5 meses de educación en cuarentena: entre la creatividad de los docentes y la lucha contra la brecha tecnológica | RED/ACCIÓN

5 meses de educación en cuarentena: entre la creatividad de los docentes y la lucha contra la brecha tecnológica

UNICEF Argentina presentó recientemente los resultados de una encuesta nacional sobre cómo las escuelas se adaptaron a la cuarentena. "El sistema tuvo que dar un volantazo en un contexto de desigualdades", analiza Cora Steinberg, especialista de la organización. Ella valora que, pese a las dificultades, "un 95% de los chicos en educación obligatoria sostuvo actividades escolares". Pero advierte sobre las disparidades existentes en el acceso a la tecnología.

Una chica aprende mediante recursos virtuales. Foto: Télam.

Cora Steinberg / Foto: Unicef Argentina.


¿Qué impacto considerás que tuvo la pandemia, hasta ahora, sobre la educación?
—Es importante entender que esta es una situación inédita para la Argentina y para el mundo. Por eso, creo importante considerar que lo que hoy tenemos es una educación de emergencia, que se dio a partir de la necesidad de pasar de una modalidad presencial a una modalidad a distancia, sin programación ni capacitación.
Además, sabemos que el sistema tuvo que dar un volantazo en un contexto de desigualdades e incremento de la pobreza. En ese sentido, se recrudeció la disparidad porque los chicos solo cuentan con los recursos de su familia. La escuela contribuye a cerrar esas brechas.
A pesar de eso vemos que los docentes reaccionaron de manera creativa para sostener las actividades escolares. Un 95% de los hogares con chicos en educación obligatoria sostuvo actividades escolares desde el inicio de la pandemia. Y el 85% de las familias valora mucho el esfuerzo de los y las docentes durante este tiempo.


En este contexto, ¿se puede dimensionar el impacto de las disparidades?
—Según la Evaluación Nacional del Proceso de Continuidad Pedagógica que hizo el Ministerio de Educación, 60% de chicos y chicas recibió tareas y devoluciones al menos 2 o 3 veces por semana. Pero un 13% tuvo menos de 2 interacciones semanales o no tuvo ninguna. Estamos hablando de unos 900.000 chicos y chicas. Y 53% de los hogares no cuenta con una computadora a disposición de los chicos.
Es clara la brecha de acceso a tecnología y entre sectores público y privado de la educación. Por eso, creo que es imprescindible trabajar para que apenas estén dadas las condiciones sanitarias puedan volver a la escuela.
Hay que identificar de manera temprana a ese 13% de chicos y chicas que tuvieron baja o nula continuidad, que se concentran en los barrios más vulnerables de las ciudades intermedias y grandes y ámbitos rurales. Para ellos, volver a la escuela significa encontrarse con otros adultos, asegurar la alimentación, contar con apoyo escolar, etc.


Siempre en base a los datos relevados, ¿cuáles considera que deberían ser las estrategias políticas más urgentes a poner en práctica?
—Hay que identificar las experiencias pedagógicas que funcionan y articular con las organizaciones de base, como los comedores, para identificar a estas familias y conectarlas con las escuelas.
Es necesario contemplar que los datos alertan sobre la situación emocional de niños, niñas y adolescentes. Se ve el impacto en los hábitos alimentarios, en el sueño, en su estado anímico.
Entre los adolescentes, cerca del 40% tiene sentimientos negativos. En ese sentido, la escuela permite generar espacios de vínculos entre pares. De hecho, 7 de cada 10 adolescentes quieren volver a la escuela para ver a sus amigos.
También hay que discutir sobre la inversión que habrá que hacer en recursos materiales y de formación docente para abrir escuelas seguras. La encuesta preliminar a directivos muestra que 56% de ellos señalan que muchos docentes tienen pocos conocimientos en el uso pedagógico de la tecnología. En esa línea, Unicef desarrolló contenidos para acompañar y orientar a los equipos de conducción de las escuelas.


Esta entrevista fue publicada originalmente en Reaprender, la newsletter sobre educación que edita Stella Bin. Podés suscribirte en este link.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.