Cómo practicar la empatía | RED/ACCIÓN
- Cómo las organizaciones interactúan con sus públicos -  Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Cómo practicar la empatía

Algunas personas son naturalmente más empáticas que otras, pero hay ejercicios fáciles y basados ​​en evidencia que cualquiera puede hacer para aumentar su empatía.

Cómo practicar la empatía

Ilustración: Jaime Jacob / The New York Times

¿Qué es la empatía? Es comprender cómo se sienten los demás y ser compasivo con ellos. Ocurre cuando dos partes del cerebro trabajan juntas, dicen los neurocientíficos: el centro emocional percibe los sentimientos de los demás y el centro cognitivo trata de comprender por qué se sienten así y cómo podemos ayudarles. Algunas personas son naturalmente más empáticas que otras, pero hay ejercicios fáciles y basados ​​en evidencia que cualquiera puede hacer para aumentar su empatía.

HABLAR CON NUEVAS PERSONAS. Los investigadores han descubierto que tratar de imaginar cómo se siente alguien más a menudo no es suficiente. Por suerte, la solución es simple: pregúntales.

  • Probálo: iniciá conversaciones con extraños o invitá a un colega o vecino que no conozcas a almorzar. Andá más allá de las pequeñas charlas: pregúntales cómo están y cómo es su vida diaria. Seguí a las personas en las redes sociales con antecedentes diferentes a los tuyos (diferente raza, religión o perspectiva política). Guardá tu teléfono y otras pantallas cuando tenga conversaciones, incluso con las personas que ve todos los días, para que puedas escuchar y notar sus expresiones faciales y sus gestos.

PROBÁ LA VIDA DE ALGUIEN. No te limites a pararte en los zapatos de otra persona, como dice el dicho, sino que caminá dentro de ellos, dice Helen Riess, psiquiatra de la Escuela de Medicina de Harvard.

  • Probálo: andá a la iglesia, mezquita, sinagoga u otra casa de culto de otra persona durante algunas semanas mientras ellos asisten a la tuya, o visitá una aldea en un país en desarrollo y prestá servicio voluntario. Pasá tiempo en un nuevo barrio.

UNÍ FUERZAS POR UNA CAUSA COMPARTIDA. Trabajar en un proyecto con otras personas refuerza la experiencia individual y la humanidad de todos, y minimiza las diferencias que pueden dividir a las personas, dice Rachel Godsil, profesora de derecho en Rutgers y co-fundadora del Instituto de Percepción.

  • Probálo: Trabajá en un jardín comunitario. Hacé organización política. Uníte a un comité de la iglesia. Si has experimentado dolor o una pérdida, uníse a otros que hayan experimentado algo similar.

© 2019 The New York Times