Alice Boyes | RED/ACCIÓN
Harvard Business Review | 21 de febrero de 2019

Cinco cosas que hacer cuando se siente abrumado por su carga laboral

¿Las interminables listas de pendientes lo están volviendo ansioso? Si tiene momentos de sentirse abrumado por su carga de trabajo, hay algunas cosas que puede probar.

Siempre comience con respiraciones lentas: La respiración lenta lo ayuda a dejar el pánico y tomar un enfoque de más largo plazo, pues activa la mentalidad de plan y preparación del cerebro. Enfóquese en exhalar cómo si estuviera inflando lentamente un globo; su respiración se regulará naturalmente.

PRACTIQUE SU HABILIDAD DE ACEPTACIÓN CON UNA SALUDABLE CHARLA CONSIGO MISMO: La mejor auto conversación lo ayuda a sentirse más calmado y en control. Combina la autocompasión y la apropiada toma de responsabilidades. Como inicio, podría probar: “Incluso aunque hay muchas cosas por hacer, sólo puedo enfocarme en la que estoy haciendo ahora. Me sentiré mejor si hago esto” o “preferiría ser capaz de hacer más en un día, pero voy a aceptar lo que en términos reales soy capaz de hacer.

REGISTRE SU TIEMPO PARA DARLE UNA BASE CORRECTA: La evidencia muestra que las personas que dicen trabajar muy largas horas generalmente están exagerando. Cuando se siente ansioso acerca del trabajo, su cerebro sobreestimará qué tanto está trabajando, lo que a su vez lo hace sentir más ansia y genera un círculo vicioso. Cuando su percepción de la carga de trabajo es dramáticamente exagerada, la situación se siente desesperada, lo que seguramente lo dejará sintiéndose deprimido además de ansioso. Trate de registrar su tiempo durante una semana. No tendrá que intentar activamente de cambiar su comportamiento: La forma en que opera cambiará naturalmente en direcciones positivas debido al monitoreo.

VERIFIQUE SUS SUPOSICIONES ACERCA DE LAS EXPECTATIVAS DE OTRAS PERSONAS: Solemos generar reglas que esperamos seguir. Por ejemplo, “necesito responderle a Sandra con más rapidez de lo que ella generalmente me contesta.” Sin embargo, vale la pena considerar que quien lo contactó tal vez no quiera una respuesta inmediata. Responder inmediatamente a los correos electrónicos, especialmente fuera de horario, contribuye al ciclo de trabajo permanente para todos. Practique el no responder mensajes fuera de horario de oficina. La mayoría de las personas lo entenderán, y podrían apreciar que usted los ayude con sus propios límites.

EXAMINE SUS SUPOSICIONES ACERCA DE LO QUE SE REQUIERE PARA EL ÉXITO: También podría estar autogenerando pensamientos erróneos acerca de lo que se requiere para ser exitoso en su ámbito. Suposiciones perfeccionistas como “para tener éxito necesito trabajar más duro que todos los demás” se vuelven especialmente problemáticas conforme asciende en una industria competitiva y forma parte de un grupo de personas sobresalientes. Busque suposiciones que causen estrés innecesario, especialmente si estas también contribuyen a la procrastinación y la parálisis. Escriba sus suposiciones problemáticas y redacte una alternativa más realista. Su pensamiento alternativo podría ser algo como “considerando que mi grupo de trabajo está compuesto de personas de alto desempeño, hay una buena probabilidad de que la mayoría de nosotros seamos exitosos. Por lo tanto, no necesito desempeñarme en lo más alto del grupo para tener éxito.”

COMIENCE A TOMAR TIEMPO DE DESCANSO EN LUGAR DE ESPERAR EL MOMENTO “CORRECTO”: Cuando toma una tarde o un fin de semana de descanso, y el cielo no se le cae encima, aprende con esa experiencia que puede estar menos ansioso en cuanto a su carga laboral. Si quiere sentirse más relajado acerca del trabajo, actúe más relajado al respecto.

Alice Boyes es autora de “The Healthy Mind Toolkit” y “The Anxiety Toolkit.”

©HBR, distribuido por The New York Times Licensing Group