Campaña electoral sustentable: en qué consiste el proyecto de ley | RED/ACCIÓN

Campaña electoral sustentable: en qué consiste el proyecto de ley

La Diputada de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Vamos Juntos) Natalia Fidel propone que las agrupaciones políticas utilicen materiales biodegradables que no contengan sustancias tóxicas o nocivas para la salud o el medio ambiente y sean reciclables o reutilizables. Según la legisladora, el mayor desafío es que se logre por conciencia y no por obligación o multa.


—  ¿Por qué es importante contar con una legislación para una Campaña Electoral Sustentable?
—  En los últimos años se observó en la Ciudad que en épocas de campañas se hacía un uso indebido del espacio público. Las agrupaciones políticas o sus simpatizantes realizan pegatinas en contenedores de basura, postes de luz, paredes de edificios públicos, etc. Esto tuvo como consecuencia no solo la contaminación sino un costo económico muy elevado a la Ciudad que tuvo que reforzar las actividades de limpieza.
Por lo tanto, el objetivo del proyecto es establecer lineamientos generales para la realización de campañas electorales sustentables por parte de las agrupaciones políticas que compiten en las elecciones de la Ciudad. Con ese fin se propone que en la medida de sus posibilidades las agrupaciones políticas y candidatos utilicen para la campaña electoral materiales biodegradables que no contengan sustancias tóxicas o nocivas para la salud o el medio ambiente y sean reciclables o reutilizables. En lo posible, que reduzcan el uso de papel y utilicen, cuando sea necesario, papel con el menor grado de blancura posible. En los anuncios lumínicos optarán por luminaria LED y se promoverá el uso de medios digitales.


—  ¿Qué experiencias de otros países te parecen interesantes? ¿Qué aspectos destacas?
—  La experiencia comparada es muy diversa. Cuando trabajamos el proyecto vimos qué se hace en otros países, pero no para imitar sino para tener en cuenta como referencia. Hay países que tienen legislación al respecto como México y es un caso que tuvimos en cuenta. Otra experiencia que observamos fue la de Francia que tiene una forma similar de hacer campaña en la vía pública que Ámsterdam. En estos lugares asignan espacios específicos para hacer campaña. Probablemente no sea trasladable a nuestro país, porque tenemos una cultura política diferente, con mayor participación de la militancia y los voluntarios que también hacen sus campañas, pero sirve como experiencia para mirar.
El proyecto toma como antecedente la iniciativa impulsada por el Gobierno de la Ciudad: "Ciudad Limpia, Campaña Responsable". Allí, en 2017 y 2019 se logró la firma de un acta de compromiso con el objetivo de garantizar la preservación del espacio público durante el período electoral por parte de todas las agrupaciones políticas para evitar la publicidad ilegal, comprometiendo a los partidos y alianzas electorales y el Gobierno de la Ciudad a trabajar colaborativamente con ese fin. En este sentido este proyecto retoma los compromisos que asumieron las agrupaciones políticas y el Gobierno de la Ciudad en los acuerdos de 2017 y 2019.


—  ¿Cuál es el mayor desafío a la hora de implementar este proyecto?
—  El mayor desafío es que todos quienes estén involucrado en una Campaña Electoral comprendamos que se puede hacer campaña cuidando el medio ambiente. El proyecto no obliga ni contempla sanciones justamente porque esperamos que las agrupaciones políticas, los candidatos y el gobierno cuando hacen campaña cuiden el medio ambiente, no ensucien la Ciudad, no dañen el patrimonio público y usen elementos reciclables y re utilizables. Ese es el gran desafío: que esto se logre por conciencia y no por obligación o multa.


Este contenido fue publicado originalmente en Otra Economía, la newsletter sobre economía circular, inclusiva y de triple impacto que edita Florencia Tuchin. Podés suscribirte en este link.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.