Jorge Castañeda | RED/ACCIÓN

México ya tiene su propio Trump

Ambos son populistas y sienten profundo desagrado por el país del otro y son complacientes con sus partidarios nacionalistas. Pero los dos saben que deben negociar, adaptarse y compatibilizar realidades prácticas.