desde Siria a Europa tuvo también su causa climática: “La sequía de 2006-2010 convirtió la tierra fértil en desierto”.   

¿Se movilizan por el clima? ¿Por la situación política? ¿Por una crisis social? Randall es contundente: “El movimiento migratorio no se produce por una única causa. Venimos hablando mucho sobre migraciones, pero poco sobre las causas climáticas del problema”. Odriozola coincide: “Ningún tipo de desplazamiento es monocausal. Lo que da la pauta de que hablamos de refugiados climáticos es cuando el factor climático incide sobre todos los demás”.

La actualidad: entre la decisión política y la resistencia cultural

Además de una definición que lo incluya, el problema exige acciones. ¿Cómo se responde desde la política? En diálogo con el programa radial Sábado Verde, Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica de España, argumenta: “Es un tema que merece una atención mucho más seria y una anticipación mucho más clara. Cuando la gente deja el lugar en el que vive, lo hace llevada por la desesperación y la voluntad de buscar una alternativa allí donde no se le ofrece”.

Residente de la comuna de Jérémie, en Haití, tras el devastador paso del huracán Matthew, en 2016. Foto: UN / Logan Abassi

Para la referente española, hay dos caminos sobre los cuales trabajar. Primero, evitar que una persona llegue a abandonar su sitio a través de la prevención y la generación de resiliencia “para que uno pueda quedarse donde está y donde quiere estar”. Segundo, cuando el contexto es tal que la salida es inevitable, la comunidad internacional deberá responder de una forma solidaria.

Ante la crisis actual del multilateralismo, Odriozola considera que las soluciones vendrán a nivel regional, no universal. Pero advierte la importancia de considerar a los afectados en ese camino. “Puede haber solidaridad de ciertos países en recibir a estas personas, pero también hay reticencia de ellas a irse. Los ciudadanos de las islas del Pacífico Sur, por ejemplo, no quieren irse sino que exigen justicia climática: reclaman terminar con la degradación del ambiente para garantizar su supervivencia”.

Residente de la comuna de Jérémie, en Haití, tras el paso del huracán Matthew, en 2016. Foto: UN / Logan Abassi

¿Por qué esta resistencia? El investigador es claro: “Estás perdiendo tu territorio y, en parte, la misma definición de Estado, que incluye territorio, población, gobierno, soberanía. Es parte de la identidad”.

Una primera solución: la información como poder para el cambio

Los expertos coinciden: debemos iniciar la conversación a través de sus protagonistas para llevar el tema a la agenda política internacional y promover acciones concretas. ¿Qué podemos hacer nosotros? “Apoyar nuestro trabajo y el de las organizaciones. En nuestro caso, el dinero se destina a las investigaciones de campo que visibilizan las historias”, responde Tower.

Haití tras el huracán Matthew, en 2016. Foto: UN / Logan Abassi

La conversación nos necesita conscientes y conocedores de la problemática. Ello es lo que impulsó al equipo de Climate and Migration Coalition a organizar el curso online “Cambio climático y migración: predicciones y política”. Randall nos anticipa: “El curso incluye conocimientos básicos sobre la temática, los motivos ambientales por los cuales la gente migra, las investigaciones científicas que explican el cambio climático y, lo más importante, testimonios de personas, historias de vida”. La propuesta es gratuita, digital, global y en inglés. Inicia el próximo 14 de febrero.

Inscribite

El curso no está dirigido a nadie en particular, más bien a todos los interesados en el tema. El presente nos desafía a mostrar estas historias, a exigir una respuesta política internacional, a visibilizar esa cara invisible del principal problema de nuestro siglo: el cambio climático. Tower nos deja un mensaje para reflexionar: “Usen sus voces para promover el cambio en sus comunidades; hablen a nivel local, estatal e internacional; firmen una petición; marchen en una protesta; usen su voz para expresar su preocupación. El cambio climático es un problema con la capacidad de impactarnos a todos por igual”.

Sustentabilidad | 16 de enero de 2019

Ilustración: Mana Le Calvet

Playas de plástico en Buenos Aires: el mejor (o peor) ejemplo del impacto de nuestro consumo

Inauguramos SUSTENTABLES allá en noviembre de 2018 hablando de plásticos, plásticos y plásticos, y la urgente necesidad de reducir su consumo y eliminar los descartables. Con una comunidad internacional más concientizada sobre el tema, aún atravesamos una etapa de hacernos cargos de los errores del pasado.

Siempre le aconsejo a amigos, familiares y a las audiencias en las charlas que si quieren conocer cuál es el real impacto de nuestro consumo, que vayan a una playa, que observen el agua, que miren la arena. Ahí se hace visible aquello que parece invisible al momento de deshacernos de una botella, un cigarrillo o una bolsa. Y así lo ha confirmado esta semana el Censo de Basura Costera de la Fundación Vida Silvestre.

La investigación de campo en las arenas de la provincia de Buenos Aires evidenció que más del 80% de los residuos en las playas bonaerenses son plásticos.

De los 46.673 residuos recolectados, ¿cuáles fueron los más destacados? Bolsas plásticas, colillas de cigarrillo, restos plásticos, restos de nylon, tapitas, botellas y otros residuos. Todos residuos que tuvieron que tener otro destino, toda una contaminación evitable, toda una responsabilidad de nuestra parte que no debemos olvidar.

El censo se realizó en un área de 81 hectáreas alrededor de 16 localidades bonaerenses con la participación de 535 voluntarios.

Cada material que se arroja en un ambiente costero, cada mínimo kilo de basura que sale de una boca de tormenta o sistema pluvial llega al mar que, con sus movimientos, regresa parte de ellos a la orilla. El resto queda flotando en las aguas, afecta a especies animales y contamina los mares. Y no ocurre sólo en la famosa “isla de plástico del Pacífico”, sucede aquí en San Clemente, Villa Gesell, Mar del Plata, Necochea, Bahía Blanca…

Los resultados del censo buscan dar información para que se realicen las acciones necesarias, desde políticas de gestión de residuos hasta la concientización de locales y visitantes. Por eso, hoy los tips del final te invitan a involucrarte por esta causa.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentabilidad | 10 de enero de 2019

Foto: The Island President

Maldivas: la esperanza es lo último que se pierde ante el cambio climático

(Katowice, Polonia) Maldivas es un conjunto de 1.190 pequeñas islas dispersas en el Océano Índico, al sur de la India. Sus traslúcidas aguas turquesas y fina arena blanca lo convierten en un atractivo turístico perfecto. Pero su calma paradisíaca se ve interrumpida por el cambio climático y una realidad que alarma: Maldivas puede ser uno de los primeros países en desaparecer por el aumento del nivel del mar.

“No estamos preparados para morir. Y las Maldivas no tiene intención de morir”, asegura ferviente Mohamed Nasheed, actual activista ambiental y ex presidente de uno de los países con mayor biodiversidad en su fondo marino, especialmente rico en arrecifes de coral. “No vamos a ser las primeras víctimas de la crisis climática. En su lugar, vamos a hacer todo lo posible para mantener nuestras cabezas fuera del agua”.

El caminar de Nasheed en las inmediaciones de la COP24 -la conferencia anual en cambio climático- en suelo polaco no era solitario: siempre rodeado de periodistas expectantes por su opinión sobre el estado de las negociaciones y de representantes de la sociedad civil fanatizados por obtener una foto. Tras años de conflictos políticos en su país y hasta un exilio, Nasheed había regresado al juego.

“Casi 10 años desde la última vez que estuve en estas negociaciones, nada parece haber cambiado mucho. Todavía estamos usando las mismas viejas palabras, los mismos puntos tediosos. Tal sea el momento de decirnos algunas verdades difíciles. Las emisiones de carbono siguen aumentando. Y todo lo que parece que estamos haciendo es hablar, hablar y hablar. Hay algo malo en la forma en cómo estamos hablando y en lo que estamos haciendo. No estamos ganando la batalla”, reclamó ante una COP24 que dejó mínimos avances en la implementación del Acuerdo de París.

Foto: The Island President

En diálogo con RED/ACCIÓN, Nasheed se refirió a la postura de determinados países de no dar la bienvenida al informe especial del Panel Intergubernamental en Cambio Climático (IPCC) sobre un calentamiento global del 1.5°C como límite -cifra conquistada por los países insulares en el Acuerdo de París-: “Es bastante tonto que alguien no crea lo que establece un informe científico. El informe del IPCC debe ser bienvenido, la mayoría de los países quiere hacerlo, pero hay algunos pocos que no. La ciencia es ciencia, no es política. No se puede negociar con las leyes de la física”.

Comprender la importancia de su regreso a las negociaciones climáticas, obliga a hacer un recorrido por su lucha ambiental y política. En 2008 Nasheed fue el primer presidente de Maldivas elegido democráticamente. El cambio climático se volvió en un tema central de su agenda política. El motivo era tan simple como complejo: Maldivas puede desaparecer por el aumento en el nivel del mar.

Maldivas es el país localizado a menor altitud del mundo, más de la mitad de sus islas se encuentra a menos de un metro sobre el nivel del mar. En un futuro no muy lejano, sus ciudadanos se verán obligados a abandonar ese territorio paradisíaco en busca de un nuevo hogar como refugiados climáticos. Según el informe del IPCC, con el calentamiento del 1.5°C para 2100, el nivel del mar tendría un crecimiento 10 cm inferior al escenario de los 2°C. National Geographic, explica el vínculo cambio climático-nivel del mar por tres factores: la mayor dilatación de las aguas tras el aumento de su temperatura, el derretimiento de los glaciares, y la pérdida de hielo en Groenlandia y la Antártida Occidental.

“La velocidad de los vientos ya es más alta de lo que solía ser y eso incide en las olas del océano. Todo ello implica una serie de problemas: contaminación del agua, erosión costera, blanqueamiento de corales. Todas estas cuestiones se conectan con nuestra vida”, reflexiona con RED/ACCIÓN.

Como presidente, Nasheed estableció políticas para reducir las emisiones contaminantes con la meta a 2020 de convertir a Maldivas en una de las primeras naciones carbono neutral. Convocó a una reunión de gabinete debajo del agua (literal) para despertar conciencia global sobre cuál sería el escenario de su país si no se actuaba con rapidez ante el cambio climático. Su primer año como presidente se vio documentado en el filme “The Island President”, que se proyectó en salas argentinas de cine en 2012 en el marco del Green Film Fest.

Su lucha ambiental se vio acompañada de una lucha política. Con detenciones durante los inicios de su actividad previo a la presidencia; Nasheed debió renunciar a su cargo en 2012 en lo que denunció como un golpe de estado. Le siguió una condena a 13 años de prisión por delitos de terrorismo que la propia Organización de Naciones Unidas cuestionó y que lo llevó a un exilio de dos años en Reino Unido. En noviembre pasado, Nasheed fue absuelto y regresó al lugar que lo vio nacer y al cual espera preparar de lo inevitable: quedar bajo el agua.

¿Cuál es para él la solución ante tantas conversaciones y escasos avances en la acción? “En lugar de pedir recortes (de emisiones), deberíamos exigir aumentos en energía limpia -como la eólica y solar-. Si les pedimos a los grandes emisores que inviertan tanto en energía limpia,  terminarían dejando de invertir en combustibles fósiles y de usarlos. Los países en desarrollo no les estamos pidiendo dinero, sino que inviertan en nuestras economías y en las suyas para modificarlas. Hay nuevas tecnologías disponibles, debemos invertir en ellas. Necesitamos replantear lo que estamos exigiendo: demandemos algo positivo, en lugar de exigir algo negativo”. ¿Su mensaje para los líderes del mundo?  “Si no actúan ahora, si condenan el futuro, entonces no pueden ser los futuros líderes. Debemos poder pensar más allá de los ciclos electorales, y tener una visión más amplia de la política”.

Una renuncia “a punta de pistola”, detenciones, condena, exilio y una política internacional que parece no darle aún las acciones que su país necesita para no quedar bajo el agua, ¿qué le da esperanza para continuar en esta lucha a quien se considera representante de “una nación de sobrevivientes”? “No puedes rendirte. No puedes perder la esperanza. No puedes morir en la desesperación. Haremos todo lo posible para asegurar la supervivencia de nuestro país. Pero sólo podemos sobrevivir como nación si también sobrevivimos como planeta. Creo que podemos ganar contra todo pronóstico y debemos seguir luchando… y nunca, nunca, nunca rendirnos”.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentabilidad | 9 de enero de 2019

¿Por qué el mundo debe cambiar hacia las energías renovables cuanto antes?

Los argumentos son múltiples, las razones están a la vista y la explicación puede encontrarse en un simple enunciado: porque es la vía más eficiente y en armonía con el ambiente para reducir las emisiones contaminantes.

Desde la Revolución Industrial a la fecha, las actividades humanas se han multiplicado bajo un sistema dominado por la explotación de combustibles fósiles -como el petróleo y el carbón-. Este sistema energético ha generado altas emisiones de gases de efecto invernadero, contribuyendo al cambio climático. Luego de años de discusión y de un sector privado que se resistía -con el argumento primero de “cuán costosas eran las nuevas alternativas ‘ecofriendly’”-, hoy ya casi no quedan dudas: las energías renovables son la solución más conveniente, e incluso más competitiva desde lo económico, para hacer frente al cambio climático.

Renovables, renovables, renovables. Venimos mencionándolas en casi todas las newsletters semana a semana. Pero, ¿qué son? Son tipos de energía que proceden de fuentes ilimitadas con capacidad de regeneración, como el sol y el viento. Durante los últimos años, la necesaria lucha frente al cambio climático impulsó su crecimiento tanto en países desarrollados como en desarrollo. Pero todos saben que aún hace falta más, por eso desde este viernes 11 al domingo 13 representantes del sector público y privado se reunirán en Abu Dabi, capital de Emiratos Árabes Unidos, para la novena edición de la Asamblea General de IRENA, la Agencia Internacional de Energías Renovables. ¿El propósito? Avanzar en las acciones y los marcos necesarios para acelerar la transición. Cabe recordar que la Agenda de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas establece en su objetivo 7 una meta clara a 2030: garantizar el acceso universal a energía asequible, confiable, sostenible y moderna para todos.¿Cómo venimos con el tema en Argentina? Al momento de escribir esta newsletter, el 4.91% de la energía del país procede de fuentes renovables (eólica, fotovoltaica -solar-, biomasa, hídrica; en ese orden). ¿Eso es mucho o poco? Es bajo en comparación con el objetivo del 8% que marcaba la Ley de Energías Renovables para fines de 2017 y expectante para la desafiante meta del 20% para 2025. Es un crecimiento en comparación con donde estábamos hace apenas un año. Es escaso en relación con el increíble potencial que tenemos en nuestro diverso territorio: desde el imponente sol del norte hasta los fuertes vientos patagónicos. ¿Vos también podés saber cuánta energía renovable se usa en el país al momento de leer SUSTENTABLES? ¡Claro! En esta nota de RED/ACCIÓNte explicamos cómo.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentabilidad | 9 de enero de 2019

Salven a las abejas: en Finlandia desarrollan una vacuna comestible para protegerlas

Un equipo de científicos de la Universidad de Helsinki desarrolló la primera vacuna comestible para abejas. Previene algunas infecciones microbianas (como la loque americana) y se administra mediante una pieza azucarada que come la abeja reina. Luego, transmite su inmunidad a sus crías.

Las abejas están amenazadas en todo el mundo, entre otros factores por los pesticidas. El glifosato, el agroquímico más usado en la Argentina, mata la flora y le quita alimento a las abejas. Al mismo tiempo, los neonicotinoides, que se usan en el cultivo de maíz, intoxican a las abejas, provocándoles una pérdida en su orientación que impide que vuelvan a la colmena. Eso, multiplicado por miles de abejas, ha sido estudiado y tiene un nombre: colapso de colonias. Y una consecuencia: el vaciamiento de las colmenas.

En Estados Unidos, por ejemplo, se calcula que la cantidad de colmenas comerciales ha descendido a la mitad en los últimos 75 años, al tiempo que los cultivos que requieren de polinización han aumentado en un 300 por ciento.

La vacuna desarrollada en Finlandia es novedosa porque hasta hace poco tiempo se creía que los insectos carecían de anticuerpos y que, por lo tanto, era imposible vacunarlos. Pero en 2014 el equipo de Helsinki encontró que las mariposas podían transmitir su inmunidad a sus crías. Y luego continuó sus investigaciones con abejas.

“Si podemos salvar aunque sea a una pequeña parte de las abejas con este invento, creo que haríamos nuestra buena acción, salvando un poco al mundo”,  dijo Dalial Freitak, la directora del proyecto, a la agencia AFP. “Un aumento del 2 al 3 por ciento de la población de las abejas sería incluso enorme”.

El apicultor Marcelo Sosa inspecciona una colmena en la que ya no hay abejas en Córdoba, en marzo de 2018.

La vacuna no está aún en el mercado, pero su existencia es una buena noticia para los apicultores. Los científicos de Helsinki aseguran que su tecnología podrá usarse junto con otras soluciones en el futuro también para combatir enfermedades fúngicas y otras infecciones bacterianas.

Sustentabilidad | 4 de enero de 2019

Foto: Secretaría de Energía de Jujuy.

Mirá cuánta de la energía que usamos ahora en la Argentina es renovable

Qué pasó. Un nuevo parque solar comenzó a producir energía en Ullum, provincia de San Juan. Tiene capacidad como para abastecer a 20.000 hogares. Es el octavo parque solar que se suma a la red desde 2016 y el número 24 de energías renovables si se suman los proyectos eólicos, pequeñas hidroeléctricas y centrales de biomasa y biogás.

Por qué es importante. Permite ampliar el porcentaje de renovables dentro de la matriz energética nacional, que por ley ya debería representar el 8 % y llegar al 12 % a fines de este año, pero que hoy está lejos de esos porcentajes. En esta nota te contamos exactamente cuánta de la energía que estamos usando ahora mismo proviene de fuentes renovables

El dato preciso, ahora. Cammesa, la empresa que administra el mercado mayorista eléctrico del país, ofrece el dato preciso, y en cualquier momento del día, del porcentaje de energía renovable que estamos usado.

Por ejemplo, ahora, a las 11.20 de este viernes 4 de enero, el 3,64 % de la energía que demanda el país es producida por fuentes renovables.

Querés saber qué porcentaje de energía renovable consumimos ahora

Cuál es la capacidad máxima de cada fuente. La aplicación de Cammesa permite, además, saber qué sector de las renovables es el que está satisfaciendo en mayores proporciones la demanda y qué capacidad instalada tiene, por lo que si se dieran las condiciones climática ideales (mejores viento o sol, por ejemplo) podrían aportar más energía al sistema.

Cómo evolucionó el sector. La construcción de centrales y parques de energía renovables fue una de las promesas de campaña de Mauricio Macri. Y aunque no lograron avanzar con el vértigo que se anunció, en tres años se construyeron y entraron en operaciones 24 centrales con una potencia de 625 megavatios. En total ya son 82 las plantas de energía renovable.

Con ese panorama, la evolución del aporte de las renovables a la demanda de energía pasó de un 1,9% en diciembre de 2015 a poco más del 4% en noviembre de 2018, tal como lo muestra este gráfico.

Fuente: Subsecretaría de Energía Renovables de la Nación.

Además, hay 93 obras para construir parques solares, eólicos, de biomasa y biogás que aportarán 3.834 megavatios. Cerca del 80% de esos planes estarían listos durante 2019, según aseguraron desde Subsecretaría de Energías Renovables de la Nación.

Qué ocurre en el mundo. El país está lejos de lo que ocurre a nivel global, donde las renovables aportan en promedio un 10,4% de la energía, según Ren21, una red global que monitorea el avance de las energías renovables.

La cifra también está lejos de la incidencia que tienen las energías limpias en Uruguay (44%, con predominio de las eólicas), Brasil (19%, combinando eólica y pequeñas hidroeléctricas) o Chile (17%, también con eólica e hidroeléctricas), según el sitio Climatescope, que permite comparar las matrices energéticas de los países.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentabilidad | 3 de enero de 2019

Foto: Alberto Pighin

Capioví, el pueblo que combina el espíritu navideño con el arte de reciclar

Apenas 6000 habitantes y un espíritu inquebrantable de colaboración. Esos son los dos ingredientes básicos de la receta de una Navidad como la que se vivió una vez más en la localidad misionera de Capioví.

La particularidad es la decoración de la ciudad hecha exclusivamente con material reciclado. Botellas de plástico, cajas de cartón, bolsas y chapitas fueron las grandes “vedettes” de las Fiestas. La tradición que comenzó en 2009 ya reutiliza más de 100.000 botellas cada año para la decoración navideña. Y otras ciudades del país ya los están imitando.

La idea inicial de la propuesta surgió de la mano de Alberto “Beto” Pighin y su mujer Mirta Fischer, que hicieron un viaje a Brasil 10 años atrás y advirtieron que el pueblo de Gramado -ubicado a 80 Km. de Porto Alegro- celebraba la Navidad utilizando material reciclable. “Vimos eso y quisimos traer esa idea acá”, contó Pighin a RED/ACCIÓN. Y remarca: “Pensamos en algo que quede, que supere lo religioso y que sea significativo”.

Por entonces, la esposa de Pighin daba clases de catequesis en la localidad. Y puso en marcha esta propuesta en las aulas, de la mano de la artesana Úrsula Kleiner. Esa tradición luego salió del ámbito religioso y creció hasta transformarse en una costumbre local. Para la decoración, los vecinos de Capioví recolectan botellas plásticas que luego son moldeadas con fuego y pintadas.

Foto: Alberto Pighin

De esta manera, no solo llenan de “espíritu navideño” a la localidad, además contribuyen a frenar la contaminación del río homónimo a la ciudad, que antes recibía miles de botellas anualmente, que hoy son reutilizadas.

Para recolectar los materiales para la decoración, los habitantes de Capioví colocan cestos y bolsas en distintos espacios como fiestas municipales y escolares. Por cada bolsa de residuos juntan entre 20 y 30 botellas. “Cuando comenzamos con esto, también algunos pueblos vecinos nos ofrecían elementos para colaborar”, recuerda Pighin.

Uno de los problemas que encontraban quienes arrancaron con esta propuesta en 2009 era la dificultad para hallar un espacio que les permitiera guardar durante todo el año las botellas hasta la llegada de la Navidad siguiente. Entonces, la solidaridad hizo lo suyo.

“Al principio, los habitantes prestaban sus patios para moldear y cocer los materiales y las botellas se almacenaban en la torre de la iglesia del pueblo o en los garajes de los mismos vecinos”, relata Pighin. Pero con el paso del tiempo, se construyó un espacio con este fin específico. Hasta allí serán llevadas en pocos días las estructuras que adornaron al pueblo estas fiestas.

Premio al vecino que cuida su jardín

Pero la “Navidad reciclada” no es la única iniciativa medioambiental que identifica a Capioví. Habitualmente, municipalidad pone en marcha diferentes propuestas para cuidar el planeta tales como la plantación de árboles, la recolección de botellas y una muy particular: los concursos anuales de parquización. Estos certámenes premian a los vecinos que tengan el jardín de su casa mejor cuidado y en buen estado con una exención impositiva. “El primer premio consiste en un ahorro total de las tasas municipales del año y el segundo, en un 50% de descuento en el pago de estas retenciones”, resumió Pighin.

A partir de esta serie de iniciativas, los habitantes de la localidad comenzaron a modificar su visión sobre la ecología en general, y el cuidado de los espacios públicos de su ciudad, en particular. “En un principio, los vecinos desconfiaban de la ‘Navidad reciclable’, pensaban que la gente iba a romper todo y que la decoración no iba a durar nada”, rememoró Pighin.

Pero, finalmente, “todos cuidaron de esta propuesta y, si alguna vez hubo algún daño, inmediatamente los mismos vecinos lo arreglaron ya que la Navidad de Capioví se convirtió en propiedad comunitaria”.

Foto: Alberto Pighin

A su vez, los primeros niños que colaboraban con la actividad, y en ese momento tenían 10 años, hoy superan los 20 y colaboran con la difusión del evento, del que también participan.

Inspirar a otros

La propuesta que nació una década atrás una pequeña localidad misionera tuvo tal éxito que, con el paso del tiempo, sus creadores comenzaron a notar que el interés por la ‘Navidad eco-friendly´ trascendía las fronteras de la provincia que le dio origen. “En la localidad santafesina de Franck nos preguntaron cómo lo habíamos hecho y ellos también lo implementaron, pero con su propio estilo”, explicó Pighin.

En estas fechas, los vecinos de Capioví se muestran orgullosos de este logro que llevó años construir. Y que en la última Nochebuena hizo brillar a toda la localidad bajo un espíritu de amor y cuidado que trasciende a sus habitantes que desde su lugar trabajan para mejorar el planeta.

Sustentabilidad | 2 de enero de 2019

Foto: Leonardo Zavattaro / TELAM – AFP

Qué efectos tendrá en cada rincón de la Argentina el cambio climático

Existe un dato preciso y una proyección: la temperatura mundial promedio subió 1 °C desde la época preindustrial, mientras que si no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero esa suba será de 1,5 °C entre 2030 y 2052. Es un problema grave y esencialmente global.

Sin embargo y pese a que la mitigación del cambio climático depende de acciones globales, hay precisiones sobre las consecuencias que sufre la Argentina. Sabemos cómo varió la temperatura en cada provincia y cuáles son sus efectos sobre el ambiente. Y lo que es más sorprendente, podemos saber dónde la temperatura escalaría hasta 5 °C, qué ríos se están secando y qué costas son devoradas por el mar. Te lo contamos en esta nota y te mostramos cómo podés saber lo que podría pasar exactamente en tu ciudad.

Brevísima explicación sobre por qué cambia el clima

Como consecuencia de la producción de energía, la quema de combustibles fósiles, la generación de residuos urbanos, la agricultura y la deforestación aumenta en la atmósfera la concentración de gases (como el dióxido de carbono) que se llaman de efecto invernadero.

Justamente se los denomina así porque producen un efecto similar al de un invernadero: atrapan parte de radiación terrestre. Y eso hace que suba la temperatura del planeta y se altere el clima.

Así cambió la temperatura de nuestro país

Según la región, subió entre 0,5 y 1 °C. Hay zonas de provincias como Río Negro, Chubut, San Juan, Mendoza o Entre Ríos donde la temperatura promedio está 1 °C arriba que hace medio siglo, como lo muestra este mapa al sombrear en rojo los sitios donde subió la temperatura y en cuántos grados:

Fuente: Informe del Estado del Ambiente 2017 hecho por la Secretaría de Gobierno de Ambiente de la Nación.

“Si a nivel global siguiéramos con los mismo niveles de emisiones de gases de efecto invernadero, el máximo aumento de temperatura será en el Norte y Noroeste de nuestro país, con temperaturas promedio, para el período 2081-2100, 5 °C más altas que las promedio del corte 1986-2005”, explica Inés Camilloni, experta del Centro de Investigaciones del Mar y de la Atmósfera de la UBA y parte de los científicos que colaboran con el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC).

En cambio, sigue Camilloni, la Patagonia tendría para el mismo período entre 2 °C y 3 °C más que hoy.

Ya existen varias muestras del daño que el cambio climático puede causar en el país con tormentas fuera de lo común, inundaciones y olas de calor. Lo que hicieron especialistas de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) es mapear los padecimientos y riesgos de cada una de las regiones del país en base a estudios científicos de la Secretaría de Ambiente de la Nación y del IPCC, entre otras investigaciones.

Ciudad y Gran Buenos Aires: inundaciones y avance del dengue

Se proyecta que las precipitaciones y el nivel del Río de la Plata seguirán aumentando a lo largo del siglo. Esto incrementaría la frecuencia de las inundaciones.

“El Río de la Plata ya subió 20 centímetros desde los primeros registros. Si sigue creciendo, el riesgo de inundaciones en la cuenca baja de los ríos Matanza, Riachuelo y Reconquistas será mayor”, advierte Enrique Maurtua, a cargo del área de cambio climático de FARN.

Pero además se espera un aumento en la frecuencia e intensidad de las olas de calor. “Con temperaturas más cálidas y condiciones más húmedas, aumenta el riesgo del avance de vectores, como el mosquito del dengue o la vinchuca, por ejemplo”, completa Maurtua.

Como varias villas están sobre los márgenes de arroyos y ríos, como en el caso del Riachuelo, aparece un desafío: realojar esos barrios para evitar que se inunden.

La Plata es uno de los municipios bonaerenses golpeados por las inundaciones. Foto: Eva Cabrera

Región centro: sequías prolongadas y olas de calor

En La Pampa, San Luis, Córdoba, Santiago del Estero, Tucumán, Chaco y Formosa se proyectan más olas de calor, en especial al norte de esta región. También más al norte, las sequías serán más prolongadas y podría haber grandes pérdidas económicas por bajo rendimiento de cultivos.

Mientras que en contraposición se espera aumento de lluvias en la zona sur y centro de esta región, por lo que habrá más condición de humedad y en consecuencia podría expandirse la frontera agrícola.

Fuente: FARN

“Será más factible introducir cultivos que hoy no sobrevivirían en determinadas zona”, señala Maurtua y advierte, entonces, que el desafío es “afianzar sistemas productivos sustentable para evitar el deterioro de los suelos y la degradación ambiental”.

Litoral y pampa húmeda: inundaciones y más sequías

El informe de FARN remarca que las sequías y olas de calor serán más frecuentes. Sirve recordar que la sequía que en 2018 afectó Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, Córdoba y La Pampa generó pérdidas en cosechas de soja y maíz por 6.000 millones de dólares y fue incluida como uno de los 10 fenómenos climáticos más destructivos del año en el mundo.

Pero en la misma región, habrá que prever lluvias más intensas e inundaciones. “Los cambios en el uso del suelo de esta región han incrementado los caudales de los ríos de la cuenca del Plata, potenciando el riesgo de inundaciones”, dicen desde FARN y explican que la necesidad de salvaguardar ganado de las inundaciones en el Litoral es un buen ejemplo de que el fenómeno ya se está dando.

La sequía provocó estragos en Benito Juárez. Foto: Juan Mabromata – AFP

Noroeste: temperaturas extremas y escasez de agua

La Rioja, Catamarca, Salta y Jujuy conforman la región donde se proyectan los mayores aumentos de temperatura y de días con olas de calor. Las altas temperaturas podrían continuar acelerando la evaporación del agua y de esa manera disminuir la disponibilidad en la región.

“Es la región que corre mayores riesgos de impacto social debido a las olas de calor y el estrés hídrico”, apunta FARN.

A su vez, estiman que habrá una fragmentación y reducción de los humedales altoandinos. “Esto puede traer problemas ecosistémicos que afecten a la población de llamas. Y en consecuencia a producciones locales que trabajan con su lana”, ejemplificó Maurtua y remarcó que las temperaturas “podrían afectar las horas de trabajo y de esparcimiento al aire libre en las épocas más cálidas”.

Cuyo: deshielo y menos disponibilidad de agua

Las principales consecuencias del cambio climático en Mendoza y San Juan están vinculadas al agua. Se espera que disminuyan aún más las áreas de los Andes que están cubiertas por hielo.

Ese deshielo y la disminución de las precipitaciones están acelerando el agotamiento de las aguas superficiales, por lo que se prevé mayor vulnerabilidad de varias economías regionales.

“La industria del vino depende de los ríos de deshielo y es uno de los sectores que mayor previsiones está tomando al respecto”, advierte Maurtua y remarca que se espera una reducción significativa de los caudales de los ríos San Juan, Mendoza y Atuel.

Estepa patagónica: desertificación y erosión costera

Se estima una disminución de las lluvias y un aumento de la temperatura, lo que provocaría un escenario de mayor aridez en la estepa de Río Negro, Neuquén, Chubut y Santa Cruz.

Ese cuadro puede acelerar el proceso de desertificación de miles de hectáreas como consecuencia de la degradación del suelo. Lo dramático es que cada año en todo el país, aunque principalmente en la Patagonia, 2 millones de hectáreas se suman a las 100 millones de hectáreas secas del país que están en proceso de degradación y desertificación.

En Ingeniero Jacobacci, Río Negro, el suelo es casi desértico. Crédito: INTA Bariloche.

A su vez, el aumento del nivel del mar podría acelerar los procesos erosivos sobre las costas, aumentando el retroceso de las playas y acantilados.

Andes Patagónicos: reducción de glaciares e incendios forestales

El aumento de la temperatura acelera la reducción de las zonas cubiertas de hielo en Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Se espera que también disminuyan las lluvias, lo que reduciría el caudal de muchos ríos, por ejemplo el Santa Cruz, y en consecuencia se daría un retroceso de los bosques patagónicos. Estas condiciones más secas, aumentarían además el riesgo de incendios forestales.

“La falta de recursos hídricos generaría nuevos desafíos para el sector productivo de frutas y hortalizas. Además, el caudal insuficiente de los ríos podría afectar negativamente la producción de energía eléctrica”, señalan desde FARN.

Qué puede pasar en la ciudad en la que vivís

A partir de datos estadísticos respecto de cómo cambió el clima en el país, distintos escenarios futuros y datos socioeconómicos de cada ciudad, hoy es posible identificar cuáles son los principales riesgos del cambio climático en el lugar donde vivís.

Es factible gracias a una herramienta interactiva que armó la Secretaría de Gobierno de Ambiente de la Nación. Se trata del Sistema de Mapas de Riesgo del Cambio Climático (Simarcc).

Este sistema permite proyectar, municipio por municipio, el nivel de riesgo en un futuro cercano (hasta 2039) o lejano (hasta 2100) respecto a las noches tropicales, días de olas de calor, temperaturas máximas, períodos de sequías o de precipitaciones intensas.

El nivel de riesgo que otorga la herramienta se da al proyectar cómo evolucionarán esos aspectos climáticos en dos escenarios (de emisiones altas o medias de gases de efecto invernadero) y al cruzarlos con índices de pobreza, mortalidad infantil y acceso agua de la ciudad seleccionada.

Por ejemplo, en Iruya, Salta, el riesgo de que aumenten los días de olas de calor es alto, tal como lo muestra este mapa hecho con esta aplicación:

“Es un aporte para definir políticas públicas y acciones de adaptación al cambio climático. Es aplicable en la orientación de programas, elaboración de planes sectoriales, planificación del territorio, actividades preventivas y planificación de inversión”, explica Carlos Gentile, secretario de Cambio Climático de la Nación.

Gentile lo cuenta de manera gráfica: “Uno puede proyectar a partir de esta herramienta cómo deben ser las líneas de alta tensión o los rieles de un tren como para que soporten determinado aumento de temperatura; qué viabilidad futura tiene una hidroeléctrica en determinado río; hacía dónde se corren las isohietas con precipitaciones indicadas para determinados cultivos; qué vectores tropicales (como el dengue) pueden aparecer en nuevas áreas o qué poblaciones necesitarán una asistencia respecto a la accesibilidad al agua”.

Querés saber cómo evolucionaría el clima en tu ciudad

Qué hace Argentina para mitigar la emisión de gases

El país espera no exceder las 483 mega toneladas de dióxido de carbono para 2030. “Para un país en vías de desarrollo y que necesita crecer, eso significa una reducción del 18% respecto a los niveles de emisiones a los que llegaríamos si instrumentáramos las medidas que tenemos planeado hacer. Además trabajamos en un segundo escenario de mayor esfuerzo que implicaría una reducción del 37%”, aseguró Gentile.

Para lograrlo, se creó en 2016 un gabinete de cambio climático que conforman los ministros. De ahí salieron las propuestas para alcanzar la meta. El aporte más sustancial lo deberá hacer el área de Energía, con el incremento de renovables en la matriz energética.

En segundo lugar, el gobierno apuesta a no seguir perdiendo superficie de bosques e implantar nuevos, algo que hoy se evidencia como difícil. El Ministerio de Producción deberá trabajar con las cámaras sectoriales para alcanzar mayor eficiencia energética y que aprovechen procesos productivos para generar su propia energía.

El área de Transporte debe apuntalar al transporte público para desalentar el uso de autos y mejorar rutas y trenes, para así hacer más eficiente el transporte de cargas. Finalmente, Agroindustria debe trabajar en la incorporación de prácticas productivas más sustentables.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentabilidad | 26 de diciembre de 2018

Cómo pasar a la práctica y empezar hábitos sustentables en el 2019

Empezar la dieta, empezar el gimnasio, empezar un nuevo proyecto… ¿por qué no empezar un nuevo hábito sustentable? O más bien el interrogante podría ser, ¿por qué no cambiar un hábito cotidiano para que sea sustentable?

Yo lo hago cada año y por eso quiero invitarte al desafío. Lo ideal es comenzar por acciones que ayuden a reducir tu huella de carbono, es decir, aquellas emisiones más contaminantes que contribuyen al cambio climático como nuestro uso de la energía, la manera en que nos movemos por la ciudad y hasta qué comemos. Para los dos primeros casos, el cambio es simple. En primer lugar, ser eficientes en el uso de la energía: usarla sólo cuando sea necesario. En segundo lugar: caminar o usar la bicicleta para distancias cortas, y priorizar el transporte público por sobre el vehículo particular para distancias más largas.

La alimentación merece un párrafo aparte. El más reciente informe especial del Panel Intergubernamental en Cambio Climático (IPCC) sobre un calentamiento de la temperatura del planeta en 1.5°C, mencionaba en sus recomendaciones el reducir el consumo de carne. Otros estudios anteriores también consideraban esta medida como crucial. ¿Acaso es por el cariño de los investigadores con los animales? No, sino el impacto que la producción de carne genera en el ambiente. Desde la cantidad de emisiones de metano (sí, los propios gases de la vaca) y carbono que genera hasta la huella hídrica que contiene (es decir, el agua que se utiliza a lo largo de todo el proceso de producción). ¿Es racional que utilicemos 15.000 litros de agua por cada kilo de carne vacuna? Sé que en “el país del asado” es difícil decirte que comas menos carne y más verduras, pero al menos comenzar a reducir las cantidades diarias o semanales es un pequeño paso que puede marcar una diferencia. El diario británico The Guardian elaboró un interesante artículo al respecto (en inglés): ¿Por qué comer menos carne es lo mejor que podés hacer por el planeta en el 2019?

Comencé SUSTENTABLES allá el 14 de noviembre hablando del 2018 como el año de la lucha frente a los plásticos, así que quiero retomar brevemente el tema aquí con una simple, pero compleja pregunta: ¿Qué plástico de un sólo uso te proponés sacar de tu rutina en el 2019: los sorbetes, los vasos de café, las botellas, las bolsas?

Cómo modificar hábitos para que sean más sustentables

  1. Analizar tu rutina y descubrir cuál es el mayor impacto ambiental que generás. En mi caso, usaba muchas bolsas para juntar las necesidades de mi perra (honestidad!) así que empecé a reutilizar envases de pan lactal, sachets de leche o fideos. 
  2. Elegí un cambio por vez. Si hacemos todo junto es más probable que no tengamos éxito. En 2017 incorporé el vaso reutilizable para tomar café y reemplazar los descartables. En el 2018 sumé una cuchara/tenedor de aluminio plegable que va conmigo siempre en la cartera para, por ejemplo, tomar un helado. ¿2019? Se los contaré en unas semanas desde Nueva York. 
  3. Incorporá el cambio de hábito a tu rutina de la forma más natural, ¡que no sea un problema! Al empezar a separar los residuos, organizá los cestos separadores de forma tal que la separación sea sencilla y práctica. 
  4. Compartí con otros, pero… ¡no obligues! Es genial contarles a los demás lo que estás haciendo para cuidar al ambiente, pero cada uno tiene su propio tiempo. Incluso en una convivencia, vas a ver que de a poco la otra persona adopta tus hábitos sin la necesidad de pedirles que lo hagan. Cuando conocí a mi novio, él comía carne y hoy ya prácticamente lleva una alimentación vegetariana, no por pedido mío sino por propia elección 🙂

Este es un fragmento de la newsletter SUSTENTABLES. Para recibir gratis la versión completa cada miércoles en tu mail:

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentabilidad | 20 de diciembre de 2018

Crédito: Proyecto Yaguareté

El retorno del yaguareté: el felino más grande de America está de vuelta en zonas de Chaco y Formosa

Qué pasó. Pobladores locales y guardaparques encontraron pisadas de yaguaretés en el norte de Chaco y Formosa. Las huellas fueron fotografiadas y luego un grupo de investigadores del Conicet confirmó que efectivamente eran pisadas del felino más grande de América.

Por qué es importante. Los registros reafirman que el yaguareté no está extinto en zonas de esa región de parque chaqueño donde no se habían encontrado rastros desde hacía 12 años. Los científicos calculan que en toda esa región quedan entre 15 y 20 animales, por lo que más allá de la buena noticia, la vulnerabilidad de la especie sigue siendo altísima.

Dónde fue el hallazgo. En Chaco, las pisadas se encontraron en El Impenetrable. Mientras que en Formosa fueron en un área cercana a Paraguay, por lo que se cree que los yaguaretés se mueven entre ambos países, cruzando a nado el Pilcomayo.

Por qué no se precisa el sitio. Lo hacen para evitar que cazadores ilegales se acerquen al lugares. Ocurre que la principal amenaza actual es la caza, que está prohibida.

Los matan por tres razones: hay pobladores que lo hacen por una cuestión cultural o de tradición, hay quienes lo cazan con la idea de resguardar su ganado y hay casos en los que la captura se da por el “temor” que provoca o por miedo a que mate animales domésticos.

En qué otras zonas hay yaguaretés. En el país hay tres poblaciones, aisladas una de otras, que suman entre 200 y 250 animales, por lo que se encuentra en peligro crítico de extinción.

• La más grande está en la selva de yungas de Salta y Jujuy. Ahí creen que hay entre 100 y 150 animales.

• En la selva misionera, principalmente dentro del parque nacional Iguazú. Estiman que hay entre 60 y 80 yaguaretés. Es la única población de la que hay certezas de que está creciendo.

• La del parque chaqueño, que abarca parte de Chaco, Formosa y Santiago del Estero, es de entre 15 y 20 felinos.

• Finalmente, hay un proyecto de reintroducción de yaguaretés que la Fundación CLT lleva adelante en los Esteros del Iberá, donde por ahora hay cinco adultos y dos cachorros, pero están en corrales de cría.

Por qué hay tan pocos. Históricamente, el yaguareté vivió desde el norte de la Patagonia hasta el norte del país. El territorio que ahora habitan representa el 5% de la superficie que originalmente ocupó. Esa pérdida se debe principalmente al avance de la frontera agropecuaria. Mientras que la depredación de animales se dio principalmente por la caza, que recién fue prohibida en la década del ’80. Miles de pieles se exportaban todos los años.

Fuente: Red Yaguareté

Qué hacen con los registros. “Una vez que identificamos las huellas, coordinamos con los guardaparques y armamos mapas para establecer cuáles eran los mejores lugares para ubicar las cámaras que nos van a permitir conocer las características de estos animales y cuáles son sus hábitos”, explica Verónica Quiroga, investigadora del Conicet en el Instituto de Diversidad y Ecología Animal de la Universidad Nacional de Córdoba.

Parte del equipo que halló los rastros en Chaco. Crédito: Proyecto Yaguareté.

Qué se está haciendo para protegerlo. A nivel país, existe el Plan Nacional de Conservación del Monumento Natural Yaguareté, que apunta a la conservación y recuperación de la especie y su hábitat. También hay varias leyes provinciales, en Salta, Misiones y Chaco, que apuntan a proteger la especie.

Guardaparques se ocupan de patrullar las reservas para evitar la caza. 

El Proyecto Yaguareté, en tanto, está liderado por científicos e investigadores especializados en biodiversidad y conservación. Tiene una doble misión: crear información científica del tema y promover acciones concretas.

También hay varias iniciativas de asociaciones, como la Red Yaguareté o la Fundación CLT.

Si viste un yaguareté en cautiverio o querés aportar algún dato que creas de interés, podés informarlo ahora 

Sustentabilidad | 20 de diciembre de 2018

Foto: UNFCCC

Tres preguntas para entender la última conferencia en cambio climático

(Katowice, Polonia) 29 estudiantes de escuelas polacas entonan un llamado el último día de las negociaciones climáticas y repiten “¿Qué hay de nosotros?”. Su compañera de 15 años, Malgorzata Czachowska, asegura a la prensa: “Los líderes saben lo que tienen que hacer”. Los carteles muestran el tiempo científico que nos queda para revertir la situación: 12 años.

La conferencia anual de Naciones Unidas (ONU) en cambio climático, COP24, concluyó en la noche del último sábado en Katowice, Polonia. Dejó un documento de 133 páginas que aún se analiza. Dejó el logro de un camino a seguir. Dejó un sabor amargo que transforma esa afirmación de Malgorzata en un interrogante: ¿Los líderes hacen lo que tienen que hacer?

Lejos de los tecnicismos y augurios de éxitos, aquí tres preguntas para comprender lo que esta Conferencia de las Partes nos dejó para continuar en la senda de la acción ante el cambio climático… antes que sea demasiado tarde.

1. ¿Hubo acuerdo?

Afortunadamente y después de extensas horas extras de negociaciones que parecían no concluir nunca, la respuesta hoy es favorable. Como nos había anticipado a RED/ACCIÓN Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas en Cambio Climático (CMNUCC), esta COP24 tenía el gran desafío de definir un paquete de reglas que marcara el rumbo de cómo implementar el Acuerdo de París -principal documento consensuado entre los países para hacer frente al cambio climático-.

En suelo polaco y frente a un multilateralismo en crisis, ese “rulebook” o reglamento fue aprobado. “¡Es un excelente logro!”, expresó Espinosa finalizada la cumbre y argumentó: “Es una hoja de ruta para que la comunidad internacional aborde de manera decisiva el cambio climático. Si bien algunos detalles deberán finalizarse y mejorarse con el tiempo, en términos generales se avanzó”.

Las reglas que se aprobaron guiarán la implementación del acuerdo: cómo se unificarán los criterios de medición de emisiones contaminantes, cómo se harán más transparentes las acciones de reducción de emisiones a través de la presentación de reportes periódicos, cómo dar seguimiento al financiamiento para apoyar a las economías con menos recursos a implementar políticas de mitigación y adaptación.

Hubo un tema en el que las partes no llegaron a consenso, por diferencias con Brasil: los mecanismos de mercado, que proporcionan instrumentos flexibles para disminuir los costos de reducir las emisiones. Este punto del reglamento pasó a discusión para la siguiente conferencia.  

2. ¿Fue ambicioso?

Manuel Pulgar Vidal, Líder de Clima y Energía del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), ayuda a responder este interrogante: “Los líderes mundiales llegaron a Katowice con la tarea de responder al último informe científico, que dejó en claro que sólo tenemos 12 años para reducir las emisiones a la mitad y evitar un calentamiento global catastrófico. Han logrado avances importantes, pero lo que hemos visto en Polonia revela una falta de comprensión fundamental por parte de algunos países de nuestra crisis actual. Afortunadamente, el Acuerdo de París está demostrando ser resistente a las tormentas de la geopolítica global. Ahora necesitamos que todos los países se comprometan a aumentar la ambición climática antes de 2020, porque el futuro de todos está en juego”.

Cuando en 2015 se llegó a consenso en la capital francesa sobre el Acuerdo de París para hacer frente al problema, las partes pidieron al Panel Intergubernamental en Cambio Climático (IPCC) realizar un informe que evidencie cuál sería el escenario de un calentamiento global de 1.5°C como límite para 2100. Mientras que el Acuerdo establece un objetivo que se ubique por debajo de los 2°C para ese año.

Al respecto el Informe Especial del IPCC fue contundente: nos quedan 12 años para reducir al menos a la mitad las emisiones contaminantes y evitar los efectos más devastadores del cambio climático. Para que ello sea posible, los cambios deberían ser drásticos: desde las políticas de gobierno hasta las acciones cotidianas de los ciudadanos.

Como menciona Pulgar Vidal, todos llegamos a Katowice esperando un impacto de ese informe en las mesas de negociación. El resultado fue el contrario. Estados Unidos, Arabia Saudita, Rusia y Kuwait -principales países petroleros del mundo- se opusieron a darle la bienvenida al reporte científico. Aunque el resultado final fue “darle la bienvenida a su completa conclusión” en tiempo y forma. ¿Celebramos la puntualidad científica, pero no hacemos nada con ella?

Si hoy todos los países cumplen con sus objetivos nacionales de reducción de emisiones, lejos estamos de llegar a los 2°C y aún más al 1.5°C: estaríamos ante un calentamiento de entre 3 y 4°C. Entre tanto número, David Paul, ministro de Ambiente de la República de las Islas Marshall, da significado a estas cifras: “Para muchos aquí el 1.5°C es simplemente un número. Para nosotros, significa poder sobrevivir”. De continuar la generación de emisiones y el consecuente incremento de las temperaturas, el aumento en el nivel del mar amenaza con hacer desaparecer las islas que él representa.

3. ¿Cómo seguimos?

Pulgar Vidal citó una fecha que no debemos olvidar de ahora en adelante: 2020. Ese es el año en el que los países deberán presentar sus propuestas más ambiciosas de reducción de emisiones contaminantes. Es decir, no pueden ser las mismas ni inferiores a las publicadas con anterioridad. Deben ir por más.

Consciente de cómo funciona la política, el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, quiere asegurarse que ello ocurra. Por eso, convocó a los líderes a la sede en Nueva York en septiembre de 2019 para una Cumbre sobre el Clima donde espera que, al menos, le muestren cuáles son sus planes para alcanzar ese objetivo tan desafiante.

Luego, será el turno de la región latinoamericana para dar el protagonismo en el liderazgo de las negociaciones. Finalmente, Chile será sede de la 25° edición de la COP. Con una fecha aún a confirmar entre fines de 2019 y principios de 2020, la COP25 será la oportunidad para que las decisiones políticas se alineen a la emergencia climática que ya ha evidenciado la ciencia.

Si Polonia había tenido la paradoja de ser sede de la COP24 y contar con un 80% de su electricidad procedente de la quema de carbón, Chile cuenta aún con tiempo para ir en línea con el nuevo desafío que asumió y sumarse a la firma del Acuerdo de Escazú, el documento que busca garantizar la participación de los ciudadanos en temas ambientales en América Latina.

La joven Malgorzata se expresó cantando con sus compañeros gracias a otra joven: la activista sueca Greta Thunberg, protagonista de esta conferencia que movilizó a cientos de estudiantes alrededor del mundo para exigir a los líderes acciones urgentes.

Entre tantas discusiones, tantas conferencias en agenda, tantas promesas, las palabras de la estudiante polaca responden por sí solas cualquier interrogante que uno pueda hacerse: “El tiempo para hablar ha terminado, el tiempo para actuar es ahora”.  

Sustentabilidad | 19 de diciembre de 2018

Intervención por Pablo Domrose | Foto: Janek Skarzynski – AFP

Los jóvenes van a cambiar el mundo. Perdón, los jóvenes ya están cambiando el mundo

“Sólo hablan de seguir adelante con las mismas malas ideas que nos metieron en este lío, incluso cuando lo único sensato que pueden hacer es poner el freno de emergencia. No son lo suficientemente maduros como para contar las cosas como son. Incluso esa carga la dejan para sus hijos”. Así, sin pelos en la lengua, Greta Thunberg se dirigió a los representantes de 190 países que negociaban las directrices para implementar el Acuerdo de París en cambio climático en la COP24 en Katowice, Polonia.

Las palabras de la activista sueca de 15 años -que padece una condición de autismo- representaron a las de millones de jóvenes que, en todo el mundo, se hicieron eco de su mensaje. “Ustedes dicen que aman a sus hijos por encima de todo, pero les están robando su futuro ante sus propios ojos. Hasta que no comiencen a centrarse en lo que debe hacerse en lugar de lo que es políticamente posible, no habrá esperanza. No podemos resolver una crisis sin tratarla como una crisis”, aseguró.

Discurso de Greta Thunberg en la COP24

El involucramiento de Greta por la acción climática no surgió en esta COP. Desde agosto pasado, con el verano más caluroso para su país, cada viernes no asiste al colegio y se dirige al parlamento sueco para realizar una sentada, una huelga por el clima (#ClimateStrike) exigiendo que se cumplan las promesas climáticas.

Otros estudiantes europeos han seguido, desde entonces, sus pasos. Incluso, el pasado viernes 30 estudiantes de escuelas polacas se manifestaron en las escaleras del predio entonando una canción cuyo estribillo repetía: “¿Qué hay de nosotros?”.

Frente a una COP que dejó gusto a poco en lo que a ambición refiere, están ellos: los jóvenes. Esos que ven que los “líderes” no toman las decisiones necesarias para garantizarles un futuro en este planeta. Esos que ya no tienen miedo en decir las cosas como son.

Los jóvenes marchan, cantan y se expresan; escriben artículos en los medios de sus países; se organizan para recoger tres toneladas de basura en las costas de San Isidro como ocurrió el pasado domingo; se reúnen para debatir cómo cambiar el mundo; toman decisiones sobre qué comer, qué marcas vestir, qué medio de transporte utilizar y hasta cuántos hijos tendrán en el futuro en función de una urgencia que tienen en claro -ellos mejor que los decisores-: necesitamos actuar hoy ante el cambio climático, antes que sea demasiado tarde.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentabilidad | 19 de diciembre de 2018

Video: James Goetz. Animación: Pablo Domrose.

La historia de los campesinos que plantaron 14 millones de árboles para salvar Haití

Inés se despierta a las 4 de la mañana, le prepara el desayuno a sus 8 hijos y luego camina 3 horas por las montañas húmedas de Haití hasta llegar a su terreno de trabajo. Allí, lidera un equipo de más de 50 campesinos encargados de plantar árboles de mango, lima, cacao, roble y cedro sobre suelo deforestado.

A sus 55 años, Inés forma parte de una comunidad de 1.400 trabajadores rurales haitianos conocida como CODEP, que en la última década ha plantado más de 14 millones de árboles en la isla. Su objetivo es revertir el impacto ambiental que ha tenido la deforestación en el país, y al mismo tiempo empoderar a comunidades locales a través del trabajo y la educación.

El problema de la deforestación en Haití es uno que ha sido ampliamente documentado por académicos y especialistas ambientales. En su libro “Colapso: Por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen”, el geógrafo y escritor estadounidense Jared Diamond identifica la deforestación como uno de los principales factores que explican la actual desigualdad económica y política entre Haití (el país más pobre del hemisferio oeste) y la República Dominicana.

“Cuando uno se para en la frontera entre los dos países, mira hacia el este y ve bosques de pino. Cuando se da vuelta y mira hacia el oeste, no ve nada excepto campos sin ningún árbol”, escribe Diamond. “Este visible contraste ejemplifica la diferencia entre los dos países en su enteridad”.

La deforestación es un problema que afecta a decenas de países en el mundo, particularmente en América Latina, África Subsahariana y Asia Sudoriental. Según el informe 2018 sobre El Estado de los Bosques del Mundo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), América Latina es una de tres regiones donde continúa la deforestación. Pero la situación de los bosques de Haití es una de las más graves.

Según relata Diamond, solo el 1% de la tierra de Haití se encuentra forestada, mientras que en la República Dominicana este porcentaje es del 28%. Aunque estos datos han sido cuestionados (la FAO indica que el porcentaje de tierras con bosques en Haití es del 3.5%), la diferencia entre los dos países es clara cuando se compara su superficie a través de imágenes satelitales.

“Existen tres principales causas de deforestación en Haití: el uso de madera y carbón como principal recurso para cocinar, la ganadería que evita que los bosques se regeneren, y la demanda de tierra para agricultura”, explica a RED/ACCIÓN James Goetz, biólogo y conservacionista estadounidense que trabaja hace dos décadas en la isla.

Según datos de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la producción de leña y carbón es la principal causa de deforestación en Haití, ya que el 70% del consumo energético del país se genera a partir de la madera.

También existe un factor histórico. Durante la colonización francesa de Haití en los siglos 17 y 18, muchos de los bosques nativos fueron arrasados para dar lugar a plantaciones de azúcar. Cuando Haití declaró su independencia en 1804, debió pagarle una indemnización a Francia para que reconozca su soberanía. Mucha de esta deuda fue pagada con la venta de madera de árboles nativos.

Además, según Goetz y Diamond, la falta de política pública para conservar las áreas forestadas del país generó un detrimento aún mayor de los bosques haitianos.

“El Estado nunca hizo nada para proteger a los bosques, para ayudar a la gente a que tenga algo de comer”, dice Goetz. “Es por eso que las mismas comunidades se tuvieron que organizar para reforestar el país”.

Una solución multidimensional liderada por comunidades locales

“Cuando era jóven, la tierra de las montañas era tan blanca como la palma de mi mano. Estaba todo descubierto, no había ni un árbol”, recuerda René, un campesino que nació y creció en un pueblo al sur de Haití, en la comuna de Leogane. “Ahora es totalmente diferente, está todo verde, tenemos todo tipo de especies de árboles”.

El esfuerzo de reforestación en Leogane comenzó en 1990, cuando un grupo de campesinos, junto con voluntarios de Carolina del Norte, Estados Unidos, formaron CODEP. La organización tenía como objetivo mejorar la salud de la tierra para facilitar la agricultura y así alimentar a más familias. Con el tiempo, el grupo se percató de que la mejor manera de lograr esto era plantando árboles.

“Con los árboles no sólo se nutre la tierra y se previene la erosión, lo que disminuye el riesgo de inundaciones y avalanchas”, explica Michael Anello, el director ejecutivo de Haití Reforestation Partnership, una organización de Estados Unidos que trabaja en conjunto con CODEP. “También se genera una fuente de comida e ingreso a través de los frutos cultivados de los árboles”.

En las últimas tres décadas, CODEP ha plantado el equivalente a 10.000 hectáreas de árboles en el sur del país (algo similar a 15 canchas de fútbol completas), lo que representa la mayor iniciativa de reforestación de Haití.

Sitios de plantación de CODEP. Foto: Lucía Wei He.

Junto con campesinos de 17 lakous (pueblos) de la región, el colectivo también ha logrado implementar un modelo de negocios a través del cual los participantes de CODEP venden las frutas y distintos cultivos de los árboles (como café, maní y porotos) en mercados locales. Con este ingreso, CODEP le paga a cada campesino un sueldo mensual o un bono por los árboles plantados.

“La idea era crear bosques de trabajo, a través de los cuales los campesinos no solo trabajen para cuidar el ambiente, sino también para poder mantener a sus familias”, cuenta Anello.

Campesinos parte de CODEP. Foto: Lucía Wei He.

A través de la alianza con la Haití Reforestation Partnership, los campesinos de CODEP también reciben donaciones para comprar semillas y otros materiales de cultivo, y capacitaciones en temas como técnicas de agricultura e ingeniería.  

En paralelo, CODEP también fundó una escuela a la cual asisten más de 120 estudiantes, la mayoría de ellos hijos de los mismos campesinos que forman parte de CODEP.

Para muchos de los campesinos, construir un futuro mejor para las próximas generaciones es el principal incentivo para seguir trabajando, día tras día, plantando árboles.

En las palabras de Jean Claude, un campesino que hace casi 30 años trabaja con CODEP: “Sí, es difícil trabajar tantas horas bajo el sol, pero si plantamos árboles, el día de mañana nuestros hijos van a poder trabajar bajo la sombra”.

Enteráte cómo podés ayudar.

Sustentabilidad | 14 de diciembre de 2018

Foto: UNFCCC

Al Gore: “No nos estamos moviendo lo suficientemente rápido ante el cambio climático”

(Katowice, Polonia) Al Gore es contundente. Como activista ambiental, es consciente del daño de nuestras acciones en el planeta. Pero también, como ex vicepresidente de Estados Unidos (EEUU), sabe mejor que nadie cómo funciona la política.

Mientras se desarrollan los últimos momentos más desafiantes de las negociaciones aquí en la COP24 (Conferencia de las Partes), busca llevar su mensaje de urgencia de acción ante el cambio climático a todos los públicos: desde ciudadanos locales a tomadores de decisión.  

Una fila de personas de todas las edades esperando durante 40 minutos, una niña en segunda fila ansiosa por ver a su héroe, un grupo de jóvenes chinas expectantes por tomarse una selfie con él. Tres escenas que describen las lo que genera la participaciones de Al Gore en el plenario de la COP, en un evento con mayoría de ciudadanía local polaca y en una conversación organizada por China.

Sabe mejor que nadie cómo comunicar arriba de un escenario, pero este contexto es distinto. Las negociaciones para definir cómo implementar el Acuerdo de París no vienen como se esperaba -y como el planeta necesita-. Y él no se calla: “Es evidente que no nos estamos moviendo lo suficientemente rápido”. Aquí tres temas centrales que Al Gore abordó en su participación en la COP24.

1. La ciencia es contundente

Con imágenes en movimiento, el fundador de Climate Reality Project -una organización que forma en cambio climático a personas alrededor del mundo- muestra cómo las actividades del ser humano generan emisiones contaminantes, contribuyendo a un aumento de la temperatura media del planeta. “Lo que va a los océanos, vuelve a nosotros de distintas maneras”, asegura mientras ejemplifica cómo el aumento de la temperatura en las aguas intensificó eventos naturales, como los Huracanes Harvey en EEUU o María en Puerto Rico, en los últimos años.

Fotografías de los actuales representantes de Arabia Saudita, EEUU y Rusia (incluso la referida al famoso saludo entre Putin y el príncipe árabe durante el G20 en Buenos Aires), lo hacen reflexionar sobre sus posturas aquí en las negociaciones climáticas: “Los tres principales productores de petróleo están pretendiendo que el último Informe Especial del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) sobre un calentamiento global del 1.5°C como límite no es real, y lo es”. Cada uno de los datos y las cifras que acompañan sus presentaciones tienen un respaldo científico.

Foto: UNFCCC

2. Hay falta de voluntad política

“Ésta es una COP difícil. El período entre el Acuerdo de París en 2015 y la mejora en las propuestas de reducción de emisiones de los países en 2020 es crítico. Acá hay que adoptar el reglamento para implementar el Acuerdo y avanzar en los principios de transparencia”, se expresa en territorio de un país como Polonia donde el 80% de la electricidad procede de la quema de carbón, una de las fuentes más contaminantes.

Al respecto, Al Gore vislumbra el debido rumbo: “Necesitamos políticas que dejen de subsidiar la quema de combustibles fósiles y que promuevan la aceleración de la transición. Seguimos subsidiando más a los combustibles fósiles que a las energías renovables. Y hay una definición para eso: es demente”.

Como estadounidense y ex representante político de su país, le es inevitable hacer mención a la actual Administración de Washington bajo Donald Trump, a quien considera como “la cara visible del negacionismo del cambio climático en el mundo”. Pero, al respecto, emite un mensaje para quienes están desesperanzados con su gobierno: “Más allá de su decisión, los Estados Unidos recién podrán salirse del Acuerdo de París un día después de las próximas elecciones presidenciales. Mientras tanto, debemos continuar con nuestro trabajo para implementar las políticas que necesitamos”.

Foto: UNFCCC

3. La revolución sustentable está en marcha

¿Hay esperanza al final del camino? Para Al Gore sí, y ya estamos recorriendo ese rumbo. “Las instalaciones de energía solar crecen mientras bajas sus costos de inversión”. De hecho, él mismo ejemplifica con su propio país: “La industria en la que está creciendo más rápido el trabajo es la solar. La segunda es la técnica en turbinas eólicas. Se trata de una revolución sustentable que está basada en nuevas herramientas”.

“Es un movimiento que no para, pero no lo estamos haciendo con la rapidez que necesitamos”, advierte el ex vicepresidente de Estados Unidos y reflexiona: “El cambio climático hace sentir sus efectos más rápido que lo que nosotros estamos actuando. Nos estamos quedando sin tiempo”. Y si la revolución ambiental viene de la mano de la energía solar y la eólica, para él también la revolución política vendrá en un sentido circular: “Cualquiera que dude que las decisiones que estamos tomando nosotros, los seres humanos, tienen un profundo impacto; recuerde que la voluntad política es, en sí misma, una fuente renovable”.   

A pesar de tantos años de frustraciones por las decisiones políticas, a sus 70 años Al Gore se sigue subiendo a los escenarios para hablar sobre la importancia de actuar ante el cambio climático. ¿Qué le da esperanza para continuar? “Todos los que están ahí escuchándome, todos los que son parte de un movimiento global. Las generaciones jóvenes están demandando un mundo mejor. Estamos en las primeras etapas de una revolución sustentable”.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentabilidad | 13 de diciembre de 2018

Ilustración: Pablo Domrose

La carrera de obstáculos del arándano argentino: aranceles, competidores y… smoothies

Hace pocos días partió a China, por primera vez en la historia, un cargamento de arándanos argentinos: 720 kilos desde un campo de Concordia, en Entre Ríos. Destino: Shenzhen. El Secretario nacional de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, apareció en una fotografía con los dueños del campo: la negociación con el gobierno chino había llevado seis años.

El arándano está de moda, y no sólo en tu smoothie o en tu yogurt con granola, sino también en la balanza comercial: es la tercera fruta más exportada de la Argentina (luego del limón y la pera) y genera ingresos por 100 millones de dólares. Aquí es un fruto relativamente nuevo, pero en su breve historia pasó de ser un cultivo casi desconocido a un producto top de los agronegocios, y de orgullo nacional a víctima de los impuestos. China abre lo que un fruticultor calificó como “posibilidades alucinantes”, pero ¿podrá el arándano argentino aprovecharlas?

“No es un negocio para cualquiera: cultivando arándanos hemos tenido mucha gente, y mucha fracasó”, dice Federico Bayá, el presidente del Comité Argentino de Blueberry.

Cuando esta historia comenzó, en las verdulerías argentinas era raro encontrar un kiwi o siquiera un pomelo rojo. Año: 1992. El pionero fue Francisco Caffarena, un ingeniero empleado en una empresa automotriz, que, envalentonado por la maestría de negocios que acababa de terminar, compró 3.000 plantas de arándanos en Estados Unidos y las sembró en un pequeño campo en Zárate.

“Cuando viajaba al exterior, veía unas pelotitas azules muy simpáticas, que empecé a apreciar por el gusto”, dice Caffarena, que hoy tiene 65 años y sigue en el negocio con su firma Vergel. “Yo no las conocía y mis amigos tampoco, pero como se dice tanto eso de que acá se puede cultivar de todo, decidí hacerlo”.

No fue fácil: consultó agrónomos que le dijeron que iba a fracasar y en el antiguo Instituto Argentino de Sanidad y Calidad Vegetal (IASCAV, hoy reemplazado por el SENASA) no sabían de qué hablaba cuando quiso iniciar los trámites de importación. Ninguno de ellos había probado jamás un smoothie. Pero al final Caffarena lo logró.

Francisco Caffarena en su campo de Zárate, en 1993. 

“Desde el principio pensé que el negocio estaba en la exportación”, dice. Se trataba de abastecer al hemisferio norte en contraestación y en “primicia”: cosechando en septiembre, antes que lo hiciera en noviembre la competencia chilena, que ya venía con experiencia.

Caffarena pasó los siguientes años viajando: a lo largo de la década de 1990, abrió algunos mercados europeos (Reino Unido, Francia, Bélgica) y, luego de fabricar una compleja cámara de fumigación (que costó alrededor de 200.000 dólares), también logró exportar a Estados Unidos, el principal comprador de arándanos del mundo.

Como por goteo, otros jugadores entraron en el negocio: durante diez años hubo apenas 500 hectáreas sembradas y Caffarena les vendía las plantas a los demás. Pero con la devaluación de 2002, ese número se multiplicó a 1.200 hectáreas y un año después, a 2.000.

Los arándanos no crecen como una flor silvestre en el monte. Necesitan capital: una hectárea sembrada puede llegar a demandar 50.000 dólares de inversión. Se paga por las plantas, las mallas antigranizo, el sistema de riego, el sistema antiheladas y la mano de obra (10 a 20 personas en la época de cosecha, trabajando de lunes a lunes). No es un costo barato, pero aún así la superficie cultivada creció por la entrada al negocio de algunos de los fruticultores más poderosos de la Argentina (los productores tucumanos de limón) y también por los novatos del sector privado (grupos de amigos que se asociaban para cultivar 15 0 20 hectáreas).  

Todos ellos iban detrás de un sueño y no era preparar los mejores smoothies de la ciudad, sino entrar en la ventana del hemisferio norte, que era grande y podía dar muchas ganancias a un país estancado en el crack de 2001/2002.

Así, la curva del arándano se disparó. En 2003, el diario La Nación publicó un artículo titulado “Un cultivo nuevo, azul y rentable” y para 2005, ya había 2.800 hectáreas sembradas. Por un kilo de arándanos, un productor recibía hasta 10 dólares (tres veces más que hoy). Para 2007, eran 3.000 hectáreas. Y para 2008, 4.000. Mientras Tucumán, Entre Ríos y Buenos Aires se convertían en los territorios principales para el negocio, empresas estadounidenses y chilenas llegaban a la Argentina a comprar campos.

Pero, cuando ya se exportaban 15.000 toneladas de arándanos y el país parecía estar listo para pelear contra Chile por el primer puesto como productor en el hemisferio Sur, algo ocurrió: la crisis de 2008 sacudió los campos.

Las superficies comenzaron a caer tan exponencialmente como antes habían crecido. Según un estudio del INTA, en 2009 las hectáreas decrecieron a 3.500; en 2011, a 2.900; en 2013, a 2.600. Y ahí se han estancado hasta hoy (la meseta sólo vio un pico en 2014). Chile, por su parte, tiene 16.500 hectáreas: su modelo sin fisuras es como el pasto muy verde del vecino perfecto. Para la Argentina, en cambio, exportar ahora a China es una apuesta esforzada por recuperar un pasado que se recuerda idílico.

Superficie sembrada  con arándanos en la Argentina, entre 2001 y 2014. Fuente: INTA.

Entonces, no más fiesta de smoothies: ¿qué pasó? “Fue como un proceso de depuración”, dice Bayá. “Mucha gente fracasó porque había puesto cualquier variedad de arándanos en cualquier tierra”.

Una pequeña explicación: en 2008, el año de la crisis, el 80% de los campos de arándanos estaban sembrados con la variedad O’Neal. Para lograr más kilos de una fruta que además fuera más apetecible, hubo que hacer lo que los productores llaman “recambiar el plantel varietal” y traer nuevo “material genético”. Así fueron llegando otras variedades. Snow Chaser, Emerald, Jewell, Farthing: arándanos desarrollados por universidades estadounidenses, que tardan más en marchitarse y que pueden resistir mejor un viaje de varios días por mar (desde hace cuatro años, la producción argentina está abandonando el flete aéreo por sus costos).

La temporada de arándanos 2018 comenzó en octubre. Foto: Comité Argentino de Blueberry.

“En todos estos años, la inflación en pesos, el dólar atrasado, la carga salarial alta y las retenciones hicieron que la Argentina perdiera competitividad”, sigue Bayá. El país cobra un 12% de derechos de exportación de arándanos para todos los destinos, mientras que Chile y Perú, los competidores más directos, tienen tratados de libre comercio con China, la Unión Europea y los Estados Unidos (muchos smoothies garantizados).

Y ésta es la mala noticia por detrás del reciente gran anuncio: para comerciar con China, un productor argentino de arándanos debe pagar un 30% de arancel, un flete caro y ese impuesto local del 12%.

Las cajas de arándanos argentinos listas para partir a China. Foto: Comité Argentino de Blueberry.

Por todo esto, en los últimos cinco años Perú (empujado por la instalación de compañías chilenas) le arrebató a la Argentina el segundo puesto como exportador austral. “Nos pasó por arriba”, dicen los productores argentinos.

Pero hay un posible remedio. Bayá cree que funcionaría una ley de promoción de economías regionales para el sector frutícola. “Esta ley debería contemplar la reducción de cargas sociales, la eliminación de retenciones, el aumento de reintegros, y un plan fitosanitario nacional para controlar y erradicar de plagas que ponen en riesgo el acceso a mercados”, explica.

Los optimistas dicen que se podría llegar a exportar a China dos tercios de la producción local. Sólo el tiempo dirá si la Argentina está lista para esta oportunidad.

Sustentabilidad | 12 de diciembre de 2018

Crédito: Lyra Films / CLT

Crean por ley dos reservas marinas y 2018 es récord en la instauración de áreas protegidas

El Senado convirtió en ley el plan para darle protección al 10% del Mar Argentino al crear dos áreas marinas protegidas frente a Tierra del Fuego.

Con la sanción de este proyecto, el país concreta el mayor avance de su historia hacia la conservación de su mar: pasó de proteger un 3% a alcanzar el 10%, un compromiso internacional al que adhirió cuando se suscribió al Convenio sobre la Biodiversidad Biológica y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que establece justamente preservar el 10% de las zonas costeras y marinas antes de 2020.

La propuesta instaura dos parques oceánicos del tamaño de las provincias de Formosa y Misiones con distintos niveles de protección, desde la prohibición absoluta de toda actividad hasta zonas donde se podrá pescar o navegar pero de manera controlada.

Además, con la materialización de este proyecto, 2018 pasó a ser el año en el que más áreas protegidas se crearon, ya que a estos dos parques marinos se le suman Aconquija (Tucumán), Iberá (Corrientes), Traslasierra (Córdoba) y Ciervo de los Pantanos (provincia de Buenos Aires).

De esa manera se supera la marca alcanzada en 1937, año en que se crearon cinco parques nacionales, entre los cuales figuran Perito Moreno, Los Glaciares y Lanín.

La importancia de las áreas protegidas marinas. Un informe de la Administración de Parques Nacionales dice que las redes de pesca dejan una huella en el fondo del mar y arrasan con invertebrados, como corales, esponjas, medusas y estrellas de mar. Cuando el daño se perpetúa, hablan de huellas de mar muerto. Y también advierten sobre la pesca incidental de peses que luego descartan y la muerte de aves y otras especies que quedan atrapadas en las redes.

Las protecciones que se instaurarán están contempladas por ley y ofrecen distintos niveles, que van de más restrictivos a más permisivos. En este gráfico se entienden fácilmente cuál es el objetivo de esa gradualidad:

Ahora veamos qué tipo de protección le darán exactamente a las futuras áreas marinas protegidas. Yaganes tendrá proyectada una zonificación tridimensional.

  • El fondo marino constituirá una reserva nacional marina estricta. Es decir, se prohibiría toda actividad salvo la investigación científica y la necesaria para monitorear el lugar. No se puede pescar, explorar el suelo en busca de hidrocarburos, visitar la zona ni hacer ejercicios militares.
  • Un amplio sector, el más alejado de la costa, tiene su columna de agua zonificada como parque nacional marino. Ahí no podrá haber actividades pesqueras pero sí educativas y turísticas, pero en armonía con la conservación.
  • Finalmente, la columna de agua cercana a Tierra del Fuego será una reserva nacional marina de usos múltiples, dónde sí se permitirá pescar, pero con métodos menos agresivos, más controlados y limitados en cuanto a períodos estacionales y volúmenes.

Burdwood II se dividirá en dos sectores:

  • Al oeste, en el sector proyectado como reserva nacional marina, se contempla el uso sostenible. Es decir que se podrá pescar pero bajo las reglas que se disponga en el plan de manejo. También se habilitarían actividades turísticas y educativas. 
  • Al este, operará el sector propuesto como reserva nacional marina estricta. Es decir, de absoluta conservación, pero con la posibilidad de realizar actividades científicas.

Quiénes respaldan la plan. El plan fue impulsado por las 16 ONG que conformaron el Foro para la Conservación del Mar Patagónico, como Fundación Vida Silvestre, FARN y Aves Argentinas. También de la comunidad científica y de otras ONG, como The Conservation Land Trust Argentina (CLT), que impulsa la campaña Sin Azul no hay Verde, que justamente hace foco en la necesidad de proteger el mar.

Sustentabilidad | 12 de diciembre de 2018

Ilustración: Pablo Domrose

COP24: A la espera de avanzar en la acción ante el cambio climático

“Hay avances, pero aún queda mucho trabajo por hacer”. Esta es la frase que, desde el lunes, define la situación aquí en la segunda semana de la COP24. El desafío para esta edición es casi tan importante como el hecho de haber logrado un Acuerdo de París un día como hoy hace tres años: ahora se trata de implementarlo. Para ello, son múltiples los temas que se ponen en juego a través de un paquete de reglas que marcarán su puesta en práctica.

No voy a entrar en los tecnicismos que se ponen en juego (porque creéme, son muchos), sino que el balance general de los avances alcanzados y desafíos futuros, vendrán una vez concluida la cumbre. Mientras, son importantes las palabras de Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención a cargo de la COP: “Nadie está esperando a que estén listos los acuerdos para empezar a actuar ante el cambio climático. La transición hacia un modelo sustentable de desarrollo ya está en marcha”. Con ella conversé en exclusiva para RED/ACCIÓN y aquí pueden leer la entrevista.

Ya celebrado el G20 y analizando los consensos allí alcanzados, la Argentina está presente en la COP24, con el Secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, como su principal representante. Su pedido ante la Convención se alinea con el de otros países latinoamericanos: que los países que históricamente más han contaminado sean los que aporten financiamiento para las políticas de mitigación y adaptación al cambio climático de los países en desarrollo. Su desafío futuro será ver cómo continúa el trabajo en las negociaciones con Brasil, bajo el nuevo gobierno de Bolsonaro, y cómo continúa defendiendo la explotación de gas en Vaca Muerta como una vía entre sus medidas de reducción de emisiones. Mientras tanto… la espera.

Marchar por la salud del planeta… y la nuestra

Una seguridad pocas veces vistas, un frío que me congelaba los dedos para tomar imágenes, consignas de todo tipo con un lema en común: no queda tiempo para salvar el planeta, hay que actuar ahora. Entre las casi mil personas que se manifestaron este sábado en los alrededores del predio de la COP, la vi a ella: Clara. En su cochecito, bien abrigada con su campera rosa, con una mirada profunda que me invitaba a leer el cartel que llevaba sobre sus piernas: “¡Peligro! El gas ‘natural’ es un combustible fósil y es altamente adictivo”. Le pregunté a su mamá, Anna, por qué marchaba. Su respuesta fue contundente: “Porque creo que algo hay que hacer. Porque quiero que mi hija y mis nietos vivan en un planeta vivible”.

La movilización tuvo sus réplicas en otras ciudades de Europa. Aquí en Katowice me encontré con diversos testimonios que pueden concentrarse en dos grandes grupos: los activistas internacionales que asisten a la conferencia y reclaman urgencia en la acción climática, y familias locales que exigen al gobierno polaco terminar con la explotación de combustibles fósiles. En Polonia, el 80% de la electricidad es generada a partir de la quema de carbón. Sus emisiones contaminantes no sólo alteran el ambiente, sino que afectan la propia salud de los habitantes. Mientras Anna “espera que los líderes hagan lo que tienen que hacer en la mesa de negociación”, le compró un libro infantil a Clara que genera conciencia sobre los residuos. “Pequeños actos”, me dice y que ya dejan un impacto en esas futuras generaciones que marchan por un mundo mejor desde el presente.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentabilidad | 12 de diciembre de 2018

Foto: Administración de Parques Nacionales

Las cifras que avalan la apuesta del Gobierno para que los parques nacionales impulsen las economías regionales

La gestión de Mauricio Macri ha aumentado considerablemente la superficie destinada a parques nacionales y este año fue histórico, ya que se crearon cuatro áreas protegidas: Aconquija (Tucumán), Iberá (Corrientes), Traslasierra (Córdoba) y Ciervo de los Pantanos (provincia de Buenos Aires). Es parte de una apuesta para hacer del turismo vinculado a la naturaleza un elemento clave de una política de desarrollo económico inclusivo y sustentable. Y ahora hay números que avalan ese rumbo.

Un nuevo estudio de la consultora Elypsis revela que el impacto directo del gasto en turismo vinculado a la naturaleza podría alcanzar los US$ 3.400 millones y el impacto total sería de US$ 6.400 millones. Eso generaría 309 mil nuevos puestos de trabajo que permitirían sostener una población de alrededor de 600 mil personas.

La industria del turismo en números:

  • En 2017 los parques nacionales recibieron 2,7 millones de visitantes residentes y 1 millón de extranjeros. En los últimos 20 años las visitas se multiplicaron por cinco, muy por arriba del crecimiento general del turismo.
  • En la Argentina, la industria del turismo es más grande que el sector ganadero y más grande que la producción automotriz. El año pasado el gasto en turismo en el país fue de US$ 15 mil millones. Dos tercios de ese gasto se explican por el turismo interno, mientras que la llegada de turistas internacionales aportó el tercio restante. La cifra equivale a 1,5 veces el valor de la producción de carne vacuna o de la industria automotriz y es similar a la producción anual de petróleo y gas e incluso a la de soja.
  • El 30% de ese gasto global en turismo fue generado por el denominado turismo de ocio “por naturaleza”. Elypsis dice que el potencial turístico vinculado a la naturaleza en Argentina es enorme y que como industria tiene la capacidad de recaudar el equivalente al 20% de las reservas y ser el motor para el desarrollo económico regional.
  • El estudio muestra que una habitación de una posada permite facturar US$ 15 mil al año, que es lo mismo que se produce de carne bovina en 250 hectáreas. Pero mientras la ganadería da un empleo cada 1.000 hectáreas, los hospedajes dan mucho más trabajo.
  • Los parques nacionales capturan un alto porcentaje del turismo extranjero, que gasta entre US$ 100 a US$ 120 por noche. En tanto el turista argentino gasta entre US$ 30 a US$ 34 por noche.
Uno de los gráficos que ilustran el informe de la consultora Elypsis.

El desafío para la Argentina

Según la consultora, para que el país materialice su potencial turístico, tiene que recuperar el terreno perdido en los últimos años. Argentina fue el país con la peor performance exportadora de turismo de la región, tanto en los últimos 10 años como en los últimos 20 años.

Desde la implementación del cepo en 2011 hasta el año pasado, el turismo receptivo cayó un 12% y el vinculado al ocio (sierras, ríos y montañas) bajó un 30%, llegando a los niveles de 2005.

Argentina perdió participación como destino del turismo internacional. Pasó de representar 13% en América Latina en 1995 al 7% en 2016. En el Cono Sur, el deterioro fue mayor: Argentina recibía la mitad del turismo en 1996, cayó al 33% en 2011 y a solo el 28% en 2016.

Elypsis dice que una reinserción exitosa del país a los flujos internacionales de turismo permitiría, bajo un escenario optimista, que el gasto en turismo vinculado a la naturaleza aumentara de US$ 5.300 millones a US$ 11.700 millones al año.

El estudio muestra que el turismo está detrás del desarrollo territorial y poblacional de muchas ciudades del Interior y en muchos casos son el principal sostén de la economía. Ciudades como el Chaltén o Calafate, en Santa Cruz; Villa La Angostura o San Martín de Los Andes, en Neuquén; Iguazú, en Misiones; o Esquel y Epuyén, en Chubut, vieron crecer su población a un ritmo mucho más rápido que el país. Y eso se debe principalmente al turismo.

La posibilidad de observar animales silvestres es uno de los imanes turísticos. Crédito: Fundación CLT

El rol de la fundación Tomkins

El estudio de Elypsis fue encargado por la fundación The Conservation Land Trust (CLT), del filántropo y ambientalista estadounidense Douglas Tompkins, fallecido hace tres años. Su esposa, Kris, lidera la fundación y está enfocada en asegurar su legado en Argentina y en Chile.

CLT donó las tierras para la creación del Parque Nacional los Esteros del Iberá. En Iberá se lleva adelante la restauración y reintroducción de fauna más importante de América Latina.

Tomkins dice que le gustaría ver que las comunidades alrededor de los parques nacionales entiendan que existe un vínculo entre un ecosistema saludable y una comunidad sustentable: “Las comunidades que se benefician lo van a proteger del calentamiento global y deterioro más que nadie y esa es nuestra apuesta”.

Sustentabilidad | 11 de diciembre de 2018

Foto: UNFCCC

Patricia Espinosa: “La transición hacia un modelo sustentable de desarrollo ya está en marcha”

(Katowice, Polonia) Patricia Espinosa ocupa un cargo desafiante. Es la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas en Cambio Climático (CMNUCC). Ella es quien lidera el proceso para que los gobiernos lleguen a un consenso para actuar ante el cambio climático.

En una agenda cargada de reuniones, presentaciones y eventos, la representante oriunda de México conversó unos minutos con periodistas hispanoamericanos. Dos palabras califican la charla con RED/ACCIÓN: ambición y urgencia. Es lo que se necesita en los próximos años para revertir la situación en la que se encuentra nuestro planeta.

Reconoce que está durmiendo poco estos días. El motivo es obvio: se desarrolla aquí, en suelo polaco, la segunda semana de negociaciones de la COP24. En esta Conferencia de las Partes se espera definir cómo implementar el Acuerdo de París, ese documento histórico para hacer frente a uno de los principales desafíos de nuestro siglo: el Cambio Climático.

Foto: UNFCCC

– En los últimos meses conocimos diversos estudios con un mismo componente de advertencia: lo que se hace es insuficiente, las emisiones contaminantes crecen y seguirán creciendo. ¿Qué hay que hacer para no salir de esta COP24 con algo que desanime, con algo que no sea suficiente para lo que el planeta necesita?

– Por un lado, la evidencia científica nos confirma que los eventos climáticos extremos que estamos viendo y que están causando muertes en todo el mundo, son reales. Esto no va a mejorar por sí sólo. Tenemos que tomar cartas en el asunto. Por otro lado, tenemos un Acuerdo de París que estableció metas que son consideradas por la evidencia científica como las correctas, como aquellas que no nos van a llevar a los efectos más catastróficos del cambio climático. Lo que necesitamos ahora es que todo eso se traduzca en la voluntad política de poner en marcha un marco de directrices para la implementación del acuerdo. Ello junto con un mensaje claro: la necesidad de incrementar los niveles de ambición de las metas de los países. Y acompañado por compromisos reales en materia financiera.

– ¿Cómo considera que vienen trabajando los países en sus contribuciones nacionales de reducción de emisiones contaminantes?

– Como aún no tenemos los lineamientos para la implementación del Acuerdo de París, no contamos todavía con un instrumento que nos permita medir el progreso. Sin embargo, tenemos información de lo que se está haciendo. Me animo a decir que hay ya mucho en marcha en los países para poder avanzar hacia la implementación de los compromisos que presentaron en París. Es clarísimo que nadie está esperando a que estén listos los acuerdos para empezar a actuar. Esa transición hacia un modelo sustentable de desarrollo ya está en marcha. Además, es muy claro que está vinculada con los principales problemas del desarrollo, como la pobreza o el hambre, una agenda básica de todos los países, especialmente aquellos en desarrollo.

Foto: UNFCCC

– Justamente los países en desarrollo son, al mismo tiempo, los más vulnerables a los efectos adversos del cambio climático. ¿Cuál es su postura en estas negociaciones para conseguir un buen acuerdo?

– Esta conferencia inició desde el primer día con delegaciones que vinieron dispuestas a trabajar, a discutir los temas y textos, a tratar con mucha claridad la necesidad de llegar a acuerdos. Los países en desarrollo están en una actitud exigente y me parece que ello es claro y legítimo. Al mismo tiempo, creo que aquí estamos viendo una actitud constructiva, en el sentido de que lo que se está buscando es un acuerdo. Hay conciencia de que una falta de acuerdo o una finalización que no sea exitosa, no favorece a nadie. De lo que se trata es de cuál es el mejor acuerdo posible que podemos encontrar. Eso no es fácil porque es una agenda muy diversa, de temas muy técnicos, en donde hay muchas interrelaciones entre lo que se discute en un lugar y otro. En esta segunda semana, cuando la presidencia toma bajo su responsabilidad la negociación de todo el proceso, eso puede darnos una oportunidad de integrar mejor la visión de lo que esperamos para esta COP.

Foto: UNFCCC

– Usted también mencionó el financiamiento como un tema clave en las negociaciones. ¿Qué rol considera debe jugar el sector privado?

– El papel del sector privado es fundamental en esta transformación porque, en gran medida, es el que define mucho de las economías de los países. Afortunadamente, estamos viendo que diversas empresas ya están asumiendo esta agenda como propia y la están viendo como una agenda de beneficio para ellos.  El sector privado lo reconoce, por un lado, como un riesgo que hay que asumir y, por otro, como un área de oportunidad. En el sector financiero también hay una evolución. Una cosa es que un banco invierta algunos de sus recursos en acciones de cambio climático y otra muy distinta es que -como ya algunos lo están haciendo- alineen todo su portafolio de proyectos con la acción ante el cambio climático.

Entre todo el tecnicismo detrás de estas negociaciones climáticas, Espinosa subraya la importancia de entender al cambio climático desde sus efectos en las personas y recuerda una experiencia que vivió horas antes de la entrevista: “Conocí a un grupo de peregrinos que vinieron caminando desde Roma, muchos de ellos han perdido la mayor parte de su familia en eventos climáticos extremos. Una de las jóvenes me dijo ‘esto no es broma’. Estamos hablando de tragedias”. La mejor respuesta a ello es la acción.

Ambición y urgencia son las dos consignas que continuarán marcando como objetivo y desafío el rumbo de las negociaciones en estos días que restan bajo la nieve en Katowice.

Sustentabilidad | 7 de diciembre de 2018

Reparar para preservar el planeta: el club comunitario argentino que crece en Latinoamérica

“El mejor residuo es el que no se genera nunca”, dice Melina Scioli, la joven argentina que en 2015 co-fundó el Club de Reparadores, un movimiento que busca promover la reparación de objetos como una práctica sustentable y un hábito de consumo responsable.

Desde su creación, el club ha organizado encuentros en Buenos Aires, Córdoba, Bariloche, Montevideo y Nueva York, en los cuales más de 3.500 participantes lograron reparar miles de objetos, desde bicicletas y muñecas, hasta batidoras eléctricas y radios. Este fin de semana, se organiza el último encuentro del año en Buenos Aires.

“Vivimos en una sociedad de obsolescencia, en la cual descartamos objetos todo el tiempo. Antes, si se te rompía el teléfono o un electrodoméstico, lo mandabas a arreglar. Ahora se compra uno nuevo. Es insostenible”, dice Scioli.

La generación de residuos es uno de los desafíos ambientales más importantes de la Argentina. En 2015, el país generó por día un promedio de 1,02 kilogramos de basura por persona, o una tonelada cada dos segundos (cerca de los 15 millones de toneladas por año).

Además de promover el cuidado ambiental a través de la reparación de objetos, el Club de Reparadores busca generar un vínculo entre comunidades, voluntarios y gente interesada en temas de sustentabilidad.

“Trabajamos sobre el músculo comunitario. Cuando vienen voluntarios que entregan de manera solidaria todos sus saberes para ayudar al otro, eso empodera y genera una conexión. La gente se va sabiendo que si pueden reparar ese objeto, también pueden reparar otras cosas”, dice Scioli.

Este sábado, 8 de diciembre, será el último encuentro del club del año en la Ciudad de Buenos Aires. 

Sumáte al encuentro.

Sustentabilidad | 6 de diciembre de 2018

Crédito: Kevin Zaouali-Lyra Films / Sin Azul no hay Verde

Qué se podría hacer y qué no en las áreas marinas protegidas aprobadas por Diputados

El plan para darle protección al 10% del Mar Argentino dio un primer paso ayer, cuando la cámara de Diputados aprobó por unanimidad el proyecto de ley que crea dos áreas marinas protegidas frente a Tierra del Fuego.

La propuesta busca que dos áreas oceánicas del tamaño de las provincias de Formosa y Misiones tengan distintos niveles de protección: desde la prohibición absoluta de toda actividad hasta zonas donde se podrá pescar o navegar pero de manera controlada.

Antes de conocer cómo funcionarían estas reservas en el medio del océano, veamos por qué es importante lo que ocurrió ayer en el Congreso.

Desde el punto de vista “formal”, si no se lograba la media sanción, el proyecto iba a perder estado parlamentario y la discusión legislativa debía arrancar de cero el año que viene. Ahora, en 2019 sólo habrá que generar consenso en el Senado para que el plan se convierta en ley.

Unanimidad: todos los diputados presentes en la sesión de ayer respaldaron el plan.

Además, el país pasaría de tener apenas un 3% de su mar protegido a alcanzar el 10%, un compromiso internacional al que adhirió cuando se suscribió al Convenio sobre la Biodiversidad Biológica y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que establece proteger el 10% de las zonas costeras y marinas antes de 2020.

La importancia ambiental. Un informe de la Administración de Parques Nacionales dice que las redes de pesca dejan una huella en el fondo del mar y arrasan con invertebrados, como corales, esponjas, medusas y estrellas de mar. Cuando el daño se perpetúa, hablan de huellas de mar muerto. Y también advierten sobre la pesca incidental de peses que luego descartan y la muerte de aves y otras especies que quedan atrapadas en las redes.

Crédito: Leo Tamini, Aves Argentinas / Foro para la Conservación del Mar Patagónico

La pesca y la explotación petrolera en el mar atentan contra la salud de los océanos, que a su son determinantes para el planeta: absorben el 90% de la radiación solar, generan el 50% del oxígeno, concentran el 80% de la biodiversidad del planeta y el 40% de la población depende de la variedad de vegetales y animales marinos y costeros.

Sin embargo, la salud de los océanos está en duda: el agua es un 32% más ácida que antes de la revolución industrial, hay 13 mil trozos de plástico por km2 y el 31,4% de las poblaciones de peces de interés comercial están sobre explotadas, según la ONU.

Qué propone el proyecto. Las dos áreas marinas protegidas que se buscan instrumentar por ley son Yaganes y BurdwoodII. La primera estaría 90 millas (144 kilómetros) al sudeste de Ushuaia y abarcaría 69.000 km2, casi la misma superficie que Formosa. La otra se ubicaría al este de la Isla de los Estados y al sur de las islas Malvinas. Tendría 28.900 km2, como la superficie de Misiones, y sería una ampliación de BurdwoodI, la única reserva estrictamente marina que hoy tiene el país, creada en 2013.

Las protecciones que se instaurarían están contempladas por ley y ofrecen distintos niveles, que van de más restrictivos a más permisivos. En este gráfico se entienden fácilmente cuál es el objetivo de esa gradualidad:

Crédito: Foro para la Conservación del Mar Patagónico.

Ahora veamos qué tipo de protección le darían exactamente a las futuras áreas marinas protegidas. Yaganes tendría proyectada una zonificación tridimensional.

  • El fondo marino constituirá una reserva nacional marina estricta. Es decir, se prohibiría toda actividad salvo la investigación científica y la necesaria para monitorear el lugar. No se puede pescar, explorar el suelo en busca de hidrocarburos, visitar la zona ni hacer ejercicios militares.
  • Un amplio sector, el más alejado de la costa, tiene su columna de agua zonificada como parque nacional marino. Ahí no podrá haber actividades pesqueras pero sí educativas y turísticas, pero en armonía con la conservación.
  • Finalmente, la columna de agua cercana a Tierra del Fuego sería una reserva nacional marina de usos múltiples, dónde sí se permitiría pescar, pero con métodos menos agresivos, más controlados y limitados en cuanto a períodos estacionales y volúmenes.

Burdwood II se dividiría en dos sectores:

  • Al oeste, en el sector proyectado como reserva nacional marina, se contempla el uso sostenible. Es decir que se podrá pescar pero bajo las reglas que se disponga en el plan de manejo. También se habilitarían actividades turísticas y educativas. 
  • Al este, operaría el sector propuesto como reserva nacional marina estricta. Es decir, de absoluta conservación, pero con la posibilidad de realizar actividades científicas. 

Quiénes respaldan la idea. El plan es impulsado por las 16 ONG que conformaron el Foro para la Conservación del Mar Patagónico, como Fundación Vida Silvestre, FARN y Aves Argentinas. También de la comunidad científica y de otras ONG, como The Conservation Land Trust Argentina (CLT), que impulsa la campaña Sin Azul no hay Verde, que justamente hace foco en la necesidad de proteger el mar.

Sustentabilidad | 5 de diciembre de 2018

Animación: Pablo Domrose

COP24: Comenzó la conferencia anual con el desafío de definir la urgente acción ante el cambio climático

“París 2.0”. Ésta es la definición que muchos le han atribuido a la 24° edición de la Conferencia de las Partes (COP24), el evento anual en negociaciones climáticas que inició en Katowice, Polonia, el domingo pasado. Este año es tan -o casi más- importante que el 2015, cuando se consensuó el Acuerdo de París en la capital francesa (de allí su nombre). ¿Por qué esta relevancia? Durante estas dos semanas, los distintos gobiernos deberán avanzar en la definición del llamado “rulebook”, es decir, el conjunto de reglas y procesos necesarios para implementar el Acuerdo de París. En criollo: cómo se van a poner en práctica todas esas bellas palabras del documento para que el aumento de la temperatura del planeta no supere los 2°C a fin de este siglo.

“Pido a todos los líderes que vengan a la cumbre preparados para abordar no sólo su progreso hacia el logro de sus objetivos en virtud del Acuerdo de París, sino también para delinear sus planes y su progreso hacia el aumento de su ambición”, expresó en la ciudad polaca António Guterres, secretario general de Naciones Unidas. En su paso previo por Buenos Aires, conversé con él para RED/ACCIÓN sobre la importancia de políticas más urgentes y ambiciosas en acción climática. Pueden leer la nota aquí.

América Latina será una de las regiones más observadas este año en la Conferencia. Por un lado, en el plenario de apertura, se realizó un pedido para que se reconozca la vulnerabilidad que está atravesando la región a los efectos del cambio climático. Por otro lado, la siguiente COP25 debería celebrarse en la región en 2019 y el único candidato hasta hace unos días era Brasil que, bajo el electo gobierno de Bolsonaro, crítico del Acuerdo, ya dio marcha atrás con la propuesta. Al momento, Chile, Costa Rica y Guatemala se perfilan como candidatos; pero el financiamiento de un evento de tal tamaño se plantea como el principal desafío para los países latinos.

Recibí gratis SUSTENTABLES

Sustentabilidad | 30 de noviembre de 2018

Foto: ONU

¿Actuarán los líderes políticos con la urgencia y ambición que el planeta necesita?

En suelo argentino para participar de la Cumbre de Líderes del G20, António Guterres, el secretario general de Naciones Unidas (ONU), organización socia del foro, se mostró contundente y preocupado sobre la necesidad de incrementar la ambición y urgencia de las políticas de acción climática.

Sus preocupaciones no son casuales: el cambio climático es, junto con el comercio, uno de los temas más desafiantes por estas horas en el G20 con vistas a alcanzar una declaración final consensuada entre las partes, incluyendo a Donald Trump (conocido negacionista del problema).

“El cambio climático está avanzando más rápido que nuestras acciones”, aseguró Guterres quien describió sus más recientes efectos alrededor del mundo, desde el aumento de las temperaturas hasta el incremento en el nivel del mar.

“Las realidades se vuelven peores que las proyecciones meteorológicas. Estamos ante una multiplicación de desastres naturales cada vez más dramáticos e intensos”, expresó y alertó: “Ello tiene consecuencias humanitarias cada vez más trágicas. Las cosas se están volviendo peores de lo que pensamos y hay un cierto sentimiento de que ha fracasado la voluntad política. Es absolutamente necesario restaurar la voluntad política para hacer frente al cambio climático. A nivel de los gobiernos, del sector privado, de las ciudades, de la comunidad, de los ciudadanos”.  

Ante ese fracaso, el interrogante es uno: ¿cómo se promueve en los gobiernos una acción más comprometida para responder a la urgencia del planeta? En diálogo con RED/ACCIÓN, el máximo representante de ONU aseguró: “Mi profunda creencia es que el cambio climático debe ser tomado en serio. Estamos pidiendo a todos un sentido constructivo de compromiso para evitar una división norte-sur (en referencia a países más desarrollados y más contaminantes, y aquellos menos desarrollados y más vulnerables a los efectos del problema) que sería dramática”.

Con los pies en Buenos Aires, pero la mente ya trabajando en lo que acontecerá en Katowice, Polonia, Guterres nos recuerda la importancia de la próxima COP24 que se celebrará allí: “Es necesario que en esta próxima conferencia en cambio climático se alcance un compromiso sobre el programa del trabajo del Acuerdo de París -principal documento global existente sobre el tema-“.   

António Guterres en una visita a refugiados en Bangladesh / Foto: ONU

Para promover un mayor control de las políticas climáticas y alentar una creciente ambición en los gobiernos de sus políticas de reducción de emisiones contaminantes, Guterres convocó a una Cumbre del Clima para septiembre de 2019 en Nueva York. “Esta convocatoria es justamente para pedirles a los Estados que incrementen sus niveles de ambición, que sean capaces de reconducir el mundo a una perspectiva de un incremento de las temperaturas del planeta no mayor a 1.5°C o 2°C. Ello no está ocurriendo aún”, aseguró a nuestro medio.

Mientras el complejo de yacimientos no convencionales de petróleo y gas Vaca Muerta sigue apareciendo aquí en el G20 como la gran política de desarrollo del gobierno argentino -incluso en diálogo con Trump-, Guterres incorpora otro tema fundamental que requiere de acción urgente: “Es necesario tomar un conjunto de medidas que se están dando muy lentamente. Seguimos con subsidios a los combustibles fósiles. El problema ya no se trata de otorgar subsidios a las energías renovables para que sean competitivas. Las energías renovables ya son competitivas. Pero si siguen las políticas de subsidios a los combustibles fósiles, no podremos avanzar en la implementación del Acuerdo”.

Al respecto, el secretario ilustró la situación con una anécdota: “La edad de piedra no terminó porque desapareció la piedra. Los combustibles fósiles no van a terminar porque ellos desaparezcan. Tenemos que apostar más a las invenciones de sus alternativas. La tecnología ya está de nuestro lado”.

El cambio climático es uno de los principales desafíos que enfrenta el mundo en la actualidad. Así lo ha considerado Guterres en conjunto con otras crisis mundiales, como el terrorismo y las migraciones. “Vivimos un momento de falta de confianza en la comunidad internacional y un nivel de confrontación entre poderes tal que muchos creen que no tiene sentido realizar una reunión del G20. Pero es justamente por esa falta de confianza y grado de conflicto que es absolutamente esencial tener un encuentro de tan alto nivel como el G20”, describió el secretario.

En vísperas por conocer mañana la Declaración Final de la Cumbre de Líderes, Guterres subrayó: “Es importante que los países se reúnan para alcanzar una globalización justa, es decir, que sea una globalización que no deje a nadie atrás”. Su esperanza es una: que los países lleguen a un fuerte documento para el apoyo de la Agenda 2030 de Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Durante el primer día de la Cumbre de Líderes en Buenos Aires, António Guterres se reunió con los cancilleres de China y Francia para subrayar la importancia de avanzar en políticas climáticas urgentes y ambiciosas. Su próximo destino lo llevará al otro lado del océano: la COP24 en Polonia. Los ojos del mundo miran uno y otro lugar. El desafío en común es uno: ¿Actuarán los líderes políticos con la urgencia y ambición que el planeta necesita?

Sustentabilidad | 29 de noviembre de 2018

Ilustración: Pablo Domrose

La carne de laboratorio argentina quiere llegar a tu plato

En pocos años (muy pocos: tres, cuatro, cinco), una hamburguesa como la que hoy estás comiendo en tu almuerzo podría provenir ya no de una vaca, sino de un laboratorio. Será carne y tendrá las mismas células que la carne vacuna, pero habrá sido creada (¿fabricada?) en una incubadora de células llamada “biorreactor”.

Estados Unidos, Holanda, Israel y ahora también Argentina son los cuatro países que compiten en la carrera por el desarrollo de esta nueva carne a la que se conoce como carne celular, sintética o cultivada. Los investigadores quieren resolverlo cuanto antes: saben que a medida que la población del planeta se multiplica, el tiempo se agota.

“Hacia el año 2050, un esquema ganadero como el actual no va a ser sostenible”, dice Sofía Giampaoli, una ingeniera química de 29 años que está liderando el proyecto argentino de carne celular, llamado Granja Celular, nacido como una tesis de una maestría del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) y presentado en BioArgentina 2018, el encuentro de nuevas ideas en biotecnología.

“Hoy se necesitan 56 billones de animales para satisfacer la demanda anual en el mundo”, sigue. “Hacia 2050 está producción se va a duplicar, pero eso no es sostenible y necesitamos alternativas proteicas a los animales: por ejemplo, una alternativa proteica animal para la que no se necesite criar a esos 56 billones de animales”.

Crédito: Granja Celular.

El procedimiento comienza con un poco de células tomadas de una vaca viva (microbiopsias de 15 a 20 miligramos de tejido, obtenidas del músculo del glúteo). De esas microbiopsias se aísla el tejido muscular, que es cortado en pequeños pedacitos de 2 milímetros cuadrados. Cada uno de estos pedacitos es colocado en una placa que contiene “alimento” para células (nutrientes, sales, aminoácidos y azúcares), dentro de una incubadora con atmósfera controlada a 37 grados. Dos semanas después, hay suficientes células madre como para dejar de lado la biopsia y trabajar con estas nuevas células.

El proceso continúa. Las células se “amplifican”: cada cuatro o seis días se separan en otras placas para que sigan creciendo. Esto se repite hasta 30 veces, buscando identificar a las células que se multiplican más. Así se convierten en “células inmortales”: son las células útiles para hacer carne en el laboratorio.

En otras palabras, se replica el mismo proceso biológico que sigue una célula hasta convertirse en carne, pero afuera de la vaca.

De aquí a unos cinco años, se espera que el proceso funcione para el mercado y que la “fabricación” de una pieza similar a la carne picada lleve alrededor de un mes.

Para la década de 2030 habrá, además, bifes y otros cortes de carne: productos pensados en su textura, que se realizarán con técnicas de bioimpresión o impresión 3D.

Con el apoyo de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y de la aceleradora de negocios Grid Exponential, la ingeniera Sofía Giampaoli y su socia, la biotecnóloga Carolina Bluguermann (becaria posdoctoral del CONICET), planean trabajar el año que viene en la selección y en la multiplicación de las células, y en el desarrollo del tejido muscular.

Para el año 2020 esperan tener listo un prototipo; es decir, una pieza de carne con tejido adiposo y muscular. Para 2021, contar con un biobanco de líneas celulares de distintas razas de animales (como Aberdeen y Hereford). Y, si todo va bien, llegar al mercado.

Foto: Sofía Giampaoli

“Será un producto más saludable (porque se podrá controlar la cantidad de grasa), más sustentable (porque la agroindustria es muy contaminante y ya no habrá espacio para los animales) y más considerado con la ética animal (porque no habrá que sacrificar vacas)”, dice Giampaoli.

Aunque suena a futurismo, no lo es. Diego Luzuriaga, el director de la Maestría en Dirección Estratégica & Tecnológica del ITBA, donde nació el proyecto de Granja Celular, dice: “Estamos lejos de que la carne celular sea masiva, pero la tecnología para hacerla está al alcance de la mano”. Este tipo de emprendimientos empiezan pareciendo de ciencia ficción y se ven aparentemente difíciles, pero en un punto ocurre la innovación tecnológica: “Aparecen los actores interesados y se aceleran todos los procesos”, dice.

Un ejemplo: el científico Mark Post, de la universidad holandesa de Maastricht, presentó en agosto de 2013 la primera hamburguesa de carne celular (de tejido muscular, sin tejido adiposo). Le costó 290.000 euros. Pero ahora mismo, Post dice que, llevada a escala de mercado, esa misma hamburguesa costaría sólo 9 euros.

“Desde muy chica me interesó el impacto ambiental que generamos como especie”, dice Giampaoli. “Y también la escasez y la mala distribución de los alimentos”. Ahora ella misma se ha metido entre las quince compañías que en todo el planeta trabajan en el desarrollo de un nuevo alimento. “A nivel mundial, todo está en sus primeros estadíos: hay mucha incertidumbre, pero también muchas oportunidades”.

Sustentabilidad | 28 de noviembre de 2018

Ilustración: Pablo Domrose

G20 y cambio climático: entre la urgencia del planeta y la debilidad de las decisiones políticas

Como les anticipaba en la newsletter de la semana pasada, el propio Sherpa argentino, Pedro Villagra Delgado, reconoció que el cambio climático, junto con el comercio, serán los dos temas de más difícil consenso para la declaración final del G20. El motivo es obvio: la postura de Donald Trump respecto de la acción ante el problema. La preocupación creció esta semana cuando algunos medios -como el especializado Climate Home– tuvieron acceso a un borrador del documento y comunicaron la debilidad con la que aparecería el tema, en pos de ese consenso tan deseado por la presidencia argentina. 

Cabe recordar que el año pasado, el documento final del G20 mostraba una postura clara de las partes, a excepción de los Estados Unidos, sobre el significado del Acuerdo de París como un consenso “irreversible”. La presidencia argentina del G20 no quiere excepciones en esta oportunidad, pero entonces ¿se resignará darle al problema la magnitud que se merece en pos del consenso?

En mis redes sociales, muchos me preguntaron cuál es el real impacto del G20 para la acción climática. Al respecto es importante aclarar que el G20 no es el espacio de las negociaciones climáticas específicamente; por el contrario, ello ocurre en la COP24 (Conferencia de las Partes) que inicia el próximo domingo 2 en Katowice, Polonia. ¿Ello le quita importancia a lo que la declaración defina sobre cambio climático? ¡Claro que no! Este Grupo de 20 países representa el 80% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Su compromiso en el documento final será una señal política sobre las acciones futuras que realicen… para bien… o para mal. El interrogante sigue siendo el mismo: ¿llegarán los líderes a escuchar el llamado de la Tierra a tiempo?

Recordá que ya tengo mis acreditaciones en mano para ambos eventos. ¿Qué te gustaría conocer más en detalle al respecto? ¿Qué contenidos sobre estos dos eventos te gustaría leer en RED/ACCIÓN? Podés hacer tus preguntas y sugerencias acá:

Leé la edición completa de SUSTENTABLES, la newsletter con información para actuar y cuidar al planeta.

Sustentabilidad | 27 de noviembre de 2018

El plan para proteger el 10% del Mar Argentino se demora y hasta podría retroceder

La posibilidad de que el 10% del Mar Argentino sea protegido por ley a través de la creación de dos parques nacionales frente a Tierra del Fuego se demora y hasta podría retroceder si antes de fin de año la Cámara de Diputados no le da media sanción al proyecto.

El plan, que tiene consenso científico y de ONG ambientalistas, fue presentado en el Congreso en noviembre de 2017. Pero si antes del 31 de diciembre no logra ser tratado en una sesión extraordinaria, el proyecto perderá estado parlamentario y deberá ser presentado de nuevo en 2019, un año en el que el parlamento estará muy condicionado por las elecciones presidenciales.

Por qué está demorado. El proyecto de ley tiene dictámenes de las comisiones de Relaciones Exteriores y de Presupuesto, pero requiere que también sea aprobado por Intereses Marítimos. Es ahí donde encuentra observaciones por parte del diputado del Frente para la Victoria por Entre Ríos, Julio Solanas, que preside esa comisión.

Solanas apoya la idea de crear áreas marinas protegidas pero pidió más tiempo para estudiar los argumentos técnicos que llevaron a elegir preservar esas zonas y no otras. Además duda sobre si la Administración de Parques Nacionales, que quedaría a cargo de las áreas, puede realmente hacerse cargo de la gestión. “Hay que desdramatizar la situación y garantizar un estudio y debate de mayor profundidad”, argumentaron desde su entorno.

Qué propone el proyecto. Las dos áreas marinas protegidas que se buscan instrumentar por ley son Yaganes y Burdwood II. La primera estaría 90 millas (144 kilómetros) al sudeste de Ushuaia y abarcaría 69.000 km2, casi la misma superficie que Formosa. La otra se ubicaría al este de la Isla de los Estados y al sur de las islas Malvinas. Tendría 28.900 km2, como la superficie de Misiones, y sería una ampliación de Burdwood I, la única reserva estrictamente marina que tiene el país, creada en 2013.

Las reservas estarían frente a Tierra del Fuego. | Crédito: The Conservation Land Trust

Las futuras áreas se sumarían a los 43.000 km2 de espacios marinos protegidos que suman Burdwood I y las 25 reservas provinciales que incluyen porciones de mar. De esa manera, el país pasaría de tener un 3% del mar protegido a alcanzar el 10%, un compromiso internacional al que adhirió cuando se suscribió al Convenio sobre la Biodiversidad Biológica y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que establecen proteger justamente el 10% de las zonas costeras y marinas antes de 2020.

Yaganes está en los inicios de la corriente de Malvinas, que se mueve hacia el norte y la describen como la columna vertebral del Mar Argentino. Es un área de conexión física y biológica entre el Pacífico y el Atlántico. Los biólogos la ejemplifican como un supermercado de aguas frías, profundas y rico: hay desoves, reproducción y alimentaciones de especies carismáticas, como pingüinos, lobos y elefantes marinos. La zona es importante, además, para dos especies amenazadas: el albatros errante y la ballena fin.

En Burdwood II el propósito es salvaguardar una muestra bien conservada de hábitats de alta profundidad para proteger especies raras o con funciones clave en el ecosistema, como esponjas y corales. También incluye sectores de reproducción de peces de interés comercial, como la polaca, merluza negra y sardina fueguina. Y ayudaría a preservar a los pingüinos de penacho amarillo, cachalotes, delfines, petreles y albatros.

Qué dicen los impulsores del proyecto. “Será frustrante e incomprensible dejar pasar esta oportunidad luego de dos años de trabajo con los mejores científicos argentinos, equipos de profesionales del estado nacional en seis ministerios, la gobernación de Tierra del Fuego, la sociedad civil, el sector privado, y todos los que participaron activamente en el consenso del proyecto de ley”, se lamentó Emiliano Ezcurra, vicepresidente de la Administración de Parques Nacionales.

El plan tiene el respaldo de las 16 ONG que conformaron el Foro para la Conservación del Mar Patagónico, que viene reclamando por el avance del proyecto en el Congreso. “El concepto de parques nacionales es un concepto de bien común, porque el fin principal es la conservación, salvaguardar el ambiente. Sería lamentable que no pudiese avanzar el proyecto”, señaló el biólogo marino Claudio Campagna, presidente del Foro. 

Una de las principales amenazas del Mar Argentino es la pesca inmoderada. A lo que se le suma la pesca ilegal: unos 400 buques de otros países se ubican en el límite de la milla 200 (unos 370 km), entran y salen de la jurisdicción nacional sin permiso. Esa sobreexplotación pone en jaque la biodiversidad del océano porque provoca desequilibrios en la cadena de alimentación: 59 tipos de aves, peces, tortugas y mamíferos están tipificados como amenazados de extinción, de acuerdo al listado elaborado por la ONG The Conservation Land Trust Argentina (CLT).

Esta ONG, una de las impulsoras del proyecto, lleva adelante el programa de Conservación Marina de CLT, que impulsa la campaña Sin Azul No Hay Verde. Así también desde las redes reclaman por el avance del proyecto.

Por qué es importante proteger el mar. Un informe de la Administración de Parques Nacionales asegura que las redes de pesca dejan una huella en el fondo del mar y arrasan con invertebrados, como corales, esponjas, medusas y estrellas de mar. Cuando el daño se perpetúa, hablan de huellas de mar muerto.

La salud de los océanos es determinante para el planeta y resulta sencillo de argumentar con cifras: absorben el 90% de la radiación solar, generan el 50% del oxígeno, concentran el 80% de la biodiversidad del planeta y el 40% de la población depende de la variedad de vegetales y animales marinos y costeros.

Sin embargo, la salud de los océanos está justamente en duda: el agua es un 32% más ácida que antes de la revolución industrial, hay 13 mil trozos de plástico por km2 y el 31,4% de las poblaciones de peces de interés comercial están sobreexplotadas, según la Organización de las Naciones Unidas.

Sustentabilidad | 27 de noviembre de 2018

Foto: Federico López Calsina | Ilustración: Pablo Domrose

La producción sin pesticidas ni fertilizantes gana terreno: la Argentina es el segundo país con más hectáreas destinadas a alimentos orgánicos

Cada vez que cosechan alguna verdura o fruta, Federico López Calsina se pone a sacar fotos. De él y de los que trabajan en su huerta. Posan junto a rabanitos, paltas y zanahorias en la quinta de 12 hectáreas que tiene en Palma Sola, un pueblo ubicado a 160 kilómetros de la capital jujeña. Suena exagerado pero siente que producir alimentos de forma natural y sin afectar la tierra y el ambiente es un hito. Y lo festeja con fotos.

Federico no usa fertilizantes, pesticidas ni semillas modificadas genéticamente. Cuida cada gota de agua y rota los cultivos para no agotar los nutrientes del suelo. Lo hace desde 2015 y no es un hippie verde. Es uno de los emprendedores que hicieron que la Argentina sea el segundo país del mundo con más hectáreas destinadas a la producción orgánica de vegetales y animales.

En el país hay 3,2 millones de hectáreas cultivadas o con ganado gestionadas con los cuidados que permiten certificar como producto orgánico, según el último informe del Senasa. Esa superficie equivale al tamaño de la provincia de Misiones.

Sólo Australia, con 22,6 millones de hectáreas, destina más superficie al modelo productivo agroecológico, de acuerdo al ranking que elabora todos los años el Instituto de Investigaciones de Agricultura Orgánica de Suiza.

Federico Calsina tiene 12 hectáreas de cultivos orgánicos en Jujuy. En esta foto, posa junto a un gran rabanito. Crédito: AgroHolon.

“Lo más interesante es que este sector tiene muchísimo para crecer. De total de alimentos a nivel mundial, los orgánicos son sólo el 3% o 4%. Y en el país apenas superan el 1%. Y que el sector tenga espacio para crecer es bueno para todos”, se entusiasma Ricardo Parra, presidente del Movimiento Argentino de Producción Orgánica (MAPO).

Es bueno para todos, insiste Parra, y se basa en un círculo que describe virtuoso: si el sector crece, mayor superficie productiva quedaría bajo prácticas que no afectan el ambiente; más personas accederían a alimentos más sanos; y el país aumentaría las exportaciones, ya que la inmensa mayoría de lo producido tiene gran demanda afuera.

Los números le dan la razón. El sector orgánico argentino está en ascenso desde hace unas dos décadas. En superficie productiva, el año pasado creció un 12%. Ya hay 1.157 productores que lograron certificar su campo como orgánico. Mientras que otros 350 iniciaron el proceso de transición para certificar, algo que les puede llevar hasta tres años, pero que pronostica que la expansión continúa.

“Lo que más quiero es vender las frutas y verduras en Jujuy, que la gente de acá pueda alimentarse de mi huerta, comer sano. Después que pueda cumplir eso, compraré más hectáreas y pensaré en exportar”, señala Calsina, del emprendimiento jujeño AgroHolon.

Las aspiraciones de Calsina van a contramano de la generalidad. Porque el 97% de lo que se produce como orgánico certificado en el país se exporta. Estados Unidos, Europa (principalmente Alemania y Suiza) y Japón son los principales destinos.

“Lo que ocurre es que migrar de un campo productivo convencional a uno certificado como orgánico lleva tres años durante los cuales las cosechas de esas temporadas tienen mayores costos pero no las podés vender a precio orgánico, que es entre un 30% y un 50% superior al convencional. Por eso, lo más común es que el productor decida la conversión una vez que firma un acuerdo comercial para exportar por cinco años o más”, explica Parra y cuenta que para minimizar el costo de la transición el Mercado Central tiene el stand Paralelo Orgánico, donde se venden cosechas bajo prácticas orgánicas pero aún no certificadas.

Esta situación explica en gran medida que la producción orgánica del país no sea exactamente representativa de la matriz agrícola nacional, ya que responde a una demanda y no estrictamente a la oferta. Hoy los cuatro principales cultivos son los de soja, trigo, pera y manzana, con volúmenes que van de 20 mil a 30 mil kilos.

Video: Orgánico Argentina

De la producción animal, la lana de oveja lidera el ranking con unos 650 mil kilos, seguido por unos 525 mil kilos de miel. De carne vacuna apenas se producen unos 2.500 kilos. Mientras que de los productos industrializados, la azúcar de caña, el vino, la harina de soja y el puré de pera son lo más producido.

Apuntalar el mercado interno es uno los desafíos del sector. Y en esa apuesta se ponen en juego dos variantes. Por un lado, la necesidad de bajar los costos para que el precio de los orgánicos se acerque lo más posible al precio de los alimentos convencionales. Y en segundo lugar, difundir los atributos de lo orgánico como producto y como concepto sustentable.

“Los costos podrán ir bajándose a medida que se logre mayor escala productiva (hoy sólo el 2% de la superficie productiva del país es de orgánicos). También pueden ayudar los desarrollos tecnológicos para conseguir mayor rendimiento con el mismo cuidado ambiental”, considera Parra y aclara que la producción orgánica requiere una certificación del establecimiento (entre $ 10 mil a $ 15 mil) y de cada cosecha, lo que implica una supervisión del campo y de los procesos por parte de técnicos especializados y de una certificadora, que a su vez se queda con el 1% del valor de venta.

La panificadora Hausbrot tiene 1500 hectáreas de cultivos orgánicos en Tres Arroyos. Produce panificados para 34 sucursales. Crédito: Hausbrot. 

En gran medida, las políticas para bajar costos y desarrollar tecnología saldrán del plan estratégico que está elaborando la Comisión Asesora para la Producción Orgánica. Entre otros aspectos, el plan permitirá fomentar la producción de materias primas orgánicas que permitan a su vez elaborar productos industrializados orgánicos.

“El potencial que tenemos para crecer es enorme”, coincide Mario Schneider, dueño e hijo de los fundadores de Hausbrot, la panificadora de orgánicos que nació en 1988 y ya tiene 34 locales y 1.500 hectáreas de cultivos orgánicos en Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires. “Por ejemplo, nos cuesta mucho conseguir leche orgánica, lo que hace que no podamos certificar como orgánicos algunos productos elaborados con leche”, explica Schneider.

Es que en todo el país hay sólo dos tambos certificados como orgánicos. Otro producto que no se puede hacer es mayonesa, porque nadie en el país produce vinagre orgánico.

La difusión es el otro punto clave. Ya existe un catálogo para conocer, contactar y comprarle directamente a los productores que hay en el país. También existen ferias que rotan por la ciudad de Buenos Aires y el país.

Mirá el catálogo y contactá a un productor

“El consumidor argentino no está muy informado respecto a qué significa que un producto sea orgánico. Por eso, ahora, entre el 4 y el 7 de diciembre hacemos la primera Semana Nacional de los Alimentos Orgánicos, con una feria en el Obelisco que abrirá de 12 a 19”, cuenta Mercedes Nimo, directora Nacional de Alimentos y Bebidas, que depende de la secretaría de Agroindustria, que a su vez incluyó a los orgánicos entre los 20 sectores prioritarios para apuntalar dentro del plan Argentina Exporta.

Pedro Landa, director técnico de la Organización Internacional Agropecuaria (OIA), una de las cuatro certificadoras del país, considera que el consumidor argentino comenzó a demandar productos orgánicos, “lo que generó desarrollo de proyectos específicos para abastecerlos” y que “grandes exportadores de productos dejaran de exportar una parte de su producción para volcarla al mercado interno”.

Sin embargo, por ahora el consumo interno de orgánicos representa el 1,2% del total. Los países que más desarrollado tienen este mercado superan el 5%. Dinamarca es el máximo exponente, con un 8,5%. Lo sigue Suiza (7,7%), Luxemburgo (7,5%), Suecia (7,3%) y Austria (6,5%).

Sustentabilidad | 20 de noviembre de 2018

El aire que está quitando años de vida

Un residente Nueva Delhi pierde en promedio diez años de esperanza de vida por la contaminación del aire, según un nuevo estudio de la Universidad de Chicago. Durante 2016, los 20 millones de habitantes de la capital de la India estuvieron expuestos a una concentración de partículas finas, conocidas como PM2,5, diez veces mayor a la recomendada por la OMS. 

Noemi Cassanelli / AFP

Las PM2,5 son partículas muy pequeñas, tienen un diámetro menor a 2.5 micrómetros, esto es un grosor tres veces menor al de un cabello humano. Esto las hace altamente peligrosas para la salud, ya que pueden infiltrarse en la sangre a través de los pulmones. La exposición continua a las PM2,5 aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de cáncer de pulmón.

Foto Chandan Khanna / AFP

Estas partículas finas contiene sustancias químicas, orgánicas, polvo, hollín y metales, y son generadas por los automóviles, camiones, fábricas, quema de madera y otras actividades.

Dominique Faget / AFP

El estudio del Instituto de Política Energética (EPIC) estima que a nivel mundial la contaminación del aire reduce la esperanza de vida de 1,8 años en promedio en 2016. Este dato coloca la polución como principal peligro para la salud humana, antes del tabaco (1,6 años), el alcohol y las drogas (11 meses) e incluso las guerras y el terrorismo (22 días).

“Hoy en día, en todo el mundo, las personas respiran un aire que representa un grave riesgo para su salud”, declaró en un comunicado de prensa el profesor Michael Greenstone, director de EPIC.

Money Sharma / AFP
Sustentabilidad | 20 de noviembre de 2018

Ilustración por Pablo Domrose

Iberá: la región de ex cazadores que lidera la restauración de fauna más grande de América Latina quiere vivir del turismo

Bruno Leiva dejó de cazar. Guardó el lazo y la escopeta. Vendió las últimas pieles de yacarés, ciervos e iguanas. Los mismos que le prohibieron vivir de la caza en los Esteros del Iberá le dieron trabajo: vigilar que nadie hiciera lo que él y cientos de cazadores hacían con los animales.

Bruno tiene 67 años y ese cambio lo vivió en 1983, cuando Corrientes declaró área protegida al humedal más grande del país. Tenía 32 años, había crecido entre bañados y pastizales, y siempre llevaba un cuchillo en la cintura. Ese fue el punto de partida de un plan asombroso: en Iberá se lleva adelante la restauración y reintroducción de fauna más importante de América Latina.

Dimensionar el proyecto es difícil. Primero hay que considerar su extensión física para entender por qué el Gobierno correntino pronostica que la recuperación de los esteros y la reaparición masiva de animales harán que se incrementen las visitas y que por lo menos 7 municipios puedan vivir del turismo y otros 15 se beneficien indirectamente.

Los Esteros del Iberá ocupan parte del norte y centro de Corrientes, y suman 1.300.000 hectáreas o el 15% de la provincia. De esa superficie, 550 mil hectáreas están protegidas bajo la figura de un parque provincial.

Otras 157 mil hectáreas serán preservadas con la creación de un parque nacional que la cámara de Diputados aprobaría en la sesión de la semana que viene a partir de la donación de tierras hecha por la fundación The Conservation Land Trust (CLT), del filántropo estadounidense y creador de la marca de ropa North Face, Douglas Tompkins, fallecido hace tres años. La suma de las dos áreas instaurará el Parque Iberá, de 700 mil hectáreas.

Fuente: The Conservation Land Trust.

Sobre los bordes y límites de los esteros hay siete pueblos, con unos 29 mil habitantes, que empezaron a orientar su economía al turismo. Son Concepción, San Miguel, Mburucuyá, Loreto, Chavarría, Carlos Pellegrini y Yofré, que a su vez son algunas de los sitios desde donde se puede entrar a los esteros.

“Estos siete pueblos vivirán del turismo. No hay dudas. Y algunos más también. Hoy los esteros son visitados por 60 mil personas al año, un 20% son turistas de otros países. Se quedan en promedio dos noches. Pero de acá a cinco años proyectamos que llegarán 200 mil visitantes por año, con mayor proporción de extranjeros, que gastan unos 200 dólares por día”, augura Sergio Flinta, coordinador del Comité Iberá, el ente que elaboró el plan maestro para la zona y que está integrado por los gobiernos nacional, provincial y municipales.

La actividad además, se derramará por otros 15 municipios, que suman 170 mil habitantes, que están un poco más alejados pero que ofrecen otros servicios: abastecimientos, bancos, centros médicos y aeropuertos. Por ejemplo, Mercedes, Santo Tomé e Ituzaingó.

Uno de los atractivos de Iberá es que resulta sencillo poder ver animales. Crédito: CLT.

El modelo de desarrollo de Iberá tiene dos ejes. Por un lado, la producción de naturaleza. Así le llaman a la restauración del ecosistema y a la reintroducción de especies extintas, lo que aumenta la presencia de animales silvestres. Restituidas esas condiciones, el interés de los turistas por visitar un sitio que reúne 350 aves y el 30% de la biodiversidad del país es un hecho.

El otro eje pasa por crear infraestructura, como vías de acceso, hospedajes y gastronomía, pero revalorizando la cultura local: su música (el chamamé), la comida regional, el idioma guaraní, sus creencias, sus artesanías y su vestimenta.

La restauración del ecosistema de Iberá es lo que vuelve al proyecto único en América Latina y comparable a experiencias internacionales como las de los parques nacionales de Sudáfrica.

En gran medida, la población de animales, como por ejemplo el yacaré y el carpincho, se empezó a recuperar en 1983, con la instauración de los esteros como reserva. Sin embargo, otras especies, como el oso hormiguero, el tapir, el yaguareté, el lobo gargantilla, el pecarí y el guacamayo rojo, directamente estaban extintas como consecuencia de la caza y principalmente por el avance de la ganadería y la agricultura, que les quitó territorio. Además había muy pocos venados de las pampas, pavas de monte y grandes águilas, como la coronada.

Esas especies son las que CLT empezó a reintroducir desde 2006. La ONG viene trabajando en el lugar desde 1998, cuando Tompinks compró las estancias que suman 157 mil hectáreas y están siendo donadas al Estado nacional. Parte de esas tierras eran campos arroceros, explotaciones forestales de pinos o estancias ganaderas.

Actualmente ya hay unos 100 osos hormigueros en Iberá. Crédito: Matías Rebak (CLT)

La bióloga Sofía Heinonen, directora de CLT Argentina, cuenta que si bien Brasil tuvo éxito en la reintroducción del mono tití leoncito y Ecuador logró la recuperación de las tortugas en Galápagos, ningún proyecto de América Latina incluyó tantas especies. “Nuestro modelo se inspira en el de Sudáfrica, el del parque Kruger, donde fueron reintroducidas unas 40 especies de fauna local, como el rinoceronte blanco”, revela Heinonen.

Ahora 70 personas trabajan en la reintroducción de especies y dan cuenta de la evolución de la población en el sitio de la fundación. Hay animales que vienen de familias que los tenían en cautiverio, de zoológicos o de otras reservas del país o Sudamérica. Los venados llegan en helicópteros, de a uno, desde el noreste de Corrientes, donde los capturan para hacer lo que llaman “traslocación”.

Los tapires llegaron de reservas de Tucumán y Salta, y de un zoo de Mendoza. Crédito: CLT. 

De yaguareté hay por ahora cinco adultos y dos cachorros, pero están en corrales de cría. Los osos hormigueros son casi 100, como los venados- Los tapires sueltos son seis y los pecaríes de collar, alrededor de 50. Por ahora, hay solo siete guacamayos rojos sobrevolando la reserva. Y los ciervos de los pantanos, que eran unos 2.000, pasaron a ser cerca de 8.000.

“Pronto vamos a traer una pareja de lobos gargantilla”, adelante Heinonen y revela que en el programa de reintroducción de especies se llevan invertidos unos 15 millones de dólares. Mientras que destinarán 1 millón por año más de aquí a 2026, cuando planean tener poblaciones “fuente” los suficientemente numerosas como para que las especies se reproduzcan solas.

En CLT se entusiasman con la idea de que, como ocurrió en Sudáfrica, los estancieros que tienen campo en el entorno del Parque Iberá reconviertan su economía y se dediquen al turismo. Es que dentro de las 1.300.000 hectáreas de esteros, hay 600 mil hectáreas en poder de particulares, pero dentro de un área de reserva provincial, por lo que sólo pueden hacer actividades agropecuarias de bajo impacto ambiental.

“Una habitación de una posada permite facturar 15 mil dólares al año, que es lo mismo que se produce de carne bovina en 250 hectáreas”, afirma Heinonen y remarca que la ganadería da 1 empleo cada 1.000 hectáreas mientras los hospedajes dan mucho más trabajo. Por ejemplo, la Hostería Rincón del Socorro, de CLT, tiene 9 habitaciones y emplea 40 personas.

Los esteros tienen 1.300.000 hectáreas. Y unas 700 mil forman el Parque Iberá. Crédito: Douglas Tompkins (CLT).

En CLT tienen a mano un estudio del mes pasado con el que buscan sustentar la hipótesis de que la demanda turística vinculada a la naturaleza crece exponencialmente: la consultora Elypsis relevó que los parques nacionales recibieron 2,7 millones de visitantes residentes y 1 millón de extranjeros. Eso marca que en los últimos 20 años las visitas se multiplicaron por cinco, muy por arriba del crecimiento general del turismo.

Un buen ejemplo para explicar lo que está ocurriendo en los siete pueblos desde donde se puede acceder al Iberá es contar lo que pasa en Carlos Pellegrini, un pueblo de 1.000 habitantes ubicada a 350 kilómetros de la capital correntina y a dos horas en auto desde la ciudad de Mercedes.

“Pellegrini tenía 2.000 habitantes y en pocos años quedaron solo 500. Se sumaron tres factores: bajó el precio del arroz y quebraron las arroceras; reubicaron la ruta 14 que pasaba por la zona; y se prohibió la caza. La gente tuvo que irse. No había trabajo. Pero ahora están volviendo porque hay empleo y oportunidades ligadas al turismo”, reconstruye Diana Frete, vice intendenta de Pellegrini.

En 1997 se abrieron tres hospedajes, que fueron inversiones de familias porteñas. A partir del año 2000, pobladores locales empezaron a adaptar sus casas para alojar huéspedes. “Ahora tenemos una capacidad de 700 camas en 25 emprendimientos. Y somos mil habitantes”, cuenta Fretes.

En Pellegrini muchos de los cazadores ahora guían turistas que quieren observar aves y animales de la zona, organizan salidas a caballo y los llevan en bote por el Lago Iberá, desde donde es muy fácil ver yacarés, ciervos y carpinchos. “Trabajé como guardaparque hasta 1995 –cuenta Bruno Leiva, el cazador con el que arrancamos esta nota-. Pero ahora me dedico con mi hijo y mi nieto a pasear y guiar turistas. Les cuento las historias de cuando era cazador”.

Muchos habitantes de Pellegrini trabajan como guardaparques o guías turísticos. Crédito: CLT

Esa reconversión de Pellegrini se dio de manera controlada a partir de la elaboración de un nuevo código de edificación. Las construcciones tienen que ser de techos a dos o cuatro aguas (tradicionales de la zona), con frentes adornados con lajas y de solo una planta. Además, no se puede tener más de cinco habitaciones por hospedaje, de manera tal que sean más las familias que puedan vivir del turismo.

Hoy las cifras oficiales marcan que en Pellegrini, el 80% de la población de 15 a 64 años trabaja. Mientras que el 55,4% de esos ocupados está empleado en el sector privado, principalmente turístico. “Cuando llegamos a la zona, la pobreza alcanzaba al 85% de los habitantes. Hoy sigue siendo alta, porque está en el 36%, pero logramos mejorar muchísimo”, señala Heinonen, que también participa en la discusión pública para desarrollar los pueblos del entorno de Iberá.

Junto al turismo llegaron las inversiones públicas. El comité Iberá prevé cerrar el año con un desembolso de unos $ 400 millones en infraestructura para la zona. En Pellegrini hicieron unas diez obras: están trazando una pista de aterrizaje para vuelos charters, hicieron de ripio unas 50 cuadras de tierra; armaron una peatonal y un centro de artesanos; trazaron cloacas y una planta de tratamiento; hicieron llegar el tendido eléctrico; y acaban de instalar una puesto de gendarmería.

Leiva dice que desde que dejó de cazar y se dedicó a cuidar a los animales y llevar a turistas a que los puedan ver vive mejor. Afirma que la mayoría de los cazadores que ahora guían turistas viven mejor que antes. Y reconoce que tiene un sueño: ver un yaguareté. Porque cuando tenía 18 años y empezaba a cazar, en los Esteros del Iberá ya estaba casi extinto. “Sé que hay varios ejemplares en un corral de cría. Pero para mí, esto va a estar completo cuando el Iberá vuelva a tener yaguaretés”.

Sustentabilidad | 20 de noviembre de 2018

Erradicar el hambre depende del libre comercio

De la granja a la mesa, la comunidad internacional se enfrenta a retos cada vez mayores para erradicar el hambre y la desnutrición. Y, sin embargo, pese a que algunas partes del mundo están evidentemente mejor dotadas que otras en términos de clima, suelo, agua y geografía, hay alimentos en abundancia para todos. Entonces, ¿por qué es la inseguridad alimentaria un problema para tantas personas en tantos países?

Lo que faltan son las condiciones adecuadas para que quienes lo necesitan tengan acceso a alimentos saludables y nutritivos. Los países con excedentes tienen que estar en posición de suministrar a los países deficitarios, y más aún ahora que el cambio climático está socavando las condiciones para la producción de alimentos en muchas partes del mundo.

La necesidad de tener reglas y normas internacionales

En otras palabras, para conseguir que todos los hogares tengan acceso a la cantidad, calidad y variedad de alimentos nutritivos necesarios para llevar una vida saludable y satisfactoria es necesario que exista un comercio libre, predecible, no discriminatorio y justo. Lo que, a su vez, solo puede garantizarse a través de las normas mundiales acordadas en la Organización Mundial del Comercio (OMC); unas normas que, hasta el momento, han permitido un aumento del 270 % en el comercio mundial de productos alimentarios y agrícolas desde 1996.

Desde luego, el sistema de comercio mundial no está exento de problemas, y algunos países no siempre respetan las reglas. Además, existen importantes deficiencias en materia de control de las restricciones a las exportaciones (cuyo objetivo sería reducir la incertidumbre en los países que dependen de las importaciones) y de las subvenciones y barreras comerciales que distorsionan el mercado. En 2017, estas últimas supusieron 330 000 millones de dólares estadounidenses en todo el mundo. Es necesario actualizar las normas comerciales para reflejar los cambios que se han producido en los mercados y en las políticas desde que se creó la OMC en 1995, en especial, el aumento de la importancia de las economías emergentes.

Es imperativo que las reformas del comercio agrícola estén sobre la mesa. Estas reformas deben ser parte de una estrategia integrada más amplia que incluya otras políticas e inversiones nacionales (respaldadas, en caso necesario, por ayuda internacional). El objetivo debe ser garantizar que más personas puedan beneficiarse de las nuevas oportunidades que brinda la economía mundial y que aquellos que más lo necesitan cuenten con ayuda disponible.

Tres medidas urgentes 

Para aprovechar los beneficios del comercio de productos alimentarios y agrícolas, la comunidad internacional debe hacer tres cosas. En primer lugar, los gobiernos deben ayudar a los agricultores (en especial, a los agricultores familiares) a ser más eficientes.

Esto implica invertir en infraestructuras (también digitales) y educación, aplicar un registro de tierras y derechos de propiedad y apoyar la investigación en los ámbitos de la conservación de recursos escasos, la lucha contra el cambio climático y la mejora de la sostenibilidad y la resiliencia frente a los impactos. Cada uno de estos ingredientes es necesario para posibilitar que los agricultores consigan unos ingresos dignos. Pero podrían no ser suficientes; en muchos casos, los gobiernos también deberán diseñar programas de seguridad alimentaria, como son los sistemas de seguros sociales y las transferencias directas dirigidas a las personas con menos recursos.

La segunda tarea de los gobiernos es alejarse de las intervenciones en el sector agrícola que distorsionan los mercados y dañan el medio ambiente. Muchos gobiernos intentan mejorar los ingresos de los agricultores estableciendo unos precios elevados dentro del país y levantando barreras comerciales para impedir las importaciones.

En último término, estas medidas aumentan los precios para los consumidores, agravan la presión sobre los recursos, socavan la biodiversidad y contribuyen al incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por último, los gobiernos tienen que anclar estas reformas en normas internacionales, de forma que se genere confianza en que las medidas nacionales se mantendrán. Con independencia de la forma que adopten, estas normas internacionales deben estar redactadas de forma que fomenten y premien las políticas e inversiones nacionales adecuadas en agricultura.

El hecho de que las políticas agrícolas no hayan girado de forma más rápida hacia la dirección que acabamos de describir ha tenido un gran coste, para el propio sector y para la comunidad internacional. Pese a todo, las importantes medidas que los gobiernos han adoptado con vistas a prohibir las subvenciones a la exportación demuestran que todavía es posible avanzar.

De cara al futuro, la máxima prioridad debe ser abordar las cuestiones pendientes de resolver con todos los actores sentados a la mesa, dejando fuera los tabús. Los responsables de formular las políticas deben reconsiderar las ayudas nacionales, teniendo en cuenta las actuales condiciones del mercado y de las políticas. Además, se debe mejorar el acceso a los mercados y convencer a los países de que se comprometan con un régimen más estricto de cumplimiento de las cuestiones relacionadas con la competencia de las exportaciones y con las restricciones a las exportaciones.

Erradicar el hambre, acabar con la inseguridad alimentaria y asegurar la sostenibilidad son prioridades a escala mundial que necesitan una acción colectiva. Debemos fortalecer, y no debilitar, la cooperación internacional. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la OCDE continuarán apoyando los esfuerzos de la OMC para promover el comercio de productos alimentarios y agrícolas.

Intensificaremos nuestros esfuerzos para ayudar a los países a adoptar las políticas que necesitan para conseguir un crecimiento inclusivo de la productividad y la seguridad alimentaria para todos.

Ángel Gurría es Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. José Graziano da Silva es Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

© Project Syndicate 1995–2018