Comunidades | RED/ACCIÓN

Informate, pedí, reclamá: un sitio web ayuda a las personas con discapacidad a hacer valer sus derechos

Cuando tramitan servicios, las personas con discapacidad suelen enfrentanse a un sistema complejo, con muchos organismos involucrados y en el que escasea la información clara. La plataforma "Discapacidad y Derechos" justamente organiza la información y conduce a los usuarios por las posibles vías de reclamo en temas de salud, educación, transporte y trabajo.

Podés ver el video 👆 o leer la transcripción 👇

Cada 28 de junio se conmemora alrededor del mundo el Día Internacional del Orgullo. Es un día marcado por fiestas, desfiles y festejos para celebrar la diversidad del colectivo LGBTQ.

Pero aunque el colectivo tenga cada vez más visibilidad y un mayor reconocimiento de sus derechos, todavía sufre de discriminación y desigualdad en diversos ámbitos.

Empecemos por lo básico. Muchas veces, usamos las siglas LGBTQ para referirnos al colectivo en general. Pero detrás de cada inicial, hay personas e historias muy diversas.

"L es por lesbianas. Somos mujeres que nos sentimos sexualmente atraídas, y/o nos enamoramos de otras mujeres", explican Micaela Pierani Méndez y Cecilia Carranza Saroli.

"G es por gays. Somos hombres que nos atraen sexual y emocionalmente otros hombres", dice Nicolás Giménez.

"B de bisexual. Somos quienes nos sentimos atraídos tanto física como emocionalmente a las demás personas, sin importar su sexo", afirma Juan Pablo Zárate.

"T de trans. Por las personas que no se sienten identificades con su género o sexo asignado al nacer", cuenta Lautaro Lucas Cruz.

"Q por queer. Somos personas que no buscamos etiquetarnos por una identidad de género u orientación sexual. Representamos las sexualidades que traspasan las fronteras de lo socialmente aceptado", explica Juan Manuel Pérez.

Obviamente, estas siglas son solo algunas de las que representan el amplio espectro de identidades y orientaciones sexual que existen. Hoy en día, por ejemplo, se usa el símbolo + al final de las siglas para representar a todas aquellas personas que no se identifican con las definiciones anteriores.

¿Y por qué se celebra el Día del Orgullo el 28 de junio?

Porque una madrugada del 28 de junio de 1969, la policía de Nueva York arrestó violentamente a personas que estaban en el bar Stonewall Inn, un punto de encuentro para la comunidad LGBTQ, que era en ese entonces muy perseguida y discriminada.

Esto inició una serie de manifestaciones y los disturbios de Stonewall pasaron a ser reconocidos como el catalizador del movimiento por los derechos de la comunidad LGBTQ en todo el mundo.

Más de 50 años después, hubo grandes avances. El matrimonio igualitario es legal en 29 países y existen leyes en varios países que prohíben la discriminación laboral basada en la orientación sexual (Fuente: Business Insider).

Sin embargo, 70 países todavía consideran la homosexualidad como un crimen y 9 países castigan relaciones del mismo sexo con la pena de muerte (Fuente: Amnistía Internacional).

Argentina, por ejemplo, fue el primer país en legalizar el matrimonio igualitario en América Latina, y cuenta con una Ley de Identidad de Género considerada una de las más progresivas del mundo.

Sin embargo, en 2019 se registró un récord de crímenes de odio hacia el colectivo LGTBQ, y ninguno de los tres proyectos de ley presentados ante el Congreso para promover la inclusión laboral de las personas trans ha sido aprobado. (Fuente: Agencia Presentes)

Es por eso que, en el marco del Día Internacional del Orgullo, es importante festejar la diversidad, pero al mismo tiempo seguir demandando por los derechos de la comunidad LGBTQ. 

"Creemos que es muy importante seguir festejando el día del orgullo para continuar normalizando al colectivo, también para seguir ayudando para que toda la sociedad se contagie de lo importante que es la libertad de elección y para ayudar a las personas que todavía no han podido expresarse y no están pudiendo vivir con plenitud su elección sexual", explica Cecilia Carranza Saroli.

Y seas o no parte del colectivo, también hay maneras en las que podés ayudar, de acuerdo un programa de Naciones Unidas Derechos Humanos:

1. No toleres ningún tipo de estigmatización o prejuicio contra las personas del colectivo LGBTQ

2. Escuchá sus historias e informáte de las dificultades que enfrentan

3. Señalá y denunciá todo tipo de abuso y discriminación, tanto en casa como en el trabajo, la escuela, en público o en internet

"Somos alegría, somos personas que cambiamos, que no nos tenemos que mover en un mundo con vergüenza. Por toda la gente que peleó para que se pueda conmemorar este día. No hay nada más lindo que contarle al mundo si, soy esto, soy felizmente trans, felizmente lesbiana, felizmente gay, felizmente queer, y hay un montón de motivos por los cuales celebrar este día", cuenta Lautaro Lucas Cruz.

***

¡Bancá un periodismo para un nuevo mundo! Sumate para construir juntos un periodismo que no solo sirva para contar el mundo, sino también para cambiarlo. Quiero ser miembro.

Podés ver el video 👆 o leer la transcripción 👇

Lunes, 25 de mayo. George Floyd, un hombre afroamericano, es asesinado por policías en Minneapolis, Estados Unidos.

Domingo, 31 de mayo. Agentes de la policía de Chaco, en la Argentina, atacan violentamente a una familia qom, golpeando y torturando a hombres, mujeres y niños.

Dos hechos a miles de kilómetros de distancia. Pero con un mismo trasfondo: el racismo.

Año tras año, vemos cómo se repiten este tipo de crímenes. En algunos casos, videos que se viralizan generan indignación en redes sociales y protestas en las calles.

Y aunque pareciera haber más conciencia y difusión de esta realidad, por lo menos en redes sociales), estos crímenes se repiten una y otra vez. ¿Cuál es la explicación?

"La brutalidad policial en el mundo tiene un factor común y es el racismo estructural: esa ideología que indica que unos son superiores y otros son inferiores, que los blancos valen más que los negros", asegura Federico Pita, politólogo y activista afroargentino, y agrega: "En un mundo racista no basta con no ser racista. Es necesario ser antiracista. El tabú, el secreto, la tolerancia frente a estos actos nos hace cómplices".

Los asesinatos como el de Floyd y los ataques violentos como al de la familia qom son solo la punta del iceberg. El racismo también se refleja en acciones más “cotidianas” que se son naturalizadas por la sociedad.

¿Algunos ejemplos? El uso de frases como “trabajo de negro”, decir que los pueblos indígenas “no tienen cultura” o que los inmigrantes “vienen a sacarnos el trabajo” o hacer chistes racistas.

Entonces, ¿qué cambios tendrían que ocurrir para finalmente erradicar los actos de racismo, tanto explícitos como implícitos?

"Lo primero que tenemos que hacer para construir un Estado que no sea estructuralmente racista es aceptar que tenemos un Estado racista. Entonces, a partir de ahí construir un Estado con justicia social", considera Victoria Donda, presidenta del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).

Para la activista indígena Haluami lo primero que hay que hacer para desarmar el racismo es informarse: "Para luchar contra el racismo hay que saber que existe e informarse de quienes lo viven en primera persona". Además, propone: "Movilícense por leyes antiracistas y no avalen ningún tipo de racismo, por más mínimo que le parezca".


¡Bancá un periodismo para un nuevo mundo! Sumate para construir juntos un periodismo que no solo sirva para contar el mundo, sino también para cambiarlo. Quiero ser miembro.

Una red de emprendedores de la Villa 31 se organizó para seguir produciendo y hacer envíos a toda la Ciudad

Con el barrio en cuarentena por la cantidad de contagios, toman pedidos desde las redes sociales y distribuyen con un mismo mensajero. Para garantizar la higiene de su producción y del delivery, armaron un protocolo junto a un equipo técnico del gobierno porteño. El proyecto le permite generar ingresos a 13 emprendedores, que facturan unos $50.000 por semana.