Aprendiendo a vivir con el COVID-19 | RED/ACCIÓN

Aprendiendo a vivir con el COVID-19

Los líderes en el estado brasileño de Rio Grande do Sul han ideado una estrategia para vivir con el virus, basada en indicadores clave, consultas de expertos y procesos exigibles. Y lo ha hecho a plena vista del público.

Una de las paradojas de COVID-19 ha sido la forma en que algunos países ricos y de alta capacidad (particularmente los Estados Unidos y el Reino Unido) no pudieron contener el virus, mientras que algunos países y regiones más pobres con menos capacidad (incluyendo Vietnam, Grecia, y el estado indio de Kerala) rápidamente lo controló. Ahora que los países deben planificar más allá de sus bloqueos, ha surgido un contraste igualmente marcado.

En los Estados Unidos y el Reino Unido, los regímenes de contención ambiguos sin planes de salida claros han dado lugar a un estancamiento político entre el mantenimiento de bloqueos insostenibles y la apertura imprudente de la economía. Por el contrario, los responsables políticos en el estado brasileño de Rio Grande do Sul han utilizado una planificación cuidadosa para aprender a vivir con el virus.

El estado comenzó a prepararse el 2 de marzo, cuando el gobernador Eduardo Leite le encargó a su secretario de planificación, presupuesto y administración que reuniera un comité de datos para desarrollar e implementar un plan para mantener en marcha la economía del estado y combatir la propagación del virus. En muchas otras partes de Brasil, el virus permanece sin control, y el país ahora tiene el segundo mayor número de casos de COVID-19 en el mundo y el sexto mayor número de muertes. Sin embargo, su quinto estado más poblado ha respondido de una manera que muchos países ricos harían bien en emular.

Se destacan cinco componentes de la respuesta de Rio Grande do Sul.

Primero, Leite se centró desde el principio en evitar el peor resultado posible, en lugar de simplemente esperar que no se materializara. Antes de que la pandemia llegara a Brasil, los funcionarios estatales utilizaron datos de Japón y Singapur (donde el impacto del virus era limitado) e Italia y España (donde fue horrible) para generar proyecciones matemáticas, y se dispusieron a evitar resultados similares a estos últimos. Luego, el gobernador anunció restricciones a mediados de marzo antes de que el estado informara su primera muerte de COVID-19, lo que le permitió ganar tiempo para fortalecer la capacidad del sistema de salud y ralentizar la propagación del virus.

En segundo lugar, los funcionarios estatales adoptaron un enfoque basado en datos para rastrear el virus, invirtiendo no solo en recopilar más datos, sino también en mejorar los sistemas y contratar talentos sobresalientes para evaluar la información. El comité de datos dividió el estado en 20 regiones, cada una de las cuales tiene un hospital principal con una unidad de cuidados intensivos (UCI), y ha monitoreado 11 indicadores en cada región cada semana.

Aproximadamente la mitad de los indicadores miden la propagación del virus. Incluyen la cantidad de casos nuevos de COVID-19 hospitalizados (en comparación con la semana anterior), la cantidad de casos activos relacionados con recuperaciones en los últimos 50 días y nuevas hospitalizaciones y muertes por cada 100,000 habitantes. El comité también rastrea el número de pacientes en camas regulares y en la UCI con COVID-19 o síndrome de dificultad respiratoria aguda, una enfermedad pulmonar relacionada (porque los casos de COVID-19 generalmente no se registran).

Los otros indicadores miden la capacidad del sistema de salud de cada región. Incluyen el número de camas disponibles en la UCI en relación con la población total y el número de habitantes mayores de 60 años, así como el cambio en la ocupación de la UCI en comparación con la semana anterior.

Además del monitoreo intensivo de datos, el comité de datos convoca a expertos en salud y académicos de manera gratuita y hace públicos sus informes. Más de 150 expertos del gobierno y el mundo académico están examinando el impacto de COVID-19 en la actividad económica, la vulnerabilidad social, la infraestructura y la movilidad en el estado. Además, el gobierno creó una asociación con una universidad desde el principio para iniciar las pruebas aleatorias y los hábitos de encuesta en todo el estado, lo que proporciona una mejor idea de la prevalencia real del virus.

El tercer componente de la respuesta del estado es un sistema de alerta simple, específico y transparente. Cada semana, el comité destila los 11 índices en una sola cifra para cada región, lo que coloca a la región en una de las cuatro categorías de riesgo. El amarillo representa un riesgo bajo, el naranja es medio, el rojo es alto y el negro significa un riesgo muy alto, con un bloqueo total esperado en casos extremos. Debido a que el público puede examinar los datos en los que se basan las clasificaciones de riesgo, el sistema ayuda a generar comprensión y confianza.

Cuarto, los funcionarios examinaron cuidadosamente cómo mantener funcionando la economía, porque el estado ya endeudado no podía permitirse el lujo de mantener a las personas sin trabajo por mucho tiempo. El comité ha segmentado claramente los empleos y las actividades económicas en términos de seguridad de los trabajadores (dados los requisitos de distanciamiento social) y su importancia económica, otorgando a estos factores pesos del 70% y 30%, respectivamente. Por ejemplo, la agricultura es relativamente segura, porque los trabajadores están al aire libre y a una distancia segura el uno del otro, y también es vital para la economía de Rio Grande do Sul. Toda la información está disponible públicamente.

Finalmente, el gobierno estatal elaboró ​​protocolos de regreso al trabajo para cada industria en base a consultas con expertos en salud ocupacional, asociaciones industriales, empresas y trabajadores. Al publicar los primeros borradores de protocolos e invitar comentarios, el comité ayudó a garantizar un proceso abierto y transparente.

Más allá de las medidas obligatorias, como usar máscaras faciales, limpiar, distanciar y proteger a los grupos en riesgo, los protocolos sectoriales varían según el nivel de alerta. Por ejemplo, la industria puede funcionar al 100% de su capacidad en una región amarilla, al 75% bajo una alerta naranja, al 50% en regiones rojas y al 25% en regiones negras, con excepciones para sectores esenciales como alimentos, energía, productos químicos y salud. El comercio minorista, que presenta un mayor riesgo de contagio, puede operar a solo un 50% de su capacidad bajo una alerta amarilla, y debe cerrar bajo una alerta negra.

Si bien los autobuses y las iglesias tienen restricciones de asientos variables según el nivel de alerta, actualmente no se permiten eventos masivos. El estado ahora está debatiendo qué instituciones educativas deberían reabrir primero, y cuándo y cómo reabrir el resto.

Las políticas de seguridad laboral de Rio Grande do Sul han estado vigentes durante tres semanas. A partir de la última semana de mayo, menos del 20% de las camas de la UCI COVID-19 del estado están en uso. El estado tiene 56 casos por cada 100,000 habitantes, en comparación con 720 por 100,000 en el estado de Amazonas, 390 en el estado de Ceará y 220 en Río de Janeiro. Y su tasa de mortalidad COVID-19 es 1.6 por 100,000 habitantes, muy por debajo de las tasas en Amazonas (42.4) y Río de Janeiro (23.1).

Los líderes de Rio Grande do Sul han ideado una estrategia para vivir con el virus, basada en indicadores clave, consultas de expertos y procesos exigibles. Y lo ha hecho a plena vista del público. Aquí hay lecciones para los gobiernos de los países más ricos que aún no han desarrollado dicho plan.

Ngaire Woods es Decana de la Escuela de Gobierno Blavatnik de la Universidad de Oxford. Leany Lemos es Secretaria de Planificación, Presupuesto y Gestión en el estado de Rio Grande do Sul, Brasil.

© Project Syndicate 1995–2019.

Sumate para construir juntos un periodismo que no solo sirva para contar el mundo, sino también para cambiarlo ✊🏼

¡CONOCÉ MÁS!

Sociedad

Laura Taffetani: "Es un momento oportuno para valorizar el rol de las organizaciones de la sociedad civil"

La abogada e integrante de la Fundación Pelota de Trapo asegura que desde el inicio de la pandemia las organizaciones fueron determinantes para llegar con ayuda a las comunidades más vulnerables. Y afirma que, como ocurre con el sector privado, las entidades también necesitan medidas estatales que las ayude a sostener su trabajo.

Opinión

Cómo pueden las mujeres impulsar la transición verde

El cambio a la energía sostenible brinda a las sociedades la oportunidad de abordar la discriminación sistémica de género. Afortunadamente, los gobiernos, las empresas, las universidades y las ONG reconocen cada vez más la necesidad de hacer que la transición verde sea más diversa e inclusiva.

Foto: UNSAM

Coronavirus

¿Qué pasa en la UNSAM? La universidad creó un test para el COVID-19, prueba un tratamiento y desarrolla una vacuna

La pandemia fue declarada hace cuatro meses. En ese tiempo, la Universidad Nacional de San Martín se convirtió en una usina de herramientas para enfrentar el avance del nuevo coronavirus. ¿Cómo logró reorientar sus esfuerzos en tiempo récord?

Tecnología

Victoria Blazevic: "El ecommerce se asentó y progresó mucho en muy poco tiempo"

La gerente de comunicación de Tiendanube, empresa que permite crear una tienda online en minutos, habla de los desafíos tecnológicos que impone la pandemia y destaca varios emprendimientos que surgieron en los últimos meses.

Ilustraciones: Pablo Domrose

Coronavirus

6 medidas que tendrán que tomar las escuelas cuando vuelvan las clases presenciales

En esta guía ilustrada, te explicamos los puntos más relevantes del protocolo nacional para el regreso al aula. ¿Cómo será la asistencia? ¿Cuál será la organización dentro del aula? ¿Y qué medidas se tomarán para entrar y salir del colegio?