El encanto (y la utilidad) de las cartas en tiempos de cuarentena | RED/ACCIÓN

El encanto (y la utilidad) de las cartas en tiempos de cuarentena

El escritor Pedro Mairal y la periodista Tamara Tenenbaum intercambian correo. Hernán Casciari lee por streaming. Y Tamara Talesnik y Tomás Guarna idean un juego literario para estas semanas.

¡Hola, amigos! Se habrán dado cuenta de que la cuarentena sigue. Nuestras rutinas se van calcificando y nuestras casas se achican un poquito más. Hay un invento tan viejo como la peste que puede venir al rescate: las cartas. Esos “papeles” que acercan mundos. 

Aprovecho para hacerles un pedido de cuarentena es difícil: en estos días surgen sensaciones extrañas, hay incertidumbre. También hay solidaridad e ingenio. Queremos conocer sus vivencias, miedos y aprendizajes de las últimas semanas. ¿Ustedes también leen más que nunca... pero sin concentración?

  • Cuéntennos sus experiencias contestando este correo. ¡Gracias!

Compartí esta newsletter o suscribite

1

Tamara Tenenbaum. Foto: Alejandro Guyot

Amigues por correspondencia. El escritor Pedro Mairal y la periodista Tamara Tenenbaum estaban preparándose para una temporada de presentaciones. Los dos tienen libros nuevos y les quedaba empezar el ciclo de lecturas en público, la gira. Mairal iba a seguir presentando Breves amores eternos (Emecé), un libro de cuentos nuevos y no tanto, y Tamara Nadie vive tan cerca de nadie (Emecé y Notanpüan), el libro de cuentos con el que ganó el premio Ficciones hace unos años.

Pedro Mairal. Foto: Xavier Martín
  • Pero cayó el telón de plomo sobre todos nosotros, la bendita cuarentena, y para no dejar esa conversación pendiente, se les ocurrió una idea simple pero maravillosa: un ciclo de cartas entre ellos en donde intercambiar ideas sobre la escritura, la ficción y la vida en cuarentena. El ciclo ya empezó, pero si te anotás en el newsletter, te pueden ir llegando, porque sigue.
  • Acá está el link para anotarse y recibir las cartas.

2

Un abrazo. Amo a Katherine Mansfield, loca y sensible, además de escritora del carajo. En una de sus cartas a un amigo se lee: “Esto no es una carta, son mis brazos rodeándote por un momento”. Las cartas personales tenían algo de eso, ¿no? Y los mails, inspirados, pueden acercarse a algo parecido. Escribirse cartas de papel hoy puede ser un juego o una afectación. Además, lamentablemente, las únicas cartas que estamos acostumbrados a recibir son las cuentas, los divorcios, los resúmenes bancarios y las cartas documento. Se convirtieron, el papel y el sobre, en el soporte de la parte más gris de nuestras vidas. Pero podemos revertirlo.

3

Poesías por carta. Bah, por mail. Pero se entiende. Creo que a nadie, en este contexto, le importó menos, pero el pasado 21 de marzo, como todos los 21 de marzo, fue el Día Mundial de la Poesía. Declarado por la UNESCO, en esa fecha todos los años se celebra el día mundial de la poesía, reviviendo tradiciones orales con recitales de poesía, promoviendo la lectura, la escritura y la enseñanza de la poesía. Pero ¿cuánto de todo eso se puede hacer si estamos encerrados? 

  • Alguien tuvo una idea que prendió y, al menos por unos días, me hizo leer y releer poemas que tenía olvidados. ¿El sistema? Una especie de Esquema Ponzi con buenas intenciones o telar de la abundancia (¿se acuerdan de eso? ja), pero de la poesía. Así, un día recibí un mail que decía: “Estamos empezando un intercambio colectivo, constructivo y esperamos que estimulante. Es una cosa de una vez, y esperamos que participes”. Fue lindo: en una semana recibí un montón de poemas, y por suerte, no inspiracionales. 

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

4

Cartas de cuarentena. Charlie Brown decía: “Debe haber un millón de personas en todo el mundo que nunca reciben cartas de amor… y ¡Yo podría ser su líder!”. Para los fanáticos de las cartas de amor, pero que no tienen cartas ni amor, Tamara Talesnik y Tomás Guarna que idearon hace un tiempo algo que se llamó Un amor de verano, un juego en el que a cualquiera que quería participar le asignaban a azar un “amigo” con el que tenía que enviarse cartas. Este año lo adaptaron y se llama Un amor de cuarentena.

La idea es buenísima. Si te prendés, ellos te asignan un amigo o amiga de correspondencia y con ese perfecto desconocido intercambiás mails. En este caso, hasta que se termine la cuarentena. “Un Amor… --dicen Tomás y Tamara-- no se trata de encontrar un match ideal, sino de conocer a alguien improbable en tu universo y sostener tu escritura durante un período de tiempo”. 

5

Mi ejemplar del libro de cartas de Austen.

El fluir de la conciencia. Pienso ahora en los libros “con cartas” o epistolares, o las cartas hechas libros que me gustaron en su momento y no puedo parar. Es una lista de clásicos que empieza con Drácula, de Bram Stoker, que puede seguir con Las desventuras del joven Werther, de Goethe, y Cartas al joven poeta, de Rilke, en conjunto con la Carta al padre, de Kafka o “Cartas a una señorita en París”, de Cortázar y ese librito que hizo ruido en su momento acá, Carta a mi futura ex mujer, de Dalmiro Sáenz. Pero también pienso en Austen, Mi querida Casandra, las cartas que le escribió a su hermana me resultan encantadoras y muy divertidas (la edición de Odín es de una preciosura única) o en las cartas de Milena y Kafka o en la lasciva y espectacular historia de amor entre Abelardo y Eloísa, que nos llegó por carta. Ahí están. Me pongo a pensar en las cartas que me conmovieron y no puedo parar. ¿Ustedes? ¿Cuál es su correspondencia favorita?

6

Una idea. Por eso. Tengo esta idea: escribamos cartas, mails. Al portero o a nuestro amor imposible. En algún lado vamos a tener que registrar esto que nos pasa. Alguien tiene que contar sobre el día en que el mundo se detuvo. Y mejor que lo hagamos nosotros. 

7

Tres preguntas a Hernán Casciari. Este sábado el escritor (y creador de Orsai) presenta su show de lecturas Streaming con delivery. Mientras tanto…

  • ¿Cómo es tu rutina de escritor en cuarentena?
    Hace más o menos cuatro años que ya no escribo, así que la rutina es parecida a la de siempre. En los últimos tiempos estoy interpretando lo que he escrito en voz alta para radio, teatro o auditorios, y ahora estoy haciendo una función paga a través de streaming, desde mi casa.
  • ¿Qué fue lo mejor que leíste últimamente?
    Tengo la costumbre, en esta segunda temporada de la revista Orsai, de leer casi únicamente inéditos con el objetivo de encontrar nuevas voces, nuevos escritores y escritoras. Te podría decir qué fue lo mejor que leí últimamente, pero no sabrías ni quién es el autor porque no ha sido editado…
  • ¿Ya se te ocurrió una historia situada en la cuarentena?
    En la primera semana hice un diario de la cuarentena para el programa de radio Perros de la calle, y al séptimo día me aburrí. Así que la verdad es que no.

Lee esta entrevista que le hicimos: Casciari, el escritor que ya no escribe: llegó a la tele, hace teatro con su familia y sale de gira por Europa.

Espero que te haya gustado el envío de hoy. Yo me retiro a seguir buscando libros. ¿Dudas? ¿Sugerencias? ¿Lecturas? Escribime a [email protected]

Va un fuerte abrazo,

Flor

EN PROFUNDIDAD