¡Viva México, cabrones! + música y baile en Buenos Aires | RED/ACCIÓN

¡Viva México, cabrones! + música y baile en Buenos Aires

Los mejores restaurantes mexicanos de la ciudad y algunos datos infaltables para tu biblioteca musical.

¡Hola, güey! Además de contarte al oído algunas cosas que van a acontecer esta semana en la Ciudad de Buenos Aires, me dieron ganas de armar una edición mexicana, un pequeño homenaje a esa tierra vibrante, desquiciada y tan llena de misterios que a mí, al menos, me atrae muchísimo. Sin más preámbulos, empecemos:

Compartí esta newsletter o suscribite

1

GOOGLE CALENDAR

  • Eliana Lardone es pianista y cantante. No sé nada sobre ella, salvo dos cosas: que su último EP, Inocencia, revela a una mujer de enorme sensibilidad, y que este domingo va a presentarlo en El Quetzal a las 20.
  • En tiempos no tan lejanos, Camping supo ser un punto de encuentro de jóvenes en la terraza del Buenos Aires Design. A nivel musical, el lugar tenía dos fuertes: por un lado, que los temas que sonaban de fondo eran elegidos por los propios comensales a través de sus celulares y, por otro, que su ciclo de música en vivo convocaba a lo mejorcito del indie local. Ahora, Camping se mudó a Libertador y Callao, adonde este sábado toca FONSO y, más adelante, Telescopios. Entradas en campingcamping.org.
En las redes, Camping aclara que por ahora está abierto “sólo en modo pre-estreno para ir a shows en vivo”.
  • Tecnópolis es un lugar bastante versátil. Este sábado, por ejemplo, hay un Atardecer lírico con la participación de cantantes capos del género (personalmente no conozco a ninguno) y la Orquesta Estable del Teatro Argentino de La Plata. ¿El repertorio? Fuerte y al medio: arias de El barbero de Sevilla, La Traviata y Carmen.

    Al día siguiente, Teresa Parodi y Ana Prada se presentan en modo dúo. ¿El motivo? Celebrar el Día de la Visibilidad Lésbica, que tiene fecha en el país todos los siete de marzo en conmemoración de Natalia “Pepa” Gaitán, asesinada por el padrastro de su novia en 2011.
  • Club 69 es una de las fiestas más desquiciadas y extravagantes de Buenos Aires. Imaginá drag queens, purpurina, bolas disco, patines, disfraces de todo tipo. Este sábado, la cita es en el Hipódromo de Palermo y la temática de la noche (siempre hay una diferente) es golden horses. Habrá que ir a espiar.
Una imagen vale más que mil palabras: así son las fiestas de Club 69 (en esa ocasión, la consigna tenía algo que ver con el Imperio Romano).
  • Pero el hipódromo también es epicentro de movidas muy distintas. Este martes, por ejemplo, se hace una edición de Fides, un ciclo que combina música, gastronomía, música y arte. Vos llegás y te dan un bastidor, pinceles, pintura y un vaso de cerveza. Consigna: pintar lo que te dé la gana mientras saboreás una buena IPA y escuchás música en vivo. Nada mal.
  • Por último, PICNIC. De jueves a sábados, entre las 18 y las 00 hs, el hipódromo se convierte en un gran restaurante al aire libre en modo self-service. Las mesas son para un mínimo de cuatro personas y la entrada sale $2.500, de los cuales $2.000 quedan acreditados para consumir en comida.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

2

MISCELÁNEA MEXICANA

  • Momento anécdota: una vez, en el cumpleaños de un amigo, irrumpió un grupo de mariachis y le dedicó una hora y media de serenatas (él, por supuesto, sonrojado, emocionadísimo). Lo interesante de esto es que, al día siguiente, el cumpleañero confesó que él mismo había contratado al grupo. Naturalmente, lo gastamos bastante por el auto-cortejo. Sin embargo, ahora que pasó el tiempo empiezo a verlo todo con otros ojos: mi amigo es, de golpe, un pionero, un incomprendido. ¿Por qué no hacerlo? ¿Por qué esperar a que alguien tenga la brillante idea de mandar a los mariachis?

    Si te inspira la idea, encontré unos gentilhombres que, pandemia y todo, se mantienen activos en la profesión. El abanico de servicios incluye, según reza su página de Instagram:

    -Serenata desde la vereda hacia el balcón o puerta (con distanciamiento social).
    -Opción para los más prudentes/hipocondríacos: serenatas virtuales por Zoom o videollamada de Whatsapp.
    -Servicio de adaptación de canciones a clave mariachi.
  • La hora del dato inútil: el chile habanero, típico de la gastronomía mexicana, es uno de los más picantes del mundo. Según la escala Scoville, que clasifica los alimentos según su nivel de picor, esta planta en apariencia inofensiva puede alcanzar un puntaje de 580.000 unidades (para tener una referencia, el pimiento más picante del mundo se llama Carolina Reaper y alcanza las 2.200.000).

3

CHELAS CON LOS CUATES

Si retrocedemos a la Buenos Aires de hace un lustro, no había una buena oferta de restaurantes mexicanos. Por suerte, quizás por la inmigración latinoamericana que llegó en los últimos años (y acá estoy adivinando), la gastronomía latinoamericana en general y la mexicana en particular creció hasta tener exponentes más interesantes que nunca.

Para hacer sus clásicas tortillas, los mexicanos cocina el maíz con agua y cal viva, proceso con el complejo nombre de “nixtamalización” (Foto: Instagram de Georgie's)
  • En alguna edición pasada hablé de Georgie's y de su delivery. Vuelvo a hablar del tema porque hay tela para cortar: el restaurant tiene una curiosa historia. Su creador no fue un argentino que volvió entusiasmado de Playa del Carmen, ni nada de eso. La mente detrás de este restaurant es un neozelandés celíaco. Y lo de celíaco va al caso porque siempre le gustaron las tortillas de maíz, dado que era algo que podía comer. El resultado de este cruce Nueva Zelanda – Argentina – México es un boliche con unos tacos poco convencionales, pero no por eso menos increíbles. Amerita ir a probar.
  • En Chacarita, Ulúa le escapa a los clichés mexicanos mientras se propone una cocina de autor. La carta sólo tiene diez platos, por lo que si vas en grupo podés darte el lujo de probarlo todo. No te equivocás con: el taco al pastor, institución mexicana cuya carne tiene de un tipo de cocción similar a la de los shawarmas (al parecer, hubo una importante inmigración libanesa en México hace un siglo).
Entre otras delicias más conocidas, en Ulúa se sirven tetelas, un plato típico de Oaxaca.
  • En octubre pasado, los creadores de Niño Gordo decidieron convertir a la deliciosa churrería Juan Pedro Caballero en una taquería y rebautizarla Juan Pedro Caballero Chúntaro Style (no tengo idea de qué significa “chúntaro”, pero hay una canción que se llama “Chúntaros Style” en Spotify). Me dijeron que acá no la regulan con el picante, así que ojo. No te equivocás con: una porción de tacos de carnitas, una michelada (trago que lleva cerveza, jugo de limón, picante y sal) y de postre, un churro Choco DDL. Antes de ir a dormir, Hepatalgina. Dirección: Thames 1719, Palermo.
  • Se le llama Tex-Mex a la cocina que desarrollaron mexicanos residentes en Texas, Estados Unidos, y que de alguna forma acerca la gastronomía mexicana al paladar yanqui. Una diferencia fundamental: el Tex-Mex usa carne picada, y la mexicana, no. Y tanto los nachos como las fajitas eran desconocidos en México hasta hace poco tiempo. Un referente argento de esta cocina es Taco Box, franquicia que ya tiene más de veinte locales en todo el país y que, en mi opinión, no llega ni a los talones de los otros restaurantes que mencioné (pero de gustos no hay nada escrito). Hay otro ícono de esta corriente al que nunca fui, y que queda en Villa Devoto: se llama Órale, Juanito y, por lo que se puede apreciar en Google, los comensales tienden a quedar bastante contentos.

4

MÚSICA AZTECA

  • Mi padre se llama, de bautismo, Francisco Javier Enrique Fernando María Ramón. Pensé que no podía existir nombre más largo que ese hasta que descubrí el del compositor mexicano Agustín Lara: Ángel Agustín María Carlos Fausto Mariano Alfonso del Sagrado Corazón de Jesús Lara y Aguirre del Pino.

    Lara, por si no lo conocés, fue un dios de la canción y los boleros. Vale la pena escuchar bellezas eternas como “María Bonita”, “Amor de mis amores”, “Veracruz” o “Piensa en mí”. También podés hacerla más fácil y dejar correr este greatest hits mientras te hacés un cafecito.

    Antes de volverse popular, Lara trabajaba en bares, cafés y salas de cine mudo. En 1927, mientras tocaba en un cabaret, una corista llamada Estrella lo atacó con una botella rota. Desde entonces y para siempre, el músico quedó marcado con una cicatriz en la cara.

    Muchas cosas no se saben sobre él. Por empezar, mintió sobre su lugar de nacimiento: en vida juró y perjuró haber nacido en Veracruz, pero más tarde se comprobó que en realidad era de Ciudad de México, o a lo sumo de Puebla, pero jamás de los jamases de Veracruz. Un tiempito después de su muerte (que fue en 1970), se descubrió que el músico mentía también sobre la fecha de su nacimiento para sacarse tres añitos de edad.
  • Es imposible hablar de música mexicana y no mencionar, aunque sea en un par de líneas y a modo de despedida, a la grandísima Chavela Vargas. Si escuchás este disco vas a ver por qué: en cada canción ella se está muriendo un poco (o viviendo demasiado, quién sabe).

Reinventamos la home de redaccion.com.ar: ¿ya la conocés? Ofrece una experiencia más interactiva y simple a la hora de informarse y, al mismo tiempo, facilita el compromiso ciudadano. Al final, vas a encontrar un espacio para decirnos qué te pareció (y ayudarnos a seguir mejorándola).

Punto final para esta edición. Si querés escribirme a [email protected], te leo.

Hasta el próximo jueves, amigx hedonista,

Delfi

Recibí CHILLAX.

Lo mejor de la comida, bebida y cultura de Buenos Aires, todos los jueves. Por Lucía Wei He.

Ver todos las newsletters