:: Periodismo humano
Instantánea

¡A Francia los pasajes!

Las jugadoras de Argentina celebran su clasificación a la Copa Mundial Femenina Francia 2019. Anoche empataron 1-1 con Panamá en el Estadio Romel Martínez en la ciudad de Panama. En el partido de ida en Buenos Aires habían ganado 4-0. Foto: Luis Acosta/AFP

POR QUÉ ES IMPORTANTE: Tras 12 años de espera, la selección femenina de Argentina vuelve a participar en un mundial de fútbol.

Actualidad | 14 de noviembre

Foto: Cindy Ord / AFP

Trump post elecciones: poder en caída, furia en aumento

Los próximos meses pueden ser especialmente peligrosos. A medida que la posición política del presidente de los Estados Unidos se debilita y los obstáculos que enfrenta se incrementan, su inestabilidad representará un peligro cada vez mayor.

El drama de la presidencia de Donald Trump ha girado en torno de si un presidente extremista podría ejecutar un programa político extremista contra la voluntad de la mayoría de los estadounidenses. Hasta ahora la respuesta ha sido negativa; y el resultado de la elección intermedia lo hace mucho más improbable. Pero las crecientes frustraciones de Trump pueden llevarlo a un derrumbe psicológico, con consecuencias potencialmente angustiosas para la democracia estadounidense y para el mundo.

Trump ha buscado implementar su agenda radical de tres maneras distintas. La primera fue usar las mayorías republicanas en las dos cámaras del Congreso para tratar de aprobar leyes pese a la fuerte oposición popular. Este método funcionó una vez, con la rebaja del impuesto corporativo de 2017, porque los donantes del Partido Republicano insistieron en que se aplicara la medida; pero fracasó cuando Trump intentó derogar el Obamacare, ya que tres senadores republicanos se opusieron.

El segundo método es el uso de decretos ejecutivos para eludir al Congreso. Aquí los tribunales han intervenido reiteradas veces; la más reciente fue a días de la elección, cuando un tribunal federal de distrito suspendió los trabajos en el oleoducto Keystone XL, un proyecto al que los ambientalistas se oponen intensamente con el argumento de que el gobierno de Trump no presentó una “explicación razonada” de sus acciones. Trump ha abusado de su autoridad en forma reiterada y peligrosa, y los tribunales siguen forzándolo a retroceder.

La tercera táctica de Trump fue tratar de poner a la opinión pública de su lado. Pero a pesar de sus frecuentes mitines, o tal vez debido a ellos y a su vulgaridad incendiaria, el índice de rechazo de Trump ha superado al índice de aprobación desde los primeros días de su gobierno. En la actualidad, su índice general de rechazo es 54%, contra un 40% de aprobación (con aproximadamente un 25% de aprobación fuerte). No ha habido un cambio sostenido a favor de Trump.

En las elecciones legislativas, que Trump describió como un referendo sobre su presidencia, los candidatos demócratas para la Cámara de Representantes y el Senado superaron con creces a sus adversarios republicanos en términos absolutos. En la competencia por la Cámara, los demócratas recibieron 53.314.159 votos en el nivel nacional, contra 48.439 810 para los republicanos. En la competencia por el Senado, los demócratas superaron a los republicanos por 47.537.699 votos a 34.280.990.

Sumando los votos por partido en los últimos tres ciclos electorales (2014, 2016 y 2018), los candidatos demócratas al Senado superaron a los candidatos republicanos por unos 120 millones de votos contra 100 millones. Sin embargo, los republicanos mantienen una ligera mayoría en el Senado, donde a cada estado lo representan dos senadores sin importar el tamaño de su población, porque los republicanos tienden a ganar escaños en los estados menos poblados, mientras que los demócratas prevalecen en los grandes estados costeros y del medio oeste. 

El nuevo escenario para la Casa Blanca

Sin embargo, desprovisto del control de la Cámara de Representantes, Trump ya no podrá aprobar leyes impopulares. Sólo políticas con apoyo de ambos partidos tendrán una chance de ser aprobadas en las dos cámaras.

En el frente económico, las políticas comerciales de Trump se volverán todavía menos populares en los meses venideros, cuando agotado el estímulo efímero de la rebaja del impuesto corporativo, la economía estadounidense se enfríe como consecuencia de la creciente incertidumbre sobre la política comercial global, que paraliza la inversión empresarial, y del aumento simultáneo del déficit fiscal y de los tipos de interés. Los mendaces argumentos de seguridad nacional que adujo Trump para la suba de aranceles también serán objeto de cuestionamientos políticos y quizá judiciales.

Es verdad que Trump podrá seguir nombrando jueces federales conservadores con la casi certeza de que la mayoría republicana en el Senado confirmará sus nombramientos. Y en asuntos de guerra y paz, Trump actuará con un nivel de independencia terrorífico respecto del Congreso y de la opinión pública, un problema que aflige al sistema político estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial. Lo más probable es que Trump, como sus últimos predecesores, mantenga a Estados Unidos empantanado en guerras en Medio Oriente y África, pese a la poca comprensión o apoyo de la opinión pública.

Las nuevas vulnerabilidades de Trump

Sin embargo, hay tres motivos más para creer que el poder de Trump se debilitará significativamente en los próximos meses. En primer lugar, es muy probable que el fiscal especial Robert Mueller logre documentar ilícitos graves por parte de Trump, sus familiares o sus asesores cercanos. Antes de la elección Mueller mantuvo un perfil bajo, pero es casi seguro que pronto oiremos más de él.

En segundo lugar, los miembros demócratas de la Cámara de Representantes comenzarán a indagar en los manejos impositivos y comerciales de Trump, para lo cual tienen la potestad de dictarle intimaciones legales (subpoenas). Hay fuertes indicios de que Trump cometió actos de evasión fiscal importantes (como explicó hace poco el New York Times) y que enriqueció ilegalmente a su familia siendo presidente (una demanda que obtuvo vía libre judicial lo acusa de violar la cláusula de la Constitución referida a recibir dádivas de gobiernos extranjeros). Es probable que Trump ignore o resista las intimaciones, lo que puede ser el inicio de una seria crisis política.

En tercer lugar, y más importante, Trump no es un simple político extremista, sino que padece lo que el profesor Ian Hughes denominó hace poco “una mente en desorden”, llena de odio, paranoia y narcisismo. Según dos de sus observadores cercanos, el contacto del presidente con la realidad “seguirá disminuyendo” conforme enfrente cada vez más obstáculos políticos, investigaciones de sus manejos impositivos y comerciales, los hallazgos de Mueller y una oposición política fortalecida. Es posible que ya lo estemos viendo, en la conducta errática y agresiva de Trump desde la elección.

Los próximos meses pueden ser especialmente peligrosos para Estados Unidos y para el mundo. Conforme la posición política de Trump se debilite y aumenten los obstáculos que enfrenta, su inestabilidad mental será cada vez más peligrosa. Podría explotar de furia, despedir a Mueller y acaso tratar de iniciar una guerra o reclamar poderes de emergencia para restaurar su autoridad. Todavía no hemos visto a Trump totalmente enfurecido, pero es probable que lo veamos pronto, al estrecharse todavía más su margen de maniobra. En tal caso, mucho dependerá del funcionamiento del orden constitucional estadounidense.

Traducción por Esteban Flamini

Jeffrey D. Sachs es profesor de Desarrollo Sostenible, profesor de Gestión y Política Sanitaria y director del Centro de Desarrollo Sostenible en la Universidad de Columbia. También es director de la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

© Project Syndicate 1995–2018

Sociedad | 13 de noviembre

7000 artesanos del país necesitan vender sus tejidos y ya hay una manera de contactarlos directamente

Berta Ponce tiene el telar a la sombra de un algarrobo porque en Santiago del Estero siempre hace calor. Aprendió a tejer viendo a su mamá y su mamá aprendió de su abuela. Lleva 50 de sus 64 años hilando lana de oveja y tejiendo.

Su especialidad son los ponchos e imagina “un milagro”: fantasea con que ahora que su celular está en un registro online de artesanos textiles, un grupo de folklore la llama y le encarga seis ponchos. Tendrá trabajo para un año y compensará lo “justo” que vive con la jubilación mínima. Se sentará a tejer “como lo hacía mamá, en el lugar más fresquito, debajo del algarrobo”.

Berta vive en el campo, en Villa Atamisqui, a 120 kilómetros de la capital santiagueña. Es una de los 6.900 artesanos y artesanas -95% son mujeres- que fueron identificados e incluidos en un registro de hilanderos y tejedores del país que sirvió para armar una plataforma desde la que cualquier persona puede contactarlos.

Los objetivos son varios: darle visibilidad a su trabajo, apuntalar sus economías familiares y fomentar el trabajo en red. En la medida que se logren esas pautas, se podrán sostener cadenas productivas regionales y será más sencillo preservar oficios tradicionales de gran patrimonio cultural.

Berta Ponce teje en Santiago del Estero. Usa un telar “plantado” o sujeto con palos fijos a la tierra. Foto: ReNATRA

“Intentamos darle voz a artesanos que trabajan de manera silenciosa y que por lo general están ocultos debajo de los intermediarios”, asegura Sofía Marré, del Centro Textil del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), que trabajó en el armado del registro junto al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Secretaría de Cultura de la Nación.

Marré explica que el Registro Nacional de Artesanos Textiles de la República Argentina (ReNATRA) no tiene antecedentes en el país y crea un canal directo con el consumidor. “El artesano va a tener que aprender a administrar y negociar con quien los llame, pero achica el camino y le abre puertas para darse a conocer en el mercado, que pueden ser empresas, diseñadores o particulares”.

Fuente: ReNATRA

Contactá a un artesano

El primer aporte del registro es saber dónde están los artesanos y quiénes son: cómo se llaman, en qué parajes viven, cómo se los puede contactar y qué tipo de tejido o hilado hacen.

“Yo hago el hilado del vellón de oveja en un rueca, que es una máquina de pie. Y después sé tejer en telar de cintura y a dos agujas”, cuenta Lucrecia Cruz, que nació en Salta y ahora, a os 57 años, vive en Huacalera, muy cerca de Tilcara, en Jujuy.

Lucrecia es aimará, aprendió el oficio de su mamá y teje en grupo junto a otras 10 personas. “Hacemos guantes, mantas, pie de camas y alfombras. Le vendemos a gente que después lo vende en Buenos Aires. También vamos a ferias. Pero el oficio se está perdiendo. Lo que necesitamos son más pedidos. Nosotras podemos hacer hasta 20 piezas más por mes”, asegura y cuenta que ya tienen un perfil en Facebook.

Lucrecia Cruz compra el vellón de oveja y hace el hilado con la rueca. Teje mantas, alfombras y pie de camas en Huacalera, Jujuy. Foto: Familia Cruz

El relevamiento se empezó a trabajar en 2013 y no es definitivo, ya que se amplía a medida que se logra ubicar o se suman espontáneamente más artesanos. Hay criollos, como Berta; comunidades de pueblos originarios, como Wichí o Qom; colonias de inmigrantes europeos, como en el Litoral; y también artesanos urbanos.

“Dentro del rubro artesanos, el textil es el más numeroso del país. Son mucho más que los orfebres o los que trabajan la madera o el cuero”, asegura Roxana Amarilla, directora del Mercado Nacional de Artesanías Tradicionales de la Argentina (MATRA), que depende de la Secretaría de Cultura.

Roxana reconoce que no saben exactamente cuántos artesanos textiles hay en el país ni cuánto aportan al PBI. “Esa información es una deuda pendiente”, dice y resalta que el registro es un primer paso. Afirma que ayudar a sostener el trabajo que hacen estos 6.900 artesanos es ayudar a sostener una “manifestación viva de la cultura”.

El registro logró reunir artesanos de todas las provincias. Formosa (1.371 artesanos) Neuquén (792), Salta (511), Buenos Aires (489), Río Negro (432) y Chubut (386) son las que más artesanos relevados tiene.

Sobre el tipo de fibras, la mayoría trabaja con lana de oveja y camélidos, como llamas, guanacos y vicuñas. Aunque también hay algunos, como las artesanas wichí, que usan vegetales, como el chaguar, que es una planta fibrosa con las que tejen las carteras conocidas como yica.

Arte y Esperanza es una ONG que desde 1986 compra y vende artesanías hechas por comunidades de pueblos originarios en dos locales, uno en San Isidro (provincia de Buenos Aires) y otro en el barrio porteño de San Telmo. Trabaja con 500 artesanos de pueblos Qom, Wichí, Pilagá, Kolla, Mapuche, Guaraní, Diaguita y Chané. Y tienen un catálogo online:

Mirá el catálogo de productos

“Lo que hacemos es comprarles sus productos a un precio justo y así acompañar el desarrollo y reconocimiento cultural. De hecho, pagamos los productos por adelantado. Por eso creemos que visibilizar su trabajo con este registro es importante”, considera Sebastián Homps, vocero de la ONG, que en lo que va del año invirtió $1.200.000 en la compra de artesanías, un 15% textiles.

La ONG Arte y Esperanza le compra a un precio justo las producciones de 500 artesanos de comunidades de pueblos originarios. Foto: Arte y Esperanza

La importancia productiva de la actividad artesanal textil se basa en que son muchos los actores que participan. En la obtención de la materia prima intervienen criadores de animales, esquiladores y transportistas. También hay personas que trabajan en el armado de las herramientas, como el telar y sus partes. Y dentro de ese proceso, algunos aportan maderas.

En el hilado y en el teñido se suman nuevos roles, incluso niños y niñas que hilan an­tes de saber tejer. En los distintos momentos de la ejecución del tejido, suele haber mujeres u hombres que tienden la urdimbre y combinan los colores en el momento del armado de la urdimbre. Luego hay quie­nes simplemente pasan la trama para armar el tejido.

“Esa trama social sustenta la actividad textil y, a su vez, es la actividad textil la que, en gran par­te, genera profundas relaciones sociales que suelen extenderse no solo a lo largo de una familia sino a lo largo del pueblo y de una región”, analiza la investigadora del Conicet, Cecilia Pérez de Micou en el libro “Reflexiones sobre las artesanías argentinas”.

Por eso el producto textil es reconocible como originario de un lugar aunque aparezca en otro muy alejado. Estos textiles son un sello de origen, una marca de identidad que está relacionada con la aceptación tácita de todos y cada uno de los que intervienen, sigue Pérez de Micou.

Tapiz del monte de la artesana Negucha Mendoza, en Catamarca. Foto: ReNATRA.

En general, la mayoría de los artesanos hacen, en paralelo, alguna actividad. Tienen cultivos o crían animales. O tienen un empleo público de medio tiempo. Pero también hay excepciones en las que la producción de artesanía textil es el principal sostén de la economía familiar: pasa en pueblos como Londres (Catamarca), Iruya (Salta), Victorica (La Pampa) o Valcheta (Río Negro), por citar algunos.

Para Mario Vucetich, un porteño de 67 años, las artesanías textiles fueron (y son) su sustento de vida desde los 19 años. Mario es autodidacta y tiene su taller en La Paternal. “Mal no me fue. Tengo mi casa, mi auto y crié a mi hijo. Yo lo que hago son artesanías urbanas, pero con la misma técnica del telar europeo que introdujeron los españoles en el 1700”, cuenta.

Cuando alguien le pregunta cuánto tarda en hacer una manta de unos 2 metros cuadrados, tiene una respuesta armada que ayuda a explicar por qué es necesario visibilizar su trabajo, que sea rentable y que encuentre herederos de ese saber: “Me preguntás eso y te digo que tardo 40 años. Ese es el tiempo que me llevó aprender a preparar la urdimbre, enhebrar 2 mil hilos y tejer en un telar del 1700”.

Sociedad | 13 de noviembre

Alicia Caballero: “Nada impide que una mujer se destaque en su vida profesional si se lo propone”

Para la decana de Económicas de la UCA, hay características propias de la mujer le dan un sesgo diferencial a las propuestas de política económica pero las empresas aún deberían tomar nota para adoptar sistemas laborales compatibles con la maternidad.

Tecnología | 13 de noviembre

El lado positivo de la disrupción digital

Durante gran parte de la historia moderna, la industrialización impulsada por las exportaciones y la riqueza de los recursos naturales fueron vistos como los únicos mecanismos para el crecimiento sostenido en los países en desarrollo. Pero hoy, las nuevas tecnologías están dando a los países más control sobre sus fortunas sociales y económicas.

A menudo la tecnología se presenta como una panacea de los problemas del mundo o una maldición persistente que causa alteraciones y desplazamientos a los más vulnerables, pero históricamente ninguna de estas caracterizaciones es precisa. Desde la máquina a vapor al ordenador personal, los inventos han transformado a las sociedades de maneras complejas. Sin embargo, en su conjunto la tecnología siempre ha creado más empleos y oportunidades económicas que las que ha destruido. Es probable que esta tendencia siga.

Hay razones para ser optimista

¿Por qué mi actitud animada? Porque veo que a mi alrededor los gobernantes están reposicionando sus economías para convertir el cambio tecnológico y la automatización en activos más que pasivos. Como observara hace poco la Comisión Caminos hacia la Prosperidad (Pathways for Prosperity), basada en Oxford, con “optimismo y acción colectiva” las llamadas tecnologías de frontera pueden empoderar hasta a los países más pobres.

Durante gran parte de la historia moderna, la industrialización para las exportaciones y la explotación de recursos naturales se vieron como los únicos mecanismos para un crecimiento sostenido en el mundo en desarrollo. Pero hoy, las nuevas tecnologías y la capacidad de combinarlas con innovaciones pasadas, han dado a la gente más poder sobre sus fortunas económicas.

Por ejemplo, el Servicio de Información de Suelos de África, financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates, ha combinado datos de fuente abierta y software de sensores remotos para reducir el coste del mapeo de suelos en un 97%. Esto ha dado a los pequeños campesinos de África nuevas herramientas para tomar decisiones basadas en evidencia sobre sus operaciones, con lo que se aumentan los rendimientos de las cosechas y se reducen los gastos de operación.

De manera similar, en Kenia Twiga Foods está usando tecnologías para optimizar la cadena de suministro, haciendo coincidir los cultivos rurales de frutas y verduras con comerciantes pequeños y medianos de Nairobi. Su enfoque ha ayudado a los agricultores a acceder a mercados más lucrativos, mayor amplitud de consumidores y mucho menores pérdidas y desechos posteriores a las cosechas. La inclusión digital puede ser una potente fuerza, en especial para las mujeres. Go-Jek, un servicio de entrega de comidas y viajes compartidos de Indonesia, ha elevado en un promedio de 44% los ingresos de los conductores al conectar por primera vez a muchos de sus proveedores, por lo general mujeres, a servicios bancarios.

También hay que invertir en educación y salud

No hay lugar a dudas de que para aprovechar al máximo el potencial transformador se requiere invertir más en la gente, en particular en mujeres y niños. Como argumentamos en el Informe Goalkeepers de la Fundación Gates de este año, una mejor atención de salud y acceso a la educación –dos pilares del “índice de capital humano” del Banco Mundial- pueden destrabar la productividad y la innovación, reducir la pobreza y generar prosperidad. Son logros esenciales para la capacidad de los países de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Para aprovechar la tecnología también serán necesarias reformas económicas delicadas, mejor infraestructura, instituciones más capaces y estrategias para hacer llegar soluciones digitales a poblaciones marginadas. Algunos países ya están tomando estos pasos. Por ejemplo, Indonesia ha lanzado un ambicioso programa para conectar 100 millones de personas adicionales a la banda ancha, en lo que es un reconocimiento a la importancia que juega la conectividad para impulsar las oportunidades económicas.

Y, sin embargo, para la mayor parte de los países más pobres, los servicios básicos de telefonía e internet siguen siendo prohibitivamente caros. Por ello los gobiernos, donantes y el sector privado deben trabajar en conjunto para crear modelos comerciales y de precios para recuperar costes y, al mismo tiempo, prestar un nivel adecuado de servicios digitales a los consumidores más pobres. Una estrategia de reducción de la pobreza que merece ser explorada es el acceso comunitario a la tecnología.

La asequibilidad no es el único factor que mantiene la tecnología fuera del alcance de los pobres. La brecha digital refleja patrones mayores de discriminación social, especialmente para las mujeres. Donde sea que vivan, tienen cerca de 40% menos probabilidades que los hombres de haber usado la Internet alguna vez, lo que sugiere que las inequidades sociales también generar disparidades en el acceso digital. Es de crucial importancia cerrar esta brecha. Cuando las mujeres tienen acceso a toda la gama de servicios digitales, desde la banca móvil a la telemedicina, suelen ser más pudientes, saludables y mejor educadas.

A medida que las autoridades en los países desarrollados y en desarrollo toman decisiones e invierten en lo que dará forma al paisaje en que se desenvuelva el cambio tecnológico, resulta gratificante verlos dialogar de manera significativa acerca de sus futuros digitales. En tanto y cuanto se incluya en estas conversaciones a ciudadanos que comprenden la tecnología y sus ramificaciones, es posible diseñar soluciones que satisfagan las necesidades de todos y cada uno.

Las tecnologías de vanguardia de hoy evolucionan a una velocidad vertiginosa. Pero con visión de futuro y preparación, el mundo puede ir reduciendo la disrupción que inevitablemente causarán para asegurar un crecimiento duradero e inclusivo. Si coordinamos nuestras inversiones en personas con las que destinamos a la innovación, la nueva “era digital” no dejará a nadie atrás.

Traducido del inglés por David Meléndez Tormen

Mark Suzman es Director Estratégico y presidente de Política Global y Defensa en la Fundación Bill y Melinda Gates.

© Project Syndicate 1995–2018

Cultura | 12 de noviembre

Ilustración por Pablo Domrose

Anotaciones sobre el Trap: la música que está cambiando la industria e imponiendo palabras como skere

Surgida del fenómeno del rap, es la música que escuchan los jóvenes. Sus canciones tienen millones y millones de reproducciones en YouTube y Spotify. Aunque tienen todo para ser los dueños de la industria, sus máximos referentes rechazan a las disqueras y se auto gestionan.

¿Quiénes son Duki o Paulo Londra? ¿De qué hablan sus canciones? Su influencia es tal que algunas de sus palabras y frases favoritas como “skere” y “modo diablo” ya son parte del vocabulario joven. ¿Por qué un grupo de traperos está cambiando las reglas de la música y el lenguaje?

***

Hace años, cuando el negocio de la música dejó de depender de la venta de discos, el cielo comenzó a caer. Los artistas, en tiempos de streaming, podían venir de cualquier parte. Producir temas se volvió más barato. Producir discos, innecesario. Firmar con un sello, apenas una posibilidad, ya no más un sueño.

Y después, y durante, YouTube. La plataforma de videos fue el primer gemido de una industria nueva. Allí comenzaron a aparecer clips de artistas que, sin siquiera pasar por una página de diario, acumulaban millones de vistas. Es el caso de Paulo Londra o Duki, por mencionar a dos de los artistas argentinos más escuchados. ¿Números? El tema Nena Maldición, por ejemplo, acumula 460 millones de reproducciones. Y contando…

Las primeras anotaciones sobre el Trap podrían decir que es un género fusión proveniente del Hip Hop (más precisamente del rap). Podrían también mencionar que en Estados Unidos se le llama así por las Trap Houses (las cocinas de droga), universo temático de los traperos americanos. En la Argentina muchos de sus exponentes surgieron de las batallas de freestyle como las que se ven en la Batalla de los Gallos o las míticas y ya acabadas del Quinto Escalón.

De ahí surgió Duki por ejemplo. Ganó una fecha del Quinto (un concurso de batallas que se realizaba en el Parque Rivadavia), y se retiró a hacer canciones. Su primer tema, No vendo Trap, tuvo rápidamente 2 millones de reproducciones en YouTube. Era el año 2016 y eso, para los números de entonces, era un locura. Pero resultó muy poca cosa.

Luego, el mismo Duki sacó Loca, y las cosas empezaron a tomar otras dimensiones. Llenó el Gran Rex, llenó el Luna Park. En Spotify, el tema tiene 103 millones de reproducciones. En YouTube (en la versión oficial, junto a Khea y Cazzu, también traperos), otros 320 millones.

Loca, el hit de Khea y Duki

Para saber en qué número confiar es mejor mirar YouTube antes que Spotify por una cuestión de penetración. La plataforma de música llega en nuestro país a 4.8 millones de usuarios, de los cuales 2.4 son ad supporter (es decir, que no pagan), y 2.3 premium (es decir, que pagan). YouTube en cambio llega al 100% de la población con acceso a internet.

¿De qué habla Duki? De drogas, de mujeres, de la libertad. “Odio que los nenes escuchen mis letras”, dijo Duki a la revista Rolling Stone cuando, más temprano este año, fue la tapa. Sabe de su influencia, y quien no lo sepa es de puro distraído. Por caso, ¿escucharon por ahí decir “skere”? ¿Vieron fotos con el lema “modo diablo”? Bueno, el responsable de la llegada de skere a nuestro país es justamente Duki.

Lo sacó del clip de Lil Pump, ESSKEETIT, una canción de trap americana en la que el músico repite infinitamente ese título (una deformación del let’s get it -hagámoslo-). Luego pues, skere para esto o lo otro. Y los chicos atrás: skere. Y luego Tinelli en Bailando por un Sueño: skere. Y luego todos, paveando en las redes sociales con el skere de acá para allá.

Lo mismo el Modo Diablo: no solo es una expresión de Duki sino que así se llama la formación que armó con sus amigos, también traperos, también exitosos, Ysy A y Neo Pistea (este último, con la particularidad de que sí firmó con una disquera, Sony, mientras que Duki los rechazó y eligió seguir independiente).

Uno de los temas fundantes de esa formación es Quavo (54 millones en YouTube). En ella, Ysy A (que se llama Alejo), dice: “Loca viniste a comer, tomar desayuno y tocársela al rey. Tomarte el asunto de ser niñera, portera y chofer. No me cocines lo mismo que ayer, bañate tranquila, bañate Ok. Las toallas son tuyas, usalas y volvé…”.

Otro de sus grandes hits es She Don’t Give a Fo, en colaboración con Khea y con 190 millones de reproducciones. Éste es el video:

Toda una generación parece comprendida en ese videoclip. El modo de hablar, los emoticones, la instalación del whatsapp como forma epistolar, las capturas de pantalla de Spotify. Contra lo que alguien anticuado podría pensar, no se trata de la puesta en escena de cómo la tecnología se mete en nuestras vidas. Es, en cambio, la puesta en escena de una nueva cotidianidad. Y un impudor: primerísimos primeros planos de colas de mujeres. El objeto del deseo, ahí, sin culpa, sin conciencia de cosificación atravesada. Eso y la palabra “puta”, que Duki repite al parecer sin que signifique tanto.

-¿Y las mujeres no se ofenden con sus letras? -le pregunto a mi hermano, fanático de Duki (cada vez que se lo nombro, mira al cielo, señala, “está ahí”, dice, “es el uno”).
-Se ve que no -responde-. Lo van a ver tocar muchísimas mujeres -responde-.

Ahí radica la principal diferencia con el otro gran trapero de nuestro país: Paulo Londra. En sus temas, el cordobés habla de desamor, de infidelidades y temas varios de la condición humana o juvenil. Pero no usa insultos, no habla de drogas ni utiliza lenguaje explícito. Es, en sus valores, menos revolucionario que Duki. No así en los números: Nena Maldición tiene 460 millones de reproducciones en YouTube. Cuando te besé (con Becky G), 259 millones. Dímelo, 148 millones. Adán y Eva (un tema nuevo que sacó hace 1 semana), ya superó los 18 millones.

En Cuando te besé, Londra dice: “For ever alone, pero te vi a vos y el mundo cambió. Ya no pienso en nah’…”. En Loca, Khea y Duki dicen: “Es una loca. Me manda vídeo’ al Snap mientras se toca”. En Cero Cartel, Sony Beat empieza diciendo que hace trap con “letras en serio”, y después canta: “No quiero ser otro wachin que el exceso lo dejó tocando el arpa./ Pero, todo está podrido como pa’ dejar a los pibes más confundidos”. Las letras, en serio o en modo diablo, hablan mucho de esto del trap.

En el caso de Londra, intentan construir un universo: “Big Ligas”, dice cada dos estrofas. Es una especie de mantra a través del que se construye, la nomenclatura del lugar en el que se ve: el universo de las grandes ligas. Digamos que su mundo va de adentro para afuera.

En el caso de Duki es al revés: primero está su vida, su pasado de excesos y Xanax, sus noches de marihuana, cocaína, peleas con la madre; después, su universo poético. Tiene menos reproducciones que Londra, pero formó sin saberlo una guerrilla. ¿Y cuál es la causa? Veamos.

Duki tiene al menos 20 perfiles falsos. O más bien, perfiles que no son él. Uno de ellos, Dukioficial (que de oficial no tiene ni los tatuajes), cuenta 30 mil seguidores. @Duki.squad, 44 mil. @Dukissjk, una página abiertamente de fans, tiene 55 mil. @Frasesduki, casi 17 mil. @Duki_frases, 38 mil. Las frases, tomadas de los temas, tienen un nivel de profundidad digno de la plataforma.

Una de las cuentas tributo a Duki

Pero, ¿qué es la profundidad? ¿Qué aspecto tiene? Duki es el tipo de artistas que hoy está poniendo a pensar a los adolescentes. O que piensa a la par de ellos, en las mismas cosas, de los mismos modos, con las mismas palabras. ¿Solo es profundo lo que se presenta como tal? Puede que, entre tanto video por snap y sin que lo sepamos, se esté redifiniendo el ideal del pensamiento complejo.

El verdadero Duki (Mauro Ezequiel Lombardo, nacido en 1996) tiene solo una cuenta de instagram. Está verificada y es @dukissj. Tiene apenas 8 fotos (habrá borrado las viejas), y cuenta con casi dos millones y medio de seguidores.

La cuenta oficial de Paulo Londra (@paulolondra) tiene 4.3 millones de seguidores. Una de las cuentas con sus frases (@paulolondrafrases_), 14 mil. @Paulolondra1, un fake, 15 mil. “Que es un bombón, que es mi ilusión, que siempre fue la bella del salón”, un posteo al azar, tiene 1,102 likes.

Y una vez más, la pregunta es qué importa. Veamos por caso la destreza local. ¿Se trata de virtuosos del canto? No. Por caso, virtuosos del Auto-Tune, la herramienta con la que editan las voces al punto tal de que todas suenan iguales, traperas, sucias. ¿Dónde está el truco? ¿Dónde la hipnosis?

-¿Y Paulo Londra? ¿Qué tal?

Mi hermano mira al cielo, levanta un dedo, señala para arriba: “está ahí, es el 1”, dice. Le hago un chiste y le pregunto si sabe quién es Pappo, como para revivir aquella discusión mítica con DJ Deró en Sábado Bus, cuando le dijo que no hacía música y lo invitó a buscarse un “trabajo honesto”. “Obvio que sé quién es Papo”, me dice, “¡el rey del hardcore! Uno de los campeones de la Batalla de los Gallos”. Y me entero de que el mundo pasó de página y ya hay otro Papo bajo el sol.

Salud | 9 de noviembre

Carta escrita por Luana / Ilustración por Pablo Domrose

Cómo un nuevo sistema de donación de sangre está salvando vidas

En Argentina, 9 de cada 10 personas necesitarán en algún momento de su vida una transfusión de sangre para ellas o alguien de su entorno. Y la mayoría de ellas dependerán de su red de contactos para recibir estas donaciones, ya que en el país apenas el 25% de las donaciones de sangre son voluntarias.

Para cubrir el 100% de las necesidades de sangre en los hospitales argentinos se necesitaría que entre el 3% y el 5% de la población done sangre por lo menos dos veces al año. Pero, estiman que sólo 1.5 millones de personas donan sangre cada año.

Luana fue diagnosticada con leucemia cuando tenía tres años y medio. Ocurrió en junio de 2012. Durante los dos años que siguieron, Luana recibió decenas de sesiones de quimioterapia, dos trasplantes de médula ósea, y más de 600 transfusiones de sangre.

Hoy, seis años después del primer diagnóstico, Luana superó la enfermedad y cursa el cuarto grado de colegio normalmente.

“Más allá de los médicos, el tratamiento, la quimioterapia… si no hubiesen estado los donantes de sangre, Lua no se hubiera podido recuperar”, dice Soledad Gutiérrez, la madre de Luana. “Sin esa sangre, no hubiera sido posible que esta historia hubiera sido así”.

Para Luana, uno de los desafíos más difíciles fue conseguir donantes de sangre. En el país, el 75% de las donaciones de sangre ocurren solo una vez que familiares o amigos piden donaciones para un caso en particular.

“De un día para el otro el hospital nos pedía que consigamos 50 donantes. Fue casi imposible. Somos muchos familiares, pero no todos podían donar. Muchos no eran compatibles o no estaban acá”, cuenta Soledad.

El desafío de conseguir donantes

Según la Organización Mundial de la Salud, la única manera de asegurar un confiable abastecimiento de sangre en hospitales es promoviendo la donación voluntaria y frecuente de sangre. Esto es necesario no solo para el tratamiento de urgencias y accidentes, sino también para realizar diversos trasplantes, operaciones y tratamientos oncológicos.

En Argentina, para lograr que el 100% de las necesidades de sangre en los hospitales esté cubierta, se necesitaría que el 3% al 5% de la población done sangre por lo menos dos veces al año (es decir, que hayan casi 4 millones de donaciones por año). Sin embargo, se estima que actualmente en el país solo 1.5 millones de personas donan sangre cada año.  

Para Silvina Kuperman, directora del Banco de Sangre del Hospital Garrahan, la falta de donaciones no surge de una falta de gente dispuesta a donar, sino que de una falta de acceso a los servicios de donación de sangre.

“Hay personas dispuestas a donar, pero lo que hay que hacer es reformular la organización del sistema sanitario en bancos de sangre”, dice.

La importancia de acercarse a las comunidades

El desafío de que nuevos donantes se acerquen mes a mes al hospital a donar sangre llevó a la familia de Luana a pensar en una estrategia alternativa: dejar de esperar a que los donantes se acerquen a ellos, y en vez acercarse ellos mismos a los donantes.

Con el apoyo del Hospital Garrahan, llevaron el equipamiento necesario para donar sangre al jardín de infantes de Luana. Allí, se capacitaron a padres y maestros sobre la donación de sangre. En la primera colecta, más de 80 personas fueron donantes.

Las colectas externas son la principal estrategia del Banco de Sangre del Hospital Garrahan para aumentar el número de donantes voluntarios de sangre. En el 2011, el hospital se convirtió en el primero en el país en tener un sistema de donación de sangre basado 100% en donaciones voluntarias.

“Nos acercamos a universidades, escuelas, empresas. Vamos, atendemos a los donantes ahí, y luego traemos la sangre al hospital”, explica Kuperman. “Fue así como descubrimos que la gente es solidaria. Lo que pasaba antes era que no le estábamos dando la oportunidad de vehiculizar esa solidaridad”.

Asimismo, Kuperman destaca que este método no solo incrementa la cantidad de donaciones, sino que también mejora la calidad de la sangre que se dona.

“Los donantes de reposición generalmente tienen más prevalencia de transmitir infecciones por la sangre porque sienten la presión de donar sí o sí, aunque tal vez no cumplan todos los requisitos”, dice Kuperman. “Desde que tenemos el sistema de donaciones voluntarias, bajó 10 veces la tasa de infecciones en la sangre”.

A nivel nacional, el modelo de donación voluntaria del Hospital Garrahan se está replicando en otros bancos de sangre del país, incluyendo en la Provincia de Buenos Aires, Misiones y Jujuy.

Pasar la pelota

Luego de su segundo trasplante de médula ósea, en noviembre de 2014, Luana fue de a poco recuperando su salud, su pelo y su sonrisa, y fue dejando atrás las sesiones de quimioterapia y transfusiones de sangre.

No obstante, dos veces por año, su familia sigue organizando colectas de sangre en su jardín; ya no más para Luana, pero para todas las otras personas que necesiten las donaciones como en su momento las necesitó ella.

“Muchas veces, la gente necesita ponerle un rostro a quien ayuda. Pero hay muchos chicos que no se dan a conocer, y tienen la misma necesidad de sangre”, dice Soledad. “Hay muchos mitos que derribar sobre la donación de sangre. Es un trabajo de hormiga, es algo que hay que ir instalando en la sociedad, y que de a poco se vaya contagiando y cambiando la realidad”.

Dos maneras en las que te podés sumar

1. Encontrá el centro más cercano para donar sangre: si vivís en Buenos Aires, te podés anotar para ser donante en el Hospital Garrahan a través de este link. Si no vivís en Buenos Aires, este mapa te muestra todos los centros de donación de sangre del país.

Anotate para donar sangre

2. Si sos o formas parte de una institución o empresa, organizá una colecta: Las instituciones que estén interesadas en organizar una colecta de sangre en su ubicación pueden hacerlo registrándose al Registro Nacional de Instituciones y Empresas Amigas de la Donación Voluntaria de Sangre a través de este link. Si están en la Ciudad de Buenos Aires, se pueden contactar directamente con el Hospital Garrahan enviándo un correo a promocion@garrahan.gov.ar.

Tecnología | 12 de noviembre

Foto: Scott Eisen / AFP

Cómo acercar ciencia y política para mejorar la sociedad de hoy (y de mañana)

El ilustre filósofo español de la primera mitad del siglo XX José Ortega y Gasset aseguró que el progreso de la civilización humana se debe fundamentalmente a dos razones:

  • La democracia, la adquisición de derechos sociales y civiles y el establecimiento y consolidación de instituciones que trasciendan generaciones humanas.
  • La generación del conocimiento en su sentido más amplio y el desarrollo científico y tecnológico.

Para conseguir y mantener lo primero es fundamental la política. Para conseguir y mantener lo segundo resulta crucial la ciencia.

De poner política y ciencia a hablar juntas es de lo que trata

#CienciaenelParlamento, una iniciativa ciudadana independiente nacida el 1 de enero de 2018 en España.

De momento, ha logrado el apoyo de miles de personas y más de 200 instituciones (como la Fundación Cotec y FECYT). También de la Presidencia y de la Mesa del Congreso de los Diputados y de todos los grupos parlamentarios.

Esta semana, el Parlamento ha abierto sus puertas dentro de los actos conmemorativos del 40º aniversario de la Constitución. Científicos y políticos han aprovechado la oportunidad para debatir sobre temas de interés social.

Ciencia para la política: el asesoramiento científico

A menudo, cuando políticos y científicos se reúnen, el debate gira en torno a las políticas para la ciencia. Es decir, sobre el presupuesto con el que cuenta el sistema de I+D+I y cómo debería gestionarse.

Este ejercicio es necesario, pero ya existen numerosas organizaciones que se dedican a él. Por ello, #CienciaenelParlamento se propone trabajar en una dirección complementaria: hablar de ciencia para la política.

El objetivo es que el conocimiento científico se ponga a disposición de los legisladores en torno a temas de interés para la sociedad en general. Inteligencia artificial y big data, prevención del suicidio, enfermedades infecciosas, cambio climático y futuro energético y conciliación son algunos de los temas que se han tratado estos días.

Este asesoramiento científico independiente, neutral y ofrecido por igual a todos los grupos parlamentarios está implantado en parlamentos de países de nuestro entorno desde los años 80. Son las llamadas oficinas de asesoramiento científico y tecnológico, con las que cuentan Reino Unido, Francia, Alemania, Suecia, México e incluso el propio Parlamento Europeo.

Las Cortes Generales en España carecen de una oficina con esas características. Su meta, además de enriquecer las vías existentes por las que el conocimiento llega a los políticos, sería la de abrir otras nuevas y englobarse en el ecosistema internacional de oficinas de asesoramiento científico parlamentario.

Pero, ¿cómo funcionaría esa oficina? ¿Qué utilidad tendría para los políticos? Para responder a estas preguntas hemos llevado a cabo un piloto durante las jornadas #CienciaenelParlamento 2018:

Se están preparando informes breves de evidencias científicas. Estos se están redactando mediante la revisión exhaustiva de cientos de informes, artículos científicos y de decenas de entrevistas a expertos.

Se han organizado debates públicos y reuniones a puerta cerrada entre diputados y científicos.

Para facilitar que la conexión entre ciencia y política sea fluida y constructiva, se requiere del trabajo de técnicos de asesoramiento científico. Estos profesionales con formación científica y habilidades para la comunicación son los mediadores del conocimiento.

Su trabajo consiste en preparar los informes de evidencias y organizar las reuniones. Para ello, tienen que mantener un contacto continuo con los políticos y con los expertos científicos de la academia, la industria, el gobierno y el tercer sector. #CienciaenelParlamento ha formado, entre julio y septiembre, a 24 de estos técnicos.

Las jornadas #CienciaenelParlamento 2018

Los 4 debates públicos del 6 de noviembre en el Congreso de los Diputados han atraído a más de 225 asistentes y han podido seguirse en directo por los canales del Parlamento y por redes sociales. #CienciaenelParlamento fue trending topic nacional. Las 8 reuniones a puerta cerrada del 7 de noviembre han propiciado más escenarios donde profundizar en las relaciones entre ciencia y política.

Estas jornadas han creado un espacio de interacción entre mundos tan diferentes como el de la ciencia y la política con el fin de mejorar la sociedad. La principal sensación vivida por los allí presentes durante estas jornadas ha sido la de consenso.

Consenso en la comunidad científica sobre la necesidad de que este sea un espacio que permita transferir el conocimiento a la gestión pública y, por ende, a la sociedad. Como dice uno de los firmantes de este texto y promotor de #CienciaenelParlamento, Andreu Climent, “aunque la ciencia no es infalible, la toma de decisiones políticas informadas en el conocimiento existente aumenta las posibilidades de acertar”.

Consenso en la comunidad política, en todo el arco parlamentario, sobre la necesidad de una oficina de asesoramiento científico que le ofrezca información veraz y contrastada, señalándole las evidencias, los aspectos en los que todavía no hay unanimidad científica y las lagunas del conocimiento.

Esto mejoraría su actividad parlamentaria y, por lo tanto, su servicio a los ciudadanos. la Presidenta del Congreso, Ana Pastor, consideró crucial que los legisladores tengan “una fuente de información independiente a la que acudir a la hora de legislar, para tener el mejor conocimiento en cualquier materia compleja”.

El resultado fue su compromiso a establecer una oficina científica “antes de que termine esta legislatura”. Estas palabras recibieron el apoyo de políticos de todos los grupos parlamentarios y el respaldo del ministro de Ciencia, Innovación y Universidades Pedro Duque.

Retomando las palabras de Ortega y Gasset, democracia y conocimiento han facilitado el progreso de la civilización humana. Políticos y científicos hemos de comunicarnos hoy para tener los máximos canales de colaboración posibles.

Solo así podremos resolver los retos actuales y futuros, garantizar el progreso del país y, sobre todo, propiciar que las futuras generaciones puedan beneficiarse de las acciones emprendidas hoy.

El asesoramiento científico es solo una de las muchas acciones por acometer para cumplir ese objetivo. Como dijo la química Rosalind Franklin: “La ciencia y la vida ni pueden ni deben estar separadas”.

Lorenzo Melchor, Coordinador de #CienciaenelParlamento, UOC – Universitat Oberta de Catalunya

@The Conversation

The Conversation
Cultura | 9 de noviembre

Foto: Secretaría de Cultura de la Nación

Las acuarelas de Turner, una muestra feminista y la histórica confitería El Molino, lo mejor de La Noche de los Museos

Podríamos hablar de super sábado. Primero, porque a las 17 horas será el partido más importante de la historia del fútbol argentino: el Boca-River por la final de la Libertadores. Segundo, porque a la noche tocará Robbie Williams (confeso hincha de Boca) en el Personal Fest, junto con muchos otros artistas.

Y tercero porque a partir de las 20 horas habrá 280 museos o lugares históricos abiertos en la Ciudad de Buenos Aires. ¿El motivo? Será la edición número 15 de La Noche de los Museos. ¿Qué hacer entre tanta oferta? Acá te lo contamos.

Es la noche en que todos los museos de la ciudad abren sus puertas de manera gratuita y hasta las 3 de la madrugada. Desde las 20 habrá actividades en parques, plazas, patios gastronómicos, mercados. Con una mirada orientada al futuro, el lugar de la mujer en la sociedad y el cuidado del medio ambiente, la programación de toda la noche interpelará al público, que crece cada año.

Entre Museos Nacionales, Museos de la Ciudad y distintos museos privados, habrá infinidad de propuestas. “La Noche de los Museos es una de las jornadas culturales más importantes que tenemos los porteños”, dice en la carta de presentación Enrique Avogadro, Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires. 

Bajate la programación

La ciudad propone cinco recorridos divididos por zonas. El primero incluye museos de los barrios de Puerto Madero, San Nicolás, Monserrat, San Telmo, Balvanera, San Cristóbal, Retiro, Recoleta, Parque de los Patricios. Es el recorrido que más actividades incluye, entre las que se destacan las visitas a las colecciones de los Museos de Arte Moderno y el de Arte Contemporáneo.

El “Área #1”, donde más museos e institutos hay. Las referencias se pueden leer en la programación disponible más arriba.

Como en cada ocasión, el Museo Nacional de Bellas Artes es uno de los que que más entusiasma. Quienes se acerquen podrán ver la exposición de la obra del inglés JMW Turner, que cuenta con 85 acuarelas de la Tate Collection curadas por David Blayney Brown.

Además, también en el Bellas Artes, está la exposición Venecia en clave verde, de Nicolás García Uriburu, un registro de cuando pintó las aguas de Venecia (de lo que se cumplen 50 años), y obras en relación a aquella intervención.

Mirá la programación del Bellas Artes y todos los Museos Nacionales

En La Usina también habrá actividades que prometen. La que más, la retrospectiva del trabajo de las Guerrilla Girls, un colectivo feminista anónimo que se formó en Estados Unidos en 1985 y que desde entonces no dejó de generar conciencia sobre la situación de género. La muestra se llama El arte del mal comportamiento y contiene pósters, libros y videos.

Además, se van a poder recorrer lugares emblemáticos como la confitería El Molino. Ubicada en la esquina de Callao y Rivadavia, el edificio fue construido en 1916 con un estilo Art Noveau. Es reconocida por su torre y su puesta en valor comenzó en el 2014, cuando el Estado expropió el edificio para hacerse cargo de las obras. En esta ocasión, abrirá sus puertas para los que quieran ver en qué estado está.

Otro lugares a recorrer pueden ser el Templo de los Masones, el Museo de Arte Decorativo, el Palacio de las Aguas o hasta el Museo de Argentinos Juniors, club que formó al más grande futbolista de todos los tiempos: Diego Armando Maradona. Por supuesto, el Museo queda en el mismo predio del estadio, que lleva el nombre del diez.

Por supuesto, el humor de la noche no va a depender solo de las colecciones. Según el sistema meteorológico, será una noche de lluvia intensa. Y habrá, además, otra sensación en el aire: eso que deje la Superfinal de la Copa Libertadores. 

Algo que no se nombra con la palabra azar rige estas cosas. Así lo hubiera definido Borges si no fuera porque Borges, claro, nunca hubiera elegido decir ni una sola palabra sobre esto. Pero Borges tenía sus manías.

Será, se lo mire por dónde se lo mire, una fecha que quedará en la historia. Una fecha que, quién sabe, un día tenga su propio museo.

Tecnología | 9 de noviembre

De qué forma Tinder modifica los modos en los que nos relacionamos

Un nuevo documental explora la forma en que Tinder y las apps de citas están provocando mutaciones en nuestro modo de relacionarnos: Swipe: Citas en la era digital (Swipe: Hooking up in the digital era) estrena en HBO esta semana.

Escuchar a Sean Rad, uno de los fundadores de Tinder y CEO de la compañía durante dos períodos, decir que tomó cursos de gerencia y de psicología para desarrollar mejor su app puede resultar inspirador y tranquilizador. O, quizás, un poco aterrador.

En el documental, Rad se presenta como el creador del botón de swipe en Tinder: gracias a este hijo de una familia de inmigrantes iraníes de Los Ángeles, estamos aceptando o rechazando gente con un solo movimiento de nuestro dedo gordo.

A esta altura se ha vuelto una acción tan usual (Tinder sola registra 1,5 millones diarios de swipes) que parece mentira que alguien la haya diseñado.

Pero el documental no te deja con una idea inspiradora o tranquilizadora sobre las aplicaciones de citas (también OKCupid, Grindr, Bumble, Hinge y, aunque no está mencionada en la película, podríamos incluir a happn): te deja con una idea aterradora.

Una imagen de Swipe

Lo que a lo largo de 127 minutos muestra la directora Nancy Jo Sales es la escasa profundidad a la que estas apps llevan nuestros noviazgos, las mutaciones que le dieron a lo que entendemos por “cita”, la gamification que generan en las relaciones (y la ludopatía que nos ensombrece), la fugacidad de nuestra atención a otros humanos e incluso cómo evoluciona una nueva dimensión de los asuntos de género (¿existe alguna chica que, en estas apps, no haya recibido nunca la foto –no solicitada– de un pene?).

“Mi opinión es que debemos mirar las intenciones corporativas detrás de estas aplicaciones”, dijo Nancy Jo Sales en una entrevista. Unos 40 millones de estadounidenses pasan en las apps 10 horas cada semana. “Nunca atribuiría ninguna culpa a los usuarios. Veamos cómo esta industria está configurando nuestra cultura y cuáles son los objetivos de la gente que diseña estas plataformas: el objetivo de estas plataformas es lograr que las personas las utilicen tanto como sea posible”.


Una imagen de Swipe.

En Swiped hay entrevistas con varios de los líderes de la industria, con académicos e investigadores, y con muchísimas personas que swipean a diario. En una parte del documental, Jonathan Badeen, uno de los directivos de Tinder, habla con franqueza sobre el modo en que el diseño de la acción de swipe se inspiró, en parte, en un experimento con palomas y granos realizado por el psicólogo conductual B.F. Skinner. El experimento concluyó que si las recompensas de granos no eran predecibles ni regulares, las palomas se quedaban repitiendo y repitiendo la acción que eventualmente podía conducirlas a esas recompensas.

En una entrevista con RED/ACCIÓN, Didier Rappaport, el creador de happn, decía que su app no está remoldeando los vínculos. Quizás los protagonistas de la industria no lo puedan vislumbrar, pero lo interesante de Swipe es que reflexiona en torno a todo esto.

Han pasado seis años desde que Tinder apareció y las apps de citas ya ocupan el segundo modo en el que las parejas hetero se conocen (y el primero entre las homo). Todo se ha dado tan rápido que aún nadie logra entender por completo de qué se trata… y qué nos espera en el futuro.

Swipe: Citas en la era digital se puede ver en HBO el lunes 12 de noviembre a las 22:00; el martes 13 a las 20:30; el jueves 15 a las 14:30; y el domingo 18 a las 24:00. También estará desde el lunes 12 de noviembre en HBO Go.

Actualidad | 8 de noviembre

Recortan el número de jardines de infantes que se construirán en 2019

El ajuste que impulsa el Gobierno para el presupuesto 2019 hará que el plan para construir jardines pierda financiamiento y los objetivos que Cambiemos se había planteado para ampliar la cobertura del nivel inicial se diluyan.

Del plan original de hacer 3.000 jardines durante los cuatro años de gestión, el Ministerio de Educación de la Nación reconoció que al término de su mandato habrá podido sumar 877 jardines.

En concreto, el Gobierno apuesta a construir durante 2019 exactamente 768 aulas y aumentar la capacidad de los jardines. Para este año, en cambio, había pautado sumar 3.043 aulas. Estos últimos datos fueron transparentados por el Ministerio de Hacienda en el proyecto de presupuesto que el Senado convertiría en ley el miércoles de la semana que viene.

El ajuste es empujado por una quita de fondos en el programa de “Fortalecimiento Edilicio de Jardines de Infantes”: mientras que para este año fueron asignados $ 6.063 millones, la inversión para 2019 cae a $ 2.528 millones. Es decir, sufre un reducción nominal del 41% y una caída real del 69%, contemplando la inflación del 34,8% que estima el Gobierno en el presupuesto.

“Preocupa la reducción del gasto en estos programas y la ausencia de razones explícitas que la justifiquen, sobre todo en un contexto de profundización de la desigualdad y de las brechas en el acceso al derecho a la educación”, advirtió Julieta Izcurdia, abogada del área de derechos económicos, sociales y culturales de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), que analizó el gasto público en infraestructura y equipamiento escolar.

Fuente: www.presupuestoabierto.gob.ar y proyecto de presupuesto 2019.

Otro aspecto preocupante es que de acuerdo a los datos actualizados al 5 de noviembre, de la partida para construir jardines este año sólo se usó un 29%, por lo que en lo que va del año hay una subejecución del programa. 

Cómo se ajustó la promesa de los 3.000 jardines

Durante la campaña presidencial y en los primeros meses de gobierno, Mauricio Macri prometió construir 3.000 jardines para alcanzar una “cobertura universal de las salas de tres, cuatro y cinco años de edad”.

Esa propuesta luego se ajustó a crear 10.000 salas, sin contemplar si eran nuevos jardines o ampliaciones de edificios. Pero ahora y según detallaron por escrito fuentes del Ministerio de Educación, el objetivo “alcanzable” es llegar a fines de 2019 con 2.087 salas construidas, lo que equivaldría a “877 jardines promedio”.

De alcanzar ese número, representaría un aumento del 4% de la oferta, ya que en 2016 había 20.428 jardines, según datos de la Dirección de Información y Estadística Educativa.

El principal argumento por el que los objetivos fueron recortados es que hubo incumplimientos de las empresas contratistas que llevaron a rescindir contratos en varios puntos del país, como en La Pampa, por ejemplo.

Por esa razón muchas obras fueron descentralizadas y ahora las llevan adelante las provincias, pero con financiamiento nacional. En el informe escrito, el Ministerio de Educación resalta incluso que “no es bueno que el Ministerio de Educación se dedique a construir (jardines) y distraiga su función esencial”.

El nuevo objetivo, pese a ser menos ambicioso, también aparece difícil de cumplir. De acuerdo a los informes oficiales de ejecución presupuestaria, en 2017 se construyeron 25 jardines. Mientras que en los primero seis meses 2018 se hicieron 121 salas, 47 estaban en obras y 105 habían sido contratadas.

Más allá de ese diagnóstico, el Observatorio Argentinos por la Educación analizó el crecimiento de la oferta de jardines entre 2011 y 2016, y expuso que en esos seis años se crearon 959 jardines, entre públicos y privados. Sin especificar cuántos de ellos son estatales.

La falta de jardines afecta más a las familias pobres

En los últimos cinco años, la matrícula que más creció es la del nivel inicial, principalmente porque en los niveles primario y secundario están mucho más universalizados y en consecuencia hay menos margen para que crezcan: 99% y 88% de los chicos, respectivamente, van a la escuela. En cambio, para el inicial (de 3 a 5 años) esa tasa es hoy del 74%.

Fuente: Observatorio Argentinos por la Educación.

Pero más allá de que la cobertura creció casi 7 puntos porcentuales, el Observatorio Argentinos por la Educación señala que los niños y niñas que van a jardines privados son proporcionalmente muchos más que en lo que ocurre en la primaria y la secundario de todo el país, donde tres de cada 10 chicos van a colegios privados.

Eso ocurre principalmente por la falta de jardines públicos. Algunos ejemplos: en la sala de bebés de 45 días a un año, sala de 2 y sala de 3, el 50,2% de los niños matriculados va a jardines privados. En sala de 4 es del 30,1% y en la de 5 es del 28,1%, trayectos que por ley son obligatorios y por eso el Estado ofrece más opciones.

“Lo que dicen estas cifras es que al faltar vacantes en salas de 45 días a tres años, las familias deben recurrir al sector privado”, le explicó a RED/ACCIÓN Rut Kuitca, vicepresidenta de la Organización Mundial para le Educación Preescolar, y remarcó que en las familias pobres no pueden pagar una cuota y desisten de mandarlo a un jardín, lo que “abre una desigualdad de oportunidades a edad temprana”.

Cultura | 12 de noviembre

En Buenos Aires se festejó el cumpleaños del Emperador de Japón

El último jueves, pasadas las siete de la tarde, las estrofas de Kimi ga yo, el himno nacional de Japón, sonaron en el jardín de la residencia del embajador de Japón en la Argentina, y así comenzó una ceremonia en la que se festejó el natalicio del Emperador.

El evento se repite todos los años y no es una reunión de amigos con una torta, algunas botellas de champagne y muchos regalos, sino un ritual que se llama “Tennō tanjōbi” y que en Japón marca un día feriado: en el país que alberga a la casa real más antigua del mundo (125 generaciones), el cumpleaños del Emperador es algo muy serio.

El himno nacional de Japón es uno de los más breves: dura 1 minuto y 46 segundos, y tiene apenas una estrofa. La letra dice:

Que tu vida [o tu reino]
dure mil generaciones,
ocho mil generaciones,
hasta que los guijarros
se hagan rocas
y de ellas brote el musgo.

Y ya: eso es todo (se sabe que los japoneses son maestros en el arte de lo mínimo). Así que, en una tarde porteña soleada, este himno suena como el soundtrack de un infrecuente sueño de verano. 

Akihito, el actual monarca, nació el 23 de diciembre de 1933. Es hijo del famoso Hirohito, el emperador derrotado en la Segunda Guerra Mundial. Su reinado comenzó en 1989 y fue, comparado con el de su padre, muy tranquilo. Por eso tuvo tiempo para continuar con su interés por la biología marina (incluso ha escrito artículos para revistas científicas) y por la historia de la ciencia durante el período Edo y la era Meiji.

El festejo del natalicio en Buenos Aires suele adelantarse para evitar los congestionamientos de agenda y de tráfico de fin de año, y algunos de los concurrentes lo agradecen recordando el calor intenso de Tennō tanjōbi en 2016. Porque ésta es una ceremonia de gala, y si hay 38 grados es difícil mantener las buenas formas con vestidos largos, sacos y corbatas.

En Tokio, en cambio, el Emperador cumpleañero sale a saludar desde un balcón del Palacio Imperial (que durante el resto del año está cerrado al público). Lo acompaña la Emperatriz Michiko, lo protege un vidrio antibalas, lo rodea la nieve que cae, lo aclama una multitud.

Llegan los invitados. Crédito: 
Jason K Photo para Embajada del Japón.

En la ceremonia porteña del último jueves, con protocolo diplomático, el embajador Noriteru Fukushima recibió en la puerta a cada uno de los cientos de invitados. Muchos de ellos pertenecen a la colonia local. El embajador los saludó con un apretón de manos. Cinco mujeres en kimono lo rodeaban.

El embajador N. Fukushima. Crédito: 
Jason K Photo para Embajada del Japón.

Luego dio un discurso. Dijo que las relaciones bilaterales han cumplido 120 años y la embajada de Japón en nuestro país, 100. Y que en 2018 la relación comercial se intensificó y creció la participación de las empresas japonesas en la Argentina. La tendencia comenzó cuando Mauricio Macri asumió la presidencia: “Es una época de oro en las relaciones bilaterales”, dijo Fukushima, un embajador activo que ha trabajado detrás de los encuentros que el presidente argentino ya tuvo algunas veces con el Primer Ministro Shinzo Abe.

Protagonistas de la danza folclórica. Crédito: 
Jason K Photo para Embajada del Japón.

Hubo un número de danza folclórica (de la prefectura de Kochi) y hubo mucha comida: sushi, carne wagyu, tempura, arroz en varias formas y (serenos) ríos de sake. María Eugenia Suárez, la actriz, estaba ahí con su pareja, Benjamín Vicuña. A ella le dicen “China”, pero en verdad sus bisabuelos eran japoneses y por eso ella es @sangrejaponesa en Instagram.

También estaban ahí los cocineros Donato de Santis, Takehiro Ohno y Ximena Sáenz; la escritora y guionista Carolina Aguirre (muy fan de Japón), el escritor y periodista Osvaldo Bazán; y nuestra hāfu más famosa: María Kodama, viuda de Jorge Luis Borges, hija de Yosaburo Kodama, detrás de dos grandes lentes de sol ovalados.

El año que viene, el Emperador Akihito abdicará del trono, que va a heredar su hijo Naruhito. Será la primera vez que un emperador japonés lo haga en casi 200 años. Eso significa que la ceremonia de Tennō tanjōbi cambiará de día porque se celebrará el 23 de febrero; o sea, en el cumpleaños del futuro emperador.

Acompañantes del embajador. Crédito: 
Jason K Photo para Embajada del Japón.

Todo fue un perfecto evento diplomático y a las nueve y media de la noche comenzó a sonar por un parlante la “Canción del adiós”. Es una manera sutil que en Japón indica que algo ha terminado y que hay que dejar el lugar. Suele sonar en los shoppings y en los supermercados. Así que los invitados comenzaron a irse de la residencia.

El embajador Fukushima los esperaba de nuevo en la puerta, ofreciéndoles la mano, ahora con unas palabras de despedida y una última tradición: un calendario de regalo.

Sociedad | 8 de noviembre

El Boca-River podría cubrir la demanda de sangre del Garrahan para todo el verano

El sábado 11.000.000 de argentinos van a ver la Superfinal⚽. Si una de cada 1.500 de esas personas dona sangre, entre diciembre y febrero, el Hospital Garrahan se asegura la provisión de todo el verano.

Sumate ahora

¿No vivís en Buenos Aires? ¡No es problema! Encontrá en este mapa todos los centros de donación de sangre del país.

Sociedad | 8 de noviembre

Los bancos de alimentos tendrán una app que ayudará a sumar donaciones

Qué pasó. Más de 50 representantes de bancos de alimentos del país se reunieron la semana pasada en Tucumán para potenciar el trabajo en red y analizar las oportunidades de rescate de alimentos que se abren a partir de la reciente aprobación de la ley Donal, que incentiva las donaciones de alimentos.

En este sentido, se presentó un plan para incorporar una aplicación que permita conectar fácil y rápidamente a quienes tienen alimentos para donar con los bancos de alimentos. El trabajo lo hará la Red Argentina de Bancos de Alimentos (REDBdA) y Nilus, una organización sin fines de lucro que aplica tecnología y modelos de economía colaborativa para reducir las pérdidas y los desperdicios de alimentos.

Nilus ya creó una plataforma de crowdsourcing –como se conoce a la colaboración masiva en Internet para resolver un problema– que funciona a través de geolocalización. En ella, las empresas o supermercados avisan que están por desechar alimentos y Nilus le ofrece estos alimentos a los comedores de su red.

Por qué es importante. Los referentes reunidos en Tucumán trabajaron sobre las nuevas oportunidades de rescate de alimentos que se abren a partir de la aprobación de la ley.

Según estimaciones de la red, la nueva normativa permitiría pasar de rescatar 9 millones de toneladas de alimentos a 30 millones de toneladas; aumentar de 2.100 a 5.000 el número de organizaciones comunitarias que reciban las donaciones; y extender las personas beneficiarias de 300.000 a 800.000.

Unos 50 representantes de bancos de alimentos se juntaron en Tucumán. Crédito: REDBdA

El Encuentro Nacional de Bancos de Alimentos se hizo el 30 y 31 de octubre, fue organizado por la red y  tuvo como anfitrión al Banco de Alimentos de Tucumán.

“La red tiene como misión potenciar el trabajo conjunto de los bancos de alimentos para reducir el hambre, la malnutrición y el desperdicio de alimentos en nuestro país. El enorme volumen de alimentos que se pierden y desperdician en la Argentina cada año mientras 1 de cada 5 niños no accede a los alimentos que necesita, nos desafía a multiplicar el impacto”, aseguró Natascha Hinsch, directora ejecutiva de la REDBdA.

Quiénes conforman la red. Agrupa a 15 bancos de alimentos, 3 en formación, 2 iniciativas y 2 organizaciones adherentes, por lo que tiene presencia en 11 provincias. Fue creada en 2003 como una iniciativa para potenciar el trabajo conjunto, acompañar su desarrollo, fomentar la creación de nuevos bancos y favorecer alianzas estratégicas que contribuyan a la construcción de una Argentina bien nutrida y sin hambre. Además es miembro certificado de The Global Foodbanking Network.

Cómo colaborar. Hay diferentes maneras de sumarse a la misión de la red. Donando dinero, ya que por cada $13 distribuimos 8 platos de comida a quienes pasan hambre. Pero también se puede ayudar como voluntario, acercando donaciones o ofreciéndose como transportista. 

Querés colaborar. Encontrá el banco más cercano a tu casa en el sitio de la red:

Quiero colaborar

Actualidad | 8 de noviembre

Foto: Fabrice Coffrini / AFP

Davos 2019: Un nuevo mundo se nos viene encima y no estamos preparados

Los desafíos de la globalización 4.0 será el foco de la próxima Reunión Anual del Foro Económico Mundial. El mundo está experimentando una agitación económica y política que no cesará pronto. Las fuerzas de la Cuarta Revolución Industrial han introducido una nueva economía y una nueva forma de globalización, que exigen nuevas formas de gobierno para salvaguardar el bien público.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la comunidad internacional aunó esfuerzos para construir un futuro compartido. Hoy en día, debe hacer esto de nuevo. Debido a la lenta y desigual recuperación durante la década tras la crisis financiera mundial, una parte sustancial de la sociedad se ha visto atrapada por la insatisfacción y la amargura; y, no sólo con respecto a la política y los políticos, sino también con relación a la globalización y todo el sistema económico que esta sustenta. En una época de inseguridad y frustración generalizadas, el populismo, se ha tornado como una opción cada vez más atractiva, como una alternativa al status quo.

Sin embargo, el discurso populista elude – y a menudo confunde – las distinciones sustantivas entre dos conceptos: globalización y globalismo. La globalización es un fenómeno impulsado por la tecnología y el movimiento de ideas, personas y bienes. El globalismo es una ideología que prioriza el orden global neoliberal sobre los intereses nacionales. Nadie puede negar que estamos viviendo en un mundo globalizado. No obstante, afirmar que todas nuestras políticas deberían ser “globalistas” es muy discutible.

La globalización necesita una nueva estructura

Al fin y al cabo, este momento de crisis ha planteado preguntas importantes sobre nuestra arquitectura de gobernanza global. Teniendo en cuenta que cada vez más y más votantes exigen “recuperar el control” de las manos de las “fuerzas globales”, el desafío que se enfrenta es la restauración de la soberanía en un mundo que necesita de la cooperación entre partes. En lugar de cerrar las economías a través del proteccionismo y la política nacionalista, debemos forjar un nuevo pacto social entre los ciudadanos y sus líderes, para que todos se sientan lo suficientemente seguros dentro de su propio país como parar permanecer abiertos al mundo en general. Si esto falla, la continua desintegración de nuestro tejido social podría, en última instancia, provocar el colapso de la democracia.

Además, los desafíos asociados con la Cuarta Revolución Industrial (4IR) coinciden con el rápido surgimiento de restricciones ecológicas, el advenimiento de un orden internacional cada vez más multipolar y una creciente desigualdad. Estos sucesos integrados están marcando el comienzo de una nueva era de globalización. Si esta nueva era va a mejorar la condición humana dependerá de si la gobernanza corporativa, local, nacional e internacional se puede adaptar a estos sucesos, a tiempo.

De manera paralela, un nuevo marco para la cooperación público-privada global ha ido tomando forma. La cooperación público-privada consiste en aprovechar el sector privado y los mercados abiertos para impulsar el crecimiento económico para el bien público, teniendo siempre en cuenta la sostenibilidad ambiental y la inclusión social. Sin embargo, para determinar lo que comprende el bien público, primero debemos identificar las causas de la desigualdad.

Por ejemplo, si bien los mercados abiertos y la mayor competencia ciertamente producen ganadores y perdedores en el ámbito internacional, también pueden tener un efecto aún más pronunciado sobre la desigualdad a nivel nacional. Es más, la creciente brecha entre quienes forman parte del precariado y los privilegiados se está reforzando con los modelos de negocios de la Cuarta Revolución Industrial (4IR), que a menudo hacen que las ganancias sean para quienes son dueños del capital o de la propiedad intelectual.

El capitalismo necesita recuperar la confianza de la gente

Cerrar esa brecha requiere que reconozcamos que estamos viviendo en un nuevo tipo de economía impulsada por la innovación, y que se necesitan nuevas normas, estándares, políticas y convenios globales para salvaguardar la confianza del público. La nueva economía ya ha perturbado y recombinado innumerables industrias, y ha desplazado a millones de trabajadores. Esta nueva economía desmaterializa la producción a medida de que aumenta la intensidad del conocimiento en la creación de valor. A su vez, también aumenta la competencia dentro de los mercados nacionales de productos, capitales y trabajo, así como entre los países que adoptan diferentes estrategias de comercio e inversión. Y, aviva la desconfianza, en especial con relación a las empresas de tecnología y la forma como estas administran nuestros datos.

El ritmo sin precedentes del cambio tecnológico significa que nuestros sistemas de salud, transporte, comunicación, producción, distribución y energía – sólo para nombrar unos pocos – se transformarán completamente. Gestionar ese cambio requerirá no sólo de nuevos marcos para la cooperación nacional y multinacional, sino también de un nuevo modelo de educación, complementado con programas específicos para enseñar nuevas habilidades a los trabajadores. Recurriendo a avances en robótica e inteligencia artificial en el contexto del envejecimiento de las sociedades, tendremos que pasar de una narrativa de producción y consumo a una de compartir y cuidar a las personas.

La globalización apenas ha comenzado; pero, ya estamos muy poco preparados para ella. Aferrarse a una mentalidad obsoleta y llevar a cabo pequeños ajustes a nuestros procesos e instituciones existentes, no será para nada suficiente. En cambio, debemos rediseñar estos procesos e instituciones desde cero, con el propósito de poder aprovechar las nuevas oportunidades que nos esperan, mientras paralelamente evitamos el tipo de perturbaciones que presenciamos hoy.

A medida que desarrollamos un nuevo abordaje para dirigirnos hacia la nueva economía, debemos recordar que no estamos jugando un juego de suma cero. Este no es un tema de dicotomías: libre comercio o proteccionismo, tecnología o empleos, inmigración o protección de los ciudadanos, crecimiento o igualdad. Todas esas dicotomías son falsas, y las podemos evitar desarrollando políticas que favorezcan la palabra “y”, haciendo que prevalezca sobre la “o”, permitiendo que se pueda ir tras la consecución de la totalidad de los mencionados intereses, de manera paralela.

Los nuevos desafíos no se solucionan sin cooperación

Sin duda, los pesimistas argumentarán que las condiciones políticas se interponen en el camino de un diálogo global productivo sobre la Globalización 4.0 y la nueva economía. Pero, los realistas utilizarán el momento actual para explorar las brechas en el sistema actual e identificar los requisitos para un futuro abordaje. Y, los optimistas se aferrarán a la esperanza de que las partes interesadas con visión de futuro crearán una comunidad de intereses compartidos y, en última instancia, un propósito compartido.

Los cambios que están en curso hoy en día no son cambios aislados que afectan a un país, una industria o un problema en particular. Son cambios universales; y, por lo tanto, requieren de una respuesta global. La no adopción de un nuevo abordaje cooperativo sería una tragedia para la humanidad. Con el propósito de elaborar un plan para una arquitectura de gobernanza global compartida, tenemos que evitar quedarnos atascados en el momento actual de gestión de crisis.

Específicamente, esta tarea requerirá dos cosas de la comunidad internacional: un compromiso más amplio y una mayor imaginación. El compromiso de todas las partes interesadas en un diálogo sostenido será crucial, al igual que la imaginación para pensar de manera sistémica, y más allá de las propias consideraciones institucionales y nacionales cortoplacistas.

Estos serán los dos principios organizativos de la próxima Reunión Anual del Foro Económico Mundial en Davos-Klosters, que se reunirá para considerar el tema “Globalización 4.0: Configuración de una arquitectura global en la era de la Cuarta Revolución Industrial”. Estemos listos o no, un nuevo mundo se nos viene encima.

Traducción por Rocío L. Barrientos.

Klaus Schwab es presidente ejecutivo y fundador del Foro Económico Mundial.

© Project Syndicate 1995–2018

Sociedad | 8 de noviembre

Cómo impactaría en Buenos Aires el proyecto de Código Urbanístico que debate la Legislatura

Esta semana terminaron, en la Legislatura, las audiencias públicas por el nuevo Código Urbanístico de la ciudad de Buenos Aires (y por el Código de Edificación que lo acompaña), que reemplazará al de 1977, aún vigente (aunque con modificaciones en 1989 y 2000).

Pero aún no hay consenso acerca de su efectividad: para algunas voces críticas, el código (que según el Gobierno de la Ciudad es un instrumento de planificación urbana que regula y ordena el tejido y los usos del suelo urbano) no es todo lo bueno que podría ser.

El código tiene diferentes funciones: establece qué, cómo y dónde se puede construir, y regula la actividad del sector constructor privado en “armonía” (cita textual) con el espacio público. En definitiva, el código es el marco clave para determinar cómo crecerá la ciudad en el futuro. ¿Más? Leelo acá.

La Legislatura de la ciudad deberá votar en las próximas semanas a favor o en contra de un proyecto que trabaja sobre cinco ejes, que son cinco problemáticas. Muchos especialistas, algunos a favor del proyecto oficial y otros en contra, coinciden en que estos ejes merecen un debate; sin embargo, hay diferentes opiniones en torno a cómo avanzar sobre ellos.

  1. Ciudad homogénea: las alturas máximas de cada cuadra estarán igualadas.
  2. Mixtura de usos: los barrios serán, a la vez, residenciales, comerciales, industriales y mucho más.
  3. Cuidado del patrimonio histórico: se crearán herramientas para promover la puesta en valor.
  4. Ciudad verde y sustentable: se incorporarán técnicas como riego hídrico.
  5. Ciudad integrada: las villas miseria serán urbanizadas.

Una de las preguntas más discutidas es ¿qué se puede construir? El nuevo código propone una ciudad homogénea; o sea, con altura fija para los edificios de la misma cuadra, y con alturas máximas en avenidas, calles y pasajes. De hecho, habrá seis alturas máximas.

Esto significa que la ciudad será (un poco más) previsible porque los vecinos sabrán qué altura máxima se podrá construir en su cuadra. Se busca más simpleza y claridad al eliminar los parámetros matemáticos (FOT: Factor de Ocupación Total; FOS: Factor de Ocupación Suelo; tangente) que hasta hoy rigen la ecuación respecto a la altura de los edificios.

El modelo de manzanas de alturas parejas es de tradición europea y, a esta altura, también es un modelo clásico. Basta ver el Ensanche de Barcelona como un caso testigo y aquí se aprecia en los edificios de la Diagonal Norte.

Pero algunas voces críticas se preguntan: ¿es la altura homogénea de por sí algo bueno? París, una ciudad construida en ese modelo, tiene también un modelo para generar irregularidad intencionadamente en su rive gauche (la orilla izquierda del río Sena) y lo mismo ocurre con los proyectos MVRDV en algunas ciudades de Holanda.


Fuente: GCBA

Aunque en septiembre Franco Moccia, el ministro porteño de Desarrollo Urbano y Transporte, dijo que “la Ciudad de Buenos Aires está cada vez más cerca de tener un marco normativo adaptado a los desafíos del siglo XXI”, unas 130 asambleas y organizaciones contrarias al proyecto habían conformado algunos meses antes el Frente por una Planificación Ciudadana Integral.

Desde esa tribuna lanzaron un “Manifiesto en rechazo al tratamiento legislativo del nuevo Código Urbanístico y del nuevo Código de Edificación”: dicen que si el proyecto se aprueba, se avanzará en un ciclo de entrega de tierras públicas a manos particulares, privatizaciones de servicios públicos y consolidación de negocios inmobiliarios especulativos.

“Una de las grandes críticas que le hacemos al proyecto es por los temas que no trata”, dice Jonatan Baldiviezo, abogado urbano, ambientalista y de derechos humanos, y presidente del Observatorio del Derecho a la Ciudad. “El Plan Urbano Ambiental es el mandato normativo que ordena la actualización del código, pero este código sólo habla detalladamente sobre la capacidad constructiva de las parcelas. No se refiere al espacio público, que en una ciudad suele ser el 40% del territorio, ni tampoco a las relaciones entre las personas. Es un código urbanístico hecho para el sector inmobiliario”.

Baldiviezo señala que en Río de Janeiro los espacios verdes y el mar están incorporados a la ciudad, y que en Buenos Aires eso no está contemplado.

El sector de los constructores tampoco está satisfecho. El presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), Damián Tabakman, señala la larga duración del debate y se refiere a las torres, que ya no podrán germinar libremente. Las más altas sólo serían construidas en áreas en desarrollo: sobre la Avenida General Paz y en parcelas sobre el Riachuelo.

“Los desarrolladores no consideramos esto como lo más óptimo, pero estamos dispuestos a admitir lo que se estaría aprobando democráticamente por la mayoría”, dice Tabakman. “De todas formas, lo que más nos preocupa en este momento es que no se termine la etapa de debate y que continúe habiendo incertidumbre al respecto, lo cual dificulta la valuación de terrenos”.

Fuente: GCBA

Hay algo que atraviesa el Código: más allá de la ubicación de las torres, la nueva norma incrementará la constructibilidad en la ciudad. Buenos Aires tiene un volumen edificado de 104 millones de metros cuadrados, pero su capacidad es de más de 200 millones y Carlos Colombo, el subsecretario de Planeamiento Urbano, le dijo a Clarín que “la Ciudad está construida en un 66% de acuerdo a los parámetros que marca el código vigente”.

En el Plan Ambiental Urbano se habla de “recupero de la valorización del suelo”: es un modo de que el Estado perciba un impuesto o un tributo cuando se aumenta la capacidad edificatoria en zonas beneficiadas con, por ejemplo, una estación de subte o un parque. Pero el proyecto de Código Urbanístico casi no toca el tema.

“El Código Urbanístico aumenta la edificabilidad pero, si no implementa un recupero de la valorización del suelo, está regalando todo el valor de ese suelo que aumentó”, explica Luis Baer, investigador del CONICET y del Instituto de Geografía de la Universidad de Buenos Aires.

Cuando Bogotá construyó su sistema de buses Transmilenio (en el cual se inspira el metrobús porteño), se ordenó una contribución en las propiedades de la avenida de circulación y del entorno inmediato. Una parte de lo recaudado se utiliza para planes de vivienda social.

“La oportunidad de hacer un nuevo código debería servir para discutir otras cosas, como vivienda social y transporte”, dice Lorena Vecslir, investigadora del CONICET y del Instituto de Geografía de la Universidad de Buenos Aires. “En Barcelona, por ejemplo, cada emprendimiento debe destinar un 30% a vivienda social. El proyecto de Código Urbanístico de Buenos Aires dice que en algunos casos se podrá promover la vivienda social, pero no habla de exigir”.

La discusión continuará la semana que viene, cuando la Legislatura vuelva a tratar el tema.

Sociedad | 8 de noviembre

Dos ideas argentinas, finalistas del concurso que busca cambiar la historia

Se eligieron los 10 finalistas del programa de History Channel que busca encontrar las mejores ideas con impacto social. El reality (que cuenta con Juan Carr entre sus jurados), es recordado por ser el que premió el proyecto de Gino Tubaro, que se presentó con su impresora 3D para realizar prótesis a bajo costo.

Aquella fue la única vez en que un argentino resultó ganador. En esta, la quinta edición de “Una idea para cambiar la Historia”, dos proyectos presentados vienen de nuestro país. Son los de Facundo Noya y María Belén di Gregorio.

El primer premio se llevará 60 mil dólares, el segundo 40 y el tercero 20. Por supuesto, el dinero debe ser destinado a llevar a cabo el proyecto. La votación cierra el 27 de noviembre y se debe elegir entre 10 ideas que fueron seleccionadas de entre 7.900 proyectos. En el minuto a minuto de la votación (que se puede ver en la página), el proyecto de Noya va segundo.

Si querés entrar a conocer todos los proyectos y votar, lo podés hacer acá:

Votá acá

Los proyectos argentinos

Facundo Noya tiene 25 años y es de Feliciano, Entre Ríos. Estudió Ingeniería Bioquímica en Córdoba. Su proyecto nació en febrero de 2016. Mientras acompañaba a su padre en en el hospital de Concordia, vio que a una señora debían amputarle una pierna porque tenía una chinche clavada en el pie hacía cinco días y no se había dado cuenta y se le infectó. La señora tenía diabetes y la pérdida de sensibilidad en los pies es uno de los efectos de la enfermedad.

“Íbamos a hacer una media primero pero era muy compleja de lavar y cambiar porque necesitábamos poner electrónica dentro”, cuenta Facundo a Red/Acción. “Los médicos nos decían que era muy difícil tratar porque no llegan los antibióticos a esa zona porque se destruyen los vasos sanguíneos. Por lo que hay que evitar la lesión, entonces pensamos una plantilla que tuviera sensores que mida todo. Monitorea la temperatura, la presión y la humedad”, explica.

Su proyecto se llama Ebers. Ya tiene 20 plantillas realizadas que están probando en hospitales. Según el feedback que recibió de los médicos, funcionan muy bien y arrojan mucha información sobre los pacientes que la usan. “Le devolvimos el control del pie al paciente”, resume Facundo, que al cierre de esta nota estaba segundo en la votación con 8771 votos. Si querés votar por su proyecto, podés hacerlo acá. Solo tenés que entrar, registrarte con tu Facebook o Google y dar el voto.

El proyecto de María Belén di Gregorio se llama Creando Luz y recuerda a la primera historia que publicamos en Red/Acción. Se trata de una iniciativa de pelucas lúdicas para chicos en situación oncológica. De algún modo, trata de paliar el impacto negativo que tiene en los niños la caída del pelo a causa de la quimioterapia. Si querés votar por ella, podés hacerlo acá.

Los cuatro proyectos más votados por el público pasarán a la final, donde History Channel elegirá los ganadores, que se darán a conocer el 6 de diciembre.

Salud | 7 de noviembre

Buscan que las prepagas y obras sociales cubran tratamientos de ACV

Desde septiembre de 2017, el Senado tiene pendiente tratar un proyecto de ley que busca incorporar el tratamiento del ACV (Accidente Cerebro Vascular) al Programa Médico Obligatorio (PMO). Aquí, las claves para entender el proyecto y por qué es importante que se apruebe la ley.

De qué trata el proyecto. Como principal medida, el proyecto de ley Nº 3231/2017 propone que el tratamiento del ACV sea incorporado al Programa Médico Obligatorio, con el objetivo de que el sector público, las obras sociales y las prepagas de todo el país brinden la cobertura para su prevención, diagnóstico y tratamiento integral. Además, el proyecto propone:

  • Crear un registro nacional de establecimientos públicos y privados especializados en el tratamiento de ACV e implementar un sistema de auditoría de estos establecimientos.
  • Diseñar e implementar campañas públicas de concientización y prevención.

Por qué es importante.

  • Falta de cobertura médica: “Actualmente, ninguna obra social, privada o del estado, ni las prepagas están obligadas a cubrir tratamientos de ACV, que son extremadamente costosos y hoy en día quedan en mano del paciente o de las pocas obras sociales privadas que sí cubren el tratamiento de la enfermedad”, dice Julio Fernández, neurocirujano especialista en neurocirugía endovascular y uno de los impulsores del proyecto, junto con la senadora Silvia Beatriz Elías de Pérez y el senador Pedro Braillard Poccard.
  • Falta de concientización: Según un reciente estudio, en Argentina el 75% de las personas que sufren de un ACV no llegan al hospital dentro de la ventana terapéutica (4-5 horas luego de ocurrido el ACV) debido a una falta de conocimiento sobre sus síntomas.

Cuántas personas sufren de ACV. En Argentina, una persona sufre de un ACV cada cuatro minutos, es decir hasta 190.000 personas por año. El 30% de estas personas fallecen el primer mes luego de haber sufrido el ACV. A nivel mundial, el número de víctimas llega hasta 15 millones de personas por año. Además, el ACV es la segunda causa de muerte en el mundo y la primera causa de discapacidad.

Cuáles son los próximos pasos. Actualmente, el proyecto de ley espera ser discutido por las comisiones de salud, de trabajo y previsión social, y de presupuesto y hacienda del Senado. En paralelo, una petición en Change.org busca juntar firmas para pedirle al Senado que apruebe la ley.

Firmá la petición

Tecnología | 7 de noviembre

La promesa de la Inteligencia Artificial para los países en desarrollo

La tecnología puede revolucionar la entrega de atención médica, ayuda para desastres, educación y servicios financieros, logísticos y empresariales.

Un error habitual de quienes observan las tendencias digitales es suponer que los avances tecnológicos no benefician a los consumidores en países en desarrollo: ya sea poseer el último teléfono inteligente o tener robots de limpieza como “empleados”, el acceso a las últimas innovaciones es una de las diferencias más visibles entre los países ricos y los pobres.

Esta divergencia se ha vuelto aun más pronunciada con la llegada de la inteligencia artificial (IA). Por ejemplo, la inmensa mayoría de los “altavoces inteligentes” (asistentes personales hogareños controlados mediante la voz, como Alexa de Amazon) se comercializa en países ricos. En 2017, más del 80% de los envíos mundiales de estos dispositivos tuvo por destino América del Norte.

El potencial para mejorar la vida de los países en desarrollo

Pero aunque la tecnología puede profundizar la desigualdad global, también tiene potencial para mitigarla. Esto es así porque la Inteligencia Artificial  puede hacer mucho más que controlar electrodomésticos: también puede revolucionar la entrega de atención médica, ayuda para desastres, educación y servicios financieros, logísticos y empresariales en los mercados emergentes.

La IA ya está transformando a países en desarrollo de todo el mundo. En Nepal usan aprendizaje automático para cartografiar y analizar necesidades de reconstrucción después de terremotos. En toda África, tutores artificiales inteligentes ayudan a los estudiantes a ponerse al día con las tareas. Organismos de ayuda humanitaria usan análisis de macrodatos para optimizar el envío de suministros a refugiados que huyen de guerras y otros padecimientos. Y en mi país (la India), pequeños agricultores usan IA para mejorar las cosechas y aumentar las ganancias.

Innovaciones como estas pueden acercarnos al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas en temas como erradicar la pobreza, poner fin a la desigualdad sanitaria, aumentar la escolarización y combatir el calentamiento global. Pero el mundo apenas está empezando a vislumbrar lo que la IA puede hacer por el progreso humano. Para aprovechar al máximo el poder de la IA al servicio del desarrollo, debemos encontrarle nuevas aplicaciones.

Por ejemplo, con el debido apoyo, los cielos de los países en desarrollo podrían ser surcados por drones para el envío de suministros médicos a hospitales remotos. Ya se está haciendo en las áreas rurales de Ruanda, donde un exclusivo acuerdo de colaboración entre el ministerio de salud y Zipline (una startup tecnológica de Silicon Valley) permite a médicos que trabajan en clínicas de difícil acceso pedir sangre para transfusiones por mensaje de texto: el pedido les llega en cuestión de minutos en paracaídas. Desde el inicio del programa en octubre de 2016, los tiempos de entrega se redujeron a la quinta parte, y fue posible salvar cientos de vidas.

Hay que combatir los miedos

Pero aunque usos innovadores de la IA como estos son impresionantes, no están asegurados. A menos que combatamos los temores (indebidos pero muy publicitados) a que las disrupciones provocadas por la IA sean peores que las ventajas, el increíble progreso que las empresas tecnológicas están logrando en el mundos subdesarrolladose frenará.

Hay diversas formas de evitarlo. Para empezar, las autoridades deben dar pleno apoyo a programas como la campaña “AI for Good” de Naciones Unidas, que busca fomentar un diálogo sobre aplicaciones útiles de la tecnología al trabajo humanitario. Quienes nos dedicamos al desarrollo tecnológico también debemos seguir identificando proyectos, iniciativas, think tanks y organizaciones a los que la cooperación con empresas de IA beneficiaría (como en el caso de Zipline en Ruanda).

Pero ante todo, no es posible un diálogo sobre el desarrollo de la Inteligencia Artificial con fines humanitarios en el que sólo participen organismos de ayuda, entidades de beneficencia y gobiernos: también deben estar presentes quienes invierten en tecnología.

Los emprendedores tecnológicos llevan demasiado tiempo centrados en resolver los problemas del Norte Global, sin prestar atención a las cuestiones generalmente asociadas con los países en desarrollo. Pero la tecnología móvil está generando nuevas oportunidades; y ahora tiene sentido, en lo humanitario y también en lo empresarial, apuntar a soluciones de IA fuera de los países occidentales.

Por eso fundé Rewired, un vehículo de inversión con cien millones de dólares que apoya a empresas embrionarias de IA y robótica dedicadas a la solución de cuestiones sociales importantes. Trabajamos con quienes están a la vanguardia de la percepción artificial (la capacidad de los robots para comprender e interpretar el mundo físico). Hemos invertido en empresas que buscan replicar el sentido humano del olfato, desarrollar prótesis inteligentes económicas y crear máquinas portátiles que sirvan para mejorar los procesos de fabricación.

Nuestro objetivo es financiar tecnologías con potencial para mejorar la calidad de vida en todos los países del mundo. Y creo que esa será la característica unificadora de la IA. Las máquinas que creamos hoy no sólo serán rentables: también nos acercarán a la solución de algunos de los mayores desafíos del mundo.

Traducción por Esteban Flamini

Tej Kohli es un emprendedor, empresario y filántropo del área de la tecnología, y fundador de Kohli Ventures, una empresa de capitales de riesgo centrada en soluciones tecnológicas.

© Project Syndicate 1995–2018