Cómo reducir tu huella de carbono en el hogar | RED/ACCIÓN

Cómo reducir tu huella de carbono en el hogar

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Hacer pequeños cambios en el uso de energía en el hogar puede hacer una gran diferencia. Acá algunos tips.

Cómo reducir tu huella de carbono en el hogar

Ilustración: Adam Simpson / The New York Times

En el hogar estadounidense promedio, el 25% de la energía se utiliza para calentar espacios, el 13% para calentar el agua, el 11% se utiliza para enfriar y el resto se gasta en electrodomésticos. Hacer incluso pequeños cambios en esto puede hacer una gran diferencia, dice Noah Horowitz, científico principal y director del Centro para la Eficiencia Energética del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales. "Hay mucho que puedes hacer sin tener que levantar un martillo o escribir un cheque", dice.

BAJÁ LA CALEFACCIÓN. Usá un termostato programable o inteligente, si tenés uno. Mantené las persianas cerradas para mantener la temperatura estable en el interior.

APAGÁ TU CALENTADOR DE AGUA. Cuarenta y nueve grados celsius es suficiente.

APAGÁ LAS LUCES Y LOS APARATOS CUANDO NO LOS ESTÁS UTILIZANDO. Apagá los aparatos en la toma de corriente para reducir aún más la energía. Ponerlos a dormir es la segunda mejor opción.

HACÉ STREAMING DE PELÍCULAS A TRAVÉS DE TU SMART TV, NO TU CONSOLA DE JUEGO. Los televisores inteligentes y sus complementos usan solo unos pocos vatios para transmitir películas, dice Horowitz, pero si usas su consola de juegos, el uso de energía es aproximadamente 10 veces mayor, porque no están optimizadas para reproducir películas.

COMPRÁ UNA COMPUTADORA PORTÁTIL, NO UNA COMPUTADORA DE ESCRITORIO. Las computadoras portátiles toman menos energía para cargar y ejecutar.

REEMPLAZÁ LAS LUCES. Las luces LED consumen hasta un 85 por ciento menos de energía, duran hasta 25 veces más y son más baratas de ejecutar que las luces incandescentes. Alrededor de dos mil millones de enchufes en los Estados Unidos todavía tienen una bombilla que desperdicia energía, dice el Sr. Horowitz.

NO CONFIGURES LAS TEMPERATURAS DE LA HELADERA Y EL FREEZER MÁS BAJO DE LO NECESARIO. El Departamento de Energía de los Estados Unidos recomienda alrededor de 1.6 a 3.3 grados celsius para el compartimiento de alimentos frescos y -18 grados para los congeladores. (Y desenchufe el refrigerador viejo en el garaje cuando no lo necesite para enfriar nada).

ELEGÍ RENOVABLES. Si vive en un estado donde puede elegir su proveedor de energía, elija uno que funcione con energías renovables.

REEMPLAZÁ HELADERAS VIEJAS. Son "cerdos de energía" según el Sr. Horowitz y pueden costarle hasta $ 100 dólares extra por año. "Si tiene entre 15 y 20 años de antigüedad", dice, "no hay nada más difícil que reciclarlo".

© 2019 The New York Times