¿Puede Alberto Fernández arreglar los problemas de la Argentina? | RED/ACCIÓN

¿Puede Alberto Fernández arreglar los problemas de la Argentina?

El nuevo gobierno probablemente enfrentará desafíos similares a los de Macri: una alta carga de deuda, condiciones sociales deterioradas y una inflación y desempleo crecientes

La aguda crisis económica que ha estado afectando a la Argentina desde 2018 acaba de producir un cambio en el gobierno. El recién elegido presidente, Alberto Fernández, hereda de su predecesor, Mauricio Macri, una economía severamente maltratada.

Argentina está siendo presionada por una alta carga de deuda, condiciones sociales deterioradas y una inflación y desempleo crecientes al mismo tiempo.

Desde 2012, el país ha luchado para generar una entrada suficiente de dólares a través de las exportaciones. Entre 2011 y 2015, la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner (ahora vicepresidenta entrante) impuso severos controles de divisas que resultaron en rigideces macroeconómicas. Pero desde que eliminó los controles de capital en 2015, la administración de Macri ha empeorado el problema. En lugar de simplemente revertir los controles que habían distorsionado el mercado de divisas, el gobierno levantó todos los controles, incluidos los que impiden la inversión especulativa, que se consideraron salvaguardas macroeconómicas.

Macri también promovió políticas de deuda sin precedentes, lo que resultó en préstamos adicionales de $ 193 mil millones. Esto incluyó un préstamo de $ 57 mil millones del Fondo Monetario Internacional, que se sumó a un préstamo anterior de $ 44 mil millones (63% de las líneas de crédito de la institución ahora se extienden a Argentina). Para fines de este año, la relación deuda / PIB del país habrá aumentado del 52% al 93%, según las previsiones del FMI. Además, los plazos de la deuda a corto plazo han ejercido una presión adicional sobre la ya grave balanza de pagos de Argentina.

Por último, para frenar la inflación, el gobierno de Macri alentó al banco central a impulsar las tasas de interés cada vez más altas, hasta un pico del 70% en octubre de 2018 (las tasas todavía están por encima del 60%). Y, sin embargo, esto ha dado un nuevo impulso a la inversión especulativa.

En estas condiciones, el barco de Argentina comenzó a hundirse tan pronto como las corrientes de la economía global cambiaron. Cuando la Reserva Federal de los Estados Unidos aumentó su propia tasa de referencia en marzo de 2018, las debilidades fundamentales de la economía argentina quedaron al descubierto. Debido a una carrera en la moneda, el peso ahora ha caído un 210% frente al dólar estadounidense, y la inflación ha aumentado al doble de su ritmo normal, llegando al 48% en 2018, con un pico proyectado del 60% este año.

Como si esto no fuera lo suficientemente malo, Macri ni siquiera logró cumplir su objetivo principal de ajustar el equilibrio fiscal. En 2019, Argentina registrará un déficit primario (excluidos los pagos de intereses) del 0,8% del PIB, y está en camino de duplicarlo en 2020 (suponiendo un escenario de referencia), debido a los recortes de impuestos planificados a partir de 2017 y la reducción de los ingresos de la recesión.

Pero la crisis en la economía real de Argentina es aún peor. El PIB se contrajo en tres de los cuatro años que Macri estuvo en el cargo. Para cuando se vaya en diciembre, se espera que la tasa de pobreza haya alcanzado el 40%; y, después de la pérdida de 140,000 empleos industriales calificados en los sectores manufacturero y comercial, el desempleo será del 10%.

El desafío de Argentina ahora es abordar cada una de estas dimensiones separadas de la crisis. Además de impulsar el crecimiento y promover el consumo y la inversión genuina, los encargados de formular políticas también deben estabilizar el tipo de cambio para restablecer la seguridad de los inversores y garantizar el pago de la deuda.

Estos objetivos no son necesariamente compatibles. Argentina debe renegociar los plazos de reembolso de la deuda con sus acreedores privados y revisar el acuerdo de reserva actual con el FMI, cuya ayuda ha resultado ser más política que técnica. Pero si bien la reestructuración de la deuda requerirá un mejor equilibrio fiscal, la profunda recesión actual hace que alcanzar un superávit primario en 2020 sea extremadamente difícil. El severo ajuste económico que requeriría podría ser demasiado para los argentinos, dado el grado en que la economía real ya se ha deteriorado. Como han demostrado los levantamientos populares en Chile y Ecuador, las sociedades latinoamericanas están cada vez menos dispuestas a tolerar más ajustes dolorosos.

Por su parte, el gobierno entrante ha señalado que intentará estimular el consumo interno para aliviar la pobreza. Con recursos fiscales limitados, tendrá que centrarse en mejorar las condiciones para los grupos sociales empobrecidos a través de programas de transferencia de efectivo como la Asignación Universal por Hijo (Asignación Universal por Hijo). Otro objetivo importante es forjar un nuevo pacto social alentando a los sindicatos y las empresas a proponer acuerdos salariales de acuerdo con objetivos más amplios de política fiscal y monetaria.

Fernández debe demostrar que tiene la influencia política para alinear las expectativas de los diferentes interesados ​​y cumplir con las políticas que apuntalarán el consumo y enviarán las señales correctas al mercado. Hay poco margen de maniobra en una economía que es tan frágil. Sin embargo, la victoria de Fernández muestra que los argentinos están hartos del enfoque actual y de los problemas económicos de Argentina en general.

Argentina es rica en muchos recursos, incluyendo minería, hidrocarburos, madera y ganado. Tiene una industria manufacturera diversificada, cuyos productos van desde acero y automóviles hasta productos bioquímicos; y es el hogar de una fuerza laboral educada y altamente calificada que es capaz de proporcionar servicios de alta calidad.

La esperanza es que, una vez que termine la crisis, se pueda desatar el enorme potencial de los 45 millones de personas de Argentina y dirigirlo hacia un crecimiento y desarrollo renovados. Ese es el verdadero desafío que enfrenta Argentina y su nuevo gobierno.

Leandro Mora Alfonsín es profesor de la Universidad de Buenos Aires, la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales y la Universidad Nacional del General Sarmiento.

© Project Syndicate 1995–2019.

Te necesitamos para seguir cambiando la realidad y hacer un periodismo más participativo.

HACETE MIEMBRO

Salud

Imagen: Caio Mota | Intervención: Pablo Domrose.

Vive con VIH, su marido no y hace 8 meses fueron padres de una beba: la historia de Mariana Iácono

A los 19 años supo que tenía el virus. Cuando pudo aceptarlo decidió hacer algo con eso: comenzó a dar talleres y creó la Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos. Hoy viaja por el mundo luchando por la ampliación de derechos de las personas que viven con VIH y formó una familia.

100 libros para entender el mundo

Cien escritores, editores y periodistas eligieron un libro de no ficción. Sus comentarios, nos permiten así, espiar su interior desde la mirada de un gran lector. Conocé más.

Comprá el libro

Actualidad

Foto: Greenpeace

Cuáles son los 5 desafíos ambientales que el nuevo gobierno tendrá que atender de manera urgente

Con los jóvenes como abanderados de los reclamos, el flamante presidente Alberto Fernández y su equipo deberán tomar acciones más ambiciosas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Otros retos son darle más participación en la matriz energética a las renovables, proteger las tierras que aún no están cultivadas, frenar la deforestación de bosques y mejorar la gestión de residuos.

COP25: pocos avances en las negociaciones climáticas, mientras la ciencia y la juventud demandan acción

Los retrocesos en la parte más técnica de las negociaciones se contraponen (o no) con esa juventud enérgica que exige acción urgente y ambiciosa. Desde Madrid, un repaso por lo más destacado de la COP25 en vísperas de su cierre.