Kuty Shalev | RED/ACCIÓN
Harvard Business Review | 15 de marzo de 2019

Ideas para integrar a los colegas que trabajan distancia

Una investigación muestra consistentemente que los empleados que trabajan a distancia tienden a sentirse excluidos de la cultura de su compañía. Ellos sienten que se los trata de manera diferenciada y suelen temer que sus colegas estén trabajando en su contra. Cuando surge un problema, casi la mitad de los trabajadores a distancia lo dejan empeorar durante semanas o más.

Para mejorar la integración en el lugar de trabajo, mi compañía probó distintas maneras de reunir a nuestros equipos, incluyendo cafés virtuales, clubes de lectura y webinarios enfocados en valores. Algunos de estos esfuerzos impulsaron temporalmente al equipo, pero no resolvieron los problemas culturales, que son inherentes a tener una parte de los trabajadores a distancia.

Nos dimos cuenta que necesitábamos crear una fuerza de trabajo que trascendiera la distancia. Es decir, armar un entorno de cohesión, de buena fe y confianza, a través de relaciones y conversaciones significativas. He aquí las dos estrategias que resultaron más exitosas en términos de incrementar el involucramiento: 

En primer lugar, nos lanzamos a generar conversaciones más profundas entre compañeros, a través de reuniones virtuales, estructuradas de forma parecida a un club de lectura. Por ejemplo, hicimos que todos vieran la misma conferencia TED, leyeran el mismo libro o artículo, o tomaran el mismo curso online. Después, nos reunimos en videoconferencia y le pedimos a todos que compartieran su reacción. Tuvimos éxito al alentar la discusión y la apertura. Empezamos a romper el hielo con preguntas tan simples como “¿Qué tipo de café tomaste esta mañana?” Si dos personas usan leche de avena, podrían inferir que ambas valoran la salud, promoviendo mayor dialogo y cercanía. Reunir esta clase de conocimiento directo acerca de los compañeros de trabajo y crea la clase de confianza, que es especialmente importante en términos globales.

En segundo lugar, use juegos online para ayudar a construir la confianza. Aunque esto podría sonar poco convencional, jugar un videojuego, uno que fuerce la colaboración y ponga al equipo en escenarios que estén destinados a fallar, ayuda a construir confianza y revelar cómo el equipo manejará obstáculos. Estos juegos permiten a los miembros del equipo controlar e incluso utilizar las emociones negativas que pueden surgir durante el proceso de aprendizaje. Elija un juego que obligue al equipo a salir de su zona de confort.

Si bien podría considerarse que compartir un club de lectura o un juego es perder tiempo de trabajo, lo cierto es que han dado a nuestra compañía un sentido de cohesión del que estaba careciendo. Nuestra tasa de rotación había sido significativamente mayor que el de por sí elevado promedio en la industria del software, pero desde entonces nuestra retención ha mejorado. También hemos visto un marcado incremento en el progreso de los proyectos actuales, incluso aquellos que llevaban mucho tiempo en espera, y un mayor involucramiento de los empleados. Con estas mejoras, pudimos definir y cumplir con nuevos estándares para nosotros mismos.

Kuty Shalev es fundador de Clevertech.

©HBR, distribuido por The New York Times Licensing Group