Cómo decirle que no al trabajo irrelevante y a las fechas de entrega fantasiosas | RED/ACCIÓN

Cómo decirle que no al trabajo irrelevante y a las fechas de entrega fantasiosas

La diferencia entre vivir una vida de productividad tranquila o una vida de resentimiento estresante pudiera estar en una simple habilidad: aprender a decir que no.

Decir que “no” puede ser difícil. Como experta en la administración del tiempo, frecuentemente ayudo a mis clientes a que aprendan a poner límites y rehusar pedidos cuando sea necesario. He aquí algunas estrategias para decir “no” en tres áreas fundamentales: compromisos de tiempo, tareas y encuadres de tiempo.

Compromisos de tiempo

Cuando alguien te pide que te comprometas de forma constante a algo, pregúntate, “¿Esta es la inversión correcta de mi tiempo?”

Digamos que te piden ser voluntario en un comité. Es una buena iniciativa, pero no está alineada con tus pasiones o metas de desarrollo. Podría implicar de tres a cinco horas de tu tiempo laboral cada mes. Para declinar en forma educada, decí: muchas gracias por pedirme ser parte de este comité, me siento realmente honrado, pero tengo que declinar, porque estoy a mi máxima capacidad en este momento. Gracias por tu comprensión.”

Tareas

Cuando alguien te pide hacer algo que no es tu trabajo, tenés todo el derecho de decir que no. Probá decir: “esa no es mi área de especialidad. Te daré la información de contacto de Cheryl, y estoy seguro de que ella estará encantada de ayudarte con ese tema.”

Cuando te piden asumir un proyecto opcional y vos ya tenés demasiado por hacer, también es decir que "no" de manera educada. Podrías decir: “suena como una iniciativa muy interesante, pero desafortunadamente, ya estoy al máximo actualmente. Probablemente sea mejor dársela a alguien que pueda dedicarle más tiempo y atención.”


Si estás en una reunión donde los colegas discuten tareas que necesitan completarse, y no tenés tiempo de tomar más responsabilidades, no digas nada. El no ofrecerse a ayudar es una de las mejores formas de decir que no.

Encuadres de tiempo

Algunas veces hay tareas necesarias, que caen dentro de tus responsabilidades, pero el momento en que te piden tu ayuda genera dificultades. Si recibes un gran proyecto y la fecha de entrega no es alcanzable, puedes negociar. Si la situación involucra a tu jefe, podés explicarle los compromisos que ya tenés y pedir indicaciones respecto a en qué poner el foco primero. Si es alguien distinto a tu jefe, y tenés la habilidad de poner límites, podés plantear una contrapropuesta.

Si es alguien diferente a tu jefe y vos no tenés la autoridad para discutir respecto a las fechas de entrega, quizá necesites involucrar a tu jefe en esa conversación. Pruebe algo como: “entiendo que te gustaría que esto esté listo a finales de mes, pero con los otros proyectos que tenemos en marcha no será posible cumplir esa meta. Me gustaría proponer una fecha de entrega para mediados del próximo mes. ¿Suena razonable?”

Decir “no” no es fácil, pero vale la pena. Comunícate rápidamente ya que las personas típicamente aceptan el no con más facilidad cuando vos no lo aplazas. Además, comunícate con confianza. No necesitás disculparte en exceso. Recuerda, al decir que no, le estás diciendo sí a lo que más importa: tu tiempo.

Elizabeth Grace Saunders es instructora de administración del tiempo y fundadora de Real Life E Time Coaching and Speaking.

©HBR, distribuido por The New York Times Licensing Group

Nuestros miembros son una pieza fundamental para hacer un periodismo abierto, participativo y constructivo. Mirá cómo podés participar y qué beneficios recibís.

QUIERO SER MIEMBRO

La Inteligencia Artificial hace posible un sociedad utópica

Después de siglos de industrialismo, ahora estamos en la cúspide de una revolución tecnológica que tiene el potencial de abolir todo el trabajo necesario, dando lugar a sociedades construidas en torno al ocio y un ideal clásico de libertad. El mayor obstáculo para realizar tales sociedades es cultural, no tecnológico.