Bioeconomía: modelos de negocios que buscan producir sin dañar el entorno natural- RED/ACCIÓN

Bioeconomía: modelos de negocios que buscan producir sin dañar el entorno natural

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

En América Latina hay un gran potencial para el desarrollo de la bioeconomía como una alternativa para la diversificación productiva y la agregación de valor en el medio rural, especialmente en los sectores agrícola y agroindustrial.

Bioeconomía: modelos de negocios que buscan producir sin dañar el entorno natural

¡Hola! En América Latina hay un gran potencial para el desarrollo de la bioeconomía como una alternativa para la diversificación productiva y la agregación de valor en el medio rural, especialmente en los sectores agrícola y agroindustrial. Veamos algunos ejemplos.

Compartí esta newsletter o suscribite

1

El propósito de Procens es preservar, alentar y regenerar la vida en el planeta. Esta empresa está desarrollando la industria de los insectos en el país y ya está impulsando una biofábrica en la ciudad bonaerense de Balcarce. El proyecto se dedica a la transformación de desperdicios alimenticios en proteína para la alimentación animal y en biofertilizante para los cultivos y la regeneración de los suelos.

  • Julien Laurençon y su socio François Nolet fundaron Procens en 2019. “Utilizamos larvas de la mosca soldado negra, que hace su trabajo como en la naturaleza. Básicamente va biodegradando y bioconvirtiendo desperdicios orgánicos para proveer nuevos nutrientes a animales y plantas. La larva acumula en su cuerpo proteína y grasa que se utiliza para producir alimento para mascotas”, cuenta Laurençon.
  • En paralelo, Procens tiene un contrato por siete años con la empresa McCain. “Compramos por un valor simbólico el desperdicio que generan: la cáscara de papa.  Eso lo procesamos a través de nuestras larvas. Luego, ellos nos comprarían el abono para utilizar en el cultivo de papa y así reducir el uso de fertilizantes químicos”, explica Laurençon.
  • Procens está avanzando en el proceso para concretar la certificación como empresa B. “Nosotros queremos producir sin dañar ningún ecosistema natural, sin emitir gases de efecto invernadero y sin desperdicios. En nuestro proceso, no se utiliza ningún producto químico”, cuenta el emprendedor de origen francés.
  • En 2020, los emprendedores lograron cerrar una primera ronda de inversión de US$200.000. A principios de este año, cerraron su segunda ronda de inversión y levantaron US$1,5 millones para construir el primer módulo de la primera biofábrica de insectos del país. “El diseño es modular para poder ir escalando”, aclara Laurençon.
  • El primer módulo comenzará a funcionar en septiembre próximo. Va a tener una capacidad de procesamiento de 150 toneladas de desperdicios alimenticios por mes. Esto permitirá producir: 7.5 toneladas de harina proteica, 2.5 toneladas del aceite y unas 30 toneladas de abono natural por mes. “Después de este primer módulo, vamos a hacer una extensión hacia 2024 para pasar a una capacidad de procesamiento de 3000 toneladas”, aclara Laurençon.
  • Procens viene trabajando con SENASA para establecer un nuevo marco regulatorio para esta nueva industria. “Nosotros trabajamos con proveedores nacionales. No importamos nada. Por eso, también fabricamos nuestras propias máquinas”, relata el fundador de Procens.
  • Al pensar en exportar, Laurençon señala que lo ven para una próxima etapa. Apuntarían a Estados Unidos, ya que este país tiene un mercado de mascotas muy grande.

2

Mayma, a través del programa BIO, impulsa a nuevos productores agroecológicos o a aquellos convencionales que desean hacer una transición hacia un modelo sustentable y regenerativo, llevándoles herramientas de gestión y la posibilidad de contactarse con mentores e inversores. Por este programa pasaron dos emprendedores de la localidad de Camarones, Chubut.

  • Enzo Bonano tiene un proyecto que está en etapa de prototipo avanzado. “Buscamos regenerar los ecosistemas marinos a partir de la producción de mejillones y algas para consumo humano. Estamos desarrollando granjas marinas regenerativas, que contribuyen en la absorción de CO2 y el mejoramiento de la calidad de agua, que diversifican y nutren la alimentación local. Todas las algas contienen una enorme cantidad de proteínas y nutrientes indispensables para la vida”, cuenta Bonano.
  • Mariela Sánchez es coordinadora del proyecto CHISPA (Camarones de Huerta Integral Saludable y Participativa). El problema que ella intenta resolver a través de esta iniciativa es la escasez de verduras frescas libres de agroquímicos. El emprendimiento produce verduras libres de agroquímicos y desarrolla un espacio de aprendizaje y vinculación de personas de la localidad con la producción agroecológica y la alimentación saludable. “Queríamos impulsar el desarrollo sostenible en la localidad, que consistiera en reparar la tierra, reutilizar los residuos y reciclar cualquier material que hiciera falta. Queremos producir de manera más natural para evitar daños al medio ambiente. El primer paso fue nutrir la tierra y minimizar las acciones agresivas en el lugar”, dice Sánchez.

3

La empresa Madeco, acompañada por Banco Mariva, emitió Obligaciones Negociables por $70 millones en el mercado argentino de valores, con el objetivo de financiar el aumento de su producción de perfiles de manera biosintética con mayor eficiencia. Para esa operación, contaron con el respaldo del área de Sustentabilidad de SMS Buenos Aires.

  • De esta manera, Madeco se convirtió en la primera pyme del país con certificación de “Empresa B”, que busca financiar un proyecto de “Economía Circular” a través de la emisión de un Bono Verde. Madeco tiene su planta en el parque industrial de La Plata y se dedica a la fabricación de madera biosintética a través de la reutilización de plástico de descarte de otras industrias y cáscaras de arroz. Este producto no solo previene la contaminación al reutilizar materiales que serían desechados, sino que evita la tala de árboles al proveer una alternativa a la madera para la construcción de decks, cerramientos y muebles, que además no requiere mantenimiento.

4

“Regenera América” el programa de Mercado Libre que financia proyectos de regeneración y conservación de biomas en América Latina alcanzará los U$18 millones en 2022. El programa nació en 2021 con una inversión inicial de casi U$8 millones para financiar dos proyectos de la Mata Atlántica de Brasil, uno de los ecosistemas más amenazados de la región. Este año, el programa realizará una inversión adicional de U$10 millones para nuevos proyectos, y la expansión de proyectos ya implementados. En esta nueva edición del programa se han seleccionado cuatro proyectos en Brasil y uno en México. 

5

Para tomar nota.

  • Banco Galicia renueva la Línea+B de financiamiento para Empresas B con certificación MiPyMEs. La línea de financiación fue desarrollada junto a Sistema B. El monto de colocación es de $100.000.000. Los proyectos pueden financiarse hasta 24 meses. Más información acá.
  • El Premio Zayed a la Sostenibilidad invita a PyMEs, ONG y escuelas a postularse antes del 6 de julio. En la última edición, Mamotest, proyecto argentino comprometido con la detección del cáncer de mama, obtuvo 600 mil dólares. El fondo del Premio que busca destacar iniciativas sostenibles asciende a un total de 3 millones de dólares. El importe se dividirá entre los proyectos ganadores de las siguientes categorías: Salud, Alimentos, Energía, Agua y Escuelas Secundarias Globales. Las postulaciones se realizan a través del portal en línea del Premio.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable

Hasta aquí llegamos hoy. Los leo en [email protected] 

Hasta el martes,
Flor.

Recibí Otra Economía

Una economía circular, inclusiva y de triple impacto. Todos los martes en tu mail. Por Florencia Tuchin.

Ver todas las newsletters