COVID-19 y las amenazas existenciales que tenemos que enfrentar como comunidad y en solidaridad | RED/ACCIÓN

COVID-19 y las amenazas existenciales que tenemos que enfrentar como comunidad y en solidaridad

En 2021, el Reloj del Juicio Final se mantendrá a solo 100 segundos para la medianoche, lo que indica un nivel alarmantemente alto de riesgo existencial para la humanidad. Aunque algunos desarrollos prometedores podrían haber hecho retroceder el reloj desde el borde, la pandemia de COVID-19 demostró que no podemos dar por sentados la estabilidad y la gobernanza competente.

Patients who recovered from the COVID-19 coronavirus wear protective clothing as they line up to be tested again at a hospital in Wuhan, in China's central Hubei province on March 14, 2020. - China reported 11 new infections of the coronavirus on March 14, and for the first time since the start of the epidemic the majority of them were imported cases from overseas. The National Health Commission said there were four more people infected in Hubei's capital Wuhan, where the virus first emerged in December. (Photo by STR / AFP) / China OUT

En enero pasado, mis compañeros ancianos Mary Robinson y Ban Ki-moon participaron en la presentación del Reloj del Juicio Final, el indicador anual de riesgo catastrófico global publicado por el Boletín de los Científicos Atómicos. En 2020, las manecillas del reloj se acercaron más a la "medianoche" de lo que nunca lo habían estado, a solo 100 segundos de distancia, y permanecerán allí en 2021.

No es tranquilizador que este año no nos acercáramos a la medianoche. La pandemia de COVID-19 ha servido como una demostración cruda y mortal de la precariedad de nuestra forma de vida. Hemos logrado un progreso notable en las vacunas y una nueva administración de los Estados Unidos trae esperanzas de una cooperación multilateral renovada. Pero no hay duda de que el futuro estará plagado de amenazas existenciales: nuevas pandemias, la crisis climática, el conflicto nuclear y otros riesgos que no podemos ignorar.

El liderazgo político posterior a una pandemia será una prueba crucial de la capacidad del mundo para hacer frente a estos desafíos. Demasiados de nuestros líderes han fallado. El virus se ha cobrado unos dos millones de vidas y ha provocado una devastación económica en todo el mundo. Si bien los lanzamientos masivos de vacunas ofrecen a algunas personas un rayo de esperanza, la mayor parte de la población mundial permanecerá desprotegida durante bastante tiempo.

Sin duda, la decisión del presidente estadounidense Joe Biden de volver a comprometerse con la Organización Mundial de la Salud es una señal bienvenida del renovado compromiso de Estados Unidos con el multilateralismo, al igual que su adhesión al esquema COVAX para la distribución equitativa de vacunas. Pero el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió que, a menos que hagamos más para garantizar que las vacunas COVID-19 se produzcan y distribuyan de acuerdo con los principios de cobertura sanitaria universal (CSU), el resultado será un "fracaso moral catastrófico".

Como muestra un nuevo informe de The Elders, superar por completo el COVID-19 y prepararnos para futuras emergencias de salud requiere remodelar la política de salud pública mundial en torno a tres pilares clave: preparación para futuras pandemias; asegurar la cobertura universal de salud a nivel nacional y mundial; y promover sociedades más saludables mediante políticas holísticas y desarrollo social.

Ninguna parte de esta agenda es revolucionaria o demasiado complicada para entregarla rápidamente y a escala. Algunos de los países que han tenido un buen desempeño durante la pandemia, incluidos Tailandia y Vietnam, que han reportado apenas 100 muertes por COVID-19 entre ellos, ya están implementando este tipo de estrategia. El desafío, como siempre, es respaldar las palabras con acciones y garantizar que nuestros esfuerzos estén debidamente financiados y diseñados para no pasar por alto las necesidades de los pobres y marginados.

En ninguna parte es esto más esencial que la política de vacunación. El rápido desarrollo no solo de una, sino de varias vacunas en menos de un año es un logro increíble y un triunfo del ingenio, la innovación y la cooperación humanas. Pero sería imperdonable que estas preciosas vacunas no se distribuyeran de manera equitativa en todo el mundo. En una pandemia, no podemos esperar recuperar plenamente o reparar nuestro tejido social a menos que afirmemos y apliquemos los principios del multilateralismo y la solidaridad.

Una de las lecciones más importantes de la crisis de COVID-19 es que el cortoplacismo y el nacionalismo han debilitado la política de salud global. Ahora está claro que los movimientos nacionales hacia la cobertura universal de salud deben ir de la mano de los esfuerzos multilaterales para fortalecer los sistemas de salud pública a nivel mundial.

Para equipar estos sistemas para futuras pandemias, todas las partes interesadas deben definir la preparación y respuesta ante una pandemia como un “bien público global” que requiere un enfoque multilateral, con los estados y las instituciones globales uniendo recursos, capacidad y experiencia. Igualmente importante es el apoyo (y el respeto) por el trabajo en curso de la OMS y otros órganos específicamente encargados de la preparación para una pandemia, incluida la Junta de Monitoreo de la Preparación Mundial (que copresidyo) y el Panel Independiente para la Preparación y Respuesta ante una Pandemia.

En términos económicos, invertir en preparación para fortalecer la seguridad sanitaria ofrece una excelente relación calidad-precio. En el caso de la Junta de Monitoreo de la Preparación Global, un gasto global anual de alrededor de $ 5 por persona podría evitar que se repita el desastre del COVID-19, que ya le ha costado a la economía mundial más de $ 11 billones. Y se puede encontrar una tasa de retorno igualmente alta en las reformas de la cobertura universal de salud, que han demostrado traer a los países beneficios sanitarios, económicos y sociales rápidos en todos los niveles de ingresos.

Debemos actuar sobre las lecciones de la crisis de COVID-19 para crear un nuevo “momento de Bretton Woods” de innovación y creatividad al servicio de la gobernanza global. Esa es la única forma de proteger nuestro planeta compartido y su población a largo plazo.

No hay duda de que tenemos la capacidad para resolver los desafíos colectivos que enfrentamos. Pero ahora necesitamos que Biden y otros líderes mundiales aprovechen esta oportunidad y se comprometan plenamente con la cooperación multilateral sostenida. Ahora, como siempre, alejar las manecillas del Reloj del Juicio Final de la medianoche es una cuestión de voluntad política.

Gro Harlem Brundtland, ex primer ministro de Noruega

© Project Syndicate 1995–2021.