Cómo trabajar en red cuando le cuesta hablar con extraños | RED/ACCIÓN

Cómo trabajar en red cuando le cuesta hablar con extraños

Muchos pensadores dicen que una de las claves de la creatividad son las interacciones inesperadas. Todo eso está muy bien –para las personas a las que no les cuesta hablar con extraños. Sin embargo, como introvertida, una de las situaciones que me inquieta es charlar con personas que no conozco.

He aquí cómo he logrado alcanzar el equilibrio para conocer a nuevas personas –y estar atenta a ideas interesantes- sin tener que iniciar conversaciones incómodas:

  • Haga que ellos se acerquen a usted. La mejor solución que he encontrado para eventos incómodos, en los que no conocía a nadie, es negociar para ser el conferencista. Esto pudiera parecer paradójico, pero hay una diferencia entre la introversión y la timidez; Yo de hecho me siento mucho más a gusto en un escenario frente a cientos de personas que al hablar con un pequeño grupo de personas a las que no conozco.
  • Lleve un amigo. Cuando usted tiene un “aliado” a su lado durante el evento de trabajo en red, para ayudarle a destacar sus logros, esto puede darle la confianza que necesita para acercarse a otros y entrar en las conversaciones. Además, su amigo seguramente conoce a personas en la sala a las que usted no y viceversa, de modo que pueden intercambiar presentaciones y conectar con nuevas personas. Solo evite la tentación de usar a su amigo como muleta y pasar la tarde hablando con él –eso anula el propósito de conocer nuevas personas.
  • Tenga algunas frases listas. La parte más difícil de interactuar con un extraño es el principio. ¿Cómo comienza? ¿Qué decir? Se pueden desarrollar algunas preguntas para sentirse más cómodo. No necesitan ser profundas; la meta es comenzar un diálogo. Puede ser: ¿Cuál es el tema más interesante en el que estás trabajando actualmente? ¿Cómo pasas la mayor parte de tu tiempo? ¿Cómo te enteraste del evento? Algunas veces, simplemente he dicho “no conozco a nadie aquí ¿puedo platicar con usted?” Nadie ha dicho que no.
  • Investigue anticipadamente. Finalmente, es más fácil hablar con alguien si no lo sentimos extraño. Incluso, si usted no los ha conocido en persona, tener algunos antecedentes acerca de ellos puede sugerirle posibles temas de conversación. Por ejemplo, la mayoría de los eventos de recaudación de fondos tiene un comité de anfitriones registrados en la invitación. Si quiere hacer que la experiencia sea más placentera, puede buscarlos rápidamente en Google y ver si alguno parece particularmente interesante, o buscar puntos en común, como haber asistido al mismo colegio o vivir en el mismo barrio.


Hablar con extraños probablemente nunca será fácil para mí. Sin embargo, con estas estrategias, es posible hacer un poco más de espacio para el azar en nuestras vidas.

Dorie Clark es una estratega de mercadeo y conferencista profesional que enseña en la Fuqua School of Business de Duke University. Es la autora de “Reinventing You” y “Stand Out.

©HBR, distribuido por The New York Times Licensing Group

Nuestros miembros son una pieza fundamental para hacer un periodismo abierto, participativo y constructivo. Mirá cómo podés participar y qué beneficios recibís.

QUIERO SER MIEMBRO

El fin del amor, comentado por Emilia Erbetta

Anclada en su propia historia -la de una chica nacida en una comunidad judío ortodoxa-, en su primer libro de ensayos Tamara Tenenbaum aprovecha la mirada extrañada de su salida al mundo para preguntarse por el amor.

Opinión

Foto: Nik Shuliahin en Unsplash

Una política inteligente para la salud mental

Los costos de la enfermedad mental, en forma de discapacidad, pérdida de productividad y muerte prematura, a menudo se subestiman. Abordar el desafío requiere aprovechar las tecnologías de vanguardia como la inteligencia artificial.

Influencers: una oportunidad para que los mensajes de la marca no se vuelvan spam

El principal consejo de las autoras es construir relaciones a largo plazo con los influencers. Una buena estrategia es que ellos se sientan embajadores de la firma. Los casos de Asos y L’Oréal.

loading