Para mejorar tu memoria, afinála como una orquesta | RED/ACCIÓN

Para mejorar tu memoria, afinála como una orquesta

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Una técnica no invasiva muestra la promesa promesa de mejorar la memoria de los adultos mayores. Pero los científicos alertan: ¡No intenten esto en casa!

Para mejorar tu memoria, afinála como una orquesta

Cualquier persona por encima de cierta edad que se haya olvidado por un momento el nombre de un tío favorito, el número de teléfono de un amigo o la ubicación de la llave de una casa entiende cuán frágil es la memoria. Su velocidad y precisión comienzan a deslizarse a los 20 años y siguen deslizándose de ahí en adelante. Esto es particularmente cierto para la memoria de trabajo, el cuaderno mental que contiene números, nombres y otros hechos temporalmente en mente, permitiendo que las decisiones se tomen a lo largo del día.

Científicos informaron que breves sesiones de estimulación cerebral especializada podrían revertir esta disminución constante en la memoria de trabajo, al menos temporalmente. La estimulación se enfocó en regiones clave del cerebro y circuitos neuronales sincronizados en esas áreas, sintonizándolas entre sí de manera efectiva, como un director de orquesta puede sintonizar la sección de viento con las cuerdas.

Los hallazgos, publicados en la revista Nature Neuroscience, brindan el apoyo más sólido hasta ahora para un método llamado estimulación de corriente alterna transcraneal, o tACS, como una terapia potencial para los déficits de memoria, ya sea por declive relacionado con la edad, lesión cerebral o, tal vez, demencia progresiva. .

En los últimos años, los neurocientíficos han demostrado que la memoria recurre a una red ampliamente distribuida en el cerebro, y coordina esas interacciones a través de ritmos atronadores de baja frecuencia llamados ondas theta, similares a las canciones compartidas entre las ballenas jorobadas. Se piensa que la tecnología tACS permite una comunicación más clara al sintonizar circuitos distantes entre sí.

El enfoque tACS es atractivo por varias razones, quizás sobre todo porque no es invasivo; a diferencia de otras formas de soporte de memoria, no implica implantes, lo que requiere cirugía cerebral. La estimulación pasa por el cráneo con poca sensación. Sin embargo, es probable que falten muchos años para una terapia ampliamente disponible, ya que los riesgos y beneficios no se comprenden completamente, dijeron los expertos.

"Este estudio sugiere que el deterioro relacionado con la edad en una forma particular de memoria a corto plazo refleja en gran medida una falla en la sincronización", dice Michael Kahana, un científico cerebral de la Universidad de Pennsylvania que no participó en la investigación. Si la técnica puede mejorar otras formas de memoria, "podría ser un cambio de juego para el tratamiento del deterioro de la memoria relacionado con la edad y, posiblemente, incluso de la demencia", dice el Dr. Kahana.

En el nuevo estudio, Robert M.G. Reinhart y John A. Nguyen, neurocientíficos de la Universidad de Boston, invitaron a dos grupos de sujetos, adultos jóvenes y personas de 60 y 70 años, al laboratorio para realizar mediciones de referencia de sus ritmos neurales. Los científicos diseñaron el programa tACS para optimizar el "acoplamiento" rítmico entre las áreas de la corteza frontal y temporal en el cerebro de cada individuo. Estas regiones del cerebro apoyan específicamente la memoria de trabajo.

Después de 25 minutos de estimulación suave, entregados por electrodos incorporados en un casquete, los sujetos de mayor edad se desempeñaron tan bien en las pruebas de memoria como los adultos jóvenes.

Los participantes probaron sus propios recuerdos de trabajo repetidamente, completando 10 sesiones en un programa basado en computadora que imitaba el antiguo juego de la revista Highlights: mire una imagen, luego decida si las imágenes subsiguientes son idénticas o tienen diferencias sutiles.

Se realizaron bajo varias condiciones, incluyendo sin estimulación; con estimulación "simulada", como control de placebo, y con los tACS dirigidos. Los resultados fueron sorprendentes. Los jóvenes superaron de manera confiable a sus mayores en las condiciones de no estimulación y simulacro. Pero con la ayuda del tACS, los participantes mayores lo hicieron tan bien como sus contrapartes más jóvenes. Y su memoria de trabajo permaneció aguda durante el tiempo que los investigadores siguieron probándola, durante 50 minutos.

"Aquí mostramos que la disminución de la memoria de trabajo en las personas de 60 y 70 años se debe a que los circuitos cerebrales se desacoplan o desconectan", dice el Dr. Reinhart. Añadió que los hallazgos "nos muestran que los cambios negativos relacionados con la edad en la memoria de trabajo no son inmutables. Podemos recuperar la función superior que tenías cuando eras mucho más joven ".

El estudio encontró que el ajuste del tACS provocó mayores mejoras en las personas mayores que en las más jóvenes, lo que sugiere que la herramienta es más correctiva que mejoradora de la memoria. En otro experimento, el Dr. Reinhart y el Dr. Nguyen descubrieron que, al usar la tecnología tACS para desacoplar regiones clave del cerebro, podrían enturbiar temporalmente la memoria de trabajo de los jóvenes participantes.

Los nuevos hallazgos llegan en un momento en que cada vez más personas experimentan con la estimulación cerebral en el hogar, colocando electrodos en diferentes áreas de su cráneo, según cómo se sientan. Comparten consejos en línea sobre la mejor manera de usar la estimulación cuando se siente deprimido, impulsivo o mentalmente confuso, con resultados mixtos. Los expertos dijeron que el tipo de estimulación que se usa en el nuevo estudio está lejos de ser un enfoque de "hágalo usted mismo".

"Reinhart y Nguyen utilizan un sistema muy complejo y sofisticado aquí en un entorno muy cuidadosamente controlado", dice Bradley Voytek, neurocientífico de la Universidad de California en San Diego, en un correo electrónico. "¡No intentes esto en casa! Este es un comienzo prometedor, no una panacea para los problemas de memoria".

© 2019 The New York Times