Robert Skidelsky | RED/ACCIÓN

Posibilidades económicas para nosotros mismos y cómo perderle el miedo al ocio

Aunque todavía no hemos llegado al punto en que la automatización amenace con desplazar a vastas franjas de la fuerza laboral, una narrativa de disrupción tecnológica continuará enmarcando debates sobre el trabajo, la educación y la política económica. Esa narrativa debería tener en cuenta no solo el futuro del trabajo, sino también la posibilidad del ocio.