Los sorprendentes efectos de la soledad sobre la salud | RED/ACCIÓN

Los sorprendentes efectos de la soledad sobre la salud

Illustración: Paul Rogers / The New York Times

Los efectos potencialmente dañinos de la soledad y el aislamiento social sobre la salud y la longevidad, especialmente entre los adultos mayores, están bien establecidos. Por ejemplo, en 2013 escribí sobre una investigación que descubrió que la soledad puede perjudicar la salud al elevar los niveles de las hormonas del estrés y la inflamación, lo que a su vez puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas, artritis, diabetes tipo 2, demencia e incluso intentos de suicidio. ¿Qué dicen los últimos hallazgos sobre el tema?

Entre las personas mayores que informaron que se sentían excluidas, aisladas o sin compañía, la capacidad de realizar actividades diarias como bañarse, arreglarse y preparar comidas disminuyó y las muertes aumentaron durante un período de estudio de seis años en relación con las personas que no informaron ninguno de estos sentimientos.

Escribiendo para el departamento de The New York Times, The Upshot, en diciembre pasado, el Dr. Dhruv Khullar, médico e investigador de Weill Cornell Medicine en Nueva York, citó evidencia de sueño interrumpido, respuestas inmunes anormales y declive cognitivo acelerado entre individuos socialmente aislados, un fenómeno que llamó «una epidemia creciente».

A medida que la investigación avanza sobre estos temas, los científicos están adquiriendo una comprensión más refinada de los efectos de la soledad y el aislamiento en la salud. También están investigando factores como quién es más probable que se vea afectado y qué tipos de intervenciones pueden reducir los riesgos asociados.

Hay algunos hallazgos sorprendentes. Primero, aunque tengan el mismo nivel de riesgo, la soledad y el aislamiento social no necesariamente van de la mano, han señalado la doctora Julianne Holt-Lunstad y Timothy B. Smith, psicólogos e investigadores de la Universidad Brigham Young.

«El aislamiento social denota pocas conexiones o interacciones sociales, mientras que la soledad implica la percepción subjetiva del aislamiento, la discrepancia entre el nivel deseado y actual de conexión social», escribieron en la revista Heart el año pasado.

En otras palabras, las personas pueden estar aisladas socialmente y no sentirse solas; simplemente prefieren una existencia más hermética. Del mismo modo, las personas pueden sentirse solas incluso cuando están rodeadas de mucha gente, especialmente si las relaciones no son emocionalmente gratificantes. De hecho, la Dra. Carla Perissinotto y sus colegas de la Universidad de California en San Francisco informaron en 2012 que la mayoría de las personas solitarias están casadas, viven con otras personas y no están clínicamente deprimidas.

«Ser soltero es un riesgo importante», dice Holt-Lunstad. «Pero no todos los matrimonios son felices. Tenemos que considerar la calidad de las relaciones, no simplemente su existencia o cantidad «.

Como dijo la Dra. Nancy J. Donovan, psiquiatra geriátrica e investigadora en neurología del Hospital Brigham and Women de Boston, en una entrevista, “existe una correlación entre la soledad y la interacción social, pero no en todos. Puede ser simplista sugerir a las personas que están solas que deberían tratar de interactuar más con los demás «.

Quizás igualmente sorprendente es el descubrimiento de que los adultos mayores no son necesariamente los más solitarios entre nosotros. Si bien la mayoría de los estudios sobre los efectos de la soledad se han centrado solo en las personas mayores, Holt-Lunstad, que junto con sus colegas ha analizado 70 estudios que abarcan a 3,4 millones de personas, dijo que la prevalencia de la soledad tiene un pico en adolescentes y adultos jóvenes, y luego nuevamente en los adultos mayores.

Según Louise Hawkley, investigadora científica principal del Centro de Investigación de Opinión Nacional de la Universidad de Chicago, «en todo caso, la intensidad de la soledad disminuye desde la edad adulta temprana hasta la edad media y no vuelve a ser intensa hasta la vejez más antigua». El 30% de los adultos mayores se sienten solos con bastante frecuencia, según datos del Proyecto Nacional de Vida Social, Salud y Envejecimiento.

«Encontramos mayores riesgos para los menores de 65 años que para los mayores de 65», dice Holt-Lunstad. “Los adultos mayores no deben ser el único foco de los efectos de la soledad y el aislamiento social. Tenemos que abordar esto para todas las edades «.

Además, dijo, aunque no es seguro si la soledad o el aislamiento social tienen un efecto más fuerte en la salud y la longevidad, «si reconocemos las conexiones sociales como una necesidad humana fundamental, no podemos descartar los riesgos de estar socialmente aislados, incluso si la gente no se siente sola ”.

Igualmente intrigante es un hallazgo reciente que sugiere que la soledad puede ser un signo preclínico de la enfermedad de Alzheimer. Donovan y sus colegas, utilizando los datos de un estudio sobre el cerebro del envejecimiento de Harvard de 79 adultos cognitivamente normales que viven en la comunidad, encontraron un vínculo entre la puntuación de los participantes en una evaluación de tres preguntas sobre la soledad y la cantidad de amiloide en sus cerebros. La acumulación de amiloide se considera un signo patológico principal de la enfermedad de Alzheimer.

En este estudio, la soledad no se asoció con el alcance de la red social o la actividad social de las personas, ni siquiera con su estatus socioeconómico. Sin embargo, en otro estudio de adultos de 50 años o más, publicado a principios de este año en el International Journal of Geriatric Psychiatry, Donovan y sus coautores informaron que la soledad estaba relacionada con el empeoramiento de la función cognitiva durante un período de 12 años, mientras que la función cognitiva inicialmente deficiente no conducía a una mayor soledad.

Cuando los investigadores examinaron sus hallazgos más de cerca, descubrieron que la depresión, incluso una depresión relativamente leve, tenía un efecto mayor que la soledad en el riesgo de deterioro cognitivo.

«Ahora hay pruebas sólidas que relacionan los síntomas depresivos mayores con el aumento de la progresión de la cognición normal al deterioro cognitivo leve y del deterioro cognitivo leve a la demencia», informaron Donovan y sus colegas, citando sus hallazgos y los de otros. Sugirieron que tanto la soledad como la depresión de bajo grado y más grave pueden tener efectos patológicos similares en el cerebro.

Todo lo cual plantea la cuestión de cómo se puede contrarrestar la soledad y el aislamiento social para ayudar a prevenir el deterioro cognitivo y otros efectos adversos para la salud.

Las sugerencias para adultos solitarios o socialmente aislados han incluido tomar una clase, conseguir un perro, hacer trabajo voluntario y unirse a un centro para personas mayores. Un programa británico, llamado Befriending, involucra la compañía personal de un voluntario que se reúne regularmente con una persona solitaria. Si bien estos programas pueden mostrar una mejora modesta en las medidas de depresión y ansiedad, se desconoce su importancia a largo plazo. En un estudio de 14 ensayos de amistad, no se encontró un beneficio general significativo en las medidas de depresión, calidad de vida, grado de soledad, autoestima y bienestar.

Otro programa llamado LISTEN, desarrollado por Laurie Theeke en la Escuela de Enfermería de la Universidad de West Virginia, presenta una forma de terapia cognitiva conductual para contrarrestar la soledad. Implica cinco sesiones de dos horas de pequeños grupos de personas solitarias que exploran lo que quieren de las relaciones, sus necesidades, patrones de pensamiento y comportamientos.

Sin embargo, es dudoso que tal enfoque sea práctico en una escala lo suficientemente grande como para satisfacer la necesidad de una reestructuración cognitiva de adultos solitarios en todo el país.

© 2019 The New York Times

Nuestros miembros son una pieza fundamental para hacer un periodismo abierto, participativo y constructivo. Mirá cómo podés participar y qué beneficios recibís.

QUIERO SER MIEMBRO

100 Mujeres

Ilustración: Pablo Domrose

Aldana Di Costanzo: “No quiero más niños viviendo su duelo en soledad”

En la infancia, la muerte de un ser querido es confusión, tristeza y enojo. Aldana Di Costanzo lo sabe: tenía seis años cuando su papá murió de cáncer. Ya recibida de psicóloga, creó una fundación para acompañar a niños y niñas que atraviesan esa experiencia.

Cultura

Foto: Unsplash

El año pasado, el cine nacional concentró la mayor cantidad de espectadores desde Relatos Salvajes

Mientras la venta de entradas continúa cayendo, la audiencia de películas argentinas llegó al 14,77% de los espectadores. El Ángel y El Potro lograron posicionarse entre las más vistas del año.

Opinión

Foto: The Conversation

Así benefician las relaciones sociales a las personas mayores

Las personas mayores suelen tener una menor frecuencia de contactos; el tamaño de su red social se reduce significativamente y la familia más cercana se convierte en la principal, y a veces única, fuente de apoyo.

loading