Daniel Kahneman sobre el "ruido": es una falla en el juicio humano más difícil de detectar que los prejuicios o el sesgo cognitivo | RED/ACCIÓN

Daniel Kahneman sobre el "ruido": es una falla en el juicio humano más difícil de detectar que los prejuicios o el sesgo cognitivo

"Ruido" es el nombre del último trabajo de Daniel Kahneman, premio Nobel por su trabajo pionero con su colega psicólogo israelí Amos Tversky sobre cómo los sesgos cognitivos moldean el juicio. Su trabajo, que comenzó a fines de la década de 1960, sentó las bases para el nuevo campo de la economía del comportamiento, que desafió la ortodoxia económica de que las decisiones son racionales.

Daniel Kahneman sobre el "ruido": es una falla en el juicio humano más difícil de detectar que los prejuicios o el sesgo cognitivo

Imagine a dos médicos a los que se les presenta información idéntica sobre el mismo paciente con diagnósticos muy diferentes. Ahora imagine que la razón de la diferencia es que los médicos han hecho su diagnóstico por la mañana o por la tarde, o al principio o al final de la semana.

Esto es "ruido", la razón por la que los juicios humanos que deberían ser idénticos varían. Daniel Kahneman, uno de los psicólogos más conocidos del mundo y ganador del Premio Nobel de Economía en 2002, aborda el fenómeno en su último libro, Noise: A Flaw in Human Judgment.

Kahneman ganó su Premio Nobel por su trabajo pionero —con su colega psicólogo israelí Amos Tversky— sobre cómo los sesgos cognitivos moldean el juicio. Su trabajo, que comenzó a fines de la década de 1960, sentó las bases para el nuevo campo de la economía del comportamiento, que desafió la ortodoxia económica de que las decisiones son racionales.

El libro anterior de Kahneman, Thinking, Fast and Slow (Pensar, rápido y lento), publicado en 2011, atrajo gran parte de este trabajo a la atención de una audiencia más amplia y consolidó su reputación como una figura fundamental en la comprensión del comportamiento humano.

En Ruido, escrito junto a Olivier Sibony y Cass Sunstein, explora un fenómeno diferente al sesgo cognitivo.

El sesgo es un proceso psicológico y se puede detectar en el juicio individual, me explicó el genial de 87 años cuando lo entrevisté (vía video) para el Centro de Ideas de la UNSW. "Pero no podemos identificar el ruido en un juicio en particular". En cambio, debemos mirar conjuntos de juicios para identificar el ruido.

El ruido es un concepto estadístico

El nuevo libro de Kahneman presenta varios casos convincentes de los negocios, la medicina y la justicia penal en los que los juicios parecen variar sin una "buena" razón.

Un ejemplo es el análisis de huellas dactilares, en el que el mismo analista hace diferentes juicios sobre la misma impresión en diferentes momentos. Si el analista solo tiene la huella digital para mirar, y no tiene otra información sobre el caso, y decide que en una ocasión es una coincidencia y en otra no es concluyente, eso es ruido.

Si, por otro lado, el analista cambia de opinión debido a información adicional (por ejemplo, se le dice que la evidencia balística sugiere una conclusión diferente), eso es sesgo.

Ambos son un problema, dice Kahneman. Pero debido a que el ruido solo se puede identificar en las estadísticas, es más difícil pensar en él y, por lo tanto, tiende a pasar desapercibido.

Ruido en los juicios del sistema

El libro de Kahneman analiza muchos tipos diferentes de ruido, pero la discusión más significativa se relaciona con el ruido del sistema: la variabilidad en las decisiones que surgen en sistemas destinados a producir juicios uniformes.

Hay muchas situaciones en las que la diversidad de opiniones no es muy deseable. "El ruido es la variabilidad donde no lo quieres", dijo Kahneman.

Piense en el sistema judicial que produce sentencias o en el sistema de suscripción para establecer las primas de seguros. Estos sistemas están destinados a hablar con "una sola voz". Queremos que las sentencias judiciales reflejen el crimen, no el juez que escucha el caso. Queremos que dos suscriptores con exactamente la misma información calculen primas iguales o similares.

El desafío, entonces, es identificar la variabilidad no deseada y luego hacer algo para mitigarla.

El problema de la intuición

Sobre esto, el libro ofrece una idea clave que puede aplicar a su propia toma de decisiones: resista la “intuición prematura”, la sensación de que “sabe” algo cuando si no está seguro de por qué lo sabe.

En algunos casos, la intuición es muy útil para tomar decisiones instantáneas. En otras situaciones, menos críticas en el tiempo, Kahneman dice que los juicios basados en sentimientos intuitivos deben ser disciplinados y retrasados.

Actúe sobre la base de la intuición solo después de haber hecho una consideración equilibrada y cuidadosa de la evidencia, aconsejó. En la medida de lo posible, recopile esa evidencia de diversas fuentes y de personas que hayan hecho su propio juicio independiente de la evidencia.

Sin esto, dijo Kahneman, el ruido se puede amplificar fácilmente.

Pasando a la inteligencia artificial

Una respuesta a la prevalencia del ruido en los juicios es recurrir a las máquinas y dejar que las computadoras decidan.

Kahneman aún no es un entusiasta. Él cree que la inteligencia artificial va a "producir grandes problemas para la humanidad en las próximas décadas" y no está preparada para muchos de los dominios en los que se requiere juicio.

Sin embargo, a largo plazo, ve un mundo en el que es posible que “no necesitemos personas” para tomar muchas decisiones. Una vez que sea posible estructurar los problemas de manera regular y acumular suficientes datos sobre esos problemas, los jueces humanos podrían volverse superfluos.

Hasta entonces, queda mucho por hacer para reducir el error humano mejorando el juicio humano, en lugar de eliminarlo subcontratando las decisiones a las máquinas.

Conocer el ruido (y los prejuicios) ayudará con ese objetivo.


Ben Newell es profesor de psicología de la Universidad de New South Wales en Australia. Una grabación de la conversación completa de Daniel Kahneman con Newell está disponible en el sitio web del Centro de Ideas de la UNSW.

© The Conversation. Republicado con permiso.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.