4 de mayo: Día del combatiente de incendios forestales

Bomberas y bomberos: patriotas de hoy que se arriesgan por nosotros

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Un homenaje a quienes son verdaderos patriotas de esta era y cómo podemos ayudar a un cuartel. Además, una entrevista a un bombero voluntario.

Bomberas y bomberos: patriotas de hoy que se arriesgan por nosotros

Intervención: Victoria Guyot.

¡Buenas tardes! Esta semana, en el mundo se recuerda la figura de quienes nos socorren ante incendios . Y que se sacrifican de un modo admirable.
Compartí esta newsletter o suscribite

1

Intervención: Victoria Guyot.

Repasaba mentalmente incendios en los boques y en los campos de nuestro país. Para precisar un poco, busqué en redes sociales: es impactante la enorme cantidad de situaciones que enfrentaron, la cantidad de incendios que hubo.

Al profundizar un poco más, situación por situación, en una Argentina en la que siempre se habló de patriotismo, me pregunto: ¿habrá patriotas en la actualidad? Con la imagen que tenemos de lo que es un patriota, una figura muy ligada a la independencia.

En esta reflexión, descubro la cantidad de vidas humanas que se inmolaron por nosotros, por la sociedad, por la comunidad, combatiendo incendios. Toda muerte es muy impactante. Pero, entre ellas, aparece una en la década de los noventa cuando en la Patagonia murieron 25 personas de entre 11 y 22 años. Se la denominó "La tragedia de los bomberitos". Fueron 25 personas que arriesgaron y dejaron su vida por la sociedad.

En 2014 murieron en Buenos Aires nueve bomberos por la caída de un muro muy alto.

Entre bomberos y brigadistas forestales, hubo cuatro muertes por aquí, dos muertes por allá. Y la palabra muerte no tiene que ver con estadísticas: son personas.

La primera conclusión es simple, obvia: cuántos patriotas hay en nuestro país, que en estas circunstancias entregan la vida. Bomberos y brigadistas, varones y mujeres. Una sola entrega de la vida de una persona nos conmueve. Y aquí hablamos de muchas.

De la mano de esto, vale decir que son los patriotas de hoy, han sido los patriotas de los últimos tiempos. No por nada se trata de la institución más creíble y más valorada en toda América Latina.

El bombero y la bombera son sinónimos de entrega, sacrificio, generosidad. Son todos muy distintos. Todos tienen una vida personal tan diferente a la de su compañero o compañera de trabajo. Algunos tienen familia, otros son solteros. Entregados a Dios o ateos. De todos los colores. Sus pensamientos y maneras de ver la vida son muy distintos. Pero se unen para arriesgar la vida por nosotros, como comunidad.

Y cuando encontramos decenas de muertes, situaciones en las que personas dejaron la vida, hay una señal tremenda. Trágica, pero fabulosa. Ahí están los patriotas, ahí están las patriotas. Viven entre nosotros. Si contamos a brigadistas y bomberos voluntarios, hay más de 100.000 historias de vida que están pensando qué hacer ante una catástrofe, un incendio. Que se preparan para dar la vida si es necesario. Estas personas están entre nosotros.

Debiera haber homenaje tras homenaje todo el tiempo. Lamentablemente no es así. Pero podemos repensar cada vez que nos venga la idea de patriotas. Cada 25 de mayo o cada 9 de julio. Como San Martín, como Belgrano, patriotas sigue habiendo. Son los bomberos, son las bomberas.


Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable

2

Pasado mañana, 4 de mayo, es el Día Internacional del Combatiente de Incendios Forestales. Una fecha que fue establecida en 1999 a partir de un incendio ocurrido en Canadá en diciembre del año anterior, en el cual fallecieron cinco combatientes de una brigada forestal.

Según el sitio oficial del día, se trata de un momento para reconocer y dar honor a los bomberos por el sacrificio que hacen, para brindar la seguridad de la comunidad. Es, sobre todo, un momento para agradecer a los bomberos del presente y a los que ya no están.

3

Como ya sabés, desde RED/ACCIÓN, cada mes nos enfocamos en una forma de construir una sociedad mejor y te acercamos iniciativas que podés llevar adelante para ser parte. Sí, estoy hablando de la campaña del mes.

En el marco del Día Internacional del Combatiente de los Incendios Forestales, en mayo dedicamos nuestra campaña a ayudar a un grupo de bomberos voluntarios. Más precisamente a quienes integran el cuartel de Ita Ibaté, una localidad de la provincia de Corrientes. Este grupo de 18 personas combatieron los fuegos que al inicio del año dieron que hablar (y que arrasaron con varias hectáreas de la Provincia).

Aunque les sobra valentía y entrega por el prójimo, podemos ayudarlos con recursos para mejorar sus condiciones de trabajo. Desde recursos materiales hasta emocionales.

Conocé cómo participar de esta campaña acá.

4

Intervención: Julieta de la Cal.

Cuatro preguntas a Darío Maciel, jefe del cuartel de bomberos voluntarios de Ita Ibaté [Por David Flier]. Darío tiene 37 años y es bombero desde los 12. “Cuando escuchamos el llamado de la sirena todo se transforma”, dice sobre su vocación.

—¿Por qué decidiste ser bombero voluntario?
—Cuando tenía 9 años hubo un gran incendio en mi pueblo (Cerro Azul, Misiones). Mi papá entró con un matafuegos a la ferretería que se estaba quemando para rescatar a un chico que él creía que estaba allí. Intervinieron bomberos de localidades cercanas (como Leandro N. Alem y Oberá), porque en Cerro Azul no había cuartel. Aquel hecho impulsó la creación de un cuartel en Cerro Azul casi tres años después, pero desde entonces ya nació en mí la pasión por la tarea de los bomberos. Con 12 años me anoté en la brigada infantil de Cerro Azul. Desde entonces, formé parte de la gran familia de bomberos en distintas localidades en donde viví, tanto en Misiones como en la provincia de Buenos Aires y la de Corrientes. Hoy, con 37 años, llevo la mayor parte de mi vida ejerciendo lo que es nuestro símbolo: la abnegación desinteresada.

—¿Qué aprendiste como bombero?
Desde que comencé como infantil fui aprendiendo día a día. Lo más importante que aprendí fue el valor de ayudar a los demás sin esperar recibir nada a cambio: solo esperar que suene la sirena para correr al cuartel, vestirse y salir rápido a ayudar. Entre bomberos tenemos momentos lindos y otros no tanto. En cada llamada queda algo relegada la familia, un hijo, algún amigo, un cumpleaños o una Navidad. Cuando salimos, no sabemos a qué hora regresamos.

—¿Creés que a partir de la difusión que tuvieron incendios de los últimos años, como los de Corrientes en este 2022, se puso más en valor la tarea de ustedes como bomberos? ¿Sintieron la solidaridad de la gente con ustedes a través de tantas donaciones y mensajes de apoyo?
—Sí, se puso en valor la labor de los bomberos, estábamos un poco olvidados. En toda la pandemia, las tareas que hacemos no pararon, solo que no fueron tan visibles. Cuando apareció el COVID-19, en un inicio, al menos en nuestra localidad, trabajamos a la par de Salud, con tareas de control y fumigación. Y sí, por otra parte, sentimos la solidaridad de la gente en el último tiempo: no hay palabras para agradecerles.

—¿Qué creés que hace falta para que la gente tome más conciencia sobre el cuidado de nuestra tierra?
—Hay que fortalecer el trabajo en conjunto de bomberos y el área de recursos naturales de la Provincia para prevenir incendios a futuro y que no se repita lo que ocurrió en los últimos meses, en los cuales se produjo un desastre en la fauna y flora correntina. Se debe concientizar sobre cómo cuidar los verdes y en qué momentos pueden realizarse quemas y en cuáles no.

5

La valentía de los bomberos es un tema del cual ya hemos hablado en RED/ACCIÓN. Como también de los incendios. Acá van algunos contenidos que no pierden vigencia sobre este tema, que nos ayudan a entender la cuestión del fuego, su impacto en el ecosistema y cómo podemos ayudar a prevenir los incendios.

6

Como seguramente sabés, si leíste las últimas ediciones de OXÍGENO, la semana pasada David Flier y yo moderamos un encuentro virtual, exclusivo para suscriptores, con Alexia Rattazzi, psiquiatra especialista en autismo y cofundadora de la asociación civil PANAACEA.

Fue una conversación con el sello de OXÍGENO, en la que aprendimos de autismo y de cómo eliminar las barreras que impiden la plena inclusión en la sociedad de personas con una condición del espectro autista. Pero también hablamos de ternura, de humanidad, de una mirada comprometida con el prójimo. Podés repasar esta charla en nuestro canal de YouTube.

Mientras tanto, para despedirme, te dejo algunas frases de Alexia que nos enseñan y nos oxigenan.

  • “Más allá de los conocimientos científicos, para incluir lo más potente que tenemos es la herramienta humana, nosotros, las personas. Somos herramientas muy poderosas”.
  • “Hablar de diversidad funcional tiene mucha riqueza. Diversidad significa que somos todos diferentes”.
  • “Cuando no juzgás al que tenés en frente derribás barreras porque el prejuicio es una gran barrera. Hay barreras visibles como la falta de rampas para sillas de ruedas. Y hay barreras invisibles como los mitos, creencias y actitudes”.
  • “El desconocimiento es una barrera tremenda. Hay que informar y capacitar en todos los ámbitos”.
  • “Hay que quedarse cerca de las personas que expanden, que empoderan, que quieren que uno esté mejor. Es muy importante tener ese radar. Lo que ordena es la perspectiva de derechos, los derechos como el acceso a la salud, la educación, el trabajo…”.
  • “Lo que nos piden los tiempos actuales es aceptación y respeto, y esto tiene que ver con la dignidad que tiene cada persona”.

Cuidate mucho, cuidalas mucho, cuidalos mucho.
Te mando un gran abrazo.

Juan