#8M: 4 gráficos que muestran cómo la brecha de género nos empobrece | RED/ACCIÓN
Sociedad |   8 de marzo de 2019

Ilustración: BID

#8M: 4 gráficos que muestran cómo la brecha de género nos empobrece

Un día como hoy, en 1975, la Organización de las Naciones Unidas decidió declarar el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer en conmemoración de la lucha histórica de las mujeres por la igualdad de oportunidades. 44 años más tarde, esta lucha sigue más presente que nunca, y los datos lo demuestran.

Más Carlos que gobernadoras

Según el informe global de brechas de género de 2018 del Foro Económico Mundial, Argentina es uno de los países más igualitarios en términos de empoderamiento político, ocupando el puesto 23 de un total de 149 países. Esto se debe a la representación femenina en el Congreso: actualmente, las mujeres ocupan el 38.9% de las bancas de la Cámara de Diputados y el Senado.

Sin embargo, la desigualdad persiste cuando se analiza la participación de las mujeres en los gabinetes. Según un análisis realizado por Economía Femini(s)ta, desde el 2001, en Argentina hubo más gobernadores llamados “Carlos” que gobernadoras (12 Carlos versus 8 mujeres). Es decir, si se considera el listado de mandatos de gobiernos provinciales, las mujeres representan menos del 10 por ciento. Antes del 2001, no hubo gobernadoras en el país.

Fuente: Economía Femini(s)ta

Representación en los medios

Desde diciembre de 2017, el bot ColumnistOS, desarrollado por Andrés Snitcofsky y Juan E.D, recolecta datos de las columnas publicadas en los cuatro medios impresos más importantes de la Argentina para analizar cuántas están escritas por mujeres. Según los datos recolectados, en 2018 solo el 18% de las columnas publicadas en Clarín, Página 12, La Nación y Perfil fueron firmadas por autoras.

Fuente: Economía Femini(s)ta

Esta desigualdad permea a la industria periodística a nivel global. En una encuesta a más de 500 medios alrededor del mundo, la International Women’s Media Foundation encontró que las mujeres representan solo el 33% de la fuerza laboral del sector.

Participación laboral

En los años 60, sólo 2 de cada 10 mujeres en América Latina trabajaban o buscaban trabajo activamente y hoy ya son casi 7 de cada 10. Sin embargo, un estudio que publicó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) revela que la región tiene una de las brechas más grandes a nivel mundial en la participación femenina en la fuerza laboral.

A pesar de que las mujeres tienen niveles educativos similares o mejores que los hombres, en la región, el promedio de participación laboral femenina es de 66%. Existe una diferencia de casi 30 puntos porcentuales en la tasa de hombres y mujeres que trabajan.  

Argentina está justo en el promedio, por debajo de economías como la de Uruguay, Brasil, Chile y Perú.

Según el informe, la falta de participación laboral de la mujer implica pérdidas de ingreso en la región de hasta 17%. A nivel mundial, se estima que cerrar la brecha económica de género podría aumentar el producto interno bruto mundial en US$ 28 billones para el año 2025.

Trabajo no remunerado

Otro factor que le juega en contra a las mujeres en América Latina es que, en promedio, ellas dedican más horas a trabajos no remunerados. Según datos de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC, del total de personas que realizan trabajo no remunerado en Argentina, un 75% son mujeres y un 25% son varones.

La experiencia y la evidencia internacional apuntan a tres ejes principales de acción que tienen un efecto positivo en fomentar la participación laboral femenina:

  • Liberar las restricciones de tiempo de las mujeres mediante la expansión de los centros de cuidado infantil, los horarios escolares y el servicios de atención a mayores
  • Ampliar las licencias por maternidad y paternidad, de forma balanceada e intransferible para evitar profundizar en los roles de género tradicionales
  • Continuar extendiendo la educación de las mujeres para ampliar sus perspectivas laborales.
Sociedad | 21 de marzo de 2019

Foto: ACIJ | Intervención: Pablo Domrose

Cómo revertir el riesgo eléctrico en las villas de la Ciudad de Buenos Aires

El acceso a la energía eléctrica constituye una herramienta esencial para el desarrollo personal, sin embargo, gran parte de los vecinos de las villas de la Ciudad de Buenos Aires lidian con un servicio deficitario. Cortes de luz, incendios e incluso la electrocución son las consecuencias de un sistema precario, que pende de un hilo. La emergencia eléctrica en la Villa 21-24 es la más notoria porque la Justicia falló a favor de los vecinos, exigiendo al Gobierno de la Ciudad que adoptara medidas urgentes para eliminar el riesgo eléctrico. Por su parte, el Gobierno asegura brindar respuestas a través de planes de urbanización: en la Villa 31 las obras del tendido eléctrico habrían avanzado en un 50% y se espera terminar para fin de este año. El sector privado concentra sus esfuerzos en capacitar en el consumo responsable de energía. Aquí un informe de la situación.

Según el Registro Nacional de Barrios Populares, existen 48 asentamientos en la Ciudad de Buenos Aires, donde viven más de 82 mil familias. En el 77% de las villas porteñas, la mayoría de las personas no tiene conexión formal a la energía eléctrica. Solo en el 10,4% de los asentamientos, gran parte de los habitantes cuentan con medidor domiciliario y en el 12,5% tienen medidor comunitario. El relevamiento lo llevaron a cabo distintas organizaciones de la sociedad civil -TECHO, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC)  y Cáritas- junto al Gobierno Nacional.

El abogado Jonatan Baldiviezo, integrante del Movimiento Popular La Dignidad y presidente del Observatorio del Derecho a la Ciudad comenta: “el gran problema de la red eléctrica en las villas es que no hay ningún organismos puntual haciéndose cargo de la problemática. Las concesionarias, Edenor y Edesur, colocan un transformador colectivo y, a lo sumo, el gobierno paga el consumo de esos medidores. Se creó la Unidad de Gestión de Intervención Social (UGIS), que tiene como objetivo asistir en situaciones de emergencia en algunos barrios. Es decir, solo resuelve si se quema un cable o si se daña el transformador, pero no hace cambios de fondo en la infraestructura.  El sistema tal como está ofrece un servicio de mala calidad, que pone en riesgo la integridad física de los habitantes”.

Baldiviezo explica que las familias fueron construyendo sus propias redes sanitarias y de electricidad por la falta de un servicio adecuado. “En los últimos años el gobierno estuvo interviniendo con algunos arreglos, pero no atacó el problema de fondo. No puede haber una prestación de servicios discriminada por barrios”, destaca.

En relación a las tarifas, Baldiviezo señala que si bien, en general, estos barrios no pagan por los servicios públicos, es un mito que no quieren pagarlos. “Hace mucho tiempo que se viene peleando por la urbanización y los vecinos quieren tener facturas individuales de agua, gas y luz. El tema es que estamos en una situación económica que hace difícil que las familias lleguen a pagar las tarifas actuales. Si se incorpora a estos barrios a la prestación formal de electricidad van a tener que pensar en tarifas especiales. La falta de capacidad económica no se puede traducir en un corte de servicio”, enfatiza.

Una demanda desatendida en la Villa 21-24

La Villa 21-24 se encuentra al sur de la ciudad, en Barracas, y se caracteriza por ser la más grande y populosa, ya que ocupa 65 hectáreas de extensión, en las que residen más de 50 mil habitantes. Allí, la gestión y el mantenimiento vecinal de los postes y cableados en la vía pública, junto con la distribución eléctrica a cada vivienda, se volvió una tradición.

Desde la Cátedra de Ingeniería Comunitaria de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires desarrollaron un relevamiento sanitario y eléctrico que involucró a más de 250 viviendas. “Uno de los datos que más nos llamó la atención fue que el 76% de los hogares relevados declara sufrir cortes de luz frecuentes. Otro dato que me parece bastante importante es que el 15% de las viviendas sufrió, en alguna oportunidad, algún incendio. Además, el 50% de los encuestados refiere que sufre filtraciones y esto es un problema porque en los barrios se encuentran muchos cables sueltos”, señala María Eva Koutsovitis, coordinadora de la cátedra.

Koutsovitis comenta que a partir de estos datos, se va a elaborar un Índice de Riesgo Eléctrico que va a establecer prioridades para las distintas manzanas del barrio para que los organismos competentes intervengan de manera inmediata. La especialista va a recomendar adecuar las instalaciones eléctricas de las viviendas, dotándolas de elementos de seguridad como térmicas y disyuntores; la entrega de luces de emergencias para aquellas manzanas, cuyo índice de riesgo eléctrico sea elevado; y la concesión de matafuegos.

Foto: ACIJ

El 26 de noviembre de 2010, la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) y el Defensor General de la Ciudad de Buenos Aires iniciaron un amparo colectivo pidiendo que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) diera solución al estado de grave riesgo eléctrico existente en la villa. En aquel entonces, el juzgado de primera instancia dispuso una medida cautelar por medio de la cual se ordenó al GCBA que adoptara de forma inmediata todas las medidas urgentes que sean necesarias para eliminar el riesgo eléctrico en sus aspectos más perentorios y, asimismo, a diseñar e implementar una campaña de información para alertar a los vecinos sobre los riesgos eléctricos, las precauciones que deberían adoptarse y la forma de reclamar ante emergencias eléctricas.

“Regularmente, el GCBA fue presentando recursos judiciales que le permitieran no realizar las acciones a las que el Poder Judicial lo condenó para garantizar un servicio eléctrico adecuado en la villa. Finalmente, el 18 de diciembre de 2018, el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad rechazó los recursos planteados por el GCBA, para así darle cierre a la causa en el ámbito local, confirmando lo resuelto oportunamente por la Cámara de Apelaciones. El GCBA deberá elaborar e implementar el plan integral de prestación y mantenimiento del servicio de energía eléctrica para la Villa 21-24, el que debe ser cumplido dentro del plazo de 105 días hábiles administrativos, y de esta forma, hacerse cargo de su responsabilidad en la prestación segura y efectiva de este servicio básico, para así resolver el riesgo eléctrico que amenaza a la comunidad. Si bien el riesgo eléctrico es un problema de todos los barrios populares, en el caso de la Villa 21-24 tomó más notoriedad porque hay una disposición a favor de los vecinos”, cuenta Pablo Vitale, coordinador de Derecho a la Ciudad de la ACIJ.

Natalia Molina es miembro de la Junta Vecinal de la villa 21-24 y está participando de las audiencias por la emergencia eléctrica. Relata: “sufrimos cortes repetitivos, tenemos marañas de cables mal instalados, sin mantenimiento, postes caídos que no dan abasto de tantos cables que cruzan. Otro problema recurrente es que los electrodomésticos se rompen por sobrecargas o descargas, lo que implica un gasto enorme para los vecinos. Para terminar con este sistema precario, la idea es que se arme una mesa de trabajo con la Junta Vecinal, los representantes de gobierno y Edesur”.

Los planes para urbanizar la Villa 20, 31, Rodrigo Bueno y Fraga

Según datos relevados por el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) en 2016, en Villa 20, el 86,1% de los hogares tiene electricidad sin medidor, el 13,6% con medidor y el 0,4% no tiene conexión; en Rodrigo Bueno, el 99,2% no tiene medidor y el 0,8% no tiene conexión; y en Fraga (Playón Chacarita), el 90,4% no tiene medidor, el 9,3% cuenta con medidor, y el 0,2% no tiene conexión.

Villa 20, Rodrigo Bueno y Fraga son los proyectos más avanzados en la producción de viviendas nuevas para los vecinos, según dice Christian Werle, Director General Desarrollo Habitacional del IVC. “En total, estamos construyendo medio millón de metros cuadrados, lo que equivale a 4500 viviendas. En materia de electricidad, vamos a dejar todas las condiciones que nos exige Edesur. En esta primera instancia, la intención es adecuar la distribución eléctrica y a medida que avancemos en el proyecto apuntamos a la regulación de las parcelas para que puedan conectarse con medidor.Todas las urbanizaciones las trabajamos en conjunto con las prestatarias para que nos aprueben la infraestructura y luego las operen”, aclara Werle.

Foto:
Secretaría de Integración Social y Urbana de GCBA

En paralelo, la Secretaría de Integración Social y Urbana trabaja en la urbanización del Barrio 31. Según lo establecido en el Plan Integral de Infraestructura, para fines de 2019, todos los vecinos tendrán acceso a los servicios básicos y también las mismas responsabilidades de pago, pudiendo adherir a la tarifa social en los casos que corresponda. Además, se conectarán los tendidos con los de la Ciudad. Por lo tanto, para la fecha establecida, el objetivo es completar 12.794 metros lineales de media tensión, 33 cámaras transformadoras y 24.750 metros lineales de baja tensión. Al día de hoy, se avanzó en un 50%.

La iniciativa privada en Los Piletones

“Llegamos al barrio Los Piletones cuando estaba atravesando el proceso de urbanización. Nuestro primer acercamiento fue brindando talleres acerca de soluciones para un consumo responsable de energía”, cuenta Gislene Santos Rodrigues responsable de Sostenibilidad de Enel Argentina. “La idea es acompañar con orientación para consumo a los nuevos clientes de la compañía. Les damos herramientas para leer una factura o ciertos tips para economizar en el uso de electrodomésticos. Ahora, también estamos trabajando en la Villa 21-24 en el mismo proceso. Como empresa podemos complementar el trabajo del agente de desarrollo local o del Estado”, agrega. Recientemente, Enel, la multinacional productora y distribuidora de energía eléctrica y de gas, desarrolló en Los Piletones obras de adecuación eléctrica interna del edificio del Centro de Atención a Víctimas de Violencia Familiar y al Vagón Comedor de la Fundación Margarita Barrientos.

En relación a la injerencia de la empresa en los asentamientos, Santos Rodrigues explica que regularizar el uso de la electricidad de estos barrios depende de un plan de urbanización. “La iniciativa debe surgir del Estado y luego desde la empresa llevamos la solución. De otro modo, no podemos entrar, no tenemos la competencia”, enfatiza.

Vida Cotidiana | 21 de marzo de 2019

Ilustración: Andrew Roberts / The New York Times

Cómo hacer networking y reconectar con viejos conocidos

No hay forma de evitarlo: las redes tienen una mala reputación. Pero existe un acuerdo casi unánime entre los investigadores de que construir y fomentar relaciones con personas, colegas actuales y anteriores y personas que respetamos en el negocio, proporciona una base sólida para una carrera vibrante y un colchón para situaciones no planificadas. Si siente que los músculos de su red necesitan algo de ejercicio, aquí hay algunas formas de comenzar.

  • COMIENZA PEQUEÑO: cuando se topa con un ex compañero de trabajo, diga más que un rápido saludo; tome un momento y averigüe cómo está él o ella. Los trabajos y las responsabilidades siempre están cambiando y, francamente, es agradable cuando alguien se interesa sinceramente.
  • TOMA UN RIESGO: Invita a personas a tomar una copa después del trabajo, o a alguna actividad de voluntario patrocinado por la compañía. El punto aquí es conocer a las personas un poco mejor que durante las horas de trabajo.
  • UTILIZA MEDIOS SOCIALES: Las redes sociales están correctamente difamadas por muchas razones, pero no hay duda de que pueden ser una herramienta profesional efectiva. LinkedIn y Facebook pueden proporcionar una manera efectiva y relativamente indolora de llegar a las personas que conoces, especialmente a aquellos que han cambiado de trabajo. Piense en un colega o compañero de clase con el que haya perdido el contacto y haga contacto con un simple mensaje de “¿qué hay de nuevo?”. Cuente un poco (¡no más de unas pocas oraciones!) sobre lo que ha estado haciendo y pregúntele cómo le ha ido. Lo que hay que evitar aquí es sonar, necesitado o pesado, lo que simplemente confirma los peores estereotipos de las redes.
  • SE SINCERO: Usted está tratando de restablecer las conexiones con algunos viejos compañeros de trabajo. Y no lo tome personalmente si no recibe una respuesta. Si su colega quiere responder, él o ella lo hará. Mantén tus perfiles actualizados. Independientemente de sus sentimientos sobre las redes sociales, un perfil desactualizado no le está haciendo ningún bien.

© 2019 The New York Times

Sociedad | 20 de marzo de 2019

Pasó 15 años en la cárcel y volvió para enseñar literatura: “Soy la utopía”

Carlos Mena tiene 37 años y estuvo preso 15 años. Aprendió a leer cuando tenía 33 gracias a un abogado voluntario que da clases en la cárcel. Ahora recorre penales enseñando literatura, filosofía y boxeo, y se convirtió en el primer ex preso contratado como tallerista por el Ministerio de Justicia bonaerense. La historia de un hombre que trabaja para que su superación no sea una utopía sino algo alcanzable por otros iguales a él.

Actualidad | 20 de marzo de 2019

La ONU se reúne en Buenos Aires para discutir las futuras reglas de la cooperación para el siglo 21

Qué es. Es la segunda Conferencia de Alto Nivel de Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur. Se celebra desde hoy miércoles 20 al viernes 22 en la ciudad de Buenos Aires.

  • Participan más de 1500 representantes de 193 países, incluyendo jefes de estado, ministros, líderes empresariales y miembros de la sociedad civil. El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, participó en la sesión inaugural de este miércoles.

Contexto. Es el 40 aniversario del PABA (de allí el hashtag #PABA40 o, en Inglés, #BAPA40), el Plan de Acción de Buenos Aires, que en 1978 marcó una senda del camino a seguir en la cooperación técnica entre países en desarrollo.

Qué es la cooperación Sur-Sur. Implica el trabajo y esfuerzo realizado en conjunto entre países en desarrollo del Sur, basados en el intercambio de capacidad técnica, conocimientos y experiencias de éxitos con el propósito de buscar soluciones y promover la innovación y el desarrollo. Hay múltiples proyectos de cooperación Sur-Sur en áreas de agricultura, derechos humanos, urbanización y cambio climático, entre otros.

  • La clasificación como países del Sur depende de factores económicos y del nivel de calidad de vida de sus poblaciones.
  • La cooperación triangular incluye ese trabajo de intercambio entre dos países del Sur y uno del Norte.

Por qué es importante. Porque representa una oportunidad para que la cooperación Sur-Sur permita alcanzar la Agenda 2030 de Desarrollo Sustentable con sus 17 Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS) que buscan terminar el hambre, combatir la pobreza y hacer frente al cambio climático. Se espera que el viernes se presente una declaración con el camino a seguir de la cooperación en esta línea.

La ONU dice que la cooperación Sur-Sur también es clave para alcanzar la el Acuerdo de París.

Macri abrió el evento. El Presidente apuntó a la necesidad de encontrar nuevas áreas de cooperación y dar pasos concretos para fortalecer el sistema de cooperación para el desarrollo.

“La conferencia es una gran oportunidad para fortalecer un sistema que nos permite intercambiar conocimientos. La cooperación puede conducirnos a un futuro mejor”.

“Vivimos en un mundo cada vez más interdependiente con desafíos complejos que requieren que redoblemos nuestros esfuerzos y nos proyectemos como socios para el desarrollo a través de la cooperación”.

Mundial 2030 y Prosur. Macri aprovechó el marco de la reunión de la ONU y hoy fue el anfitrión de un almuerzo en el que se oficializó la candidatura conjunta de Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay a ser “países sede”.

Durante ese almuerzo, los mandatarios delinearon el nacimiento de Prosur, el polémico nuevo mecanismo de definiciones y discusión en Sudamérica, que reemplazaría a UNASUR y que se anunciará oficialmente en Chile el viernes 22.

Sie7e Párrafos | 20 de marzo de 2019

La máquina de la corrupción, comentado por Diego Igal

La máquina de la corrupción
Natalia Volosin
Aguilar

Uno (mi comentario)

El anaquel reservado a la temática Corrupción en la gran biblioteca argentina no es todo lo ancho que debiera para erigirse en una tierra del hemisferio sur que cosecha y siembra chanchullos desde la época colonial. Lo publicado hasta hora –de manera más frecuente desde los 90- dio cuenta de (los muchos) ilícitos ya descubiertos y, en menor medida, lo abordó desde la filosofía o el derecho. Muy pocos trabajos buscaron elucubrar y proponer cómo evitar que entre la mano en lata, más que abjurar de los que la metieron.

El trabajo de la joven abogada Natalia Volosin (1981) -cuya génesis fue una tesis doctoral- tiene como primer y gran mérito que acomete el tema desde casi todos los aspectos y antepone el análisis del por qué antes que puntualizar quién/ quienes. Denunciar fue lo que el periodismo y las editoriales vernáculas facturaron en las últimas décadas mientras creían indignar a una audiencia no siempre ávida de conocer lo que por momentos parecen malas novelas/series porque le preocupa más pagar cuentas y parar la olla.
El segundo buen tino del libro de Volosin es que sugiere que es “mejor prevenir que currar” y lista 20 decisiones bien concretas que trascienden los bordes escarpados de la grieta, partidismos y poderes del Estado. Es notable que varias de las recomendaciones sean leyes ya sancionadas que nunca se cumplieron, se implementaron mal o de manera distorsionada.
Lo tercero destacable es que la publicación traza una historia de ilícitos desde el virreinato hasta la época actual y demuestra que lo que se postuló como “la máquina de la corrupción” se perfeccionó y agrandó en los últimos dos siglos.
La autora, sin embargo, no siempre es pareja al pincelar los hechos; habla de expedientes todavía en trámite (con el riesgo de que la resolución desactualice el texto) o que fueron cerrados sin que ella explique o aventure el motivo Eso queda a especulación del lector, aunque no es difícil imaginar si se recuerda que menciona que las investigaciones judiciales demoran promedio 15 años, tardan una década en llegar a juicio y el 2% recibe condena. En algunos casos –en los que no hay sentencia definitiva- da por sentada la responsabilidad de los acusados y hasta llega a calificar de cleptocracia una administración reciente, aunque luego deja caer una presunción.
También puede generar ruido que el tono de la escritura subraye lo escandaloso, adjetive o apele a cierto arrogancia o ironías más efectistas en redes sociales que en un libro, como calificar de afiebrado a un periodista o minimizar el trabajo de otro de gran producción sobre el tema.
Al libro tal vez le falte –o no fue incluido por una decisión del autor o editorial- un abordaje que profundice en la responsabilidad del sector privado en los ilícitos. Y también dimensionar más el interés de la sociedad acerca de la corrupción, que oscila según la realidad económica y el humor social y también en la forma en que se comunican los hechos y efectos de la corrupción que a veces mata en trenes o rutas pero todos los días genera exclusión social.

Dos (la selección)

“La gran corrupción federal se alimenta de los déficits democráticos del país –y viceversa-, lo que afecta por igual al sector público y al privado. En este marco de debilidad estructurales florecen las oportunidades de corrupción y se reducen los incentivos y las capacidades de distintos actores para controlarla”.

Tres

“El sistema penal tiene tantas posibilidades de atacar la máquina de la corrupción argentina como la revolución moralista de (Mariano) Grondona o el nacimiento de la Republiquita de (Elisa) Carrió. Esto es así no solo porque la corrupción es particularmente difícil de probar debido a su naturaleza clandestina, o porque los abogados defensores son expertos en dilatar los procesos o porque algunos jueces y fiscales son corruptos. Todo esto es cierto y, desde ya, contribuye al pesimismo de quienes creen que la situación no tiene arreglo porque las denuncias penales ‘no llegan a nada’”.

Cuatro

“El limitado acceso al mercado, la inestabilidad política, la ausencia de un sistema razonable de frenos y contrapesos, el corporativismo y el autoritarismo deben pensarse como fuentes tanto del desarrollo inverso como de la corrupción. Ello no debería sorprender, pues la literatura especializada indica, en teoría y en aplicaciones práctica al caso argentino, que la corrupción y el desarrollo están íntimamente vinculados”.

Cinco

“Los diez años de gobierno de Menem estuvieron marcados por la extrema concentración del poder que produce el hiperpresidencialismo. Después de 179 años de un arraigado sistema de captura de Estado, solo interrumpido por el interregno cleptocrático de Rosas y los caudillos – y por los fallidos esfuerzos de Alfonsín para restringir el corporativismo-, el nuevo presidente puso la máquina de la corrupción a funcionar en el modo de monopolio bilateral. En esta tipología, los poderosos intereses privados logran resistir algunas demandas de corrupción y todavía ejercer su poder sobre el Estado –como en los sistema de captura-, pero este se organiza especialmente para cobrar sobornos y, como en un monopolio bilateral, el empresario y el político comparten las posibilidades de extraer rentas ilegales, de manera que el tamaño total de la torta y el modo en que se la distribuyen dependen de la fuerza de cada uno”.

Seis

“La Comisión Nacional de Ética Pública creada por ley en 1999 no fue formalmente eliminada, pero sí olvidada por completo. Desde entonces, la política anticorrupción y el control del Poder Ejecutivo pasaron a depender de la OA, un organismo que carece de independencia presupuestaria y administrativa y cuyo titular es designado por decisión exclusiva del presidente con el ministro de Justicia”.

Siete

“Al igual que los caudillos del siglo XIX, los Kirchner acercaron la máquina de la corrupción al tipo cleptocrático, aunque de una manera más sutil. Mucho había cambiado 151 años más tarde, incluyendo la existencia de algunos –débiles- límites constitucionales al poder de turno. La tendencia cleptocrática de los Kirchner fue entonces matizada por algunas limitaciones institucionales. A diferencia de los caudillos, por ejemplo, no fueron dueños directos de las empresas privadas a las que favorecieron desde sus cargos, sino que usaron intermediarios”.

Diego Igal es periodista, investigador, escritor-editor y docente.

Recibí SIE7E PÁRRAFOS

Sobre libros y escritores. Todos los martes, por Flor Ure.

Ver todas las newsletters


En SIETE PÁRRAFOS, grandes lectores eligen un libro de no ficción, seleccionan seis párrafos, y escriben un breve comentario que encabeza la selección. Todos los martes podés recibir la newsletter, editada por Flor Ure, con los libros de la semana y novedades del mundo editorial.

Educación | 20 de marzo de 2019

Cómo les fue en lengua y matemática a los alumnos de cada provincia en las pruebas Aprender

La semana pasada se dieron a conocer los resultados de las pruebas Aprender tomadas a fines de 2018 y se supo que en general hubo una mejora en lengua y un leve retroceso en matemática respecto a la medición de 2016. Un análisis profundo elaborado por el Observatorio Argentinos por la Educación expone el rendimiento de los alumnos de sexto grado en cada provincia. En Misiones, por ejemplo, consiguieron mejorar el desempeño en ambas materias. Mientra que Chaco fue una de las jurisdicciones en las que hubo un retroceso en el aprendizaje. La Ciudad de Buenos Aires obtuvo los mejores resultados en ambas materias.

¿Cómo les fue en lengua? A nivel país, los alumnos de sexto grado, tanto de escuelas públicas como privadas, mejoraron su rendimiento en lengua: el 75% alcanzó un nivel satisfactorio o avanzado, lo que representa un incremento de 8,5 puntos porcentuales.

El distrito con mayor porcentaje de estudiantes en los niveles de desempeño satisfactorio y avanzado fue la Ciudad de Buenos Aires (87,9%). Le siguieron Tierra del Fuego (83,6%) y La Pampa (83,3%). La provincia con peores resultados fue Chaco, donde apenas el 60,8% de los chicos logró niveles altos de aprendizaje.

¿Cuál fue el rendimiento en matemática? Los alumnos tuvieron más dificultades con los números: solo el 57,4% de los estudiantes obtuvo un nivel satisfactorio o avanzado, lo que representó una baja 1,2 puntos porcentuales respecto de 2016.

En este caso, la Ciudad de Buenos Aires también fue el distrito con mejores resultados, ya que el 75,3% de los alumnos acreditó un buen rendimiento. En cambio, la provincia con peores notas fue Catamarca, donde menos de la mitad de sus alumnos consiguieron un rendimiento satisfactorio o avanzado: apenas el 42,5%.

Hubo provincias que mejoraron y otras que retrocedieron. Misiones fue la provincia con mayor incremento en su desempeño educativo respecto de 2016: obtuvo una diferencia positiva de 14,3 puntos porcentuales en lengua y de 7,1 en matemática. Por otro lado, Chaco fue la que más bajó su rendimiento: apenas aumentó 3,4 puntos en lengua y retrocedió 8,5 en matemática.

Qué son las pruebas Aprender. Son evaluaciones que se toman todos los años a estudiantes de sexto grado de primaria de escuelas públicas y privadas de todo el país. Comenzaron a llevarse a cabo en 2013 y sirven para evaluar cómo evoluciona el aprendizaje en el país y en consecuencia qué políticas educativas deberían ser ajustadas. Fueron tomadas en octubre pasado a todos los estudiantes de 6° grado de las primarias públicas y privadas: unos 574.000 chicos y chicas.

Harvard Business Review | 21 de marzo de 2019

Cinco formas en que los jefes pueden reducir el estigma en la salud mental

Los expertos nos dicen que uno de cada cuatro adultos enfrentará un problema de salud mental a lo largo de su vida. En el trabajo, quienes lo sufren suelen ocultarlo por temor a enfrentar discriminación de parte de sus pares o incluso de sus jefes. Estos estigmas pueden ser superados, pero se requiere más que una política definida desde arriba. También es necesaria la acción empática de los gerentes.

¿Qué debe transmitir a las personas de su equipo para que tengan una actitud comprensiva hacia los problemas de salud mental de los colegas? He aquí cinco formas en que los gerentes pueden ayudar a impulsar una cultura más empática:

Ponga atención al lenguaje. Sea consciente de las palabras que usa, de modo de no estigmatizar los problemas de salud mental. “El seños TOC está desatado otra vez organizando todo” “¡Ella está totalmente ‘psico’ hoy!” “Él estuvo bipolar esta semana, animado un minuto, triste al siguiente”. Estas frases pueden incomodar a un colega que padece algún trastorno de salud mental.

Repiense las licencias por enfermedad. Si un colega tiene cáncer, nadie dudará que necesitará tiempo de licencia para el tratamiento. Si tiene gripe, su jefe le dirá que vaya a casa y descanse. Los gerentes deberían reaccionar de la misma forma ante desbordes emocionales u otras señales de estrés o ansiedad, entre otros.

Aliente conversaciones abiertas y honestas. Estimule espacios para que las personas puedan hablar de sus desafíos, pasados y presentes, sin temor a ser calificadas como “inestables”. Los líderes pueden compartir sus propias experiencias, o historias de otras personas que han enfrentado problemas de salud mental, obtenido ayuda y reanudado carreras exitosas. También deberían alentar a todos a alzar la voz cuando se sientan abrumados o necesiten ayuda.

Sea proactivo. No todo el estrés es malo. Hay personas que trabajan en áreas que se caracterizan por un elevado estrés. Las mismas suelen acostumbrarse a este o desarrollar mecanismos para lidiar con él. Sin embargo, el estrés prolongado y poco manejable puede contribuir a empeorar los síntomas de enfermedades mentales. ¿Cómo pueden los directivos asegurar que sus empleados están encontrando el equilibrio? Ofreciéndoles acceso a programas, recursos y educación sobre manejo de estrés y desarrollo de la resiliencia.

Entrene a las personas para detectar ciertos trastornos de salud mental y responderMental Health First Aid es un programa que incrementa la habilidad de las personas para reconocer las señales de que alguien está enfrentando un trastorno de salud mental y conectarlo con recursos de apoyo. Oriente a sus colegas sobre cómo escuchar sin hacer juicios, ofrecer consuelo y evaluar el riesgo de un colega que está sufriendo un ataque de pánico o viviendo un evento traumático. Estas pueden ser conversaciones difíciles, y pueden llegar en momentos inesperados, así que es importante estar listos para ellas.

Cuando su gente está en dificultades, usted quiere que ellos sean capaces de abrirse y pedir ayuda. Estas cinco estrategias pueden ayudar a cualquier jefe u organización a crear una cultura que deje de estigmatizar las enfermedades mentales.

Diana O’Brien es jefa global de marketing en Deloitte. Jen Fisher es directora nacional de bienestar para Deloitte en los Estados Unidos.

©HBR, distribuido por The New York Times Licensing Group

Harvard Business Review | 20 de marzo de 2019

La Inteligencia Artificial debe volverse menos elitista

Una encuesta realizada el año pasado por mi compañía, Sage, en colaboración con YouGov, mostró que en el Reino Unido, uno de cada cuatro niños de entre 8 y 18 años está interesado en seguir una carrera basada en inteligencia artificial (IA). ¿Qué pasa con el resto de ellos? Bueno, 20% de los niños que no estaban interesados en la IA dijeron que no creían ser lo suficientemente inteligentes. La respuesta más común (24%) era que preferirían una carrera más creativa.

El año pasado trabajamos, a través de la Sage Foundation, con un socio externo, para acercar la IA a niños de comunidades diversas en el Reino Unido. El programa nos enseñó que el éxito del programa iba más allá de enseñarles habilidades técnicas. El plan de estudios, también, debe incluir habilidades blandas como: resolución de problemas, creatividad, comunicación y colaboración.

El mundo necesita enfocarse en reducir las barreras educativas y psicológicas para acceder al entrenamiento en habilidades vinculadas a la digitalización y a la alfabetización en IA. En el Reino Unido, existe una clara brecha de habilidades digitales y una drástica disparidad de género entre las poblaciones estudiantiles interesadas en la ciencia de computación. De hecho, sólo el 12% de los estudiantes del país eligieron tomar cursos de cómputo en 2017. Además, únicamente el 20% de esos estudiantes fueron mujeres. Ambos números necesitan incrementarse en el Reino Unido y en todo del mundo. Se necesitan iniciativas de sistemas educativos que promuevan el aprendizaje de las materias de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática desde una temprana edad.

En el mundo empresarial, la respuesta obvia para resolver esta escasez de talento para la IA consiste en re-entrenar a los trabajadores para los trabajos del futuro. Esos puestos requerirán que las personas entiendan lo básico de la IA, sin importar su título o disciplina. No todos los que reciban esta clase de entrenamiento necesitan convertirse en científicos de datos. La evolución de las tecnologías de la información creó un amplio rango de ocupaciones, con diferentes requerimientos educativos, muchas de las cuales se convirtieron en roles que tienen altos salarios. Asimismo, necesitamos preparar una fuerza de trabajo más amplia, no solo para construir, sino para probar, dar soporte, vender y asegurar sistemas de IA.

Finalmente, los especialistas en IA tendrán que generar diversas experiencias para garantizar que la tecnología represente a todas las personas, que la utilizan. Las compañías que construyan y usen IA durante la próxima década podrán beneficiarse de las vibrantes perspectivas de artistas, escritores creativos y lingüistas, además del conocimiento técnico de los programadores y científicos de datos. La responsabilidad recae en la industria y el sector público para equipar a niños y adultos con las habilidades técnicas y blandas necesarias para que la IA alcance su potencial.

Kriti Sharma es vicepresidente de inteligencia artificial en Sage.

©HBR, distribuido por The New York Times Licensing Group

Vida Cotidiana | 20 de marzo de 2019

Illustración: Mark Conlan / The New York Times

Cómo lograr que tu relación dure

Las buenas relaciones no ocurren de la noche a la mañana. Toman compromiso, acuerdos, perdón y, sobre todo, esfuerzo. Aquí hay algunas sugerencias sobre cómo fortalecer su relación en base a los hallazgos de varios estudios.

Mantente generoso

¿Eres generoso con tu pareja? ¿Con qué frecuencia expresas afecto? ¿O cosas pequeñas como traerle café? Los hombres y las mujeres que obtienen los puntajes más altos en la escala de generosidad tienen muchas más probabilidades de reportar matrimonios “muy felices”, según una investigación del Proyecto Nacional de Matrimonio de la Universidad de Virginia.

Se decisivo

Cuan consideradamente toman decisiones las parejas puede tener un efecto duradero en la calidad de sus relaciones románticas. Parejas que son decisivas antes del matrimonio —definiendo intencionalmente sus relaciones, conviviendo y planeando una boda— parecen tener mejores matrimonios que las parejas que simplemente dejan que la inercia los lleve a través de transiciones importantes.

“Tomar decisiones y hablar con las parejas es importante”, dice Galena K. Rhoades, investigadora de relaciones en la Universidad de Denver. “Cuando tomas una decisión intencional, es más probable que sigas adelante con eso”.

Nutre amigos y familia

A veces las parejas se enfocan tanto en la relación que se olvidan de invertir en amigos y familiares. Las investigadores Naomi Gerstel de la Universidad de Massachusetts, Amherst y Natalia Sarkisian del Boston College encontraron que las parejas tienen menos vínculos con los familiares que los solteros.

Eso coloca una carga y una tensión irracional en el matrimonio, dice Stephanie Coontz, quien enseña historia y estudios familiares en el Evergreen State College en Olympia, Washington.

“A menudo sobrecargamos el matrimonio pidiéndole a nuestra pareja que satisfaga más necesidades de las que cualquier persona pueda satisfacer”, escribe. Para fortalecer un matrimonio, considera pedir menos de él.

© 2019 The New York Times

Opinión | 20 de marzo de 2019

¿Hay una mayoría silenciosa a favor de la sostenibilidad frente al crecimiento económico?

El crecimiento es un objetivo importante para cualquier país. Sin embargo, dado que el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y otros problemas ambientales son una realidad, parte de la comunidad científica y de los movimientos sociales cuestionan que ese crecimiento sea compatible con la lucha contra el calentamiento global.

En su lugar, defienden un poscrecimiento, un decrecimiento u otras alternativas. Con algunas excepciones, como la conferencia Poscrecimiento organizada por la UE el año pasado, apenas hay debate político al respecto. Una de las posibles razones por las que este debate no está tan presente es que tanto desde la esfera política como desde la ciudadanía se podría estar sobrestimando el apoyo público al crecimiento económico.

En vista de que prácticamente todos los partidos políticos, así como la mayoría de los medios de comunicación, adoptan una postura acrítica hacia el crecimiento económico, es difícil pensar que exista un apoyo público para un movimiento más allá del crecimiento.

El economista británico Tim Jackson, experto en desarrollo sostenible, escribe en su libro Prosperidad sin crecimiento:

“Cuestionar el crecimiento se considera el acto de lunáticos, idealistas y revolucionarios”.

Implícitamente, transmite que es un tema indiscutible en la sociedad. Sin embargo, investigaciones recientes sobre la opinión pública sugieren lo contrario. Y eso es lo que pretendo reflejar en este artículo.

Tener una percepción correcta de lo que otros piensan importa porque puede tener consecuencias. Por ejemplo, la ciudadanía tiende a sobrestimar la cantidad de personas que son escépticas sobre el cambio climático. Esto hace que sea menos probable que hablen sobre el tema con su entorno.

Del mismo modo, se suele sobrevalorar el apoyo público para un crecimiento económico a cualquier coste. Esto se aplica a la ciudadanía, pero también a la esfera política, que puede no estar adecuadamente informada acerca de las actitudes del electorado, especialmente cuando las encuestas rara vez se realizan sobre asuntos que relacionen crecimiento con medio ambiente. Si los políticos piensan que sus votantes castigarán un discurso o medidas concretas incompatibles con el dogma del crecimiento es poco probable que inviertan políticamente en él.

Solo grupos minoritarios prefieren el crecimiento

Entonces, ¿qué sabemos de la actitud de las personas en este sentido? La forma más sencilla de averiguarlo es hacer una pregunta dicotómica que plantee si se prefiere priorizar el crecimiento económico a costa de la protección del medio ambiente o viceversa.

Los datos de diferentes encuestas muestran que, en varios países europeos, son más numerosos los individuos que prefieren la protección del medio ambiente al crecimiento económico.

Por ejemplo, en una encuesta europea de 2014, casi el 60% de la ciudadanía española se inclinó hacia el medio ambiente cuando se le pidió que eligiera en una escala de 0 (la protección del medio ambiente siempre debería tener prioridad) hasta 10 (el crecimiento económico siempre debería tener prioridad), como se puede ver en el siguiente gráfico:

Fuente: The Conversation

Sin embargo, se ha de tener en cuenta que en las encuestas se usan diferentes metodologías, lo que implica que los resultados y la interpretación de los mismos varían.

Diversidad en la opinión pública

Las posturas respecto al crecimiento económico van más allá de estar a favor o en contra, es decir, son multidimensionales. En un estudio de opinión pública de 2016, a una muestra representativa de 1004 participantes españoles se le hizo numerosas preguntas sobre el crecimiento económico.

Un paso clave fue analizar cómo las respuestas a diferentes cuestiones estaban relacionadas. Por ejemplo, las personas que se mostraban en desacuerdo con la frase “el crecimiento es necesario para crear empleo” también solían discrepar con la afirmación “el crecimiento es esencial para mejorar la satisfacción con la vida”.

Pero no ocurría igual en otros casos. Según los datos, pensar que el crecimiento favorece el empleo no parecía estar muy relacionado con creer que “el crecimiento siempre daña el medio ambiente” o que “los políticos están demasiado preocupados por el crecimiento”.

Estos resultados demuestran que la actitud de los ciudadanos tiene muchas dimensiones que pueden combinarse de diferentes maneras. Por ejemplo, una persona puede ver los beneficios del crecimiento en el plano económico y, al mismo tiempo, admitir que existe un problema ambiental o que los objetivos políticos deberían priorizar otras cosas por delante del crecimiento. Pocos encuestados tenían puntos de vista totalmente positivos o negativos.

Otro estudio reciente (2019) sugiere que la opinión pública no se divide en solo dos grupos, uno mayoritario procrecimiento y otro minoritario anticrecimiento. Utilizando la muestra anterior, el objetivo era identificar segmentos de población con puntos de vista similares sobre el crecimiento económico.

En base a las respuestas a 16 preguntas, el estudio identificó cuatro grupos, que se pueden clasificar de la siguiente manera según sus opiniones sobre el crecimiento económico y que tuvieron las siguientes distribuciones en la población: procrecimiento (29%), acrecimiento (43%), decrecimiento (18%) y ambigua (10%).

El pequeño grupo caracterizado por la ambigüedad está formado por personas que casi siempre eligen como opción la respuesta “ni de acuerdo ni en desacuerdo” a todas las preguntas.

¿En qué se distinguen los otros tres grupos principales? Primero, si se consideran las 16 preguntas juntas, se puede decir que el grupo identificado como acrecimiento está más cercano al de procrecimiento que al de decrecimiento. Segundo, el procrecimiento y el acrecimiento se diferencian en que el primero está más convencido de que el crecimiento económico es necesario para proteger el medio ambiente o crear empleos.

En último lugar, la principal diferencia entre el grupo decrecimiento y los otros dos grupos es que el primero está en desacuerdo con que el crecimiento sea necesario para la protección del medio ambiente o para mejorar la satisfacción con la vida. Opinan que el pleno empleo y un “buen vivir” pueden lograrse sin crecimiento.

Conclusiones

Si un individuo prioriza el medio ambiente sobre el crecimiento económico no significa que sea activo en acciones proambientales, ya que esto se relaciona con muchos otros factores. Sin embargo, una actitud escéptica o ambigua hacia el crecimiento sugiere que una persona estaría, probablemente, abierta a tener un debate crítico sobre las dimensiones ambientales o sociales de este problema.

Saber que solo grupos minoritarios parecen mostrar un apoyo inequívoco al crecimiento y las mayorías muestran puntos de vista más bien mixtos o ambiguos puede facilitar tener esta conversación tan necesaria.

Stefan Drews es académico de la Universidad Autónoma de Barcelona

© The Conversation. Republicado con permiso.

Actualidad | 19 de marzo de 2019

La maldición de la economía argentina: uno de cada cuatro trabajadores no está registrado

Este jueves sabremos la profundidad de la recesión de 2018 y su impacto en el mercado laboral. Lo expondrá el Indec al publicar el PBI del cuarto trimestre de 2018. Pero hace algunas semanas se conocieron datos sobre la generación del ingreso e insumo de mano de obra del tercer trimestre de 2018. Ese estudio del Indec reveló que en Argentina hay más de 20 millones de personas que tienen empleo, pero un 24% no está en blanco (4,8 millones). Es decir, uno de cada cuatro trabajadores.

Esas cifras muestran que un poco más de la mitad son asalariados registrados y un 24% son trabajadores no asalariados (monotributistas o cuentapropistas).

El informe dice que entre julio y septiembre hubo una baja en la cantidad de puestos de trabajo totales (0,1%), principalmente debido a un aumento del trabajo “en negro” (0,4%) y una caída en el trabajo asalariado (0,2%).

Los economistas coinciden en que el alto nivel de “trabajadores en negro” es uno de los factores que complica a todos los gobiernos a la hora de tener un presupuesto balanceado y controlar el déficit fiscal.

Si se toma el total de trabajadores no registrados, la mayoría pertenece al servicio doméstico, comercio, agricultura y construcción.

Una mirada más profunda sobre estas cifras revela que el 71% de las empleadas domésticas no está registrada. En el top 3 de los sectores con más trabajadores en negro le siguen la agricultura y el sector de hotelería y gastronomía.

La mayor cantidad de trabajadores en blanco está en el rubro educación, donde el 73% corresponde a la gestión pública y el 27% a la privada. Le sigue la administración pública.

Para dar una idea del impacto de la caída del empleo en la economía, el aporte de la remuneración al trabajo en el tercer trimestre de 2018 cayó 4,76 puntos porcentuales y en consecuencia pasó a representar el 45,9% del PBI. La mayor baja fue en el sector privado.

Cabe mencionar que la remuneración de los asalariados tiene dos componentes: los sueldos, ya sean en dinero o en especie, y las contribuciones al seguro social que pagan los empleadores.

Sie7e Párrafos | 19 de marzo de 2019

China, la edad de la ambición, comentado por Alejandro Bianchi

China, la edad de la ambición
Evan Osnos
Malpaso

Uno (mi comentario)

El periodista estadounidense Evan Osnos vivió y trabajó en China entre 2005 y 2013 y como buen periodista, no se resistió a contar en un libro semejante experiencia. A partir de historias personales, con nombre y apellido, describe la gran dicotomía que hay en el país que se pelea con EEUU por el dominio del planeta.

Por un lado, el autor relata la gran transformación histórica y el desarrolo nunca antes vistos en un país en tan corto tiempo. Pero en paralelo, aparecen la falta de libertades de todo tipo, la corrupción espeluznante, la superioridad del Partido Comunista por sobre la ley, el abismo entre ricos y pobres y el surgimiento de una generación insensible de chinos que sólo piensa en acumular riqueza ya que el dinero parece ser la única defensa contra el abuso de poder del gobierno.   

Dos (la selección)

“El pueblo chino ya no pasa hambre –el ciudadano medio come seis veces más carne que en 1976- pero estamos ante una era voraz en otro sentido, un período histórico en el que el pueblo se ha despertado hambriento de nuevas sensaciones, ideas y respeto. China es el mayor consumidor mundial de energía, películas, cerveza y platino y está construyendo más ferrocarriles de alta velocidad y aeropuertos que el resto del mundo junto”.

Tres

“La política china del hijo único había tenido consecuencias inesperadas en el matrimonio. Al fomentar el uso de preservativos a una escala sin precedentes, desvinculó el sexo de la reproducción y alentó así una mini revolución sexual. Pero al mismo tiempo acentuó la competencia: cuando la técnia de las ecografías se extendió por el país en los años ochenta, muchas parejas decidieron abortar fetos hembra a la espera de que llegara un varón. Como resultado de ello, se estima que China tendrá unos 24 millones de hombres que estarán en edad de contraer matrimonio para 2020 pero no podrán encontrar esposa”.

Cuatro

“Ir de compras, o al menos, a mirar, se transformó en la afición más popular. El ciudadano medio dedica al menos 10 horas a la semana a ir de compras, mientras que en Estados Unidos el promedio es menos de cuatro horas. Un estudio de publicidad descubrió que el ciudadano medio de Shanghai veía tres veces más anuncios en un día normal que un consumidor de Londres. Tan abundantes eran los anuncios que las revistas de moda se toparon con limitaciones físicas: la edición china de Cosmopolitan tuvo que dividir en dos volúmenes uno de sus números porque uno solo eran tan grueso que costaba manejarlo”.

Cinco

“Tradicionalmente, una pareja joven se mudaba a la casa de los padres del novio, pero llegado el siglo XXI, menos de la mitad se quedaban allí mucho tiempo. Se descubrió que los padres con hijos varones estaban construyendo casas más grandes y más caras  para sus descendientes con la esperanza de atraer a novias mejores, un fenómeno inmobiliario al que se lo bautizó como “síndrome de la suegra”. En consecuencia, entre 2003 y 2011, los precios de las casas en Pekin, Shanghai y oras grandes ciudades subieron un 800 por ciento”.

Seis

“Algunos potentados como el rey de Jordania reaccionaron a la primavera árabe prometiendo que aflojaría con la esperanza de evitar una amenaza mayor. Pero los gobernantes chinos optaron por la medida contraria. De la caída de Mubarak en Egipto sacaron la misma lección que del derrumbe de la Unión Soviética: si no se pone freno a las protestas, la cosa puede derivar en una revuelta en toda regla. El Politburó envió a Wu Bangguo, uno de sus conservadores más ortodoxos, para que desempolvara tu teoría de los Cinco No: China NO tendría partidos de la oposición, ni principios alternativos, ni separación de poderes, ni un sistema federal ni privatización a gran escala. ´Si flaqueamos, el Estado podría precipitarse al abismo´, dijo Wu”.

Siete

“En Pekin, un profesor de nombre Yao Yang, publicó una visión del futuro político y económico de China. Consideraba que el capitalismo amiguista y el abismo entre ricos y pobres eran la prueba de que el modelo económico chino había llegado al límite de lo que era viable sin abrir el grifo de una mayor apertura política para compensar las demandas de los diferentes grupos sociales. Citaba, por el ejemplo, el control sobre Internet y los sindicatos, así como la inseguridad en las condiciones laborales. ´Más pronto que tarde se hará necesaria algún tipo de transición política específica que permita al ciudadano de a pie tomar parte en el proceso político´”.


En SIETE PÁRRAFOS, grandes lectores eligen un libro de no ficción, seleccionan seis párrafos, y escriben un breve comentario que encabeza la selección. Todos los martes podés recibir la newsletter, editada por Flor Ure, con los libros de la semana y novedades del mundo editorial.

Recibí SIE7E PÁRRAFOS

Sobre libros y escritores. Todos los martes, por Flor Ure.

Ver todas las newsletters

Cultura | 19 de marzo de 2019

Foto: Silvia Poch | Intervención: Pablo Domrose

Inmersión en el mundo de Jorge Drexler a través de la exploración estadística de su letra y su música

Jorge Drexler es uno de mis artistas favoritos de todos los tiempos. Viene de Uruguay, vive desde hace años en España, pero su música representa a iberoamérica. En su carrera incorporó ritmos folclóricos nacidos desde Argentina hasta el Caribe, y sus influencias pueden rastrearse desde Leonard Cohen a Caetano Veloso. ¿Qué ocurre si analizamos la música y la letra de Jorge Drexler con herramientas de análisis de datos? Tomé sus 11 grabaciones de estudio, y esto es lo que encontré:

Contando las palabras que usa en sus canciones

Si tomamos todas las canciones de todas las grabaciones de estudio de Jorge Drexler y medimos su frecuencia, nos encontramos con este cuadro:

(El editor de la nota sugiere acompañar su lectura escuchando este tema)👇🏽

Sigamos. Si miramos la evolución en el tiempo de las tres palabras más usadas (mar, tiempo y noche), notamos cómo “mar” es muy usada en sus primeros discos, y no aparece en el último, y cómo la palabra “tiempo” muestra un comportamiento casi inverso:

Es interesante ver la evolución del uso de determinadas palabras: la palabra “tiempo” tiene un pico en Frontera (1999), “mar” en Llueve (1997) y “noche” en su último álbum, Salvavidas de hielo (2017). Por su parte, “Luna” llega a un máximo global en Bailar en la cueva (2014).

Ahora, si miramos el número de palabras utilizado en cada álbum notamos que el primero apenas alcanza las mil palabras, y el último supera las 2400. Y si tomamos las 500 palabras más usadas por Jorge Drexler en sus canciones y aplicamos una técnica de visualización, nos encontramos con esta pequeña y bella nube de palabras:

¿Cómo se sienten las canciones de Drexler?

Aquí nos encontramos con algo un poco más jugoso que sólo contar palabras. Sentiment analysis es el uso de procesamiento de lenguaje natural, análisis de textos, lingüística computacional y biométrica para sistemáticamente identificar, extraer, cuantificar y estudiar estados afectivos e información subjetiva. En este caso, utilicé un recurso llamado NRC Emotion Lexicon: una lista de palabras con sus asociaciones con ocho emociones básicas (enojo, miedo, anhelo, confianza, sorpresa, tristeza, alegría y disgusto) y dos sentimientos (positivo y negativo). Las asociaciones se hicieron manualmente con crowdsourcing. El resultado del análisis arroja este cuadro:

Las canciones de Drexler muestran mucho anhelo y tristeza. Esto se puede ver como afán, excitación, anticipación, melancolía, pena, dolor, desolación o simplemente tristeza. Sin ninguna sorpresa para cualquiera que haya escuchado su música, las canciones muestran muy poco enojo y disgusto.

Si uno se detiene en la evolución de los sentimientos presentes a lo largo del tiempo se ve que, excepto en 12 segundos de oscuridad, el autor se puso menos triste con los años. Creó la mayoría de las canciones de ese álbum mientras estaba en Cabo Polonio, un hermoso pedazo de tierra ubicado en Uruguay, sin electricidad y con un inmenso y estrellado cielo nocturno. 12 segundos de oscuridad hace referencia al faro que barre el pueblo cada 12 segundos, interrumpiendo la oscuridad periódicamente. Allí se recluyó para sanar luego de la separación con su ex mujer. Escuchando canciones como Soledad o Sanar, se puede sentir que el cantante llega a términos con el hecho de que ahora se encuentra solo, y que el tiempo va a curar su corazón roto. Esa es tal vez la razón por la cual la confianza tiene un pico en este álbum: a pesar de que está triste, tiene confianza en el hecho de que las cosas estarán mejor.

“Ya pasó, ya he dejado que se empañe / la ilusión de que vivir es indoloro”. El sentimiento de alegría, por su parte, tuvo un pico en Eco. Hay máximos del sentimiento de enojo en Vaivén y 12 segundos de oscuridad, posiblemente sus discos más tristes. Las emociones negativas (enojo, tristeza, disgusto y miedo) parecerían tener algún tipo de correlación.

Si comparamos los sentimientos negativos y positivos nos encontramos con el siguiente cuadro:

Su “pico de positividad” puede hallarse en Frontera (1999).

Y su “pico de negatividad” ocurre tres años antes, en Vaivén (1996).

El mínimo global de positividad en Amar la trama (2010). Su mínimo para negatividad sucede tanto al principio como en su último álbum. Álbumes más negativos que positivos: Vaivén (1996), 12 segundos de oscuridad (2006) y Amar la trama (2010).

La velocidad de la música

Si calculamos el tempo de las canciones (es decir, la velocidad medida en beats por minuto) y la extensión de las letras y vinculamos todos esos datos, notamos que con los años los temas de Drexler en promedio se fueron volviendo más cortos y con las letras más largas. Además, aumentó el tempo promedio y la velocidad de su canto.

En teoría musical, la tonalidad o clave de una pieza es el grupo de notas o escalas que forman la base de una composición musical. El grupo tiene una nota tónica y sus correspondientes acordes. Naturalmente las tonalidades más habituales en las canciones de Drexler son G (sol) y A (la) y en orden decreciente se encuentran las canciones compuestas en E (mi), D (re) y C (do). Las cinco tonalidad son usadas muy habitualmente por quienes componen con la guitarra.

De acuerdo con nuestros amigos de Spotify, valence (“valencia”) es una medida entre 0.0 y 1.0 describiendo la positividad musical que lleva un track. Los tracks con mayor valence suenan más positivos (ej. felices, alegres, eufóricos), mientras que los tracks con menor valence suenan más negativos (ej. tristes, deprimentes, enojados). Entonces, ahora probemos analizar la alegría y tristeza puramente desde el lado musical a partir de esta herramienta.

Ahora, probemos algo más interesante: hagamos que la música y la letra se encuentren. Vamos a aplicarle el Gloom Index, un “índice de oscuridad”, que toma el promedio de valencia y el porcentaje de palabras tristes por tema, ponderadas por densidad lírica. (Acá pueden leer el trabajo original de RCharlie que aplica el gloom-index para determinar qué canción de Radiohead es la más depresiva) Hagamos lo mismo con algunas de las canciones de Drexler.

Ahí lo tienen, cuando se combinan música y letra, 12 segundos de oscuridad es el tema más “oscuro” de Drexler.

En contraposición, Don de fluir es uno de los más alegre.

Si aplicamos el gloom_index a cada álbum, nos encontramos con lo siguiente: Llueve es el disco más oscuro, y Eco y Sea, los más felices.

Hasta aquí, el análisis estadístico de la música y la letras de Jorge Drexler. Si quieren saber más acerca de cómo todo fue programado y calculado, si quieren ver la exploración en detalle y no solo los puntos destacados, pueden leerlo en mi blog personal. Todo el proyecto fue versionado usando GIT y esta disponible públicamente en mi cuenta de Github.]

Este trabajo tómo como base solo en álbumes de estudio oficialmente lanzados por Jorge Drexler: La luz que sabe robar (1992), Radar (1994), Vaivén (1996), Llueve (1997), Frontera (1999), Sea (2001), Eco (2004), 12 segundos de oscuridad (2006), Amar la trama (2010), Bailar en la cueva (2014) y Salvavidas de hielo (2017).

Producción de gráficos: Luciana Coraggio

Alex Ingberg es Ingeniero en Informática recibido en la UBA. Está radicado en Tel Aviv donde completó un fellowship en Data Science en ITC y se desempeña como ingeniero de datos en el mercado de hi-tech israelí. Apasionado por la música, sin importar el género, y el mate amargo. También es fanático de viajar con su mochila por el mundo..

Opinión | 19 de marzo de 2019

Hay que ayudar a las mujeres a descifrar el “código de exportador”

A medida que el mundo conmemora el Día Internacional de la Mujer de este año, no cabe duda de que se ha logrado un progreso significativo en todo el mundo hacia el logro de la paridad de género. Pero hasta que se eliminen las barreras que impiden el acceso de las mujeres al comercio mundial, ese objetivo permanecerá fuera de alcance.

Cuando en 2014 conocí a la diseñadora de moda Chiedza Makonnen, radicada en Accra, sus ventas fuera de Gana eran mínimas. Hoy, en cambio, la marca de Makonnen, Afrodesiac Worldwide, se luce en las alfombras rojas de Hollywood y en los escenarios del Festival Essence de Nueva Orleans. Como Makonnen descifró el “código de exportador”, su compañía aumentó la producción, triplicó su personal y expandió ampliamente su perfil en los medios.

Descifrar el código de exportador significa superar la noción de que las empresas que son propiedad de mujeres y están gestionadas por mujeres no pueden ser globales, porque cumplir con los estándares requeridos para el comercio transfronterizo es demasiado difícil y costoso.

En general se supone (aunque no se lo dice abiertamente) que las empresas cuyas dueñas son mujeres son más riesgosas y, por lo tanto, menos atractivas para los inversores. Pero, de la misma manera que las mujeres hace 50 años quemaron sus corpiños para destruir un símbolo de opresión, las mujeres hoy deben eliminar las barreras que les impiden comerciar libremente en la economía global.

Sin duda, en este Día Internacional de la Mujer, las mujeres en muchos países están en mejores condiciones y gozan de más oportunidades que sus madres y abuelas, debido a enormes mejoras en el acceso a la educación y a la atención médica. Pero siguen existiendo brechas importantes y, dado el ritmo lento y desparejo del progreso, no hay lugar para la complacencia.

Según el Foro Económico Mundial, achicar la brecha de género general en 106 países llevará 108 años al ritmo actual de cambio; en el África subsahariana, donde el problema es más grave, llevará por lo menos 135 años. La brecha más importante es económica; cerrarla demandará unos 202 años.

La desigualdad de género es un problema verdaderamente global que persiste inclusive en los países con mayor equidad de género. Aun así, hay puntos positivos que pueden servir de guía para los demás.

En Noruega, por ejemplo, las mujeres hoy ocupan las tres posiciones más altas en el gobierno (primera ministra, ministra de Finanzas, ministra de Relaciones Exteriores) por primera vez en la historia de su país. En Ruanda, los puestos ministeriales están perfectamente equilibrados entre los géneros, y el 61% de los parlamentarios son mujeres. Y en Barbados, una mujer hoy se desempeña como primera ministra por primera vez.

Desafortunadamente, el comercio y los negocios parecen estar rezagados respecto de la política. A pesar de la ley pionera de Noruega de 2007 que exige que las mujeres ocupen el 40% de los puestos en los directorios corporativos, las mujeres siguen ocupando desproporcionadamente menos puestos gerenciales altos. En los sectores público y privado de Noruega, menos de una cuarta parte de los altos ejecutivos son mujeres; y en 2017, sólo 15 de 213 compañías públicas eran dirigidas por mujeres.

Es verdad, el Índice de Igualdad de Género 2019 de Bloomberg de empresas en 36 países sugiere que las compañías se están esforzando más para garantizar que las mujeres lleguen a las gerencias de primera línea y a los directorios. Sin embargo, la triste realidad es que las mujeres siguen en los márgenes económicos en la mayoría de los países del mundo.

La marginalización económica de las mujeres es un problema para todos. Según el Banco Mundial, los ingresos de los hombres a lo largo de la vida están más de 23.000 dólares por encima de los de las mujeres, en promedio, lo que implica que se dejan sobre la mesa 160 billones de dólares en patrimonio de capital humano, el equivalente a dos años del PIB global.

Incluir los 1.000 millones de mujeres que siguen en los márgenes de la economía formal en todo el mundo sería como agregar otra China u otro Estados Unidos. Como yo y muchos otros defensores de la igualdad de género hemos venido diciendo hasta el cansancio en los últimos años, “No se puede ganar el partido con la mitad del equipo en el banco”.

En el Centro de Comercio Internacional, trabajamos para permitir que las mujeres descifren el código de exportador y se sumen a los hombres como jugadores iguales en el campo de juego económico global. Nuestra investigación de 25 países determina que sólo una de cada cinco compañías exportadoras son propiedad de mujeres, debido a una discriminación significativa basada en el género.

Con la Iniciativa SheTrades del Centro, esperamos conectar a tres millones de emprendedoras mujeres con los mercados globales. Mekonnen es sólo una de muchas mujeres que se han beneficiado con el programa. Otras incluyen a Sonia Mugabo en Ruanda, a quien Forbes África ha incluido en su lista de jóvenes empresarias prometedoras, y a Anyango Mpinga, que hoy es una de las diseñadoras más reconocidas de Kenia.

El éxito en el diseño de moda no es lo único que estas tres mujeres tienen en común. Antes de adherir a la Iniciativa SheTrades, todas encontraron barreras relacionadas con el género cuando intentaron expandir sus negocios. Pero millones de otras mujeres empresarias siguen necesitando descifrar el código de exportador. Si no se abordan las barreras que enfrentan, nunca en la vida lograremos una igualdad de género.

Permitir la plena participación de las mujeres en el comercio global no es sólo una cuestión moral. También es un imperativo económico, porque los sectores exportadores prósperos mejoran la competitividad y crean empleos mejor remunerados. Y, si bien no existe ninguna solución mágica, la Iniciativa SheTrades y programas similares demuestran que se puede lograr. Con la implementación de las políticas apropiadas, hombres y mujeres por igual estarán en mejores condiciones.

El primer paso es equipar a las mujeres emprendedoras con las herramientas, capacidades y confianza necesarias para descifrar el código de exportador. Una vez que lo hayan hecho, lo que pueden alcanzar no tiene límite.

Arancha González es directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional.

© Project Syndicate 1995–2019.

Sie7e Párrafos | 18 de marzo de 2019

La dificultad, comentado por Mariana Arias

La dificultad
Tomás Abraham
Random House

Uno (mi comentario)

El magnetismo de Tomás Abraham siempre me atrajo. Lo seguí durante un tiempo, casi un año, con la intención de entrevistarlo. Finalmente aceptó cuando publicó su autobriografía novelada La Dificultad. Tomás (Nicolás en la ficción), define este singular libro (el más personal de toda su rica bibliografía) de la siguiente manera: “Escribir sobre una experiencia de la vida que no entendía y que había sido muy importante para mí. Narrar quirúrgicamente una historia propia desde afuera, de manera impersonal, sobre recuerdos vivos. Iluminar cómo uno se enamora, el tiempo de la escuela, los viajes, la relación con el padre (determinante). Mirar, desde afuera, cómo Nicolás resuelve situaciones. Escribir para entender cómo es posible que la vida tome un curso y que, de repente, haya un cambio total, y un día, por un gesto de distracción, uno está afuera del atolladero”.

La tartamudez era su más evidente dificultad, aunque no la única. La voz, esa manera de comunicarse, un puente hacia los otros, estaba roto. “La vida del que tiene la comunicación cortada lo hace sentirse muy cerca del abismo”, dice. Y sigue: “Para ser miembro de una sociedad tenés la obligación de hablar; cuando no es posible expresarse de manera fluida, aparece la torpeza, se pueden percibir las miserias.”

A los 15 años ya sabía quién quería ser; sin embargo, el camino fue sinuoso hasta llegar a cumplir su deseo. Los mandatos del “Big man” (su padre), un hombre exigente, admirado, seductor, creador de Hilos Tomasito, que fabricaba las famosas medias Ciudadela, eran difíciles de esquivar. Esa fue otra dificultad: enfrentar a un señor tan respetado y llegar a ser como él. Y revelarse en el camino. Viajar, volar, con la insolencia de la juventud, hasta destinos remotos, en busca de una identidad propia. Y tras la vuelta al mundo, la calma, la obediencia, la necesidad y la obligación de hacerse cargo de la herencia, de esa fábrica de medias que funcionó para Tomás como una nueva iniciación. Aprender a trabajar, a situarse en el mundo real. De Tokio a Ciudadela, Tomás ha recorrido un largo camino hacia sus propios orígenes, como una suerte de parábola que lo trajo de vuelta, pero con más experiencia y sabiduría. Aunque la filosofía, su gran pasión, siempre estuvo del otro lado del puente, al acecho, a mano. Ese sería su próximo destino.

Tomás Abraham hipnotiza con su prosa, a veces desarticulada y casi siempre desgarradora. Los sentimientos en bruto que expresa y el descenso a su lado más oscuro tocan su dolor de quien ha trabajado incansablemente por encontrarse a sí mismo. “Escribir no es vivir, ni revivir, por eso la autobiografía es un género de ficción, de inventiva, de creación”, expresa en sus últimas páginas. Pero es también una manera de descubrirse a uno mismo, de contarse quién fue y quién es.

Elegí algunos párrafos al azar, a los que nombré desde lo personal.

La Dificultad. El amor del padre. La indefensión. La pareja. El fracaso. El amor y el cuidado.

Dos (la selección)

La pareja. No es el matrimonio ni el noviazgo. Ser dos. Entrar en una confitería juntos. Ir al cine juntos. Salir juntos. Compartir el signo de la dignidad adulta del nuevo ideal de completud. La nueva sociabilidad argentina. La pareja se escapaba por la tangente de la tutela familiar. Todavía eran tiempos en los que el divorcio era una rareza. Además las parejas de jóvenes mantenían la virginidad mutuamente consentida. Las calenturas no tenían desahogo sino recarga. Recorríamos la ciudad solos los dos. Íbamos a Gotán a escuchar a Gelman y Cedrón. Al Lorraine a descubrir a Bergman, Fellini y Truffaut. Leíamos a Sartre y Simone de Beauvior. A Cortázar. Arlt. El sueño literario.

Brisa terminó el bachillerato con notas sobresalientes e ingresó a la facultad para estudiar Filosofía: peligro. Sentí el peligro. Sabuesos intelectuales merodeaban por las aulas y hacían ostentación de bibliografía seleccionada. El mercado era difícil. Todavía me debatía en la secundaria mientras ella era parte del mundo filosófico. Rostros con bigote en gancho, lentes prominentes, volúmenes pesados bajo el brazo, voces cavernosas, conversaciones cultas frente a pocillos de café, la armada letrada no carecía de artilugios para seducirla. Tantas cosas interesantes descubriría cada día.

Tres

Amar es cuidar. Cuando amaba cuidaba. Este amor-cuidado se daba con las personas y con todo lo que pudiera llegar a ser personificado como los animales y ciertos juguetes. Por eso sentía que mi mamá no me amaba, porque no me cuidaba, y que mi papá sí porque me cuidaba, a su modo, claro, como todos lo hacen, de un cierto modo.

Cuatro

Es la civilización la que ha generado la idea de la madre santa y la del padre proveedor. La indefensión infantil nos demora en un estado psicolactante un cuarto de nuestra vida, si es que no deriva en una estructura obcecada que lo perpetúa hasta la muerte.

Cinco

Pero el momento llegó. Apareció mi padre, al mediodía. Comieron en silencio, serios. Luego al living. Que fuera invitado al living era la antesala de la muerte. Como ser invitado una tarde a dormir en un ataúd. Todo era tan dramático. Una insoportable pesadez del ser. Las situaciones terminales abundaban. No se bromeaba. Nadie se burlaba de nadie. Mi padre sentía que siempre estábamos al borde de una crisis. Ante la frustración doméstica bramaba. Hambre de inmigrante que le dicen. Vivir bajo amenaza para un judío que no pudo tener juventud. En todo caso, ya no estábamos en Rumania sino en la generosa Argentina, y la opresión ya no era hitleriana ni estalinista sino meramente porteña.

Ingresé a la sala del juzgado en la que el juez dictaría la temida sentencia. Se precibía la aparición de algo rotundo, de un castigo doloroso, difuso, incierto. La silla eléctrica judía. ¿Qué pasaría una vez que mi padre se sentara con su porte de empresario joven, diestro en asumir todas las funciones de la autoridad, aun las más desagradables como despidos, suspensiones, regateos salariales, pago de proveedores, exigencias disciplinarias y conducta de los hijos?

Seis

Se dice que la tragedia se define por los amores prohibidos que se desencadenan en las familias. Los amores incestuosos. En las comedias estos amores se dan por malentendidos y picardías lícitas. En los culebrones, con las mucamas y las cuñadas. Pero en las tragedias, entre padres e hijos, o entre hermanos. Entre un padre y un hijo. Es fácil echarle la culpa a un padre por enamorarse de su hijo. ¿Qué culpa tiene el padre de no poder sacarle la vista de encima a un hijo?

Siete

Era tartamudo. No podía leer en clase. En realidad, lo hacía por pedido de la “señorita”. La quijada endurecida y la lengua pegada al paladar se resolvían más bien en gemidos. Tampoco escribía. Era un zurdo contrario. Varias sesiones con las manos atadas lograron acostumbrarme a aceptar que la otra mano estaba muerta para la escritura. Era como volver a nacer pero al revés. Alguien le había dicho a mi padre que si dejaba que su hijo escribiera con la mano izquierda se convertiría en un ser infeliz toda su vida.

Mariana Arias es periodista, licenciada en comunicación (UCA). Conductora en La Nación Más. Escribe en Lanacion.com y Perfil.com. Es productora y conductora en Radio Milenium #dimelotuaire (Martes a las 23 hs). Escribió: Dimelo tu, una conversación Íntima. Una recopilación de su programa Dimelo Tu, que condujo durante 14 años como entrevistadora de más de 500 personalidades. Y Una Mujer en La Mitad de La Vida, entrevistas sobre la problemática femenina.


En SIETE PÁRRAFOS, grandes lectores eligen un libro de no ficción, seleccionan seis párrafos, y escriben un breve comentario que encabeza la selección. Todos los martes podés recibir la newsletter, editada por Flor Ure, con los libros de la semana y novedades del mundo editorial.

Recibí SIE7E PÁRRAFOS

Sobre libros y escritores. Todos los martes, por Flor Ure.

Ver todas las newsletters

Vida Cotidiana | 19 de marzo de 2019

Ilustración: Adam Simpson / The New York Times

Cómo reducir tu huella de carbono en el hogar

En el hogar estadounidense promedio, el 25% de la energía se utiliza para calentar espacios, el 13% para calentar el agua, el 11% se utiliza para enfriar y el resto se gasta en electrodomésticos. Hacer incluso pequeños cambios en esto puede hacer una gran diferencia, dice Noah Horowitz, científico principal y director del Centro para la Eficiencia Energética del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales. “Hay mucho que puedes hacer sin tener que levantar un martillo o escribir un cheque”, dice.

BAJA LA CALEFACCIÓN. Usa un termostato programable o inteligente, si tieneS uno. Mantenga las persianas cerradas para mantener la temperatura estable en el interior.

APAGUA TU CALENTADOR DE AGUA. Cuarenta y nueve grados celsius es suficiente.

APAGUA LAS LUCES Y LOS APARATOS CUANDO NO LOS ESTÁS UTILIZANDO. Apague los aparatos en la toma de corriente para reducir aún más la energía. Ponerlos a dormir es la segunda mejor opción.

HAZ STREAMING DE PELÍCULAS A TRAVÉS DE TU SMART TV, NO TU CONSOLA DE JUEGO. Los televisores inteligentes y sus complementos usan solo unos pocos vatios para transmitir películas, dice Horowitz, pero si usa su consola de juegos, el uso de energía es aproximadamente 10 veces mayor, porque no están optimizadas para reproducir películas.

COMPRA UNA COMPUTADORA PORTÁTIL, NO UNA COMPUTADORA DE ESCRITORIO. Las computadoras portátiles toman menos energía para cargar y ejecutar.

REEMPLAZAR LAS LUCES. Las luces LED consumen hasta un 85 por ciento menos de energía, duran hasta 25 veces más y son más baratas de ejecutar que las luces incandescentes. Alrededor de dos mil millones de enchufes en los Estados Unidos todavía tienen una bombilla que desperdicia energía, dice el Sr. Horowitz.

NO CONFIGURE LAS TEMPERATURAS DE LA HELADERA Y EL FREEZER MÁS BAJO DE LO NECESARIO. El Departamento de Energía de los Estados Unidos recomienda alrededor de 1.6 a 3.3 grados celsius para el compartimiento de alimentos frescos y -18 grados para los congeladores. (Y desenchufe el refrigerador viejo en el garaje cuando no lo necesite para enfriar nada).

ELIJA RENOVABLES. Si vive en un estado donde puede elegir su proveedor de energía, elija uno que funcione con energías renovables.

REEMPLAZAR HELADERAS VIEJAS. Son “cerdos de energía” según el Sr. Horowitz y pueden costarle hasta $ 100 dólares extra por año. “Si tiene entre 15 y 20 años de antigüedad”, dice, “no hay nada más difícil que reciclarlo”.

© 2019 The New York Times

100 Mujeres | 18 de marzo de 2019

Foto: Alina Negoita | Intervención: Pablo Domrose

Valeria Kechichian, la mujer que creó la comunidad más grande de longboard femenino

En todos los ámbitos de la cultura se habla de una mayor inclusión de la mujer y de romper estereotipos. Valeria Kechichian lo sabe bien.

Nacida en el seno de un hogar armenio-argentino, como tercera generación en nuestro país, Kechichian decidió autoexiliarse para tomar distancia de una situación familiar compleja. Empezó su inusual recorrido en Madrid, donde luego de realizar todo tipo de trabajos creó la comunidad más grande dentro de lo que se conoce como Actions Sport Industry (deportes extremos): la Longboard Girls Crew. Un grupo que practica longboard y skating que, además, tiene la particularidad de ser 100% femenino. Mujeres en un campo en el que estamos más habituados a ver varones, chicos y adultos, saltando, cayendo al suelo y haciendo piruetas.

A diferencia de muchos skaters profesionales o conocidos Valeria no llegó al longboard sino hasta los 28 años, cuando trataba de escapar de los malos hábitos (drogas, desórdenes alimenticios) y de superar su adicción al alcohol. Cuando tuvo que empezar a reemplazar aquellas prácticas por actividades recreativas dio con la tabla y ya no se bajó más. Aunque admite que es bastante torpe y trata de no accidentarse practicando lo interesante de su iniciativa, basada en la unión y la camaradería entre chicas longborders amateurs de todo el mundo, es cómo logró proveer una espacio y una plataforma de encuentro y apoyo entre mujeres. En el proceso, Kechichian, de 39 años, se propuso también hacer un aporte para cambiar los estereotipos en la industria y cómo se mostraba a las deportistas hasta entonces: sexualizadas, poniendo el foco en la belleza física más que en aptitudes como la destreza, la agilidad, la coordinación o la osadía, entre muchas otras cosas que se necesitan para subirse a cualquiera de las tablas (surf, skate, longboard, wakesurfing, snowboard).

Llevo años trabajando en mí misma, sanando, curando heridas, limpiando odio, rencores y traumas pasados para dar lugar a lo nuevo. Inclusive en épocas complicadas de cambios, de tener que desapegarme de gente que quiero, de procesos de transformación interna que suelen ser bastante incómodos, intento entender todo como parte de un desarrollo y no identificarme con esa incomodidad”, cuenta. Su testimonio echa luz sobre el valor de esta actividad, no solo como forma de mantener a las chicas y jóvenes alejadas de factores de riesgo (embarazo adolescente, violencia doméstica, adicciones) sino también como herramienta para fortalecer la autoestima, la resiliencia, la autopercepción, el sentido de los logros y, por supuesto, la pertenencia a una comunidad.

La agrupación que creó en 2010 comenzó como algo local, en Madrid, mostrando en un video el costado divertido y accesible del deporte practicado entre chicas. Luego, se convirtió en fenómeno. Hoy en día tienen una comunidad activa de casi 100.000 seguidores en Instagram, sus videos son vistos por millones de personas, tienen 70 embajadores y presencia en casi 100 países.

Tienen también una ONG, Longboard Women United, que lleva adelante proyectos e intervenciones en las áreas de género, salud e inclusión; en sitios tan disímiles como Cambodia, Brasil, India y Holanda. Trabajan con mujeres, niños, refugiados, personas con habilidades diferentes, poblaciones de zonas vulnerables y adultos mayores.

Pese a todos estos logros Valeria suele contar lo dificultoso que fue el camino; sobre todo teniendo en cuenta que este, como tantos otros ámbitos, estaba copado por hombres que no veían con buenos ojos el crecimiento de la comunidad. “Hacer las cosas de forma diferente siempre asusta”, dice.

Quizás lo más valioso que las mujeres que participan de Longboard Girls Crew se llevan, y que puede extrapolarse a otras áreas, es la idea de que juntas podemos lograr más cosas, dejar atrás nociones caducas en torno a la mujer y su relación con otras chicas. “A medida que crecimos y nos apoyamos más unas a otras, sin competir entre nosotras, nos dimos cuenta de que esto que estábamos haciendo en la comunidad del longboard podía aplicarse afuera —dice Kechichian—. Al final, lo estuvimos haciendo mal todo este tiempo porque así nos educaron. Hoy sé que quiero ayudar y contar lo que he aprendido y voy aprendiendo cuando me deshago de esos mandatos: hay una vida maravillosa más allá de todo lo que nos han dicho y enseñado” .

Foto: Noelia Otegui

Nombre: Valeria Kechichian
Edad: 38 años
Profesión: Skater y promotora de cambio
Sector en el que trabaja: Deportes, sociedad, género
Lugar de Nacimiento: Buenos Aires, Argentina
Lugar en el que desarrolla su actividad: En todo el mundo

1. ¿Cuál es tu motor interior? ¿Qué te inspira a hacer lo que hacés? 

Tengo fe ciega en que si estás trabajando por un bien mayor, por algo más grande que vos, el universo te ayuda. Lo he comprobado cientos de veces y es hermoso. Siempre estoy atenta a las sincronicidades. Creo que cualquier cosa que hagamos, nos la hacemos primero y principalmente a nosotros mismos. Estar enfadada con algo o alguien consume muchísima de mi energía y me come por dentro. Estar de buen humor y sentirme en armonía con el entorno me llena y expande. Intento tirar por ahí.

2. ¿Qué te hace feliz? 

Cuando medito todas las mañanas soy feliz, abrazar a mi chico me hace feliz, salir a patinar, estar con mi familia y amigos, hablar con gente, comer cosas ricas, la conciencia social, hacer deporte, la naturaleza, transplantar una planta y que le salgan flores, hacer algo por alguien, ver cómo prospera la comunidad y los proyectos de nuestra ONG, cualquier animal bebé de cualquier raza (quizás las cucarachas no, pero todo el resto), ver crecer la conciencia medioambiental en el planeta y mil cosas más supercursis que me encantan.

3. ¿Qué no te deja dormir?

Intento que nada. Si yo no estoy bien no puedo hacer nada. Pero el tráfico humano, la esclavitud o la mutilación genital femenina son temas que me sacuden profundamente. Hay más de 40 millones de personas viviendo en alguna forma de esclavitud en el planeta: sexual, laboral, matrimonios infantiles… No concibo vivir con mis privilegios sin ayudar a quienes están pasando por situaciones inimaginables.

4. ¿Qué te gustaría cambiar del mundo?

Me gustaría ayudar a despertar la conciencia social a la vez que la personal. Que entendamos que siempre podemos hacer algo, que no hace falta que tengamos altos cargos en ninguna entidad o que tengamos poder sobre nada. Ya lo tenemos, ya tenemos ese poder de cambiar las cosas, pero creo que el cambio siempre empieza en nuestro interior. Darnos cuenta de que la separación es una ilusión. Que el “no me importa porque no lo conozco” no es real.

5. Cuándo eras chica, ¿qué querías ser de grande?

No lo sabía. Y de grande tampoco lo supe. Recién hace unos años me di cuenta de lo que quería ser y hacer. Uno de los mayores problemas de la educación tradicional es que no nos enseñan a mirar ni a buscar soluciones dentro, a pensar, a querernos. No nos dicen que tenemos un potencial maravilloso. Nos adoctrinan en lo que al sistema le conviene. Pero no conocemos otra cosa y la gente sigue con esas vidas armadas en un sistema que no está diseñado para nuestra felicidad sino para lograr los beneficios de muy pocos basado en la opresión de muchos.