Argentina no tiene que desaprovechar esta crisis | RED/ACCIÓN

Argentina no tiene que desaprovechar esta crisis

Para explicar la inestabilidad crónica y la falta de liquidez episódica de Argentina, uno debe mirar más allá de los líderes idiosincrásicos, los shocks externos temporales y los errores políticos específicos. La respuesta se encuentra en el sistema político del país, que no ha logrado consolidar las instituciones que pueden apoyar el desarrollo a largo plazo.

El chiste es conocido pero sigue siendo válido: si uno sale de Argentina y regresa 20 días después encontrará que todo es diferente, pero si regresa después de 20 años, encontrará que todo es igual. ¿Será posible que el probable próximo presidente, Alberto Fernández, finalmente logre erradicar esa frase?

Según el Banco Mundial, desde 1950, Argentina ha pasado uno de cada tres años en recesión. Y la actual crisis financiera puede convertirse en su noveno default soberano y el tercero desde 2000. Esto es aún más desconcertante porque solo hace un siglo Argentina era uno de los países más ricos del mundo.

Para explicar la inestabilidad crónica y la falta de liquidez episódica de Argentina, uno debe mirar más allá de los líderes idiosincrásicos, las conmociones externas temporales y los errores específicos de política. La respuesta radica en un sistema político que, habiendo oscilado con tanta frecuencia entre la dictadura militar y el populismo, no ha logrado consolidar las instituciones que pueden restringir el corto plazo y anclar las políticas para el desarrollo a largo plazo.

Es cierto que el actual presidente Mauricio Macri heredó una economía en una situación desesperada. En 2016, Argentina tenía grandes déficits gemelos, reservas de divisas extranjeras agotadas, acceso limitado a los mercados internacionales de capital e inflación alta y persistente. Temiendo que la "terapia de choque" desencadenaría una reacción popular, Macri apostó por el gradualismo, posponiendo reformas estructurales y contando con un entorno externo de apoyo. Por desgracia, las condiciones se pusieron agrias al poco tiempo.

Pero los problemas actuales de Argentina no son completamente producto de una pesada carga macroeconómica y mala suerte. Desde el principio, el gobierno de Macri persiguió demasiados objetivos políticos con muy pocos instrumentos, especialmente en vista de las instituciones débiles y la cultura política famosa e impaciente.

Además de las malas condiciones iniciales, el nuevo gobierno enfrentó restricciones estructurales bien conocidas: debilidad fiscal, dolarización financiera, miedo a la inflación flotante, alta inercia, intolerancia a la deuda, mercados de capital domésticos débiles y una pequeña base de exportaciones dominada por productos básicos. Por lo tanto, desde el principio fue imposible para la administración de Macri levantar los controles de divisas y capital y, simultáneamente, ofrecer consolidación fiscal, sostenibilidad externa, menor inflación y crecimiento inclusivo. Algo tenía que ceder.

Sin embargo, impulsado por un optimismo excesivo y respaldado primero por el frenesí de los inversores y luego por el Fondo Monetario Internacional, Macri trató de tenerlo todo. Como resultado, la política fue inconsistente y esquizofrénica, una mala receta para un cambio estructural duradero. Ahora, las consecuencias electorales que temía Macri si tomaba las decisiones difíciles se han materializado precisamente porque no lo hizo.

Si bien Argentina es una sociedad profundamente polarizada y de poca confianza en la que la formulación de políticas económicas ha sido históricamente altamente politizada, el corto plazo no es un fenómeno exclusivamente argentino. Raro es el político que está preparado para incurrir en costos a corto plazo por el bien de los beneficios a largo plazo.

Pero el corto plazo constante debe eventualmente colapsar bajo el peso de la necesidad económica. Después de todo, otros países han roto con su pasado después de llegar a un punto en el que la circunscripción para el cambio venció a los intereses creados que se le oponían.

Por lo tanto, los argentinos deben encontrar una manera de superar su desconfianza perpetua hacia las instituciones, y entre sí, y generar un consenso duradero para la formulación de políticas a largo plazo. El alcance total del peronismo, una marca de populismo profundamente divisiva pero notablemente duradera que combina elementos del nacionalismo, el antielitismo y el corporativismo, hará que esta tarea sea más difícil.

Pero el status quo es inaceptable. Incluso si otro tramo de rescate del FMI ofrece un respiro temporal, o las condiciones externas mejoran, sin barrer las reformas estructurales, es probable que la próxima crisis argentina se parezca mucho a la última.

La agenda política de mediano plazo debe incluir reformas laborales, impositivas y de pensiones, y una reducción del gasto público derrochador. Pero estas medidas por sí solas no serán suficientes. Para reducir permanentemente las vulnerabilidades estructurales de Argentina, es decir, su escasez crónica de dólares y su dependencia de los créditos externos, se necesitan otros dos conjuntos de políticas.

Primero, Argentina necesita una estrategia industrial a largo plazo para desarrollar fuentes adicionales de ingresos por exportaciones. Esto requerirá diversificar la economía haciendo apuestas estratégicas en sectores en los que Argentina tiene potencialmente una ventaja comparativa (como maquinaria industrial y productos químicos) y eliminando gradualmente los subsidios a las industrias protegidas no competitivas.

La diversificación estratégica, junto con la reducción de las barreras arancelarias y no arancelarias y el aumento de la inversión en infraestructura pública, podrían permitir a Argentina ingresar a las cadenas de valor mundiales. Pero este enfoque no tendrá éxito hasta que la búsqueda de rentas, el clientelismo político y el amiguismo arraigado que han afectado a las instituciones del país desde la década de 1930 sean eliminados.

Mientras exista la estructura de incentivos creada por la antigua industrialización de sustitución de importaciones, las nuevas políticas continuarán siendo capturadas por los intereses creados.

En segundo lugar, Argentina necesita reformas institucionales para reforzar el papel del peso como un depósito de valor seguro y creíble, reducir la dolarización, controlar la inflación y mitigar las vulnerabilidades del balance. Por lo tanto, el próximo gobierno debe establecer credibilidad al comprometerse con la estabilidad de precios, forzada por un banco central verdaderamente independiente que pueda ofrecer retornos moderados pero consistentemente positivos para los ahorradores de peso.

Combinado con el desarrollo de instrumentos de ahorro en moneda local, las tasas positivas deberían ayudar a profundizar los mercados nacionales de capital y expandir el sistema bancario. Los encargados de la formulación de políticas también deben establecer límites a los préstamos en moneda extranjera de los gobiernos, establecer un consejo fiscal independiente y garantizar que las políticas sensatas de gestión del flujo de capital reduzcan el impacto del especulativo "dinero caliente".

La buena noticia para Argentina es que habiendo tocado fondo, la única forma puede ser hacia arriba. Fernández, el claro favorito para ganar las elecciones presidenciales del 27 de octubre, comenzará su mandato con suficiente capital político para promulgar algunas de las reformas que Macri demostró que no puede o no quiere implementar.

Flanqueado por su compañero de fórmula de izquierda, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, será menos vulnerable a las acusaciones de ser un "neoliberal", un cargo grave en gran parte de América Latina. Además, Fernández puede retener el apoyo de los votantes de izquierda y de bajos ingresos al promulgar una agenda social progresiva y garantizar que su paquete de reformas proteja a los más vulnerables.

Si quiere ser reelegido en 2023, Fernández necesitará una economía en crecimiento, y eso requerirá que invierta capital político. En lugar de ser simplemente un motivo de tristeza, entonces, esta crisis podría ser el momento en que lo políticamente imposible se vuelve inevitable. No tomará 20 años descubrirlo.

Kemal Derviş, ex ministro de Asuntos Económicos de Turquía y ex administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), es miembro principal de la Brookings Institution. Sebastián Strauss es analista de investigación y coordinador de compromisos estratégicos en la Brookings Institution. Sígalo en Twitter: @Seba_Straus

Te necesitamos para seguir cambiando la realidad y hacer un periodismo más participativo.

HACETE MIEMBRO

Tecnología

Intervención: Pablo Domrose

Cómo el polo argentino se convirtió en un juego de caballos clonados

El Abierto de Palermo, que ganó La Dolfina por séptimo año consecutivo, es el torneo más importante del mundo. Y uno de los más antiguos. Paradójicamente, ahora el polo es un deporte biotecnológico donde los científicos tienen vía libre para experimentar. El campeón jugó con ocho yeguas clonadas.

RED/ACCIÓN es uno de los 10 medios digitales de América Latina ganadores del fondo Velocidad

Fue seleccionado entre más de 350 medios por su “capacidad para producir periodismo de calidad y tener un impacto en la sociedad”. El fondo fue desarrollado por el Centro Internacional para Periodistas (ICFJ) y SembraMedia con el apoyo de Luminate, y tiene como objetivo impulsar el trabajo de los medios emergentes de la región.

Sociedad

Intervención: Pablo Domrose

Volver a empezar después de cada tormenta: cómo evitar el drama de las familias que viven en villas y asentamientos que se inundan

En la Argentina hay 4.400 barrios populares y el 62% se inunda cuando llueve. Reunimos a vecinos de distintas localidades para entender cuál es el impacto social, emocional y económico cada vez que el agua entra en sus casas. ¿Cuáles son las pequeñas obras que pueden hacer que sean menos vulnerables ante lluvias intensas?

Actualidad

Foto: ADEPA

RED/ACCIÓN ganó cuatro premios ADEPA y obtuvo dos menciones especiales por sus contenidos periodísticos

Periodistas de nuestro equipo fueron distinguidos en las categorías Solidaridad Social, Ecología y Medio Ambiente, Educación y Periodismo Judicial. De la edición de estos premios participaron 685 periodistas, fotoperiodistas y dibujantes de todo el país, con 1037 trabajos publicados.