Russell Clayton | RED/ACCIÓN
Harvard Business Review | 29 de marzo de 2019

¿Puede permitirse cambiar de carrera?

Todos nos sentimos atraídos a cambiar de carrera por diversos motivos. Sin embargo, muchas personas no lo hacen por la preocupación que les genera el riesgo económico. Nos preguntamos: ¿Cómo variarían los ingresos si hago un cambio de carrera? He aquí algunos factores a considerar, que podrían ayudar a reducir las preocupaciones.

Intente vivir con su nuevo ingreso. Si le preocupa que en su nuevo trabajo le pagarán menos, haga la prueba de solo manejarse con ese salario estimado. Averigüe cuánto podría llegar ganar, y viva con ello durante un periodo de dos a cuatro meses. Esto le dará una imagen realista de cómo sería la vida, desde una perspectiva de ingresos, en su nueva carrera. Revise su presupuesto para ver en qué utiliza su ingreso actual y los gastos que podría reducir. Al final evalué: ¿Cuál fue el impacto financiero? ¿Pudo ahorrar? ¿Debe dinero? ¿Cómo se sintió?

Cree un fondo de emergencia. Construir o ampliar un fondo de emergencia también ayudará a reducir el estrés y la preocupación de empezar una nueva carrera. Una buena regla general es tener ahorrados de tres a seis meses de gastos cotidianos. Entre más margen financiero tenga, más tiempo puede dedicar a encontrar otro trabajo, de ser necesario. Una forma de crear ese margen es ahorrando su aguinaldo. O podría extender su prueba de vivir con menores ingresos, de manera tal que pueda ahorrar más dinero.

Evalúe la tolerancia al riesgo de su hogar. ¿Cómo se siente respecto al riesgo? ¿Y su pareja? La tolerancia al riesgo es distinta para cada persona. Evaluar qué tan cómodo se siente lo ayudará a ver qué elecciones son buenas para usted y cuáles mejor dejar de lado.

Cree un plan de respaldo. Saber cómo se siente respecto al riesgo también le dará una idea de qué tan sólido debería ser su plan. Si usted es muy precavido respecto al cambio, reduzca su estrés recurriendo a un plan B. Asimile todas las reflexiones y creatividad que utilizó para llegar a donde está, y úselas para considerar qué podría hacer si su nuevo trabajo no funciona. Por ejemplo, una buena idea es mantener sus relaciones con colegas de trabajos anteriores. Esto le dará una mayor oportunidad de regresar a su antigua industria en caso de necesitarlo.

Maneje las expectativas. Hable con los miembros de la familia sobre el cambio en sus vidas. Estas conversaciones deberían enfocarse en ajustes de agenda, variaciones en el ingreso y hábitos de compra, que harán que la transición sea exitosa. Definir expectativas de cómo se verá su nueva vida dejará menos espacio para sorpresas y decepciones.

El impacto financiero de un cambio de carrera pesa en la mente de cualquiera que considera hacer algo distinto. Recuerde que los sacrificios de corto plazo están al servicio de sus metas de largo plazo. Su transición no estará exenta de dificultades, pero no pierda la esperanza. Puede hacerse.

Russell Clayton es miembro de la Universidad del Sur de Florida.

©HBR, distribuido por The New York Times Licensing Group