Cómo encender la creatividad cuando está estancado | RED/ACCIÓN

Cómo encender la creatividad cuando está estancado

Al comenzar un nuevo trabajo, uno fomenta determinadas habilidades, que con el tiempo se van apagando. La autora propone cuatro sugerencias para mantenerse creativos.

¿Recuerda su primer día en el trabajo? Usted estaba emocionado. Había nuevas personas que conocer, nuevas habilidades que aprender, nuevos procesos o productos a entender.

Si es como la mayoría de las personas, algo más era diferente entonces: usted. Cuando no estaba seguro o no comprendía, hacía preguntas. Comparaba lo que se supone que debía hacer en este trabajo, con lo que había hecho en el pasado, y hacía sugerencias. Como una persona nueva, se sentía con el derecho de observar las cosas de manera distinta, eso era una señal de su creatividad.

Todos tienen creatividad cuando se confrontan con nuevos problemas a resolver o nuevas ideas de que pensar. Sin embargo, la creatividad puede desvanecerse cuando usted se aburre o se desanima.

¿Está en un bache que destruye la creatividad? Hágase estas cuatro preguntas:

  • ¿Hay patrones recurrentes en sus días laborales?
  • ¿Siente que es importante coincidir con sus colegas y jefes para llevarse bien?
  • ¿Ve en todos lados obstáculos a las nuevas ideas y nuevas formas de hacer las cosas? 
  • ¿Se descubre a usted mismo diciendo: “Eso no funcionará. Se ha intentado muchas veces antes.”?

Si responde “sí,” quizá se haya ciertos patrones de pensamiento y comportamiento que están afectando su creatividad.
He aquí algunas sugerencias relacionadas con el trabajo, para lograr que sus jugos creativos fluyan nuevamente:

Piense como nuevo. Conozca personas nuevas en el trabajo. Hable con nuevos clientes. Pida nuevas tareas. Aprenda algo nuevo. Si hace algo nuevo cada mes, no sólo fortalecerá su currículum; se llenará de energía.

Busque intersecciones. Mucha creatividad ocurre en los puntos de encuentro de diferentes personas y diferentes ideas. Busque lugares en los que su departamento se encuentre con otros departamentos. ¿Qué hacen ellos que ayuda a su departamento? ¿Qué se interpone en el camino?

Capitalice los obstáculos. Cada obstáculo es una oportunidad para la investigación y el análisis. ¿Por qué está ahí? ¿A quién sirve? ¿Cuáles son sus efectos? ¿Cuáles son otras formas de obtener los resultados que quiere? Comience seleccionando obstáculos que pueda cambiar, y avance partir de ahí.

Comparta lo que sabe. Nada clarifica sus pensamientos como compartir lo que sabe, ya sea al publicar en un blog, en una sesión de entrenamiento, o como mentor. Busque estas oportunidades. Sea voluntario. Se sorprenderá de lo comprometido y feliz que lo hará sentirse.

Cuando desarrolla hábitos que mejoran su creatividad laboral, hace del trabajo algo propio. Ésa es la diferencia entre alguien que es sólo un empleado y alguien que es un verdadero profesional.

Priscilla Claman es presidenta de Career Strategies, Inc., una firma basada en Boston, que ofrece instrucción de carrera a individuos y servicio de administración de carrera a las organizaciones.

©HBR, distribuido por The New York Times Licensing Group