Uber, Rappi y Glovo: la economía de plataformas ya emplea al 1% de los trabajadores argentinos | RED/ACCIÓN

Uber, Rappi y Glovo: la economía de plataformas ya emplea al 1% de los trabajadores argentinos

El primer estudio local sobre el fenómeno desmitifica varios prejuicios: el 85% dice estar satisfecho con su trabajo y solo 2 de cada 10 eligió trabajar ahí por la dificultad para conseguir otro trabajo. Sin embargo son empleos más volátiles y la mitad de los trabajadores no hace aportes previsionales.

Las plataformas digitales ya ocupan a 160.000 trabajadores en Argentina, una cifra que equivale al 1% de la población activa.

Los datos salen de una investigación pionera que hizo la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y CIPPEC. El documento define y clasifica a las plataformas y a sus modalidades de contratación y también describe el perfil de estos trabajadores.

En la cuenta de 160 mil trabajadores se incluyen realidades muy diferentes: productos y servicios que van desde un chofer de Uber, repartidores de Rappi y hasta quien diseña piezas gráficas en su hogar. O la persona que pone en alquiler temporario una habitación en Airbnb.

“Economía de plataformas y empleo. Cómo es trabajar para una app en Argentina”, desmistifica algunos prejuicios:

  • El 85% dice estar satisfecho con su trabajo
  • Solo 2 de cada 10 eligió trabajar ahí por la dificultad para conseguir otro trabajo. Aunque la mitad no realiza aportes previsionales.
  • Casi 4 de cada 5 trabajadores de plataformas digitales son hombres, con una edad promedio de 38 años.
  • Los trabajadores tienden a ser más educados que la población ocupada general.
  • Para la mayoría de las personas encuestadas (60%), la plataforma es su principal fuente de ingresos y es determinante para sostener sus gastos habituales.
  • El nivel de ingresos difiere según el servicio prestado y la plataforma. Incluso, dentro de una misma plataforma, hay fuertes diferencias, ya que el tiempo dedicado y la cantidad de trabajos aceptados varían.
Fuente: CIPPEC/BID/OIT

El informe busca generar evidencia y recomendar políticas públicas para aprovechar las oportunidades y mitigar los efectos no deseados de la economía de plataformas en el mercado laboral.

El capitalismo de las apps y la irrupción del trabajador precario es un tema que se tomó la agenda este año a nivel global. Se estima que, de aquí a 2022, desaparecerán 75 millones de puestos de trabajo en todo el mundo, aunque se crearán 133 millones, lo que obliga a los trabajadores a reinventarse.

Un informe que publicó en abril el Observatorio Social de la UCA reveló que entre 2010 y 2018 los empleos precarios e inestables casi duplicaron su peso en el mercado laboral y son la principal razón de que el desempleo no se haya disparado.

Los economistas y expertos laborales explican que en parte esto se debe a la decadencia sistemática y estructural de la economía argentina, pero advierten que un factor no menor es el gran avance tecnológico y las nuevas relaciones de trabajo generadas por la revolución digital que ha hecho posible la irrupción de empresas como Ube, Rappi y Glovo. La tecnología ha cambiado el modelo de relación laboral tradicional, estable y que venía acompañada de todos los derechos sociales

“Las plataformas están transformando las relaciones laborales: el contrato laboral tradicional se reduce a los términos y condiciones establecidos por las plataformas y la organización y supervisión del trabajo quedan en manos de algoritmos”, explica Christoph Ernst, especialista en Empleo y Desarrollo Productivo de la OIT Argentina.

La economía de plataformas digitales presenta ventajas:

  • Democratiza la generación de ingresos
  • Flexibiliza cómo y cuándo generar esos ingresos
  • Facilita el acceso al trabajo.

Las desventajas pasan por ser trabajos más inseguros, con mayor volatilidad laboral y menos acumulación de capacidades.

“Llevada al extremo, puede desembocar en una élite vinculada al desarrollo tecnológico y trabajadores poco calificados con salarios bajos y derechos laborales limitados”, advierte el estudio.

“Las plataformas desafían el alcance de las normas laborales, fiscales y de protección de los trabajadores. Frente a este fenómeno de incipiente aparición y crecimiento exponencial, es necesario generar un diálogo multisectorial que alimente un proceso de adaptación del marco regulatorio para tomar en cuenta la evolución de las formas de trabajar y obtener ingresos, y garantizar que la regulación proteja a los trabajadores”, plantea en el informe Erika Molina, especialista de BID Lab, el laboratorio de innovación del Banco Interamericano de Desarrollo.

Sumate para construir juntos un periodismo que no solo sirva para contar el mundo, sino también para cambiarlo ✊🏼

¡QUIERO SER CO-RESPONSABLE!