Cómo procesar las transiciones profesionales - RED/ACCIÓN

Cómo procesar las transiciones profesionales

"Incluso si se está moviendo hacia algo que realmente quiere hacer y es la decisión correcta, el cambio es realmente difícil"

Ilustración: Jaime Jacob / The New York Times

En mi último día en la sala de redacción de una publicación de Carolina del Norte, me encontré conteniendo las lágrimas. En ese momento, no pensé que estaría triste por irme: yo había decidido renunciar. Pero los sentimientos de dolor son comunes cuando dejas un lugar de trabajo que amas, dice Kim Scott, autor de "Radical Candor".

"Incluso si se está moviendo hacia algo que realmente quiere hacer y es la decisión correcta, el cambio es realmente difícil", dice Scott.

Entonces, ¿cómo puedo prepararme? Recuerda que el dolor puede llegar, tal vez inesperadamente.

Lynn Berger, un coach profesional con sede en Nueva York, sugirió tomarse un tiempo para reflexionar sobre qué significa el trabajo para usted y qué obtiene de él. ¿Trabaja únicamente por razones prácticas (por ejemplo, seguridad financiera)? ¿Te gusta ser desafiado en tu trabajo? ¿Es el trabajo el lugar principal donde socializas con otras personas? Cuando entienda qué es lo que más le satisface de su trabajo, dice la Sra. Berger, es posible que pueda prepararse si eso le falta en su nueva posición.

HE COMENZADO MI NUEVO TRABAJO, PERO TODAVÍA EXTRAÑO MI VIDA ANTIGUA DE TRABAJO. Eso es totalmente normal, y todo el mundo procesa las transiciones profesionales de manera diferente. Algunas personas pueden no sentirse desconcertadas cuando dejan un rol que consideraron profundo. Otros pueden sentir tristeza o una sensación de pérdida que no entienden. Es posible que sientas una mezcla confusa de todas esas emociones, o ninguna de ellas.

Shana Wilson Anderson, de 42 años, es gerente senior de capacitación en Capital One, pero en marzo se despidió de la compañía en la que pasó 18 años.

Anderson dice que en su último día, no había ni un "ojo seco" en el centro de llamadas. "Soy una persona organizada, una planificadora, una pensadora estratégica", dice. "Lo que no planeé fue cómo me sentiría realmente cuando dejara la empresa".

Así es como se ve el dolor, dice la Dra. Lisa Orbé-Austin, psicóloga en Nueva York, y está bien permitirte sentirlo. Pero si tiene problemas para dejarlo ir, puede ser útil identificar exactamente lo que echa de menos en el antiguo lugar de trabajo para que pueda enfrentar esa pérdida de frente.

© 2019 The New York Times

EN PROFUNDIDAD