Carne sustentable: qué es y cómo buscan producirla en Argentina | RED/ACCIÓN

Cómo, por la presión de los consumidores, planean producir carne vacuna sustentable en Argentina

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

“El mundo esta cambiando. O nos ponemos al día o nos quedamos atrás”, dice Federico Baiocchi, director en Argentina de la Mesa Redonda Global para la Carne Sustentable. Nuestro país tiene un largo camino por recorrer en busca de una producción ganadera que garantice el bienestar ambiental (sobre todo bosques y emisiones) y la salud de las personas. Qué pasos se están dando en otros lugares de América Latina y cuál es el rol clave de la tecnología.

Cómo, por la presión de los consumidores, planean producir carne vacuna sustentable en Argentina

La carne vacuna es una de las principales exportaciones de muchos países de América Latina. También se ha convertido en un gran dolor de cabeza para los tomadores de decisión, que están cada vez más bajo la presión de consumidores e inversores preocupados por los impactos ambientales y sociales de las granjas ganaderas.

Sin embargo, podría haber una solución en camino.

Durante la última década, los ganaderos, las organizaciones ambientales y los gobiernos han desarrollado un conjunto de iniciativas diseñadas para hacer que la producción de carne sea más sostenible. Su trabajo ofrece un camino a seguir para un número creciente de productores que buscan aprovechar la demanda de productos más respetuosos con el clima.

La ganadería representa el 46% del PBI agrícola de América Latina y se concentra principalmente en cinco países que representan el 75% de la producción. Son Brasil, Uruguay, Paraguay, México y Argentina. El sector ha experimentado un auge en las últimas décadas gracias a la creciente demanda de las crecientes clases medias del mundo, cuya hambre de carne vacuna se espera que perdurará.

Sin embargo, la expansión se ha producido a costa de la deforestación ilegal, el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero y la contaminación del agua, además de los terribles registros de muchas granjas sobre los derechos de los trabajadores. La selva amazónica de Brasil y el bioma árido y subtropical del Chaco que se extiende a ambos lados de Argentina, Paraguay y Bolivia son los más afectados.

¿Estamos dispuestos a abandonar el asado del domingo para salvar el planeta?

América Latina y la mesa de la carne sustentable

América Latina es parte de la Mesa Redonda Global para la Carne Sustentable (GRSB, por sus siglas en inglés), una iniciativa de múltiples partes interesadas creada para mejorar la cadena de valor global de la carne vacuna. La organización, que tiene presencia en Argentina, Brasil, Paraguay, Colombia y México, trabaja con ganaderos, supermercados, frigoríficos y otros.

La organización define a la carne vacuna sostenible como un producto socialmente responsable, ambientalmente racional y económicamente viable que prioriza el planeta, las personas, los animales y el progreso. La cadena de valor debe gestionar los recursos naturales de forma responsable, respetar a los animales y garantizar la seguridad y calidad de los productos cárnicos.

Brasil fue uno de los primeros países en embarcarse en un camino hacia la carne vacuna sostenible, después de haber creado una mesa redonda local en 2009. Los especialistas de la industria a menudo señalan el informe de Greenpeace "Sacrificando el Amazonas" de ese año como un momento decisivo para demostrar la conexión entre el suministro de carne de res cadenas y deforestación.

El informe llevó a algunas empresas empacadoras de carne a prometer una trazabilidad total. Sin embargo, el camino desde entonces ha sido uno de muchas promesas y pocos resultados.

Hoy en día, solo las empresas más grandes realizan un seguimiento de los proveedores directos, mientras que el resto de la cadena de suministro suele ser poco conocido. Algunas empresas repitieron los compromisos de 2009 el año pasado, alegando que ahora tenían la tecnología para rastrear todas sus cadenas de suministro. Mientras tanto, las iniciativas de certificación no avanzaron.

"Es un sistema que nunca ganó fuerza", explicó Lisandro Inakake de Souza, quien coordina el programa de clima y agricultura en Imaflora, una ONG ambientalista líder en Brasil. "No pudimos llevar las granjas a los estándares de certificación porque el mercado no lo pide".

Sin embargo, años de trabajo han ayudado a los productores brasileños a desmitificar lo que realmente significa la carne vacuna sostenible. En 2016, la mesa redonda local lanzó una plataforma digital de indicadores de carne sustentable para los productores. Los estándares se relacionan con la eficiencia, los rastreadores de emisiones de carbono, el respeto de los derechos de los trabajadores y el mantenimiento de reservas legales.

GEIs en Argentina. Inventario del 2016. Fuente: Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

A pesar de esto, muchos proveedores de carne y ganado tropiezan con el criterio más fundamental: seguir la ley. La deforestación ilegal y los problemas de tenencia de la tierra siguen siendo obstáculos para un gran número de agricultores brasileños. La ley brasileña obliga a los productores a preservar entre el 20% y el 80% de sus fincas, según la región y el bioma.

Aun así, los delitos ambientales y la apropiación de tierras son comunes y también existe confusión sobre los caminos para legalizar una empresa y obtener acceso a títulos de propiedad, incluso cuando las reclamaciones son legítimas.

“En la realidad brasileña, sabemos lo difícil que puede ser, y cómo a veces hay juego sucio, cuando la gente ocupa terrenos públicos”, dijo Souza.

Sin embargo, las empresas no se quedan quietas, ya que los inversores presionan por prácticas más sostenibles. Jordan Timo, quien fundó Niceplanet Geotecnologia, una empresa de trazabilidad, ayuda a los gigantes de la carne Minerva y Frigol a rastrear sus cadenas de suministro y publicar información sobre proveedores directos en línea, a la que los consumidores pueden acceder escribiendo un código impreso en el empaque de su carne.

“Tenemos la tecnología para expandirnos”, dice. “Lo importante es que el desconocimiento de lo que se puede hacer es una herramienta para quienes no quieren actuar”.

Hay un número creciente de productores y líderes de la industria que también presionan por una industria de carne sustentable. Mauro Lúcio Costa, un ganadero del estado amazónico de Pará, podría ser uno de los más elocuentes.

Durante los últimos tres años, Costa ha sido parte de un proyecto piloto de Niceplanet para ayudarlo a rastrear toda su cadena de suministro a través de su teléfono. El sistema le permite garantizar en su mayoría una carne completamente rastreable (admite que a veces ni siquiera él pudo encontrar terneros de granjas sostenibles porque la demanda era muy alta).

Costa puede revisar su teléfono para ver si un proveedor tiene una reserva legal de bosque en la propiedad y si ha sido acusado de esclavizar a los trabajadores. Tiene el sueño de vender carne vacuna con un sello de biodiversidad, que muestra a los consumidores que al comprar su carne, en realidad están ayudando a proteger una parte de la selva amazónica que se encuentra dentro de su finca. Su mayor obstáculo es persuadir a otros agricultores de que se unan a él, para que juntos puedan garantizar un suministro constante.

“Si pudiera hacerlo solo, estarías mirando a un hombre rico, porque tendría un producto que nadie más tiene”, dijo.

En este momento, sin embargo, los consumidores no están demandando este tipo de producto. Según Souza, de Imaflora, la mayoría está más preocupada por el bienestar animal y si los envases son biodegradables. Aun así, Costa cree que si se juntan suficientes agricultores, podrían cultivar la demanda del mercado.

“Steve Jobs no esperó a que nadie quisiera un iPhone, lo inventó y luego lo vendió”, dijo.

Foto: Archivo Télam.

Primeros pasos

En Paraguay, GRSB también creó un conjunto de indicadores para medir si la cadena de valor de la carne de res puede ser sostenible. Los resultados preliminares muestran que ese es realmente el caso, según Hugo Sánchez, director de la rama local de GRSB. Esto se debe a que las vacas de Paraguay se alimentan principalmente con pasto y no contienen hormonas.

“La mayor parte de nuestra producción es sostenible, pero aún tenemos que demostrarlo con la certificación adecuada. Paraguay carece de información sobre su sector de carne y queremos cambiar eso”, dijo Sánchez. “Hacerlo nos permitiría vender nuestra carne de res a mercados premium ya un precio más alto. Pero queda un largo camino por recorrer, no estamos identificados ahora como un país productor de carne vacuna”.

Aun así, Sánchez reconoce la imagen negativa de los productores por la deforestación en la región del Chaco. La deforestación en la zona es legal, pero los productores deben mantener intactos el 45% de los árboles de su tierra. Más de 2,9 millones de hectáreas de bosque chaqueño fueron taladas entre 2010 y 2018, según la ONG Guyra Paraguay.

En Argentina, la rama local de GRSB está construyendo un conjunto de indicadores similar a los utilizados en Paraguay y Brasil. Reconocen que no toda la carne producida en el país es sostenible, pero esperan que los indicadores ayuden a dar una imagen más clara. Sostenibilidad significa cumplir con todas las leyes nacionales mientras se busca una mejora adicional, argumentan.

“El mundo esta cambiando. O nos ponemos al día o nos quedamos atrás”, dice Federico Baiocchi, director de la rama de GRSB en Argentina. “Los consumidores están presionando al sector de la carne vacuna para que sea más sostenible. Y hay una larga lista de áreas en las que podríamos mejorar, desde la trazabilidad hasta las emisiones de gases de efecto invernadero. Estamos en el fondo, así que solo podemos mejorar”.

Las vacas ya no pastan libremente en las vastas pampas de Argentina y, en cambio, son conducidas a corrales de engorde para engordar. Las hormonas también están autorizadas y no hay trazabilidad electrónica. La deforestación sigue siendo un gran problema. El año pasado, se deforestaron 114,716 hectáreas de bosques nativos, según Greenpeace.

En todo el continente, la mayoría de los productores ven a Uruguay como ejemplo. Los altos estándares del país le han permitido vender carne vacuna a un precio más alto. La mayoría de las vacas deambulan al aire libre, se alimentan de hierba y se rastrean electrónicamente.

Timo, de Niceplanet Geotecnologia, dice que confía en que el modelo de Uruguay de rastrear cada vaca es el camino a seguir para Brasil también, y que también podría aumentar drásticamente las ganancias de los agricultores. “Siempre pensamos que los productores uruguayos podían cobrar más porque tenían mayor calidad en su producto”, dijo. “Pero no es eso. Es la trazabilidad”.

Vacas pastando en Brasil. Foto: Ruaraidh Petre/Global Roundtable for Sustainable Beef

Iniciativas regionales

La mesa redonda sobre la carne vacuna no es la única iniciativa de la región. Algunos productos ya producen carne con certificación sustentable, como la de la Alianza del Pastizal, iniciativa liderada por la ONG BirdLife International que opera en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Se pide a los productores que mantengan al menos el 50% de sus pastizales intactos, que tengan en cuenta el bienestar de los animales durante su vida y garanticen las condiciones de salud y seguridad para el consumidor. A cambio, venden su carne con el sello de la Alianza.

En 2020, la iniciativa cubría 621.000 hectáreas y 444 establecimientos rurales en sus cuatro países.

“Tenemos todo tipo de productores como parte de la alianza. Algunos se incorporan por la posibilidad de agregar valor a su producción y aumentar sus ganancias. Pero otros se sienten orgullosos de tener un producto diferente al resto”, dijo Gabriela Gabarain, coordinadora de la Alianza del Pastizal en Argentina (Aves Argentinas).

Leé una entrevista con el director de Aves Argentinas

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha trabajado con el gobierno nacional de Paraguay en la iniciativa Green Chaco durante los últimos cinco años. Capacitan a más de 3.500 pequeños y grandes productores para mejorar sus prácticas.

“Estamos tratando de encontrar el camino para que los productores sean más eficientes y sostenibles para que su carne pueda acceder a mercados premium”, dijo Rafael Gadea, coordinador del proyecto. “La producción es en su mayor parte sostenible, pero aún tiene que demostrarlo a través de una certificación real”.

***

Este contenido fue publicado originalmente en Diálogo Chino el 8 de marzo de 2021.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.