Clara Gonzales Chaves: "Los docentes rurales nos piden capacitaciones sobre cómo acompañar a estudiantes y familias emocionalmente" | RED/ACCIÓN

Clara Gonzales Chaves: "Los docentes rurales nos piden capacitaciones sobre cómo acompañar a estudiantes y familias emocionalmente"

La coordinadora de las capacitaciones que la Fundación Bunge y Born ofrece a docentes y equipos directivos de escuelas rurales, en alianza con la Fundación Perez Companc, habla sobre las necesidades y fortalezas de la educación rural. También conversamos sobre cómo la educación en la ruralidad puede inspirar a las escuelas urbanas.

Clara Gonzales Chaves / Foto: Gentileza Fundación Bunge y Born

Las escuelas rurales suelen ser olvidadas. Sin embargo, en silencio, muchas tienen un camino recorrido en cuanto a enseñar en aulas plurigrado (heterogéneas), trabajar con proyectos, y evaluaciones formativas, tres desafíos que hoy enfrenta todo el sistema educativo.

Clara Gonzales Chaves es la coordinadora de las capacitaciones que la Fundación Bunge y Born ofrece a docentes y equipos directivos de escuelas rurales, en alianza con la Fundación Perez Companc. Y conversé con ella sobre qué tipo de capacitaciones requieren los y las docentes rurales y qué fortalezas observa que tiene la educación en la ruralidad.

—¿Qué necesidades detectaron en los docentes de escuelas rurales que desarrollaron estos cursos?
—Hace 15 años que ofrecemos cursos virtuales para docentes de escuelas rurales y lo que faltaba cuando empezamos (y sigue faltando hoy) es la capacitación específica para la modalidad rural. Esto se debe a que si bien en estas escuelas se dan los mismos contenidos que en las escuelas urbanas es distinta la organización. Muchas tienen plurigrado, y a veces un solo docente que cumple el rol de directivo, maestro de todos los grados y personal no docente. Por supuesto, esas características requieren de una organización distinta, en la que hay más interacción entre los estudiantes de los distintos grados.

Educación rural: aprendizajes que hoy pueden servir a otras escuelas del sistema educativo

 ¿Cómo se ofrecen los cursos y cuántos docentes los tomaron?
Desde 2019 participaron de los cursos más de 10.000 docentes de Argentina, Hispanoamérica, Australia y China. De los cuales 8.000 se capacitaron en 2020, el incremento fue enorme. Cuando empezó la pandemia teníamos 8 cursos que ya estaban online (hoy son 9, sumamos uno de Educación Ambiental). Entonces, salimos a contar por las provincias las alternativas de capacitación para los docentes. Fue tal la demanda que armamos “Zoom a la Ruralidad: enseñanza, aprendizajes y pandemia”, un ciclo de 11 encuentros que reunió a docentes de todo el país, para repensar juntos la educación rural en tiempos de pandemia. Fue exclusivo para Argentina y participaron docentes de todas las provincias, llegamos a tener 3.300 participaciones en vivo, que se conectaron al momento de la charla y más de 10.000 reproducciones luego en Youtube (donde dejamos colgado el material). A su vez, a los que se inscribieron les mandamos un mail con el video y materiales que amplían lo conversado en el encuentro. Nuestras capacitaciones son gratuitas y tratamos de hacer acuerdos con las provincias para que otorguen puntajes. Hasta ahora, hicimos alianza con Mendoza, Entre Ríos, Neuquén y Tucumán.

—¿Qué tipo de capacitación requirieron las y los docentes de las escuelas rurales durante el 2020? ¿Y durante el 2021?
—En 2020 trabajamos cómo enseñar a distancia sin conectividad y a partir de ahí organizamos charlas específicas sobre Ciencias Naturales, alfabetización, Matemática, entre otras. En cada encuentro tratábamos de que se quedaran con tres puntos para trabajar sobre cómo acompañar a las familias desde lo emocional y pedagógico para que ellas pudieran acompañar el proceso de aprendizaje de sus hijos. También les dejábamos estrategias concretas para trabajar con los alumnos sin acceso a la tecnología o Internet. En 2021 nos pidieron desarrollar temas relacionados con la vuelta a la presencialidad, evaluaciones (se ve que hay docentes que necesitan mucho apoyo en ese sentido. Lo que es evaluación formativa, por ejemplo). Y nos siguen pidiendo capacitación sobre cómo acompañar a alumnos y familias emocionalmente.

—Pienso en el plurigrado y la heterogeneidad en las aulas (que se ha profundizado ahora). Pienso en las escuelas rurales que trabajan con proyectos interdisciplinarios. ¿Qué saberes crees que ya tienen incorporadas estas escuelas?
—Creo que la educación en la ruralidad puede inspirar a las escuelas urbanas. Los docentes tienen una enorme creatividad, sobre todo porque no hay apoyo formal. La mayoría nos dice que al llegar al aula no sabían qué hacer porque la realidad era diferente a lo que habían estudiado. Maestras y maestros tiene mucho ejercicio en trabajar con alumnos de distintos niveles y mucha flexibilidad, ya que cada año la organización escolar es distinta porque no todos los años se tienen los mismos grados. La relación con las familias es muy cercana porque suelen ser las que ayudan en la escuela de manera directa: sirven el almuerzo, cuidan en los recreos mientras los docentes terminan otras tareas. Las escuela rurales son muy heterogéneas y el trabajo por proyecto es algo que trabajan en el plurigrado. Esto ya pasa hace tiempo. En esto tiene una gran experiencia.

Para información e inscripción a los cursos entrá acá. Todos los cursos son abiertos y gratuitos.

***

Esta entrevista fue publicada originalmente en Reaprender, la newsletter sobre educación que edita Stella Bin. Podés suscribirte en este link.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.