Tara Parker-Pope | RED/ACCIÓN
Vida Cotidiana | 21 de febrero de 2019

Nicolas Ortega/The New York Times

Cuatro palabras simples para ayudarte a vivir bien

Durante casi 20 años escribiendo sobre salud, he tenido la oportunidad de hablar con cientos de los mejores expertos médicos sobre cómo vivir bien. Lo que he aprendido de todos ellos se puede resumir en cuatro palabras simples.

Mover. Nutrir. Refrescar. Conectar.

La ciencia es clara. Si moves tu cuerpo un poco cada día, estarás mucho mejor que si sos sedentario. Si nutrís tu cuerpo con comida real (del tipo que no viene en paquetes cargados con azúcar o entregado a través de una ventanilla de un restaurante de comida rápida), vas a estar más saludable que si comes comida chatarra. Si permitís que tu mente se tome un descanso y se refresque de vez en cuando, te vas a sentir mejor. Y si te conectas regularmente con tus seres queridos y amigos, viejos y nuevos, vas a ser más feliz y más sano.

Estas cuatro palabras (mover, nutrir, refrescar, conectar) son los principios rectores del “Desafío de bienestar de 30 días”, un programa único de The New York Times para ayudar a desarrollar hábitos saludables para el cuerpo, la mente y el espíritu, un reto diario a la vez. Cada tarea se basa en la ciencia y, con el tiempo, cada nuevo hábito puede agregar cambios significativos en la vida.

Cada desafío toma solo unos minutos para completar. Hemos creado nuevos videos de ejercicios de movimiento de seis minutos para mostrarte que realmente hay tiempo para hacer ejercicio. Hemos incluido desafíos de actualización para darle a tu mente el descanso que necesita. Vas a encontrar deliciosos desafíos de nutrición para nutrir tu cuerpo con más alimentos, no menos. Y debido a que la salud de tus relaciones afecta la salud de tu cuerpo, hemos incluido desafíos de conexión para ayudarte a estar más cerca de tus seres queridos. Aquí hay algunos ejemplos de lo que podes esperar:

Un desafío consciente de chocolate: Alimenta tu cuerpo y tu mente con esta tarea. Elegí un pedazo de chocolate delicioso y de calidad (sí, ¡dije chocolate!). Si no te gusta el chocolate, elegí una pieza de fruta o una golosina salada. Luego realiza esta meditación consciente de la Dra. Michelle May, fundadora de AmIHungry, que enseña a comer con atención. Sentáte donde no te distraigas.

“Mientras desenvolvés el chocolate, escuchá los sonidos y nota el aroma. Toma un pequeño bocado, luego hace una pausa. Toma conciencia de las texturas y sabores de tu lengua. Cuando comiences a masticar, observá cómo cambian los sabores, las texturas y los aromas. Nota el placer. Cuando hayas experimentado completamente tu mordida, tragá, luego hace una pausa para notar cuánto tiempo permanece el sabor. Repetí lentamente hasta que termines el pedazo “.

¿Por qué estás haciendo esto? Porque los estudios demuestran que la atención plena fomenta una alimentación más saludable.

El desafío de la tarea de un minuto: Dividí tu mente y tu hogar con este simple desafío de actualización, que se puede completar en cualquier momento del día. El objetivo será completar tantas tareas de un minuto o menos como puedas encontrar en los próximos cinco minutos. Usa tu teléfono o mira un reloj, sin hacer trampa. Vas a enfocarte en tareas de un minuto solamente. Aquí hay algunas sugerencias:

  • Hacer la cama.
  • Recoger la ropa y ponerla en un canasto.
  • Tirar el correo que sea basura y que hayas dejado en una mesa.
  • Limpiar una mesada.
  • Poné los controles junto al televisor.
  • Colgá tu abrigo.
  • Hace una lista rápida de tareas para más adelante.
  • Pone en orden la mesada del baño.

Gretchen Rubin, autora de “The Happiness Project”, llama a esto su regla de un minuto. “Mantener bajo control todas esas pequeñas y molestas tareas me hace sentir más serena, menos abrumada”.

El desafío de ¿cómo estamos? Es fácil dejar que nuestras relaciones más cercanas fluyan cuando no hay ningún problema obvio. El desafío Connect es de Philip y Carolyn Cowan, dos profesores de Berkeley de la Universidad de California que han pasado sus carreras estudiando niños y familias. Para completar este desafío, tomate un momento tranquilo con tu pareja por la mañana o por la noche, cuando no te vas a distraer. Háganse la pregunta simple: “¿Cómo nos va?” Tomate un momento para pensar algo que te ha hecho sentir feliz recientemente en la relación. ¿Hay recuerdos especiales de los que quieran hablar juntos? ¿Hubo momentos, felices o tristes, en los que desearías haber hablado, pedido ayuda o compartido tus sentimientos? Provocará una exploración cuidadosa de su relación, qué está funcionando y dónde puede mejorar. ¡Intentalo!

© The New York Times Syndicate