Rema Hanna | RED/ACCIÓN

El mito de la dependencia en los planes sociales

En la mayoría de los países, tanto las personas ricas como las pobres se preocupan de que los programas sociales para hogares de bajos ingresos terminen debilitando los incentivos laborales y creen una subclase de indigentes. De hecho, investigaciones recientes sugieren todo lo contrario: cuanto más tiempo reciban las familias un apoyo estable y predecible, mejor lo harán ellos y sus hijos.