Davos: el desafío de renovar el capitalismo | RED/ACCIÓN

Davos: el desafío de renovar el capitalismo

Esta semana los líderes políticos y los titanes corporativos más poderosos se reúnen en Davos, Suiza, para la reunión anual del Foro Económico Mundial. El foco este año es cómo reformar un sistema que está siendo fuertemente cuestionado y que amenaza la legitimidad de las democracias liberales. Acá lanzamos algunas propuestas.

La reunión emblemática anual del Foro Económico Mundial de este año se centrará en cómo construir un mundo más coherente y sostenible. Como siempre, el tema es oportuno, pero también un poco abstracto. Para ayudar a darle una forma más concreta, tenemos algunas propuestas para poner el modelo económico prevaleciente en una mejor vía y enfocar la discusión.

Primero, es hora de revisar el código tributario de los Estados Unidos para reducir la desigualdad estructural de la riqueza. Con ese fin, Estados Unidos debería deshacerse de la escapatoria de "intereses arrastrados". Una disposición que originalmente estaba destinada a fomentar la inversión a largo plazo se ha convertido en una exención fiscal masiva para los financieros que trabajan en capital privado y en fondos de cobertura. Aunque la Ley de Reducción de Impuestos y Empleos de 2017 puso algunas limitaciones a esta regla favorable a las finanzas, sigue vigente.

Del mismo modo, Estados Unidos debería eliminar la escapatoria de "base de costos intensificada", que se ha convertido en una forma clave por la cual los ricos evitan los impuestos al legar su riqueza a sus herederos. Como tal, ha permitido que los ricos se vuelvan dinásticos, socavando el aparente compromiso de Estados Unidos con la meritocracia.

En segundo lugar, Estados Unidos necesita desesperadamente limpiar su desorden de préstamos estudiantiles, una gran carga para los jóvenes, estableciendo una confianza nacional en la línea de lo que Australia ha hecho. En Australia, un estudiante toma prestado lo que necesita para financiar su educación, y el préstamo es reembolsable de una proporción predeterminada de sus ingresos posteriores durante un número específico de años. Los estudiantes que terminan con ingresos futuros más bajos pagan menos de lo que pidieron prestado, pero esto se compensa con mayores ingresos. Y a los graduados que ingresan a ciertas formas de servicio público se les debe ofrecer incentivos de condonación de deudas.

Tercero, necesitamos cambiar los informes corporativos para alentar un pensamiento más sostenible a largo plazo. El primer paso es poner fin a la obsesión con las ganancias trimestrales. La búsqueda de los objetivos de los analistas financieros cada tres meses deforma la forma en que los CEO y los consejos toman decisiones y socava el pensamiento a largo plazo.

En una nota relacionada, las recompras de acciones merecen una atención más crítica. Las compañías de S&P 500 ahora usan rutinariamente ganancias o dinero prestado para recomprar sus acciones, en lugar de invertir en nuevas fábricas, líneas de negocios u otros gastos de capital clave.

En los últimos diez años, se han gastado alrededor de $ 5 billones en este método para aumentar las ganancias reportadas por acción (y, por lo tanto, el precio de las acciones). Los informes corporativos deben cambiarse para explicar claramente cuánto de un movimiento del precio de las acciones es atribuible en gran medida a las recompras, y las juntas y los accionistas deben ajustar la compensación ejecutiva en consecuencia.

Además, las empresas de todo el mundo deberían comenzar a informar métricas de sostenibilidad. Los informes corporativos influyen en el comportamiento corporativo, pero a las compañías generalmente se les exige que informen solo su posición financiera, de acuerdo con los ingresos auditados y los estándares de contabilidad de balance.

Esto debería ampliarse para incluir métricas más amplias de las partes interesadas, como las calificaciones de satisfacción del cliente, los puntajes de diversidad, las huellas de carbono, las donaciones caritativas, las donaciones políticas y la brecha salarial entre los altos ejecutivos y los empleados de rango medio.

Deben crearse juntas para los estándares de informes de las partes interesadas (organismos con fines especiales, similares a la Junta de Estándares de Contabilidad Financiera) para supervisar las convenciones mundiales recientemente acordadas para los informes no financieros.

Cuarto, un acuerdo global para imponer un impuesto del 0.1% sobre las transacciones financieras, similar a lo que se hace en Hong Kong, ayudaría a controlar el sistema financiero. Un impuesto a las transacciones beneficia a los inversores a largo plazo sobre los especuladores a corto plazo, agrega la fricción suficiente en el sistema financiero para ayudar a reducir las burbujas y, lo más crítico, alinea mejor el costo de administrar el sistema con aquellos que se benefician más de él. Según la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO), un impuesto de transacción del 0.1% podría producir alrededor de $ 1 billón en ingresos adicionales muy necesarios solo en los EE. UU. Durante una década.

Quinto, los países necesitan aumentar los salarios mínimos e indexarlos a la inflación. En los Estados Unidos, un salario mínimo nacional de $ 15 por hora exigido por el gobierno ayudaría a nivelar el campo de juego, y ajustarlo automáticamente de acuerdo con el creciente costo de vida ayudaría a todos a mantenerse al día. Según el Banco de la Reserva Federal de Chicago, estos pasos también aumentarían la demanda agregada en la economía más grande del mundo.

Sexto, en todos los países es necesaria una revisión de la contabilidad del ingreso nacional. Desde su introducción en la década de 1940, el producto interno bruto ha asumido un estatus no oficial como la medida principal del bienestar nacional. Sin embargo, cuando el "progreso" se equipara con el PIB, la formulación de políticas se convierte en un ejercicio para aumentar el ingreso nacional bruto sin tener en cuenta los costos sociales o ambientales asociados. Se requieren nuevas métricas para medir el bienestar neto del costo.

El ingreso nacional debe incluir los costos de las externalidades como la degradación ambiental o las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Así medido, el ingreso neto reflejaría con mayor precisión el crecimiento sostenible.

Además, todos los países deberían acordar estándares comunes para incorporar otras medidas de progreso social. Estos podrían incluir la esperanza de vida; mortalidad infantil; la detección, prevención y tratamiento de enfermedades comunes; Emisiones de GEI per cápita; biodiversidad; Logro educativo; la distribución del ingreso; niveles de trata de personas; y logros socioeconómicos por género y grupos minoritarios.

Por último, pero no menos importante, se deben tomar medidas urgentes para abordar el cambio climático de una manera que comparta los costos de manera justa dentro de los países y entre generaciones. Las políticas de mitigación deben ser atractivas. Los impuestos al carbono son necesarios, pero también lo son los subsidios. Según el Comité Conjunto de Impuestos de EE. UU. Y la Oficina de Presupuestos del Congreso, un impuesto al carbono de US$ 25 por tonelada con aumentos anuales ajustados por inflación del 2% recaudaría US$ 1.000 millones en los EE. UU. durante una década.

Tiene sentido destinar aún más que esa cantidad para ayudar a los que están peor por el impuesto, a saber, las comunidades productoras de carbón, petróleo y gas de hoy en día, así como las familias con ingresos bajos o moderados afectados por los impuestos regresivos. Los subsidios podrían tomar la forma de pagos en efectivo, reentrenamiento, nuevos proyectos de infraestructura e inversión en industrias de energía alternativa en el "país del carbón y el petróleo".

Es importante destacar que los subsidios deben ser mayores que los ingresos por impuestos al carbono. El aumento resultante de la deuda nacional es, con razón, la obligación de las generaciones futuras, que se beneficiarán más de la transición a una economía baja en carbono.

En resumen, la política climática debe tener beneficios tangibles hoy para ser políticamente aceptable. Considere esto: a medida que el comercio electrónico reduce la demanda de compras físicas, las comunidades deben comprar centros comerciales y tiendas vacantes, nuevamente con la deuda que pagarán las generaciones futuras, y reemplazarlos con espacios verdes que capturen carbono.

Estos pasos prácticos, en conjunto, contribuirían en gran medida a ayudar a hacer realidad la visión del "capitalismo de los interesados" y la sostenibilidad que Davos ha propagado durante medio siglo.

Alexander Friedman es cofundador de Jackson Hole Economics. Jerry Grinstein es ex presidente y CEO de Delta Air Lines y Burlington Northern Railroad. Larry Hatheway es cofundador de Jackson Hole Economics. Charles C. Krulak es un ex comandante del Cuerpo de Marines de los EE. UU. Y presidente de Birmingham-Southern College.

© Project Syndicate 1995–2019.

Sumate para construir juntos un periodismo que no solo sirva para contar el mundo, sino también para cambiarlo 💪🏼

¡CONOCÉ MÁS!

Opinión

Garantizar la seguridad alimentaria en la era de la COVID-19

Los expertos dicen que la pandemia desatará una crisis de seguridad alimentaria no vista desde la Gran Recesión. Como aprendimos durante la Gran Recesión 2008-09, los gobiernos, con el apoyo de las instituciones financieras, las Naciones Unidas y otros, pueden mitigar el riesgo de escasez mundial de alimentos y altos precios.

Actualidad

Cómo se sienten las personas que tienen que salir a trabajar durante la cuarentena

En estas historias de Instagram, conversamos con hombres y mujeres que necesitan salir de sus casas y cumplen tareas que están exceptuadas del aislamiento obligatorio.

Intervención: Pablo Domrose / Gentileza: EducAr

Reaprender

Cómo trabajar educación sexual integral con niños, niñas y adolescentes en casa

Cuatro herramientas fundamentales para que familias y docentes aborden preguntas y dudas desde la perspectiva de la educación sexual integral.

Opinión

El virus también ataca a la democracia

Se están tomando medidas que en circunstancias de convivencia social pacífica y normal, serían sancionadas y rechazadas al suponer un ataque frontal a nuestros principios constitucionales y democráticos más básicos.