Diana O Brien | RED/ACCIÓN
Harvard Business Review | 21 de marzo de 2019

Cinco formas en que los jefes pueden reducir el estigma en la salud mental

Los expertos nos dicen que uno de cada cuatro adultos enfrentará un problema de salud mental a lo largo de su vida. En el trabajo, quienes lo sufren suelen ocultarlo por temor a enfrentar discriminación de parte de sus pares o incluso de sus jefes. Estos estigmas pueden ser superados, pero se requiere más que una política definida desde arriba. También es necesaria la acción empática de los gerentes.

¿Qué debe transmitir a las personas de su equipo para que tengan una actitud comprensiva hacia los problemas de salud mental de los colegas? He aquí cinco formas en que los gerentes pueden ayudar a impulsar una cultura más empática:

Ponga atención al lenguaje. Sea consciente de las palabras que usa, de modo de no estigmatizar los problemas de salud mental. “El seños TOC está desatado otra vez organizando todo” “¡Ella está totalmente ‘psico’ hoy!” “Él estuvo bipolar esta semana, animado un minuto, triste al siguiente”. Estas frases pueden incomodar a un colega que padece algún trastorno de salud mental.

Repiense las licencias por enfermedad. Si un colega tiene cáncer, nadie dudará que necesitará tiempo de licencia para el tratamiento. Si tiene gripe, su jefe le dirá que vaya a casa y descanse. Los gerentes deberían reaccionar de la misma forma ante desbordes emocionales u otras señales de estrés o ansiedad, entre otros.

Aliente conversaciones abiertas y honestas. Estimule espacios para que las personas puedan hablar de sus desafíos, pasados y presentes, sin temor a ser calificadas como “inestables”. Los líderes pueden compartir sus propias experiencias, o historias de otras personas que han enfrentado problemas de salud mental, obtenido ayuda y reanudado carreras exitosas. También deberían alentar a todos a alzar la voz cuando se sientan abrumados o necesiten ayuda.

Sea proactivo. No todo el estrés es malo. Hay personas que trabajan en áreas que se caracterizan por un elevado estrés. Las mismas suelen acostumbrarse a este o desarrollar mecanismos para lidiar con él. Sin embargo, el estrés prolongado y poco manejable puede contribuir a empeorar los síntomas de enfermedades mentales. ¿Cómo pueden los directivos asegurar que sus empleados están encontrando el equilibrio? Ofreciéndoles acceso a programas, recursos y educación sobre manejo de estrés y desarrollo de la resiliencia.

Entrene a las personas para detectar ciertos trastornos de salud mental y responderMental Health First Aid es un programa que incrementa la habilidad de las personas para reconocer las señales de que alguien está enfrentando un trastorno de salud mental y conectarlo con recursos de apoyo. Oriente a sus colegas sobre cómo escuchar sin hacer juicios, ofrecer consuelo y evaluar el riesgo de un colega que está sufriendo un ataque de pánico o viviendo un evento traumático. Estas pueden ser conversaciones difíciles, y pueden llegar en momentos inesperados, así que es importante estar listos para ellas.

Cuando su gente está en dificultades, usted quiere que ellos sean capaces de abrirse y pedir ayuda. Estas cinco estrategias pueden ayudar a cualquier jefe u organización a crear una cultura que deje de estigmatizar las enfermedades mentales.

Diana O’Brien es jefa global de marketing en Deloitte. Jen Fisher es directora nacional de bienestar para Deloitte en los Estados Unidos.

©HBR, distribuido por The New York Times Licensing Group