Cómo escuchar sin juzgar ni imponer agendas | RED/ACCIÓN
- Cómo las organizaciones interactúan con sus públicos -  Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Cómo escuchar sin juzgar ni imponer agendas

Escuchar, bien hecho, es un acto de empatía. Acá algunos tips para escuchar mejor.

Cómo escuchar sin juzgar ni imponer agendas

Ilutración: Cristina Spano / The New York Times

Escuchar, bien hecho, es un acto de empatía. Tratás de ver el mundo a través de los ojos de otra persona y de comprender sus emociones. Eso no va a suceder si se está juzgando a la otra persona mientras está hablando. Amortiguará la conversación, ya que enviará todo tipo de señales no verbales sutiles en las que tiene una opinión sobre lo que están diciendo. Si entras en la discusión con el objetivo principal de comprender la perspectiva del otro, sin ningún tipo de juicio, la gente se abrirá con vos, porque sentirán que pueden confiar en vos para que respetes lo que dicen.

Cuestioná tu motivación

El primer paso es escuchar sin juicios. Y cuando hables, sé honesto contigo mismo acerca de lo que realmente te motiva a decir lo que vas a decir. Hay un acrónimo útil que hay que tener en cuenta cuando hablás con alguien: W.A.I.T., que significa "¿Por qué estoy hablando?" ("Why Am I Talking?").

Eso no quiere decir que no debas contribuir a la conversación. Es solo un buen recordatorio de ser consciente de por qué estás hablando. ¿Se trata de la otra persona, para mostrarles que entendés lo que dicen, porque tal vez has tenido una experiencia similar? ¿O hay subtexto de la necesidad de presumir un poco? Es una regla particularmente buena a tener en cuenta para cualquier persona en una posición de gerencia o liderazgo, porque cualquier cosa que digas puede abrumar rápidamente una discusión y hacer que la gente se cierre. Pero también es cierto para todos.

"No se puede tener una agenda", dice Joel Peterson, presidente de JetBlue Airways y fundador de Peterson Partners, una firma de inversiones. "Cuando tenés tu propia agenda cuando escuchás a alguien, lo que estás haciendo es formular tu respuesta en lugar de procesar lo que la otra persona está diciendo. Tenés que estar realmente cómodo con vos mismo. Si tenés estas necesidades de conducción para presumir o ser escuchado o lo que sea, entonces eso abruma el proceso. Si realmente estás conectado con vos mismo, entonces realmente podés entrar en el mundo de la otra persona, y creo que eso genera confianza ".

© 2019 The New York Times