Así es el trekking al Cajón del Azul en El Bolsón, un boom en el verano de la Patagonia

Así es el trekking al Cajón del Azul en El Bolsón, un boom en el verano de la Patagonia

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Miles de turistas disfrutan de la red de Refugios de la Comarca Andina y este mágico pozón es el lugar más elegido. Se llega luego de una caminata de 4 hs y acá El Bolsón Trekking comparte la guía con todo lo que necesitás saber para ir.

Así es el trekking al Cajón del Azul en El Bolsón, un boom en el verano de la Patagonia

El Cajón del Azul invita a un chapuzón inolvidable. Foto: Turismo El Bolsón.

¿Conocés? Si todavía no fuiste seguro que escuchaste hablar o viste fotos o videos. Es que el Cajón del Azul es una maravilla que cada vez más viajeros eligen en El Bolsón, atraídos por un río que nace en la Cordillera de los Andes y que dibuja los escenarios más lindos a su paso entre altas paredes y pozones ideales para un chapuzón. ¿Es frío? Sí, es de deshielo, es Patagonia. ¿Es hermoso? Y, miralo. Por si faltaran detalles, para llegar tenés que encarar una caminata de cuatro horas por senderos que te llevan montaña adentro y río arriba que ya solo eso vale la pena. Pero como en las buenas historias, el final del recorrido es de novela: ese paraíso azul profundo, inolvidable. Y como nuestros amigos de El Bolsón Trekking lo conocen al detalle como a las otras joyas de la Comarca Andina, les pedimos que nos compartieran un informe con todo lo que tenés que saber para ir. Y lo mejor de todo, es que nos devolvieron esta completa guía. Después de leerla, solo falta que fijes la fecha del viaje.


Rumbo al Cajón del Azul: lo que tenés que saber


Rumbo al Cajón del Azul. Foto: El Bolsón Trekking.

Si planeas una escapada a El Bolsóntenés que reservar como mínimo un día completo para hacer este trekking. Seguro que no te vas a arrepentir.

Lo primero es pasar por la Oficina de turismo de El Bolsón, que está enfrente de la Plaza Pagano. Allí te darán todas las explicaciones para ir en colectivo o en auto hacia al estacionamiento desde donde comienza el sendero y te pedirán que te registres en la pagina web del ANPRALE. Esto es una medida de seguridad en caso de que ocurra algún problema durante el trekking, o algún familiar necesite saber para qué lugar hiciste tu salida.

Con toda la información en mano, es hora de empezar la caminata. Si vas en auto, desde la Oficina de Montaña tenés que tomar la ruta 40 hacia el norte y girar hacia Mallín Ahogado, en dirección a la Chacra de Wharton

Wharton. El lugar donde empieza la caminata. Foto: El Bolsón Trekking

La Chacra de Wharton está a 17 km del centro de El Bolsón. El viaje hasta ahí es en su mayoría por camino asfaltado, excepto los últimos 2 km que son de camino de tierra (en buen estado). Una vez allí, podés dejar tu coche en un estacionamiento pago de los dos que hay, para luego comenzar la caminata.

No tenés que preocuparte por perderte, ya que el camino está bien marcado y señalizado con carteles. Poco después de comenzar a caminar, encontrarás una bajada empinada que es la parte más difícil del regreso.

Después de descender unos 40 minutos caminando, vas a llegar a la confluencia, ahí encontrarás un lugar llamado The Gaucho Beer, que ofrece comidas y bebidas que se sirven en mesas de madera al lado del río. Desde allí, el sendero te llevará a dos pasarelas: la primera del Río Blanco y la segunda del Río Azul. Después de eso, empieza la verdadera aventura.


Podés ir y volver en el día, dormir en refugios o acampar


Antes de decidir hacer este trekking, tenés que tener en cuenta que es exigente y se necesita tener un buen estado físico. El recorrido completo es de unos 20 km (ida y vuelta) y puede llegar a ser una mala experiencia si no estas preparado.

El trekking te regala paisajes maravillosos. Foto: El Bolsón Trekking

Otro tema a tener en cuenta es que, aunque la excursión puede realizarse en un día, está la opción de alojarte en refugios o acampar en lugares permitidos para disfrutar de una manera diferente cada rincón de estos lugares. Los refugios, además de encontrarse en paisajes bellísimos, ofrecen buenos servicios para los caminantes.


La Playita, el primer refugio


El primer refugio que vas a encontrar en tu camino al Cajón del Azul es La Playita, ubicado en un punto estratégico del río, aproximadamente a 7 km del inicio del sendero. Después de este punto, el terreno es más plano y menos exigente.

Para alojarte en el refugio La Playita tenés que ir temprano porque es con orden de llegada.

El increíble río Azul. Foto: El Bolsón Trekking

También está la opción de acampar ahí, a orillas del río Azul, rodeado de tranquilidad y belleza. Si planeas acampar, no olvides llevar todo lo necesario (bolsa de dormir,  carpa, aislante, etc.). Parece una obviedad, pero mejor chequear cada detalle.

El refugio cuenta con duchas de agua caliente, comidas caseras y una proveeduría bastante completa.

Si no planeas pernoctar, podés descansar un poco a orilla del río y comer algo en el refugio. Si te quedaste sin agua, es un buen momento para recargar tu botella en el río.


El momento clave para no perderte


Desde La Playita, se puede acceder a otros refugios, como el Cajón del Azul (a 2 km), El Retamal, El Conde, Casa de Campo en la Montaña, La Horqueta y Los Laguitos..

Después de visitar La playita y su pozón, el sendero continúa hasta una nueva pasarela de metal que cruza el río Azul y te lleva al refugio Cajón del Azul.

Pasarela sobre el río Azul.

¡Tip importante! Para no perderte los pozones del Cajón del Azul antes de cruzar la pasarela de color verde, seguí caminando bordeando el río unos 50 metros, que ahí encontrarás los famosos pozones que tanto te deslumbran por las fotos.

Esa parte eideal para nadar y sentarse en la piedra a disfrutar de las vistas. El río es una verdadera maravilla, pero la profundidad en este sector es importante, por lo que si viajas con niños debes tener cuidado. Y cuando te quieras tirar espera tu turno para no golpear a nadie en el agua.

El rio Azul ofrece escenarios tan lindos como este a lo largo de su recorrido. Foto: Gentileza

Si queres ir al refugio, volvés sobre tus pasos y cruzás la pasarela, el camino continúa unos  25 minutos cuesta arriba y llega a una tranquera que da acceso al refugio Cajón del Azul.

Aquí podrás pernoctar en habitaciones compartidas con colchones, siempre y cuando hayas hecho una reserva previa.

También existe la opción de acampar en la zona habilitada, pero tendrás que llevar tu propio anafe y utensilios para cocinar.

Refugio Cajón del Azul. Foto: El Bolsón Trekkng.

El refugio cuenta con una cocina equipada y baños a los que podrás acceder por un precio adicional al pagar por la habitación o el camping.

Continuando el camino desde el refugio y siguiendo las marcas rojas encontrarás un mirador natural desde donde podrás ver el impresionante cañadón formado por el río Azul.

Un poco más arriba hay un puente de madera que cruza el cañadón, aunque no es recomendado para personas con vértigo.

Naturaleza pura en los pozones del Azul. Foto: Turismo El Bolsón.

Antes de cruzar el puente, podrás tomar un sendero a la derecha que en unos 40 minutos te llevará al nacimiento del encajonamiento.


¿Cuándo conviene ir?


Si te gusta la naturaleza y el trekking, deberías hacer esta ruta, que ofrece paisajes impresionantes y te permite disfrutar de la belleza de la Patagonia Argentina.

* Te recomendamos hacer la caminata en los meses de octubre, noviembre, marzo o abril, ya que en esa época hay menos turistas y las temperaturas son más agradables para caminar.

* Recordá que estás en un área natural protegida: hay que ser respetuoso con el entorno y no dejar basura ni hacer fogatas en lugares no permitidos.

¡Al agua Pata! Solo para audaces. Captura de video El Bolson Trekking.

* La caminata en sí no es peligrosa, pero para evitar cualquier tipo de accidente es mejor seguir el sendero delimitado.

* Te sugerimos hacer la caminata temprano por la mañana, aproximadamente a las 9 am, para aprovechar el día al máximo.

Aunque el tiempo estimado para ir y volver es de 7 horas, es posible que necesites más tiempo si decidiste detenerte en algún lugar a descansar o disfrutar del paisaje.

* Antes de partir, asegurate de llevar agua y alimentos suficientes, una campera o capa de lluvia, un sombrero, protector solar, y zapatos cómodos para caminar.

El premio después de la caminata: un chapuzón en el paraíso.

Este año pusieron un aforo máximo de mil personas para los que van a pasar el día. Si sos el 1001 cuando querés inscribirte en la página de la Anprale no te va a dejar. En cambio, si te lo va a permitir si vas a acampar o a pernoctar en un refugio.

* Si seguís estos consejos, tu visita al Cajón del Azul será una experiencia muy agradable.

Este contenido fue originalmente publicado en RÍO NEGRO y se republica como parte del programa «Periodismo Humano», una alianza por el periodismo de calidad entre RÍO NEGRO y RED/ACCIÓN.