Juan José Becerra | RED/ACCIÓN
Sie7e Párrafos | 13 de diciembre de 2018

Un padre y un hijo unidos por la enfermedad, como solo Philip Roth sabe hacerlo

Patrimonio
Philip Roth 
Debolsillo

Selección y comentario por Juan José Becerra, escritor, autor de la novelas Santo, Atlántida, Miles de años, Toda la verdad, La interpretación de un libro, El espectáculo del tiempo y El artista más grande del mundo.

Uno (mi comentario)

De golpe, un padre y un hijo coinciden en la enfermedad. Mejor dicho: la enfermedad del hijo comienza a brotar de la del padre. Con este argumento elemental, Roth escribió una novela de tracción a sangre donde los héroes ajustan cuentas, se aman en el registro de la rudeza y se entienden y protegen como animales al borde de la extinción.   

Dos (la selección)

“En mayo de 1981, a los setenta y nueva años, mi padre gozaba de una salud excelente y de un vigor impresionante, pero veinticuatro horas después de la muerte de su mujer en aquella marisquería su aspecto era tan malo como el que presentaba ahora, desfigurado por el tumor”.

Tres

“Quería el dinero porque era suyo y yo era su hijo, y tenía derecho a mi parte, y lo quería porque era, si no un auténtico trozo de su trabajador pellejo, sí algo parecido a la representación física de todo lo que había superado o de todas las cosas a las que había sobrevivido”.

Cuatro

Y yo pensé: “Ya sé de dónde procede la debilidad de la gente, todos lo sabemos, pero ¿dónde se halla el origen de la fuerza?”.

Cinco

“Se le presentaba una nueva y muy dura prueba que superar, y las pruebas no se superan a base de desesperación. Lo que hizo fue recurrir a la amalgama de desconfianza y resignación con que había aprendido a afrontar la humillación de la vejez”.   

Seis

“- Bush –dijo él- y su jefe, el pistolero Reagan. ¿Sabes lo único que aprendió el pistolero Reagan, en ocho  años? A quedarse dormido y a saludar. El mejor saludador del país”.

Siete

“Aferrado al borde de la piscina me dije: “Es la ansiedad. ¿Por qué estás tan angustiado?”, la típica pregunta que una persona que pasa por un mal momento físico nunca habría cometido la tontería de preguntarse, antes del advenimiento de los psicosomatistas.

-Voy a tener que dejarte ir, papá.

Llevaba varias horas inconsciente y no podía oírme, pero yo, emocionado, asombrado, llorando, estuve repitiéndole la frase una y otra vez, hasta creérmela”.


En SIETE PÁRRAFOS, grandes lectores eligen un libro de no ficción, seleccionan seis párrafos, y escriben un breve comentario que encabeza la selección. Todos los martes podés recibir la newsletter, editada por Flor Ure, con los libros de la semana y novedades del mundo editorial.

Recibí SIE7E PÁRRAFOS

Sobre libros y escritores. Todos los martes, por Flor Ure.

Ver todas las newsletters