Cómo tener peleas constructivas con tu pareja | RED/ACCIÓN

Cómo tener peleas constructivas con tu pareja

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Muchas personas hacen todo lo posible para evitar conflictos, pero los investigadores de relaciones dicen que cada conflicto ofrece una oportunidad para mejorar una relación. La clave es aprender a pelear constructivamente.

Cómo tener peleas constructivas con tu pareja

Ilustración: Mark Conlan / The New York Times

El investigador matrimonial John Gottman ha desarrollado toda una carrera a partir del estudio de cómo interactúan las parejas. En un estudio importante, el Dr. Gottman y sus colegas observaron parejas recién casadas mientras discutían. Los investigadores encontraron que analizar solo los primeros tres minutos de la pelea de la pareja podría predecir su riesgo de divorcio en los próximos seis años.

Eso significa que los momentos más importantes entre uno y su pareja durante un conflicto son esos primeros minutos. Al centrarse en el comportamiento de cada uno durante ese tiempo, es probable que cambie la dinámica de la relación para mejorarla.

Acá hay algunos consejos generales de la investigación sobre cómo iniciar un argumento constructivo con la persona que amas:

Identifica la queja, no la crítica. Si estás molesto por las tareas domésticas, no comiences la pelea criticando a tu compañero con "Nunca me ayudas". Concentráte en la queja y en lo que la hará mejor. "Es muy difícil cuando trabajo hasta tarde los jueves y llego a casa a encontrarme con platos sucios y chicos sin bañar. ¿Crees que podrías encontrar una manera de ayudar más en esas noches?"

Evitá las frases "vos". Frases como "siempre" y "nunca" son seguidas casi siempre por críticas y culpas. En lugar, usá oraciones que comiencen con "yo" o "nosotros", que te ayudarán a identificar problemas y soluciones, en lugar de culpar a alguien más.

Sé consciente del lenguaje corporal. No hay que poner los ojos en blanco, lo que es un signo de desprecio. Mira a tu pareja cuando hablas. No tengas los brazos cruzados ni las piernas cruzadas para demostrar que estás abierto a sus sentimientos y opiniones. Sentáte o paráte al mismo nivel que tu compañero: una persona no debe mirar hacia abajo o mirar hacia arriba durante una discusión.

Aprendé a desescalar. Cuando la discusión comiencen a calentarse, tomáte la responsabilidad de calmar las cosas. Por ejemplo, usá la frase “Qué pasa si nosotros. . . ”, o “ Sé que esto es difícil. . . ", o " Escucho lo que estás diciendo. . . ", o "¿O qué pensás?"

© 2019 The New York Times