Educación | 1 de noviembre

Unas 600 escuelas del país y del mundo hicieron acciones solidarias y lo festejaron jugando al fútbol

Plantaron árboles, limpiaron la escuela, arreglaron aulas, armaron una biblioteca o mejoraron caminos de acceso. Lo hicieron un mismo día, el 26 de octubre pasado, y en todos los casos lo festejaron jugando al fútbol. La movida la organiza desde hace 10 años la Red Comunidades Rurales y este año sumó la adhesión de Naciones Unidas.

El viernes pasado no fue un día como cualquier otro en muchísimas escuelas rurales del país y del mundo. Ese día, y por una iniciativa argentina, la comunidad educativa de 600 escuelas de 50 países llevaron adelante acciones solidarias de todo tipo.

Hay quienes decidieron plantar árboles, limpiar la escuela, desmalezar el entorno, reciclar basura, arreglar aulas o armar una biblioteca. Otros acordaron equipar una sala de computación, crear una plaza con juegos, mejorar los caminos para que pueda llegar una ambulancia, pintar un mural o simplemente hacer una peña.

Pero hay dos aspectos que atravesaron a todos los docentes, alumnos y familiares: lo hicieron un mismo día, el viernes 26 de octubre, y en todos los casos se festejó de una misma forma: jugando al fútbol.

La movida lleva el nombre de Encuentro Global de Fútbol Comunitario Rural, es organizado desde hace 10 años por la Red Comunidades Rurales, una ONG argentina, y este año tuvo un espaldarazo institucional internacional: recibió la adhesión oficial del Programa de las Naciones Unidades para el Desarrollo (PNUD).

En Río Blanquito, Salta, plantaron árboles nativos. Crédto: Almudena Van der Ghote.
En Río Blanquito, Salta, plantaron árboles nativos. Crédto: Almudena Van der Ghote.

“El principal objetivo es compartir el sentido comunitario mediante el ejemplo y con los recursos disponibles, fortaleciendo de ese modo los lazos entre alumnos, docentes, familiares y miembros de la comunidad. Se trabaja uniendo voluntades por una meta común que es planificada y organizada en cada lugar, sin importar lo lejos o aislado que se encuentre”, cuenta Patricio Sutton, director Ejecutivo de la Red Comunidades Rurales, cuya misión es articular esfuerzos y movilizar recursos para acompañar el desarrollo de los pobladores rurales.

El encuentro sirve para que niñas, niños y jóvenes en edad escolar puedan vivenciar cómo sus familiares, maestros, profesores y otros miembros de su comunidad se unen con un objetivo en común: hacer algo que beneficie a su escuela o comunidad.

De arreglar un pizarrón a dar charlas productivas

En la escuela N°149 de Fortuna, San Luis, el encuentro generó varias iniciativas. “La comunidad está colaborando para reparar los pizarrones, arreglando el jardín y colocando juegos en el patio. También se construyó la cancha de pelota al cesto y se marcó una canchita de fútbol. Y se comenzó a marcar una de vóley playero”, enumera Mónica Maricel Fernández, directora de la escuela.

En Fortuna, San Luis, hicieron mejoras el parque. Crédito: Mónica Maricel Fernandez.
En Fortuna, San Luis, hicieron mejoras el parque. Crédito: Mónica Maricel Fernandez.

“También contamos con el apoyo de la Municipalidad de nuestro pueblo, que nos envió la máquina para emparejar el terreno. Y médicos veterinarios y un ingeniero agrónomo se acercaron para dictar un curso de triquinosis porque en nuestra zona se caza el jabalí y para muchos ese es su sustento”, agrega Fernández.

En Río Negro, también hubo actividades. La directora Sandra Hernández, de la escuela N°143 de Valle Azul, contó que para el encuentro hicieron una rampa de acceso para personas con movilidad reducida y carteles viales. Y que también pintaron parte de la escuela.

La actividad en Formosa fue interprovincial. Hubo un partido de fútbol entre chicas de las escuelas de Mayor Villafañe (Formosa) y José de San Martín (Chaco). Carlos Mareco, director de la escuela formoseña, explica que se reunieron en un encuentro para erradicar la violencia de género y promover el empoderamiento de las.mujeres. Además armaron un ropero comunitario para familias vulnerables de ambas comunidades.

Entre las escuelas de otras partes del mundo que se sumaron al encuentro, muchas compartieron sus experiencias a través de las redes sociales de la Red Comunidades Rurales.

Hubo movidas en colegios de Chile, Perú, Italia, Turquía y Serbia, por enumerar algunos. En Kampala, Uganda, la comunidad de un orfanato se juntó para limpiar el predio del orfanato y la escuela.

En Tailandia, Malasia y Bhután, el impulsor del encuentro en esos países, Kalaimani Supramaniam, detalló que juntaron útiles y libros para bibliotecas escolares.

En Tailandia, los docentes consiguieron 10 bicicletas para sus alumnos. Crédito: Kalaimani Supramaniam.
En Tailandia, los docentes consiguieron 10 bicicletas para sus alumnos. Crédito: Kalaimani Supramaniam.

Un deporte que transciende culturas y clases sociales

La iniciativa nació en 2008. La idea fue impulsada por la Red Comunidades Rurales luego de una charla con docentes y directivos durante una visita en octubre de 2008 a una escuela rural en el medio de la selva salteña.

Hablaban de la necesidad de algo que movilizara a la comunidad y la respuesta estaba frente a sus ojos: mientras conversaban sobre los desafíos que representa construir una comunidad educativa y lograr el involucramiento y participación de las familias, los chicos y chicas de distintas edades jugaban al fútbol durante el recreo.

La propuesta entonces fue organizar un encuentro local de fútbol para celebrar esas acciones comunitarias. Cada uno desde su lugar sin importar cuán lejos o aislada se encuentre la escuela y comunidad. La fecha: el último viernes de octubre.

Aprovechando, los referentes que la red conocía en otros países y de argentinos que vivían en el exterior, la primera edición reunió a 50 escuelas de Argentina, Uruguay, Malasia y Sri Lanka.

La 10° edición, en tanto, llegó a los 50 países de todos los continentes. “El fútbol es un gran espacio de encuentro porque trasciende clases sociales, lenguas y cultura”, considera Sutton.

Si trabajás en una comunidad rural y querés sumarla al encuentro, podés anotarte como impulsor en la Red Comunidades Rurales:

Inscribite

Respaldo internacional y nuevos planes para 2019

La edición del viernes pasado obtuvo un respaldo internacional que hace pensar en una edición 2019 todavía más transcendente. El Programa de las Nacionales Unidad para el Desarrollo (PNUD) sumó su adhesión al Encuentro Global de Fútbol Comunitario Rural.

El objetivo es unir esfuerzos con la Red Comunidades Rurales para impulsar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como el hambre cero, el trabajo decente y la igualdad de género, entre otros, en cientos de escuelas y comunidades rurales de Argentina y muchos otros países.

Morimoto, directora de PNUD en Argentina, adhirió al encuentro. Crédito: PNUD Argentina.
Morimoto, directora de PNUD en Argentina, adhirió al encuentro. Crédito: PNUD Argentina.

“Cada uno de nosotros, en el lugar donde vivamos, está en capacidad de hacer algo para lograr los 17 Objetivos. Las comunidades que se organizan, crean espacios y lazos comunes, y pueden traducir en acciones concretas el mensaje del cuidado de las personas que las integran, de su ambiente y de sus recursos, son los cimientos de esta visión. Esperamos contribuir con la Red Comunidades Rurales para que esta visión sea una realidad”, resumió Silvia Morimoto, directora de PNUD en Argentina.

Fotos: Red Comunidades Rurales. Foto de portada: Vilma González.

Educación | 31 de octubre

El patio del colegio, asignatura pendiente

El currículo que se enseña en un colegio se planifica teniendo en cuenta los espacios y los tiempos. Esta disposición nos da una idea de las prioridades y de la importancia que otorgamos a algunos temas y actividades formativas.

La organización espacio-temporal del centro escolar, tanto externa como interna, nos habla del tipo de relaciones personales, sociales y culturales que mantenemos con la comunidad. Los espacios se convierten en mediadores entre el currículo y la formación mediante las vías de comunicación que crean los colegios en colaboración con las familias y la comunidad, a través de los consejos escolares.

Rediseñar los espacios para desarrollar más competencias

El diseño de estos espacios se convierte en una necesidad urgente para que se puedan desarrollar las competencias afectivas, sociales y motoras.

Ahora bien, el espacio por sí solo no es capaz de transformar la realidad, necesita del tiempo, que es el valor más preciado en la formación de la persona a lo largo de la vida, unido a otras realidades del día a día.

Aquellos que estamos convencidos de la importancia que tiene el “tiempo emocional” en la formación integral de la persona lo incluimos dentro de los contenidos que hay que aprender. Es decir, hay que enseñar a nuestros estudiantes a gestionar y administrar el curriculum vitae.

No es suficiente con la mera planificación de lo que hay que enseñar, sino que debemos tener en cuenta dónde lo vamos a trabajar, en qué condiciones lo enseñamos y lo planificamos. Por supuesto, debemos buscar espacios abiertos e interactivos para que podamos trabajar las capacidades que hacen más humanas a las nuevas generaciones e incorporen en sus esquemas de acción otros valores que les permitan aprender a organizar un tiempo para sí mismos.

Los centros escolares deben ser espacios de comunicación e información verbal, visual, gestual y simbólica. Por ello, la organización del centro debe estar al servicio de la comunicación en sus diferentes modalidades y facetas a través de los códigos culturales y sociales creados en los propios centros educativos.

Así, la organización espacio temporal está formada por un código que permite comunicarse, hablar y transmitir información, valores, actitudes y comportamientos que nos informan e iluminan sobre lo que los alumnos están haciendo, cómo lo están haciendo y lo que los profesores queremos seguir haciendo.

El lugar idóneo para desarrollar “otras” destrezas

Los espacios abiertos en los colegios están cargados de signos y símbolos que nos ayudan a comunicarnos y a desarrollar otro tipo de contenidos relacionados con las actitudes. Además, en estos espacios abiertos se desarrollan valores, habilidades y destrezas muy ricos para la formación integral de nuestros estudiantes, pero que en muchos casos pasan desapercibidas por una falta de planificación y de claridad sobre el perfil de personas que queremos formar en la sociedad del conocimiento del siglo XXI.

Este tipo de aprendizajes no se pueden trabajar en espacios cerrados, como es el aula tradicional. Para ello, se necesitan espacios abiertos y versátiles, de forma que permitan la realización de actividades interactivas y participativas en los colegios con un enfoque inclusivo.

Si los espacios son importantes para los padres, educadores y comunidad en general, se supone que debemos diseñarlos para que sean flexibles, polivalentes y abiertos a la comunidad, de manera que la formación se pueda desarrollar en diferentes escenarios de aprendizaje y en diferentes tiempos.

Pensamos que el aula como espacio cerrado debemos dejarla solo para aquellas situaciones de aprendizaje en las que los alumnos necesiten trabajar capacidades relacionadas con la conducta que precisan de un ambiente más individualizado.

La actitud hay que trabajarla en espacios abiertos

Es importante tener muy claro que la forma en la que diseñamos los espacios nos condiciona el tipo de aprendizaje que podemos desarrollar. Así, los contenidos que tienen que ver con la actitud y las relaciones sociales deben trabajarse en espacios abiertos y flexibles. De lo contrario, estos quedarán ocultos en el currículo, inhibiendo y restando potencialidades y posibilidades a nuestros alumnos.

Por ello, es urgente la reflexión y reorganización de las actividades escolares externas al aula, como los juegos que se practican en el patio del colegio, a veces sin ningún tipo de planificación previa. Sin ninguna dirección ni sentido, quedan vacíos de contenido y relegados a la actividad por la actividad para consumir un tiempo en un espacio determinado, pero no contribuyen a la realización, a la ayuda y a la transformación de algunas actitudes y conductas de la persona.

Esta reflexión nos lleva a plantearnos como educadores que gran parte de la información la iniciamos en los espacios cerrados (aulas) para que puedan desarrollarse como aprendizajes significativos, pero que nuestros objetivos solo podrán alcanzarse si somos capaces de diseñar actividades formativas a través del juego en espacios más versátiles y abiertos, de forma que se puedan desarrollar metodologías colaborativas y cooperativas a través de diferentes herramientas, tanto espaciales como virtuales. Esta actitud de apertura ayudará a una elasticidad mental, a una capacidad para interactuar con otros alumnos compartiendo la autonomía y la plasticidad mental.

Planificación del patio

Las actividades que se desarrollan en el patio del colegio u otros espacios abiertos deben planificarse previamente como una continuación del currículo que se inició en el aula.

Para ello, buscamos otros espacios para desarrollar algunas capacidades motoras, sociales y afectivas que son fundamentales para el desarrollo integral de cualquier persona equilibrada y que no se pueden aplicar y complementar en el aula ordinaria.

Los diseños de estas actividades deben cumplir con los mismos criterios de rigor científico que el resto de las capacidades, así como la aplicación de los criterios técnicos para valorar, evaluar y finalmente calificar.

Para ello, es imprescindible que padres y profesores tengamos bien interiorizado que para el equilibrio emocional de la persona son igualmente importantes los objetivos y actividades de carácter más académico que los de carácter expresivo-formativo. Si no damos un paso al frente en estas dos dimensiones de forma equilibrada y proporcional, según la edad y los intereses de los alumnos, seguiremos repitiendo las mismas rutinas algorítmicas de siempre sin ninguna meta.

De cómo hagamos las cosas depende que podamos desarrollar ciertas potencialidades en nuestros alumnos, como pueden ser las habilidades para comunicarse con los demás y las capacidades para empatizar, que les facilitan las relaciones personales y lúdicas, así como incorporar valores, quizá inhibidos en una sociedad que corre mucho, y a veces pierde el sentido.

Todo esto me lleva a preguntarme: ¿Es posible instrumentalizar a una persona sin una adecuada planificación de los espacios y los tiempos?

José María Ruiz Ruiz, Profesor titular de Organización y Evaluación Curricular en la Facultad de Educación, Universidad Complutense de Madrid

Conversation
Educación | 29 de octubre

Qué propuestas llevaron al aula los 10 equipos docentes del país que serán premiados mañana

El Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología premiará mañana a los 10 equipos docentes de ocho provincias del país ganadores del certamen que desde hace tres años distingue a los maestros que lograron mejoras en el aprendizaje de los estudiantes a partir de proyectos innovadores.

En esta tercera edición de “Maestros Argentinos” participaron 1.400 proyectos de todo el país y ya hay 10 finalistas, quienes se repartirán $ 2,9 millones para fortalecer o expandir el proyecto con la compra de materiales y equipos, o con capacitaciones.

Mañana a las 9 en el Centro Cultural Kirchner, el Ministerio anunciará cuál de esos 10 equipos se quedará con el primer premio y quienes ocuparán los siguientes lugares, ya que el reconocimiento económico va desde $ 1.000.000 para el primero a $ 100.000 para el décimo.

Acá te contamos quiénes son, de qué escuelas y qué iniciativas tuvieron los 10 equipos docentes que serán premiados.

Proyecto: LEER Lecturas Expandidas en Red

Escuela y ubicación: Primaria 15, Florencio Varela, provincia de Buenos Aires

Nivel y modalidad: Primaria común

Síntesis del proyecto: Los docentes proponen que los estudiantes de 4° y 5° grado descubran la pasión por la lectura en voz alta a través de distintas etapas: desde la lectura como una propuesta de juego, hasta la grabación de cuentos y socialización de los audios en un sitio web. Los chicos comparten sus lecturas en Internet con estudiantes de otras escuelas del país y de América Latina. De esta manera el proyecto ha ayudado a mejorar los indicadores de lectocomprensión, así como reducir los elevados índices de repitencia que presentaba la escuela.

LEER (6)

Proyecto: El arte como mediador de la inclusión

Escuela y ubicación: Espacial 1, Posadas, Misiones

Nivel y modalidad: Primaria especial

Síntesis del proyecto: El proyecto consiste en la formación de una compañía de danza inclusiva a través de talleres y participación en distintos eventos. El plan tiene un impacto altamente positivo en los niños con discapacidades y sus familias, promoviendo el desarrollo de competencias comunicacionales, capacidades artísticas, la construcción de valores para la convivencia y el fortalecimiento de vínculos afectivos. Trabajan el desarrollo de aprendizajes significativos integrando contenidos de danzas, educación física, arte y tecnología.

Compañia de Arte (6)

Proyecto: Cultivo in vitro de especies autóctonas junto a pueblos originarios

Escuela y ubicación: Agrotécnica “Prof. Miguel A. Torres”, Tafí del Valle, Tucumán

Nivel y modalidad: Secundaria técnica

Síntesis del proyecto: El avance de la urbanización en zonas rurales redujo el espacio para el cultivo natural de plantas ancestrales de los pueblos originarios, poniendo en peligro su supervivencia. Para enfrentar esa problemática, docentes y estudiantes de la escuela se contactaron con representantes de los pueblos originarios, investigaron sobre los aspectos culturales y biológicos de las plantas ancestrales y experimentaron para desarrollar cultivos in vitro de especies vegetales autóctonas. Se destaca por la extensión a la comunidad, innovación y protagonismo de los estudiantes, quienes no sólo desarrolla el cultivo sino que además capacitan a los pueblos originarios para replicar la experiencia.

PDEF6787

Proyecto: La escuela rural, el mejor lugar para prevenir la hidatidosis

Escuela y ubicación: Primaria 35, Olavarría, provincia de Buenos Aires

Nivel y modalidad: Primaria rural

Síntesis del proyecto: La hidatidosis es una peligrosa zoonosis endémica en la zona rural de Olavarría que se transmite por el ganado ovino y estos la contagian a los perros llegando así a los humanos. Desde 2014, docentes y estudiantes de la escuela han organizado campañas de prevención y hábitos saludables para concientizar a la población poniendo en acto conocimientos de ciencias naturales, ciencias sociales, matemática, lengua, educación artística y uso de nuevas tecnologías. También llevan adelante, con colaboración del municipio, la entrega de pastillas antiparasitarias que envía la Dirección de Zoonosis provincial con sede en Azul.

PABC6187

Proyecto: Mi escuela al escenario

Escuela y ubicación: Primaria 9, Saladillo, provincia de Buenos Aires

Nivel y modalidad: Primaria rural

Síntesis del proyecto: Es una acción colectiva de toda la escuela (estudiantes, docentes, directivos, auxiliares y padres) para poner en juego los contenidos curriculares a partir de la realización de puestas de danza y teatro. Los estudiantes suben al escenario, actúan, bailan o se responsabilizan de los soportes audiovisuales, de tramoyas, iluminación y sonido. También en muchos casos actúan auxiliares o docentes. En tareas como la propuesta e investigación de las obras a interpretar, el montaje o la difusión los estudiantes trabajan capacidades de áreas como prácticas del lenguaje, ciencias sociales y educación artística.

C0079T01

Proyecto: Producir Educando

Escuela y ubicación: Técnica 1, Paso de los Libres, Corrientes

Nivel y modalidad: Secundaria técnica

Síntesis del proyecto: Surge de observar que muchas veces los artículos ortopédicos de fabricación comercial no se adaptaban a las necesidades de los estudiantes y habitantes de Paso de los Libres, entre otros aspectos, por lo irregular del terreno. Por eso, desde 2001 los estudiantes de la escuela idean, prototipan y construyen artículos ortopédicos adaptados al contexto de su distrito.

PDEF5604

Proyecto: Tejiendo redes de cooperación, el juego nos une

Escuela y ubicación: Centro Educativo Provincial Integral  21 (Unidad Penitenciarias 21 y 22), Cutral-Có, Neuquén

Nivel y modalidad: Primaria en contexto de encierro

Síntesis del proyecto: Reúne a estudiantes de dos unidades de detención, una de ellas de máxima seguridad. A partir de la creación de juegos didácticos en madera y materiales reciclables para otras escuelas de la provincia, el proyecto hace partícipes a los estudiantes de una tarea colaborativa y cooperativa que colabora en su resocialización. Ya han llegado a muchas escuelas de la provincia, con más de 2000 chicos beneficiados, colaborando también a disminuir la deserción escolar.

Tejiendo Redes (3)

Proyecto: Revestimos reciclando por un mundo mejor

Escuela y ubicación: Técnica 1, Caleta Olivia, Santa Cruz

Nivel y modalidad: Secundaria técnica

Síntesis del proyecto: Surge de la observación de los estudiantes sobre la falta de pavimentación en muchas calles de Comodoro Rivadavia. El equipo docente propuso la construcción de revestimientos asfálticos y para veredas incorporando materiales reciclados para hacerlos más sustentables y resistentes. Se evidencia un proceso de “aprender haciendo” donde los jóvenes son participantes activos y protagonistas del proyecto, a cargo de investigar, producir y relacionarse con otros actores de la comunidad, y donde la escuela se convierte en un laboratorio.

Revestimos Reciclando (5)

Proyecto: EsTuArte

Escuela y ubicación: Secundaria Artística 788, Lago Puelo, Chubut

Nivel y modalidad: Secundaria artística

Síntesis del proyecto: Proyecto de jornadas de talleres artísticos abiertos a la comunidad desarrollado en una escuela con las dos especialidades artísticas: Artes visuales y nuevos medios y Teatro popular. EsTuArte concentra, refleja y canaliza la identidad artístico-cultural de la comunidad durante una semana en que se desarrollan distintas propuestas artísticas, exposiciones, talleres y producciones. Integra en forma transversal, como metodología de trabajo, la labor de todos los docentes de la escuela.

PDEF6611

Proyecto: Vigilantes del Agua

Escuela y ubicación: Secundaria 124, ciudad de Córdoba

Nivel y modalidad: Secundaria común

Síntesis del proyecto: Los estudiantes de 6° año se propusieron abordar la principal problemática ambiental del barrio: la contaminación del agua por efluentes cloacales. Investigaron y evaluaron distintas alternativas y optaron por una solución natural para depurar de contaminantes químicos el agua a través de la fitorremediación, formando lagunas artificiales donde la acción de las algas permite purificar el agua. El proyecto integra conocimientos de disciplinas como metodología de la investigación, química, ecología y ambiente, desarrollo y sociedad.

Vigilantes del Agua (7)

Fotos: Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología.

Educación | 26 de octubre

Francesco Tonucci y algunas ideas para mejorar las escuelas

El pedagogo italiano abogó por la inclusión real de cada niño en su colegio.

“¿Por qué la escuela, como institución, tiene problemas?”, preguntó ayer ante un auditorio lleno Francesco Tonucci. Pedagogo italiano nacido en 1940, dibujante y autor de muchos libros en los que aboga por la inclusión de todos los niños en el sistema escolar, Tonucci dio una conferencia en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. “La escuela tiene problemas porque es para pocos. Por ejemplo, un niño que puede reparar el motor de un auto en 10 minutos pero que no es bueno en álgebra, es considerado un burro”.

La conferencia, titulada “Necesitamos la niñez para transformar la escuela”, fue organizada por la Fundación Arcor y por la Organización Mundial para la Educación Preescolar (OMEP). En días anteriores, Tonucci se había presentado en las ciudades de Arroyito, Villa María y Córdoba.

Tonucci (en el medio) en la conferencia de ayer, en la Facultad de Derecho de la UBA.


Tonucci (en el medio) en la conferencia de ayer, en la Facultad de Derecho de la UBA.

Tonucci se apoyó varias veces en la Convención internacional sobre los derechos del niño y de la niña, donde se acuerda que hay que llevar la capacidad de los chicos al máximo. Para Tonucci, el hecho de que los niños se adapten a la escuela y no al revés, es contrario a la Convención. “Necesitamos una escuela que promueva y apruebe a todos los alumnos”, dijo, “pero no porque los alumnos sean buenos, sino porque la escuela sea buena y pueda ofrecer a cada alumno los instrumentos para desarrollar sus capacidades y vocaciones: aquellos para los que nació”.

También dijo que los alumnos deben ser parte del gobierno de una escuela: “Una escuela no puede ser adecuada si no conoce qué piensan los alumnos. Por eso deben ser parte de su gobierno. Y también porque de este modo podrán sentirla ‘su’ escuela y vivirla como un regalo”.

Educación | 24 de octubre

En 2019 los estudiantes argentinos volverán a tener menos horas de clases que los países desarrollados

Las escuelas de la Argentina volverán a ofrecer el año que viene menos días de clases de los que las provincias y la Nación se habían propuesto dar y en consecuencia las horas de clase que tendrán los estudiantes del país en 2019, que serían unas 744, volverían a estar por debajo del promedio de los países más desarrollados, que es de 799 horas. Y también de países de la región como Chile (1039), Brasil (800) y Colombia (1000).  

El Consejo Federal de Educación resolvió ayer que las clases comenzarán el 6 de marzo y terminarán el 13 de diciembre. Por lo que habrá como máximo 186 jornadas de clase. Son 6 días más que 180 días obligatorios por ley pero 4 días menos de los que los ministros de educación del país se comprometieron a alcanzar en 2012, de acuerdo a la resolución 165.

Teniendo en cuenta que la mayoría de las escuelas del país (el 91% en las primarias, según la UCA) ofrece jornada simple de cuatro horas, la Argentina ofrecería en 2019, como máximo 744 horas de clase. De esta manera, si se lo compara con un relevamiento hecho por el Centro de Estudios de Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano, el país quedaría muy por debajo de la oferta global.

“En Chile, un chico de cuarto grado de la primaria alcanza las mismas horas de clase que uno argentino que la termina”, aseguró Alieto Guadagni, director del CEA.

Además, Argentina llegará a los 186 días de clase si no hay días de capacitación docente, nuevos feriados puente o paros, algo difícil de esperar si se tiene en cuenta que en los últimos años hubo en promedio 10 días de huelga, según relevó el CEA.

De hecho hoy se hace el noveno día de paro nacional mientras que en la provincia de Buenos Aires suman con la de hoy 27 huelgas en reclamo de una recomposición salarial que compense la inflación.

Educación | 18 de octubre

El tiempo que un estudiante argentino pasa en la escuela versus lo que aprende

Un estudio del Banco Mundial señala que de los 13 años que en promedio van a la escuela, el aprendizaje “real” equivale a 9 años. Esa relación ubica al país como el segundo de Sudamérica con más años “netos” de formación, sólo detrás de Chile. Sin embargo, estamos lejos de los 12 años que llegan a sumar los alumnos de los países con mejor indicador, como Singapur, Japón y Finlandia. 

Si los años de estudio de un alumno promedio de la Argentina fueran ajustados por la calidad de esa educación, ¿cuántos años de aprendizaje neto tendría? Esa pregunta fue la que el Banco Mundial se hizo, respondió y usó como una de las variables que conformaron el Índice de Capital Humano, una referencia que estima la productividad que puede alcanzar un chico promedio según el país donde se desarrolla.

El trabajo señala que en la Argentina un chico accede, desde que tiene 4 años y hasta que cumple 18, a 13,1 años de estudio en promedio, lo que ubica al país en el puesto 46 entre 157 países. Sin embargo, cuando el Banco Mundial lo concilia con la calidad educativa, afirma que los años netos de aprendizaje son en verdad 8,9. Y ahí es donde la Argentina desciende al puesto 60.

Para hacer ese ajuste, los especialistas crearon un coeficiente a partir de las pruebas internacionales y regionales que se toman en las escuelas de casi todo el mundo, como las PISA, TIMSS o TERCE, por citar algunas.

Entre los destacados de la región pero lejos de los mejores

Como el informe es el primero de estas características que hace el Banco Mundial, no se pude medir la evolución pero sí permite hacer comparaciones. En ese sentido, los años “netos” de aprendizaje en la Argentina, ubican al país segundo (junto con Ecuador) en Sudamérica, sólo detrás de Chile, que alcanza los 9,6 años. Así supera a Colombia (8,5), Uruguay (8,4), Perú (8,3), Brasil (7,6) y Paraguay (7,1).

Pero queda muy lejos de los países desarrollados y con mejores resultados en las pruebas de rendimiento educativo. Los cinco primeros son los únicos del mundo que llegan a 12 años netos de estudio. Son Singapur, Japón, Corea del Sur, Hong Kong (China) y Finlandia.

Visualizá el informe en un mapa del mundo

Un estudio relativo que ayuda a hablar de políticas educativas

El trabajo del Banco Mundial es reciente (fue presentado el 11 de octubre) y era desconocido por muchos especialistas en educación consultados. Sin embargo, algunos contextualizaron el reporte.

“Lo primero que relativiza el trabajo es que los años de estudios están ajustados por pruebas que miden un determinado paquete de conocimientos. Es decir hay una reducción del capital social a esos conocimientos”, remarcó Adriana Puiggrós, doctora en Pedagogía y ex directora general de Cultura y Educación de la provincia.

Guillermina Tiramonti, coordinadora del Consejo de Formación Continua de la provincia de Buenos Aires e investigadora principal del área de educación de FLACSO, opinó en el mismo sentido y agregó una serie de preguntas que también buscan desarmar una construcción simplemente estadística: “¿Las pruebas internacionales evalúan las habilidades que realmente van a necesitar los chicos dentro de 10 años? ¿Qué habilidades requiere específicamente la Argentina? ¿Qué habilidades necesitan las empresas argentinas?”.

Tiramonti concluyó que lo más importante es que ayudan a visibilizar la importancia de la educación en el futuro de un país e invitan a trabajar en la implementación de políticas públicas que mejoren la calidad educativa.

Chile, otra vez como ejemplo de la región

Chile encabezó en Sudamérica el promedio neto de años de aprendizaje, según el estudio del Banco Mundial. No es la primera vez. También está al tope en pruebas internacionales, como las PISA.

“Hay cierto acuerdo, sobre todo a partir de las evaluaciones, que Chile pica en punta en materia de educación en la región. Y destacaría tres aspectos por los que eso ocurre: mantiene continuidad en políticas educativas que llevan tres décadas; tiene un Estado que sigue esas políticas, las supervisa y no tiene problemas de gobernabilidad; y cuenta con recursos humanos con gran capacidad técnica en las áreas de gobierno vinculadas a la educación”, consideró Tiramonti.

¿Qué es el Índice de Capital Humano?

La cantidad de años de educación y la cantidad de años “netos” de aprendizaje son dos de los seis datos que ayudan a conformar el Índice de Capital Humano. Otras variables que incorpora son por ejemplo la probabilidad de supervivencia a los 5 años y de adultos.

Ese índice mide la cantidad de capital humano que un niño que nace hoy puede esperar alcanzar a la edad de 18 años. Es decir refleja (en una escala de cero a uno) la productividad que tendrá como trabajador en el futuro y la compara con la que tendría si accediera a servicios que le garanticen una salud plena y una educación completa y de calidad.

A la Argentina ese indicador le dio 0,61, lo que quiere decir que está un 39% por debajo del ideal. Ese índice lo hace ubicar en el lugar 63 del ranking. Singapur encabeza la lista con 0,88 puntos, seguido por Corea del Sur (0,84), Japón (0,84), Hong Kong (0,82) y Finlandia (0,81).

En América Latina, el mejor posicionado también es Chile (0,67), seguido por la Argentina y México (0,61), y luego Ecuador y Uruguay (0,60).

Foto: Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires.

Educación | 16 de octubre

Cómo son y para qué sirven las pruebas que el jueves les toman a los alumnos de sexto grado de todo el país

Deberán contestar preguntas y resolver ejercicios de Matemática y Lengua. También responderán preguntas sobre el contexto en el que se educan. Se trata de las pruebas Aprender, que sirven para evaluar cómo evoluciona el aprendizaje en el país y qué políticas educativas se deben cambiar.

El jueves se tomarán en todas las escuelas primarias del país las pruebas Aprender, una evaluación nacional de aprendizajes que se hace desde 2016.

  • Serán los estudiantes de 6° grado de la primaria quienes deberán hacer la evaluación, que contestarán de forma anónima.
  • Para los alumnos con disminución visual habrá cuadernillos con tipografía ampliada.
  • Este año la prueba será de Lengua y Matemática, ya que en 2017 fue de Ciencias Sociales y Ciencias Naturales.
  • El examen alcanzará a unos 725.000 chicos y chicas de 20.800 escuelas.
  • Unos 60.000 docentes se movilizarán de una escuela a otra para tomar las pruebas.

Cómo son las pruebas. Llegan en cajas cerradas a cada escuela. Completar toda la evaluación llevará como máximo tres horas y 45 minutos.

  • Hay un cuadernillo por cada área temática: Lengua y Matemática.
  • Para contestar las preguntas o resolver las consignas de cada cuadernillo, los chicos tendrán 60 minutos, con 10 minutos de tolerancia.
  • Entre cada prueba, les darán un recreo de 15 minutos.
  • Y habrá un tercer cuadernillo con preguntas vinculadas al entorno en el que estudian en la escuela y en sus casas, con consultas que permiten contextualizar el ambiente socioeconómico de cada chico y la escuela. Para ese cuestionario tendrán 40 minutos.
cuadernillo

Simulador de evaluación. El Ministerio de Educación de la Nación creó un sitio específico para que los alumnos puedan familiarizarse con el tipo de preguntas que podrían hacerles. Ese sitio está online y permite ejercitar pruebas de Lengua y Matemáticas.


SIMULÁ UNA EVALUACIÓN

Qué objetivo persigue. La evaluación busca obtener un diagnóstico del aprendizaje alcanzado por los alumnos y de las condiciones en las que aprenden.

  • Permite detectar qué contenidos y habilidades no fueron aprendidas y en consecuencia deben intentar resolver con nuevas políticas educativas.
  • La evaluación se basa en la premisa de que todos pueden aprender y tienen derecho a una educación de calidad.
  • “También ayuda a generar conciencia de la responsabilidad que tienen los docentes y las instituciones respecto a lograr una buena enseñanza. Es decir, muestra que hay alguien que supervisa esa responsabilidad”, opinó Guillermina Tiramonti, investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales y profesora de la Universidad Nacional de La Plata

Quién accede a los resultados. Desde marzo de 2019, el acceso a los datos nacionales, provinciales y municipales estará disponible en el sistema abierto de consultas, donde ya se pueden consultar las conclusiones de las pruebas 2016 y 2017.

  • En esa plataforma se podrá acceder al procesamiento de los datos surgidos de la evaluación. Esta herramienta posibilita elaborar tablas y gráficos a nivel nacional, provincial y municipal.
  • Cada escuela podrá ver un reporte individual confidencial que servirá para promover mejoras en los aprendizajes. Esa ficha, de acceso restringido, se publicará en un sitio específico.

Cómo se usaron algunos resultados anteriores. Ya hay  experiencias puntuales que se iniciaron sobre la base del diagnóstico que ofrecieron las ediciones pasadas.

“Hemos consensuando cambios en la forma de enseñar Matemática justamente a partir de que las anteriores dos pruebas mostraron deficiencias en el aprendizaje de esa materia”, señaló Elena Duro, secretaria de Evaluación Educativa de la Nación.

Y agregó un ejemplo más específico: “También hemos elaborado capacitaciones puntuales para determinadas escuelas a partir de los resultados”.

Cuándo evalúan a los alumnos de secundaria. Lo harán el año que viene. Desde ahora y a diferencia de lo que ocurrió en 2016 y 2017, cada año le tomará la evaluación solo a uno de los dos niveles. Por eso, los estudiantes del último año de la secundaria serán examinados en 2019.

Las razones, según le dijo Elena Duro a Clarín, son de política educativa y no presupuestaria:  “El cambio se debe a que decidimos darles más tiempo a las escuelas y las jurisdicciones para que trabajen con los resultados, con la información que provee la evaluación. Por otro lado, queremos evitar que los estudiantes se preparen para la prueba y de este modo el instrumento no refleje exactamente la calidad educativa. Además, la mayoría de los países hacen pruebas cada dos años”.

Educación | 28 de septiembre

¿Por qué a los adolescentes no les gusta leer?

Un estudio reveló en 2017 que un 53% de los niños de 9 años leen diariamente por placer, mientras que a los 17 años solamente un 19% lo hace. Los tiempos cambian, pero parece que los planes de estudio se resisten a adaptarse al nuevo paradigma, en el que teóricamente reinan la globalidad y la autonomía del alumno. La experiencia me dice que la escuela es una fábrica de lectores atormentados.

Leí San Manuel Bueno, mártir (Miguel de Unamuno, 1931) por primera vez cuando tenía catorce años. En mi lista de libros obligatorios de secundaria, la lectura de Unamuno era una de las prioridades. El día del examen, la profesora nos preguntaba datos sobre el argumento de las obras para asegurarse de que las hubiéramos leído. Así que, más que leer las novelas, teníamos que estudiarlas.

Porque tenemos que asegurarnos de que nuestros adolescentes lean atentamente las obras cumbre de la literatura española (así lo dicen todas las legislaciones autonómicas, dado que las competencias educativas están transferidas). Como ustedes pueden suponer, pasados pocos meses ni yo ni ninguno de mis compañeros recordábamos absolutamente ningún detalle de los libros. Habíamos decidido, lógicamente, que no nos gustaba leer.

Diez años más tarde, ya en la universidad, otro profesor volvió a someterme a la tortura del San Manuel Bueno, mártir. Y así se despertaron los viejos fantasmas del pasado (¡ahora el mártir era yo!). Hice una rápida lectura transversal del texto, un mero trámite para poder “quitármelo de encima”. El día que comentamos el libro en clase, aquel profesor utilizó la novela como base para explicar el existencialismo cristiano y la relación de Unamuno con Kierkegaard. A esa edad, todos sabíamos un poquito más para entender, por fin, dónde radicaba la grandeza de esa obra. Volví a casa y leí San Manuel Bueno, mártir por tercera vez. Lo devoré. Y hoy es una de mis novelas favoritas.

La experiencia me dice que la escuela es una fábrica de lectores atormentados. Si alguien quiere odiar la literatura, lo único que tiene que hacer es ceñirse a ese canon desde niño, un canon redactado y aprobado por políticos. Pero ¿de dónde procede esta forma de acercamiento a la literatura?

La Historia de la Literatura como herramienta económica

Desde la Época Clásica hasta el siglo XVIII, el estudio de la Literatura estaba estrechamente relacionado con el estudio de la retórica y la expresión escrita. Pero la Ilustración, con sus ansias enciclopedistas, empieza a consolidar el concepto de corpus, y la literatura se empieza a percibir como un “conjunto de libros”. Y siempre que estudiamos un conjunto, debemos echar mano de la representatividad. ¿Qué obras concretas tenemos que leer para entender y conocer el conjunto? En fin, la metodología no parece descabellada.
Pero llega el siglo XIX, llega la Revolución Industrial y, con ella, el capitalismo y la primera globalización.

Los países europeos necesitan posicionar su producto para hacer frente a las amenazas de la importación. Y así, los escritores se dan cuenta de que no lo tienen tan fácil para vender, que ahora son parte del sistema y que están solos y desprotegidos frente al nuevo mercado universal (el sentimiento de soledad y la quejumbre de los escritores románticos tiene que ver más con esto que con la sensibilidad poética). El precio del papel es muy bajo, la publicación se abarata y la producción industrial garantiza grandes tiradas de libros. De repente, todo el mundo es escritor. Las economías proteccionistas occidentales entran en pánico: ¿qué hacemos para proteger el producto nacional?

Dos cosas, fundamentalmente.

Primero: favorecer a los escritores que recuperan los grandes mitos nacionales y el folclore popular. El Romanticismo en Europa es un movimiento básicamente nacionalista, que intenta volver a las raíces de la idiosincrasia de cada país, para exaltar ciertos valores nacionales y así “animar” al lector a consumir la cultura autóctona.

Segundo: intervenir en los planes de estudio. Necesitamos que nuestros niños entiendan por qué nuestra literatura es mejor que la literatura del país vecino (y más aún si el país vecino es una colonia). Por eso, vamos a privilegiar el estudio de la Historia nacional de la literatura (sobre todo de los grandes clásicos) y de la Literatura comparada por encima de la Retórica, la Crítica o la Teoría Literaria. ¿Nos suena de algo?

Un replanteamiento necesario

Hoy consideramos normal que las clases de Literatura a nivel de instituto sean, en realidad, clases de Historia nacional. Nuestro modelo educativo es un modelo obsoleto que nos desconecta de la realidad global y que sigue, tal vez de manera inconsciente, haciendo publicidad de lo nuestro (nuestros escritores, nuestras obras… listas, listas, listas…).

¿Qué efecto tiene esta metodología en la motivación de los alumnos? ¿Es necesario seguir privilegiando las literaturas nacionales? ¿Deberíamos valorar otras formas de acercamiento a los libros?

Un estudio reveló en 2017 que un 53% de los niños de 9 años leen diariamente por placer, mientras que a los 17 años solamente un 19% lo hace. Los tiempos cambian, pero parece que los planes de estudio se resisten a adaptarse al nuevo paradigma, en el que teóricamente reinan la globalidad y la autonomía del alumno.

Tal vez sería interesante empezar a preguntarse de verdad dónde se encuentra el origen de nuestras decisiones y si deberíamos arriesgarnos, por el bien de las futuras generaciones, a enriquecer nuestro horizonte cultural. El gusto por los libros no se adquiere bajo ningún tipo de presión o de restricción a la hora de elegir las lecturas. Se adquiere desde la libertad (tanto de profesores como de alumnos) y desde la perspectiva crítica: ¿qué nos están contando con la literatura?

Leer libros nunca debería ser un fin. Debería ser un medio para empaparnos de pensamiento.

David Navarro Martínez es Doctorando en Estudios Literarios, Universidad Complutense de Madrid. Carmen M. Méndez García es Profesora de literatura norteamericana, Universidad Complutense de Madrid

Educación | 26 de septiembre

El mayor nivel educativo de los padres ayuda a que sus hijos logren un mejor aprendizaje

Qué pasó. Los estudiantes de primaria cuyos padres terminaron la secundaria logran mejores resultados en Lengua y Matemática que aquellos alumnos cuyos padres tienen menor nivel educativo. Así lo expuso un informe difundido por el Observatorio Argentinos por la Educación.

La conclusión surge al relacionar el máximo nivel educativo alcanzado por los padres con el nivel de desempeño de sus hijos de 6° grado de primaria en las pruebas Aprender de 2016, una evaluación nacional impulsada por el Ministerio de Educación.

Desempeño en Lengua. Los estudiantes obtienen mejores resultados cuando sus padres alcanzaron niveles educativos más avanzados. En promedio, los alumnos con padres que terminaron la secundaria superan el nivel satisfactorio en las pruebas Aprender, tal como lo expone este gráfico.

lenguagraf

Consultar el informe completo

En cambio, la media de los estudiantes cuyos padres no completaron la secundaria o tienen niveles todavía más bajos registran resultados de nivel básico o por debajo de lo básico en las mismas evaluaciones.

Desempeño en Matemáticas. Los chicos con padres que finalizaron la secundaria también superan el nivel satisfactorio en las pruebas Aprender. Mientras que se observan pocas diferencias entre los resultados de los alumnos que pertenecen a familias con secundaria incompleta o primaria completa o incompleta.

matemgraf

Qué relación hay entre los propios padres. El informe también analizó el nivel educativo de la pareja y expuso que en la mayoría de las familias tienden a compartir un nivel educativo similar. De hecho en el 47% de los casos, alcanzaron exactamente el mismo nivel. Y en el 29%, apenas tienen un nivel de diferencia, tal como lo muestra este gráfico.

EducSimilar

Por qué es importante analizar esta relación. Especialistas en educación afirman que estos datos exhiben una serie de desafíos adicionales para las políticas educativas.

  • “Estos datos señalan el enorme desafío que tiene el sistema educativo argentino para lograr una mayor equidad en los aprendizajes y compensar las múltiples desigualdades de origen de los estudiantes”, afirma Ignacio Ibarzábal, director ejecutivo del Observatorio Argentinos por la Educación.
  • “Se sabe a nivel mundial que los niveles de aprendizaje están muy condicionados por el nivel educativo de la madre o los padres. Esta variable afecta las experiencias educativas y hasta nutricionales de los niños antes de empezar la escuela. Afecta la elección de la propia escuela a la que van a asistir, y los aprendizajes alcanzados”, plantea Paula Razquin, profesora e investigadora de la Universidad de San Andrés.

Fotografía: Ali Burafi – AFP

Educación | 24 de septiembre

La educación es el factor transformador al que tienen que apostar los países en riesgo

Aunque el número de niños matriculados en la escuela primaria en África aumentó de 60 millones en 2000 a unos 250 millones en la actualidad, la calidad de la escuela sigue siendo desigual. El desafío ahora es garantizar que todos los niños, incluidos los que están en la escuela, en todos los niveles, aprendan lo que necesitan para prosperar.

A fines de este mes, la Fundación Bill & Melinda Gates harán público su informe anual Goalkeepers, que evalúa los avances hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Entre las conclusiones esperadas está la predicción de que para 2050, cerca de un 90% de la pobreza mundial se concentrará en el África Subsahariana, y dos tercios de los más pobres del planeta vivirán en apenas diez países.

En teoría, la capacidad de identificar zonas conflictivas para el desarrollo humano (lo que llamamos “países seriamente rezagados” o SOTC, por sus siglas en inglés) debería hacer más fácil aplicar soluciones. Por desgracia, algunas agencias de ayuda tienden a evitar a los estados frágiles por temor a dilapidar sus recursos. En la actualidad, menos de un cuarto de la ayuda programable de los países de la OCDE se asigna a países frágiles.

Invertir en capital humano es siempre una apuesta segura

Sin embargo, la percepción de que la fragilidad presagia un fracaso es equivocada. Con un planeamiento adecuado es posible implementar proyectos que mejoren vidas incluso en los lugares más riesgosos. Lo mejor de todo es que sabemos dónde comenzar: invirtiendo más en capital humano, y especialmente en educación.

Según el informe Goalkeepers, la cantidad de niños matriculados en la escuela primaria en África se elevó desde 60 millones en el año 2000 a cerca de 250 millones en la actualidad, y el ritmo de aumento se repartió equitativamente entre chicos y chicas. Pero si bien la asistencia a clases es mayor, la calidad de la educación sigue siendo irregular. El desafío es ahora asegurar que todos los niños, incluso los que están yendo a la escuela, y en todos los niveles, aprendan la gama completa de habilidades que necesitarán para prosperar.

La educación secundaria es clave para acceder al mercado laboral

Para dar a los jóvenes la mejor oportunidad de tener éxito, los dos “extremos” de la escuela primaria (educación preescolar y educación secundaria) también deben ir bien amarrados. La educación preescolar prepara a los niños para la secundaria enseñándoles cooperación, perseverancia, control de sí mismos y otras habilidades esenciales. Esos años formativos son fundamentales para la educación infantil, porque según la UNESCO más de la mitad de los niños y adolescentes del mundo nunca desarrollan las competencias fundacionales que son cruciales para convertirse en educandos de por vida.

Al otro lado del espectro, la educación secundaria ayuda a los adolescentes a prepararse para el mercado laboral. Para lograrlo, los estudiantes deben adquirir un dominio mínimo de la comprensión lectora, las matemáticas y numerosas habilidades no cognitivas. Pero incluso aquí los resultados educativos son desalentadores. En países de bajos ingresos, nueve de cada diez jóvenes carecen de un dominio básico de nivel de educación secundaria en un conjunto de habilidades esenciales, desde la alfabetización y el pensamiento crítico hasta las matemáticas y la resolución de problemas. Se estima que solo en el África Subsahariana 200 millones de jóvenes (cerca de un 90% de la población escolar de nivel primario y secundario inferior) son incapaces de leer textos básicos.

La educación es transformadora

Los especialistas en desarrollo saben que una buena educación tiene un efecto transformador para los estudiantes, así como sus familias, comunidades y países. Un estudio de 2008 determinó que la calidad del sistema educativo de un país, y las habilidades cognitivas de sus egresados, influencia positivamente el crecimiento económico. Ese hecho por sí solo debería convencer a los estados frágiles y sus donantes para invertir en la ampliación del acceso a una educación de calidad.

Pero hay otros beneficios más indirectos, especialmente para las mujeres y niñas. Para comenzar, si una mujer ha recibido una mejor educación, es probable que posponga el embarazo y tenga familias más pequeñas. Los expertos en desarrollo, demógrafos y defensores de la educación reconocen que en muchas partes del planeta el empoderamiento femenino es proporcional al tamaño de la familia. Por ejemplos, nuestros estudios han concluido que una mujer con cero años de escolarización tendrá un promedio de 4 a 5 más hijos que una con al menos 12 años de escolarización.

El aumento de las oportunidades de educación para las niñas también beneficiaría al planeta. El International Institute for Applied Systems Analysis ha proyectado que si cada niña del mundo completara la educación secundaria, se reducirían las tasas de fertilidad y el crecimiento demográfico global se ralentizaría en al menos dos mil millones de personas para 2045, y más de cinco mil millones para 2100. La desaceleración sería incluso mayor si las 214 millones de mujeres que en todo el mundo desean evitar el embarazo pero no pueden adquirir anticonceptivos pudieran acceder a servicios de planificación familiar. No es ninguna coincidencia que muchas de ellas vivan en países donde la asistencia a escuelas es mayor entre niños que niñas.

En su conjunto, la escolarización y la planificación familiar se podrían traducir en una reducción de 120 gigatones de emisiones de dióxido de carbono a lo largo de las próximas tres décadas, ya que menos personas consumirían menos recursos. No es de sorprender que ambientalistas como Paul Hawken crean que la educación –y educar a las niñas en particular- esté entre los pasos más eficaces que se pueden tomar para luchar contra el cambio climático.

El informe Goalkeepers anual es un recordatorio de que problemas como la desigualdad de género, la desnutrición, la violencia y la inestabilidad política asolarán a los más pobres del mundo en las décadas venideras. Si los estados frágiles y los donantes internacionales destinaran más recursos al fortalecimiento de los tres pilares de la educación (preescolar, primaria y secundaria) los países más rezagados podrían tener una oportunidad de recuperar lo perdido.

Traducido por David Meléndez Tormen

Homi Kharas es Vicepresidente Interino y Director del programa de Desarrollo y Economía Global en The Brookings Institution. Rebecca Winthrop es investigadora sénior y Directora del Centro para la Educación Universal en The Brookings Institution.

© Project Syndicate 1995–2018 | Foto: Saidu Bah – AFP