Elecciones generales en España: el ganador, el perdedor y la sorpresa | RED/ACCIÓN

Elecciones generales en España: el ganador, el perdedor y la sorpresa

Decía Raymond Aron que la democracia era un ideal político inconmensurable. Sin embargo, como sistema, ofrecía poco espacio para las emociones fuertes. Al fin y al cabo, la competencia entre partidos y opciones políticas se circunscribía a periódicas elecciones con programas convergentes. En el aburrimiento, la única amenaza seria era la consideración de la democracia como un procedimiento, un conjunto de instrumentos al servicio de las políticas públicas.

Diamond y Morlino corrigieron al pensador francés, indicando que la calidad de la democracia se construye sobre las normas, pero se completa con el contenido de las mismas y la evaluación de los resultados. La instrumentalización de la política excluye las emociones, materia prima para la oferta política populista, a la izquierda y la derecha del arco parlamentario.

No sabemos si Aron mantendría su tesis en la España actual. Desde la fallida XI Legislatura de 2015, se han sucedido multitud de novedades. Los sucesos de Cataluña en octubre de 2017, la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española, la derrota del PSOE en las elecciones autonómicas andaluzas, la primera moción de censura exitosa, la emergencia de Vox o de Cayetana Álvarez de Toledo, la llegada de Pablo Casado o la confirmación de Inés Arrimadas como alternativa sólida en Cataluña… o en España. ¡Bendito aburrimiento procedimental!

El nuevo escenario

En este contexto, los resultados de esta noche dejan una nueva normalidad a la que habrá que acostumbrarse.

El PSOE consigue su objetivo. Tiene una victoria electoral sobre la que apalancar su estrategia de gobierno pasado y plantear un nuevo proyecto a corto plazo. Con un gobierno de apoyo inestable y geometría variable, es posible que veamos más medidas sociales y de corte emocional. Parece difícil aventurar una legislatura larga. En todo caso, el liderazgo de Pedro Sánchez es indiscutible. Tras las autonómicas y municipales, veremos qué sucede con las voces críticas que aún quedan en el partido. Ganador.

El PP tiene un problema serio. Tiene que definir un proyecto rápido, antes de las municipales y autonómicas, para que este resultado no sea el principio del declive. En comunicación y comportamiento político se estudian los efectos bandwagon o “arrastre”, que explica que si cuaja la idea de que el PP está en descomposición, los votantes huirán de forma masiva. Y ahora tienen dos -o más- alternativas de elección. No es un razón estática, sino resultado de las decisiones que tomen Casado y su equipo en los próximos días. Pierde. Y pierde mucho.

Ciudadanos padece la crisis de madurez. Con más de 55 escaños, no termina de liderar el centro derecha. En el contexto político actual, o bien alcanza alguna cuota relevante de poder –liderar la oposición o entrar en el gobierno– o empezará a ser observado con la etiqueta de partido de apoyo, no de gobierno. Piensen en la evolución de los liberales demócratas en el Parlamento Británico. Gana, pero pierde.

Unidas Podemos se ha recuperado en la segunda semana de campaña. Ha caído en votos y escaños porque su posicionamiento político ha achicado los yacimientos de voto. Tendrá premio en la medida en que su apoyo será decisivo en el proceso de elección del presidente. En la segunda vuelta, su voz será escuchada. Pierde, pero gana.

Vox es la sorpresa que esperábamos. Por un razón sencilla: ahora está en el terreno en el que recibirá apoyo mediático y podrá visibilizar sus demandas. En el premio, lleva la responsabilidad: ahora tendrá que mojarse en demandas y políticas concretas, no en eslóganes ocurrentes. Comparte la lección con Podemos: los votantes van y vienen. No tomemos como suelo o techo electoral este resultado de 2019, porque las transferencias de voto no han hecho más que empezar. Ganador.

Los partidos nacionalistas mantienen su línea. No es poca cosa en un escenario de cambio y revuelo. Ganan todos, pero sobre todo destaca el resultado de ERC, que ha conseguido apoderarse de la esfera catalana.

En conclusión, se plantea este nuevo escenario como la primera vuelta de las municipales con enorme carga de suspense. Cuando España se aburre, a la manera del mítico artículo de Pierre Viansson-Ponté previo a la explosión parisina de mayo de 1968, aparecen nuevas tensiones, nuevos escenarios políticos y nuevos actores. Nos esperan emociones parlamentarias, con o sin debates, pero seguro que con polarización.

Juan Luis Manfredi es Profesor titular de Periodismo, Universidad de Castilla-La Mancha.

© The Conversation. Republicado con permiso.

Te necesitamos para seguir cambiando la realidad y hacer un periodismo más participativo.

HACETE MIEMBRO

Las ciudades y la nueva competición por atraer el talento global

Buenos Aires está bien posicionada. La ciudad tiene que construir un relato de posicionamiento y diferenciación, un relato característico que la convierta en una oportunidad única y un destino irrenunciable.

Otra Economía

Foto: Fundación de los Colores

Qué desafíos trae el monotributo para la economía social y la inclusión financiera

El monotributo le genera muchas dudas a pequeños emprendedores y por eso queríamos abrir la conversación sobre este tema. Lejos de tener respuestas cerradas, la idea es ir compartiendo experiencias para pensar soluciones juntos.

Actualidad

Intervención: Pablo Domrose

Berlín 30 años después del Muro: la reconstrucción en la voz de sus protagonistas

André y Birgit no se conocían y vivían con sus familias en casas separadas por el muro. Hoy son pareja y conviven en un departamento frente a donde estaba el muro. Ellos y otros ciudadanos de la capital alemana recuerdan su pasado, reflexionan sobre el proceso de reunificación, cuestionan el presente e invitan a pensar en el futuro.

Rita e Isidoro: cómo salieron de la soledad que sienten muchos adultos mayores

Casi 7 millones de personas tienen 60 años o más en nuestro país y un alto porcentaje de ellos dice sentirse solo. La importancia de las redes de amistad con personas de su edad y la inserción social son fundamentales para cambiar ese sentimiento y vivir una vejez confortable, aseguran.