Empleo de personas en situacion de calle: el desafío en pandemia | RED/ACCIÓN

Cómo se puede ayudar a las personas en situación de calle a tener empleo en plena crisis económica

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Malena Famá es presidenta de Fundación Multipolar, que trabaja generando oportunidades para ayudar a personas en situación de calle. En esta entrevista analiza las dificultades que atraviesan y cuenta que, en plena pandemia, lograron que personas en condiciones de extrema vulnerabilidad social pudieran trabajar.

Cómo se puede ayudar a las personas en situación de calle a tener empleo en plena crisis económica
Malena Famá. Foto: Fundación Multipolar.



—¿Cómo impactó la pandemia en el trabajo que hacen con las personas en situación de calle?
—Necesitamos responder una pregunta más con anterioridad: “¿Cómo impactó la pandemia en la vida de las personas en situación de calle?”. Empezaba a hacer frío y, de un día para el otro, no había gente en las calles; las duchas y baños donde se higienizaban estaban cerradas; los comercios que podían brindar alimento estaban cerrados. Estamos hablando de personas que, al comenzar la pandemia, estaban solxs en la calle, sin agua y jabón, sin abrigo, sin techo, con escaso alimento (y no nutritivo). Personas que, en muchos casos, han sufrido violencia, abusos y/o sufren de adicciones. En marzo de 2020 la propuesta de Gobierno fue “quedate en casa”. Nos abrigamos y salimos a buscar a los que no tenían casa. Con la apertura de los paradores de emergencia fuimos convocados por el Gobierno de la Ciudad para brindar asistencia. Fue intenso, muchas personas estaban durmiendo (y viviendo) bajo techo por primera vez en mucho tiempo. Vimos personas aprendiendo a leer, terminando el colegio, dejando las drogas… Hasta el día de hoy, nuestro equipo está firme en algunos de los paradores que continúan abiertos. Nuestro trabajo en paradores es —fundamentalmente— estar ahí, conocer a las personas, sus problemáticas y pensar distintas formas de ayudarlxs: donaciones, trámites legales o asistenciales, contención emocional, apoyo escolar, talleres varios, etc.


—¿Entonces?
—Desde marzo a septiembre no pudimos mantener nuestro Centro de Formación para el Empleo (CFE) abierto (por la imposibilidad de tener a los beneficiarixs de Multipolar en una misma sala cerrada todo el día) pero pudimos continuar el proceso con unxs pocxs y acercar algunos de nuestros talleres a los paradores de emergencia. Esperemos encontrar más personas listas para hacer nuestro proceso. En septiembre, y hasta marzo de este año, pudimos re-abrir las puertas del CFE hasta los nuevos cierres.


—¿Cómo adaptaron sus programas? (imagino que la reinserción laboral suena casi a utopía para estas personas en este contexto)
—Y sí, puede ser. Sin embargo, en los últimos 14 meses colaboramos en el proceso de 15 personas que vivían en situación de extrema vulnerabilidad social y tenemos nuevos casos de personas que efectivamente lograron mantener un empleo. Lo que realmente necesitamos para poder adaptarnos al 100% es un espacio más grande, donde las personas que lo necesiten puedan acercarse y solicitar ropa, bañarse, tener sesiones de terapia y de contención de adicciones; un lugar donde podamos brindar nuestros talleres de empleo, de autonomía, de cocina y más, cumpliendo con las restricciones epidemiológicas y dando oportunidades reales a largo plazo para personas en extrema vulnerabilidad social.


—¿Qué complicaciones sufre una persona que está en la base de la pirámide y que ni siquiera percibimos?
— Siempre decimos que nuestra población no está en “la base de la pirámide”, sino que “ni siquiera llega a la pirámide”. Por eso creemos que nuestro trabajo es fundamental. Hay una parte de la sociedad que, al ver a una persona en situación de calle mira para otro lado y, quién no habrá escuchado a alguien por ahí decir que “las personas en situación de calle no quieren laburar”. Quienes critican, desconocen que se necesitan como 7 personas para sacar a una de la situación de calle. Requiere mucho esfuerzo de ambos lados. Supongamos que una persona en situación de calle consigue una entrevista de trabajo. Para empezar, no tiene donde bañarse, ni ropa para cambiarse, ni dónde dejar sus pertenencias. Ahora supongamos que logra resolver esos conflictos. La entrevista es a las 10am. La noche anterior no duerme porque, como no tiene despertador, tiene miedo de quedarse dormido. Termina la entrevista y le dicen: “Gracias por venir, te llamamos por sí o por no”…. ¿adónde lo van a llamar?


—¿Cómo puede hoy la sociedad, en el contexto de crisis, ayudar a quienes están en la base de la pirámide y contribuir a la equidad?
—Lo primero que puede hacer una persona con ganas de ayudar a quienes están en situación de calle es no mirar hacia otro lado, no ignorarlxs. En segundo lugar, pueden colaborar con Fundación Multipolar con una donación única o mensual, del monto que quieran/puedan o entrar a nuestra tienda y comprar productos hechos por beneficiarios de Multipolar en nuestros talleres. Las empresas también pueden pedirnos productos para los regalos de sus equipos. Aceptamos donaciones de muchas empresas y profesionales que ofrecen distintas cosas: un auto, una camioneta, horas de trabajo, abrigo, libros, celulares y mucho, mucho más. Por último, todas las personas que crean que la calle no es un lugar para vivir, pueden seguirnos en redes sociales o contactarnos. ¡Cada unx desde su lado puede sumar voluntades!

***

Esta entrevista fue publicada originalmente en Oxígeno, la newsletter que escribe Juan Carr. Podés suscribirte en este link.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.